dilluns, 31 de desembre de 2018

FiN dE aÑo eS MeNTiRa




El tiempo da vértigo, escalofríos, temblores, sudor frío, y además es mentira. No han pasado 365 días desde el último Fin de Año. Es otra postverdad. Otra noticia fake, de esas que nos cuelan a diario. Aceleran la vida para que no podamos ver por la ventanilla todo lo que está pasando alrededor. ¿Qué era aquello? ¿Un corrupto? ¿Un manipulador? ¿Un ladrón? ¿Un mentiroso? ¿Un violador? ¿Un fascista? Pasan volando a uno y otro lado, difuminados en mitad del ruido, y nada ocurre. Cortinas de humo. Toldos de humo. Lonas gigantescas de humo. Mi reino por un poco de colirio de realidad. Lucidez en gotas. Eso le pido a 2019. Y tapones para protegernos del ruido y la distracción del circo. Malabaristas de la distorsión. Funambulistas de la mentira. Payasos. Sobretodo payasos, pero de los que hacen llorar y temblar. También quiero materia gris a toneladas para recuperar la actividad cerebral de la masa. Si es que alguna vez la tuvo. Diría que no.

Miro por el retrovisor y veo a mi persona preferida de 2018. Mis personas preferidas nunca son fáciles. Ella tampoco. No sé por donde cogerla. Celebro los dos golpes del azar que nos juntaron, y los momentos que hemos pasado. También el único mal momento, y la gestión que hicimos ambos. No tengo ni idea de por donde irán los tiros. Sé lo que me gustaría, y sé que eso no pasará porqué siempre es así. Me gustaría ayudarla, pero también necesito ayudarme a mi mismo. No sé si ambas cosas serán compatibles. Envidio la facilidad aparente que tienen los demás para relacionarse. Yo no sé hacerlo. Y no por falta de sociabilidad, sino más bien por exceso de ganas. Querer demasiado es no poder. Quizás algún día me aprenda la lección.

Si tuviera que resumir 2018 en 11 palabras/conceptos serían: Bizarre, Primavera Sound, Vida, M, Malasia, 1984, Fotografía, Radio, Filmin', Misantropía y, claro está, MÚSICA.




*Como Spotify no deja adjuntar playlists de más de 100 canciones, dejo también el enlace de la lista completa de 210 canciones que he elegido para ilustrar este 2018. Sed felices. Sed críticos. Sed inteligentes. Sed empáticos. Sed de vida.



dijous, 27 de desembre de 2018

NueStRa ViOLeNCiA eS eXiSTiR




No, amigo. Yo no miento. Intento poner razón y argumentos sobre vísceras y prejuicios. Los que te ciegan a ti en el fanatismo irreflexivo. Los que vendan los ojos de tantos que montan en el caballo desbocado. El odio es más fácil que la comprensión. La empatía requiere más esfuerzos que el miedo. Y ahora está de moda decidir de antemano el relato y deformar después la realidad para intentar amoldarla a lo que uno quiere. Cosas de la era de las postverdades. La que nos va a llevar al desastre más absoluto. El mundo se rompe por los extremos, y a ver quien es el guapo que luego consigue reconstruirlo. La estupidez humana es tan grande que los que la cultivan merecen todo lo malo que les ocurra. Por ignorantes. Por ineptos. Por intolerantes. Por miserables. Me importa bien poco lo que pienses de mi. Me importa bien poco lo que piensen de mi. Hago y deshago según me parece lo más justo y apropiado en cada momento. No soporto las situaciones injustas. Ni las generalizaciones estúpidas. Ni los tópicos. Todo fruto de mediocres. De perezosos incapaces de ejercitar la mente y el cerebro para que funcione por sí solo. "Nuestra violencia es existir" cita Niño De Elche en el disco de Maria Arnal i Marcel Bagés. Esa es una buena razón para estar aquí. Enfrentarse a los prejuicios de los demás y plantarles cara. Desmontar vulgaridades y dejar sin argumentos. Yo no soy más listo que nadie. Intento exprimirme para protegerme y no ser tan vulnerable. Me defiendo a mi mismo y a mis padres, y los demás que se espabilen. La extrema violencia de existir bien fuerte. Ese es mi estímulo y mi razón de ser. No, amigo. Yo no miento. Lo que pienso yo lo digo, y sólo digo lo que siento.



dimarts, 25 de desembre de 2018

eL diSCuRsO dE La SaNguiJuELa




Lo digo cada año, porqué nada ha cambiado: no soporto la Navidad. Me resulta deprimente y terriblemente hipócrita. Toca hacerse regalos porque sí. Toca ver a gente con la que te ignoras los 364 días restantes. Toca hacer cosas por compromiso, algo que me niego a hacer. Toca ser súper feliz y bondadoso, como si la felicidad fuera obligación y la bondad algo con fecha de caducidad. Es una presunta fiesta que se sustenta en una mentira. Fantasía y ciencia ficción religiosa en un país supuestamente laico. Todo el pack es un producto más de la sociedad ultracapitalista. Y encima es en la época del año que más odio, donde todo se envuelve en frío y en oscuridad (aunque este año el frío es relativo y soportable. Cosas del cambio climático...). Ah, y algo que me pone de muy mala leche: el discurso de la sanguijuela. El rey hablando a los plebeyos, como en la Edad Media. Ésta sigue siendo España en 2018. Me parece increíble que sigamos permitiéndolo. Mucho hablar de democracia, y seguimos siendo esclavos del feudalismo impuesto por obra y gracia divina. Bueno, en este caso, obra y gracia franquista. Todo atado y bien atado. Año tras año, la Navidad sigue oliendo a caspa y naftalina fascista. El espíritu de la transición. Menuda farsa.

Por lo demás, tengo 18 días de vacaciones por delante, como una vuelta al cole. Por ahora, mis planes pasan por quedar y salir por aquí, y tengo en mente la opción de alguna escapada para empezar 2019. Mi idea inicial de hace meses era largarme a Filipinas, pero que no me hayan confirmado las vacaciones hasta hace pocos días y que me tenga que dejar una pasta en el dentista frustraron ese plan original. Mi segunda idea fue descubrir alguna capital europea pendiente, aunque la semana pasada hablamos con Mrs. Bizarre de la posibilidad de hacer una escapada juntos a la costa. Curiosamente, al mismo pueblecito encantador donde empezó todo entre mis padres. Caprichos de un destino distinto pero igualmente puñetero. Sinceramente, creo que se echará atrás, así que creo que seguiré adelante con mi plan individual. De hecho, es lo que debería hacer. Por muchas ganas que tenga, no quiero dejar que mis planes dependan de si alguien me dice que sí o que no. La independencia se ejerce, no se pide ni se presume. Y eso sería perfectamente aplicable a la política...

Hace días que tengo mosquitos en casa. Sí, mosquitos en pleno invierno. Cada día mato uno o dos, pero vuelve a aparecer alguno más, atraído por el brillo de la pantalla. En la cocina hace meses que también aparece alguna hormiga minúscula. Siempre en la tabla de fusta, y merodeando las tijeras. Me pregunto por qué siempre allí. Me pregunto porqué siempre son escasamente entre dos y cuatro cada vez. No paro de preguntarme cosas. Y de cuestionarlo todo. Teóricamente eso debería ser bueno, pero también es agotador.

Una de las pocas cosas que me gustan de esta época son las listas de discos y canciones del año. Repasar mis propios descubrimientos de los últimos 12 meses y recopilarlos (primero lo hacía en cassettes; luego en CDs; y ahora en playlists de Spotify), pero también echarle un ojo a todas las que se publican para seguir encontrando tesoros que se me habían escapado. Como un arqueólogo insaciable. Quiero más. Y más. Y más. Es un placer sin fondo. Una adicción. Una inquietud. Una gula auditiva. No entiendo a los que las titulan 'Lo mejor del año'. Me parece ultrapretencioso. Como si hubieran escuchado todos los discos publicados este año. Como si su opinión fuera mejor que las de los demás. Como si su criterio fuera la verdad absoluta. Y tampoco entiendo que la publiquen a finales de noviembre, cuando queda todo un mes para que acabe el año (y, por tanto, un montón de discos y canciones por editarse y por descubrir). La gente es realmente subnormal. Todos lo somos en algún momento.

Éstas son algunas de las canciones que he incorporado últimamente a mi lista en construcción 365 días al año...







...y ya paro, que podría estarme días...


dimarts, 18 de desembre de 2018

WhAt a tiMe tO bE ALiVe




Ollas de grillos. Gritos, alaridos, a ver quién se hace oír más. Por decibelios, no por contenido. La ignorancia es la fuerza. Confusión y ruido. Sobredosis de estímulos, no vaya a ser que nos paremos a pensar un rato. Corre tras la zanahoria, corre! Tensa la cuerda, a ver si se rompe. Entender no importa. Comprenderse es lo de menos. Boom! Bang! Zas! Pum! Ouch! Semana del Odio cada 7 días. Esos son malísimos! Mira lo que dicen! Mira lo que quieren hacer! Demonios! Terroristas! Golpistas! Fascistas! Supremacistas! Islamistas! -istas! -istas! -istas! Se comen a los niños! Violan cabras! Cantan discos del revés! Lo han dicho en la TV! Lo leí en el ABC! Lo vi en una foto (trucada)! No dejemos que la realidad estropee una falsedad deseada. Tell me lies, tell me sweet little lies. Comprad, comprad, que llega la Navidad! Corred, gastad, quedad... lo que sea menos pensar. Pensar es peligroso. Sobretodo para los que no quieren que pienses.



dimecres, 12 de desembre de 2018

La igNOrANCia eS La FueRZa



Hace días que no escribo por aquí. Conciertos varios (John Parish, The KVB, The Excitements, Hannah Williams & The Affirmations, el festival Secret Vida en el que hubiera matado a la mitad de los asistentes...), noches dEsoRdeNadas, cenas, nuestro primer enfado (bien resuelto en pocas horas; creo que incluso puede servir para unirnos/entendernos más), películas ('Alps', 'Frances Ha', que me ha gustado bastante)... hoy me he reencontrado con E-Platónica, meses después de nuestra última quedada. Me flipa la frescura que desprenden nuestros encuentros. Podríamos estar 10 años sin vernos y todo seguiría igual. Nos comemos a besos y abrazos cada vez que nos vemos, y a veces me cuesta entender que no hayamos acabado juntos, pero la realidad es muy caprichosa. Y el tiempo hace y deshace a su antojo en función de los momentos de cada uno. Es como un tetris, y si no te cae la ficha adecuada en el momento preciso, ya nada encajará más adelante.

Con Morenita Amelie siguen saltando chispas (en el buen sentido) cada vez que nos vemos en el trabajo. El viernes estuve a un microsegundo de besarla en mitad del comedor del curro mientras hablábamos a medio palmo de distancia. Como ya me he cansado de que siempre diga de vernos y luego siempre que se lo propongo no puede y nunca contrapropone alternativas, ya le he dicho que le devolveré todo el equipo fotográfico que me dejó cuando nos veamos fuera del curro. "¡Qué cabrón!", me dijo riendo. Sí, cierto, pero es lo que hay, le respondí con sonrisa pícara. Se muere tanto de ganas como yo, y entiendo perfectamente que su situación es mucho más difícil, pero no haber entrado al juego. Para mi fue mucho más fácil dejarme llevar por la tentación y traicionar mi propia regla sagrada del 'sólo solteras', es obvio, pero una vez cometido el desliz, hay que ser honesto y consecuente o cortar por lo sano.

Estoy enamorado de la chupa de cuero que me compré por cuatro duros hace un par de semanas, y me la pongo casi todos los días, aprovechando que el frío todavía no es extremo. Tengo unas ganas enormes de que llegue primavera, y el otro día hacía sol y subí a la azotea a tomar el sol. Se estaba de maravilla. He acabado el curso de fotografía, pero continuaré en el segundo semestre. La profesora es majísima, y empiezo a entender todas mis lagunas de conocimiento técnico. Me compré un objetivo nuevo, y en los conciertos he empezado a ver resultados. Y también me compré un flash de colores para la lomo, pero todavía no lo he estrenado. La fotografía es ahora mismo mi gran estímulo, con permiso de la música, claro. Ver las estadísticas de resumen del año de Spotify mientras me estoy leyendo '1984' da auténtico pavor. Ver las noticias también. "La ignorancia es la fuerza", dice el capítulo en el que estoy. Y parece que Orwell estuviera visionando España en pleno 2018. Asco de país. Pena de país. Vómito de país.


Esta puta maravilla de canción es sólo uno de los muchos artistas nuevos que sigo descubriendo. No puedo parar. Es como una adicción. El submarinismo musical es uno de mis mayores vicios:








dimecres, 28 de novembre de 2018

eXiT (cOn o Sin AceNtO...)




Es realmente bello sentir que conectamos tanto. Aunque pueda no servir para culminar un deseo que corre el peligro de marchitarse conforme pase el tiempo. Si el tiempo pasa sin que pasen cosas, un manto de rutina puede apagar hasta el metal más brillante. Y debería ser al revés. Porqué el tiempo permite madurar las cosas y las relaciones, sean del tipo que sean. Y aunque tengo la sensación de que es así, y que nos vamos conociendo cada vez más, con más matices, situaciones y conflictos, sigo sintiéndote poco predispuesta a lanzarte a la piscina. No sólo conmigo, sino con el mundo en general. Y siento cierto miedo de caer en esa famosa y temida friendzone de la que luego es tan difícil escapar. Pero no puedo evitar disfrutar cada mensaje; cada audio que me envías o que te grabo; cada risa, que es constante y recíproca; cada cerveza; cada frankfurt preconcierto; cada canción que vivimos juntos; cada camino de vuelta a casa; cada bar que tachamos de nuestra lista de pendientes; cada exposición; cada conversación sobre música, sobre cine, sobre la vida, sobre nuestras miserias cotidianas, o sobre tu apasionante carrera. Te siento terriblemente cerca, casi tanto que no puedo acercarme más. Pero hay un vidrio en medio. Y si me lanzo, me estalla en la cara y sangro. Tampoco me importaría si corrieras a lamerme las heridas, tú que siempre estás preocupándote por los demás. Te explico mi teoría del individualismo positivo frente al egoísmo negativo y no la acabas de ver clara. Y me encanta que no me des la razón porqué sí, y que me la discutas y me pongas a prueba y me hagas razonar y reflexionar. Y que te pase lo mismo. No sé cómo, ni qué debería pasar. Sólo sé que busco 'exit', con o sin acento...





dilluns, 19 de novembre de 2018

eL áRboL VeNenOso




La pregunta recurrente es: "¿En qué me equivoco para que nunca nada me salga como quiero?", y quizás debería ser "¿En qué se equivocan los demás?". O quizás nos equivoquemos todos. O quizás no sea cuestión de errores, sino de desear demasiado alto. O quizás sea que la realidad es demasiado baja. O quizás que sea mucho más inteligente no querer nada. No esperar nada. Pero es imposible no esperar nada. Es incluso inhumano. Robótico. De una insensibilidad impropia de mi. Quizás ahí radique la raíz de todo el problema. Sentir. Pero sentir es vivir. Y, por esa regla de tres, vivir es doloroso. Pero si duele, significa que estás vivo. Y no eres un muerto viviente de esos con rictus serio y a quien parece que no le afecte nada, para bien y para mal. Yo no quiero ser un muerto viviente. Y tampoco quiero ser invisible. Querer, querer, querer... siempre queriendo. Y queriendo ser querido por quien no quiere quererte. ¿Ambición o capricho? ¿Inquietud o utopía? Dejémoslo en frustrante insatisfacción, y que suene una canción...



diumenge, 18 de novembre de 2018

aLguNAs mOTaS dE PoLVo




Subir a un escenario y comértelo. Dejarte ir, porqué tampoco vale mucho la pena quedarse. Todo da igual, y ya casi nada ni nadie vale la pena ser luchado. La verdadera batalla es la que uno libra consigo mismo, y a partir de ahí, viene todo lo demás. El que espera, desespera. Y ásperas son las arrugas de la realidad. La realidad es la única realidad. Y la mayoría de veces suele ser incomprensible. La gente es indescifrable, y no hay hacker que lo consiga. Lo que antes brillaba ahora tiene polvo encima. El sexo llama, y el cerebro no deja pasar. Y no puedes pretender desencallar algo que no has atascado tú. Como escribía hoy de manera brillante una chica que conozco, "un día descubrí que mi punto fuerte eran mis debilidades, y mi punto débil mis méritos".




dimarts, 13 de novembre de 2018

tOTaL cHAoS



Levantarme pronto un lunes como resumen de la espiral de caos y dEsoRdeN de la(s) última(s) semana(s). Ir al banco para corroborar que tienen la tarjeta que se me tragó el cajero y que previamente me habían clonado, con intento de robarme 1.000 euros (intento frustrado, una vez hice la denuncia a los Mossos y la presenté al banco). La misma tarjeta con la que no pude pagar el calefactor del baño que se me estropeó la semana pasada. Justo al día siguiente de que se me inundara el baño por culpa de un atasco del que, una vez más, mi seguro del hogar no quiso hacerse cargo. Inundación por la que tuve que anular la cita para hacer una foto que tenía de deberes para el curso de fotografía y que me motivaba recrear como reto personal. Y dos días después de pegarme una hora de desplazamiento cruzando la ciudad para ir a una exposición a la que no pude acceder porqué habían cerrado a las 17:30h de la tarde (¿qué mierda de horario es ese?). Justo la noche después dejé las bambas aireándose en el balcón y llovió de tal manera que me las dejó empapadas. El sábado me escapé antes del curro para ver a Los Planetas, y el experimento de los 20 años de 'Una Semana En El Motor De Un Autobús' con acompañamiento de cuerda fue un pelín decepcionante. Y a Mrs. Bizarre le dio un jamacuco y no pudimos vernos, y como no me dijo nada, yo rallado sin entender qué narices pasaba... a grandes rasgos, éste podría ser el resumen de mis últimos días. Quien me haya echado el mal de ojo se podría ir un poco a tomar por culo.






dimarts, 6 de novembre de 2018

sLoW dOWn





Mente indomable, látigo anímico. Fuerzas incontrolables que no sabes de donde vienen. Como un huracán que te coge sin previo aviso. Tus miedos, mis impaciencias y un exceso de alcohol mutuo son un triángulo de dEsoRdeN bizarro. Mejor que salgamos de este camino y volvamos por donde veníamos. Allí donde todo es fácil y avanzamos a toda velocidad. Y todo es sereno y fluido, y no aparecen fantasmas en una curva de madrugada. Quizás tampoco sea malo frenar un poco y respirar. O quizás sea autoengaño y querer dar un rodeo para esquivar callejones sin salida. La incerteza da vértigo, y la certeza más.





-->

dimarts, 30 d’octubre de 2018

dESeOs e iNStiNToS




Quiero escribir mi propia canción. Quiero hacer la foto perfecta. Quiero escribir palabras sublimes. Quiero sentir sin parar, aún a riesgo de muerte por sobredosis. Quiero ahostiar a los gilipollas que se cruzan en mi camino. Quiero ignorar a tanto cenutrio. Quiero sonreír como acto de rebeldía. Quiero pensar con sentido común. Quiero decir NO cuando me venga en gana. Quiero ser bueno por defecto. Quiero ser malo por virtud. Quiero prohibir el frío, la lluvia y la oscuridad. Quiero quemar todos los bancos. Quiero ver arder el parlamento. Quiero americanas y corbatas de combustible para hogueras. Quiero mearme en mucha gente. Quiero abrazar a unos pocos. Quiero follar con unas muchas. Quiero escuchar todos los discos que existan. Quiero ver todas las películas que valga la pena ver. Quiero leer libros que no me cansen. Quiero querer a quien lo merezca. Quiero odiar a quien se lo haya ganado. Quiero pse pse a quien ni fu ni fa. Quiero que te interese todo lo que te cuento. Quiero que me expliques con pasión todo lo que te enseñan. Quiero besarte sin pausa hasta morir ahogados.



PD: Escuchadlo, compradlo, disfrutadlo!



dissabte, 27 d’octubre de 2018

ZoNa teMPoRaLMeNte PeRMaNentE




Por momentos me parece estar alcanzando cierta serenidad emocional. Si se me permite, y sé que es demasiado decir para mi dEsoRdeN, incluso algo de equilibrio. En los contrastes uno puede ver la virtud, y valorar los niveles de autoengaño anteriores. Se lo comentaba anoche a R-Ojos-Claros, aunque me dé miedo decirlo muy alto para no cagarla y atraer justo lo contrario: últimamente me siento feliz. Ni que sea más de lo habitual. Hay una gran cómplice en todo ello, y a partir de aquí viene todo lo demás. Y todas las demás. Y la doble pirueta del azar me parece bizarramente extraordinaria. Ese "gracias por existir" es recíproco. Tremendamente recíproco. Ese "no sé com t'ho has fet en tan poc temps, però t'estimo moltíssim" es real, y no sólo hipérbole eufórica por ausencias acumuladas. Por una vez parece que todo cuadre, aunque no todo cuadra. Porque nada es perfecto, y la imperfección es dolorosamente bella. Como bello es observarte mientras cantas al dedillo las canciones de los granadinos. Te brillan los ojos y me encanta como vuela tu pelo panocha a un lado y al otro cuando giras la cabeza al ritmo de la música. Me parece un regalo ese presente y las emociones de incierto futuro que genera. Y me parece casi increíble la sintonía, por muchos fantasmas que haya revoloteando, amenazadores. Algo acabará fallando, seguro, pero mientras tanto, que nos quiten lo bailado. Y lo reído. Y lo charlado. Y lo soñado. Y lo compartido. Me sigue resultando misterioso que pueda haber tanta conexión y complicidad con ciertas personas, y todo lo contrario con la mayoría. Químicas y actitudes, supongo. Ya estoy tachando títulos de la lista de películas que me has recomendado, y he empezado a hacerte la mía. Y casi ni me importa que ahora estés por ahí, con alguien del que percibo claramente que también querría más cosas de ti. Consigues casi arreglarme hasta eso. Y digo "casi", porque uno nunca puede cantar victoria ante sus propios monstruos internos. Yo podría hablar también de quien me ronda últimamente. O sería más exacto decir que nos rondamos mútuamente, no nos engañemos. Pero esta noche quiero palabras puras y monográficas, ni que sea como manera de decirte gracias por ayudarme a sacar mi YO preferido. Ojalá haya venido para quedarse, y también tú. Y que se hunda el Titanic mientras nos tengamos como bote salvavidas.



dilluns, 22 d’octubre de 2018

aWAy




El mes de la sobredosis de conciertos se ha saldado con 5 más en estos últimos 10 días. Desde el gamberrismo punk de los Surfing Sirles (volved para siempre, malditos!), a la delicadeza de Fino Oyonarte o Didirri, la sexualidad desbocada de Anna Calvi, o la maravillosa magia emocional y reivindicativa de Maria Arnal i Marcel Bagés. La música lo marca todo, y es protagonista en una nueva aventura dEsoRdeNada que espero empezar en algo más de un mes, y que ha significado un chute de adrenalina y estímulo que necesitaba. Al menos en este ámbito, porqué en otros sigo con el ánimo alto y jovial. Mrs. Bizarre es la principal culpable, y nos estamos metiendo en dinámicas de normalizarnos el uno en la vida del otro de una manera tan natural, que ahora hasta me parecería imposible que no nos tuviéramos. "Gracias por existir", me dijo el otro día, cosa que sólo pude replicarle con un "gracias por existir tú también". Este miércoles nos vamos a ver a Los Planetas (si no les he visto 20 o 25 veces, no les he visto nunca...), y tenemos muchísimas ganas de compartir este concierto, porqué seguramente signifiquen igual de tantísimo para los dos. Y el jueves comienza el In-Edit, y supongo que también iremos juntos a algún documental.

Paralelamente, Morenita Amelie parece estar bajando la guardia tras nuestro último encuentro, y tengo la sensación de que tiene tantas ganas de repetir como yo. El viernes en el curro, hablando de uno de mis últimos proyectos paralelos, me invitó a su casa para ayudarme, recalcando que no habría nadie más. Y claro que me apetece, pero a la vez me parece un riesgo innecesario, y preferiría quedar en otro sitio. O si tiene que ser en casa de alguien, prefiero la mía, donde seguro que no va a llegar nadie, sea la hora que sea. Sea como sea, tengo la sensación de que la próxima vez que nos veamos fuera del trabajo pasaremos una pantalla más en nuestra relación de amor clandestino y fugaz...


*Ésta me parece una de las canciones más estremecedoras de los últimos meses...


dimecres, 10 d’octubre de 2018

My pSichOcANdy




A veces es tan fuerte el deseo que te hace confundirlo con un recuerdo inexistente de algo que nunca pasó. Y tu mente construye un relato verosímil pero falso, aunque tu Ministerio de la Verdad interno se encarga de adaptarlo y de borrar la historia verdadera, no vaya a aguarte una bonita historia de amor que nunca ocurrió ni ocurrirá. Hay veces también que las dudas o la fatiga intentan hacerte olvidar ese deseo que te desgasta por dentro, echando toneladas de rutina para enterrar el brillo puro de ese amor por explotar y que, por qué no, podría llegar a ocurrir. Y en mitad de toda esta vorágine de trabas, persuasiones y juegos de espejos realidad-ficción, andas tú. Desorientado, nadando contracorriente, dando bandazos, e intentando no perder la cordura o la lucidez que exige cada momento. No es fácil y parece que para ti la dificultad siempre sea doble. O triple. Y el compositor de tus tragicomedias vitales se lo pasa en grande añadiendo personajes que interfieren en la trama. Distorsión, humo, penumbra, mirada al suelo. Un, dos tres... dentro canción!



dimarts, 9 d’octubre de 2018

cONtRAdiCciONeS




Supongo que una de las razones de mis impaciencias es el miedo a convertirme en rutina para alguien que quiero que me perciba como un ser excitante. Y es curiosa la tranquilidad con que me tomo el deseo de alguien que podría parecer inalcanzable y ya me ha demostrado que está en la yema de mis dedos, y en cambio me aprietan las ganas de la que podría parecer más asequible, por cercanía emocional en estos últimos meses. Es complejo el funcionamiento de la mente. Y la mía más (algo que debe pensar el 99'9% de los mortales). Hay momentos que Mrs. Bizarre me aporta mucha serenidad, y otros cierta ansiedad. El miedo a perder lo que realmente no tienes es realmente absurdo. Me gustaría ser capaz de sentir y gestionar la letra de 'Bird Sounds', pero no es fácil. El amor es egoísta y no debería. O quizás no es amor, sino un fake barato. Asumir tus propios defectos y trabajarlos ya es un primer paso, pero hay mochilas que pesan y generan inseguridades poco recomendables y muy poco sexys. Justo lo contrario que me pasa con Morenita Amelie. Contradicciones producto de los roles y químicas que se establecen entre dos personas, y que pueden ser tan distintas respecto a los que se generan con otra persona diferente. Y quizás sería mejor y más bello decirlo de otra manera más poética, pero a veces me sale el alien racional que comparte cuerpo con mi YO más puro e instintivo. Seguramente porqué necesito verme en letras para intentar leerme mejor. Lo de entenderme, ya, si eso, en otra vida...



dilluns, 8 d’octubre de 2018

tRiÁNguLoS biZaRRoS dE aMOr (o SeXo)




Otoño ahí fuera, verano ardiente y frenético aquí dentro. Parece que no pueda estar en equilibrio con lo que marca el mundo exterior. Seguramente porque mi mundo interior es lo único que me importa, y suele estar en máxima ebullición. Los últimos días han sido intensos en muchos sentidos, y todo se dEsoRdeNa cuando parecía estar entrando en un cierto equilibrio, dentro de mis posibilidades. Con la llegada de otoño y del maldito putísimo frío vuelve la cálida y frenética primavera musical, con montones de conciertos y festivales en vistas. En 7 días he ido a Beach House, José González y Rayland Baxter, y esta semana tengo citas con Els Surfing Sirles, Didirri, y Anna Calvi. Y todo lo que viene en las próximas semanas...

Mrs. Bizarre y yo seguimos en contacto permanente. Los whatsapps y notas de voz varias veces al día ya son casi como una costumbre, y no sé si eso es bueno o es malo. Esta semana nos vimos una noche que vino a mi casa a imprimirse un trabajo de la facultad a la que acaba de volver años después, pero esta vez para estudiar Humanidades por gusto. Al día siguiente fuimos al cine a ver 'Caras y Lugares' aprovechando la fiesta del cine. Y el viernes al bolo de Rayland Baxter. Sigo sin tener claro si me ve como un amigo o como algo más, pero tampoco quiero forzar la máquina, porque hasta ahora todo ha sido súper natural y espontáneo, y así quiero que siga. Por mucho que las ganas quieran apretar el acelerador por momentos. Pero ya ha dejado caer en más de una ocasión que no le gusta que le vengan detrás, así que intento hacer la mía y prestarle la atención suficiente, en un difícil equilibrio de man on the wire.

Y como no podía ser de otra manera, (re)aparecen otros personajes en la historia para complicar más la trama. El jueves fui con L-De-Lesbiana a ver a José González al Auditori (sorprendente y fantástico concierto!), y como sabía que iba a ir, le comenté a Morenita Amelie de hacer una cerveza después. Morenita Amelie es la chica del curro (sí, vuelvo a caer, mongolo de mi...) con la que hace años hay una atracción bastante evidente que no se concretó hasta este último Primavera Sound. Desde entonces, había intentado volver a quedar con ella varias veces, pero era evidente que ella prefería evitar la tentación para que no volviéramos a caer... cosa que volvió a pasar este jueves. Hicimos una cerveza junto a L-De-Lesbiana, pero cuando ella se fue para casa, nos fuimos los dos a hacer otra copa en una bar cutre de allí cerca. Me admitió sin pedírselo que me había evitado para no encontrarnos nuevamente en esa situación, pero el lenguaje de gestos, miradas, contacto constante con las manos... indicaba claramente lo que iba a acabar pasando. Y pasó, claro. Mientras nos besábamos apasionadamente en mitad de la calle me pidió que por favor parase, y me dijo que lo mejor era irse cada uno por su lado, pero la escena duró todavía un rato más de falsas despedidas cortadas por impulsos y tensiones imparables. El deseo recíproco es evidente, y aunque sigue dudando muchísimo sobre su relación de pareja, ésta es un handicap que no facilita las cosas. Y sinceramente, yo ahora quería estar tranquilo para centrarme en Mrs. Bizarre. Lo de siempre, o dos piedras o todo de golpe, y cabeza, corazón y testículos hechos un lío de dimensiones dEsoRdeNadas...




dimarts, 2 d’octubre de 2018

Ni oLVidO Ni pERdóN




Una ex-compañera de clase ha puesto hoy en FB que hace 20 años empezamos a estudiar juntos en la facultad. Por aquellos caprichos de la vida, hoy he empezado un curso de fotografía, y que yo recuerde, no había vuelto a las aulas desde entonces. La profesora es una chilena muy maja y con la que ha habido feeling. Como deberes nos ha puesto una fotografía para la semana que viene acorde a lo que cada uno le ha dicho que es el tipo de foto en el que más cómodo se encuentre. Justo al salir de clase me he ido a la manifestación del primer aniversario de la ignominia policial del 1 de octubre del año pasado, y creo que ya tengo la imagen que nos ha encargado. Esperaré a enviársela todavía porqué esta semana voy a un par de conciertos, no vaya a ser que me guste más alguna otra foto que pueda hacer allí.

El jueves fuimos con Mrs. Bizarre (aka Tired Nurse) a ver un documental sobre el turismo masificado en diSoRdErLand que ha hecho una compañera de curro. Sin saberlo, nos encontramos allí con La Chica Del Ex Novio Imaginario, que fue con su mejor amiga (a la que también conozco). Admito que tuvo algo de dulce vendetta, aunque suene estúpido y algo infantil. Pero vaya, que si fue una gran noche fue por la compañía, la conversación y toda ella (mrs. Bizarre). Me pone de muy buen humor y me saca lo mejor de mi mismo, y ya sólo por eso merece la pena esta relación espontánea e indeterminada que hemos ido tejiendo en los últimos meses (y sobretodo, en las últimas semanas). No hay día que no hablemos, y el hecho de vivir a 3 minutos también ayuda a que quedemos bastante. Al día siguiente nos fuimos a ver a Beach House (muy bien también los teloneros, Sound Of Ceres), y le presenté a Hermano Ficticio-R. Se cayeron muy bien, cosa que ya sabía que pasaría. En un momento que ella fue al baño, él me dijo que menuda diferencia con La Chica Del Ex Novio Imaginario, y le reconocí que estoy dándome cuenta de muchas cosas ahora, por contraste. Luego nos fuimos ella y yo a ver a un colega suyo que tocaba también esa noche, y después nos fuimos para casa. No pude resistirme más y la besé dos veces, y aunque no me evitó y sonrió, sigue admitiendo que está "asexuada" y que mejor no forzar la máquina, que "es muy rara y sería peor". No tengo prisa. O sí que la tengo, pero puedo esperar. Aunque pueda parecer contradictorio, también puede ser complementario. Al día siguiente volvió a decirme de quedar, pero no conseguimos cuadrar agendas ni tempos. Hemos seguido hablando cada día, y espero que este viernes vayamos juntos al bolo de Rayland Baxter. Concierto al que, por cierto, La Chica Del Ex Novio Imaginario me dijo que tenía entrada...




dijous, 27 de setembre de 2018

mE cALmaS




Qué fácil es arreglar las cosas cuando hay voluntad de hacerlo. Y cuando hay suficiente humildad y honestidad para admitir un error, y generosidad y empatía para entender al otro y perdonar. Menudo contraste con otras situaciones recientes. También para crecer uno mismo es necesario tener a la persona adecuada al lado, y eso ayuda a entender la complejidad de las relaciones humanas, y a detectar y elegir bien a quién quieres tener alrededor. Y a quién es mejor tener bien lejos. A veces es más fácil empezar a elegir mediante descartes. Y a veces no los necesitas, porqué lo ves todo clarísimo desde el principio. ¿Es posible la excitación equilibrada? ¿El deseo armonioso? ¿Existe el amor sereno? ¿O eso es pura contradicción? ¿Es mejor no enamorarse para que el amor dure más? ¿Que todo parezca encajar es el camino más corto a la frustración? ¿Puede haber orden en el dEsoRdeN? Esa es una pregunta metafísica demasiado difícil de responder...



dimecres, 26 de setembre de 2018

aSk mE, AsK Me, asK Me




Aprender a gestionarse a uno mismo. Con tus propios errores, tus propias neuras, tus propios impulsos. Ser consciente que no dejamos la escuela cuando salimos por la puerta del colegio el último día de clase del último curso, ni tampoco de la universidad. Todo lo que hacíamos entonces entre 4 paredes es sólo la base para edificar lo que tenemos en algún lugar abstracto entre carnes y huesos. Alimentarlo con canciones, libros, películas, experiencias o conversaciones. Con aciertos, y sobretodo con desaciertos. El error es virtud, aunque siempre nos lo hayan vendido como defecto o fracaso. Nos han enseñado tantas mentiras en nuestra vida que alguien debería pagar por ello. O quizás deberíamos cobrárnoslo directamente sin preguntar. Tal y como nos preguntábamos hoy: ¿es lícita la violencia contra los que intentan imponerte su verdad desde posiciones y actitudes de abuso? Yo cada día estoy más convencido que sí. Porqué el abuso en sí ya es violencia, y resulta difícil contrarrestarlo de otro modo. Las cuestiones morales serían otro tema, pero desde el mismo momento en que luchas contra algo que carece de moralidad, ¿tiene sentido serlo? Preguntas y más preguntas. Tan o más importantes para crecer que las consiguientes respuestas...



dimarts, 25 de setembre de 2018

eL RoCe hACe eL CaRiÑo




Te metes en mi vida y yo me dejo. Me gusta que estés y que seas. Y conforme las risas dan paso a las cervezas o viceversa, se me caen besos de la boca que también quieren ser y estar. Pero cierro los labios para que no salgan al exterior. No sé por qué, pero es instinto tinto. Caminar de noche juntos minimiza las presiones del reloj. Al día siguiente noto el cansancio y celebro que se anule una reunión, pero vuelvo a salir igual y al día siguiente he dormido incluso menos. Ceno con R-Ojos-Claros, nos encontramos a La Chica Del Ex Novio Imaginario en Sidecar, y la saludo y cruzamos 4 palabras congeladas antes de ignorarla por completo. La reunión acaba siendo el sábado, y mezclo la resaca con todo lo que tengo que decir. No me callo nada, pero con una sonrisa incluso no parecen reproches. Sé que me lo voy a comer aunque no quiera, así que ya no tengo nada que perder. El domingo saco el hígado por la boca. Me esperan meses así y siento mucha rabia e impotencia.

Cuando voy a salir, me escribes desde los conciertos del BAM, me preguntas si voy, y me dices que a ver si nos vemos. Estoy agotado y quiero dormir, pero recojo tu rayo de luz y me subo a él. Merezco un final de día mejor, y ahora mismo me pareces la mejor de las metas. Me voy hacia allí con mi mochila y mi cansancio, y te digo que ceno algo rápido y te pego un toque para ver dónde estás. Me apetece mucho verte. Me dices que ok, ceno algo rápido y te pego un toque para ver dónde estás... cri, cri, cri... no has visto el mensaje, debes andar de parloteo etílico. Me pillo una cerveza y me voy a ver a The Monochrome Set. Cri, cri, cri... el bolo acaba. No has visto el mensaje, debes seguir de parloteo etílico. Me pillo una copa y me voy a ver a Warmduscher. Me encuentro a una Pinpilinpussy y nos fundimos en un abrazo eterno. Hablamos un buen rato. El bolo acaba. Cri, cri, cri... no has visto el mensaje, debes... no sé qué cojones estás haciendo, pero se me están empezando a hinchar. Nos vamos hacia Findlay, los amigos de Pinpilinpussy la reclaman, nos despedimos, y me voy a dar una vuelta a ver si te veo. Me encuentro a una fotógrafa y estoy un rato con ella y su amiga. Cri, cri, cri... no has visto el mensaje, y ya estoy oficialmente molesto. No te entiendo. No comprendo para qué narices me has dicho de vernos y me has acabado ignorando por completo. No consigo captar qué pasa por vuestras cabezas. Pillo el metro y al fin ves el mensaje, pero no contestas ni das señales de vida. Me voy a dormir pensando en lo que te diré cuando te decidas a decirme algo.

Me levanto al mediodía y sigues muda. Sigo sin entender nada. Me ducho, como, hago una minisiesta en el sofá, y le pego un toque a L-de-Lesbiana y a R-Ojos-Claros para ir a los conciertos de hoy. Necesito aire fresco, zumo de cebada y parloteo etílico. Vamos para allí. Me encuentro a ciento y la madre, como siempre en estos casos. Vemos a La Bien Querida de canto, y a La Plata más centrados. Mientras estoy por allí hablando con ésta y con aquella, por fin me escribes. Estoy ocupado, y paso de mirar qué dices. Cuando todo acaba, nos vamos a hacer una cerveza, y vuelvo para casa caminando. Hace una noche espléndida de luna llena, y Maria me canta al oído 45 cerebros y un corazón. Como algo, veo una película griega, y me pongo a escribir. Sigo sin mirar tu mensaje porque no me apetece. Mañana será otro día, y ya decidiré si te digo todo lo que te quería decir, o si vuelvo a cerrar los labios para que tampoco se me caigan sapos y culebras.





dijous, 20 de setembre de 2018

dESvaRíOs 83




Dolor de yemas de la mano izquierda. Afina tu vida para que suene armónica, o incluso harmónica. La H es muda, y ojalá lo fueran algunas personas que más que hablar, rebuznan. Los contratiempos te ponen contra las cuerdas y te roban tiempo, y por esa regla de tres, también podrían llamarse robacuerdas. Tres es mal número si uno no quiere. Y querer no siempre es poder, por muy optimista que sea el refrán. Me estoy ralentizando locamenti. No hay prisa. Take it easy. ¿Y si hiciéramos ver que no tenemos dudas y nos lanzáramos al abismo de bizarro dEsoRdeN? No lo sabes, y yo tampoco. Tras la tempestad, viene la aparente calma. Vamos a la calma, que hay que descansar. Aunque mañana no pienso madrugar. Intento evitarlo siempre que puedo, y eso suele ser 4 veces por semana. Hay muchas cosas de mi vida que son una mierda, pero otras son impagables. La playa estaba muy tranquila esta tarde, y el agua muy agradable. El verano se acaba, y eso me provoca melancolía. Todo el año esperándolo, y vuela. Y casi no te das cuenta, y vuelve a estar aquí para volver a volar. Vértigo temporal. Por mucho que intentes pararte, hay una fuerza que te empuja hacia adelante. Quien controla el presente, controla el pasado. Y quien controla el pasado, controla el futuro. Policía del Pensamiento. No queda tanto para llegar a eso, porque ahora somos todos bocazas incontenibles que pensamos en público y 280 caracteres. Decadencia vendida como progreso. Todo se vende, todo se compra. Habrá que lanzar una opa hostil contra todos nuestros exhibicionismos. O quizás debería decir exhiVICIOnismos...



dimarts, 18 de setembre de 2018

mAÑaNaS NegRAs cOMo eL CaRbóN



Como una de aquella personas recurrentes que reaparece después de un tiempo y parece que nada haya cambiado, vuelvo una y otra vez a Suede. Y especialmente a su primer disco. El que más veces he escuchado en mi vida. Esta vez el motivo es el primer volumen de la autobiografía de Brett Anderson, que devoré la semana pasada. Me encantó. Y no tiene la necesidad de regodearse con sus años de éxito con la banda, porqué el libro acaba justo cuando van a empezar a tenerlo. La atmósfera decadente de su vida infantil y adolescente en una familia pobre y el tono agridulce del relato lo convierten en algo sincero y emotivo, y te transportan a la perfección a lo que debió ser vivir aquellos días en esas condiciones. Y una vez más, me hace preguntarme por qué narices no aprendí a tocar ni monté una banda cuando mi vida empezaba a florecer.

Precisamente estos días ando enfrascado en actitudes de egocentrismo bien entendido. Ponerme a mi en el centro de mi vida. Cuidarme. Ser mi prioridad. Desde gestos cotidianos como ir al dentista y hacer lo que hace tiempo que tengo pendiente, hasta buscarme cursos entre semana de actividades que me motivan, como la fotografía o la música. Iniciar el día sin planes e ir haciendo conforme me apetece, tomarme las cosas con calma, leer (tras quitarme la espina de 'El Retrato de Dorian Gray', hoy he empezado '1984'), ver películas y documentales... o también ignorar o sacar de mi vida a gente tóxica que no me aporta nada, o a aquellos a los que tienes que perseguir para poder quedar pero luego no tienen ni una puta iniciativa recíproca. Me saca de quicio ese tipo de actitudes...

En parte todo esto es una reacción consciente o inconsciente por las tensiones en el trabajo. El otro día le solté un moco en una reunión de curro a la persona que tengo justo por encima, por todo lo comentado en últimos posts respecto a un puesto de mayor responsabilidad que me quieren obligar a coger contra mi voluntad. De momento he empezado a hacerla, pero contrariamente a lo que me habían dicho, la situación "provisional" es definitiva para la empresa. Aún así, viendo lo tenso que he estado estas últimas semanas, la responsable final de la decisión (con la que no había hablado en mi vida) vino el domingo y se me presentó con dos besos mientras estaba yo en plena tarea, y me dijo de hacer un café el próximo viernes. Yo había hablado esa mañana con el Comité de Empresa para saber hasta qué punto podía forzar la máquina y negarme a hacer esas funciones, y sé perfectamente que no tengo nada que hacer y me las van a colar hasta el fondo, pero no pienso callarme todo lo que tengo dentro. Con buenas palabras, pero quiero que sepan mi punto de vista y mis razones. Por dentro ya he empezado a asumir poco a poco la situación, y estoy intentando ser positivo y buscarle las cosas buenas. Ni que sea por la pasta de más que cobraré, y con la que me financiaré el dentista, y algún viaje.

Y la semana pasada quedé dos noches con Mrs. Bizarre (destierro ya definitivamente el apelativo Tired Nurse, porqué está en proceso de dejar de serlo). En las últimas semanas no paramos de hablar casi cada día y nos estamos metiendo en la cotidianidad del uno y la otra. No sé hasta qué punto es eso bueno, pero está fluyendo todo de manera muy natural, y así me estoy dejando llevar, luchando contra mis habituales ansias e impaciencias. Hay momentos que tengo la sensación de que también le gusto, y otros en que me parece que simplemente me ve como un amigo. Y aunque tengo claro que muchas de las cosas que he conocido de ella me gustan bastante, tampoco sé exactamente qué papel me gustaría darle en mi vida. Quizás por ello lo mejor es no darle papel a nadie, y que sea ella misma la que se lo vaya adjudicando poco a poco y sin forzar...



dimecres, 12 de setembre de 2018

MaNs aMuNt!!!




Nos podrán llamar terroristas, sediciosos, golpistas, separatistas, 'lacis', o mil adjetivos despectivos más. Nos podrán enviar a energúmenos hijos de puta con porras, cascos y escudos para aporrearnos por el terrible crimen de querer meter una papeleta en una urna. Podrán secuestrar nuestro gobierno legítimo y votado en las urnas aplicando 155 mentiras y manipulaciones. Nos podrán obligar a hacer una elecciones trampa y ni así conseguirán ganarlas. Podrán contar mil y una mentiras de "lo que pasa en Catalunya", de falsos adoctrinamientos escolares (curiosamente decían lo mismo de Euskadi cuando existía ETA...) o de la inventada persecución de la lengua castellana (los alumnos catalanes sacaron mejor nota en castellano que en catalán en la Selectividad del año pasado...). Podrán criminalizarnos y hacernos pasar por delincuentes hijos del mismísimo Satán que nos alimentamos de bebés y fornicamos con cabras de tres cabezas. Podrán enviar a gente inocente a la cárcel, u obligar a otros a exiliarse a países donde nadie considera delito lo que sólo el Estado heredero del régimen del 78 trata como tal. Podrán acusarnos de "violentos" (con 0 antecedentes...) mientras los valientes cachorros de ultraderecha agreden impunemente a todo el que no piense como ellos. Podrán llamarnos "nazis" en manifestaciones donde se hacen saludos con el brazo en alto y se coleccionan tatuajes y banderas fascistas. Podrán responsabilizarnos de "fracturar la sociedad catalana" miserables ciudadanos que están haciendo todo lo posible para conseguir esa división con mentiras, demagogia populista, provocaciones y agresiones físicas. Podrán decir que no respetamos a los que no piensan como nosotros los que censuran nuestra libertad de expresión arrancando lazos y pancartas encapuchados y de noche. Podrán intentar seguir humillándonos desde su odio exacerbado y queriendo hacernos sentir culpables por el terrible delito de querer ser nosotros mismos. Ni mejores ni peores que nadie, sólo nosotros mismos, pudiendo expresar libremente y sin complejos ni pedir permiso nuestra propia identidad y cultura. Desde el respeto a todo el mundo; desde el enorme privilegio que supone haber sido educados en el bilingüismo y sentir dos lenguas como propias; desde la mayor de las ilusiones por edificar una nueva manera de gestionar las cosas, de construir algo nuevo y quitarnos de encima mochilas con olor a naftalina heredadas 40 años atrás. Sin ninguna garantía de que vaya a ser ninguna panacea, porqué somos seres humanos, y como tales, dados al error, al engaño o a la corrupción. Pero tenemos el derecho a soñar con cometer nuestros propios errores, y asumir al 100% sus consecuencias sin echarle la culpa a nadie más. Y a pesar de todo lo que estamos teniendo que aguantar colectivamente por el también terrible delito de haber nacido donde nos ha tocado (pura xenofobia de manual), la lección de dignidad que lleva dando gran parte de la sociedad catalana año tras año (y especialmente en estos últimos 11 meses, tras aquél funesto día de infausto recuerdo) me resulta increíblemente emocionante. A mi, misántropo convencido que por lo general odio al ser humano y todas sus (nuestras) miserias.

Y hablo, por supuesto, de la gente de la calle. La clase política me provoca desconfianza en casi todos los casos (salvo honrosas y contadas excepciones), y asco, repulsa y/o miedo en un porcentaje bastante alto. Y en todo este conflicto hay culpables de la situación en ambos lados del arco político. Pero cada año vuelvo de la Diada con una ilusa percepción de que la gente es maravillosa. Y no entraré en la guerra de cifras, pero si la misma Guardia Urbana ha hablado de 1 millón de personas y tenemos en cuenta los 6 kms. de recorrido, lo más probable es que la cifra sea aún mayor. Pero ver a cientos de miles de personas haciendo algo a la vez de una manera tan organizada, alegre, cívica y con la ilusión común de un mismo anhelo totalmente legítimo me parece fascinante. Y la palabra es ilusión, porque es lo que reflejan todas esas sonrisas, esas familias enteras (desde la abuela al nieto) que se han metido 4 horas de autocar para ir y volver hasta Barcelona a estarse horas de pie al sol, o la imaginación de lemas y pancartas, que son siempre en sentido positivo (lo comparas con el odio, la violencia y la negatividad destructiva que se respira en las manifestaciones que organizan Ciudadanos, PP, o Societat Civil Catalana, y es como la noche y el día).

Y ojo, que no lo escribo desde el Teletubbismo. Hoy en la Diada seguro que estaba el vecino desgraciado al que le romperías las piernas porque monta fiestas de madrugada, la abuela que se te cuela en la cola del súper, el niñato que pone los pies en el asiento de enfrente en el metro, o la subnormal que habla a gritos por teléfono en un sitio público. Y en diferentes momentos del día han aparecido algunas plataformas de ultra derecha catalanas, que haberlas también las hay (Plataforma Per Catalunya, Moviment Identitari Català, Som Catalans)... y el resto de manifestantes los han echado de allí!!! Gestos así me flipan, porque esa es la nueva sociedad que en la que desearía vivir. La que no tolera a los intolerantes ni a los fascistas. La que se organiza para un objetivo común. La que no quiere monarquías ni instituciones obsoletas de rémoras que viven a costa de todos. La que rechaza de manera unánime y contundente los crímenes y comportamientos machistas. La que combate la especulación inmobiliaria o el turismo desbocado, o se rebela ante los abusos y monopolios de las grandes compañías. La que dedica recursos a sanidad, a la escuela pública, cultura o investigación, y cierra el grifo a la Iglesia, a colegios concertados, o a la compra y venta de armamento. En definitiva, la que querréis seguro también muchos de vosotros, os sintáis catalanes, españoles, gallegos, vascos, canarios, andaluces o ciudadanos del mundo. Porque en el fondo la lucha es la misma y el objetivo es común: una sociedad progresista, de izquierdas, social, plural, feminista, antifascista, hecha por y para la gente. Y donde personajes como Pablo Casado, Albert Rivera, Quim Torra, Artur Mas, Rosa Díez, Felipe VI... o demás esperpentos políticos de derechas sean residuales y minoritarios. La amenaza es la misma en toda Europa, pero aquí venimos con la ultraderecha de serie desde hace 40 años, y ahora está volviendo a salir sin vergüenza ni rubor por la calles, redacciones, juzgados y cámaras de diputados...

Tardará un año, 20 o 150, pero lo que tengo clarísimo en todo esto es que sólo se resolverá de una manera: con un referéndum vinculante y con los términos acordados por Catalunya y España. El día que eso pase, España demostrará ser una democracia real, valiente, segura de sí misma y consolidada. Mientras, está enseñando sus vergüenzas predemocráticas y sus inmaduras inseguridades acomplejadas a todo el planeta.

*Diría que ya había puesto este video por aquí, pero es que lo que dice este chico me parece súper lúcido, sensato y me identifico con el 90% de su discurso. Es de una serie que hizo el diario británico The Guardian para intentar explicar la situación a partir del testimonio de catalanes de distinta condición y diferentes perspectivas (participaba desde gente de la calle a Isabel Coixet, pasando por el responsable de Societat Civil Catalana...):



dilluns, 10 de setembre de 2018

SicK bOy




El otro día fui a tomar algo con L de Lesbiana y me comentó que alguien le había dicho que tenía síntomas de ser una PAS. Me hizo gracia, porqué hacía poco aquí también me lo habíais dicho, y se lo comenté. Hice un test que encontré por internet (siempre con el escepticismo que me provocan estas cosas...), y me salía que SÍ en 16 o 17 respuestas (no recuerdo la cifra exacta) de 22. A ver, no lo necesitaba para saberlo, porqué siempre me he considerado una persona hipersensible, para bien y para mal. Pero sentía curiosidad por ver si me ajustaba a los parámetros que se consideran susceptibles de coincidir con esa patología.

Supongo que por ello este primer fin de semana de trabajo con la nueva tarea me ha afectado tanto. Teóricamente es provisional mientras encuentran una alternativa, pero algo me dice que quien tiene que trasladar la situación a los superiores no lo ha hecho... ni lo hará. Pregunté por alguna novedad y me dijo que la semana que viene seguía yo al mando. Y me tocó soberanamente las pelotas. Especialmente cuando vi una comunicación pública de la empresa anunciándome como el responsable de esa tarea que no quiero asumir. Envié un mail al departamento de comunicación para decirles que eso era falso, aunque sé perfectamente que la empresa (o quizás directamente el responsable que no se atreve a plantear el conflicto arriba) quiere ganar tiempo y colármela doblada. Lo que quizás no sepan es que soy tauro y ultracabezón, y que cuando algo se me mete en la cabeza no me lo sacan ni con alicates. Especialmente cuando alguien no quiere respetar mi voluntad y pretende engañarme, lo único que consigue es que me ponga de culo. Y no pienso dar mi brazo a torcer así de fácil. Si me la quieren colar, que me lo digan con la misma honestidad y transparencia con la que yo les dije que me motivaba cero ese puesto. Pero que no me traten como si fuera estúpido, porqué no lo soy en absoluto. Me siento ultra cabreado, y estos días sólo me apetece escuchar canciones de rabia y violencia.







dimarts, 4 de setembre de 2018

OdiO eL tRAbajO




A veces uno tiene reacciones inexplicables. Impulsos o inhibiciones, puede ser por exceso o por defecto, que no puedes controlar, incluso siendo consciente que quizás no sea la mejor solución o decisión. Pero algo te lleva a hacer o no hacer eso incorrecto, o poco recomendable, o inadecuado. Puede ser absurdo, contraproducente, pero no consigues evitarlo. Los seres humanos somos realmente incoherentes, incomprensibles, y débiles. Al menos, yo lo soy. La virtud en todo esto es que parece que he conseguido hacer esas cosas sin juzgarme ni machacarme a mi mismo, como asumiendo mi miserias y defectos. Algún día aprenderé a no juzgar a los demás, y seguramente seré más feliz. O quizás no lo consiga, no nos engañemos...

Otra cosa distinta es cuando haces algo convencido, contrariamente a la opinión mayoritaria de los demás. Y sí, pueden llegar a hacerte dudar. Pero tú lo ves claro, y tienes que desafiar a los miedos ajenos para seguir adelante con tu decisión. En las últimas dos semanas mi empresa me ha ofrecido dos veces una tarea que comporta mayor responsabilidad, pero les he dicho que no. Mucha gente no lo entiende, y aunque dejé clara mi postura desde que empezaron los rumores sobre lo que me iban a ofrecer, se pensaban que iba de farol. Pero en mi interior siento varias razones para decir que no. La primera, y fundamental, me apetece cero. Ya he hecho esa tarea años atrás y no me gusta nada, por mucho que comporte supuestas ventajas, como mayor proyección o mayor sueldo. Me cago en todo eso. Básicamente porque con el que tengo ya me da para vivir y pagarme mis vicios, y el aumento que supondría esa nueva función no me compensa en absoluto la segunda razón para rechazar la oferta: marrones, tener que tratar con gente que me da pereza absoluta, y hacer sacrificios en mi vida personal por la mayor responsabilidad del cargo. No me da la gana que mi vida personal vuelva a quedar supeditada a la laboral, como también me ha pasado en otras épocas. Y la proyección es algo que me importa bien poco, porque ya he hecho lo que quería hacer cuando decidí dedicarme a esto, y mi único objetivo en mi vida laboral ahora mismo es ganar dinero para poder sobrevivir y viajar por el mundo.

Hay más razones que arrastro en los últimos años, y por las que interiormente me niego a salvarles la papeleta a última hora, por esa falta de previsión y ese hacer las cosas tarde y mal tan características de la empresa donde trabajo. Y tienen que ver con un proyecto que hice en los últimos años: la primera razón, es que me robaron la pasta de todo un año de trabajo dándome largas sobre un plus que la empresa acabó admitiendo que me correspondía, pero que no me quiso pagar "retroactivamente", aunque yo lo venía reclamando desde el primer día (y por tanto, no tenía nada de retroactivo). Y el segundo motivo es que este proyecto que me estuve currando durante dos años haciendo mil sacrificios (de mi vida personal, pegándome unos madrugones inhumanos, saltándome el convenio respecto al tiempo de descanso entre una jornada y la siguiente, jornadas de 15 horas, centenares de kilómetros de carretera...) saltó de un día para otro por el capricho del director general, que en vez de intentar solucionar hablando como personas adultas un conflicto con otra institución implicada, decidió que por sus huevos aquello se había acabado para siempre. Sin dar ninguna explicación. Ni a mi, ni al comité de empresa, ni públicamente. Como comprenderéis, desde entonces mi desafección hacia la empresa y desmotivación respecto a mi trabajo se multiplicaron por 200.000.

Y a pesar de todo, es posible que al final acabe haciendo esa tarea obligado. Tendré la conciencia muy tranquila porque habré sido honesto y transparente y les habré dicho lo que había por mi parte. No me pienso estresar, ni pienso asumir ningún sobreesfuerzo que no me toque hacer. Y si toman esa decisión irresponsable de ponerme a mi, tendrán un doble problema: porque yo estaré puteado y no tendré ese plus de motivación extra que sí tendría otra persona que podría hacerlo perfectamente bien y en la que nunca confían. Dos puteos en uno. Ellos sabrán.

Por lo demás, las cosas están más relajadas entre La Chica Del ExNovio Imaginario y yo, y ya no es tan violento ir a currar. Mi actitud sigue siendo fría y distante, pero es cierto que nos hemos ido acercando poco a poco en las últimas semanas, y ya podemos mantener una charla cordial y normal. Allí, porque fuera del curro me apetece cero verla. Por todo lo que pasó y que para mi sigue sin haberse cerrado (sigo esperando rectificaciones y disculpas), y porque en lineas generales me ha demostrado que tenía cero de amiga. Estos días pensaba en la de meses que debe hacer desde la última vez que me escribió para quedar ella y yo, y ni me acuerdo. Me sacan de quicio estas relaciones en que tú y sólo tú tomas iniciativas, propones, y demuestras interés. Me parecen de un egoísmo y una soberbia inadmisibles. Así que, por mucho que nos hayamos acercado en el curro, cosa que celebro, tengo cero ganas de hacerlo fuera. De hecho, hace unos días nos dijo a unos cuantos del curro de subir a la casa de su hermana en el campo esta semana, y todavía ni le he contestado. Sí, lo haré, ni que sea por educación, pero para decirle que no voy (como han hecho todos los demás, de hecho). Me sigo sintiendo dolido con ella. Mucho.

Y nada, esta semana tengo unas cuantas citas pendientes que me apetecen. Últimamente estoy bastante perro, y miro bastantes películas, o series. He recuperado 'Peaky Blinders', que la tenía a medias. Me apetece bastante esta falta de obligaciones y este tener un montón de tiempo libre sin nada que hacer más que lo me apetezca en ese momento. Es cierto que a veces llego incluso a aburrirme, y ya casi ni recordaba esa sensación tan recomendable en estos tiempos de locos. Parece que nos obliguen a llenar todos los huecos de nuestra agenda cotidiana, en una obsesión paranoica por 'aprovechar' el tiempo. Como si no lo aprovecharas tirándote al sofá, leyendo, viendo películas o, simplemente, no haciendo nada y descansando. Antes pensaba que mi objetivo es la vida es y tiene que ser hacerme feliz. Nadie más lo hará por mi, y soy la única persona imprescindible en mi propia vida. Literalmente. Como tú en la tuya.






divendres, 31 d’agost de 2018

viVRe Sa ViE




Vivir tu vida y ver otras para comparar y valorar en la justa medida. Con todas tus virtudes, y todas tus mezquindades. Las personas ganarían serenidad si asumieran las suyas, pero nos educan en esta especie de búsqueda de una perfección inexistente. Es com la justicia, imposible, desde el momento en que existan distintos puntos de vista. Lo peligroso de las utopías es llegar a creérselas. La vida nunca cumplirá tus expectativas, ni tampoco las mías, y ya va siendo hora de que lo asumamos. Hay que aprender a odiarse a uno mismo para quererse. Porque odiando lo que no nos gusta de nosotros mismos estamos demostrando la voluntad y la ambición de superarlo, de eliminarlo, de cambiarlo. En definitiva, de evolucionar, para quererse más.

El documental de Sharon Jones me hizo llorar como una madalena. Qué fuerza y qué ejemplo de mujer. Recordé cuando la vi en el Palau de la Música, tras superar inicialmente su cáncer, arrasando como un auténtico torbellino. También vi otro sobre los bailarines del 'Blonde Ambition World Tour' de Madonna en 1991 (cuando era mi ídolo musical y erótico de adolescencia, y me la perdí porqué el día que tocaba en diSoRdErLand nos íbamos de vacaciones con mis padres, para gran cabreo mío. Tarde una década en quitarme esa espina, pero ya no fue lo mismo). También bastante triste, pero ahí contuve las lágrimas, aunque tuve muchos deja vus. Brutal el poder de la música para transportarte en el tiempo. Y continúo inspirado por Tired Nurse (estaba pensando en cambiarle el apodo a Mrs. Bizarre...) y su pasión cinéfila, y acabo de ver 'Vivre Sa Vie', con esta maravillosa escena de la encantadora Anna Karina...


*Se han cumplido 25 años de 'Last Splash', uno de aquellos discos que he machacado obsesivamente en mi vida. Y es que las Breeders también entrarían en el apartado de encantadoras dEsoRdeNadas



dimarts, 28 d’agost de 2018

sLidE aWAy




Professor Longhair dice que mires lo que le estás haciendo, y en parte le entiendo. Me gusta sentirme así. Me gusta gustarme, y sentir que quizás eso pueda trasladarse a los demás. Me gusta que me gusten, cosa no tan usual. Estos días de mensajes, de notas de voz y de vernos, me hacen recordar en todas esas complicidades perdidas por el camino. Un largo y tortuoso camino de curvas y rampas sin un destino claro. Quizás el error sea pensar que lo hay. Disfrutar el camino y ya está, como hablábamos hoy entre cervezas, olivas y un regalo inesperado de cumpleaños. Me has hecho sentir feliz cuando me has dicho que te había hecho feliz. A veces hay muy poca distancia ente la indiferencia y el hacer felices a los demás. Un simple gesto. Una simple llamada. Una simple mirada. Un simple regalo con muchas letras y un trasfondo musical, claro, porqué esa es una de nuestras bisagras. Todo son actos sencillos, humildes y fáciles. Pero nos olvidamos de todo eso en el rugir de la selva. Como dicen las Savages en un texto recurrente por mi parte (porque lo encuentro brillante), el mundo solía ser un sitio silencioso, y ahora tiene tantas voces que el ruido es una distracción constante. Todo es ruido. Todo es interferencia. Todo es ceremonia de la confusión. Todo es un patético espectáculo de perversión, persuasión y manipulación, y hay que tener una gran coraza para protegerse de todo ello y no entrar en batallas absurdas. Son tsunamis de ideas, relatos, debates y polémicas que pretenden arrastrarte sin que puedas resistirte. Y, de paso, entretenerte para que fijes la atención donde no les molestes ni te cuestiones las cosas. Te lo decía también hoy, y cada vez lo tengo más claro. Para sobrevivir son imprescindibles 3 sentidos: sentido común, sentido crítico y sentido del humor. Sentidos y sensibilidad. Tú la tienes. Y también naturalidad. Cómo echaba de menos esa espontaneidad también. Y quiero tomármelo con calma y no pillarme los dedos otra vez. No quiero que me pase como siempre, que acabo odiando a quien antes he querido con obsesión. Quiero aplicar lo que haya podido aprender de todos mis fracasos, que son muchos. Todos. Seguir dejando que las cosas fluyan, veremos hacia donde. Lo que sea me estará bien, o eso espero. Lo que sea, como decían tus admirados hermanos tarados...



divendres, 24 d’agost de 2018

i'M On My wAy




Me encantan las noches de verano. Son pura vida en mayúsculas, negrita y cuerpo de letra XXL. Especialmente a mediados de agosto, cuando les Festes de diSoRdErLand le dan un valor añadido a la existencia. Todo el mundo viene, y es una buena oportunidad de ver o reunir a gente, se conozcan o no. Ahora contaba y creo que en esta semana han pasado 26 personas por mi casa, en las distintas cenas o encuentros etílicos que he montado en mi azotea. Pura vida en mayúsculas, negrita y cuerpo de letra XXL. Hay años que te apetece más y otros menos, pero en éste tenía ganas y me ha venido de perlas. Necesitaba socializar, reír, bailar, mirar adelante y eso que tanto me gusta hacer a mi: mezclar gente de aquí y de allí y contemplar a ver qué sale. Han sido días de acercamiento con Tired Nurse (hubo quien creyó que nos habíamos liado en una de las cenas...), de reencuentros con gente que hacía un tiempo que no veía, de comprobar las casualidades de los famosos 6 grados de separación entre personas que no se conocían, de salir, de bailar, de dormir poco y de vivir mucho. De que un compañero de curro que vino el lunes me dijera si es que sólo conozco a chicas, de devolverle ayer la visita por Sants y salir con un tercer compañero de curro y reír un montón, echarle morro para conocer a italianas y a una rubia despampanante en un concierto, y en definitiva, sentirme tremendamente vivo, despreocupado, descarado, alegre, y hedonista. La versión que me gusta de mi, vaya. Aunque no he hecho limpieza completa todavía de mi decepción personal con La Chica Del Ex Novio Imaginario, estoy en el ejercicio de intentar que la energía negativa que me genera no me afecte tanto ni me contagie al resto de relaciones personales de cualquier tipo.

Todos estos días también me han hecho pensar en la suerte que tengo en otros aspectos. Esta noche miraba con mi padre a través de mi banca por internet, y en los 4 años que hace que me vi obligado a comprar mi piso contra mi propia voluntad, su valor ha incrementado sobre un 150%. Es decir, cuesta dos veces y medio lo que me costó. Cualquier especulador eyacularía con esta surrealista y absurda norma de vomitivo mercado, pero yo ahora mismo no cambiaría mi casa por nada del mundo, valga lo que valga. Será pequeña, vieja, y todo lo que quieras, pero está donde quiero estar (que es donde he vivido TODA mi vida), es habitualmente tranquila (y me da pánico decirlo por el típico gafe de decir cosas así), tengo unos vecinos bastante normales, y una azotea que me da media vida en esta época del año. Vamos, que no es una casa, sino un hogar. Y tal y como está el patio ahora mismo, lo siento como una especie de venganza fría contra los hijos de puta que me engañaron en su momento y me metieron en este berenjenal sin yo quererlo. Ojalá se estén dando con un canto en los dientes por habérmelo vendido, y por ese precio. El karma a veces funciona.

Y en unas horas, pereza máxima en el curro. La semana pasada se hizo realidad el rumor y me ofrecieron la tarea de mayor responsabilidad que me temía. Agradecí la oferta, pero les dije que quería ser honesto y transparente y que no me sentía nada estimulado ahora mismo, y que si había alguna alternativa para que lo hiciera otra persona y yo seguir como hasta ahora, lo prefería. Me dijeron que lo consultarían con una superiora y me dirían algo, así que supongo que mañana que es lunes para mi será el día. Deseo con todas mis fuerzas que me digan que han encontrado alternativa y que seguiré haciendo lo mismo, que es la manera de poder continuar teniendo margen para compatibilizarlo con mi vida personal, que es mi prioridad absoluta. Total, el plus que me pagarían no me compensaría en absoluto perder mi libertad. Veremos... hay compañeros que se sorprenden cuando les digo mi postura, y el que deja vacante su puesto se pensaba que yo decía de farol que me iba a negar pero que al final habría dicho que sí. Espero no tener que hacerlo contra mi voluntad, ni encontrarme con represalias. Hay gente que no lleva bien que le digan que no, o que no entiende que para algunos la vida laboral tenga una importancia mínima en nuestro orden de prioridades. Pura supervivencia forzada y nada más...


PD: Conocí de casualidad a esta banda en Festes y me enamoré de su actitud y de sus letras. Potu!!