dimarts, 12 de novembre de 2013

PaLetaS y VeCiNoS





Desde el momento en que alguien te hace levantar a las 7:30h de la mañana, las cosas no pueden ir bien. Algún día alguien hará un manual para aprender a interpretar signos, mensajes y actuaciones de seres que son imanes de problemas; en el caso que nos ocupa, hablo básicamente de personajes pertenecientes a 2 grupúsculos en concreto: paletas y vecinos. Los primeros los podríamos definir como aquellas personas que tanto te arreglan un baño como una fachada y que se caracterizan básicamente por: 1) te dicen que vendrán a las 8h y aparecen a las 9h, y no pretendas que vayan a tener ni una mínima intención de explicarte por qué; 2) Te dicen siempre que van a tardar una cuarta parte del tiempo real, y te cobran siempre 4 veces más de lo inicialmente presupuestado; 3) no limpian después de la faena, o si lo hacen, luego te ensucian el doble cuando van a asearse al lavabo y lo dejan lleno de marcas de dedos, o agua mezclada con todo tipo de elementos pegajosos aquí y allí; 4) siempre llevan pantalones demasiado cortos por donde, en algún momento de la obra más o menos prolongado, te regalarán la bella estampa de una hucha de carne y pelo. Aún así, este colectivo me despierta cierta simpatía por sus habilidades y carácter dicharachero (a veces demasiado, es verdad...).

Un capítulo aparte son los vecinos. Su principal función en la vida es dar por culo, en sus múltiples variantes: desde el que pone la música a toda hostia, al que confunde el significado de los verbos 'hablar' y 'gritar', al que tiene hijos porculeros que llorarán hasta que te apetezca una dosis de cuchillas en vena, o el que pondrá mil pegas a todo lo que hagas. Y toda comunidad de vecinos es enorme fuente de conflictos de todo tipo, dignos de ser guionados en culebrones varios de retorcido argumento. Por ejemplo: 

Pongamos que en una pequeña comunidad de 5 vecinos, llegue una pareja francesa y se ponga a hacer obras, parece ser que sin las licencias correspondientes, y provoque grietas a los vecinos colindantes. Entre ellos, a un bello y apuesto vecino de arriba que vive de alquiler y que es poco amigo de pollos vecinales. Pongamos que el caso acaba en los tribunales y el juez decide que los vecinos reclamantes tienen razón y a los franceses les toque pagar. Pongamos también que, al cabo de un tiempo, a los propietarios del vecino de arriba bello y apuesto les dé por reformar su piso, haciendo que éste se tenga que buscar la vida mientras duren las obras. Pongamos que este vecino, además de bello y apuesto, sea tan vivo e inteligente que piense: "joder, si los franchutis casi nunca están, les podría pedir que me dejen el piso mientras duran las obras, y eso que me ahorro de mudanzas, aprovecho mi wifi, y puedo estar pendiente del percal". Pongamos que los franchutis acepten, y que el vecino bello, apuesto, vivo e inteligente sea, además, un chico con fortuna, y que todo le cuadre: tras semanas de espera para los permisos de obras, los papeles llegan y empieza el percal justo el día antes a que los vecinos franceses le dejen su piso, en el que sólo va a poder estar un mes. Aunque se tenga que levantar a las 7:30h de un lunes que para él es inicio de fin de semana, está contento porqué todo ocurre justo en el tempo adecuado. Pongamos que el chico-pibón y de mente de cum-laude se empiece a instalar la tarde-noche antes de lo previsto en su Palacio del Exilio (que la verdad es que mola bastante), se sienta cómodo, el wifi de su propio piso más o menos le funcione, y se sienta tan feliz que piense que le tiene que comprar un buen regalo a sus vecinos franceses por haber sido tan amables y haberle hecho un favorazo...

...y pongamos que todo se tuerce de manera incomprensible. Pongamos que por la noche se entera de rebote que los paletas no volverán mañana por 'problemas con la comunidad'. Pongamos que cuando llama a los propietarios, éstos le expliquen que les ha llegado un mail amenazador del vecino francés que les quiere buscar las cosquillas con ánimos vengativos exigiendo mil y un trámites burocráticos; pongamos también que los propietarios paralicen las obras hasta que hablen mañana con el arquitecto para saber hasta qué punto pueden hacer o no las reformas previstas con los permisos disponibles; y pongamos que el vecino bello, apuesto, vivo, inteligente y no sé cuántas cualidades más se vea metido en medio de un fregado que ni le va ni le viene, con su casa patas arriba de cajas, maletas, muebles movidos de sitio y material e instrumentos de construcción a punto, ya con buena parte del traslado al Palacio del Exilio hecho, y con la presión de que de aquí a un mes vuelven los vecinos franceses que ahora no tiene claro si son majísimos o unos hijos de su madre; ni tampoco si los propietarios de su piso son unas pobres víctimas del gabacho malvado, o los típicos listillos que quieren hacer las cosas de manera ilegal y clandestina. Por no tener claro, ni tan siquiera tiene claro que sea tan bello, apuesto, vivo, inteligente y no sé cuántas cualidades más como dicen por ahí...

Y a todo esto, el pobre vecino presuntamente precioso y de cerebro sin igual y que es poco amigo de pollos vecinales se encuentra con que, ya en la primera noche de obras, escribe desde su exilio sobre un pollo ajeno que le afecta de pleno, y como las obras no estén acabadas de aquí a un mes (que lo dudo), se verá sin diSoRder'S Palace, sin Palacio del Exilio, y con 1000 maletas, cajas y paquetes que no sabe dónde narices meterá. Vecinos, esa grandísima especie de hijos de perra...



4 comentaris:

Pio ha dit...

Jajajajaj Ay probret meu!! bueno solo te queda la paciencia y cruzar los dedos para que no te salga otra cosa de debajo de las piedras :P

V.M. ha dit...

Jajaja! Me descojono con tus aventuras! Oye, saca todo del Palace o del pseudo-palace, prende fuego en todo y mudate pa'qui!

yo, la reina roja ha dit...

Oye, al menos eres listo y guapo. ¿No?

dEsoRdeN ha dit...

no te rías, Pío, que esto puede ser un drama!! :S Ahora mismo daría un brazo para que esto se arregle! ¿Alguien tiene un brazo de sobras...?

Te digo lo mimo que a Pió, V.M.! :( jaja! Tú siempre barriendo para casa, eh? ;)

Bueno, no sé, Reina Roja: eso sólo lo dice el negro que tengo alquilado para escribirme los posts; pero la prensa de la oposición dice que soy feo como una alcaparra y un auténtico capullo... XD