dimarts, 27 de juny de 2017

aQuí y AhORa



La segunda experiencia vitoriana fue genial. Y eso que empezó torcida, porqué finalmente no pude ver a mom0 por causas mayores. Opté por irme a los conciertos gratuítos del jueves: primero, los de Plaza de la Virgen Blanca. Cuando empezó a hacer fresquito (que lo hacía), paso por el Sagartoki para reponer fuerzas, y luego a la Jimmy Jazz. Flipé con el directo de Revel In Dimes. Puro blues rock sexual, incrementado este último matiz por su sugerente cantante, Kia Warren, a la que felicité luego en la barra y brindamos por ello. Les compré el vinilo. Me gusta comprarle algo a los artistas que me hacen vibrar en un concierto: normalmente disco o camiseta; o en algún caso, ni que sea una chapa. Me pusieron a tono el alma para alargar la noche en la misma sala. Allí conocí primero a una extremeña muy sexy traspasando la distancia de seguridad. Sus pechos turgentes contra mi cuerpo, y una oferta de sustancias prohibidas y hedonistas. En la escalera del baño, me pongo a hablar con la chica de gafas que bailaba espasmódica y sin complejos. Me hizo gracia en cuanto la vi en la barra. Me presenta a su amiga rubia pibón. Son de Almería, y muy divertidas. Bailo con ambas, aunque el DJ nos corte el rollo con continuos coitus interruptus, como en 'Wicked Game'. Todo hay que decirlo se marca una sesión memorable, con los Sonics, Hellacopters, Turbonegro, Kinks, Soundgarden, Pearl Jam, Stone Roses, Beck, Chris Isaak, o incluso Oasis. Los tipos que también hablaban con las almerienses se van en una dirección, pero prefiero irme con ellas dando un paseo hasta el centro. Risas, sueños millonarios, fotos, Bowie e intercambio de teléfonos. Para ser una noche teóricamente solitaria, ha dado bastante de sí...

Duermo hasta que me dejan las escandalosas señoras de la limpieza. Mi amigo H y su novia salen desde diSoRdErLand a la hora de comer, y las almerienses se han ido a coger sitio al camping del festival, así que vuelvo al Sagartoki, pero esta vez, emplatado. Me pego un homenaje gastronómico reponedor, siesta, ducha, y para Mendizabala. Llego a los Godfathers, y en las primeras filas me encuentro a las almerienses. La cerveza corre, y las historias también. El azar hace que pasen las cosas que tienen que pasar, aunque a veces sea tan puta. Supongo que en este caso el karma se siente en deuda, y de ahí el regalo. Mantengo una divertida conversación a tres bandas con ellas en vivo, y por whatsapp con La Nena, también almeriense en Madrid. Se suenan, aunque parece que no se conocen. H y pareja llegan con Cheap Trick, y nos vamos a ver a John Fogerty. Resulta sorprendente y admirable ver la vitalidad de este hombre, que derrocha y contagia energia a los 72. Me vuelvo a encontrar a la extremeña de la noche anterior. El momento mágico, cuando Fogerty empieza a tocar 'Have You Ever Seen The Rain?'... y empieza a llover! Es un ligero xirimiri muy refrescante y agradable (y mira que yo odio la lluvia...), pero nos quedamos embobados con un momentazo que no olvidaremos en nuestra vida.

A quien intentaremos olvidar cuanto antes mejor es a la gilipollas que nos monta un numerito infantil y maleducado. Primero, dando por culo con golpecitos y empujones sin ni siquiera empezar el concierto, como para ganar terreno. Luego, empieza a bailar detrás mío pasándome los brazos a ambos lados del cuello. Luego se pone delante mío y empieza a hablar conmigo, que le respondo educadamente pero sin darle mucha coba para que no se me enganche. Luego... empieza a restregarme el culo en la entrepierna! Pero todo cambia cuando acaba una canción y comento algo con la novia de H... en catalán. "Ah, sois catalanes? El Azkena está lleno de catalanes" dice con retintín y un absurdo tono desagradable. Empieza a molestar a la novia de H, que como no se corta, se lo reprueba, y se la acaba quitando de encima con un ligero empujón. Y la maleducada empieza a montar el numerito, gritando, insultando o enseñándonos su middle finger. Ahí se me acaba la paciencia y le suelto a gritos que disfrute del concierto y deje de dar por culo a los demás, que en ningún momento le he recriminado su comportamiento más que molesto. Y tras la tensión verbal, acaba optando por marcharse unas filas atrás, cosa que otra gente de alrededor agradece y aplaude. Hay gente realmente subnormal...

En Hellacopters me quedo solo, porqué H y su novia están agotados del viaje, y las almerienses se han ido a dormir también. Tras el bolo, como un kebab en la zona de picnic, y una chica de Pamplona me empieza a hablar cuando ve la chapa de Bowie que llevo en la tejana, mientras su novio y un amigo están a la suya. Me voy paseando hasta el hotel, en una caminata de una media horita por Vitoria. No nos han tocado los Euromillones que habíamos hecho con las almerienses, y pienso en quien me gustaría que estuviera ahí conmigo en ese momento. Sí, también en los grandes momentos tengo la manía de pensar en lo que me falta para hacerlo todavía más perfecto. Al día siguiente le escribo en el tren, tras 2-3 días sin hablar. Ahora parece mucho, cuando no hace tanto era lo más normal. Curioso cómo evolucionan las relaciones humanas, sean del tipo que sean. La nuestra ha cambiado bastante en estas últimas semanas, y no quiero pensar ya en meses. Mañana vamos a la expo de Bowie que le regalé por su cumpleaños. Le he comprado un libro de regalo porqué me sale de las narices, para celebrar la vida. El otro día tuvo un accidente de coche. Nada grave, pero un susto. Esas cosas que hacen pensar en cómo puede cambiar todo de un golpe repentino. Por eso yo sólo creo en el AQUÍ y AHORA...



dijous, 22 de juny de 2017

cUeRNoS, ChuPas y tAchUeLAs




Parece que las obras ya acaban, y todo empieza a volver a cierta normalidad a mi alrededor. Eso hasta que alguien se vuelva a quejar de que faltan cosas por acabar, o tal cosa está mal hecha, o estos bonitos marrones que siento ajenos pero me tengo que comer yo por esas cosas de la vida formal que tanto detesto. Mañana me voy al Azkena Rock de Vitoria, así que ya me pueden buscar. He quedado allí con mom0, y me hace mucha ilusión verla, porqué hace millones de años que no coincidimos. Quizás en alguno de mis viajes a Madrid, o quizás incluso en aquél lejanísimo concierto de los Arctic Monkeys en Razz (lo acabo de mirar por curiosidad: fue en 2007, y está en Youtube; 10 putos años... uf!). Joder, el tiempo vuela, y da mucho vértigo. Hoy me he pelado de golpe 15 meses de condena con el banco de turno. En 25 añitos más, cuentas arregladas. Otra parte más de este mundo absurdo y estúpido que odio con todas mis fuerzas. Y al que me vi abocado de rebote y de malas maneras contra mi voluntad, hace poco más de 3 años. Aunque con el tiempo y la perspectiva he acabado creyendo que hice bien, siempre me quedará ese escozor de haberme traicionado, ni que sea parcialmente. Pero lo hecho, hecho está...

Ayer estuvimos de terrazas con La Chica Del Novio Imaginario, que así es como llamé en su día a I-No-Me-Acuerdo-Qué-Mote-Le-Puse (y que ahora recupera el original). Se está pensando venir a vivir a diSoRdErLand, porqué tras la ruptura con el que fue su pareja durante 16 años, se muere de asco y aburrimiento en su ciudad. Haría bien, estoy seguro de que le vendría fenomenal. Y yo encantado, porqué me gusta quedar con ella, tener charlas sobre lo humano o lo divino, y es una gran cómplice nocturna. Más tarde vino también su amiga M de Morena, que venía de mala leche por el curro y el tráfico, pero luego se cascó un buen monólogo, una cerveza y una ensalada, y ya pareció haber cambiado de humor. VIVIR es bueno para la salud. Y trabajar no lo es en absoluto. A mi me queda el domingo y pillo vacaciones. Y para después del festival Vida ya estoy planeando una escapada escandinava, que es una de mis muchas espinas clavadas. Necesitaríamos vivir 14 vidas para poder hacer todo los viajes pendientes.

Las conversaciones con La Chica Con Pelo De Chico siguen su curso natural diario. Ver que tengo mensaje suyo en el whatsapp me hace recordar aquella especie de excitación y curiosidad cuando tiempo atrás recibías un email de alguien especial (bueno, con ella también nos escribimos por mail a veces); o mucho más tiempo atrás, una carta. Las cartas eran un puto suplicio y un sufrimiento en esos días/semanas en que no llegaban, pero una excitación máxima cuando aparecían en tu buzón. Debo conservar algunas, no sé donde, de antiguos amores de verano adolescente, o de novietas del colegio. Me ha dicho de ir a ver la semana que viene la expo de Bowie que le regalé para su cumpleaños. Así la podré volver a ver con calma. L de Lesbiana ha ido hoy a la de Björk, y se ve que es una freakada, pero una buena experiencia sensorial. Quizás vaya un día de estos. También están haciendo una de Brian Eno en Sta. Mónica. A veces no valoramos lo suficiente el enorme privilegio de vivir en esta ciudad, por mucho que se haya convertido en un parque temático para guiris y ricos. Y no debería alargar mucho más la noche, que mañana me toca madrugar para coger el tren de las 12h...







dilluns, 19 de juny de 2017

biTteRsWeEt SyMPhoNy




No esperaba gran cosa, y quizás por eso pasó. Hasta última hora no tenía claro si ir o no, y seguramente esa falta de tiempo para pensar también tuvo que ver. Ese quitarse presión, tras semanas intensas y de ser demasiado impulsivo (y obsesivo, cierto) a ratos. Los dos nos la quitamos, y me recordó a meses atrás. Es una mierda que todo vaya como va, y esa desincronía incontrolable. Me sentí muy feliz anoche, y llegué a creerme que sí, que puede ser. Aunque todavía hay cosas que no funcionan. Dudas, miedos, bloqueos que le impiden dejarse ir al 100%. Por no decir al 50%, o menos. Cuando conseguimos enterrar nuestros respectivos cerebros-lavadora y dejamos que corra la vida, siento la VIDA en sus labios. En su cabello. O en cada rincón de su piel. Incluso cuando la observo durmiendo en la oscuridad. A la que se despierta el vecino de arriba, vuelven los fantasmas, las trabas, y el verlo negro. Como la frialdad matinal post noche tórrida, o la conversación cerebral mientras almorzábamos en su balcón. Me he ido de su casa con esa sensación de tristeza y de impotencia que sólo podía ilustrar con Radiohead sonando en el Ipod. Era como haber hecho lo más difícil y que te echaran un cubo de agua helado para matarte la esperanza de golpe. Ha sido un día duro y largo en la oficina; primero, por mi quijotera descontrolada; y luego, por el sueño. Cuando empezamos a intercambiarnos whatsapps día sí y día también y la cosa fluye, vuelvo a creer y a convencerme de que sí, que esto tiene solución, y que mucho más para un tauro. Pero luego hay palabras que son como un corte de digestión, y me entran las dudas. ¿Solución radical y cortar el contacto? No creo que pudiera. Ahora mismo no. La tengo dentro, y creo que la puedo (y quiero) ayudar (si ella quiere que lo haga, claro). A ratos me sale una fuerza mental inhumana y me veo capaz de todo. A ratos se deshincha el globo y me vienen ataques de realidad y desánimo. ¿Por qué narices todo es tan difícil? ¿Por qué cojones siempre llego tarde? ¿Por qué no darnos esta oportunidad?



dissabte, 17 de juny de 2017

a La VidA




Bucéame. Quiero follarte el cerebro. Me desconecto, no vayas a caer en conformismos antipasión. Ahora cedo, ahora no. Hacer la tuya para no hacerte suyo. Caleidoscopio abstracto. Cubismo emocional. Gira que girarás. Ignorar para superar la ausencia. Hacer ver lo que no es. No dejarte atrapar, o al menos oponer resistencia. Guerra cruenta. Muerte lenta (en vida). Buscar el equilibrio en mitad de un terremoto. Temblar por una voz temblorosa. Lo que daría por ser melodía. De noche y de día. Mejor de noche. Me tambaleo por dentro, y todo hace tin-tin-tin-tin. Escóndanse bajo las mesas, o bajo los marcos de las puertas. He sacado el látigo para dominar la bestia. O intentarlo al menos. Frialdad para superar los sudores. Y nada es fácil a 35 grados a la sombra. Tinc regust a res...



dijous, 15 de juny de 2017

45 CeRebrOs y uN cORaZóN dEsoRdeNado




Resaca y agotamiento, físico y mental. Ser yo es muy exigente cerebral y emocionalmente. Extenuante, diría. Supongo que los que me sufren alrededor lo deben notar y sufrir también. Mi lado femenino también es muy acentuado en este sentido. Voy a bandazos, y a impulsos, y a reflexiones posteriores que me hacen ver todo lo que hago mal antes. Vivo una época bastante alterada en este sentido. Quizás me esté saliendo todo lo que no había gastado en mi larga etapa de ultraescepticismo amoroso. Sigo sin creer en el amor, porqué él nunca ha creído en mi. Pero a veces (pocas, todo sea dicho), hay quien consigue que te dejes ir. Como el crío que se aleja del borde de la piscina y se adentra temerario a la zona central, donde ni siquiera hace pie. Yo al final siempre me acabo ahogando, lastrado por las mismas rampas mentales y emocionales. Es un no aprendizaje constante y repetido hasta la extenuación. Porqué es realmente extenuante, y desgasta una barbaridad anímicamente. Justo anoche vi a E-Platónica, cenando en casa de Rubiaza Locuela. Luego nos fuimos ella y yo juntos, y ese breve paseo abrazados y cogidos de la mano me hizo sentir un deja vu de los días (meses/años) más intensos de mi vida. Nos besamos fuerte porqué vivimos fuerte. Te cambio la rutina por un salto al vacío, canta Marc en la nueva canción de Dorian. Se engancha bastante. Pero para enganche, el que tengo yo con el disco de Maria Arnal i Marcel Bagés. Una puta maravilla. De principio a fin. Intensidad emocional proporcional a mi estado dEsoRdeNado vigente...



dimarts, 13 de juny de 2017

dE MaReS y tORtugAs




Hoy he estrenado la temporada dEsoRdeNada de playa 2017. Tren hacia el sur, media horita de trayecto, llegar, poner la toalla, dejar la mochila, desabrocharte la bermuda... y darte cuenta de que te has olvidado el bañador en casa. Sí, amiguitos, éste es dEsoRdeN. Me ha dado por descojonarme de mi estupidez y mi despiste. Y tras un primer momento de bloqueo mental, he recogido los trastos y me he ido a una de las tiendas del paseo a comprarme un bañador cutre de 10 euros. El agua estaba fresquita pero soportable, y a mi lado tres lolitas conspiraban para atraer a una cuarta lolita que corría por allí con un ex de una de ellas. Si con 15 años ya son así de perversas, no me quiero ni imaginar cuando tengan 35. La mente humana puede llegar a ser muy cruel y perversa.

Estos últimos días he tenido que convivir con marrones de las putas obras de la escalera que no me interesan lo más mínimo. Hay gente que se amarga enseguida con temas que no tienen tanta importancia. Qué ganas me dan de enviarle un mail a la administradora diciéndole que renuncio a mi recién estrenada condición de presidente involuntario y coaccionado. Mi otro gran dolor de cabeza es La Chica Con Pelo De Chico. Que sí, que hemos estado muy bien estos días escribiéndonos varias veces al día, y bla, bla, bla... pero hace semanas que tengo la sensación de que me esquiva y busca cualquier excusa para no vernos. Sigue en su etapa de bloqueo y agobio, y por mucho que me reprimo, cada vez que le digo de quedar parece no querer. No sé si es pereza, o directamente miedo. Casi me decantaría por esta segunda opción. Ese síndrome de la tortuguita que me explicó en el Primavera, que cuando intentas tocarla, esconde la cabeza en el caparazón. Me frustra bastante esta sensación, y mañana se lo diré. No soportaría ser alguien que le provoque pereza o miedo. Todo lo contrario. Quiero seguir sintiendo que le estimulo, que le gusto, que tiene ganas de verme. Lo que no me está transmitiendo últimamente cada vez que intento tocarle la cabecita de tortuga, vaya.

Me frustra mucho que todas mis historias sean siempre tan complicadas. Todo debería ser mucho más fácil. Vuelvo a estar en ese punto en que odio a las parejas felices con las que me cruzo por la calle. Su exhibicionismo me parece obsceno e injusto. Es un "míranos qué felices somos, y tú eres un puto amputado de corazón al que se le prohíbe disfrutar todo esto". Esa ha sido una sensación que me ha perseguido toda mi vida. Hay momentos que frustra; hay momentos que duele; y hay momentos en que se te vuelve a hacer un enorme caparazón de hormigón rodeándote el corazón, mientras juras que nunca más volverás a perder ni un solo segundo de preocupación y sufrimiento por ningún ser vivo con tetas. Me gustaría ser más simple e insensible, y no darle tantas vueltas a la puta quijotera...



diumenge, 11 de juny de 2017

i PrOMiSe



Quizás estas obras de la fachada posterior no sean más que una metáfora. Algo fruto de mi imaginación. Un cuestionarme a mi mismo. Desnudar mis miserias y carencias. Quizás mis vecinos tocapelotas sean hologramas que crea mi mente demente. Quizás los paletas groseros sean yo mismo y mi cara más soez. Quizás esta escalera sin barrer sea mi vida. Quizás detrás de todos estos quizases se esconda mi subconsciente, y sus traumas y defectos. Pero de lo que sí que puedo estar seguro y prometo que es real es este hervidero interno e impaciente que no me deja pensar con claridad...



divendres, 9 de juny de 2017

mE hAgO eL diSCo eNCimA




Estoy cayendo de 4 patas, es obvio. Momentos de subidón, momentos de bajón. Optimismo-pesimismo. De verlo claro, y de verlo oscurísimo. De pasar de todo y de querer que no pase. De lanzar la toalla y de que la lance tu puta madre. De preguntarme cómo narices he llegado a este punto, si lo veía todo cómodamente desde fuera. De esta pequeña ansia de querer verla, o hablar, o estar en contacto. Y la verdad es que lo estamos. Cada día. Varias veces al día. Joder, cómo mola esta puta mierda insufrible. Me mata mi impaciencia. Hay veces que quisiera no ser tan yo. Me quema el alma. Me arde el espíritu, y lo que está algo más afuera. ¿Cómo debe de ser eso de vivir en la mesura? ¿Existe el equilibrio? ¿Es posible que alguna vez me salga algo bien? ¿Por qué para todos los demás parece tan fácil? ¿Por qué narices ha tenido que salir esta maravilla de disco precisamente ahora? Me lo estoy haciendo encima...



dimarts, 6 de juny de 2017

AcePtaMoS RetO




El ciclo dEsoRdeNado sigue su curso, y hoy he pasado a la excitación casi eufórica. Como una alegría inmensa por sentirme tan vivo, y por tener la suerte de haber conocido a algunas personas concretas recientemente. Me siento dinámico, estimulado, que es algo que me resulta básico para sentirme en todo mi YO. Me contagian tanto o tan poco las personas que tengo alrededor, que si no tengo una mecha cercana, yo mismo me voy apagando. Y ahora mismo siento el calor de diversos fuegos de distinto índole a mi alrededor. No negaré que este pequeño volcán que se me está despertando tras un tiempo aletargado también tiene mucho que ver. Y el reto que supone que sea más difícil de lo que me llegué a creer por las circunstancias favorables de meses atrás, hace que me esté saliendo fuerza de dentro para superarlo. Por mis narices, y porqué creo que vale la pena la recompensa, si llego a alcanzarla. Por ahora, este contacto diario me sirve, aunque note que me resulta insuficiente y quiero más. Tiene narices cómo se ha girado la tortilla de esta historia. No sé, algo me dice que acabará cediendo y que caerán sus muros de bloqueo de origen y destino incierto. Quizás sea el propio deseo el que me lo haga sentir así, pero ya me sirve para tener ganas de conseguir superar el reto, y de agudizar el ingenio para encontrar la manera.

A todo esto, hoy I-No-Me-Acuerdo-Qué-Mote-Le-Puse me ha propuesto de hacer una escapada a Madrid con ella. Creo que su motivación principal es un fuego que no acaba de prender que tiene allí, pero a mi ya me está bien que vayamos. Me encanta Madrid, y siempre es una buena oportunidad para ver a gente a la que no puedo disfrutar a diario.Y puede ser curioso que hagamos un viaje juntos. Habrá que buscar fechas. De momento, este mes tengo festivales en Vitoria (Azkena) y Vilanova (Vida). Debería empezar a mirarme ya también el tema vacaciones, teniendo en cuenta que las empiezo en menos de un mes. Tampoco creo que haga un macro viaje como el del año pasado a Japón, pero alguna escapada internacional me gustaría hacer.

El momento triste del día ha llegado al tener que cortar las pulseras del Primavera. Siempre me produce gran tristeza el último día del festival y los inmediatos. Como si se cerraran las puertas del paraíso hasta dentro de un año. Lo más curioso que me ha pasado hoy ha sido encontrarme un calcetín ajeno entre mi ropa limpia y seca. Lo normal es que desaparezcan calcetines en la lavadora, pero yo me he encontrado uno que no era mío en la secadora. En la lavandería donde estoy yendo mientras duran las putas obras de la fachada que no me permiten tender la ropa con normalidad. Me inquieta y me provoca curiosidad de quién sería y a qué calcetín habrá dejado viudo. Era un calcetín de chica, diría por el diseño. Lo he dejado en la mesa de allí. Quizás me lo podría haber llevado y haber pedido un rescate en internet. Habría podido ser el curioso inicio de una bella historia...

Hoy le he enviado a La Chica Con Pelo de Chica esta canción que descubrí por azar gracias a amistades de la Blogger-De-Los-1000-Nombres. Le ha encantado. Sí, enviarle canciones a alguien también forma parte del volcán; no encuentro mayor muestra de afecto/cariño/amor/llamadle cómo narices queráis...



dilluns, 5 de juny de 2017

mAQuíLLatE, MaqUíllATe




Creo que tengo las hormonas un poco alteradas. Cosas de la adolescencia mal cerrada. El paso de las horas todo lo enfría y lo relativiza. Suelo ser persona de extremos y montañas rusas, y tras tocar fondo, me sale el orgullo y las ganas de reaccionar y levantar situaciones adversas. He estado releyendo conversaciones de whatsapp recientes. Y quizás no haya motivo para ser tan extremadamente negativo. Mi gran problema es la impaciencia, que a veces me lleva a precipitaciones e impulsos incontrolados e incontrolables. Lo que está claro es que el camino no es el de estos 2-3 últimos días. Recuperar el terreno de lo espontáneo, la despreocupación y el descaro. Ese el único atajo que le veo ahora a esta carretera sin salida. El cerebro, la chispa, y el puntito de acidez y mala leche. Fuera obsesiones. Dentro entretenimientos. Más Make-Up y menos canciones cortavenas...



diumenge, 4 de juny de 2017

dE tEmPoS y mOMeNtoS




Vuelve el vacío. La sensación de derrota eterna. De incapacidad. De que a todos les resulte tan fácil y para ti sea algo prohibido. De haber dejado escapar entre los dedos algo que tenía y no he disfrutado lo suficiente. De minusvalía situacional y emocional. De vuelta al desierto. De bucle infinito. De meter la pata hasta el fondo. De repetir errores. De acciones precipitadas, y de inacciones prolongadas. De que te duela alguien. De pegote donde no toca. De situaciones imperfectas. De contextos incompletos. De no tener claro para donde tirar. De esa tristeza que vuelve una y otra vez para recordarte que eres una ecuación sin resolver, y que posiblemente no tengas solución ni remedio...

 


divendres, 2 de juny de 2017

eN eL CieLo



Escribo de día porqué de noche estoy en el paraíso. De hecho, en cuanto acabe estas 4 lineas me voy a echar una siesta para que el cuerpo aguante. Tener espíritu de 20 y cuerpo de unos cuantos más a veces es duro de llevar. Sobretodo en semanas tan intensas como ésta. A veces es bueno contar hasta 10 y frenar los impulsos. Básicamente si te impulsan a hacer cosas malas o de las que te puedas arrepentir. La prudencia es buena consejera en estos casos. Está siendo el Primavera de los grandes conciertos pequeños. De Hermano-Ficticio-R, como cada año. De L de Lesbiana, como últimamente. Y de La Chica Con Pelo de Chico, que está consiguiendo despertarme emociones que tenía dormidas. Y también de la maravillosa Chica De Los Planetas, que ha sido un regalazo inesperado y totalmente desprendido. Vivir de mi patilla siempre ha sido un gran placer, pero cuando encima te lleva a conocer a gente generosa, pues todavía mejor. De una preciosa rubiaza neozelandesa (o australiana? Con el ruido de la música no acabé de entenderla bien), con la que bailamos desbocados al ritmo de Skegss. El festival de las entrevistas. De los encuentros con entidades. De las sorpresas. De las obras en la escalera que lo están haciendo todo más difícil. Y de la felicidad temporal de este pequeño gigantesco paraíso musical, en el que viviría en bucle para siempre. Hace 17 años que lo hago, y lo sigo disfrutando como aquél primer día (y único) de aquella lejana primera edición...




dimecres, 31 de maig de 2017

dEcALajeS




Tumbos, siempre dando tumbos. Emociones adictas a ascensores: ahora aprieto un botón, ahora aprieto el contrario. Cumpleaños de R-Ojos-Claros y un montón de amigos suyos a los que no conocía de nada. Salvo a Stones Song... japonés, Psycho, La 2... conversaciones, risas, juegos, bailes sin guardar distancia de seguridad... y me dice que llego tarde. La Chica Con Pelo de Chico escribiéndome desde el Karma. Paso por delante antes de irme a dormir, que al día siguiente curro. Me escribe al cabo de unos minutos, que se va para casa, y que lástima que no hayamos coincidido. Pues la verdad es que sí. Malditos minutos de decalaje. Quedamos para ir el lunes a recoger las pulseras del Primavera. Llego tarde por la huelga del metro, y me escribe diciendo que no se puede quedar, y que se tiene que ir. Le digo que llevaba algo para ella. Se queda un rato comprando un regalo de cumpleaños mientras voy a por mi pulsera. Finalmente nos vemos. Cerveza rápida. Le doy su regalo de cumpleaños. Le encanta. Se nos va el tiempo entre los dedos. Tiene que irse pitando, porqué ahora es ella la que llega tarde. Nos vamos juntos. Me despide efusiva y cariñosamente. Más que con sus besos, me quedo con su mirada que sonríe.

Nos reencontramos hoy en los conciertos de Les Sueques, Let's Eat Grandma y Cigarettes After Sex. Más tarde llega un amigo suyo muy alto, y L de Lesbiana. No paro de encontrarme gente. Ella le da conversación a su amigo. Yo a L de Lesbiana. En mitad de la oscuridad y la melancolía de Cigarettes, alargo el cuello hacia atrás e intento besarla. Me sonríe y me dice que no con la cabeza. Las canciones se intensifican, y ahora incluso escuecen. ¿Qué narices le pasa? Acaba el concierto, se abren las luces, y me encuentro a la mejor amiga de la A Lombarda. Mientras hablamos, casi sin darme opción a reaccionar, La Chica Con Pelo De Chica me dice que se tiene que ir pitando. Y se va. Y el amigo muy alto detrás. Acabo inmediatamente la conversación con la amiga de la A-Lombarda ya casi sin escuchar lo que me dice. Tengo tentaciones de enviarle un mensaje borde, pero estoy con L de Lesbiana, y tampoco sería inteligente ni prudente dejarme llevar por un calentón. Pero me quedo con la incógnita de a qué viene tanta prisa, si nos íbamos a ir todos en 2', y queda más de una hora para que cierren el metro. ¿Huye de mi? ¿Madruga mucho mañana? ¿Por qué narices es todo tan complicado cuando doy el paso e intento involucrarme un poco más emocionalmente con alguien? ¿Por qué nunca entiendo a los (las) demás? Quizás todo tenga una explicación estúpida y que no sé ver por el estupor, pero sinceramente, ahora mismo, que le den por culo...



dijous, 25 de maig de 2017

dEsVaRíoS 81




Un amante llora una ausencia mientras otro se corre en las antípodas. That's how the world goes. Piezas incompletas en un mundo que exige integridades. O postverdades, que es lo que se lleva. Estúpidos eufemismos de una raza que es un eufemismo de por sí. Hay tristeza en el rayo diagonal, porqué todos los genios la sienten. Y los demás aspiramos a que el rayo nos ilumine la cara y alguna chispa nos encienda el alma. Lo que sea para huir de tanta mediocridad. La incredulidad lleva al melasudismo, que es la corriente filosófica más inteligente. Al final nunca pasa nada. Y justo eso es lo peor que le pude pasar a tu vida. ¿Haces todo lo que puedes para ser feliz? ¿Haces todo lo que está en tu mano para llevar la vida que realmente quieres? ¿O eres de los que se boicotea a sí mismo? Creo que yo también. Hay muchas cosas que no entiendo. Y me enciende no entender. Como cualquier otra incerteza, vaya. Me revienta haber perdido el control de la situación. Estoy por bajarme a dar una vuelta y a buscar oportunidades. Nada es más excitante que una nueva historia. Bueno, sí, una cosa: la historia aún por inventar. Shhhhhh! Que no se enteren Los Hombres Grises del valor de la fantasía, o nos harán pagar por ella. Allen, William, Jack y Lucien han pasado por casa esta noche. Me encantan estos tipos. Son como David. Haz lo que quieras. Haz lo que sientas. Méate en la cara de la realidad y cágate en sus normas, convenciones y morales. Los hipócritas merecen eso y más. Quiero una noche de absenta, carcajadas y movimientos pélvicos. Quiero sentirme cierto. Busco almas puras. Lo colgaría en el tablón de anuncios, si todavía existieran tablones de anuncios. Si no está en internet, no existe. Si no estás en internet, no existes. Quizás esa sería la solución. Un suicidio virtual. Desaparecer, sin dejar rastro. De un día para otro. No hay mejor farmacia que una tienda de discos...


dimarts, 23 de maig de 2017

rObeRtAs y hUeSos dE CéfiRo




A esta hora de la noche, el horror vuelve a ser noticia de portada con lo que ha pasado en el Manchester Arena. Los ataques terroristas empiezan a formar parte de una cierta cotidianidad, aunque no tengan nada de normal. Cuando pasó lo del Bataclán, sentí cierta inquietud un tanto paranoica en los siguientes conciertos a los que fui (recuerdo justo una semana después en Apolo, viendo a Beach House, que aquél día tocaron con una rabia y una intensidad mucho más visceral que de costumbre). ¿Si había pasado en París, porqué no podía pasar aquí? Yo mismo había visto a los Eagles Of Death Metal, también en Apolo, en 2008. Con el tiempo y los conciertos se me pasó, pero a una semana vista del Primavera Sound, uno no puede evitar pensar que sería un objetivo potencial. En fin, mejor ni pensarlo...

Justo esta noche he ido de concierto. Como si eso fuera algo extraordinario, me podríais decir... La Blogger de Los 1000 Nombres me había hablado tiempo atrás de los Zephyr Bones, así que nos hemos dejado caer por allí con un par de amigas suyas. Lo típico de un lunes tonto que acaba con un par de cervezas, Jaggers, dos descubrimientos y un vinilo firmado. Adoro descubrir bandas, conocer gente, y no tener expectativas, para que me sorprendan. Y tanto los huesos de Céfiro como Las Robertas me han encantado.

Sigo bastante asqueado y rebotado en el curro, y ese es motivo de rabia y frustración. En la vida siempre me jode un montón depender de otros, pero si encima son ineptos y no valoran tu trabajo, ya me subo por las paredes. También el egoísmo incívico y el cretinismo me provocan grandes dosis de bilis, como esta tarde, cuando el subnormal del niñato que tengo por vecino en el edificio de al lado se ha puesto a fregar cacharros con la música a todo trapo invadiendo la tranquilidad comunitaria. Le he pegado un grito tan visceral y profundo que la ha bajado de golpe, aunque le he oído refunfuñando por lo bajini. No soporto que la gente sea tan egoísta y se piense que vive sola y puede hacer lo que le dé la gana, ignorando por completo el sentido común. Son comportamientos que me ponen ultra violento.

Esta mañana han montado ya la bastida de las obras en la fachada posterior. Me esperan semanas de paciencia máxima, porqué ya me veo que me van a estar despertando cada día de madrugada con el ruido de las obras. Me han roto las cuerdas del tendedero, que espero repongan cuando acaben. No voy a poder tender ropa mientras la tengan montada, así que me va a tocar ir a la lavandería a secar la ropa. Y la verdad es que no me hace puta gracia tener a gente por ahí afuera, y una estructura con la que es relativamente fácil acceder hasta mi balcón, aunque sea por un patio interior. Qué ganas de que acaben ya las putas obras...

Y hoy me he pillado ya tren para ir a Vitoria al Azkena Rock. Será mi segunda vez en el festival. Un amigo que al final no puede ir me ha pasado la reserva de hotel que había hecho. Ya he quedado con Momo para verla por allí. Hace un montón de años que no nos vemos. Tendré que anular una visita a la oftalmóloga. Y quizás debería pedir hora a mi doctora de cabecera. Llevo un par de días con una molestia en la barriga que no es muy normal. Un dolor físico, como muscular, interno y muy localizado en un punto muy concreto. No me impide hacer nada, pero me tiene algo mosca. Y no voy a cometer el error de mirar nada en Google. Quiero disfrutar de la música, y nada más...



divendres, 19 de maig de 2017

d.E.p. ChRiS cORneLL




Ha sido un día algo triste. Me he despertado con la chocante noticia de la muerte de Chris Cornell. Siempre digo lo mismo, pero es increíble cómo nos puede afectar la muerte de alguien a quien no conocemos personalmente, pero sí emocionalmente. Hablo de artistas, en general. Sean músicos, actores, directores, escritores... en mi caso, me pasa especialmente con los músicos. Me he acordado de aquél concierto de Soundgarden de hace 2 décadas al que no pude ir porqué era en fin de semana y estaba trabajando. Y de la maravillosa velada con Cornell en el Casino de L'Aliança, con aquél fantástico debut en solitario que era 'Euphoria Morning'. Aquella noche de 1999 fue la única vez que le vi en directo. Siempre me quedará la espina clavada de Soundgarden. He buscado el cassette en el que tengo grabado el disco de Temple Of The Dog, que el año pasado cumplió 25. Allí cantaba con Eddie Vedder, mi otra voz masculina preferida de la música contemporánea, con el permiso del gran Tom Waits, claro. Joder, qué pena, y más por las escabrosas circunstancias de la muerte, pocas horas después de dar un último concierto en Detroit. Descansa en paz, Chris...




No he podido evitar pensar en la diferencia de cómo me afectó la muerte de mi primo, un par de semanas atrás. Justo ayer pasé por delante del cementerio. Sí, quizás sea algo macabro pensar en estas cosas ahora. No sé. Además, el contexto de ayer era muy distinto, feliz, contento por desvirtualizar a personas que son de carne y hueso. Añadir cuerpo, volumen, tono, voz... a alguien siempre te da una dimensión mucho más ajustada de la realidad que la que puedas tener con una pantalla de distancia. Nunca fue mi intención inicial al empezar a escribir en blogs, hará cosa de... 12 o 13 años ya? Pero celebro que esta especie de autoterapia haya traído consigo también muchas experiencias reales y tangibles. Y gente interesante. Justo ayer también hablé con otra de ellas, para quedar cuando vaya al Azkena Rock de aquí a un mes. Supongo que es inevitable a veces preguntarse qué habría pasado si no hubieras hecho tal cosa, cómo habría sido tu vida si ese día no hubieras ido a tal sitio en el que conociste a tal persona... y eso también se podría aplicar a cosas tan triviales como haberte comprado una chaqueta determinada o no la otra, o haber descubierto tal disco y no tal otro. Todo son hipótesis. Algunos tenemos tendencia a desviarnos hacia fantasías e imaginaciones diversas, antes que quedarnos con la realidad. Supongo que eso pasa porqué la realidad suele ser mediocre, vulgar, hostil... y es más interesante construírnos nuestros propios mundos. Yo tengo momentos de todo, pero en general soy bastante feliz en el mío, con sus momentos de euforia y sus momentos de bajones, odios y repulsas. Pero mientras tenga delicias como el nuevo disco de Aldous Harding que acaba de publicarse a medianoche, creo que podré soportar las miserias propias y ajenas (y os prometo que ahora mismo tengo la piel de gallina escuchando esta maravilla)...



dimarts, 16 de maig de 2017

diSoRdEred bOyS JuSt WanNa hAVe fuN




Me molesta un montón que llamen cuando estoy durmiendo. Me molestan, ya de por sí, las llamadas telefónicas, tan entrometidas e invasivas. Si no fuera porqué duermo con el móvil apagado, desconectaría también el fijo. Hoy ya ha hecho calor de verano, y me encanta. Me entran ganas de hacer cosas, aunque hoy no haya hecho casi nada. Bueno, sí que he hecho cosas, pero de interior. El otro día compré un par de plantas nuevas para darle color al balcón. Las puse en la ventana de mi habitación, y ahora quiero comprar un par más para la parte del comedor. Hay épocas en que me da por retocar cosas de mi casa. Detalles en los que ni me fijo durante gran parte del año. Pero es casi verano, y quiero que el diSoRdEr's Palace luzca radiante. Yo también quiero irradiar brillo y calor. Disfrutar de canciones luminosas, y saltar por dentro y por fuera. Esta medianoche ha salido canción nueva de Cigarettes After Sex. Sí, ya sé que son todo lo contrario, pero es oscuridad brillante como pocas. También ha salido primer avance del nuevo disco de The Pains Of Being Pure At Heart. Me he pedido fiesta en el curro para poder ir al Azkena Rock. Quedan dos semanas para el banquete pantagruélico del Primavera Sound. También iré al Vida. La vida es eso que pasa entre concierto y concierto. El miércoles veré antes que nadie la expo de Bowie. Quizás me revenda las entradas que compré hace meses. Creo que hoy han intentado comprar con mi tarjeta de manera fraudulenta. He avisado al banco por si acaso. Quizás sea el ciberataque mundial éste del que no me he enterado muy bien. Vivo en mi propia burbuja, y el mundo exterior me interesa cada vez menos. Podría vivir sin el 90% de las gilipolleces que tanto importan a los demás...


PD: La Chica Con Pelo De Chico me ha pasado este delicioso artículo con el que me he sentido tmuy identificado: 'El Placer De Odiar'. La jodida empieza a conocerme...

dilluns, 15 de maig de 2017

iMagiNa qUe ImAgiNaRáS




Por fin es lunes. Qué alegría, qué alboroto. Los domingos por la noche son el mejor momento de la semana. El día en que falta más para volver al trabajo. Ese momento en que ves la semana como un montón de oportunidades por vivir. Un montón de tiempo que rellenar, cosas por hacer, gente a la que ver... aunque luego vuelvas la realidad de gente que no se deja ver entre semana porqué trabajan, perezas o espirales de cosas por hacer y que se te comen el tiempo y hacen volar el calendario. Tengo la teoría de que alguien en la sombra acorta los días y por eso se nos pasan tan extremadamente rápidos. Ayer era fin de año, y ya estamos en el quinto mes. No es posible, pero pasa. Es una locura. Deberíamos procastinar más. Vivir más. Follar más. Preocuparnos menos...

Aunque nos cuesta coincidir, la relación con La Chica Con Pelo De Chico está recuperando intensidades y frecuencias. Complicidades y cercanías. Confesiones y transparencias. Honestidades y empatías. Sigue en el cascarón, pero creo haber encontrado el camino para abrirlo. El que mejor se me da. Cada uno tiene que saber sus armas y limitaciones y jugar con eso. A mi me encanta jugar. Es el estado natural del ser humano, por mucho que nos intenten domesticar y meternos en la cabeza estúpidas idea sobre falsa madurez y responsabilidades de cartón piedra. Gilipolleces. Si algo no sale de manera natural, es impostado. Como lo del despertador. Invenciones de los Hombres Grises para tenernos ocupados o preocupados. Preocuparse, como su nombre indica es pre-ocuparse. Antes de. Por tanto, absurdo. Por mucho que puedas preveer o imaginar una realidad, nunca coincidirá con tus pensamientos. Por tanto, absurdo. No tengo ni idea de hacia donde va a ir esto. Y me da igual y me caga por igual. Sólo me apetece vivirlo. Le doy demasiado a la quijotera, y no quiero que esta vez intervenga. Toca y me apetece otra cosa. Creo que me lo merezco. Nos lo merecemos. Quedan 2 semanas para el Primavera, y sigo descubriendo maravillas para ver allí. Esta neozelandesa me reblandece como un flan de gelatina... buff...



dijous, 11 de maig de 2017

tAcoNeS eN eL teChO




Un año más, un año menos. Madrugar para quedar con tus padres a mediodía. Volver a estar juntos en diSoRdErLand y desear que pudieran volver de manera definitiva. Euromillones, no vaya a ser que... aunque estaría bien luego comprobarlos, no como me olvido siempre. Burocracias pendientes que dan una pereza terrible. Reuniones de celebración improvisadas un día antes. Un bar kitsch con zapatos de mujer clavados en el techo y fotos de Las Grecas. Gente variopinta, y amigos de distintos ámbitos. Buscar el caos es una de mis actividades preferidas. Como el Quimicefa, pero con gente. Sidecar completamente vacío de inicio, y lleno un rato después. Controlar impulsos, o impulsar controles. Hambre voraz, un amigo muy pasado y dos mujeres de bandera. Paseos Rambla amunt, taxi a tres, y un final dulce. Mensajes de La Chica Con Pelo de Chico antes y después de dormir. Quizás deberíamos recuperar los mails. Y nos queda celebrarlo juntos, cuando los respectivos horarios de salmón nos lo permitan. Día de pereza máxima y catatonia leve. Pijama-ducha-pijama. Contestar las decenas de mensajes de ayer. Escribir. Hacer el perro. Fútbol, sofá y peli. Luego he recordado que ya había visto 'Happy' antes. Me gustó el otro día 'Blue Jasmine'. No me ha gustado el corto posterior. Quizás me compre una tejana. O a lo mejor opto por más vinilos. Tengo sueño. Tengo sueños. La importancia de una S más o menos bien puesta...



diumenge, 7 de maig de 2017

I LiKe tO MoVe iT mOvE It...




La semana extraña sigue extraña. Acabé más tarde de lo previsto unas pruebas y visita médicas que esperaba desde hacía semanas, y al final no llegué a tiempo al funeral de mi primo. Acabé llamando a mi prima, y charlé un rato con ella. Anoche cené con La Chica Con Pelo De Chico y luego nos fuimos a hacer una copilla, en una divertida y agradable noche que necesitaba y me fue muy bien. Tal y como ya me había chivado mi intuición (que casi nunca falla), ha habido una reciente reaparición de un ex que se le presentó en su casa, y una dolorosa constatación de que por mucho que él quiera, ella ya no. Otras historias y presiones laborales y la presentación de una tesis doctoral la tienen descentrada e insegura últimamente, y aunque no pierda su buen humor y su chispa espontánea, se le nota frágil y algo perdida. Las respuestas a mis estímulos y provocaciones me dicen que a esta historia todavía le faltan capítulos por vivir. Un beso dice más que 1000 palabras. Y unos cuantos... me pierdo, yo soy de letras.

Ante el inmovilismo orgulloso y/o inepto de Hombres Grises que rigen ciertas actividades de mi vida laboral, he optado por pasar a la acción. De manera sibilina, y tirando de contactos y buenas relaciones labradas en los últimos años. No sé si tendrá consecuencias, sean buenas o malas, pero el ruido siempre provoca movimientos de fichas. Y cuando una situación está estancada, puede desatascarla. Estoy gratamente sorprendido de la respuesta de la gente. Más de la que esperaba. El efecto dominó de la sociedad del siglo XXI. Tan pésima para muchas cosas, pero a la vez tan útil para otras tantas. No sé lo que pasará, pero ahora al menos veo una pequeña luz de esperanza en lo que hasta ayer parecía negra negrura. Y me siento bien conmigo mismo, por haber metido mano en la situación y por sentir que estoy luchando por lo que llevo tiempo trabajando. Me niego a que todo se vaya al garete por la inutilidad, la prepotencia, la falta de palabra o la ingenua ineptitud de unos y otros. Y menos de que todo se volatice de la noche a la mañana, y sin que nadie dé explicaciones de nada. A lo mejor me sale el tiro por la culata, vete a saber. Pero no me quedaré con la duda ni con la sensación de no haberlo intentado. Y no me da la gana de que me roben la ilusión así como así. Los Hombres Grises sólo quieren decolorarnos para aumentar el tamaño de sus tropas. Y es nuestra propia responsabilidad seguir coloreando nuestros contextos e interiores...



dimarts, 2 de maig de 2017

dOLoReS e iNCoMPetEnCiaS




El día se ha girado con una llamada de mi madre a media tarde. Estaba llorando, y me ha dicho que había ocurrido una desgracia familiar. Uno de mis primos, menor que yo, había fallecido. Al principio, te quedas como congelado, sin capacidad de reacción. Además, yo soy pésimo expresando este tipo de emociones, o diciendo las palabras adecuadas a los demás. Automáticamente, me sale una capa de hielo que lo cubre todo. Con el paso de las horas, no he podido quitarme esa especie de nudo en el estómago. Pero no es dolor. En todo caso, la parte de dolor que pueda sentir es porqué mis padres lo estén pasando mal. Por supuesto que no tengo ningún mal deseo hacia nadie, y desearía que nada de esto hubiera pasado, y que nadie de mi familia sufra. Pero, analizada de la manera más fría que se pueda analizar una situación así de terrible, lo cierto es que no tengo demasiados vínculos emocionales con mi familia, en la concepción más extensa y tradicional del término. Para mi, mi familia acaba en mis padres, y poco más (y no lo digo con rencor, es una verdad natural). Quizás algún tío o primo con el que haya podido tener un poco de relación (poca recientemente, la verdad). Y, sobretodo, mi abuela materna, que falleció hace un montón de años. Aquella muerte sí que me dejó roto. Yo era adolescente, y era una de mis primeras experiencias con la muerte. Y la quería un montón, porqué había pasado muchos momentos de mi infancia con ella. Me dolió muchísimo ese adiós. También me dolió, no hace muchos años, la muerte de mi abuelo paterno, porqué empatizaba bastante con él, aunque no hubiéramos tenido tanta relación. Pero la verdad es que, como ya he dicho otras veces en este blog, la relación con mi familia es prácticamente inexistente desde la adolescencia. Una vez que dejé de ir a la reunión anual navideña, casi no he tenido contacto con nadie. Supongo que por desinterés recíproco. Cada uno vive mundos muy diferentes, y la vida te va alejando de manera natural. Claro que puedo sentir cariño o una cierta nostalgia, pero si las relaciones no se cuidan, se acaban marchitando. Y en este caso, ni los demás se han interesado por mi, ni yo me he interesado por ellos, y supongo que es normal esta sensación tan extraña que me ha generado esta tragedia. Quizás alguno me vea como un monstruo inhumano o algo así. O quizás en el funeral me rompa y saque cosas que ahora parecen no estar ahí adentro. O quizás el concepto de familia es otra de las grandes mentiras sobre la que se sustenta esta sociedad tan terriblemente hipócrita. Por el simple hecho de ser hijo de tal y de cuál, ya es obligatorio tener que relacionarte o querer a sus hermanos, a las parejas de sus hermanos, a sus hijos... tengas o no tengas relación; tengas o no tengas cosas en común. Sean excelentes personas, o unos hijos de la gran perra. Es bastante absurdo. En mi cabeza asocio 'familia' a cosas negativas: muertes, enfermedades, cosas por compromiso que tanto detesto... (hablo de 'familia' en el sentido extenso; ya digo que para mi, familia son mis padres, o incluso algunos amigos).

Todo esto me ha generado dudas. Primero, de si llamar a mi tía o no hacerlo. Siempre he pensado que, en un caso así, me agobiaría que la gente me llamara. Suficiente dolor, rabia, o incomprensión te genera una situación así de desagradable y traumática como para tener que estar atendiendo y explicando y llorando 1000 veces lo mismo (tiene narices, porqué justo este mediodía, pensaba en lo intrusivas que llegan a ser las llamadas telefónicas en cualquier contexto cotidiano). Ya sé que la intención de la gente es buena en estos casos, y que quieren arroparte y hacerte sentir que no estás solo. Y que te desahogues y lo saques para que no te consuma dentro. Pero, aún así, estoy seguro que no querría hablar con nadie en un momento así. Me da pánico un momento así. Me da pánico cuál sería mi reacción. Sea como sea, no la he llamado. La verdad es que tampoco tengo su teléfono, y no he querido pedírselo a mi madre. Sentía que si la llamaba, molestaba. Y que sería algo hipócrita, cuando hace años que no hablamos. Y que hacer cosas por compromiso es muy deshonesto. Prefiero que se cague en mi por no haber llamado, que en el fondo, será más justo. Tampoco casi nadie me llamó a mi cuando me operaron hace unos meses, pero no me importó. Lo vi como algo normal, coherente, y fue casi un alivio evitar conversaciones por compromiso. Prefiero que lo que tenga que expresarle cuando la vea en el funeral, sea cara a cara, y de manera natural. No con el escudo de un teléfono de por medio. Y si tengo que llorar, llorar juntos. Y abrazarla. Y a mis primas. Y lo que me salga en ese momento. Hay una especie de sexto sentido que acaba aflorando en estos momentos, como guiándote los gestos adecuados. Porqué si ya soy de pocas palabras en algunos casos, en estos me quedo casi mudo.

A veces me pregunto de donde me sale esta frialdad extrema que gasto en determinados momentos, cuando, en el fondo, soy una persona extremadamente pasional y sensible. No bromeo; lo soy. En parte creo que es, precisamente, por eso. Es un escudo protector para que el dolor no me haga daño. Y, en parte, también pienso que soy un absoluto incompetente en el terreno emocional. Siempre me ha costado horrores expresar el amor que le tengo a mis padres. O expresar abiertamente lo que me hace sentir una chica que me gusta. Suelo expresarlo de manera más o menos sutil, o con gestos, o grabándole música que me gusta. Pero lo de las palabras no se me da muy bien. Como si hubiera una desconexión, una interferencia, entre mi mundo interior y mi mundo exterior. He perdido a chicas fantásticas con las que estaba por esto. Si el otro día escribía que hay cosas de mi que me encantan, también sigue habiendo cosas de mi que detesto. O que no controlo. O que no entiendo. En días como hoy, la vida es una puta mierda.


dissabte, 29 d’abril de 2017

TeLegRaMA dEsoRdeNado




Día de súper mierda en el curro. STOP. PJ Harvey ha estrenado dos canciones nuevas. STOP. Una de ellas la grabó el día que fui al estudio en Londres y me erizó la piel. STOP. Valerie June ha confirmado concierto en la ciudad. STOP. Me han confirmado vacaciones y me voy al Vida, con apartamento incluído. STOP. La Chica Con Pelo De Chico parece que ha reaparecido. STOP. Me he podido pedir horas para escaparme este sábado a ver a los Jesus And Mary Chain. STOP. Balance del día: la miel supera a la mierda. STOP. Viva la vida. STOP.




dijous, 27 d’abril de 2017

sLoW dOWn





Llueve. Odio la lluvia, aunque sea una buena excusa para no salir de casa en todo el día, y abandonar únicamente el pijama para meterme en la ducha. Quería aprovechar para hacer un montón de faena, pero la puta informática me ha hecho perder un montón de tiempo. Sí, ya sabéis que la informática es otra de las muchísimas cosas que odio. La informática consiste en gente aburrida que hace actualizaciones constantes de cosas que ya funcionan, con la finalidad de que dejen de funcionar. Así tienes que reclamar su ayuda, y mantienen su trabajo. Serían existencias paralelas a los políticos, y aquella famosa definición de Groucho. Hace unos días actualicé el sistema operativo y, evidentemente, eso es lo peor que puedes hacer en la vida. Siempre. Sin excepción. Tras ese supuesto pequeño paso adelante, se esconde una gran catástrofe. Siempre. Sin excepción. En este caso, ya no puedo usar algunas aplicaciones que funcionaban perfectamente bien y ya tenía por la mano, y ahora he tenido que reemplazar por otras que son una puta mierda y funcionan la mitad de bien. O, en el caso de la grabadora de sonido que tenía instalada, directamente ya no funciona. Ni tampoco las otras 3 que he probado estos días. Como pasa siempre en estos casos, he tenido que echar mano de colegas que entienden de estas cosas. Siempre hay uno o varios en tu entorno, afortunadamente. Supongo que luego deben reunirse entre cervezas para reírse de todos nosotros. En este caso me ha solucionado el problema... pero a medias. Ahora la grabadora funciona, pero cuando la utilizo, pierdo el control de volumen del ordenador, y no puedo ni subirlo ni bajarlo. Todo muy normal, sí. Como mi odio profundo a la informática, claro...

Parece que últimamente le he vuelto a pillar el gustillo y el ritmillo a esto de volver a escribir. Me estoy despreocupando bastante de otras cosas que me tenían ultraocupado, y eso me permite bajar el ritmo y tener más tiempo para mi, que es lo que quería hace bastante. A ver cuanto dura. Por ahora lo estoy invirtiendo en mi. En escuchar los vinilos que me estoy comprando últimamente, en ver pelis, en leer... en tareas domésticas no, curiosamente. Me aburren sobremanera, y las suelo dejar como última prioridad en mi actividad diaria. Son 0 productivas, y al día siguiente tienes que volver a hacerlas. Es como un pozo sin fondo. Esa es una de las grandes razones para adorar el hecho de vivir solo. Hay otras, pero esta es una de las importantes. Sólo de pensar en tener a alguien histérico alrededor dando por saco todo el día me sale espuma por la boca. Y esta impagable libertad de hacer los horarios que me de la gana... no lo cambio por nada del mundo. Realmente me gustan muchas cosas de mi vida, aunque haya otras que no tanto. Siempre va a haber cosas que no nos gusten, pero el tema es centrar la atención en el disfrute de lo propio, y no en las frustraciones por no tener lo ajeno...



dimecres, 26 d’abril de 2017

mE dUeLe La bArRigA, y Me VoY a CoMeR uN TigRetÓn



Acabo de ver una peli que me he comprado esta tarde por 2 euros y por casualidad en la tienda de ofertas de c/ Tallers, y me ha encantado: 'The Sessions' explica la historia real de Mark O'Brien, periodista y poeta paralizado por la polio desde niño que se niega a que eso sea una traba para satisfacer sus deseos más íntimos. Me ha parecido preciosa. Es curioso, porqué así como no soporto las historias azucaradas de Hollywood (me hacen vomitar, básicamente...), siempre empatizo con las historias de amor diferentes, extrañas, complejas o fuera de lo considerado 'normal' (como si la 'normalidad' existiera). Ya había hablado por aquí de una de mis películas preferidas, la maravillosa 'Harold & Maude'. Supongo que hay dos motivos para sentirme atraído y empatizar por este tipo de historias: uno, no entiendo ni soporto los estúpidos límites que se pone el ser humano por tradición, prejuicios morales y religiosos, o directamente, por lerdismo psicológico. Y dos, nunca escondo que siempre me he sentido diferente, raro, extraño o fuera de lo común, para bien y para mal. Supongo que por eso también otra de mis películas favoritas es 'Freaks'. Bueno, y habría una tercera razón quizás más obvia: y es que el 99% de las películas azucaradas de Hollywood son una puta mierda, pero creo que eso ya lo había insinuado unas lineas más arriba con fina sutileza y mi habitual gracejo...

...ya que estaba en Tallers, he sucumbido a la tentación de meterme en las tiendas de discos, y he vuelto a casa acompañado por 4 más. No puedo (ni quiero) controlarme. Para eso curro, y soporto a tantos imbéciles por metro cuadrado en el día a día, en todos los ámbitos de la vida. Supongo que llegará el día en que me tendré que plantear el tirar algún mueble por el balcón para hacerle sitio a mis discos, pero no soy mucho de preocuparme de las cosas por adelantado. Tras un día con un pollo de curro que me ha calentado un montón (a pesar de estar en mi fin de semana), al llegar a casa por la noche he escrito a M-Valenciana. Curiosamente, ella también estaba enferma. O hay pasa, o nos intoxicaron el viernes, porqué ya somos al menos 4 personas que hemos caído en los días siguientes a la noche de autos del post anterior. He pensado en escribir a La Chica Con Pelo De Chico, pero no me apetecía. Lástima no tener tf. de Punk-Pop Blonde, porqué me habría apetecido saber de ella. Me he alegrado de que Ego me escribiera después de un tiempo sin saber el uno del otro. Había pensado en ella el viernes o el sábado, en el bus de camino al trabajo. Es increíble cómo estas cosas de pensar en alguien y que reaparezca pasan. La vida tiene montones de cosas increíbles* sepultadas entra tanta (y tantos) mierda(s)...




*...y Frankie Cosmos es una de ellas (bueno, quizás increíble sería exagerado, pero muy agradable de escuchar, sí). Descubierta por azar en Youtube. Este otro video es bastante freak...



dimarts, 25 d’abril de 2017

giRLs & ReCOrdS




Estoy haciendo deberes pendientes, escuchando a Chet Baker. La música es tan maravillosa como inabarcable. Por temas lúdico-profesionales, hoy he descubierto, de rebote, a Marc Jonson. Muy recomendable también el nuevo disco de pop primaveral de Ramirez Exposure... y así todos los días. Necesitaría 8 vidas para llegar a todo. A veces da como pena pensar en todos los discos increíbles que no llegaré a escuchar nunca. Discos que quizás podrían cambiar mi vida de manera decisiva, como lo han hecho otros muchos. Y con las infinitas opciones de conocimiento musical que dan las nuevas tecnologías, yo no doy al abasto. Y en parte también es injusto, porqué acabas por no darle el tiempo que merecerían grandes discos, enterrados entre toneladas de oferta musical. Pasa lo mismo que con la sobreinformación: acaba siendo inasumible, y genera casi más ruido que servicio...

Me sorprendió gratamente el concierto de Los Planetas. Me esperaba un bolo oscuro, atmosférico, y con escasa bola a discos antiguos, pero cayeron unas cuantas canciones clásicas o incluso algunas que hacía tiempo que no tocaban: volver a escuchar 'Rey Sombra' o 'Jose Y Yo' fue algo totalmente inesperado, nostálgico y placentero. Aquello fue un karaoke masivo de generaciones distintas cantando sus desamores. La noche tuvo algo de todo eso y mucho de dEsoRdeNada. Nos estuvimos intercambiando mensajes con La Chica Con Pelo De Chico, pero íbamos con grupos distintos, y ella se pasó de frenada con la bebida (cosa que no entenderé nunca: ir a un concierto a emborracharte y no enterarte de nada??? WTF???). Por mucho que insistí, no se quedó a cenar y tomar algo después del concierto, y se fue a casa a dormir la mona. Cansado de su cambio radical de actitud hacia mi y ese esquivarme con la historia de que es lo peor y me merezco algo mejor, opté por la mejor solución: esta noche me lo voy a pasar MUY BIEN, aunque mañana trabaje. Y lo hice, vaya que si lo hice...

Nos fuimos junto a L de Lesbiana, A-Cocinero y otra gente al Psycho, a bebernos la noche con conversaciones, risas y, sí, 'algo' de alcohol. Sin saber muy bien de dónde, cuando estábamos en plena ronda del terror con los malditos chupitos de Jagger que tanto odio, apareció Punk-Pop Blonde con su piercing, su tejana con parches y su desparpajo. Y no tengo ninguna duda de que apareció porqué tenía que aparecer esa noche. Seguramente de manera inconsciente puse en marcha toda mi maquinaria mental para invocarla y, CHAS!, de repente allí estaba. Sin conocerla de nada, nos pusimos a hablar: había estado en el concierto de Los Planetas, y ese fue un perfecto hilo para ir tejiendo una conversación sobre grupos que iban desde el rock radical al indie de los 90. Era de estas chicas que te toca mucho, te coge la mano, y es súper efusiva cuando encuentras elementos de empatía como pueda ser que alguien (yo) conozca (y recuerde) a las Undershakers, entre muchos otros grupos que aparecieron en ese diálogo de motivados. Me enseñó su tattoo feminista, me contó que organizaba conciertos en su pueblo, que echaba en falta tener pareja, y de la manera más natural, fruto de la exaltación emotiva y etílica, y casi sin darnos cuenta, pasamos a la siguiente fase. La música los cría y ellos se juntan...

...al salir del Psycho, sentada ella en una persiana reposando su cabeza sobre mi hombro, me dijo que iba tocada. Llegó su amigo que le tenía que llevar de vuelta al pueblo, y todos decidimos prolongar la noche en una discoteca cercana. Mientras ellos hablaban, L de Lesbiana me vino a preguntar qué había pasado con esa rubia, y nos encaminamos hacia la siguiente parada. Al llegar, Punk-Pop Blonde se fue al baño, unos cuantos fuimos a dejar la chaqueta, y luego nos metimos para adentro. Como tardaba en venir, dejé al resto del grupo y me fui a dar una vuelta por la discoteca a ver si la veía. Y dos. Y tres. Y salí a la calle, y di la vuelta a la manzana dos veces por si se encontraba mal y había salido a tomar el aire. Pero había desaparecido con el mismo misterio con el que había aparecido. Con la segunda decepción de la noche (aunque bastante más dulce e inesperada que la primera, eso es cierto...), me volví para adentro. Y tampoco sabría decir bien cómo, diría que fue a partir de un choque fortuíto, conocí y me puse a hablar con M-Valenciana. La charla llevó al baile; el baile al roce y al juego; y así estuvimos toda la noche. Ella dejó a sus amigos, yo pasé de los míos, y venga a dar vueltas arriba y abajo, a bailar como condenados, excursiones a la barra... todo sin dejar pasar el aire, pero con el freno de mano que imponía la existencia de un supuesto novio a cientos de kilómetros. Llegado un punto de la noche, me dijo que se quería ir y me fui con ella, que la contrarreloj para la hora de entrada en el curro había comenzado. La acompañé hasta su casa, pero con un punto de lucidez que yo no habría tenido ya a esas temperaturas nocturnas, prefirió que no subiera. En frío tengo claro que fue mejor así, no tengo ninguna duda. En caliente no es tan fácil tomar ese tipo de decisiones. Me pidió el teléfono y nos lo intercambiamos, así que supongo que un día de estos le escribiré... o quizás sea mejor dejarlo como un bonito recuerdo. Ya veremos.

Tras todo un fin de semana de curro culminado con una noche de domingo horrible, hoy le he dicho a L de Lesbiana que le preguntara a su amigo común por Punk-Pop Blonde. Me dejó preocupado, y también inquieto por saber qué narices le había pasado. Y resulta que tal como entró al baño nada más entrar, allí se quedó toda la noche porqué se encontraba fatal. Ya podía yo buscarla. Me he cagado en todo por no haber caído en aquél momento en decirle a L de Lesbiana que fuera a mirar allí, el último lugar al que vi dirigirse a la rubia punk-pop. Su amigo se la encontró cuando salían temblando de frío y la llevó en coche a su pueblo, tal y como habían previsto horas atrás. No sé si le habrá dicho que he preguntado por ella, pero me sabe súper mal que lo estuviera pasando mal sin nadie saberlo y estando todos de fiesta; y también que nuestra fugaz historia acabara así, claro. Y seguramente quedándole a ella un mal recuerdo de una noche agridulce. Sin ni tan siquiera intercambiarnos teléfonos para poder seguir tirando del hilo. Quizás también sea mejor así, no lo sé. El sabroso fatalismo dEsoRdeNado da para una amplia colección de grandes historias... pero breves. Y aunque digan que eso es dos veces bueno, no acabo de tenerlo yo muy claro en algunos casos...



dijous, 20 d’abril de 2017

eL eSPíRitU dE WaRreN




Hoy parece que el día ha sido un poco más sereno. Sí, no hace falta decir que anoche cambié el fondo de escritorio. He esquivado un marrón de curro que no me apetecía nada, y me han confirmado que finalmente sí podré ir el viernes al concierto de Los Planetas. Me apetece bastante volverles a ver en sala pequeña. Me he descontado sobre si será la tercera o la cuarta vez que les veo en Apolo. En total, debo andar ya entre la docena y quincena de veces...? Son la banda que he visto más veces en mi vida. Y con ellos ya se sabe que los conciertos pueden ser geniales, o una puta mierda. No me espero gran cosa este viernes, ni tampoco grandes concesiones a clásicos, pero tengo curiosidad por ver cómo sonarán las nuevas canciones. El último disco es irregular, pero tiene 4 o 5 canciones que me gustan bastante. No soy imparcial con los granadinos, ni pretendo serlo. Demasiado me han acompañado en la vida. Y a ver cómo respira La Chica Con Pelo De Chico en el bolo, porqué me tiene francamente descolocado...


Hoy me he pillado tres vinilos más: un par de Sonic Youth, y uno de Billie Holiday. Últimamente a mi personalidad obsesiva-compulsiva le ha dado por ahí. En los últimos 2 meses pueden haber caído... entre 15 y 20? Lo que no puedo gastarme en otros vicios, me está saliendo por ahí. Y el sábado es el Record Store Day, aunque por suerte trabajo. Digo por suerte porqué, si no, me dejo la mitad del sueldo en un día así. Pero me la suda bastante. Para eso trabajo. Aunque sigo teniendo varios libros a medias, creo que estos días me empezaré otro que me compré a principios de año: 'Las Chicas', basado en la historia del sector femenino de la Familia Manson. Tengo burocracias pendientes que hacer. Odio estos temas de papeleos y tratos con bancos y demás ladrones. Hoy han pillado a Ignacio González y a Marhuenda. Oh, qué sorpresa... puto país de mierda. Por los chorizos, y por los subnormales que les permitimos todo este saqueo sin mover un dedo. Casi somos peores que ellos...

*Acabo de descubrir la preciosa canción original griega que Dirty Three acabaron transformando en locura desbordada de desamor desesperado...




dimecres, 19 d’abril de 2017

eN Mi pRóXimA VidA qUieRO SeR chUbASquErO





Cuando escucho a Sonic Youth, tengo la impresión de que el 99% de bandas actuales son una puta mierda. Es una percepción falsa, pero aunque me encantan muchísimas bandas actuales y mi percepción instintiva de la música hace que me exciten de manera inmediata muchos y variopintos artistas, también tengo claro que son artistas menores. En comparación a... sí, ya sé que las comparaciones son injustas, pero también humanas. Hace un rato me he acabado 'Estragos de Una Juventud Sónica', la biografía de Ignacio Julià sobre la banda neoyorquina. Sí, ya sé que el 80-90% de libros que me leo son biografías musicales. Es un género que me encanta. Ponerle contexto a canciones y discos que has escuchado decenas, o centenares de veces, te puede cambiar la percepción que tengas de ellos, o completarla. En este caso, ya había leído meses atrás la biografía de Kim Gordon, y es interesante ver esa doble versión de una banda tan monumental como ellos. Presiden mi sala de estar, junto a PJ Harvey, y también otros pósters enmarcados de los Sonics, Suede o Mando Diao. La música es lo más parecido a un dogma de fe en mi vida. Ateo convencido, beligerantemente antireligioso, y misántropo ultraescéptico en todo lo referente al ser humano, yo sólo creo en el poder de la música. Suena tópico, pero es real. Realmente es un refugio ante la hostilidad exterior. Un escudo ante las decepciones diarias, y la insatisfacción general. Hoy pensaba en lo tremendamente aburrida e insatisfactoria que me resulta mi vida a veces, por muchos momentos de excitación que sienta de manera puntual. Quizás sólo sea un maldito miniburgués de vacío eterno, por mucha alma rebelde que sienta, y por muy a contracorriente que vaya en muchos aspectos y maneras de funcionar y de pensar. Al final acabamos siendo nuestra mayor mentira. Como para tener un salvoconducto que nos proteja de nuestras propias miserias y vulgaridades. Quizás no seamos tan únicos como pensamos. O quizás sí, y no sabemos manejarlo. Ha habido momentos de mi vida reciente en que he creído haber llegado a cierto equilibrio y paz interior, pero al final siempre acaba volviendo el conflicto interno. Sí que hay muchas cosas de mi mismo que me gustan. Mucho, incluso. Pero sigue habiendo tantas otras que no. Y sigo sin entenderme muchas veces. Con los demás, ya ni lo intento. Suficiente tengo con lo mío, y al fin y al cabo, el 95% de los demás me importa tres pitos. Así, como sentimiento de reciprocidad, vaya. Muchas veces tengo la sensación de que podría morirme hoy mismo y se darían cuenta bien pocos. Sí, estoy algo negativo. Quizás sea la vuelta de la rutina, y el haber perdido ilusión por lo que me mantenía excitado en el último año. O insatisfacciones en loop en el terreno emocional. O ese eterno sentimiento de soledad que acaba volviendo periódicamente. O la poca conexión con la realidad exterior. Tiene que ser la polla llegar a ser tan estúpido como para creer en la opción de una felicidad real y armoniosa. Tiene que ser la polla ser insensible e impermeable. En mi próxima vida quiero ser chubasquero...



dimarts, 18 d’abril de 2017

eN óRbitA




Llevo unos días de deja vus y azares. Por casualidad, he pillado un interesante documental sobre el azar (mi adorado azar...) cuando me iba a poner a escribir, y de ahí he dio empalmando con documentales sobre el mítico programa musical 'Sputnik', que nos abrió tantísimas puertas a los que en los 90 éramos adolescentes o post-adolescentes. Es absolutamente increíble la capacidad evocadora de recuerdos que tiene la música, y el poder de remover emociones y sentimientos que tenemos por ahí enterrados. No recuerdo cosas que me han pasado hoy, pero sí 1000 detalles de aquél concierto, de aquél disco, de aquella actuación televisiva... de hace 20 años. He vuelto a sentir la rabia y el odio más profundos hacia Special Olympics, el ejército y el estado español, que me tuvieron secuestrado y no me dejaron ir a aquella mítica primera edición del Doctor Music Festival con Bowie, Patti, Iggy, Lou, Suede, Blur y tantísimas otras bandas y artistas. Es una de las mayores estafas vitales de la que he sido víctima, y un flagrante robo a mi derecho a tener mis propias experiencias, y nunca perdonaré a las citadas organizaciones e instituciones el haberme robado ese capítulo de mi vida. Os odiaré eternamente por ello, hijos de la grandísima puta...


El puente me ha servido para gozar de un fin de semana libre (el primero del año?), y he aprovechado para quemar la noche. Tres noches de cuatro, concretamente. Lo necesitaba com el aire. Antes le decía a La Chica Con Pelo De Chico que no cambiaría mi actuales horarios laborales por nada del mundo, pero son una gran putada para mi vida social. Y hasta que no puedes disfrutar de un fin de semana libre, no recuerdas lo que te estás perdiendo. Es uno de mis mayores puntos de conflicto o insatisfacción vital ahora mismo. Entre semana me cuesta horrores encontrar cómplices para vivir, y eso limita y condiciona un montón. Y te hace sentirte atrapado, o asfixiado por momentos. Y más a mi, que me encanta bailar, o las conversaciones nocturnas, o los personajes que te encuentras y van apareciendo y desapareciendo, las historias inciertas, o los giros de guión de una noche que empieza de una manera o con unas expectativas y acaba de manera totalmente inesperada.

La de anoche es de las de recordar. Bueno, de hecho empezó a media tarde, porqué Bailarina de Burlesque nos había insistido desde hacía tiempo con el 'Ven Tú', una fiesta gratuíta que hacen en Apolo en domingo tarde, rememorando las discotecas de preadolescencia (a las que, por cierto, nunca llegué a ir). Eso de quedar con sol y calor se hizo extrañísimo, y me sentí bastante descolocado. La fiesta en sí fue una mierda en los... 20 minutos que aguantamos? Cuatro de nosotros nos escapamos para cenar algo, y al volver había tal cola que ya fue imposible volver a entrar. Cosa que, dicho sea de paso, tampoco nos provocó ninguna gran pena. Empezamos a pasear hacia el Raval, y como dos de ellos no habían estado nunca, nos fuimos al encantador Marsella a beber absenta. La más fuerte está prohibida, y la que te sirven aquí está rebajada con el ritual del azúcar, el agua y el fuego. Recuerdo haberla bebido hace años en el London con E-Platónica, en nuestra época de máxima efervescencia. Un vaso fue suficiente para comprobar por qué tantos poetas y artistas usaban la absenta para encontrar a las musas...


...por si fuera poco, seguimos nuestra ruta bohemia hacia otro mítico bar: el Pastís. Entrar allí es como coger la máquina del tiempo y aparecer un siglo antes. La estampa nada más entrar ya nos preparaba para los momentos de encantador surrealismo decadente que nos esperaban: en la barra, ese dueño que se gasta una mala hostia considerable. Al otro lado, un señor mayor bebiendo un gin-tonic, que luego nos enteramos que era un doctor de la zona alta de pastón considerable. En el otro extremo de la barra, una mujer de unos cincuenta y largos teñida de rubio, minifalda y medias a la que se iluminó la cara al vernos entrar, y no paraba de mirarnos y sonreírnos. Todavía no tengo claro si era una solterona en busca de carne fresca, una prostituta, o la mujer de alguno de los dos músicos que amenizaban la velada de este tugurio lleno de mil y un detalles en los que fijarte: recortes, fotos, discos, mensajes de tono libertario y cortante (me encantó el 'Refugees Welcome, Erasmus Go Home'), referencias a París, un retrato de Marlene Dietricht... las canciones, el speech que se marcó el señor mayor, sus sollozos cuando le tocaron 'Strangers In The Night', la música francesa que sonó al acabar la actuación... todo ese momento fue como caer por un embudo espacio-temporal donde la vida adquirió un seductor tono decadente, pero genuínamente auténtico. Me sentí enormemente feliz de habernos quedado sin poder volver a entrar al Apolo y estar viviendo aquello...

...aunque lo de acabar es un decir, porqué habíamos empezado todo tan pronto, que no era ni la una, y aparecieron refuerzos del Apolo, mientras perdimos a algún primer desertor. Quisimos completar el hat-trick de bares con solera yendo al Kentucky, pero estaba cerrado. Así que optamos por volver a nuestra normalidad musical dirigiéndonos al Manchester. Allí volvió a haber cambio de cromos, con tres tránsfugas y la reaparición de R-Ojos-Claros y su exhuberante y loquísima amiga con nombre de canción de los Stones. Eran los ingredientes que le faltaban a esa noche surrealista para seguir escribiendo párrafos a su historia. A falta de la Chica Con Pelo De Chico, que tras el Apolo se fue directamente para casa, en esta extraña fase de cierta actitud esquiva provocada por su guerra civil interna que me tiene que explicar un día de estos. Me temo que pueda tener que ver con la hipotética reaparición de un capítulo sentimental que se suponía cerrado. Es pura suposición intuitiva, pero es que no logro encontrar otra explicación a su cambio de actitud tan radical hacia mi en estos últimos 10 días en que nos hemos visto varias veces y la he sentido tan distante.


Sea como sea, con el fluír de las musas y los licores nocturnos, del Manchester nos encaminamos hacia Plaça Reial, y una vez allí ya veríamos hacia qué local decantarnos. Y supongo que el karma nos dirigió hacia el ídem, porqué no podía ser de otra manera en una noche así. Hacía tiempo que una chica no me despertaba deseos tan animales como la exhuberante Stones Song, y aunque nos dejó caer mil y una veces durante la noche que tenía novio, nos llevábamos un juego tan evidentemente pícaro que le dije claramente que ¡ay si no lo tuviera...!, tras ella explicarme su dieta de verduras y gimnasio y perfilar con sus manos su escultural silueta. Me invitó a una copa pero a cambio me hizo compartir el maldito jarabe de las lagunas mentales. Y no uno, sino dos. Bailamos los 5 supervivientes como si ni hubiera mañana, y también estuve flirteando con una joven morena que acabó con un tremendo chichón cuando, rato después, un borracho descontrolado la aupó a las espalda y la empotró contra la pared, desequilibrado y descontrolado. Pobrecilla... ya en les Rambles, apareció de no sé donde una sudamericana que quiso darle un beso a Stones Song diciendo lo guapa que era; y ante nuestras risas, esta secundaria por sorpresa remarcó una y mil veces que no era lesbiana, y que tenía un novio que la dejaba satisfecha 15 veces seguidas... conversaciones surrealistas de una noche surrealista que estaba a punto de llegar a su fin, con una última foto de recuerdo. Ya en casa, sólo faltaba deshacerse de los restos del jarabe de las lagunas mentales, y también de recuerdos y deseos libidinosos, y dormir plácidamente.

Las noche de jueves y viernes también habían dado de sí, y el cuerpo pedía tregua y bandera blanca. Pero las pilas estaban recargadas. Aunque volver a visitar las noches dEsoRdeNadas tenga ese punto agridulce por volver a echar de menos toda esa vida sacrificada a cambio de otros privilegios. La situación perfecta no existe, y supongo que será cuestión de meter mano a todo lo que te presente la vida en cada momento y disfrutarlo al máximo. Siempre será más provechoso que perder el tiempo llorando y lamentando las magníficas cosas y momentos que no podemos disfrutar...