dimarts, 20 de febrer de 2018

hOy No mE PuedO LeVaNTaR




Estoy muerto. El fin de semana me dejó fatal, que cantaban aquellos que fueron la primera banda a la que vi en directo, en el patio de una escuela del extrarradio de diSoRdErLand cuando yo era niño. 800 pesetas costaba la entrada que todavía conservo (y que pagaron mis padres, que además me acompañaron, claro). Hace meses que dejé de hacer la única tarea que me motivaba en mi trabajo, así que ya no me reprimo y salgo igual si hay una oportunidad interesante, aunque tenga que trabajar 11 horas al día. Al día siguiente me arrastro, pero he conseguido acostumbrarme y llevarlo con cierta dignidad. Por eso el jueves nos lo bebimos todo con R-Ojos-Claros en la presentación del Vida y luego nos fuimos a cenar a un tailandés. Y por eso el sábado noche tampoco me corté.

Tras todo el día currando en una jornada de bastante histeria, tenía una fiesta de inauguración de un piso a 1 minuto de mi casa. Lo tuve todo el día en mente como premio final a toda la mierda que me tocaba comerme esa jornada. Llegué a casa y me puse a cenar casi a medianoche, y como siempre pasa, las cosas nunca son como te imaginas. Primero R-Ojos-Claros me dijo que tenía migraña y que se rajaba. Y luego el anfitrión también se rajó, alegando que llevaban ya horas y que la gente estaba cansada. Evidentemente, me negué a quedarme en casa, y me fui a hacer una copa a un local a 5' de mi casa y que me tocara el aire. Recuerdo tiempo atrás que me daba algo de cosa salir solo. Ahora me da exactamente lo mismo. No me importa una mierda lo que piensen los demás, y lo único que me interesa es mi propio disfrute. Y eso fue lo que hice. Primero conocí a una chica medio vasca-medio catalana que huía de dos maderos que se ve que estaban en la barra (yo no me había percatado que lo fueran, pero se ve que eso le contaron. Y la verdad es que daban el perfil). Y luego a una argentina que estaba con un chico que yo pensaba que era su pareja pero en realidad no lo era. Bailamos, luego nos encontramos en la puerta cuando cerraban, y decidimos que no queríamos irnos a dormir y que nos apetecía ir a bailar. Y eso hicimos. Ella y yo, porque su amigo estaba de visita y se iba a la mañana siguiente, y prefirió irse a dormir.

Bajamos hasta un local del centro, y bailamos como posesos. Me gustó su manera intensa e ida de hacerlo: contorsionándose hasta el suelo, insinuándose de espaldas, agarrándome por el pecho, o hasta golpeándome. Yendo arriba y abajo del local lleno de gente. En ese momento me importaba una mierda todo lo demás y todos los demás. Los del local, y los de fuera. Llegamos a robarnos algunos besos y mordiscos en el labio, pero ella no estaba tanto por eso como yo. La noche, el baile y el sexo son mi manera de asestarle a la vida toda las puñaladas que se merece. Vivo por venganza de todo lo que no me dejan vivir por razones ajenas a mi. Cuando, pasadas las 5h, le dije que me iba, nos volvimos a besar y cada uno siguió su camino. Sin teléfonos. Como una bellísima manera de mantener un recuerdo imborrable de otra noche-parche dEsoRdeNada. De esas que se viven a flor de piel, y que recargan pilas para combatir el vacío del día a día y del noche a noche.

Y a todo esto, en el trabajo vivimos un auténtico serial. Es una empresa en la que siempre pasan cosas porque somos muchos. Pero lo de estas últimas semanas es de Expediente X (o no tanto). En los últimos meses había habido algunas desapariciones puntuales de objetos (como mis 3 cargadores de móvil que me volaron en cuestión de unas semanas) y también de comida de las neveras en fin de semana. Pero en los dos últimos fines de semana han volado diversas fiambreras (con la comida que había dentro y la propia fiambrera), postres, fruta... un auténtico arsenal de comida concentrado en 3 días. La primera vez que pasó todos pensamos que habría sido una confusión de alguien despistado. Pero estos dos últimos fines de semana ha sido todo tan desbocado y reiterado que está clarísimo que no es ninguna confusión. Y todos los indicios apuntan a la chica de la limpieza que viene por las tardes: las cosas han desaparecido siempre entre la hora de la comida y la hora que nos vamos, ella se queda sola en la sala de las neveras cuando limpia, lleva un carro donde puede guardar todo el botín sin que nadie lo vea, y la verdad es que es una chica un poco extraña y bastante antisocial. Yo siempre la saludo y me sonríe, pero nunca habla con nadie, va con los cascos cantando a todo trapo, o gritando por teléfono. Y ahora la discusión es qué hacemos. No se puede acusar a nadie sin tener pruebas, y señalarla así sin más puede generar una situación muy violenta. Y en el caso de que fuera ella, tampoco sabemos de su situación y por qué lo hace. Y llevarlo a instancias altas de la empresa podría provocar un despido, y eso también es una situación delicada. Yo tampoco pondría la mano en el fuego por ningún ser humano, pero dudo muchísimo de que ninguno de mis compañeros hiciera algo así, cuando los pocos que somos en el fin de semana nos llevamos bien, y ninguno de nosotros tiene ninguna necesidad extrema. Mi otra sospecha era uno de los seguratas que es bastante extraño también, pero este fin de semana no ha venido y han desaparecido cosas igual. Así estamos, y si no fuera por lo peliagudo del tema, la verdad es que está dando para mucho cachondeo.

 

dimecres, 14 de febrer de 2018

sAn VaLeNTuPutAMadRe




Nada duele más que la indiferencia de quien tú sientes diferente. No importa que sea por miedo o ceguera, que del mismo modo desespera. Esperar es el peor verbo, y fijo que precede al peor prefijo. La víscera que late y la voz que no habla pero dice libran batalla feroz por ver quién tiene razón, en una lucha completamente irracional. El deseo es la mayor fuerza sobre la faz de la tierra, y te puede llevar de viaje al cielo o al infierno, sin importarle los daños colaterales. Siempre los hay. ¿Qué debe verse desde lo alto del podio? Soy incapaz de decirlo porque nunca he subido tan alto. En mi vida suenan más pianos que violines y el amor también lleva el peor de los prefijos. De hecho, ahora me fijo, que dEsoRdeN empieza igual. E igual acaba todo también. Con prefijos imperfectos, y todos los defectos de las historias vinagre. Y no sé si Valentín viene de valiente, pero dudo que haya alguien más bravo que el que se enfrenta una y otra vez a sus fracasos y lo vuelve a intentar, sabiendo que volverá a fracasar. Quizás sea tozudez, quizás ingenuidad, o quizás ilusión de iluso al uso. O quizás sea romanticismo del que disfruta con sus propios dramas porque subliman una vida que, si no, sería gris. Los extremos lucen más. Y se sienten mas fuerte. No estoy hecho yo para equilibrios. Me va más caminar por el alambre cuando hace viento. Sóplame de lado, que voy...


dimarts, 13 de febrer de 2018

hAStA LoS aMoReS idíLiCoS sE rOMpeN




Esta noche estaba en casa de mis padres, y haciendo zapping, hemos visto un trozo de una entrevista a Paul Auster, en que decía que esto de escribir y el arte en general es cosa de enfermos, y una necesidad irrefrenable. Me he sentido muy identificado con esas palabras. Tanto por lo de enfermo como por lo de la necesidad. Luego mi madre ha puesto una de sus series de asesinatos, y ya no sé cómo ha acabado la entrevista. Me cabrea mi madre, porque es joven pero casi ni sale de casa, aunque los médicos le insisten una y otra vez que ha de salir a caminar y hacer dieta para perder peso. Y ni puto caso. Y le digo de ir a pasear, pero siempre tiene excusas: cuando no es la lluvia, es el frío, y cuando no, el calor. Me jode, porque se ha pasado la vida trabajando, y ahora que están los dos jubilados y podrían disfrutar del tiempo libre y los ahorros, llevan una vida súper sedentaria. Mientras cenábamos hemos hecho cuentas, y no vienen a mi casa al menos desde verano. Y estamos a 6 paradas de metro...

Ha sido un fin de semana tranquilo y depurativo. Mi organismo tampoco daba para más, y es que con este puto frío pillé un buen trancazo. Tanto viernes como sábado R-Ojos-Claros me intentó liar para salir, pero al final me quedé en casa. El viernes había estado con La Chica Del Ex Novio Imaginario y 3 compañeras de trabajo más en casa de otra chica del curro que acaba de ser madre. Fuimos antes a la farmacia a comprarle un lote de productos al bebé, y fue como estar en una conferencia de física cuántica: un mundo desconocido e incomprensible. Cuando cogí a la niña en brazos se puso a llorar como una descosida. Se ve que tenía hambre, pero es curiosa la reacción inconsciente de pensar que es culpa tuya: como si la criatura sintiera algo irracional que le provocara un rechazo o miedo hacia ti. Quizás desprendamos energías así, vete a saber. Al día siguiente una de las compañeras de curro me envió una foto conmigo cogiendo al bebé y La Chica Del Ex Novio Imaginario sentada a mi lado. Y admito que me imaginé esa escena en otro contexto. Estoy fatal de la cabeza, y cuando me enchocho de alguien, todavía más...

Y os prometo que ahora mismo, mientras escribía esto, me acaba de escribir Canadian-J... diciéndome que está embarazada!! Hace ya 9 años que empezó nuestra historia de amor a distancia. Quizás una de las más especiales e inesperadas que haya podido vivir en mi dEsoRdeNado curriculum sentimental. Otra dEsoRdeNada más que será madre. Es como si la vida fuera pasándome por el costado y yo siguiera más o menos igual. Por momentos lo veo como algo positivo, y por momentos como algo negativo. Siempre me ha perseguido esta sensación de tener acceso prohibido a esos tipos de relaciones de pareja que son tan comunes y cotidianas para la mayoría de la gente. Sí, eso me da mucha libertad, pero para alguien curioso e inquieto como yo, probar eso también forma parte de la vida. Quizás algún día tenga la oportunidad... pero sólo de pensar en que el miércoles es San Valentín, me entran arcadas.

No sé si será por todo esto que escribía, pero siempre me calan especialmente las historias de desamores amargos. Como el disco de ruptura que sale este próximo viernes de Marlon Williams, antiguo novio de Aldous Harding. Esta canción es una puta maravilla, y a quien no sepa apreciarla, deberíamos disecarle el corazón entre todos:



divendres, 9 de febrer de 2018

b/N




Ha sido una semana más activa que las anteriores. Concierto de los Strypes, comida de impostor por la patilla con E-Platónica, cervezas por diSoRdErLand, cena con Tired Nurse anoche... me lo pasé bien con ella. Fresca, espontánea, con un punto alocado, y una historia llena de capítulos realmente dEsoRdeNados. Mientras cenábamos, tiró el pan el suelo, y también una cerveza. La pobre iba medio grogui porque trabaja de noches y va con horarios cambiados. Pero fue una velada divertida e interesante, y que seguramente tendrá continuidad...

A todo esto, esta mañana me ha escrito La Chica Con Pelo De Chico, que estaba cerca de mi casa y me invitaba a hacer un café. Con la tontería, anoche me había ido a dormir más allá de las 4h, y hoy había madrugado para abrirle la puerta a los paletas. Y como estaba realmente cansado, me he vuelto a meter en la cama, y aunque he visto el mensaje, no he tenido fuerzas para responderle y bajar en ese momento. Habría sido una pésima compañía. Pero me alegro de que estemos recuperando naturalidad, si bien no contemplo nada más allá de una simple amistad.

Mañana, al salir del curro, iremos con La Chica Del Ex Novio Imaginario y otra compañera de curro a ver a la hija de otra chica del trabajo. Le he dicho de ir a cenar luego, pero ya había quedado en su ciudad, que está a más de 1 hora de diSoRdErLand. No hemos hablado mucho esta semana, y empiezo a notarme fatigado mentalmente con esta historia. Me cansan sus pocas ganas y su poca predisposición, y cierta tensión que actúa de muralla. Me decepciona mucho más su actitud pasiva, apática y conservadora que el propio rechazo en sí.

Vuelve a ser viernes, con el aburrimiento laboral que eso comporta (y ya hace rato que debería estar en la cama). Hoy ha nevado un poco en la ciudad. Yo en casa no he visto más que aguanieve en el balcón durante unos minutos. La nueva versión de PJ Harvey ya está en redes. Y aunque estoy más sereno que semanas atrás, me sigo notando algo carente de estímulos. Será el maldito invierno...



dimarts, 6 de febrer de 2018

meNTe feMeNinA



El viernes nos reencontramos con La Chica Del Ex Novio Imaginario, tras 3 semanas sin vernos. Estuvo en Italia de vacaciones, visitando a su primo, y me explicó que fueron más tranquilas de lo que hubiera querido. Fuimos al concierto de Stereophonics (aburridillo, salvo los 4 hits de hace 20 años), y me contó que el viaje le ha ido bien y se siente mejor. También me admitió que no ha acabado de sacarse de la cabeza a un músico que le presenté hace ya más de un año y que no le correspondía (ahora resulta irónico ver cómo le animé con ese tipo en su día, cuando yo no la miraba más que como a una simple amiga), y le dije que a mi me pasaba lo mismo con ella. Su respuesta fue un: "¿Todavía?". Como si fuera un capricho... también me dijo que tras más de un año sin verse, El Ex Novio Imaginario (con el que estuvieron juntos 16 años) le dijo de quedar. Lo pasaron bien sin que pasara absolutamente nada, él le dijo de volver, pero ella no quiere... Antes de meternos para el concierto, se unió más gente, y entre ellos R-Ojos-Claros, que tras el concierto me dijo que se me notaba un montón que me gusta. Es lo que hay, qué le voy a hacer... otro de los hitos dEsoRdeNados de la noche es que me olvidé la bolsa con las gafas, ropa y cosas del curro en un bar, y tuve que volver la noche siguiente tras 11 horas de curro a recogerla. Aún suerte que la encontraron y nadie se la había llevado...

Ayer fui al concierto de los Strypes (tremendo!) con La Chica Con Pelo de Chico. Era la primera vez en 3 meses que nos veíamos, tras mi decisión de coger distancia para acabar de hacer limpieza mental. Y la verdad es que fue muy bien. Me encantó verla y ella me dijo que también, todo fue muy natural y muy espontáneo, como antes de que todo se encallara, y nos lo pasamos muy bien. Me encontré 20 euros en el suelo de la sala, y le dije que la invitaba a cenar, pero acababa de volver de una escapada a La Rioja habiendo dormido 2 horas y hoy madrugaba, así que prefirió irse a casa a dormir. Así que me fui con Hermano-Ficticio-R, que también había venido al concierto. Me preguntó si estábamos juntos y le resumí el estado de la cuestión con ambas. Me dijo que estaba convencido que La Chica Del Ex Novio Imaginario y yo íbamos a acabar juntos, y que ella estaba siendo tonta, pero que posiblemente esté confundida con toda su situación, o quizás incluso no esté preparada ahora mismo. O que el hecho de que yo haya sido tan directo quizás también la haya bloqueado. Y me admitió que el día del concierto de Father John Misty le había parecido que ella transmitía tristeza, soledad y una cierta angustia por su deseo de maternidad y el paso del tiempo. Exactamente el mismo diagnóstico que llevo haciendo yo sobre ella desde hace meses. Bromeamos sobre la posibilidad de que yo tenga un hijo con ella. Un mini-dEsoRdeN, madre mía... no es algo que me haya planteado nunca ni que me llame la atención; pero sí que tengo claro que, si llegara ese día, tendría que ser con alguien como La Chica Del Ex Novio Imaginario. Aunque eso me parece ciencia ficción ahora mismo, en que ni tan siquiera se da el factor más básico de todos.

Hoy he ido a comer con E-Platónica, en una movida que montaba con su curro. Está metida en el mundo de los vinos, y me ha invitado a la inauguración de un restaurante entre periodistas especializados, gourmets, y algún famosillo. Y yo allí en medio, haciendo el impostor, y comiendo delicias y bebiendo vinos buenísimos por la patilla. Me encantan estas situaciones de meterle mano a la vida. Ha sido curioso y divertido, y nos hemos pillado una tajilla de tarde muy tonta. Además, me he reencontrado con una excompañera de curro que me hacía cierta gracia en su momento, hará ya 15 años o más.

Y a todo esto, llevo días intercambiando mensajes con Tired Nurse, y parece que hay buen feeling. De hecho, teníamos que vernos el sabado por la noche en una fiesta, pero yo estaba destrozado de la noche anterior. Y habiendo trabajado 11 horas, teniendo que trabajar otras tantas el domingo, y con el concierto de The Strypes a la salida, opté por quedarme en casa, dormir y descansar. Tenemos unas cervezas pendientes que espero que hagamos esta semana. Tal y como comentábamos ayer con Hermano-Ficticio-R, creo que lo que más me apetece ahora es explorar esta última historia. Por la curiosidad y la excitación de la novedad, por mi propia higiene mental, y también, no lo voy a negar, para ver cómo reacciona La Chica Del Ex Novio Imaginario. En la conversación del viernes, le conté todas mis ultimas andanzas y promiscuidades de este último mes y medio, y también esta nueva historia que recién empieza. De perdidos al río. Si quiere que seamos amigos, tendremos que seguir explicándonos nuestras historias. Y si eso le provocara dudas, o incluso celos, pues bienvenidos sean. Lo sé, tengo una mente muy femenina para el amor, qué le vamos a hacer...





dijous, 1 de febrer de 2018

RetOs dEsoRdeNados




El reto de la serenidad no es fácil cuando tienes a un vecino subnormal que lleva 5 meses tosiendo, no hace nada para remediarlo (de hecho, fuma cada puto día), y sale a primera hora de la mañana y a última de la noche al patio donde resuena todo por 1000, sin tener en cuenta a los vecinos que intentamos dormir encima suyo. Lleva días despertándome de buena mañana, el maldito (sí, en sólo unos meses viviendo aquí ha conseguido despertarme un odio bastante grande. De hecho, ya no me cayó nada bien en la primera reunión de vecinos, intentando trapicheos sin conocernos de nada). Tampoco ayudan marrones que te toca comerte como presidente de la maldita escalera (creo que en un par de meses se cumplirá un año, y muy probablemente opte por dejarle el muerto a otro). Y tampoco es fácil cuando te esfuerzas por llevar lo mejor posible tu odio a trabajar en equipo y tus compañeras de equipo se cuelgan que da gusto. Pero aún así, y con golpes de genio puntual, intentas acercarte al reto...

...está siendo una semana muy de ir a la mía (vamos, como tantas otras...), y con la calma. De pasar un rato por el Parlament con la cámara a ver qué se cocía ayer, y llegar ya de noche y sin luz. De pillar la Supersampler tantos meses después que necesitas meterte en el lavabo completamente a oscuras para comprobar si hay carrete dentro. De aprovechar que acabas una entrevista pronto y sin nada que hacer, y dar un paseo tranquilo hasta la playa. De enviarle un whats a La Chica Con Pelo De Chico al darte cuenta de que estás delante de su nuevo trabajo, y que te llame después y hablemos por teléfono... creo que por primera vez en los más de 2 años que nos conocemos? (sí, creo que siempre nos habíamos comunicado por whatsapp. O cara a cara, claro). De barrer, fregar y doblar las montañas de ropa limpia que se acumulaban en el sofá desde hacía semanas. De ver algunos cortos. De rasgar la guitarra, y que La Chica Del Ex Novio Imaginario te envíe un video que ha hecho estos días en Italia, y te diga que le ha ido muy bien el viaje y que se siente alegre. Un rato antes, había pensado en enviarle yo un mensaje, y lo había dejado para mañana.

No confío en absoluto que vaya a superar el reto de la serenidad, pero la voluntad y las ganas las tengo. Siempre serán un buen punto de partida...