dimarts, 23 d’abril de 2019

cARne dE CaÑÓn





Tengo un montón de cosas que hacer para el miércoles, mañana es Sant Jordi (bueno, técnicamente ya es hoy), y por la noche voy a ver a Maria Arnal i Marcel Bagés en un concierto benéfico por el derecho a la vivienda. Pero aquí estoy, escribiendo. Acabo de leerme en un par de horitas el libro de Enric Montefusco ('Carne De Cañón'), que me he comprado esta tarde por accidente. Había ido a pillarme otro libro sobre Pulp que autoregalarme con la excusa de St. Jordi. Como si necesitara excusas para comprarme libros, aunque algunos luego se amontonen en la mesita del comedor durante meses. Cuando entro en una librería (sobre todo una que tengo cerca de casa y que me gusta especialmente), me entra un espíritu de hormiguita que necesita nutrir su madriguera de letras, ideas y mundos pasados. Porque los libros son siempre mundos pasados, aunque te hablen del futuro o de ficciones que estén por venir. Quizá algún día alguien logre hacer un libro desde el futuro, pero por muchas cosas alucinantes que existan hoy en día en nuestros mundos cotidianos, me parece harto complicado. Yo sigo alucinando de que salga música de una aguja rasgando un disco de vinilo, así que mejor no darle muchas vueltas a otras moderneces que ni puedo ni quiero entender.

Me ha encantado el libro, y por eso estoy aquí escribiendo (...)  

(He tenido que hacer una pausa para salir rápidamente al balcón a rescatar de la lluvia la ropa que había dejado aireándose cuando he llegado a casa hace un rato. Cada vez que voy a casa de mis padres tengo que dejar la ropa fuera para que se le vaya el olor a tabaco de mi madre. Es una guerra perdida. Llevo años, décadas, toda una vida echándole la bronca para que lo deje, pero no tiene ningún tipo de fuerza de voluntad. Para el tabaco, ni para comer bien, ni para ir a pasear como le dicen los médicos, mi padre, yo mismo, o cualquier persona con dos dedos de frente. Nunca he entendido a la gente que fuma. Me parece el vicio más estúpido, insalubre y asqueroso de los que pueda haber. Supongo que haber perdido a un tío por el tabaco hace que me lo mire todo con más visceralidad. Pero realmente me enciende mucho la gente que fuma. Aunque parezca un simple juego barato de palabras, es así, y siempre he pensado que se merecen todos los problemas de salud que les provoca el tabaco. Hay que ser imbécil...)

(...) Hay libros y películas que me estimulan especialmente, y entonces me entran unas ganas irrefrenables de escribir. Es como una arcada de letras, imposible de parar. Y, en este caso, he sentido
gran empatía e identificación con esa visión escéptica y sincera de la vida. No hay para menos, ni para más. Es justo eso. Me gustaría saber componer poemas o canciones, pero me encuentro más cómodo en la prosa que es como un vómito. Sí, ya es la segunda identificación escatológica con el acto creativo en unas pocas lineas. Quizás en el fondo no sea más que eso. Pura necesidad fisiológica, ideológica, ilógica.... y sobre todo, anímica. Y por eso sale a borbotones. Acumulas vivencias, emociones, sensaciones, sentimientos, ideas, indignaciones, incomprensiones... y todo acaba saliendo de golpe, como un volcán de mierda interna que deja un bello estucado marronáceo en las paredes de tu vida.

En la parte final del libro, y sin ánimo de hacer spoilers, me ha encantado la serenidad que traspúa cuando habla desde el amor a su pareja. Debe ser eso, si es que existe. Y me he visto solo en la oscuridad, de rodillas, desnudo, mirando inquieto a todos los lados, como buscando algo o alguien que me rescate del naufragio. Llevo dos meses sintiéndome más así que nunca. Asocial, desganado, con el escepticismo más ultra que el prefijo de los tres partidos del mal que amenazan nuestra democr... bueno, tampoco seamos ingenuos, a esto no se le puede llamar democracia. Pero lo que salga del domingo puede ser incluso peor, lo cual es francamente desalentador. Y francamente no es un adjetivo elegido al azar. Ha salido solo, pero mi inconsciente es mi parte más consciente en la mayoría de los casos.

Me duele la vida últimamente. Más de lo habitual, vaya. Sé perfectamente la razón. Cada día y semana que pasa sin noticias suyas ni intenciones de solucionarlo es una gota más de alcohol en la piel a carne viva que me ha dejado la rigidez de unas botas militares nuevas. Esto ha sido un intento mal solucionado de metáfora o personificación de un objeto que asocio a ella, hilado con una situación real que me pasó la semana pasada y que todavía sufro físicamente. Pero el dolor anímico suele ser peor. Te hace más pequeño. Más frágil. Más vulnerable. Y supongo que, quien más quien menos, todo el mundo debe andar igual. Yo ando medio cojo del escozor y el roce. Y elige tú mism@ si hablo de botas o de metáforas. Pero mal de muchos, consuelo de tontos. Y la verdad es que, además de tontolculo, soy lo suficientemente individualista como para intentar aislarme del dolor ajeno. Suficiente tengo con el mío. Y cuando me he querido preocupar por los demás, he acabado sangrando. L@s un@s por l@s otr@s, y la casa sin arder.

Enric me canta justo ahora en mis auriculares de botón blanco: "...una oportunidad (...) haber tocado fondo alguna vez, y que en tu leyenda diga que alzaste el vuelo". Es curioso como a veces hay artistas o discos que te pasan desapercibidos en las montañas de sobreinformación de la era de la desinformación. Y, de repente, un buen día, de casualidad, te caen del cielo, justo en el momento en que más lo necesitas o mejor se adaptan al puzzle que llevamos construyendo desde que nacimos. De 0 a los X años que tengas el día que te mueras. Porque, no nos engañemos, ese día llegará. O al menos, yo lo tengo previsto, aunque intente no pensar en ello por vértigo y miedo. La vida son 4 días, y en 5 vivimos acojonados, con o sin motivo. A mi también me da miedo abrir camino, pero también quiero ser salvaje.

Debería ir acabando y ponerme con todo lo que tengo por hacer. Y elige tú mism@ si hablo de faenas o de metáforas.




dimarts, 16 d’abril de 2019

HeLL-ter sKeLTeR




Días de escepticismo asocial. Dormir hasta la hora de comer, ducharme, comer, escribir o procastinar, tocar algo la guitarra, indignarme solo con las mentiras de policías y guardias civiles en el bodevil del Supremo, bajar a mi librería preferida y salir con libros sobre desobediencia civil de Thoreau, manifiestos feministas o la reedición en castellano, décadas después, del 'Helter Skelter' de Charles Manson (por fin!). Cenar con mis padres, ver arder Notre-Dame, pasear un poco en la ciudad negra, ver 'Persona' y no tener muy claro si me ha gustado o no, hacer un poco de faena pendiente, y venirme a mi rincón a pensar con letras. Y sí, hoy también he pensado en ella. A ratos, con rabia. A ratos, con impotencia. A ratos, con añoranza. Teniendo muy claro que yo no volveré a mover ficha, como ya le dije. Teniendo cada vez más claro que ella tampoco lo hará. Y otra vez la rabia. Y otra vez la impotencia. Y también el pellizco doloroso de la incomprensión. Y vuelta a la rabia y la impotencia, y al bucle de nunca acabar. Sentirse mal tratado sin razón es de las peores sensaciones que conozco. No entender a quien te pensabas conocer también. Lo de las decepciones emocionales ya casi ni duele. La costumbre inmuniza. Otra capa más de cemento armado y todo arreglado. El cinismo te desborda en decisiones impulsivas, irracionales e inmorales. Cosas de que ya casi nada te importe. Y mucho menos nadie. O casi. Hastío y misantropía. Ojos secos y alma hueca. Te odio casi como te quería.



dilluns, 15 d’abril de 2019

NeUs





Fascistas provocando en universidades catalanas o en pueblos vascos. El único objetivo es hacer ruido y generar reacciones que les permitan seguir con su diabólico juego de hacerse las víctimas y culpabilizar a aquellos a los que intentan humillar. Lo más inteligente sería pasar de ellos y no darles las fotos que quieren, pero qué difícil mantener la sangre fría ante gente de esta calaña. La batalla del relato. Hoy las guerras de occidente se libran en pantallas, teléfonos móviles y páginas de diario. La guerra es la paz, la libertad es la esclavitud, la ignorancia es la fuerza. El panorama post-28 de abril es terrorífico, salga Guatemala o Guatepeor. Y aunque quiero votar con todas mis fuerzas, sigo sin saber a quién, porque no encuentro ni un sólo partido que me represente y que defienda plenamente mi voluntad política y social. Necesito 15 jornadas de reflexión, y aún así sé que acabaré votando con una pinza en la nariz.

En días como estos, se hacen más necesarios que nunca modelos como Neus Català. Anticlerical, republicana, feminista, antifascista, revolucionaria... y última superviviente del campo de concentración y exterminio de Ravensbrück. Ejemplo de defensa de las libertades, de coraje, de fuerza, de carácter, de creer en unos ideales y de luchar por mantener viva la memoria histórica... esa misma que muchos de los hoy candidatos a las elecciones generales se esfuerzan en silenciar. Han pasado 80 años, pero los herederos de los que dieron el golpe militar siguen bien vivos. Neus se ha ido a los 103 años, y nuestra obligación es mantener bien vivo su recuerdo por todo lo que tuvo que sufrir, y para evitar que algo similar pueda llegar a repetirse nunca más. Aunque muchos irresponsables estén haciendo todo lo posible para que cometamos los mismos errores de nuestros antecesores.



dimarts, 9 d’abril de 2019

cONfuSioN iS SeX





Disfrutar de unos pechos en contrapicado mirando al cielo es la manera más próxima de sentirte más cerca de las nubes. Vía táctil y oral. La psicología del sexo debe decir mucho de las personas. Una sexualidad sana multiplica las opciones de una mente sana. Es química y es matemática, aunque seas de letras y las necesites para explicarte ciencia o instinto. Y se expresa por boca y labios, allí donde confluyen palabras y deseo. Algo que por muchas palabras que uses, nunca podrás expresar en toda su magnitud. Nunca nadie se ha preguntado por la magnitud de la comedia, o al menos que yo sepa. Solo sé que no sé nada, decía aquél, en un gesto de evidente falsa modestia que se contradice por sí mismo. Contradicciones de dos patas tienen la culpa de todo. La predicción sociopolítica es de negros nubarrones y tormentas de fascismo, y no tengo nada claro que tengamos paraguas para todos. Habrá que mojarse o se nos lleva el tsunami a todos. Aunque parezca increíble, a la par que abominable. El ser humano es el único que tropieza 1000 veces con la misma piedra, el muy imbécil. Esto de la rabia es como aquellos constipados que por mucho que te suenes, sigue habiendo mucosidad en tu interior. Es inacabable. Cosa del clima exterior, sin duda. Pero la rabia es vida, de eso no tengo ninguna duda. Mucho mejor sentirla que estar muerto de mediocridad conformista, eso también lo tengo claro. Quizás algún día aprenda a combinarla con una mayor serenidad interna. Supongo que en algún punto pueden ser compatibles. Yo no lo he encontrado todavía, pero debe existir, como la cara oculta de la luna.



dijous, 4 d’abril de 2019

VeRdADeS AbSoLUtiSTas





Ceremonia de la confusión. La vida es circo, y los payasos, payasos son. Que tire la primera piedra quien no tenga secretos inconfesables. De esos de avergonzarse de uno mismo y decir: “¿Qué narices haces, gilipollas?”. También hay quien quiere hacernos sentir vergüenzas por lo que no se atreven a hacer. Cada uno es como es, y mierda para todos. Quería hacer un poema, pero no soy buen rimador. Y lo que cambia empezar una palabra con una letra o con otra. Dime qué escondes y te diré los miserable que eres. Salir a cara descubierta tampoco parece buen negocio en un mundo de caretas y corazas. Nada es lo que parece y al final todo desaparece. Hay manos que mecen cunas, y otras que las tiran por el balcón. Cuidado los de la calle, que llueven criaturas del cielo. Oh, baby, baby! El Hermano Mayor nos vigila, y somos tan imbéciles que nos desnudamos por la pantalla. No damos para más, y cada uno tiene lo que se merece. Aunque muchas veces es injusto. Justicia, otra gran mentira. Tanto en lo personal como en lo público y en lo oficial, hay siempre dos mundos paralelos: lo que se enseña y lo real; el escaparate y la trastienda; la superficie y las cloacas; la proyección deseada y la verdad escondida; el falso relato oficial y las verdades que no quieren que sepamos. Siento asco del Estado en el que nací. El que pone en mi DNI. Y de esos falsos valores que pretenden tapar su verdadera naturaleza: corrupta, fascista, intolerante, cateta, soberbia, ultranacionalista, simplista, machista, racista, y todo lo malo que acabe en –ista. La vida es una gran mentira deshonesta. Todo por pura cobardía. Por no asumir lo que somos. Por no atrevernos a compartir nuestras fragilidades. Nos educan para ser Superman/Superwoman, en vez de enseñarnos a ser nosotros mismos. Y lo que cuesta llegar a serlo. Enfrentarnos a nosotros mismos, y a los prejuicios de los demás, y a los modelos estúpidos que nos plantan delante, mostrándonos un reflejo deformado que nunca encaja con nosotros. Sólo tú encajas contigo mismo, y no hay suplantación posible. Desaprender es un proceso lento, pero muy recomendable. La autocrítica es imprescindible. Y la empatía. Y el respeto. Y la confianza. Y la comunicación. Saber decir y saber escuchar. Y evitar que nuestras verdades absolutas se conviertan en absolutistas. Y admitir que de absolutas, nanay de la China. Todo depende del color de la manipulación con la que se mire. Atreverse a entender las verdades ajenas es, hoy en día, un acto heroico. Tal y como está el patio, y pensando en lo que se nos viene encima el 28 de abril, deberíamos hacer caso a Orwell: "No dejes que ocurra. Depende de ti".





dimecres, 3 d’abril de 2019

cReC QuE CrEc




Els meus dubtes s'enganxen als teus cabells taronges, i llisquen al buit els somriures que abans eren el nostre dia a dia. Unes poques paraules són un bri d'esperança, tot i que encara ho veig tot amb cataractes d'escepticisme. Un silenci fereix més que 1.000 paraules, i ara mateix pagaria per unes poques que relatin quelcom que em permeti entendre't. No vull caure en culpes i perdons, ni en altres conceptes enverinats del catolicisme repugnant que sempre he odiat. Religons del món, càncer de la humanitat. Em demanes que no et jutgi, i aquest serà el meu gran repte. Desaprendre a fer rentadores amb els meus pensaments; com m'agradaria ser-ne capaç. Trobar la sortida de la rentadora és més difícil que trobar la de l'Ikea. Però es tracta del mateix. Construir, deconstruir. Muntar, desmuntar. Relaxar la vida. Destensionar l'ànima. Fer-ho tot fàcil. A un mateix i als altres. No deu ser tan difícil si ens ho proposem. Maons de voluntat, desig de ciment armat. I crec que encara crec; en tu, i en mi, i en tots dos. Tot i que sé que et tornaré a decebre, i que tu també ho faràs. Potser això és un acte de fe, innocent i irracional, i m'acabo menjant les meves pròpies paraules.



dijous, 28 de març de 2019

6 wEeKs uNdeR




6 semanas y un silencio eterno. Ahogarte en la incomprensión. Darle vueltas a la quijotera como la portada del 'Washing Machine' para no llegar a ninguna parte. Centrifugado en seco de ideas inciertas. Buscarle sentido al sinsentido. Una explicación al mutismo. Buscar '¿qués?' y '¿por qués?' en un pajar de vacío infinito. '¿Qués?' y '¿por qués?' afilados, de esos que hacen herida cuando no tienes alcohol a mano. Intentar respetar distancias y silencios hasta que no puedes más. Reto gigantesco a tu impaciencia. Ejercicio descomunal de autocontrol. Batalla feroz a latigazos con tus impulsos y tus golpes de genio. Tiene que haber una explicación, pero sus labios están sellados. Y no sabes si duele más la impotencia, la absurdidad o la ignorancia. Ni sentido ni explicación. Imaginas interferencias externas, por intentar encontrarle una razón y exculparla a ella. Desaparecer de un día para otro, sin aviso ni explicación. De uña y carne a arañazo y desgarro. No tiene ningún sentido. Me dicen que cómo he podido tener tanta paciencia, y sé perfectamente la razón. Aunque ella esté haciéndolo saltar todo por los aires en 6 semanas de errores y despropósitos. Es todo tan absurdo. Tan injusto. Tan incomprensible. Tan decepcionante. Tan doloroso. Tan familiar. No t'entenc, i no sé si podré fer-ho ni perdonar-te. M'agradaria, però ara mateix no sé si seré capaç.



dilluns, 18 de febrer de 2019

ReALidAdeS iNVoLuNtARiaS



Angelina canta que no puede más, y eso es algo que conozco perfectamente. No he podido más centenares de veces en mi vida. Miles. O billones. Y al final acabas pudiendo. O no puedes, pero te niegas a aceptarlo y te resistes a no poder, sea o no sea cierto. Certezas pocas en la vida. Y alegrías. Hay que vivirlas y disfrutarlas intensamente, porque al final siempre hay algo o alguien que lo estropea todo. Ese es el rol o la función del ser humano: estropearlo todo. Y hacerlo todo complicado. Retorcer la realidad hasta hacerla irrespirable. Desear es una fragilidad condenada al fracaso. Porqué querer no es poder. Esa es una más de las muchas mentiras que nos enseñan desde pequeños. La vida es una enorme mentira porqué todos los seres humanos, del primero al último, son enormes mentiras. Somos enormes mentiras. Yo lo soy. Y tú también, y lo sabes. Y si no lo sabes, deberías dejar de mentirte a ti mism@, porqué lo eres. Nos creemos todos el centro del mundo. Personas súper especiales. Y no somos más que un gran montón de mierda. Llenos de prejuicios, de odio, de frustraciones y traumas, envidias, torpezas y vergüenzas. Dispuestos a comernos las mentiras que nos cuentan para que la realidad se parezca a lo que queremos. Porqué es una manera como cualquier otra de tapar la no aceptación de esa realidad que nunca se parece a lo que querríamos. Nuestros deseos son otra gran mentira. No soporto la realidad que me ha tocado vivir, ni tampoco al 90% de la gente que me rodea. Y esa es también una realidad que desearía distinta.



dissabte, 2 de febrer de 2019

cUAdRadO dE aMOr biZaRre




Hay días que empiezan torcidos y se van girando hasta quedar en la dirección que uno quiere o que hasta no imaginaba. Nadie sabe ni sabrá por qué extraño mecanismo del destino, del azar o de lo que narices sea ocurren estos cambios de guión inesperados. A veces, incluso absurdos. Vuelves al curro tras una semana de vacaciones, con la lógica mala hostia que provoca madrugar y el retorno en sí. Al principio nada va, y tus compañeros se ríen de lo cascarrabias que has vuelto. Tú mismo te ríes también, porqué disfrutar del trabajo no, pero reír, reímos un rato (y suerte de eso). Un encuentro casual a la hora de comer con Morenita Amelie le da un poco de brillo a la mañana, y te sale decirle que luego subirás a verla. Y cuando estás a punto de irte, subes a verla. Se sorprende, y te dice que pensaba que no subirías, y a ti te sorprende que le sorprenda. Os vais a una sala de reuniones para estar un poco más tranquilos, y ella sonríe nerviosa, y agacha la cabeza, y ríe, como si quisiera decirte algo, pero no le saliera. Pasa un compañero y te saluda, y creo que se pregunta qué narices hacéis allí solos. Cuando volvéis a quedaros ella y tú, te suelta que le gustas. Pero que siente todo lo que está pasando, y que no quiere que quedéis solos porqué sabe lo que volverá a pasar. Tú todo eso ya lo sabías perfectamente, y le dices que tranquila, que la entiendes, y que tu posición es mucho más cómoda que la suya, porqué no estás comprometido con nadie. Fuera van pasando compañeros, y te parece un poco surrealista mantener esa conversación allí, de manera totalmente inesperada, y no en un bar delante de una cerveza. Y digo inesperada por el momento y el lugar, no porqué no fuera consciente de que tenemos cosas de que hablar. Pero ella insiste todo el tiempo que está en un momento en que quiere y necesita ser sincera, y te insiste que le gustas. Le dices que es obvio que es recíproco, pero el contexto no da para empezar a explicarle la historia de Mrs. Bizarre. Te encantaría poder quedar delante de una cerveza fuera del trabajo y devolverle la sinceridad de la manera más diáfana posible. Pero es ella la que hasta ahora lo está evitando para evitar males mayores, como te ha reconocido hoy abiertamente. Incluso hace broma con quedar con una tercera persona añadida, como en la época del instituto, y que así no haya peligro de que pase lo inevitable.

Y no lo digo por soberbia, ni mucho menos, sino ateniéndome a los hechos de nuestras dos noches de momentos apasionados. O la innegable chispa sexual que se traduce en toqueteos, abrazos y cogernos de la mano cada vez que  nos vemos. O a ese abrazo final en el pasillo, delante de ojos ajenos, en el que al darnos un beso de despedida presuntamente en la mejilla, ha buscado impulsivamente mis labios, provocando un "Eh! Eh!" medio jocoso medio chafardero de un compañero que nos veía al final del pasillo. No es nada que no intuyera (o, en el fondo, que no supiera), pero comprobarlo de manera tan evidente y en un contexto tan inesperado y poco propicio me ha dejado un poco descolocado. Y claro que es agradable y una inyección de ego en un momento de cierta fragilidad por la no-receptividad de Mrs. Bizarre. Pero ha sido raro. Sé perfectamente que acabaremos cayendo otra vez a la mínima que se den las circunstancias. Pero no deja de sorprenderme o hasta darme rabia que cuando marcas ciertas distancias o pasas más de una persona ésta te busque, y en cambio cuando haces todo lo posible por demostrarle a alguien lo especial o importante que es para ti, sólo te lleves negativas. Es como muy injusto. El mundo al revés de lo que debería ser.

Tanto una como otra me han escrito esta noche, pero he pasado de responderles. No me apetecía. De hecho, tenía dos posibles cenas, y también he renunciado a ambas. Sólo tenía ganas de quedarme en casa, tranquilamente, estando conmigo mismo, viendo una peli, escuchando música, escribiendo... decisión que he celebrado aún más cuando se ha puesto a granizar como no recuerdo haber visto antes en diSoRdELand. Ha sido un día extraño, y hace un momento esa sensación se ha acrecentado cuando, para rizar el rizo, me acabo de dar cuenta de que La Chica Del Ex-Novio Imaginario me había escrito por Instagram, app que no suelo mirar tanto. Y me había escrito hacía 9 horas. A la hora en que estaba teniendo yo la conversación con Morenita Amelie, un piso por encima de donde estaba La Chica Del Ex-Novio Imaginario. Sí, dEsoRdeN puro y duro. A mi ya no me sorprende, aunque quizás últimamente estaba algo desactivado.

No sé si irme a dormir contento, triste, desengañado, enfadado o simplemente escéptico a más no poder. Los humanos hacemos difícil lo fácil, y acabamos haciéndonos daño innecesario, de manera voluntaria o involuntaria. Por maldad o por torpeza. Por hijoputismo o por ineficacia. La gestión emocional de nuestras vidas es una de las mayores carencias y estafas de la sociedad del siglo XXI.




dimarts, 29 de gener de 2019

dUcK fACe




Eres naranja, azul, roja y blanca. Y te ríes cuando te lo digo. Casi siempre ríes, y ese es uno de tus encantos. Y el no darte cuenta de que los tienes. Y que me digas que tienes cara de pato. Y tus notas de voz. Y que te tomes tan bien las cosas. Al menos, las que tienen que ver conmigo. Me estoy esforzando por no repetir errores pretéritos contigo. Lucho contra mi mismo, y mis impulsos, y mis tics mal aprendidos. Me gusta desaprender y aprender de nuevo, y estás siendo un buen test para eso. Me gusta la gente que consigue hacerme mudar la piel y me saca nuevas capas que ni tan siquiera conocía. A veces me gustaría desconectar un poco, pero (casi) todo me lleva a ti. Pero no es la obsesión (casi) enfermiza que solía sufrir en estos casos. Parece algo más domesticado. Más sereno. Más positivo. The New Normal, que dirían algunos. La incerteza da vida, aunque también la quite. Contradicciones que no lo son aunque lo parezcan. Y preguntas. Muchas preguntas que no sé si podrás responderme, con palabras o con hechos...