dimarts, 31 de desembre de 2013

fELiZ VidA, aSí eN geNeRaL...





Catherine está maravillosa en su inquietante locura y su miedosa ingenuidad de represión extrema. Ya, siempre me atraen las raritas, no tengo remedio. Será que lo que se sale de la norma me ha parecido siempre mucho más interesante; más estimulante; más genuíno... yo siempre me he sentido extraño, y lo que años atrás daba cierta vergüenza ahora es motivo de reafirmación y de sentirse único. Y ahora esconder aspectos de tu personalidad no es complejo, sino guardarte para quien lo sepa apreciar y valorar. No vale la pena regalarse para según quién, supongo. Echo en falta más naturalidad y obertura de mente y alma alrededor. Una de las grandes carencias de diSoRderLand que envidio siempre que viajo por España...

Hace un rato he hecho otra de mis visitas furtivas al diSoRdEr's Palace, y parece que empieza a tomar cuerpo. Hoy han puesto las puertas nuevas (que no me acaban de fascinar; son un poco sosillas), y también el aparato de calefacción y aire acondicionado. Con lo primero tendría suficiente, porqué soy del frente Anti-Aire Acondicionado, pero habrá que ver cuando llegue verano: con el falso techo ya hacía un calor de narices, así que ahora que lo han quitado y el techo es más alto y da directamente a la azotea, supongo que será incluso peor. También han acabado de poner todo el suelo, y empiezo a ver la luz al final del túnel: si siguen este ritmo, yo creo que en 10-15 días puede estar casi a punto. Ganas son poco. El guionista de mi vida parece seguir haciendo uso del recurso azar, aunque esta vez para bien. A media mañana, me he fijado en una nota en la nevera de mi exilio que me había pasado desapercibida: estaba la contraseña del bar que me cede sin saberlo su wifi, y también otra más larga y que parece de un particular. Y justo a la hora de comer, el bar ha cerrado por motivos que desconozco (normalmente su día de fiesta es el martes). Así que he optado por probar la otra, y también funciona, aunque cambiando de ubicación: ahora ya no escribo de cara a la nevera, sino en la cama, mirando a la pared (que es donde parece haber mejor cobertura). Lo que me provoca gran curiosidad es saber de quién es este nuevo wifi, y cómo narices los vecinos lo consiguieron: podría ser de un restaurante que hay a este lado del edificio, pero me parece demasiado larga y enrevesada como para ser de un establecimiento público. ¿Serán mis vecinos hackers informáticos? ¿Se lo habrán pedido prestado a algún otro vecino? Hay que ver, cuántas historias se escondían en esta aparentemente tranquila comunidad de 5 vecinos, y yo sin saberlo... 

Y a todo esto, si hemos llegado a final de año, no podía faltar a mi tradicional resumen del año: y como lo poco que merece la pena ser recordado en esta vida es la música, os dejo unas pocas canciones de discos que han hecho de 2013 un año mejor, dentro de la gran espiral de estiércol en la que vivimos. Espero que las disfrutéis tanto como yo. Nada, sólo son 60...





diumenge, 29 de desembre de 2013

cAoS, CaOs, cAOs!!





La vida te va dando una de cal y una de arena con precisión de relojero: tras la jornada entrañable con tu abuela (bueno, me gusta mucho más la palabra 'iaia'), se la llevan de urgencias al hospital por exceso de azúcar; aciertas 3 en los Euromillones, y te toca menos de lo que cuesta una tarjeta de metro; te quedas sin wi-fi en casa, pero te buscas la vida y se lo tomas prestado al bar de abajo... creo que por la noche lo apagan, pero la buena noticia es que la contraseña hoy sigue siendo la misma. Y a todo esto, mi vida sigue en un estado de descontrol y surrealismo  que no sé si vivo en una peli de Woody Allen o en un cuadro de Dalí. La tercera noche dEsoRdeNada de la semana empezó en el María, con el Flowers por allí (aunque esta vez no nos quiso vender un calendario con foto suya junto a Marianne Faithful). La nostalgia de tantos sábados noche allí llega con Amapola y su ex-compañera de piso V, y me planteo si realmente mi horario me gusta tanto o no. Malditos Euromillones raquíticos... cómo echaba de menos esas conversaciones suBrealistas, y esos bailes desenfrenados y liberadores, y esas amistades fugaces que uno hace en una pista de baile con divertidas charlas de quita y pon, y esos mensajes resacosos del día siguiente. Joder, cómo me gusta la vida nocturna y las criaturas extrañas que te encuentras. Y precisamente con encuentros increíbles la noche adquiere un tono absolutamente dEsoRdeNado, cuando ya te habías despedido y enfilabas el camino de vuelta a casa con aquella alegría nocturna en el cuerpo. Y aquí iría un flashback. Alguna cortinilla musical de flashback en la sala, por favor...?


El jueves fui con mis padres a ver una comedia teatral muy divertida, y al día siguiente felicité a una de las actrices con la que ya había tenido alguna breve 'charla' virtual en alguna otra ocasión. A raíz de la felicitación, empezamos a 'hablar', en una secuencia de mensaje para aquí-mensaje para allá que se alargó todo el sábado en un tono distendido y de cierta complicidad. Cuando anoche salí de casa, recordé que una vez la había visto por les Festes de diSoRdErland, y pensé: "te imaginas encontrártela otra vez?". Sí, claro, y las vacas vuelan. Como explicaba antes, estuvimos de fiesta con Amapola y V, y tras despedirnos y volver yo para casa, el destino me hace un regalo: "joder, que es ella!". Ante tal guiño del azar, chisposo que voy y me presento. Flipa tanto como yo: tras todo un día de jugueteo virtual, habíamos estado bailando en la misma sala!! Que sí, que es lo que tiene el dESoRdeN; que siempre me pasan cosas raras... pero esto parecía un guión de comedia ñoña hollywoodiense. Con la excitación del momento, me acoplo y me voy con ella y sus amigos a un bar cercano, mientras seguimos la conversación por la calle. Pero el bar cierra, y optan por bajar al centro, y yo, cual groupie obstinado en el azar, me digo: "qué narices! hemos venido a jugar". Craso error, porqué ella iba con sus amigos, e incomprensiblemente, en vez de caer rendida ante mis irresistibles encantos dEsoRdeNados, optó por seguir la juerga con ellos y sudar bastante de mi. Sí, perdió la oportunidad de su vida, y yo me cagué en ella, y decidí romper nuestra micro-relación de... un día? Las rupturas siempre son duras, pero supongo que el guionista de mi caótica y desastrosa vida necesita cobrar cada mes. Siempre nos quedará la noche, las amigas reales... y la música



dissabte, 28 de desembre de 2013

cAMinaNdO sObRe eL aLAmbRe



Un hombre sobre el cable en una noche sin red. Un pelo danza sobre la manga y te chiva corrientes imperceptibles. Cómo ha llegado hasta ahí es sólo otra historia magnífica más. Como todas las que están por escribir. Todas las que están por disfrutar. Todas las que están por descubrir. El tiempo pasa lento cuando esperas algo, y terriblemente rápido cuando lo gozas. El administrador de segundos es Maquiavelo, probablemente. O, simplemente, de derechas. Aunque parezca que empiezas a ver la luz al final del túnel, o el suelo firme al final del alambre, sabes que te quedan muchas cosas por esperar; y muchas cajas por transportar; y muchos tetris por encajar que te harán desesperar. Empiezo a entender lo de los nómadas que no tienen raíces, y todo con unos simples 40 metros cuadrados, si llegan. No necesito más, pero necesito mis 40 metros cuadrados, si llegan. La espera se tiñe de sustos sobreazucarados, ausencias y falta de complicidades. De esas que te revelan que te debes estar quedando solo, mientras intentas esquivar la soledad con aventuras sin cabeza ni, seguramente, futuro. A grandes males, talibanismo carpediemístico. Muy místico no es, pero a uno ya sólo le queda buscar lo práctico. “Cuando esté todo acabado, me reengancho a la vida”, pareces repetirte una y otra vez convencido, en mitad de esa deriva de roles y metas. Y dicen que el fin justifica los medios, pero yo parezco condenado a quedarme siempre en los principios, y a medias...


PD: El texto es de ayer, y ésto es de hoy: un día de coprotagonizar dos inesperadas historias diferentes en la red, un coqueteo virtual con una actriz, y de encontrar mi dEsoRdeNada táctica particular de conseguir wifi: te bajas al bar/restaurante de abajo, te tomas un agua para que te digan la contraseña (que espero que no cambie cada día), te subes al piso-exilio, y buscas el punto en el que te llega la señal: concretamente, en la esquina entre la nevera y la puerta; allí donde improvisas tu dEsoRdeNado despacho de 'trabajo'...

divendres, 27 de desembre de 2013

diSconNectEd




Apoteosis en Hyde Park con Damon y los muchachos. El wi-fi no funciona y no sé por qué, mientras Freddie me dice que es fácil enamorarse. Lo jodido es que alguien lo haga de ti, tanto si es para bien como si es para mal. Desconozco cuántas chicas han pasado por mis manos en un baile nocturno, pero estoy convencido que hablaríamos de un número de 4 cifras. Pocas cosas hay más liberadoras que bailar, que además suele ser la mejor antesala de cosas tan o más liberadoras que bailar. La música siempre está de por medio, porqué así tiene que ser. También en la obra de teatro de esta noche, que nos ha hecho mearnos de risa a mis padres y servidora. O ayer en la sobremesa post-wok de la primera navidad de viuda de mi abuela paterna. La verdad es que tuvo su punto entrañable. Anoche el viento se llevaba hojas y vergüenzas, que son muchas. Llevo dos resacas esta semana y posiblemente mañana sea la tercera. Las dos primeras han sido en casas distintas, y estaría bien que la presunta tercera también lo fuera. Con el descontrol peligroso que llevo, no descarto nada y lo temo todo. Ya llevo 3 mudanzas, y seguramente llegue a 5, espero que sin rima (literal y metafórica). Tengo mis cosas repartidas ya en 3 casas y un trastero, y el nomadismo comporta 4 juegos de llaves y otro de caos. Más aún. Pared naranja melocotón y viga marrón. Me gusta. Y parece que cuantas más ganas tengas de verlo acabado, más se alarga el proceso. Me da mala espina que hayan vuelto a poner la antigua puerta y ese conglomerado de maderas, pero supongo que la reunión del viernes dio como resultado otra traba más a la Pesadilla Antes, Durante y Después de Navidad. El sábado iré a ver al fin la de Woody y a recuperar contactos perdidos por mis horarios salmón. Y parece que en marzo nos iremos al Carnaval de Cai, aunque admito que me gustaría más con otra convocatoria. Y a todo esto, para variar, no tengo plan para Fin de Año, quizás porqué hace años que dejó de motivarme. Demasiados aficionados sueltos, o mucha ropa interior roja para tan pocas nueces...

(y como el tema no chuta, tendré que publicar ésto mañana, de día, desde la biblioteca o algún bar con wi-fi...)





dijous, 19 de desembre de 2013

...aNd iT's nOt sANe




Anna's whispers in the dark. Prisiones de oro y una bestia inquieta moviéndose a un lado y a otro. Uno no aprecia lo que tiene hasta que lo pierde. Uno no se da cuenta de lo bien que estaba hasta que la ve subir escaleras arriba y se pregunta por qué narices no se ha ido con ella. Instinto adormecido, o demasiados pollos en la cabeza. Escenas surrealistas dignas de Fellini: discusiones en mitad de la calle entre el propietario y el presidente de la comunidad que acaban con dos policías subiendo a tu piso en obras que se ha quedado sin puerta y no está claro si con el permiso adecuado,
mientras el obrero dice una cosa y la hija del presidente que lo escuchaba tras la puerta sale a contradecirle... y tú allí enmedio, sin piso, sin puerta, sin querer otra cosa que te dejen todos en paz y recuperar tu normalidad. Y tú que habías ido a devolverle las llaves a los vecinos franceses, y no vuelven hasta que estás en plena ronda de cervezas y risas con la lombarda, y te llaman para agradecerte el regalo sorpresa que les has dejado, y te dicen que al final sólo están hasta el lunes y que puedes volver porqué hasta el 9 no regresan... y tu cabeza está a punto de estallar sólo de pensar, el día siguiente de tu segunda mudanza en 5 semanas, en una tercera con el riesgo de que el día 9 la pesadilla no haya acabado y tuvieras que hacer una cuarta... y como remate final, te compras una camisa y hasta que no hace un rato que te la has puesto no te das cuenta que no le han quitado la pinza de seguridad, y habrá que volver a liberarla...
 ...uno tiene asumido su dEsoRdeN, y la falta de normalidad en su vida, pero hay momentos en que todo este caos universal me supera...


dimarts, 17 de desembre de 2013

aU ReVoiRe




Reventado es poco. Mi última noche en el primer exilio es sin internet, con la casa ya casi vacía de mis cosas, y tras la segunda mudanza en 5 semanas. Espero que la tercera y definitiva tarde menos. Las obras van avanzando poco a poco, y mañana vuelvo a casa de mis padres 10 años después. También sin internet. Será como un deja vu con una década más entre pecho y espalda, y en plena época navideña. Una buena prueba de fuego personal. Por supuesto, ahora que me voy a la otra punta de la ciudad, a todo el mundo le da por proponerme planes en diSoRderLand: la A-Lombarda, L de Lesbiana, G-Cinéfila... en cuanto vuelva, no me llamará nadie, como si  lo viera. Es como esa ley no escrita por la que la gente llama siempre al teléfono o al interfono cuando estás duchándote, cagando o afeitándote. No fallan nunca, son infalibles. Música de mierda y clip de vergüenza ajena en un canal de videofórmula, y yo que voy a estar semanas sin poder colgar videos como de costumbre...




divendres, 13 de desembre de 2013

eL pOdeR dE LaS uRNaS





Votar. Máxima expresión de la democracia, dicen. Llamadme ingenuo, pero quiero creer que es así. Y por eso me ilusiona lo que ha pasado hoy en diSoRderLand, porqué lo interpreto como una pequeña batalla rebelde ganada por los que creemos que es posible una democracia un poco más real que la que tenemos. La democracia de los votos, la de la gente de la calle, la del sentido común, que para mi tiene infinita mayor validez que la que pueda tener una ley aprobada hace casi 4 décadas por unos señores a los que yo no elegí y en un contexto tan distinto como el de un estado que recién salía de una terrible dictadura de 40 años. Esa misma ley (constitución) que PP y PSOE han cambiado como les ha dado la gana cuando les ha convenido y que ahora parece ser algo más sagrado e intocable que las tablas de Moisés (¿era Moisés quien tenía unas tablas sagradas, verdad? Yo es que soy ateo y no me interesan estas historias de ficción...). En su día la ley también decía que a los ateos se nos podía quemar en una hoguera, pero por suerte las leyes, como la propia humanidad, evolucionan (aunque sea muy poco a poco).

Yo simplemente quiero votar libremente, porqué quiero saber cuánta gente en diSoRderLand quiere seguir igual que hasta ahora, y cuánta gente quiere hacerlo de una manera distinta e independiente del estado español. Y, como en toda democracia, aceptar que la opción más votada será la elegida y la respetada por todos, nos guste más o nos guste menos. Yo me tuve que comer que más de 11 millones de inconscientes votaran al PP, y que ahora nos hayan robado montones de derechos sociales y laborales que difícilmente volverán. Y aunque no me guste y me parezca injusto, esas son las leyes de la democracia: lo que vota la mayoría, tira adelante. No es ideal, pero supongo que, como dice el tópico, es la menos mala de las opciones políticas que haya inventado el ser humano. Y como esta consulta es libre y democrática, podrán votar todos los ciudadanos de diSoRderLand: los que quieren una cosa y los que quieren la otra. Así que el resultado será democrático a más no poder, como no podría ser de otra manera. Curiosamente, los que quieren negarnos a todos el hecho básico de votar son los contrarios a cambiar la situación actual. No deja de ser significativo. Supongo que es el miedo a perder la votación, claro. Pero hemos quedado que la ley básica de la democracia era esa, no? Eso también lo dice la Sagrada Constitución, vaya; yo no tengo ni idea de si ganará el SÍ a la independencia o el NO, y por eso quiero que se celebre la consulta; para saberlo. Tengo la sensación, a partir de lo que vivo en mi día a día cuando hablamos de este tema, que ahora mismo ganaría el SÍ. Pero puedo estar equivocado, porqué mi contexto es uno determinado, y puede no ser representativo de la realidad global de este pequeño país de más de 7 millones de personas que ahora se plantea si también quieren ser un Estado propio e independiente. Curiosamente también, los que se oponen a que se celebre la votación, ahora apelan a palabras como 'democracia' o 'diálogo'. Sí, tienen unos cojones que no caben en un mapamundi. Reyes del maquiavelismo, el cinismo y la perversión. Y todavía se harán los ofendidos, o se preguntarán por qué narices estos catalanes quieren "romper España", y demás demagogias baratas. Yo no quiero romper nada; simplemente quiero hacer la mía libremente. He encontrado muy interesante el punto de vista de Iñaki Gabilondo en este video de hoy mismo. Os puedo asegurar que si en vez de continua hostilidad y mentiras, hubiera habido cordialidad y voluntad de diálogo, hoy mucha gente que ni tan siquiera somos nacionalistas, no nos estaríamos planteando la cuestión de la independencia. No deja de ser gracioso que haya sido precisamente el ultranacionalismo español el que más haya alimentado el independentismo catalán...

Y otras dos cuestiones sobre las que también quería reflexionar en voz alta antes de irme a dormir: una, que uno quiera un modelo de estado determinado no quiere decir que odie o menosprecie a la otra parte o a los que piensan diferente. Tan respetable es lo uno como lo otro, mientras se argumente, y nadie quiera imponer su propia verdad sobre la de los demás. Adoro muchísimas cosas de España, tengo montones de amigos que se sienten españoles como el que más, y lo encuentro cojonudo y normalísimo. Sólo me gustaría que los demás también entiendan y respeten que yo me siento otra cosa distinta, porqué aunque 300 años en común nos hayan dado muchos nexos de unión, los más de 700 años previos por separado nos deben haber hecho diferentes en muchas cosas y maneras de ver la vida. O al menos, yo lo siento así, y eso me genera más vínculo emocional con lo que vivo en mi día a día que lo que percibo cuando viajo por todos los rincones de la geografía española. De la misma manera que envidio muchas cosas de la manera de ser en España que aquí brillan por su ausencia. Es surrealista tener que justificar un sentimiento, pero como se hace tantísima demagogia al respecto, me apetecía hacerlo. Y dos, si se trata de mi futuro, lo decido yo. De la misma manera que si quiero cortar con una chica con la que he intentado dialogar 1000 veces y no se deja, rompo yo. Y de la misma forma que si me quiero comprar una nevera, hacer un cursillo de inglés o irme a vivir a Laponia, lo decidiré yo, y no el vecino del 5º 1ª. Me toca soberanamente los cojones toda la demagogia que se está haciendo desde el PP con este tema; y de la misma manera que yo no votaré a la alcaldía de Sarrià-Sant Gervasi, ni a la Diputación de Soria, ni al consejo comarcal de Lombardía (si que es tienen, que no lo sé), encuentro absurdo y completamente surrealista que se quiera plantear que esta cuestión no la votemos única y exclusivamente los catalanes, que somos lo que hemos salido a la calle para reclamar nuestro derecho a decidir nuestro propio futuro. 

Y eso que tampoco lo olvide nadie. Que esto surgió todo de un movimiento social, por mucho que a posteriori, y viendo lo gorda que se había hecho la pelota, los oportunistas de CIU se subieran al carro viendo el rédito electoral que le podían sacar al asunto (y que, de paso, les iba a servir para tapar mucha mierda propia de la que no nos pensamos olvidar...). Que aunque unos nos quieran vender a Artur Mas como un mesías y los otros lo pinten como un loco pseudoterrorista, aquí todo esto ha salido de la calle. La desafección y la hartura la sentimos los de abajo, así que nadie os venda la moto de que estamos encegados ni manipulados ni demás. Por supuesto que aquí todo el mundo barre para su casa y quiere utilizarlo todo en su favor, pero ya os digo yo que vamos a ser los primeros en exigir a los políticos de diSoRderLand un proceso serio, riguroso, cívico y democrático, donde nos expliquen claramente su proyecto de Estado, incluyendo cuestiones prácticas del día a día, como la capacidad de mantener una educación y una sanidad públicas, qué derechos laborales vamos a tener, o quién me pagará el paro, las pensiones, etc. Porqué todo esto tiene que quedar bien claro para que vayamos a votar todos con conocimiento de causa. Porqué el diSoRderLand que yo quiero es un Estado independiente, pero también con políticas sociales y laborales de izquierdas, y donde el mamoneo y la corrupción se castiguen como se merecen (cosa que, por ahora, aquí tampoco pasa).

Y si después de todo este rollaco, has sido capaz de llegar hasta aquí sin saltarte ni una sola coma, te mereces un buen premio en forma de temazos, para celebrar otras 2 buenas noticias del día: Redd Kross vuelven en enero, y los Black Keys van al BBK!



O quizás debería poner ésta, que es más adecuada para esta entrada...? XD



dijous, 12 de desembre de 2013

eL pRinCiPiO dE eStA eNtRadA tAMbiéN siRVe pARa eL bLOg dE LaS MusAS




Anna es poderosa: tiene presencia, intensidad, voz, magnetismo para hipnotizarte, fuerza para atropellarte y sensibilidad para deshacerte con un simple y seductor susurro. Y es tremendamente sexy. Verla en sala pequeña te hace sentirte un privilegiado, porqué sabes que la estás viendo en el momento justo; cuando toca, en su esplendor. Y te permite imaginar lo que debió ser ver a PJ Harvey cuando presentaba 'Rid Of Me'. Y sí, la música de la Calvi también le debe mucho a la musa musical dEsoRdeNada por excelencia. Igual que la música de I Have a Tribe le debe a Jeff Buckley. Al menos, en la parte vocal que te acaricia entre falsetes, y en esa maravillosa atmósfera de intimidad frágil como el cristal que nadie rompió de manera absolutamente respetuosa. Esa fue la otra gran noticia de la noche. No hubo cotorras, y casi tuve que pedir que me pellizcaran para creerme que no estaba soñando. Es posible creer en un mundo mejor...

...mi mundo gira como un helicóptero en el momento de irme a dormir, y lo sigue haciendo cuando despierto a las dos y media de la tarde. Me fascino a mi mismo superando mi leyenda de profesional del sueño, desafiando unas obras sobre el techo y otras al otro lado de la pared. Lagunas se mezclan con olores, sabores y flashes de un dEsoRdeN eterno de patrones cíclicos y, a veces, algo censurables. La catatonia suele coincidir con erupciones de posibilidades sociales, porqué parece que los demás lo huelan; como el sexo atrae a más sexo, y la ausencia de sexo repele a su existencia. L de Lesbiana me propone cosas; yo le propongo otras; y las redes sociales se encargan de tirar los dados y decidir quién habitará el sofá esta noche. La A-Lombarda también me propone cosas, y mañana será otro día. Y tocará empezar a trasladar cosas al trastero, porqué me queda menos de una semana para dejar mi exilio. Al final el italiano se decantó por otra opción a más largo plazo, y aunque lo entiendo, no dejó de ser una decepción. Así que, sin habitación de alquiler, la opción de volver a casa de mis padres cobra mucha fuerza. Será menos práctico para mi y encima no tendré internet, pero viendo cómo avanzan las obras, quiero creer que quizás sea posible que lo tengan para fin de año como me aseguran. Mi concepto de la felicidad ahora mismo tiene una imagen clara: yo entrando en mi casa absolutamente reformada, ya limpia y con todo en su sitio, y diciendo, 'hogar, dulce hogar'...




dilluns, 9 de desembre de 2013

d.E.p RaMoN JuLibeRt





Aunque corto, ha sido un fin de semana no especialmente bueno. Por detalles feos en el curro; por el arranque de furia dEsoRdeNado contra el mundo, que llevó a arrollar con empujón y maleta en el pie a un chico en el metro que ocupaba el paso a la puerta con total pachorra; por unos pelmazos que no me dejaron dormir la noche del viernes con unas risas estridentes y muy irritantes; porqué el italiano me ha dicho hoy que al final le alquila el piso a otro chico, y me quedaré con las ganas... pero lo mejor de todo, es que el fin de semana ha acabado, y por fin es lunes. Lo de Mandela chocó por el carisma y la historia del personaje, pero os aseguro que me ha impactado más la muerte de otra persona que unos pocos conoceréis pero que también tenía un carisma extremo; si vivís o sois habituales de diSoRderLand, sabréis perfectamente quién era este personaje completamente underground, y nunca mejor dicho: Ramón Julibert, el tenor del metro.

Quien no le haya visto actuar nunca, no puede presumir de conocer esta ciudad ni de saber vivirla. Como muy bien le definen en este delicioso artículo, se trataba de un ser quijotesco, que parecía desafiar a esos gigantes de hierro llenos de pasajeros. Pero él no gastaba más lanza que sus cuerdas vocales, y su gusto por la ópera. Casi siempre en la estación de Passeig de Gracia, porqué parece ser que al principio lo hacía en el Parc de la Ciutadella, hasta que un día se encontró un muerto y optó por cambiar de lugar. "Cago, como, trabajo poco, y canto más horas de las que trabajo", dice en un documental que le grabaron recientemente. 48 años cantando, una media de 8 horas diarias, y no por ganar dinero, sino por el puro placer del cante, o de hacer que un niño le regale una chocolatina. Una de esas personas auténticas, genuínas e irrepetibles, que tuvo las santas narices de ser él mismo y de hacer en todo momento lo que le dio la gana con su vida. Un ejemplo a seguir. Un tipo del que muchos se reirán, pero que para mi merece todo el respeto que nunca daré al 90% del resto de los mortales. Descansa en pau, Ramon, i continua cantant d'aquí a l'eternitat...


PD: por cierto, también un pequeño homenaje para otro héroe musical y vital dEsoRdeNado; y es que este domingo Jimmo habría cumplido 70 años. Y quizás no haya mejor homenaje que haber quitado la bañera de mi casa...



dijous, 5 de desembre de 2013

hA cAídO eL MuRo!!




diSoRderLand (ENVIADO ESPECIAL) - El día que tanto esperábamos ha llegado al fin en este miércoles 4 de diciembre de 2013. Una fecha histórica que pasará a la posteridad como el tan ansiado día en que los tabiques del diSoRdEr's Palace han caído abajo. Tan sólo un día después de que llegaran al fin los permisos burocráticos que habían retrasado el momento de manera exasperante (retraso en parte motivado por los ánimos vengativos del vecino que me concedió el exilio, todo sea dicho), los operarios han derribado muros y techo, reimpulsando las obras de reforma en el hogar dEsoRdeNado. 

La jornada ha empezado de buena mañana. El estruendo y la ligera lluvia de arenilla provinente del techo (y que será censurada en toda información externa al régimen, por supuesto) hacían presagiar la buena nueva ya desde la cama. La fortuna ha querido que justo hoy este cronista tuviera que ir a currar para cubrir la fiesta del viernes y se haya ahorrado el jolgorio sónico. Al volver por la tarde al lugar de los hechos, los indicios de la noticia han empezado en las contenedores de basura próximos, al ver allí todas mis puertas y restos de escombros. La arenilla en mesa, suelo y sofá del exilio casi certificaban la esperada noticia. Y ya con la calma reinante y la oscuridad y silencio en el diSoRdEr's Palace, nuestras cámaras han realizado una incursión furtiva y han podido comprobar in situ que tabiques y techo habían desaparecido por arte de magia. Y aunque el aspecto se hacía extraño y algo lúgubre por la poca luz, uno podía empezar a imaginarse como va a ser el renovado espacio de dEsoRdeN infinito...

Los restos del muro; la reunificación de recibidor, pasillo y habitación es un hecho 
(FOTO EXCLUSIVA dEsoRdeNada)

Una vez realizado este pequeño paso para las obras pero gran paso para la impaciencia deSoRdeNada, la esperanza ha llegado a estos lares. Todavía desde el exilio, dEsoRdeN ha manifestado en rueda de prensa: "Creía que este puto día no iba a llegar nunca. Me siento muy feliz, espero que todo esto acabe pronto, que la armonía y la paz vuelvan a reinar en el hogar dEsoRdenado, y perder de vista de una vez a paletas, propietarios, vecinos y administrativas inútiles". Además, ha aprovechado la comparecencia para anunciar otra noticia: "Es prácticamente un hecho que de aquí a 2 semanas, cuando tenga que dejar mi exilio, me mudaré a 5 minutos de aquí; acabo de reunirme allí con un chaval italiano muy majete, y hemos llegado a un principio de acuerdo para estarme allí hasta que acaben las obras. La habitación es grande y soleada, tengo baño propio y wifi, y compartiría piso también con otra chica que no estaba. Y en Navidad tendré el piso para mi solito, porqué tanto él como ella se van a sus respectivas casas a pasar las fiestas con la familia. Ya tocaba un día así de redondo, collons!"

Preguntado sobre plazos para la vuelta total a la normalidad, dEsoRdeN no ha querido precipitarse, pero admite que por fin empieza a ver algo de luz al final del túnel. "Todavía tienen que acabar el baño;  picar todo el suelo de la nueva sala grande y lo que será la habitación y poner el nuevo; montar el nuevo techo; pintar todo el piso; picar el balcón, cubrirlo, pintarlo y poner dos toldos. Firmo tenerlo para finales de enero". Con cara de felicidad, también ha confirmado los rumores de que mañana piensa pillarse una buena borrachera para celebrarlo y aprovechar así que el viernes tiene fiesta. Seguiremos informando...




dimecres, 4 de desembre de 2013

yO QuiERo uNa MáQuiNa dE éStAs...




Los crussancitos de chocolate que me estoy zampando son de las pocas cosas que endulzan mi vida ahora mismo. He ido a correr, y aunque al trote voy bien, en cuanto esprinto o intento contactar un balón, sigue pegándome el latigazo. Ya no sé qué hacer. Me da la sensación que es más algo de un nervio que de un músculo, pero tras más de 7 meses, médico, y fisio, no le veo luz de salida a este túnel. El de mi casa sigue avanzando a ritmo de caracol. Sin marcos en las puertas, y con maderas cruzadas, parece más una mina que un piso. Es algo deprimente verlo así, no lo negaré. Aunque el lavabo está quedando bien. Hace un rato se me ha abierto una opción, cuando he visto que un colega de otro colega alquila una habitación a 5 minutos de mi casa. Quizás podría ser una alternativa de aquí a 2 semanas, cuando me quedé sin mi exilio. Y si me sirve para socializar y conocer gente nueva, pues quizás podría matar 2 pájaros de un tiro. A ver qué me dice, y si me acaba interesando cuando sepa más detalles. Todo es tan provisional y tan fuera de mi control, que me agobia esta situación. Y por si fuera poco, mañana curro, me empieza a molestar la garganta, y ahí afuera ya empiezan a imponernos su maldita Navidad. Dark days, my friends; dark days...




dimarts, 3 de desembre de 2013

buScANdO VidA iNTeLigeNtE: eRroR foUNd 404




Estéticamente, el cartel es feo de cojones, pero supongo que el contenido es lo que importa. Y aunque ya les he visto un par de veces y Kim Deal dejó la banda, siempre es un placer volver a ver a uno de los últimos grandes clásicos que ha dejado la música en las últimas décadas. Eso sí, que las principales atracciones de los grandes festivales sean las mismas bandas una y otra vez alternadas con el paso de los años empieza a ser algo preocupante. Nunca he dejado de emocionarme con los nuevos grupos que van surgiendo, y me encanta descubrirlos y disfrutar sus discos como si fueran pequeños tesoros ocultos sólo al alcance de unos pocos privilegiados (cada vez menos, es verdad, porqué internet ha democratizado tanto la música que la arqueología musical ha perdido valor). Y de este tipo de artistas, por así decirlo, 'de clase media', los hay a montones, y ya sólo con ellos se podrían montar grandes festivales de muchísima calidad. Pero lo cierto es que tengo la sensación que cada vez cuesta más encontrar nuevas grandes figuras que trasciendan más allá de un par de buenos discos y poco más; de esos personajes carismáticos, de historias singulares o turbulentas, con un carácter genuíno, y que acaben convirtiéndose en iconos que marcan toda una época o a una generación entera. Y mira que vivimos tiempos complicados que deberían dar pie a este tipo de figuras que se conviertan en voces de un colectivo, de unas ideas, de una manera de ver el mundo... pero de verdad que me cuesta encontrar a un artista de esta dimensión que haya surgido en el siglo XXI. Hace unos años estaba convencido que Arcade Fire iban a ser la banda de esta década, pero parecen haberse quedado a medio camino (adoro sus dos primeros discos, y en directo son la bomba, pero ya llevan dos álbums a la deriva y tampoco han transcendido más allá de la propia música, o por sus mensajes revolucionarios). Y sí, como a los Pixies, estoy encantado de verles otra vez (creo que será la cuarta), pero los meses que faltan tampoco serán una cuenta atrás de impaciencia y excitación por que llegue ese día (creo que eso ya sólo me pasaría si vuelve PJ Harvey...). Quizás sea que cada vez me cuesta más emocionarme, o que estoy saturado de conciertos; pero me da a mi que eso no va a pasar nunca...

Esta noche, cuando volvía en el metro, me he dado cuenta que la invasión de zombies que puebla nuestras calles es cada vez más preocupante. Primero, delante mío, un yonkiadicto enganchado a la pantalla... mientras bajaba las escaleras!! Al llegar al último escalón ha estado a punto de pegarse un leñazo como para haberse quedado sin dientes. Cuando he alcanzado el andén, la escena era de foto, y lástima que el tren ha llegado tan pronto y ha roto la imagen: a mi lado, 4 personas y un bebé, que era el único que no estaba con la cabeza gacha mirando a la pantalla. Y al entrar al vagón, el surrealismo ha aumentado todavía más: rodeado de 7 personas, la única que no estaba con cara de lerdo unineuronal atrapado por su Sillyphone era el bebé. Me lo podía haber llevado tranquilamente, carrito incluído, para venderlo en el mercado negro de bebés de segunda mano, y ni se habrían dado cuenta. Era de vergüenza ajena. He empezado a hacer gañotas mirándome reflejado en la ventana, y por supuesto, nadie se ha enterado. Eso sí, me he sentido felizmente libre y especial entre tanto vegetal andante. 

Y a todo esto, hoy estaba algo guerrero y he llamado a propietarios y administrador para apretarles con las obras. Sigo teniendo la sensación de que se deben creer que soy gilipollas y me pueden tomar el pelo, o de que esconden algo. Ante el mail que les envié la semana pasada para que me confirmasen de que estaban al caso de que no me tenían que cobrar el alquiler (y que una semana después, sigo esperando a que me contesten), la tipa de las fincas (a la que ya le tengo manía desde hace años por su actitud pasiva y su total inutilidad) me quería hacer creer que ya había hablado conmigo para decirme que ningún problema!!! Se me ha escapado la risa cuando le he dicho: "no, ya te digo yo que no has hablado conmigo", mientras pensaba "esta tía es gilipollas, o me quiere tomar el pelo". La llamada se ha cortado misteriosamente, cuando he vuelto a llamar lo ha cogido otra chica, y cuando me ha vuelto a pasar con la susodicha, no lo cogía. Pero para tozudo yo, y cuando al fin lo ha cogido, le he dicho que quiero una respuesta por escrito para que quede constancia, y su frase ha sido: "ok, tranquilo, ya intento enviártela". ¿Ya intento enviártela? No, no, yo quiero que me la envíes, no que "lo intentes", so inútil!! ¿A esta hora de la noche, vosotros habéis recibido un mail suyo? Yo tampoco. Se debe haber atascado en su intento... cuando luego llamo al propietario para preguntarle si ya tenían el permiso definitivo para que las obras se desatasquen y no sigan este desesperante ritmo de tortuga, el hombre va y me suelta: "¿Quién te lo pide?", como nervioso o preocupado por algo (como el que tiene algo que esconder, vaya). Parece que mañana ya llega la licencia para hacer lo gordo, así que a ver si esto se acelera un poco. Al cabo de un rato, la propietaria ha llegado al piso, y como mi exilio está justo en el piso de abajo, y esta señora es de esas personas que 'habla fuerte', ha sido divertido escucharla a escondidas desde la galería. Ahora ya sé que el hombre es un crack de la petanca, que ella se ha dedicado toda su vida a comprar y vender pisos, que tenían un restaurante, que ha quedado con el de las puertas entre mañana y el miércoles... la información es poder, nunca se sabe...



divendres, 29 de novembre de 2013

ciNiSmo iNV(f)eRNaL





Ligero dolor de cabeza; vista cansada y ojos resecos; leve resaca. Odio que me llamen de buena mañana, pero como ahora no vivo en el diSoRdEr's Palace, tengo que dejarme el móvil conectado cuando duermo para estar localizable, quedando desguarnecido ante gentuza sin humanidad ni escrúpulos. Quien cometa el error de llamarme antes de comer, debería ahorrar para reponer mascota y sábanas nuevas. Por supuesto, si no son mis padres, no lo cojo nunca. Hoy los paletas han vuelto, y han picado tan fuerte que ha llovido una ligera arenilla. El nuevo plato de la ducha ya está puesto, y seguimos avanzando a indignante paso de tortuga. Anoche Nikki me hizo olvidarme de todo por unas horas, y me sentí feliz hipnotizado por su música, la oscuridad, la compañía y por una parte de la gente que disfrutaba alrededor. Todos menos las putas cotorras de conciertos a quien clavaría gustoso una barra de cortina por el esfínter anal, a lo 'Holocausto Canibal' versión doméstica. Y también daban bastante rabia una parte de los rockabillies allí presentes; es una estética que me gusta, y también la música, pero no soporto esa actitud chulesca y vanidosa que tienen algunos de creerse los reyes del mambo y mirar por encima del hombro a los demás. Se puede bailar tan cojonudamente bien como lo hacían sin ser tan cretino, prepotente ni avasallador. Todo es cuestión de respeto y humildad, básicamente. A mi me encanta bailar y disfruto como un animal haciéndolo por instinto, dejándome ir sin técnicas artificiales; pero lo hago por pasármelo bien yo, no para sentirme observado, admirado o envidiado. La rubia de rojo y un chico con boina, por ejemplo, estaban disfrutando por ellos mismos, y era digno de ver lo bien que bailaban y un placer observar sus sonrisas de disfrute espontáneo. Pero había un par de parejas que bailaban con una mirada de soberbia y arrollando a quien estuviera alrededor, que era para tirarles una piel de plátano y que se metieran un buen leñazo. Quizás algún día la humanidad haga méritos para no merecer la extinción.

Hoy tengo un dia asocial. Sofá, escribir, comprar 4 cosas, música... he empezado a pensar, y por suerte lo he parado a tiempo. Pensar demasiado no es bueno de por sí, pero mucho menos con este frío y la oscuridad de sobremesa de mi exilio. Hermano Ficticio R me proponía cambiar los paños y quedarme aquí como venganza por las trabas del vecino que me ha dejado el piso pero que está torpedeando las obras del mío por detrás, y por venganza con mis propietarios que le llevaron a juicio (y ganaron) por las grietas que provocaron sus obras. Quizás se lo merecería. Yo ya no sé qué pensar en todo este embrollo, porqué todo da más vueltas que un culebrón venezolano. Yo sólo quiero volver a mi casa de una puta vez, ya con todo a punto; volver a la normalidad, no depender de los demás, y recuperar mis ganas de socializar, y buscarme historias con las que volver a complicarme mi dEsoRdeNada (y a ratos inexistente) vida emocional y sexual. Tampoco pido tanto. Me aburre y me deprime el invierno. Por fuera, y por dentro...

*¿Os acordáis cuando Arcade Fire eran buenos?


PD: Y una canción extra dedicada a los criminales que cierran medios de comunicación públicos, promueven leyes neo-franquistas que atentan contra la libertad de expresión y de reunión, y que encima luego defienden a los que generan odio y manipulación. Rajoy es un auténtico subnormal y su partido de corruptos fascistas está llegando a un punto que merecerían ser tratados todos en función de sus 'méritos', y sin ningún tipo de contemplación; mierda de sociedad anestesiada y conformista...




dijous, 28 de novembre de 2013

hAy uN eSPíA VeRdE eN eL bALcóN





Hace un frío horrible, y corren fotos de una cortina de nieve sobre la ciudad que todavía no ha descargado. Sí que lo hacen mis píldoras de Soma a administrar por vía auditiva. Me he quedado sin crussancitos y tengo hambre. Y de comer algo también. Dee Dee me canta en la oscuridad, y añoro esos bedroom eyes. Compartimos calores con L de Lesbiana mientras me explica su viaje a las antípodas, y recuerdo el mío, con lagunas. Lo de mi memoria es francamente preocupante, como tantas otras cosas. Planeamos un retorno austral con furgoneta a 2 años vista. La A Lombarda me sigue mareando: ahora sí, ahora no, pero me esfuerzo por no tomarme las cosas a la tremenda y no perder la armonía. Take it easy, baby, take it as it comes. Ese órgano de Manzarek es una puta maravilla. Reactivación social como modo de rebelión térmica. A más frío, más calor. Cada noche me duermo deseando que me despierten de buena mañana ruidos atronadores encima del techo; nunca antes había odiado esa calma matinal que me deja dormir tan plácidamente. Manecillas enfangadas; calendarios en atasco. Tu vida en sus manos. Órdenes bancarias, y no saber qué creer. Fotos, nostalgia hipotética y un deseeo acelerador de tiempo: no más noches gélidas; no más exilios forzados; no más derivas ni anhelos de vidas ajenas...




dimecres, 27 de novembre de 2013

hOLocAuStO ChAmpaÑoSo





La putada de tener todos tus CD's guardados provisionalmente en cajas y mochilas es que no hay manera de encontrar uno en concreto, y te quedas con las ganas de escuchar el que te apetecía; es como buscar una aguja en un pajar. Mira que lo de mi sobrenombre no es gratuíto, pero para esto en concreto no hago honor a él, y tengo todos mis CD's perfectamente ordenados por orden alfabético en mis estanterías de IKEA. En la vida hay que saber diferenciar entre las cosas importantes y las que no, esto es así. Encima, como tuve el incidente con el disco duro en verano, las ya más de 15.000 canciones que tengo en Itunes estaban vinculadas al susodicho, y ahora tampoco tengo acceso a la gran mayoría de ellas (a no ser que las vincule una por una al disco duro de copia de seguridad; una tarea de chinos, vaya). Total, que no sólo no tengo mi diSoRdEr's Palace y me estoy quedando sin amigos, sino que encima tengo acceso limitado a mi música. Y eso sí que es un verdadero drama...

Ayer fui a correr por primera vez en 3 meses, y la cosa fue bastante bien; alguna ligera molestia, más producto de la inactividad que de la lesión, pero nada importante. Al intentar arrancar con cambio de ritmo y esprintar sí que noté que la cosa no está curada aún, pero dentro de todo, salí contento. A ver qué tal el jueves en el fisio. Ayer me di cuenta que se me pasó la visita que tenía concertada la semana pasada con el oftalmólogo por la sequedad de ojos y mis problemas con las lentillas últimamente. Cosas que pasan cuando vas al médico y no te dan hora hasta 2 meses después; todavía pretenderán que te acuerdes cuando llega el día. Quizás debería buscarme una secretaria sexy; bueno, si no es secretaria tampoco pasa nada...

Lo que iba a ser semana de 3 conciertos se va a quedar en sólo uno: anoche tocó Mark Lanegan, pero al final no fui. Hoy teníamos que ir con la A Lombarda a ver a John Grant porque ella tenía muchas ganas... y al final nada de nada. Por ahora desconozco el por qué. Ya le he dicho que si era tema de pasta, le invitaba sin problemas, pero a esta hora de la noche no me ha dicho nada. La gente es muy rara, y ella más, así que tampoco me sorprende ni me preocupa en exceso. El otro día me escribió y entendí que se volvía a vivir a Islandia, y me dio pena. Ella es de lo poco bueno y estimulante que me ha pasado en los últimos meses. Me gusta que hayamos retomado el contacto, y que volvamos a compartir pasiones musicales, culturales y sociales, y quedarme sin esa figura dejaba un panorama bastante desolador en mi vida para este frío invierno de nomadismo y provisionalidad. Al final el tema es que se va unos días a Praga a reencontrarse con gente que conoció cuando vivía en Islandia, así que parece que al menos eso no lo pierdo también. Además, L de Lesbiana me ha escrito tras su aventura australiana de 50 días y quizás mañana nos veamos. Supongo que necesito recuperar hábitos sociales y nocturnos para airearme un poco del monotema de estas últimas semanas. El jueves he quedado con Hermano Ficticio R para ir a ver a Nikki Hill, y me apetece mucho. Además, el viernes tengo fiesta, así que la semana no pinta tan mal. Y a quien me gustaría ver en directo es a esta gente que me ha descubierto hoy la lombarda. De lo más singular que he escuchado últimamente...





dilluns, 25 de novembre de 2013

mOdeRn LifE iS RubBiSh





Dime cómo tienes tu casa y te diré cómo tienes tu vida; la mía ahora mismo es un caos de cosas por aquí y por allí. Cosas por hacer, cosas por decir, cosas por sentir... 1000 planes abiertos, 1000 planes sin cerrar; ya hace tiempo que tengo la sensación que he dejado de importarle a mucha gente, o que me han borrado de sus vidas (o quizás sea yo el que les he borrado de la mía). Sea como sea, voy a contracorriente, y me importa poco no encajar, aunque a veces sea incómodo. Y si la frontera que marca una amistad es un mensaje gratuíto de teléfono, pues casi que viva la misantropía y que le den por culo a esa ''amistad', no? Y al teléfono también, qué narices. La amistad también podría medirse por los esfuerzos que uno esté dispuesto a hacer. Yo ya hace mucho que me cansé de que eso funcionara sólo en una dirección, y quizá por ello me haya ido aislando de todo y de todos. Vivimos tiempos de perezas y zappings emocionales, que es lo bueno y lo malo de tener tantos canales en oferta. La putada es que, igual que la TV, la mayoría de canales son auténtica basura. Y, con el tiempo, uno va refinando el paladar y ya no está dispuesto a tragarse según qué cosas. Voy por inercia, sin rumbo fijo ni velocidades intencionadas. Siempre quedan pequeños islotes a los que nadar para coger aire, pero ahora mismo vivo un invierno anímico que me gustaría que pase pronto. Tengo sueño a las 3h, con eso os lo digo todo...







dissabte, 23 de novembre de 2013

...nOthiNg MoRe thAn Me





Tirado en el sofá; es bastante incómodo escribir así; muslos arriba, haciendo de apoyo a la 'espalda' del portátil, y se me clava el teclado justo entre el final de la barriga y el inicio del cerebro masculino. Acabo de capturar una polilla gigante con la caja recién acabada de tomatitos cherry. Soy un McGiver de la vida cotidiana. La ha dejado volar por el balcón, y me he congelado por echarla de aquí sin acabar con su vida de polilla: soy un auténtico héroe naturalista. Por lo que he visto en mi piso, creo que hoy los paletas ni han venido. Ya empieza a resbalarme, porqué ya he asumido que no acabarán en los plazos que me hubieran resultado rodados. Ayer vinieron mis padres a ayudarme a trasladar mis 5 columnas de CD's del IKEA, pero no cabían en el coche, y siguen aquí, esperando a ser trasladadas a pie y a mano hasta el trastero. Por cierto, creo que tendré que comprarme al menos una columna más (si no dos...) cuando acaben las obras, porqué tenía ya demasiados repartidos anárquicamente por el diSoRdEr's Palace. Es bastante espectacular ver 2 cajas de cartón grandes, 5 bolsas bandoleras, 2 mochilas y una caja de zapatos llenas de CD's. De los vinilos, cassetes, DVD's, cintas VHS, libros y revistas ni hablo. He seguido regalando ropa y libros a un centro social del barrio, y he de buscar quién quiere una TV de tubo pero que se ve perfectamente para dársela también; lo que tengo claro es que antes la dejo en la calle y que se la lleve el primero que pase a 'vendérsela' (o debería decir regalársela) a los ladrones de esas tiendas de compra/venta que me ofrecían un máximo de 20 euros por ella. Les pueden dar por allí si creen que harán negocio a mi costa. Hoy el jefe nos ha mandado un mail por los 15 minutos de bajar a almorzar que, según él, no entran en el convenio; lo que no dice es que en el convenio tampoco entran sus prolongadas escapadas a fumar/hablar al balcón, ni los 20 minutos escasos delante del ordenador que nos pasamos para comer cuando por convenio tenemos una hora, ni los días que salimos más tarde... no es mala gente, pero tiene muy poca mano izquierda para tratar con los demás y generar buen ambiente, y consigue justo lo contrario: que la gente esté rebotadísima. Yo cada vez me tomo con más filosofía y parsimonia mi vida laboral; de hecho, cada vez ocupa un lugar menos prioritario en mi vida, y eso es algo que celebro. Nunca he entendido a la gente que hace del trabajo el centro de su vida. Cada uno que haga lo que le salga de la entrepierna, por supuesto, pero me parece una vida muy triste y vacía. Y he repetido 'vida' 4 veces en las 4 últimas frases. Quizás sea que, inconscientemente, me doy señales a mi mismo para recuperar la mía, a la que últimamente he dejado muy de lado...


*Muy probablemente, éste álbum estaría en el Top-10 / Top15 de discos más especiales de mi... vida (otra vez!)


dijous, 21 de novembre de 2013

eN (dE)CoNStRucCióN





Soy todo caos, pero hay situaciones que me superan. Ahora mismo estoy en una de ellas, y el sentimiento es una mezcla de tristeza, nostalgia, desarraigo y fatiga física y mental. También es cierto que la espiral de dEsoRdeN y cosas por hacer es tan grande que tampoco tengo mucho tiempo para parar a reflexionar en profundidad, pero sólo hay una cosa que tengo clara: necesito volver a la normalidad. Eso que a veces nos puede parecer vulgar, soso, mediocre... y que sólo valoramos en su justa medida cuando la perdemos. Yo ahora siento que he perdido un hogar, un centro de operaciones, una guarida donde sentirme a salvo del mundo hostil de ahí afuera, el sitio donde tener mis cosas y, dentro de mi caos, ese equilibrio que aporta seguridad. Ahora mismo me siento inseguro y desnudo, porqué no controlo la situación. Hay demasiados factores externos, y para alguien acostumbrado a hacer su vida sin depender de los demás, esto genera cierta ansiedad. Como sentirse un muñeco en manos extrañas, y no sabes si te cuidarán como es debido o si te arrojarán contra la pared. No me gusta nada esta sensación...

Tengo las manos resecas de polvo, de cartón y encima ha llegado el frío. Los 3 días de lluvia sin parar, a ratos torrencial, me pusieron de muy mala leche. La lluvia está en el Top-3 de mis odios universales, sin duda alguna. Ahora mismo mis cosas están repartidas entre el diSoRder'S Palace, mi exilio en La Caja del Diablo, y el trastero que he alquilado hoy mismo, y he empezado a llenar con la carretilla que me han dejado; qué mérito tienen los trabajos manuales de carga, empezando por saber llevar un carro lleno de peso por una calle de acera estrecha en bajada y con unas ruedas que tienden a girar hacia un lado. Los músculos de brazos y piernas están como si hubieran hecho una intensa sesión de pesas. Sólo me ha hecho falta una semana para asumir que las fechas inicialmente previstas eran una estúpida utopía, como todas las demás. Así que he optado por el pragmatismo y avanzar faena; además, la chica no me ha querido cobrar los 10 días que quedan de noviembre, así que dentro de todo, la fortuna sigue echándome un cable. Y más teniendo en cuenta que el trastero está a 5 minutos de casa. Bueno, o lo que queda de ella, porqué ahora mismo el escenario es dantesco: muebles movidos de sitio, plásticos intentando proteger inútilmente, material de obra, ropa de paleta, paredes picadas, suelos a medio poner... y polvo. Mucho polvo. De ese que se cuela por todos los rincones y no sé cómo narices saldrá de allí cuando toque ponerse a limpiar. 

El proceso de selección  y aniquilación es otra de las cosas más duras. Diógenes y el porsiacasismo tienen la culpa, como ya he dicho otras veces. Aunque haya momentos de desesperación en que tengas arrebatos de destrucción masiva. La bipolaridad de ánimo no ayuda, y aunque anoche en la cama tenías clarísimo que ibas a tirar tu colección de Mondo Sonoro que guardas desde el nº 3, por la mañana todo cambia y decides que tampoco ocupa tanto. Como tantas otras cosas a las que te aferras como si tuvieras miedo de perder ti identidad, o tu pasado. Quizás por miedo a que esa pésima memoria te vaya a dejar sin raíces, sin tantísimas historias vividas que nunca jamás volverán. Y ese nunca jamás, como todos los nunca jamases, da pánico. He sentido una tristeza absoluta cuando he visto buena parte de los muebles que me han acompañado en estos últimos 9 años junto a los contenedores de basura. Y he flipado con lo rápido que han volado muchas de las cosas que allí me han abandonado. Justo ahora, cuando volvía del cine, los basureros recogían el último sofá, y ha sido como si me robaran todo lo que allí he vivido. Todas las personas que allí se han sentado, estirado, reído, llorado, gozado... todos los recuerdos de una etapa que se cierra de un portazo han acabado entre muebles viejos en la parte de atrás de un camión. Nunca jamás volveré a vivir nada en ese sofá. Otro terrible nunca jamás. 

Y os juro que ahora mismo siento un nudo en la garganta. Necesito que acabe todo este infierno. Necesito volver a mi espacio, allí donde no me siento extraño y desubicado mientras escribo, mientras duermo, mientras cocino, mientras cago... necesito no depender de la velocidad de unos paletas, de las decisiones de unos propietarios de piso, de los conflictos que se generan entre vecinos y de los que me siento tan ajeno; necesito tener mi espacio otra vez, y todas mis cosas allí, y con la calma que eso me dé, decidir qué me quedo y qué no, cómo ordeno esto, o qué repongo y qué no. Y ordenar al fin mi vida, que dirían los granadinos. Hace días que no puedo ni pensar en ella, apresado en esta obsesión de 24 horas al día. Que alguien me saque de este pozo sin fondo, que hace frío y no se ve luz...




dimecres, 13 de novembre de 2013

eL MuNdO eS meNtiRa



Hoy me han despertado a las 9 de la mañana, y he sido inmensamente feliz; no, ni era una dEsoRdeNada fogosa en actitud cariñosa, ni estoy jodidamente enfermo. Simplemente, eran los paletas, y eso significaba que las obras se reanudaban tras un único día de parón. La esperanza de que las fechas cuadren vuelve, aunque es muy pronto para cantar victoria. Y sólo de pensar en la cantidad de cosas que estoy bajando y luego tendré que volver a subir, me da un jamacuco. De veras que estoy empezando a plantearme seriamente lo de arrasar con parte del patrimonio dEsoRdeNado: ¿de dónde narices salen tantas cosas? La madre que me trajo... el nuevo capítulo del culebrón vecinal es que me he encontrado al presidente de la escalera, y me ha dicho que ha estado en mi piso para ver el balcón, y que la reforma de esa parte es tema comunitario y el presupuesto debería estar aprobado por todos; según me ha contado, el propietario de mi piso se lo quería cargar a la comunidad sin ni siquiera haberlo consultado previamente, y ahora tendrá que abonarlo de su bolsillo (porqué lo que está claro es que eso no se puede quedar a medio picar como está ahora). Estas obras están siendo un perfecto ejercicio de cómo percibir la misma realidad de una manera radicalmente distinta en función de quién te cuenta la historia. Como para fiarse, pues, de los libros de historia, medios de comunicación, tertulianos o expertos en general. La subjetividad es inevitable, está clarísimo. Estos días de levantarme tan terriblemente temprano se me hacen larguísimos, y cuando llega la noche me siento tan fatigado que se me quitan las ganas de cualquier cosa que vaya más allá de la puerta. Una razón más para creer firmemente que el mundo no tiene ni puta idea de vivir, y que los ritmos y horarios mayoritarios de la sociedad son completamente erróneos. Qué ganas tengo de volver a la normalidad y recuperar mi ritmo normal de vida nocturna. A todo esto, hoy he vuelto a soñar que podía jugar a fútbol nuevamente, y me he sentido terriblemente frustrado al darme cuenta de que no era más que un sueño. Mañana vuelvo al fisio pero, sinceramente, no tengo muchas esperanzas de recuperaciones milagrosas. Debería al menos intentar ir a correr, porqué hoy me he visto asomar una tripita que no existía hace unos meses...



cRuZaNdO LoS dEdoS




En el capítulo anterior, nuestro bello y apuesto protagonista se veía salpicado de mierda ajena por un conflicto vecinal justo el día en el que empezaban las tan preciadas obras de reforma del diSoRder'S Palace. 24 horas después, parece salir un incierto sol por Antequera, aunque a 10 minutos de la medianoche siga sin saber si mañana vendrán ya los paletas o no. Según fuentes de la propiedad, los permisos de qué disponen ahora mismo permiten iniciar una parte del percal, a la espera de otra licencia que llegaría en 7-10 días para hacer lo gordo. Si en este intervalo de espera pueden dejar una parte a punto mientras llega el permiso definitivo, pues todavía habría opción de que la cosa cuadrase como esperaba inicialmente el jamonorro chisposo. A todo esto, el día ha transcurrido completando la mayor parte de la mudanza y ordenando en el Palacio del Exilio los 1000 trastos dEsoRdeNados que tienen que convivir con el mobiliario original y utensilios y ropas varias. Ha venido mi madre y he aprovechado para enseñarle el pollo que tengo montado en mi piso, el de mi exilio, y ya de paso, que viera la azotea por primera vez. Flipante el calor veraniego que hacía hoy. En la farmacia, me he encontrado de pura casualidad con la novia (o mejor debería decir mujer, porqué me ha dicho que se casaron!) de un amigo al que hace la hostia que no veo. Hemos quedado en vernos para cenar un día. A ver si puede ser pronto en mi reformada guarida. Y es curioso, porqué aunque sólo llevo 24 horas aquí, la verdad es que me parece que haga más, y ya me estoy sintiendo como mío este rincón que en principio sólo lo será por 1 mes. En cierta manera, es como estar de pseudo-vacaciones, y ya sólo por el cambio de contexto en el que vives, parece que eso también te limpia el cerebro y te varía la perspectiva. Y es curioso también el ataque de disciplina doméstica que me recuerda a cuando me independicé: ¿Acabo de comer? Lavo los cacharros al momento. ¿Me ducho? Friego en cuánto salgo. ¿Salgo al balcón a colgar ropa lavada? Lo barro enseguida. Será porqué no es mío y me siento responsable de la confianza que ha depositado en mi gente que prácticamente ni me conoce. O será que me lo encontré todo tan limpio, cuidado y ordenado que quiero que se lo encuentren igual cuando vuelvan. Sea como sea, hoy dormiré con los dedos cruzados para que todo se reanude ipso-facto; y si puede ser mañana mismo, mejor que mejor...



dimarts, 12 de novembre de 2013

PaLetaS y VeCiNoS





Desde el momento en que alguien te hace levantar a las 7:30h de la mañana, las cosas no pueden ir bien. Algún día alguien hará un manual para aprender a interpretar signos, mensajes y actuaciones de seres que son imanes de problemas; en el caso que nos ocupa, hablo básicamente de personajes pertenecientes a 2 grupúsculos en concreto: paletas y vecinos. Los primeros los podríamos definir como aquellas personas que tanto te arreglan un baño como una fachada y que se caracterizan básicamente por: 1) te dicen que vendrán a las 8h y aparecen a las 9h, y no pretendas que vayan a tener ni una mínima intención de explicarte por qué; 2) Te dicen siempre que van a tardar una cuarta parte del tiempo real, y te cobran siempre 4 veces más de lo inicialmente presupuestado; 3) no limpian después de la faena, o si lo hacen, luego te ensucian el doble cuando van a asearse al lavabo y lo dejan lleno de marcas de dedos, o agua mezclada con todo tipo de elementos pegajosos aquí y allí; 4) siempre llevan pantalones demasiado cortos por donde, en algún momento de la obra más o menos prolongado, te regalarán la bella estampa de una hucha de carne y pelo. Aún así, este colectivo me despierta cierta simpatía por sus habilidades y carácter dicharachero (a veces demasiado, es verdad...).

Un capítulo aparte son los vecinos. Su principal función en la vida es dar por culo, en sus múltiples variantes: desde el que pone la música a toda hostia, al que confunde el significado de los verbos 'hablar' y 'gritar', al que tiene hijos porculeros que llorarán hasta que te apetezca una dosis de cuchillas en vena, o el que pondrá mil pegas a todo lo que hagas. Y toda comunidad de vecinos es enorme fuente de conflictos de todo tipo, dignos de ser guionados en culebrones varios de retorcido argumento. Por ejemplo: 

Pongamos que en una pequeña comunidad de 5 vecinos, llegue una pareja francesa y se ponga a hacer obras, parece ser que sin las licencias correspondientes, y provoque grietas a los vecinos colindantes. Entre ellos, a un bello y apuesto vecino de arriba que vive de alquiler y que es poco amigo de pollos vecinales. Pongamos que el caso acaba en los tribunales y el juez decide que los vecinos reclamantes tienen razón y a los franceses les toque pagar. Pongamos también que, al cabo de un tiempo, a los propietarios del vecino de arriba bello y apuesto les dé por reformar su piso, haciendo que éste se tenga que buscar la vida mientras duren las obras. Pongamos que este vecino, además de bello y apuesto, sea tan vivo e inteligente que piense: "joder, si los franchutis casi nunca están, les podría pedir que me dejen el piso mientras duran las obras, y eso que me ahorro de mudanzas, aprovecho mi wifi, y puedo estar pendiente del percal". Pongamos que los franchutis acepten, y que el vecino bello, apuesto, vivo e inteligente sea, además, un chico con fortuna, y que todo le cuadre: tras semanas de espera para los permisos de obras, los papeles llegan y empieza el percal justo el día antes a que los vecinos franceses le dejen su piso, en el que sólo va a poder estar un mes. Aunque se tenga que levantar a las 7:30h de un lunes que para él es inicio de fin de semana, está contento porqué todo ocurre justo en el tempo adecuado. Pongamos que el chico-pibón y de mente de cum-laude se empiece a instalar la tarde-noche antes de lo previsto en su Palacio del Exilio (que la verdad es que mola bastante), se sienta cómodo, el wifi de su propio piso más o menos le funcione, y se sienta tan feliz que piense que le tiene que comprar un buen regalo a sus vecinos franceses por haber sido tan amables y haberle hecho un favorazo...

...y pongamos que todo se tuerce de manera incomprensible. Pongamos que por la noche se entera de rebote que los paletas no volverán mañana por 'problemas con la comunidad'. Pongamos que cuando llama a los propietarios, éstos le expliquen que les ha llegado un mail amenazador del vecino francés que les quiere buscar las cosquillas con ánimos vengativos exigiendo mil y un trámites burocráticos; pongamos también que los propietarios paralicen las obras hasta que hablen mañana con el arquitecto para saber hasta qué punto pueden hacer o no las reformas previstas con los permisos disponibles; y pongamos que el vecino bello, apuesto, vivo, inteligente y no sé cuántas cualidades más se vea metido en medio de un fregado que ni le va ni le viene, con su casa patas arriba de cajas, maletas, muebles movidos de sitio y material e instrumentos de construcción a punto, ya con buena parte del traslado al Palacio del Exilio hecho, y con la presión de que de aquí a un mes vuelven los vecinos franceses que ahora no tiene claro si son majísimos o unos hijos de su madre; ni tampoco si los propietarios de su piso son unas pobres víctimas del gabacho malvado, o los típicos listillos que quieren hacer las cosas de manera ilegal y clandestina. Por no tener claro, ni tan siquiera tiene claro que sea tan bello, apuesto, vivo, inteligente y no sé cuántas cualidades más como dicen por ahí...

Y a todo esto, el pobre vecino presuntamente precioso y de cerebro sin igual y que es poco amigo de pollos vecinales se encuentra con que, ya en la primera noche de obras, escribe desde su exilio sobre un pollo ajeno que le afecta de pleno, y como las obras no estén acabadas de aquí a un mes (que lo dudo), se verá sin diSoRder'S Palace, sin Palacio del Exilio, y con 1000 maletas, cajas y paquetes que no sabe dónde narices meterá. Vecinos, esa grandísima especie de hijos de perra...



dissabte, 9 de novembre de 2013

fÁbuLaS NiPOnAs




La tortuga camina lenta, pero segura. Esconde la cabeza en el caparazón si no lo ve claro, y pone cara seria para no expresar excesiva euforia. La tortuga un día fue liebre que correteaba por el campo a todo trapo; despreocupada, saltito aquí, saltito allá; hasta que un día se pego un hostión más grande que el de ciertas traductoras en presentaciones de arte gamberro, y se lastimó pata, cabeza, corazón y caparazón. Fue al mecánico a que le hicieran chapa y pintura, pero no tenía seguro a todo riesgo y le salió caro. Y desde entonces la tortuga se lo pensó algo más a la hora de pisar acelerador, y prefirió hacer de protagonista en el anuncio de "¿te gusta conducir?" (aunque las tortugas no tengan brazos, tienen patas). Y a veces la tortuga mete una, dos, tres o las cuatro patas. Pero ante todo, mucha calma, para evitar otro siniestro total. Últimamente a la tortuga le ha dado por circular por el mismo camino donde se pegó el gran hostión. Y todo parece tan tranquilo, tan calmado, tan agradable... que le cuesta trabajo creer que fue justo allí donde se dejó la sonrisita alegre de despreocupada liebre. Y le están empezando a asomar unas orejas largas por los lados del caparazón, y a salir dos dientes alargados en la parte frontal de la boca; y se empieza a plantear si no sería ya hora de cambiar la dieta de la lechuga por la de la zanahoria; dicen que es buena para la vista, y me da a mi que echa de menos ese vértigo de volar por el campo que le gustaba un montón, y... Chim-Pom!






dijous, 7 de novembre de 2013

OdA aL diSoRdEr's pAlaCe





Rodeado de cajas, muebles movidos, paredes y estanterías que se van vaciando... da penita, porqué és como echar punto y aparte a mis últimos 9 años, pero a la vez ilusiona, por la puerta hacia una nueva etapa. También acojona un poco, por la incerteza de que todo vaya bien y se cumplan los tiempos previstos, y porqué ya nada volverá a ser igual, para bien o para mal. En estas circunstancias, mientras vacías muebles y cajones, te da cuenta de la cantidad de cosas que uno va acumulando a lo largo de los años, y más cuando eres amigo de Diógenes, del 'porsiacasismo', y además tiendes a proyectar en los objetos recuerdos de épocas pasadas. Ya sé que no volveré a abrir esas libretas de cuando iba a la escuela en una década, pero... joder, que esas libretas forman parte de mi historia y son patrimonio vital! Hay momentos de desesperación en que te dan arrebatos destructores y tiras cosas que realmente son inútiles, pero para estas cosas soy todo lo conservador que no soy en tantos otros ámbitos de la vida. Y no es tanto por materialismo, sino por esa proyección del pasado en objetos concretos. Que si esa carpeta me recuerda a mi época universitaria y a la gente que formaba parte de mi vida entonces; que si esos cassetes marcaron mi adolescencia; que si esas camisetas hechas polvo no las tiro porqué me recuerdan a alguien... además, esos centenares de revistas, cassetes, vinilos, cintas VHS, libros, DVDs o miles de CDs dan vida al diSoRdEr's Palace. No me gustan esos pisos minimalistas con 4 cositas bien puestas y ya está; son planos, no tienen vida, no hablan de sus habitantes... necesito ver a PJ Harvey en mis paredes, o a los Ramones, a Sonic Youth, a La Naranja Mecánica, a los Cramps, los libros de Kerouac o de Kiko Amat, las pelis de Woody, Tim Burton, Tarantino o John Waters, los vinilos de los Sonics... que las paredes griten que ahí vivo yo, que esa es mi guarida, mi rincón en el mundo donde sentirme a salvo de ese mundo, el espacio donde mando yo y solamente yo. Y, atacado por mi eterna impaciencia, ansío que llegue ya el día que acabe lo que está a punto de empezar, y poder contemplar ante mis ojos el que, espero, sea mi renovado y acogedor palacio por muchos años...



dimecres, 6 de novembre de 2013

CubiSMoS dEsoRdeNados



Hoy he estado haciendo maletas. Seguramente será el viaje más corto de mi vida. Unos 12 escalones y un rellano, aproximadamente. Tengo mis papeles en regla, y parto el martes. Se espera un clima idéntico al del diSoRdEr's Palace, aunque quizás un pelín menos de luz. Estaré un mes fuera de casa, pero la sentiré como si estuviera allí: cada ruido, cada temblor, cada olor... el terremoto empieza el lunes, y ya he empezado a mendigar cajas de cartón en el súper. Se me viene encima mucho ajetreo, empaquetar cajas, ahora todo el piso a la izquierda, ahora despejen el lado derecho... y, mientras, me llegan historias de conflicto propietario-comunidad, y cada uno te vende su moto, y yo sólo quiero que todo pase rápido y que me lo dejen bonito. De hacerlo acogedor ya me encargaré yo luego. Me estresa bastante el futuro inmediato de acontecimientos, pero me ilusiona el medio plazo. Y con lo impaciente que soy, me va a costar ver caer tan lentas las hojas del calendario...


Creo que era la ¿sexta? vez que les veía, y quizás hoy haya cerrado un círculo, porqué aquí les vi por primera vez. Hace 17 años menos 4 días, concretamente. Aquella vez fue en sábado, y recuerdo que venía estresadísimo del curro en el que empezaba, todavía sin cobrar, mi carrera laboral. Llegué, incluso, a ver a los Boo Radleys, que hacían de teloneros. Y salió Brett, imponente, arrollador, carismático... con esos flequillos y esas chupas de cuero que le copiábamos buscando nuestra propia identidad; con esas poses que imitábamos con ansias de seductores malditos; con esas canciones que tantas veces hemos cantado (creo que su primer disco debe ser el que más he escuchado en mi vida). Y 17 años menos 4 días después, él seguía estando ahí arriba, con las mismas poses, los mismos números, los mismos himnos y alguno nuevo... y yo continuaba estando allí abajo, con la misma ilusión, la misma sonrisa de felicidad instantánea, quizás con menos pelo y aguante, pero con la misma energía y los mismos botes ante las primeras notas de los mismos himnos... y seguramente con más heridas y rasguños de vida, y con carencias, errores y frustraciones que no han cambiado tanto desde entonces.

Aunque parezca mentira, ella es más caótica que yo. Un lunes puede empezar con un mail en el que te propone ir a un concierto esa noche; tú le dices que se lo confirmas más tarde porqué tienes un día de movidas varias; luego te escribe diciéndote que no se acordaba que había quedado para correr; le dices que ningún problema y haces planes alternativos... y cuando vuelves de madrugada, ves un mail en el que te decía que le daba pereza ir a correr y que si hacíamos una cerveza esa noche. No es ninguna queja, ya lo sabía perfectamente porqué lo viví en su día; es simplemente una descripción de la espiral en la que columpio mis ganas de que pasen cosas en mi vida. Un tobogán indefinido, incierto y, no nos engañemos, poco consistente. Pero supongo que es más entretenido esto que nada. No soporto el tedio, pero me parece que, tal y como se me está poniendo la vida, acabaré suplicando por un poquito de monótona calma...