dimecres, 31 de desembre de 2014

eScRitURaS & SiLLyPhoNes




2014 será el año en que traicioné dos de los valores más firmes de mi testaruda filosofía dEsoRdeNada, quizá para seguir los principios de mi admirado Groucho. El año en que viví en 3 casas diferentes: empezando por un exilio de un piso de diferencia, pasando por una breve estancia en casa de papá & mamá dESoRdeN, y acabando por el feliz retorno a mi reformado diSoRder'S Palace. El año de un divertidísimo viaje de carnaval a Cádiz que me abrió las puertas a nuevas caras y nuevas historias. El año en que caí en el ejército de zombies pero sin llegar a convertirme en yonki, porqué para cabezón, yo. El año en que me sentí traicionado y engañado miserablemente, y tuve que dejar a un lado mi orgullo y mi rabia vengativa, en favor del pragmatismo, la mirada a largo plazo, y el mirar al pasado para no repetir errores familiares pretéritos. El año en que nervios y angustias me trastocaron el estómago dos veces. El año que perdí de fútbol por culpa de la maldita burocracia e ineficacia de la sanidad pública, y cuya causa no pude solucionar por la maldita avaricia y mezquindad de la sanidad privada. El año de la sequía vitrea. El año en que el trabajo se convirtió en algo solemnemente aburrido, pero virgencita, virgencita, que me quede como estoy. El año en que la conciencia del tiempo empezó a pesar, y dejé de verme como un jovenzuelo eterno. El año en que continuó el lento proceso de arrinconamiento social y de autosuficiencia individualista llevada al extremo. El año que no pasará a la historia por grandes historias ni excitantes amoríos, sino más bien por el aburrimiento soberano y la escasez de estímulos femeninos, salvo algún contado periodo de excepción. El año que hizo 20 años de montones de álbums enormes. Y probablemente también el año en el que no han faltado grandes canciones, pero sí grandes discos. Confiemos que en 2015 eso mejore, porqué si ya ni de la música se puede uno fiar, apaga y vámonos...


PD: Gozad de salud, pasta, sexo, felicidad, libertad de elegir, y de opciones de disfrutar la vida y el regalito dEsoRdeNado de cada año...




dilluns, 29 de desembre de 2014

oN tHe CiNEmA: 'pARiS-MAnhATtaN'



De camino de vuelta a casa, tras ver la adoración de Alice hacia Woody Allen, pienso en las cosas que más me gustan del mundo mundial, y con las que sobreviviría el resto de mi vida: viajar, pelis y fútbol están en un segundo escalón del podio (un podio amplio, de 5 plazas, extensible a una sexta para el chocolate); y en el primero, música y mujeres. Cuál de las dos cosas estaría por encima de la otra? Buf! Difícil erección. La música no te falla, y las mujeres sí; pero las mujeres te follan, en carne y/o cerebro. Aunque también es cierto que hay canciones que son capaces de follarte vivo hasta el orgasmo. Supongo que habría que hacer un trío con música y mujer para encontrar el ideal. También subiendo con el arroz frito con ternera hacia mi casa pienso en las dos únicas cosas que me gustan del frío: una, el enorme placer y sensación de resguardo que provoca dormir bajo mi nórdico de doble capa; y la otra, el alivio que me provoca caminar al fresco cuando tengo dolor de cabeza; aunque un exceso de frío también puede provocar dolor de cabeza. Como la falta de horas de sueño. Hoy sería el caso. Hacía meses que no iba al Magic, y lo pasé en grande, aunque me faltó morderle el cuello a la chica Oxford mientras bailábamos en mitad del caos etílico de la sala. A veces me bloqueo, y otras soy el más descarado bajo la faz de la tierra. No hay quien me entienda. Será cosa de dinámicas y autoconfianzas, supongo. Hay chicas a las que no les hacen falta unas tetas Vixen para seducir. Aunque unas tetas Vixen puedan ser increíblemente seductoras.

El viernes una antigua M me propuso ver una peli en su casa. Es curioso cómo el paso del tiempo puede cambiar la perspectiva y la percepción de los demás. Han pasado 7 años, ella ha tenido tiempo de ser madre y de separarse; y ahí volvíamos a estar, espatarrados juntos en un sofá, con esa tensión invisible de incompletas historias pendientes. Y aunque no deje de ser una espina clavada, cuando me dijo de quedar, en realidad sentía más curiosidad que ganas reales de que pasara nada. No pasó, y a otra cosa mariposa. Está bien haber retomado la relación, pero eché a faltar la maldita magia que parece haber huído de mi vida, como si estuviera pagando alguna penitencia por alguna de mis miserias. Añoro charlas como la que anoche me hizo sonreír a 600 km de distancia. Antes pensaba en llamar mañana a V-Ojazos para ver la nueva de Tim Burton y rememorar cuando fuimos a ver 'Big Fish'. Sí, ha llovido, y diría que hace años que tiene pareja, pero me apetecía verla y saber cómo le va. Esta Zooey dEsoRdeNada es sólo una más de mi larga colección de chicas fantásticas a las que en su día dejé escapar. Supongo que porqué soy imbécil, básicamente. O quizás fue porqué realmente no tenían que ser pero ahora estoy en fase de autoinmolación. Anoche, o mejor dicho, esta mañana, antes de pillarme un Donut de chocolate de vuelta a casa, he pasado por delante de la casa de la A-Lombarda. Ella sería otra de la lista, pero en este caso el final fue distinto, porqué no se trató de desidias, dudas o insuficiencias, sino que la mandé a paseo porqué era imposible convivir con sus desequilibrios. Ojalá se pudiera salir sólo con las cosas buenas de los demás, y no con todo el pack, porqué su parte buena me tenía francamente enchochado. No me importaría volver a sentir algo similar por alguien, pero a veces parece que las circunstancias dejan tus fichas arrinconadas en una esquina del tablero, sin casi darte opción a jugar. Cada vez que puedo disfrutar de un fin de semana libre tengo esa sensación, por contraste con mi realidad habitual.


La otra situación dEsoRdeNada de estas fiestas que tanto odio fue quedarse encerrado en un ascensor con tus padres, abuela en silla de ruedas, tíos, prima, pareja e hijo. 9 personas. Berlanga total. Aunque mi tía se puso un poco nerviosa, en general nos lo tomamos bastante a broma. Pero nos debimos pasar más de 20 minutos allí encajados como las piezas de un tetris hasta que un par de seguratas lograron reactivar la maquinaria. Pero bueno, cada vez llevo mejor estos reencuentros familiares, y hay momentos que hasta los sé disfrutar y todo. Será la edad. Puto tiempo, que no para de correr...



PD: Y ésta va por Alice...



dimecres, 24 de desembre de 2014

dON't bElieVe iN ChRiStmAs





Sed felices y no hagáis infelices a los demás. 365 días al año. Y ante todo, salud (y sexo)


yO qUieRo hACeR cOMo eL BoMbitA



Hacía un montón que no pagaba 8 euros por ir al cine, y aunque me sigue pareciendo un atraco a mano armada, he salido encantado. Sigo pensando que toda la mala leche contenida en millones de personas debería explotar ya por algún lado, y que se nos pase ya esta especie de domesticación miedosa hacia los que nos siguen exprimiendo la existencia y se nos mean en la cara sin ningún tipo de escrúpulo. No entiendo como en los tiempos que vivimos, no ha surgido ningún movimiento musical extremo que canalice toda nuestra rabia. Quizá 2015 sea el año... o quizá sigamos siendo un rebaño de cagados conformistas. Como bien dice Hermano Ficticio R, todavía no pasamos suficiente hambre como para reventarlo todo como se merecen los que sustentan La Gran Mentira. Sólo hay que mirar a las calles estos días de locura colectiva: acabando las existencias de supermercados como si viniera un bombardeo, o comprando miles de regalos que en muchos casos no son más que obligaciones sociales improvisadas a última hora por mero compromiso. ¿Un poquito de Primperán, baby...?


divendres, 19 de desembre de 2014

ReWiNd




Vuelves a lugares que frecuentabas en tus noches de post-adolescencia, pero todo ha cambiado. Empezando por toda esa gente que debían ser niños, o incluso no ser, en tus noches de post-adolescencia. Posiblemente ni conozcan la canción que da nombre al sitio desde hace unos años ya, y que los Pulp cantaron en aquél memorable concierto del primer aniversario de la sala, 13 años atrás. Un año antes, también estuve en el bolo inaugural, y flipé cuando vi por primera vez el show que durante años han estado repitiendo una y otra vez los Flaming Lips. Todo pasa y todo queda, que decía aquél. Te siguen incomodando las miradas cercanas, como si te sometieran a un juicio por querer ser y estar en este momento único e irrepetible. Seguramente la culpa sea de estar demasiado sobrio. ¿Qué historias se ocultan (o no) tras dos manos cogidas unos metros de camino a la barra, con la muchedumbre y la posibilidad de perderse como excusa? A veces la imaginación inventa realidades mejores para hacerlo todo más llevadero. Hace días que me duele la cabeza, y es por este puto frío, y por los ambientes resecos de las calefacciones, y por esa vista que sigue haciendo el burro, y por esa frente terriblemente deshidratada. Me acaba de escribir Canadian J, y me acuerdo de nuestro encuentro parisino nevado de hace... 4 años????? Eso quiere decir que hace 6 que nos conocemos, y también que tengo este ordenador que va tan mal últimamente, y que me compré al poco de volverse ella a San Francisco. Joder, cómo pasa el tiempo!! Vértigo es poco. Antes de ayer estábamos comiéndonos las uvas, y ya está aquí otra vez la maldita navidad. Lo único bueno será tener vacaciones. Ya casi ni me acuerdo de lo que se hacía en un fin de semana libre. El otro día leí que se cumplen 10 años de los blogs, y yo llevo 9 y medio metido en este mundo que tanto me ha dado casi sin darme cuenta. Recuerdo al principio, cuando era algo semiclandestino, como de freaks, o de pervertidos, o de losers, o tantos otros prejuicios gratuítos en el país por excelencia de la crítica sin argumentos ni conocimiento de causa. He conocido a mucha gente sin pretenderlo, y lo celebro un montón, aunque haya muchas con las que he perdido el contacto. Pero eso no quiere decir que les (os) haya olvidado. Son cosas de la apatía, la desidia, la maldita rutina, y el no saber regar las relaciones ni transmitir mi mundo interior. Cada uno tiene sus cositas. Yo colecciono torpezas, que siempre será más entretenido que los sellos o los tapones de cava. Y doy cuerpo a ese mundo de gente incompleta que cantaban Los Planetas. Cuánto te echo de menos, y eso que ni tan siquiera sé si existes...





dimecres, 17 de desembre de 2014

pURo TeAtRo




Los fines de semana, la pica de mi cocina es declarada zona catastrófica. Los mismos mongolos que ahora ponen la calefacción a 70 grados son los que en verano pondrán el aire acondicionado a 40 bajo cero. La estupidez humana no tiene límites. Como la de la poli que de madrugada revienta la puerta de unos abuelos de 70 años y luego se da cuenta que se ha equivocado de piso. La realidad siempre supera a El Mundo Today. Lo llaman "Terrorismo Anarquista" y montan una mega operación policial en no sé cuántas ciudades (para detener a Millets, Pujols, Ratos o Pantojas no destinan tantos agentes, qué cosas...), con helicóptero y todo tocando los cojones a los vecinos a las 5 de la mañana. Que no sea para que todo el mundo se entere... suerte que a esas horas todavía estaba despierto. La tocada de cojones policial ha seguido por la tarde, cuando han aparcado unas cuantas furgonas en el carril bus y han provocado el caos circulatorio, ante la manifestación de protesta en que miles de personas han protestado por las detenciones. Curiosamente, la pacífica manifestación era bastante lejos de allí, por calles donde las furgonas no hubieran sido tan visibles...

Yo diría que esa casa okupa donde no han encontrado nada ni han detenido a nadie funciona como centro social, aunque mis precedentes con las casas okupas no sean nada positivos: vivía delante de una que empezó con esa idea, y acabó siendo un lugar de constante conflicto vecinal por ruidos, conciertos de madrugada, mugre, y ríos de meados en nuestra puerta. Ahí empezó mi escepticismo hacia un movimiento que inicialmente me despertaba simpatías. Quiero pensar que fue una excepción que confirme la regla, pero yo ya no me fío de ni de las abuelas. Y mucho menos de este Gobierno de la Ley Mordaza, y del de más aquí de los recortes, y sus espectaculares aparatos mediáticos que empiezan a propagar la idea que les interesa para que todos los demás medios hagan de caja de resonancia sin contrastar nada ni plantearse las cosas, y nos la comamos porqué sí. "Terrorismo anarquista"? Dónde? Cuándo? Han tirado tan atrás en su mentalidad retrógada que han llegado a la época del pistolerismo por las calles y las bombas en el Liceu? O es eso, o no me he enterado del terror que azota las calles porqué voy siempre con auriculares que me impiden escuchar el sonido de las bombas. Todo podría ser. Total, tampoco me he enterado de la terrible fractura social que dicen que provoca el apocalíptico "secesionismo nacionalista" de zombies aborregados que se comen a los niños españolistas y violan a tus hijas unionistas; así que quizás sea yo, que soy un empanado de la vida. Pero ultraescéptico y desconfiado de La Gran Mentira a más no poder; eso sí que lo tengo...



dijous, 11 de desembre de 2014

RuTinAs HiVeRNaLeS



La realidad siempre supera a la ficción, aunque parezca que el tarao de los leones del zoo no pueda ser real. Le adoro. La putada es que mi imaginación también vaya mucho más allá de la aburrida y triste realidad, porqué eso sólo genera frustración. Para aburrido, el partido del Barça de esta noche. Sé que, a partir de ahora (bueno, ya hace años que me pasa), con este equipo me va a pasar como con E-Platónica: cuando tocas el cielo, las comparaciones posteriores van a salir perdiendo siempre, y no habrá manera de sentirse satisfecho nunca más. Al descanso, he optado por pirarme al cine, después de que me hayan clavado 6'60 euros por una coca-cola y unos nachos con guacamole que han tardado 35 minutos en traerme, en ese bar al que solía ir en compañías femeninas cuando la vida era más emocionante, hasta hace un par de meses. Maldito el momento en que he decidido entrar, y maldito el momento en que he decidido pedir eso. Admito que cuando miraba a mi alrededor, y veía a las chicas atractivas sentadas en distintas mesas, he sentido cierta nostalgia. Dónde narices habrá ido a parar la magia? La echo de menos, y me siento en un callejón sin salida. 'Electrick Children' es un tanto extraña y perturbadora, pero me ha gustado. Y su adolescente protagonista me ha despertado por igual repelencia, lástima, ternura y cierto atractivo. Mañana tengo invitaciones para la nueva de Bill Murray, y tras el fracaso de la semana pasada, ya ni me he esforzado en buscar compañía. De hecho, una ex-compañera de curro me ha ofrecido quedar antes para enseñarme su ciudad, así que he pensado en invitarla a la peli para agradecerle el gesto. Total, estoy de un pasota... mañana recuperamos las comidas a 4 que durante tanto tiempo fueron semanales, y ahora son puntuales. Cosas de la vida moderna, el paso del tiempo y las derivas personales (o parentales) de cada uno. El otro día debí pisar una mierda de refilón, pero no me di cuenta hasta que llegué a casa y sentí ese olor nauseabundo. Cuánto pensé en Divine y en el terrible mérito de (os lo advierto: no intentéis mirarla si no tenéis cierto estómago, o acabaréis vomitando...) la mejor escena de la historia del cine. Por suerte, no la debí pisar de pleno, aunque la operación lavado fue igualmente desagradable. Esperemos que me dé algo de suerte, como dice el tópico. Para suerte la que tuvo un colega del curro, que se encontró un billete de 100 euros en la puerta del trabajo. Yo, de momento, sigo sin rascar bola en los Euromillones, y doy fe que de que ese otro tópico del desafortunado en el juego tampoco es real...




dimarts, 9 de desembre de 2014

RegReSo aL fUtuRo



'Back to the future', @ Irina Werning

Cansado es poco. Esto de los fines de semana de puente trabajando es agotador, porqué se te junta el curro con las ganas de la gente normal de hacer más cosas. Sobretodo a 3 semanas de la maldita navidad. Cena tras 12 horas currando no es la más ideal de las salidas, pero aguanto con dignidad y llego al local final, al que habíamos ido algunas noches del siglo pasado. Y ahí vuelvo, aunque algunos de mis actuales acompañantes no fueran más que niños cuando yo iba allí de adolescente. Y la vida es tan injusta que medir 1'90 y tener aspecto apuesto permite a alguno que un tridente de féminas por las que otros tendríamos que picar piedra, cemento y acero le entren sin hacer nada, para luego acabar perdiendo la oportunidad por no saber que decirles. No sé si me indigna más la ineficacia de uno, o la superficialidad de las que sólo valoran la presencia física, sin la más mínima inquietud por lo que haya más allá. O quizás esta apreciación no sea más que pura incoherencia con lo que siempre deseo y defiendo. Sea como sea, fue noche de muchas risas, y ya sólo por eso valió la pena.

Dos noches antes, cena de reencuentros en el restaurante más antiguo de la ciudad. Pensar que ese local lleva 2 siglos sirviendo comidas da algo de vértigo, y te hace entrar en una especie de trance espacio-temporal, como si estuvieras metido en 'Back To The Future' o en 'Midnight In Paris' (hoy he quedado con G-Cinéfila para ver la nueva de Woody estas vacaciones). Al final siempre nos acabamos contando por enésima vez las mismas batallitas, como si fueran parte ya de nuestra propia mitología grupal no escrita, y me doy cuenta de que lo que yo creía que todavía era mi presente ya forma parte de mi pasado. Y vuelve el vértigo. Que muera el padre de un amigo aumenta esa sensación, y más cuando en el funeral te encuentras con gente que, sin que te hayas dado cuenta, tampoco forma parte ya de este presente de ausencias y deja vus. Cuando los funerales empiezan a protagonizar algunas de tus rutinas, malo también. La vida avanza y tú pareces seguir con el ancla echada a aquellos maravillosos años que te resistes a dejar, mientras la corriente se lleva a los demás a la deriva. La comida colectiva de hoy también participa de la ecuación temporal, y creo que sigo siendo la incógnita por despejar...


PD: también en terreno indefinido entre pasado y presente, entre sueño e ilusión, entre falso y real, bien vale la pena mirarse los reflejos propios y extraños en 'Miralls i Miratges'...



dijous, 4 de desembre de 2014

oN tHe CiNeMa; On ThE SofA; oN THe ciNEmA; oN thE sOFa...




28 horas, 4 pelis; 0 de 5 en compañías; 100% de hartura. Oscuridad, 1 estufa y 10.000 gotas de lluvia exterior. De la interior perdí la cuenta. Soy la 'Party Girl' sin tetas, con menos arrugas, y cambiando cigarrillos por Tigretones. No me ates, no me ates, que soy escapista de las miserias de los demás; ya tengo suficiente con las mías. Y si hay que gritarle a una gorda que me arrolla por la izquierda, y encima quiere tener razón y me llama maleducado a gritos desde la distancia, pues se le grita. Y punto. Estoy harto de los egoísmos de los demás. Y de que parezca que soy invisible, o de que no tenga sentimientos, o menos derechos que tú y que tú y que tú también. Harto de intentar aplicarle una lógica a este caos infernal de fracasos personales que nadie sabe gestionar. Cada uno que se coma los suyos, o que se pudra. Intentar pisar a alguien para sentirte menos mierda es de mierdoso eterno. No soporto a quien no sabe guardar distancias en una cola y se te engancha a la espalda o golpea tu mochila, como si no existieras. Aunque sepa que es verdad, o lo parezca. 'Cheap Thrills' ha entrado de miedo. El cinismo o la mala leche son buenos escudos. Para ti y para los demás, aunque siempre haya dicho que acabaré tarumba perdido haciendo alguna tarumbada a la altura de toda esta montaña absurda. Y aunque me cueste imaginarme en la situación de los protagonistas. Dónde están los límites humanos? Qué estarías dispuesto a hacer por dinero? Y por mucho dinero? Y por unos ideales? Y si consiguieras desembarazarte del miedo? Suena cautivador, verdad? Malditos miedos. El freno de mano de nuestras vidas, y nadie sabe cómo desencallarlo. La Portman desencallaría los míos, o su reflejo en la vida real, por muy platónica que se encapriche en ser. Hay tantísimas cosas de este mundo que no me gustan que creo que debí caer aquí por error. Soy una falta de ortografía de un dictado que no quiero escribir. Sea V de Vendetta... o D de dESoRdeN.





dimarts, 2 de desembre de 2014

bALoNeS SaNgRieNtOs




Amo el fútbol, aunque en los últimos años he tomado mucha distancia. Desde pequeño adoro el juego de patear un balón, porqué disfruto enormemente jugándolo y se me da bastante bien. Con el fútbol he hecho amigos, he conocido mucha gente, he viajado por toda Europa, y encima me ha dado de comer. Me ha transmitido valores educativos que aplicar a la vida, y me ha servido como perfecta metáfora para cualquier situación vital. Todo, absolutamente todo en la vida, tiene una metáfora futbolística. Pero ya digo que desde hace unos años el fútbol se ha ido convirtiendo en un circo prefabricado que me ha ido alejando de él, al menos del fútbol de élite, además de otras motivaciones personales y profesionales que me llevaron al desengaño futbolero y a un proceso de progresiva desintoxicación balompédica. Antes un buen partido era prioridad sobre cualquier otra actividad de mi vida cotidiana o social; ahora no es más que una alternativa secundaria, aunque siga sintiendo el atractivo hacia las grandes competiciones. Pero tanto antes como ahora me jodían y me joden determinadas actitudes absolutamente familiares y habituales en cualquier partido de fútbol, sea de élite o sea de infantiles. Ejemplos de competitividad extrema y deporte mal entendido, valores completamente pervertidos, o usos maquiavélicos de unos colores o recintos deportivos para canalizar ideologías absolutamente reprobables. Un padre insultando a los niños del equipo en el que no juega su hijo, futbolistas que se convierten en animales violentos y/o tramposos con tal de ganar, o ultras fascistas que asesinan a otros por motivos de ideología política que poco tienen que ver con un balón. Repugnantes caras de una misma vergüenza: la de una sociedad enferma que fomenta a diario valores de intolerancia y protege a delincuentes, y luego tiene los santos cojones de hacerse la sorprendida o indignada por tragedias como la que pasó el domingo junto al Manzanares. Tiene que ver con el fútbol, por supuesto que sí, porqué los dirigentes de los clubes son los primeros cómplices en albergar en las gradas o regalar entradas a neonazis y delincuentes con colecciones enciclopédicas de antecedentes penales. Pero me parece que el problema de fondo va mucho más allá, porqué estamos hablando de un asesinato por motivos políticos, como lo fue en su día el del aficionado de la Real Sociedad Aitor Zabaleta, también a manos de ultras que se escondían bajo los colores del Atleti. Y dudo de que si esta reyerta mortal se hubiera producido a la salida de un concierto se dijera que era culpa de la música.


Vivimos en un país en el que políticos, periodistas, tertulianos o las mismas fuerzas del supuesto orden actúan cada día en su teatro de intolerancia, crispación y política del miedo; sólo hay que mirar los noticiarios de cualquier cadena de TV o leer las páginas políticas o deportivas de cualquier periódico para darse cuenta de esta ceremonia bélica de enfrentamientos verbales. Personajes y medios públicos que fomentan la cultura de 'buenos y malos', ejercen la violencia hacia las minorías o los desfavorecidos y el odio hacia lo diferente, carecen de cualquier tipo de autocrítica y niegan los méritos a los demás, no vayan a brillar más que ellos y delaten todas sus carencias, debilidades e inseguridades. Medios de comunicación que incentivan la ceremonia de la confusión, la interpretación superficial de realidades de blancos o negros sin matices y cero empatía hacia las posiciones opuestas a las propias, y que alientan irresponsablemente el enfrentamiento hacia los que no piensen igual, con seguidismo masivo de miles de cómplices anónimos que se prestan y se dejan llevar a ese juego perverso como borregos sin criterio propio. Y si mezclas todo este terrible espejo social con las tremendas carencias de educación, cultura, respeto y sentido común que asolan a esta sociedad en todos sus ámbitos (no sólo el fútbol), acaban pasando cosas como el asesinato de ayer.


Y me joden muchas cosas del después de la tragedia. Para empezar, la ceremonia de la confusión generada por policía y medios de comunicación que empezaron a difundir y repetir como loros sin contrastarlo que las dos aficiones habían quedado para apalearse. Si es así, es ciertamente lamentable, pero no por ello me alegraré por la muerte de una persona, sea ultra de un equipo o de otro. Pero Riazor Blues lo ha negado y aficionados del Depor allí presentes aseguran que ultras del Frente Atlético les sorprendieron al poco de bajar del autobús, el autobusero que les llevaba ha negado también que llevaran palos o armas, y como yo no estaba allí, tengo tantos elementos de juicio para creerme una versión como la otra. También se aseguró que miembros de las aficiones de extrema izquierda de Rayo Vallecano o Alcorcón estaban allí junto a la del Depor, y Bukaneros lo han negado (tendrá algo que ver que la Policía les haya involucrado en este tema con el hecho de que sean un grupo de izquierdas, o que el Rayo haya apoyado y denunciado el reciente desahucio a la ya famosa Carmen, la anciana de 85 años a la que echaron de casa hace unos días?). Pueden estar mintiendo, claro que sí, pero ha llegado un punto en que me merecen tanta credibilidad (o tan poca) como la policía que ha intentado tapar en todo momento la carga ideológica de fondo de ese enfrentamiento esquizofrénico mortal. No entiendo que el partido se jugase como si no hubiese pasado nada, y siento vergüenza ajena al leer las declaraciones de directivos del Atleti quitándose irresponsablemente la mierda de encima porqué "eso pasó lejos del estadio" (a unos 200 metros, he leído. Curiosa interpretación de los conceptos de 'lejos' y 'cerca'...). Me jode también ver a un tipo como Javier Tebas al frente de la Liga diciendo que van a acabar con los ultras del fútbol, cuando él era miembro de Fuerza Nueva. Me revienta la hipocresía de reyes de la intolerancia o la crispación como Mariano Rajoy o Ana Botella pidiendo el fin de la violencia ultra, cuando su partido alberga sin ningún tipo de escrúpulo a cientos de ellos en cargos electos o en Nuevas Generaciones, posando sin ningún tipo de vergüenza en fotos haciendo el saludo nazi o con banderas fascistas. Me indigna que periódicos o tertulias de TV que viven del ruido diario y de generar polémicas artificiales y llevar el juego a la constante crispación y enfrentamiento, ahora se lleven las manos a la cabeza y quieran erigirse como portadores de la bandera antiviolencia en el fútbol. Y me repugna hasta la arcada ver portadas de periódicos de ultraderecha como La Razón protegiendo a sus cachorros asesinos y convirtiéndolos en víctimas. O programas de TV haciendo shows morbosos a raíz del suceso, y opinadores hablando gratuítamente del fenómeno ultra como si fueran doctores en el tema, cuando saben exactamente lo mismo que tú y que yo. De verdad que todo este teatro abyecto me resulta nauseabundo, y siento vergüenza de vivir en un país que sigue tapando y promoviendo el fascismo y la intolerancia, queriendo minimizar o justificar sus efectos. Menos postureos, y más responsabilidad, respeto a lo distinto, y coherencia individual y colectiva. Y tolerancia cero contra la intolerancia. Social e institucional...



dimecres, 26 de novembre de 2014

cASa!




Paz. Absoluta; total; imponente; de aquellos silencios que incluso resultan inquietantes en plena ciudad, a media tarde, con toda la vida que debe haber ahí afuera, y que queda completamente anulada, inexistente, en este rincón de falso paraíso personal. No siempre es así, pero sí en esta tarde de resaca. Siento un pequeño orgasmo anímico estirado en el balcón, leyendo a la intemperie un 25 de noviembre, en perfecta armonía ambiental con este falso veranillo que es como un triunfo personal; un engaño pícaro sin maldad a lo que tocaría. Me gusta que las cosas no sean como deberían; las transgresiones; los desvíos de normalidad; las alternativas; las minorías incomprendidas por la masa; los teóricos perdedores, que en muchos casos esconden grandes triunfos que la mediocridad reinante nunca llegará a comprender. Me fascina leer a Waters, y descubrir su historia personal con Leslie Van Houten. Una de las coprotagonistas de esa terrorífica historia de locura que me magnetizó hasta tal punto que hice un trabajo de la facultad sobre aquél caso de dominación mental, horror y muerte. Me metí tantísimo en la historia que me pusieron un excelente. Puedo llegar a ser muy obsesivo cuando algo me atrapa, y las horas que me pasé en los archivos parecían minutos, hipnotizado por todo lo que leía. Y normalmente eso me pasa con cosas que escapan de la normalidad. Asquerosa y monótona normalidad, aunque para según qué cosas sea el más preciado de los tesoros. Me siento tremendamente bien aquí, en mi hogar, en mi mundo de seres extraños, de historias fascinantes, ajeno a la hostilidad exterior, y con mi colección eterna de himnos mutantes...



dijous, 20 de novembre de 2014

sOy Mi nOViO




Ya es oficial y puedo hacerlo público, porqué tras toda una vida juntos, no tiene sentido esquivar lo obvio ni evitar lo inevitable: soy mi novio. Me saco a pasear, y voy conmigo a mis sitios favoritos. Esa expo que me llamaba la atención? Cojo un día, sin ni siquiera planearlo, y me llevo. Y entramos gratis, y nos fijamos en esa moneda de 2 euros en la oscuridad, y cuando nadie se da cuenta, nos abalanzamos a por ella con mirada pilla, y me invito a merendar con sensación de triunfo. Si un día me encuentro mal y tengo que ir al médico, me acompaño y me doy apoyo. O si un día apetece cine, cojo sin dudarlo y pago yo, qué narices! Otro día improviso un concierto a 2 horas de que empiece, y cuando sale Sharon al escenario, sé perfectamente que se me estará poniendo la piel de gallina al verla tan entregada y tan fuerte, después de su cáncer, y bailo extasiado conmigo, en una clara expresión de vida y homenaje a esa luchadora inconformista de voz prodigiosa. Es genial poder dar una sorpresa sin tener que estar pendiente o temeroso de otros planes alternativos aguafiestas. Y como la noche es joven, nos vamos al after-show y me saco a bailar, actividad liberadora como pocas. Y nos encontramos a unos colegas de profesión, y bailamos con una rocker encantadora, y también con una mulata francesa que nos dice "I'm hot" cuando las distancias se hacen cortas, cortas. Y es que a veces se interponen mujeres de por medio que podrían hacer tambalear cualquier relación, pero no la nuestra. Nadie me conoce como yo mismo, y lo nuestro durará por siempre, hasta que la muerte se nos lleve por delante, juntos e inseparables. Como el que bien te quiere, te hará sufrir, a veces me odio a mi mismo y no me soporto, y me envío a la mierda. Pero al final siempre consigo reconciliarme conmigo, e incluso, si hay suerte, algunas de esas noches acaban en sexo. Es increíble, casi mágico, que siempre acompasemos nuestro ritmo para llegar al éxtasis en el mismo momento. Nadie me conoce y me entiende como yo, y no ha habido noche en mi vida que no haya dormido conmigo. Así que ya lo sabéis, chicas: quizás algún día metáis vuestros sucios hocicos para interferir en esta historia, pero que os quede clarito que ninguna de vosotras llegará al punto en el que estoy yo. Porqué puedo asegurar sin dudarlo de que, mal que os pese y por mucho que os rompa el corazón, antes, ahora y siempre soy y seré mi novio.



dimarts, 18 de novembre de 2014

wAKe uP




Bajo la luz de la estufa, todo está oscuro, hasta que tu maltrecha vista se acostumbra, y empieza a vislumbrar. Quizás sea una metáfora, o quizás no. Antes pensaba en cómo un pequeño detalle puede cambiar tu vida por completo. Por ejemplo, si hubiera sacado esas 3 décimas que me faltaron para entrar en la carrera que quería, no habría tenido que buscarme otra alternativa; y si no hubiera elegido la que elegí, nunca hubiera conocido a Hermano Ficticio R; y sin él, tampoco a tantas bandas fantásticas, conciertos inolvidables y otros que no tanto, libros estimulantes, películas que te marcan como a una res, o a segundas personas que también ayudaron a perfilar mi identidad actual. Todo, por 3 aleatorias décimas, o por las personas que se presentaron a ese mismo examen y dejaron la nota de corte en ese punto, y no 3 décimas más abajo. El efecto mariposa, y el poder del azar. La vida es una sucesión de coincidencias que van dibujándolo todo, o borrándolo. Y por mucha transcendencia que le queramos dar, no tiene ninguna. Yo siempre busco elementos para darle una cierta entidad a mi vida, pero en realidad es porqué sé que no la tiene. Comedia del absurdo. Lo único con sentido es buscar actividades o personas con las que pasar el rato de la manera más agradable o divertida. Todo lo demás no tiene importancia alguna. Mira a los protagonistas de la expo del World Press Photo y dime si tienes motivos para quejarte tan alto. Mira un documental de Jimmo y dime si hay excusas para no vivir tan fuerte. Lee un libro del tarado de Baltimore y dime si hay razón para no bucear en tus entrañas más retorcidas. Mírate al espejo y dime si no es suficiente privilegio verte reflejado como para no salir a comerte el mundo sin complejos ni vergüenzas...



dimecres, 12 de novembre de 2014

aiSLaMieNtO




El asfalto llora hacia arriba, o quizás escupe a ese cielo que últimamente sólo viste franela gris o negro fino, dejando pasar el frío. Todo es un montaje de los fabricantes de antidepresivos. Me pican los ojos, pero los tengo sanos, y no hay más solución que la paciencia. Habrá que tomárselo con humor vítreo. Todo es cada vez más neutro; más insípido; más incoloro; más invernal. El contacto humano me deja inerte. Quizás guardé las emociones en el armario con la ropa de verano. Mañana las buscaré. Hace 126 días que no actualizo el Time Machine. Y debe hacer 126.000 que tengo goteras anímicas. Todo me aburre hasta la extenuación. Lo único bueno es que me vuelve a apetecer escribir. Mis ganas de hacer cosas con otros son proporcionales a la atención que me prestan. A veces tengo la sensación de que si no fuera por mis padres y porqué tengo que ir a trabajar, podría desaparecer del mapa y nadie se daría cuenta ni me echaría en falta. No soporto a quien se borra del mapa y encima ni da la cara. No soporto la hipocresía. No soporto la monotonía. No soporto las medias tintas. No soporto la falta de implicación. No soporto que haya tantos chafarderos cobardes que pasan por aquí sin comentar, como si fuera un animal de circo al que observar mientras da vueltas en su jaula. No entiendo a los demás. No queda nadie normal. En el país de los tarados, el que está como una cabra es el rey.



dimarts, 11 de novembre de 2014

dEsVaRíoS 73





Sequedad de ojos; sequedad de alma; para esto no tengo gotas ni colirios; llueve fuera y el ambiente está seco seco dentro. Día de pantallas y pijama. Socializar a distancia, y sentir esa distancia en las venas. Hace frío. Está oscuro. Suena música, ni que sea como coartada de una soledad de voluntariedad ambigua. Echo de menos echar de menos. El corazón se arruga, y huele a cartón mojado. Planes varios e incertezas. Siempre será mejor improvisar. El escepticismo es Trending Topic, y Hope canta que da gusto. Se me cansan los ojos, y me cansa este cansancio de espíritu. Aislarse como defensa no es un buen ataque. Confundir a un cantante con el actor que le recrea en el cine no sería muy profesional, pero estas cosas siguen pasando hoy en día, por triste que suene y sea. Pero el texto me ha gustado. Si hago una lista de cosas que me gustan y no tengo, deforesto el Amazonas. Me duele menos la cabeza, y mañana tengo cita con la oftalmóloga de las piernas sexys. O mejor sexis? Sexis midnight runners. Ranner y Flappy. Flappy chulo. Caca chulo pedo pis. Hacemos un pis a pis? San Francisco de Asís. Asís, asís, asís gana el madrís. Mi escudo es el de la flor de lis. Y mi casa, la de naranja y marrón. Como los que a nadie le gusta comerse, porqué el marrón indigesta. Y para indie gesta, la de cualquier banda que se lo meresca...




dilluns, 10 de novembre de 2014

uN diA eMoCionANTe



Aunque ya sé que no me creeréis, hoy no me ha importado madrugar un poco más de lo habitual en domingo. Y mira que el jolgorio de anoche en el piso de la vecina hizo un poco más difícil coger el sueño, pero he podido levantarme una hora antes de lo habitual, porqué entraba antes a currar, y primero quería ir a votar. Poco me importaba que un Gobierno que no me representa en absoluto lo hubiera declarado ilegal primero (declarar ilegal el hecho de votar en una democracia y quedarse tan anchos... es que tienen unos cojones así de grandes); poco me importaba que esos mismos mentecatos hayan menospreciado la votación alternativa; y mucho menos importancia tenía que el Tribunal Constitucional, la Fiscalía y no sé cuantas instituciones más con tufo a polillas también hubieran intentado frenarlo. Para ser algo "inútil", "ilegal" y no sé cuantas cosas más, han estado muy preocupados en boicotearlo. Lo cierto es que cuanto más demuestran su carácter autoritario e intransigente las instituciones políticas, judiciales y mediáticas del Estado, más crece la voluntad de desobediencia de muchos (entre los que me incluyo). Simplemente porqué, con su comportamiento, han perdido cualquier autoridad o legitimidad sobre nosotros. Ante un Gobierno camorrista, corrupto y sin ningún tipo de crédito moral o político, ignorancia absoluta y desobediencia civil. 




Tampoco me creeréis cuando os diga que no me ha importado en exceso hacer cola. Pero es cierto. Como decía muy acertadamente un tuit que he leído por ahí, nunca había visto a tanta gente haciendo colas larguísimas sonriendo. Y, encima, lloviendo en algunos momentos del día. Y es que para más de 2 millones de personas, hoy ha sido un día tremendamente ilusionante. Y ha sido francamente emocionante ver a tantísima gente de todo tipo votando, y a abuelos emocionándose por lo que llevan soñando toda una vida, y el perfecto funcionamiento de todo a base de voluntarios, y el civismo casi total con que se ha desarrollado la votación (las pocas excepciones, algunos cerrojos de colegios electorales sellados con silicona, unos ultras de derechas encapuchados que han intentado destrozar una urna en Girona y han sido reducidos por un equipo de rugbi que estaba votando allí en ese momento -olé tú!-, o un sobre con una nota amenazadora y un polvo blanco sospechoso que ha obligado a desalojar un colegio en Cardedeu). Y emocionante también el civismo con que convivían gente que iba a votar con esteladas y gente que lo hacía con banderas españolas. Opciones igual de respetables, así como también los que han optado por no ir a votar por las razones que fuera. Lo único que no me merece ningún respeto es la miniconcentración de unas decenas de ultraderechistas con el brazo en alto y banderas anticonstitucionales que, como siempre, campan a sus anchas con total impunidad, bajo el amparo y la complicidad de las autoridades. Absolutamente repugnante.


Ante las amenazas y el olor a rancio, sonrisas e ilusión por un futuro nuevo. Y eso que todos éramos conscientes de que lo de hoy era una votación de chichinabo sin ningún tipo de validez efectiva. Pero la validez simbólica era enorme, y más ante la atenta mirada de 700 periodistas y observadores internacionales que pueden amplificar la potencia del mensaje a gritos que está lanzando Catalunya al mundo desde hace ya 2 o 3 años. Y el mensaje hoy se ha visto reforzado por cifras contundentes, a pesar de las 1000 trabas y amenazas que ha habido para que lo de hoy fracasara: las cifras provisionales hablan de unos 2'25 millones de personas participantes (con el 80% del escrutinio de los votos emitidos hoy. Hasta el día 25 que acaba la votación no se sabrán los números definitivos). Del total de votantes, un 80'7% han votado por la independencia, un 10'1% por una opción federal dentro de España, un 4'55% por seguir exactamente igual que hasta ahora, y el resto en blanco o nulos. Obviamente, son cifras muy relativas, porqué la mayoría de gente que votaría NO en una consulta vinculante hoy se ha quedado en casa. Pero en números absolutos, que cerca de 2 millones de personas estén expresando abiertamente que quieren un cambio tan radical como independizarse de un país e iniciar un proyecto de estado completamente nuevo es como para tenerlo muy en cuenta. Y no hacerlo me parecería completamente irresponsable y de una ceguera, torpeza y mediocridad política espeluznantes. Pero si estamos hablando del PP, estoy convencido que continuarán siendo así de intransigentes e ineptos, y la bola continuará haciéndose más grande. Y lo que tengo claro es que a los que ya nos hemos decantado por el SÍ-SÍ no vamos a volver atrás. Es un punto de no retorno, y el Gobierno estatal tiene un marrón de tres pares de narices...


Sea como sea, la situación se pone realmente interesante, y vamos a vivir meses apasionantes con este tema. Supongo que aquí acabaremos teniendo unas plebiscitarias, que desde el PP continuarán echando mierda y menospreciando todo lo que tenga que ver con esta cuestión, y que una vez más acabará siendo la gente de la calle la que les de otra lección más de democracia a los políticos de aquí y de allí. Y aunque toda novedad produzca algo de vértigo y pueda ofrecer 1000 dudas, que la gente esté apoyando de manera masiva y cada vez mayor opciones como la CUP o Podemos me hace tener una mínima esperanza de que a los grandes partidos absolutamente apoltronados en una manera de hacer las cosas corrupta, clasista, egoísta y completamente alejada de los problemas reales de la gente pueda estar llegándoles la hora. Si eso pasa y empezamos a conseguir cambios de raíz en el sistema, y logramos regenerar esta pseudodemocracia moribunda que tenemos ahora y reconvertirla en un sistema más justo y con prioridad social, habremos ganado todos. Sea como un único país o sea como dos distintos. Eso es únicamente potestad de la gente...



divendres, 7 de novembre de 2014

OtoÑo y otRoS dRaMAs CoTidiANoS




Ha llegado el frío de verdad, y todo es más difícil. Ha llegado el tiempo de las estufas, las mantas en el sofá, o las dobles capas de pantalón para luchar contra esta humedad de mierda. Seguramente sería lo primero que querría eliminar de esta ciudad agridulce. Las montañas de kleenex son otro elemento de esta época, y sin duda la prueba más definitiva de que la gente a la que le gusta esta época está mal de la cabeza: a nadie en su sano juicio le puede gustar algo que le provoque enfermar. El verano no te pone enfermo. En todo caso, lo único que te puede poner enfermo en verano es la subnormalidad de la gente que ataca con los malditos aires acondicionados, verdaderas armas de destrucción masiva de la sociedad del siglo XXI. He mirado un curso de guitarra pero es muy caro, y creo que prefiero seguir experimentándola desde el individualismo y el Do It Yourself como hasta ahora. Le he echado una ojeada a esto del Meet Up que me comentó L de Lesbiana, y creo que me apuntaré a algún encuentro de intercambio de inglés. Adoro el inglés, escucharlo e intentar hablarlo, y lo echo de menos. Cada vez que veo una peli en inglés me entran unas ganas locas de hablarlo, pero la verdad es que ahora mismo tengo pocas oportunidades de hacerlo. Debería escribir a Canadian J, por cierto.

Aunque todavía no he acabado el libro de entrevistas a Nick Cave, me he comprado 'The Smiths, música, política y deseo', y los dos primeros capítulos me han parecido francamente interesantes, por sus lecturas sociopolíticas de la época, o por las comparaciones entre indie y religión. Ciertamente, la música no deja de ser una especie de religión, con sus dioses, sus rituales y sus liturgias; sus mitos y leyendas; sus blasfemias y herejías; y también sus talibanismos, sus jerarquías y sus moralinas. Y esa firme convicción de que eres tú el que sigue el camino correcto y ve la luz verdadera, y los que son distintos a ti tienen una cierta inferioridad moral. Yo siempre he dicho que soy bastante nazi con esto de la música, y mira que soy súper abierto de miras. Pero no puedo con según qué productos que me parecen puros inventos artificiales de la industria, sin ningún tipo de interés artístico, cultural, estético, ideológico... y que no tienen más intención que hacer dinero sin más. Supongo que le doy tanta importancia a la música en mi vida que no lo puedo concebir sólo como un simple producto de entretenimiento. De hecho, no entiendo a esta gente a la que todos sus discos le ocupan una simple estantería de 10 o 20 CD's. Sus vidas tienen que estar terriblemente vacías. Y volviendo a lo que decía, por muy frívola que sea la canción que estoy escuchando, tiene que tener algo más para conectar con ella. Una actitud, una idea, una imagen, una frase, un sonido, una atmósfera... algo. Quiero historias detrás, quiero que me hagan pensar, sentir, imaginar o vivir cosas como las que me cuentan. Quiero sentirme protagonista de una canción. Quiero sentir que mi vida tiene algún punto de interés que se pudiera escribir y cantar. Aunque sea invierno (para mi ya lo es, porqué hace frío), y todo esté entrando en una densa espiral de aburrimiento y apatía. Que lo más interesante de esta semana hayan sido los contactos con la enfermera que me hizo una analítica o con la oftalmóloga sexy a la que no pude evitar mirarle las piernas mientras inspeccionaba mis retinas, no deja de ser triste.

Y hoy he vuelto a pisar un tanatorio, y no he podido evitar que se me despierten otra vez esos malditos fantasmas que siempre han revoloteado por mi cabeza con pensamientos funestos. No puedo evitarlos. Es puro miedo. Qué digo miedo? Terror. O pura preparación por si llega el día del dolor insoportable, para conseguir un milésimo grado menos de insoportabilidad de ese dolor infinito. Al irme de allí, me he escapado al centro a despejar el cerebro, y he encargado el libro de John Waters 'Mis Modelos De Conducta'. Cada uno tiene su propio panteón de héroes vitales, y a mi siempre me han atraído los raritos...




dimarts, 4 de novembre de 2014

oPiNiÓn dE MieRdA




Mientras muchos pierden su tiempo durmiendo a estas horas, yo lo aprovecho escuchando en Spotify el nuevo disco de Los Punsetes que sale a la venta mañana. Mañana ya es hoy, así que es lo que tiene. Los adoro. Por su cinismo extremo, su mala leche, su lenguaje directo y provocativo... por su materia gris, vaya. Y los necesito por vena cada cierto tiempo, como quien se hace una transfusión de sangre o una exfoliación de piel, que nunca he acabado de saber qué narices es, pero que da rabia sólo de imaginarlo. Al cerebro hay que alimentarlo. Sea con canciones, con películas o con conversaciones con gente que se salga de la norma y cuestione las cosas y a las personas. No hacerlo provoca atrofia cerebral y puede provocar comportamientos realmente peligrosos, como ver Tele 5, creerte las portadas de La Razón, bajar a comprar el pan en chándal, tener hijos como conejos, escuchar Amaral, o incluso votar a la derecha. Vosotros mismos. Mañana se preveen tormentas otra vez, así que ya tengo planazo: no salir del pijama y ponerme el disco en bucle, como banda sonora de mi amplio abanico de odios vitales. Me encanta odiar. Es tremendamente liberador, y no deja de ser una manera como cualquier otra de reafirmación personal, en contraposición a todo lo que odias. Y no odiar es ciertamente arriesgado, pues puedes llegar a creerte que el ser humano, como concepto genérico, vale la pena. Y luego el hostión de realidad es peor, y te puedes llegar a desangrar por dentro. Y como se te salga la sangre para fuera, lo pones todo perdido y a ver quién friega después...




dissabte, 1 de novembre de 2014

Lo hAgO tOdO pOR eL ViCio




Hace un día extraño, y es perfecto para este día. Es extraño que esté en casa en sábado sin tener que trabajar. Es extraño poder salir un viernes noche. Es extraño volver a horas en las que ya estaría despierto, empezando el día siguiente. Y es extraño que en la casa reine el silencio porqué es lo que me pide el cuerpo, como si quisiera hacer huelga de bandas sonoras. ¿Te imaginas despertar un día y que toda la música haya desaparecido? - pregunta un muro de Sheffield. Yo me desvanezco. La vida, en general, es extraña, y la mía también me lo parece. O quizás el extraño sea yo, o todos los demás. Desde la pantera a la Uma rubia que me pregunta de qué voy disfrazado. También su amiga desenfadada que hace como que besa a todos con la máscara de Scream puesta. La chica Picachu que en la cola dice enamorarse de mi cuando le digo que me llamo Picasso. O la madrileña que me pregunta cómo me llamo y con la que nos abrazamos como si nos conociéramos de toda la vida. Quizás unos minutos puedan contar como toda una vida si son lo suficientemente intensos. A la vida le sobra gris y le faltan colores chillones. Le sobran compromisos y le faltan canciones. Le sobran todas esas cosas que desaparecen cuando suena la música una noche cualquiera en cualquier lugar del planeta. Todos nos refugiamos del mundo exterior como podemos, y nuestra existencia parece cubrirse con una burbuja que nos protege de todos nuestros pequeños grandes problemas y dramas de cartón piedra. Me encanta esa nebulosa de ruido-silencio en la que todo lo que te dicen parece amortiguado por colchones invisibles y memoria gruyere. Ese caos de vidas aceleradas y de seres que desean sentirse especiales y escapar de sí mismos. Esas palabras que caen al vacío como movidas por fuerzas internas que tú no puedes controlar. Y todo ese deseo concentrado entre 4 paredes que sudan y gente que se besa, muchos por primera vez. Y que suenen Los Punsetes cuando menos te lo esperas. O la fugacidad de seres y caras con las que compartirás momentos durante minutos o unas horas y luego se irán para no volver jamás. El momento en que se enciende la luz suele ser el peor, porqué quisieras que no acabara nunca. Te sientes como si te echaran de un pequeño paraíso artificial y te devolvieran de una patada al mundo real. A ese mundo en el que nadie quiere vivir. El mundo de las soledades, las desilusiones, las obligaciones absurdas o el de dedicarle tu tiempo a gente que no se merece tu tiempo. El de las llamadas que dan pereza. El de los horarios y el de los madrugones. El de dejarte la vista delante de pantallas insalubres. Y el de las mediocridades y las incompetencias. El camino de vuelta da para trucos de magia increíbles, vértigos helados ante un bolsillo vacío, noches derramadas en un parque, o una lolita francesa muy pasada cantándome 'I'd Rather Go Blind' en un banco mientras sus dos amigas estiradas en el banco de al lado ríen de ebriedad o algo más. Gente desecha saliendo de un after, y piernas quilométricas meando entre dos macetas. Repeticiones de patrones absurdos para engañarte a ti mismo y a tus carencias. Encuentros con compañeros de profesión que se van a trabajar. O últimos disfraces de esa extraña neotradición que poco o nada tiene que ver con nosotros. Una noche extraña, porqué es lo que tocaba...


PD: Cuando tengáis que poner una lavadora, aseguraos de estar lo suficientemente despiertos para comprobar con calma todos los bolsillos del pantalón...


divendres, 31 d’octubre de 2014

eNaMoRadO




Es tarde, tengo sueño y mañana trabajo, así que otro día con más calma ya hablaré tranquilamente de todo lo que está dando de sí mi In Edit de este año. Pero ahora mismo siento tal excitación que necesitaba reflejarla, ni que fuera de manera rápida. El doble programa de hoy centraba las expectativas en el primer documental, 'Beautiful Noise', sobre toda la movida shoegaze de finales de los 80 y principios de los 90: The Jesus And Mary Chain, My Bloody Valentine, Slowdive, Ride, Lush... y otras bandas maravillosas y sobradamente conocidas a poco que hayas investigado sobre ello. Pero por mucho que leas, veas o escuches, nunca dejará de sorprenderme la profundidad de capas transoceánicas en que se sumergen el rock y el pop como concepto genérico. La verdadera eternidad de la música se mide en que por cada nueva banda fascinante que conozcas cada día, te quedarán 1000 más por descubrir. Y eso es lo que he comprobado una vez más tras ver el documental sobre Sarah Records. Aparte de Heavenly, The Field Mice, o The Orchids, no había oído a hablar en la vida de las bandas que publicaron en este pequeño sello independiente de Bristol, y algunas de ellas me han parecido brillantes, sean más o menos fugaces. Estoy convencido que nunca nadie me hará sentir la excitación que siento cuando descubro nuevas bandas con las que obsesionarme loca e incondicionalmente, en mi mundo secreto...







Y paro, porqué podría estar horas...




dimarts, 28 d’octubre de 2014

nOStALgiA dEsoRdeNada




He empezado a leerme entradas de hace 6-7 años y durante esas dos horas me ha entrado nostalgia. Dime cómo escribes y te diré cómo vives. Cómo hemos cambiado, para bien y para mal. Y cómo echo de menos aquél overbooking de vivencias, locuras e insomnios voluntarios. La madurez debería ser considerada enfermedad peligrosa. Y cuánta gente ha ido desfilando, y qué mal he sabido expresar afectos. Cuántos recuerdos que había olvidado por completo. Debería copiarme todo esto para no perderlo, como me pasó con el dEsoRdeN original, en uno de los dramas más terribles de mi vida moderna. Releerse debería ser obligatorio como inyección para evitar el tedio. El tedio te arrastra al cementedio. Se me ha desafinado la guitarra, y no es fácil intentar arreglarlo de oídas. Y me encanta vivir cuando todo el mundo duerme, pero no sé qué cojones hago escribiendo a estas horas en que debería estar bailando o follando; qué vida más triste, la leche...



dilluns, 27 d’octubre de 2014

SoMetiMeS I fEeL sO hApPy...




Instalado en los inicios de una cierta apatía. Siguen con su puta manía del inútil cambio de hora que lo único que provoca es que gastemos más luz porqué se hace de noche antes, y que nos deprimamos todavía más con esta mierda de época que está a punto de empezar. El fresquito que hace por la noche no es más que un simple aviso de que estamos a las puertas del infierno, como cada año a estas alturas. Mientras nadie invente una máquina del tiempo que nos permita saltarnos el otoño y el invierno, la humanidad no podrá ser considerada como una raza racional, inteligente o términos similares. Esta época me pone de muy mala leche. Todavía más. Y de aquí a 4 días ya empezarán a darnos el coñazo con la maldita navidad y nos contarán no sé qué milongas de la bondad humana, y habría que aplastarles la cara contra cualquier diario lleno de ladrones corruptos y decirles a gritos que no intenten engañarnos porqué todo eso no existe. Los anuncios no existen. Las colonias son mentira. Y la vida real no es un cuento de príncipes azules ni princesas encantadoras. Todos somos batracios. Y quizás no lleguemos al nivel de hijoputismo y alcantarillas del estado que enseña 'Lasa Eta Zabala', pero nos huele el aliento para afuera y para adentro. La semana presenta vías de escapismo en forma de conciertos de aniversario, el imprescindible In Edit o una posible salida nocturna el viernes, aprovechando que este sábado libro. Y a todo esto, hoy hace un año que nos dejó el amigo Lou. Aquella tarde de domingo fue un momento muy triste, mr. Reed...




dijous, 23 d’octubre de 2014

LeS hÒStiEs dE La iAiA



Medio cegato perdido, y estoy por mirarme una cadera nueva en eBay. Todo lo bonito que me lo habían pintado resulta que tendría un coste (de mi bolsillo, claro; sobre el riñón y medio, aproximadamente), y en la pública ya hace 9 meses que espero hora para el traumatólogo. Cuando he salido de allí con una decepción del tamaño del agujero de una Black Card, me han venido ganas de irme a la Conselleria de Sanitat a quemarla con el conseller en cap el primero y sus amiguitos de la privada después. Y más cuando he llegado a casa y el puto helicóptero de 5000 euros la hora sobrevolaba diSoRderLand para tortura de los vecinos, porqué para pegar mamporros y controlar a la gente no hay recortes. Tal y como nos decía ayer la yaya que ahostia las cocas, "cuando lo hago pienso en todos los que nos recortan". Y os aseguro que le pega con mala leche, la abuela. El sábado cierran el restaurante, y es una lástima que desaparezcan locales tan singulares y con tanta solera y tradición. Aprovechamos el viaje para comprar embutidos, que es zona porcina, y es una pasada volver a probar productos que saben realmente a lo que son, y no esos fakes que compramos cada semana en el súper.

Me ofrecen cosas interesantes pero creo que no quiero seguir regalando mi tiempo ni dejándome la vista en pantallas que me están friendo la retina. Y lo llaman progreso... veo en un programa de reportajes que hay quien quiere adaptar los horarios al sistema europeo y me indigno de tanto cretinismo. Que a mi no me vais a vender la moto de que descansaré más si tengo que levantarme antes, cenutrios! Todo lo contrario: haced que me levante más tarde, y estaré más activo, creativo y productivo en mis horas buenas de tarde-noche. Pero bueno, es lo que siempre he dicho: el trabajo envilece al hombre. Y es lo que permite a los poderosos tenernos controlados, ocupados y preocupados. Tener algo que perder nos convierte en seres conservadores y miedosos; y, por tanto, fácilmente domesticables y controlables. Tendríamos que volvernos todos locos y recuperar elementos históricos tradicionales europeos: como la guillotina. Ahora mismo lo veo como la única posibilidad real de regeneración democrática. Dicen que una vez, hace ya muchos años, en una galaxia lejana hicieron un telediario en que no salía ningun caso de corrupción; pero yo no me lo creo...



dilluns, 20 d’octubre de 2014

cOnfeSioNeS íNTiMAs dE uN (dESoRdeNado) SaNTo PeCadoR



Algunas cuentas de twitter o leer libros sobre determinados personajes me hacen creer en la existencia de vida inteligente, que es eso que suele quedar sepultado por toneladas de excrementos de vacía rutina, nimiedades varias, los falsos dramas que algunos se montan (nos montamos) para darle algo de supuesta transcendencia a su (nuestra) vida de mierda, y todas esas absurdas capas de idiotez que aplicamos en nuestra cotidianidad, por imitación o pereza. Todos somos cómplices de que el ser humano ejercite un 1% de sus capacidades reales, sobretodo por lo que a actividad cerebral se refiere. Si uno se para a pensar, el 99% de las conversaciones que uno mantiene a diario son totalmente intranscendentes, superficiales o escasas de interés real o profundidad humana. Conocemos bien poco los unos de los otros, de nuestra manera real de pensar, sentir, percibir el mundo, expresarnos sin represiones... porqué nuestra esencia permanece escondida tras más puertas que una prisión de alta seguridad, o que el cuartel general del Superagente 86. Todo es puro miedo, claro. Una prudencia extrema por no resultar frágiles, expuestos a cualquier agresión externa y al dolor que nos pueda comportar, o a los juicios de valor que hagan los demás sobre nuestra persona. La cuestión de fondo para intentar solucionarlo, me parece a mi, es asumir nuestra propia condición de seres patéticos, miserables, imperfectos, incoherentes y, en definitiva, humanos. Resta mucha presión saberse lejos de todos esos cánones ideales de estética y ética con los que nos intentan engañar a diario en anuncios, películas y demás píldoras aleccionadoras edulcoradas. Y también hay que saber mirar a los demás con el mismo rasero: por mucho que alguien nos pueda impresionar, es igual de patéticamente humano (entendido este adjetivo en el sentido más peyorativo) que tú y que yo. Las apariencias son mierda, y no hay más. Anoche sentí deseos violentos REALES de bajar con un bate de béisbol y apalear la cabeza del vecino subnormal que a la una de la mañana llega borracho y armando jaleo con otros borrachos que gritan y ríen. Obviamente, no lo haré, porqué la sociedad nos educa para saber reprimir estos instintos salvajes y evitar el caos y la anarquía universal, pero tampoco creo que tenga que sentirme avergonzado por mis instintos. Me parecen una reacción lógica y muy humana, y una expresión de enorme rabia contenida (que sentí físicamente en mi estómago, con una sensación de tensión extrema que hoy todavía notaba de manera 'resacosa'...) ante el sentimiento de injusticia que me provocan estos seres egoístas y que desprecian a los demás, con total falta de respeto y empatía. Que me insulten tras haberles gritado reclamando que se callaran me da exactamente lo mismo, porqué no ofende quien quiere sino quien puede. Y, lógicamente, ante sus repetidas exhibiciones de cretinismo y egoísmo, no le respeto en absoluto, porqué me parece lo más justo. Ya he decidido que si se repite algo similar, lo grabaré y llamaré a la patrulla, y que les den por culo. Preferiría no llegar a este extremo, pero cuando alguien no te respeta y rompe la convivencia sin venir a cuento, tú no tienes por qué respetarlo.

Todo esto venía también porqué hoy cumple años una de las dos personas a las que más quiero en este mundo. Y aunque los 3 siempre hemos tenido una gran relación, es cierto que nunca hemos conseguido llegar a ciertas profundidades relacionales (quizás me esté inventando la palabra, pero me da igual, y creo que se entiende el concepto). Y aunque me encantaría lograrlo, admito que no me sale. Es curiosa la lógica de los roles adquiridos, y lo difícil que resulta romper determinadas rutinas, barreras o autocensuras inconscientes. Muchas de las cosas que publico aquí sin ningún tipo de complejos ante ojos completamente desconocidos, no sabría ni cómo intentar expresarlas con ellos. Y es verdaderamente triste que eso pase, pero supongo que también es humano (entendido este adjetivo en el sentido más peyorativo). Es como cuando intentas hablar con alguien en otra lengua a la que estáis acostumbrados: es imposible, no sale de manera natural. Supongo que por eso siempre he pensado que me encantaría que algún día leyeran este blog, aunque yo no lo supiera, para conocerme mejor, y que supieran las cosas de mi que yo no he sabido transmitirles ni explicarles. Porqué todo esto también soy yo, y quizás no lo sepan (o quizás sí lo saben, y aquí el que no se entera de la película soy yo). 

Y a todo esto, no quiere que gastemos ni un céntimo en comprarle nada, pero a mi no me sale tanta frialdad. Y aquí me tenéis, buceando en internet y saltándome las barreras de la supuesta legalidad que les interesa a unos pocos con mucho dinero y poder, para llevarle el último disco de una de sus bandas favoritas, aunque sea en versión mp3, dadas las dificultades para encontrarlo en diSoRderLand de manera física. Va por ti, papi...




dijous, 16 d’octubre de 2014

sE VeNde CeRebRO (RaZóN, aQuí)




Quizás sea porqué últimamente he escuchado y tocado canciones de adolescencia que hacía años que se habían sumergido en las profundidades, aunque con el tiempo te des cuenta de que, aunque simples, eran realmente buenas, y la intuición era certera. Es curioso, porqué ahora esas ausencias ya no duelen, y las obsesiones son en voz baja, y casi añoras aquellos pinchazos ventriculares que lo hacían todo tan melodramáticamente intenso. Ahora incluso te puede parecer que eres capaz de domarte a ti y a tus deseos, aunque cada mensaje que te llega por medios inimaginables en aquellos años te sube un poco la adrenalina, por aquella eterna curiosidad que no se te irá ni con lejía, por muchos años que pasen. A ver qué me dirá, a ver si entra al trapo, a ver cómo responde a mi pinchazo, a ver si tiene sangre u horchata... el pragmatismo puede restar magia pero es más llevadero. Aunque una vocecilla ahí dentro te diga a gritos que ojalá alguien te lo trastoque todo de arriba a abajo. Las candidatas se van sucediendo en un carrusel de pegas cada vez más monótono, porqué nunca nada es como uno querría. Y hay actitudes y miedos ajenos que no podré llegar a entender en la vida, y que acaban derivando en pequeñas gotas malayas de frustración. Hay veces que ser un polvo y ya está es liberador, pero otras veces ser un polvo y ya está te sabe a poco. O incluso a muy poco. Hay veces que la vida cansa, y por mucho que te esfuerces no hay manera de cambiar determinadas dinámicas, y lo que hace unas pocas semanas se te presentó como una novedad excitante empieza a cansar, por falta de iniciativa y ambiguo interés. Que el día oscurezca cada vez más pronto no ayuda, y encima empieza a hacer fresco, y querrías huir de este callejón sin aparente salida y aparecer en la otra punta del mundo, con una vida por estrenar, nuevas caras, nuevas historias, nuevas oportunidades... o qué sé yo. No he perdido el humor, pero me aburro. Me cuesta horrores encontrar estímulos humanos, conexiones químicas y complicidades sin fecha de caducidad. Me canso y me cansáis por igual. Y si no fuera porqué existen cosas como Los Punsetes, creo que un día de estos se me empezaría atrofiar el cerebelo, de tan poca actividad que me exige el mundo exterior...




dimecres, 15 d’octubre de 2014

oN th CiNemA: 'bOyhOod'



La vida se acelera de día, pero se frena de noche. Preferiría que fuera al revés, la verdad. Coges el peso de iniciativas para algunos amigos, y te cuelgas en otras para otros. Supongo que no das para todo. Siempre me ha gustado hacer regalos, y buscarles un por qué, el vínculo cómico y también la complicidad. Vuelvo a tener estadísticas de visitas a médicos más propias de un sexagenario, y al final ya me lío de si estas pruebas eran para el tema de tal o para el de pascual. Comidas en terrazas con barril de cerveza y hamburguesas a tutiplén. Cenas con pasteles, plumas, preparativos de bodas, y malas noticias. Me reafirmo en mi convicción de que no sabemos apreciar el enorme valor de la supuesta normalidad, eso que no echas a faltar hasta que te falta. Noticias políticas que no sorprenden en absoluto, ni tampoco variarán la voluntad popular, que ha sido en todo momento el motor de todo este proceso. Conversaciones con G-Punk, pero no acaba de reaccionar, porqué las cosas nunca acaban siendo como uno quisiera. Eterna condena a la que uno se acaba acostumbrando. Siempre nos quedarán  las realidades paralelas y el vivir otras vidas de papel o celuloide. 'Boyhood' es muy recomendable, por algunos diálogos brillantes, por la manera en que se rodó, y también por la banda sonora...



dilluns, 13 d’octubre de 2014

dESeO NoRMaLidAd (La JuSTa, VayA...)




Siempre he sido bastante frágil de salud, pero últimamente estoy hecho un auténtico pupas: cuando no son catarros, son gripes intestinales; cuando no, mareos y náuseas aleatorios; que si demasiadas plaquetas en sangre, que si una muela cascada... o, lo último, que una salsa agridulce del chino te provoque una reacción alérgica y un herpes labial. Mi primer herpes labial en toda una vida. Precioso todo, oigan. A todo esto, al final me operan de la cadera para evitar males mayores a medio-largo plazo, pero lo bueno es que, con muchas probabilidades, debería poder volver a jugar a fútbol en 3 meses tras la operación. No hay mal que por bien no venga, y lo mejor de todo es tener un diagnóstico claro tras año y medio de dudas, incertezas y mareos médicos, y también una solución. Hasta que no me vea jugando con normalidad y sin molestias no me lo creeré, pero por primera vez en 18 meses, empiezo a ver la luz al final del túnel. Mientras, G-Punk sigue sin dar señales de vida y dudo de si darle un toque o si pasar de ella completamente. Y a todo esto, la Chica del Novio Imaginario dejó de serlo en el concierto de Morrissey del viernes, cuando apareció con el susodicho entredicho. El bolo estuvo correcto, y celebro haber podido ver por fin a uno de los grandes iconos del pop de finales del siglo XX, aunque admito que me decepcionó un poco por ritmo y repertorio. Y aunque Mozzer conserva de maravilla la voz, el sarcasmo y el carisma, lo cierto es que se le ve algo cascadete, y por lo que dijo en una entrevista en El Mundo, mucho me temo que cualquier día de estos nos dé un disgusto... lo peor de todo fue encontrarme atrapado de pleno con la marabunta choni que salía del concierto de Malú, justo a la misma hora. Y es que mientras Morrissey no llena ni un Sant Jordi Club, Malú toca en el Sant Jordi. Éste es el nivel del país en el que vivimos...



dimecres, 8 d’octubre de 2014

qUe mAdRuguE Tu AbuELa




La tiranía madrugadora es algo contra lo que deberíamos rebelarnos con virulencia revolucionaria. Ok, acepto que para hacerme unas analíticas tenga que ir en ayunas, pero qué más da ir a las 8h que a las 12h, mientras no haya comido nada en las últimas 6, 8, 12 o las horas que haga falta? Si me levanto a las 11h puedo aguantar perfectamente en ayunas hasta las 12h, y es exactamente lo mismo que si me levanto contranatura a las 7h para que me peguen el pinchazo a las 8h. Pero no, todo en esta vida está abocado hacia la gran falacia de que madrugar es algo bueno, o la soberana gilipollez de que "aprovechas más el día". Y UNA MIERDA! No es cuestión de levantarse antes, sino de las horas que luego estés despierto y activo, y del rendimiento que les saques. Y yo ya os digo que si me hacéis despertarme con un despertador, voy a estar zombie hasta media tarde y no voy a rendir una mierda, y malgastaré completamente el día en cuestión. Y por un tema de biorritmos, me siento infinitamente más activo y creativo de tarde-noche, así que ya os digo yo que levantándome de manera natural a las 11h. y yéndome a dormir a las 3h aprovecho infinitamente más el día que si me despierto por medios artificiales a las 8h o incluso en horas más inmorales impuestas por la burguesía que explota a la masa asalariada por un salario indigno. Me sulfura muchísimo que la gente acepte como 'normales' estos hábitos insalubres y antinaturales. Pero por suerte, mientras el mundo malgasta su tiempo durmiendo a estas horas de la noche, yo lo aprovecho pegándome unos bailes en el salón a ritmo de la rompecinturas Mary Wells...