dijous, 28 agost de 2014

tO diE bY yOuR SidE iS SuCh A heAVeNLy WaY tO diE



Desafío doctores y cometo imprudencias para ser feliz. Y durante una horita lo fui anoche, aunque también hubiera algo de frustración e impotencia en todo aquello. Pero esas tampoco serían sensaciones que no tengamos por la mano. Muy poca gente se atreven a ser ellos mismos. Me da muchísima rabia la estúpida moda políticamente correcta de hablar en femenino. Tan necio como si yo quisiera que en vez de persona me llamaran persono, o en vez de considerarme parte de la gente exigiera ser parte del gente, o incluso del gento. La estupidez humana no tiene límites, y la demagogia tampoco. Todo lo que sobra de eso falta de naturalidad y espontaneidad. Dos de los valores que más admiro y me seducen de las personas. He tomado el sol en la azotea, porqué para algo es comunitaria y no hago daño a nadie. He coincidido con Verónica Blume en una tienda al lado de casa, y contrariamente a lo que pensaba, sigue viviendo justo delante mío. Iba a mi instituto, pero ella era del turno nocturno (supongo que por sus temas profesionales). He visto 'Some Like It Hot' y 'Begin Again' en una misma tarde, y por supuesto me quedo con la primera. Keira tiene su punto, pero Marilyn era mucha Marilyn, aún sin tener un tipo estilizado de los que se llevan ahora. Me han arreglado el baño y vuelve a estar todo nuevo y reluciente, y ahora falta solucionar las humedades de abajo. Y ya que hablamos de humedades de abajo, la otra noche una pareja lo pasó en grande en dolby surround open windows para todo el vecindario. Admito que me gusta escuchar a la gente fornicando, simplemente por el hecho de pensar que alguien está disfrutando de la vida como se merece. Lo difícil es encontrar con quien compartir momentos que merezcan la pena. Y peor aún, encontrarla y que ella no te encuentre a ti. E-Platónica me ha escrito desde Escocia, y he recordado aquél verano de hace 3 años en que algo pareció cambiar entre ella y yo y todo pareció maravilloso. Y me vinieron ganas de cantarle muy fuerte una de las canciones de fatalismo romántico más maravillosas jamás escritas. Estoy deseando que Morrissey la cante en sus conciertos del próximo mes de octubre en Madrid y Barcelona, pero aunque no lo haga, es una espinita clavada que habría que quitarse, no...?



dimarts, 26 agost de 2014

beNViNgutS aL pARadíS


A veces pienso que nada pasaría si una bomba atómica arrasara todo el planeta menos mi pequeña Vila de diSoRderLand. Yo podría ser perfectamente feliz, porqué no necesito nada más, y me siento tan arraigado y orgulloso de la que ha sido mi casa toda mi vida, que no puedo imaginarme viviendo en otro sitio. Ojo, y me encantaría poder vivir en otros rincones del mundo por alguna temporada, pero siempre sabiendo que sólo existe un lugar en el mundo que sea MI LUGAR. Y es aquí, de eso no tengo ninguna duda. Por eso me provoca un gran orgullo que les Festes sean motivo de peregrinación de gente de todo el planeta; y me encanta enseñar sitios y rincones a los que vienen de cualquier otro lugar, pero la masificación excesiva se les está empezando a ir de las manos, y empezamos a correr el mismo peligro que otras zonas de la ciudad que nos rodea y que los últimos días está empezando a clamar y salir a la calle contra el modelo de turismo que nos quieren colar las instituciones a las que los lugareños de toda la vida les importamos una mierda.

 El día 0 me enamoro de la chica pro-palestina con aire a A-Lombrada del balcón de al lado de l'Ajuntament. Al día siguiente, la lluvia molesta mi safari fotográfico. Me encuentro a la A-Lombarda real, pero no soy lo suficientemente ágil como para robarle la foto que nunca se quiere hacer. La tradicional tormenta del primer día cae en cuanto E-Platónica pisa la Vila. Tras 13 años, rompemos el maleficio de Festes, pero el 3 no es el número de un día en que hubiera preferido la cifra par más baja. Refugio con zumo de avena, y como buen anfitrión, nos consigo mesa de donde no había. Paseos entre zombies, abuelos que roban cervezas de barras inatendidas, colas inéditas, y una niña que nos quiere vender crépes con un sentido del márqueting impropio de su edad. Cuando el hambre aprieta, nos consigo mesa de donde no había. Soy el anfitrión, recordadlo. Aparecen y desaparecen más actores secundarios, y nos vamos a bailar. Las escenas que uno ha imaginado muchas veces siempre son imperfectas, pero pueden ser motivo suficiente de gran felicidad. Y cuando subimos a mi casa a seguir haciendo de anfitrión, me gustaría que esta noche no acabara nunca...





El día 2 intento apalancarme en el sofá, pero siempre acaba llamando alguien para evitarlo, y se supone que es el día grande. Bueno, debería decir el día de la masa incontrolada, donde no puedes dar 2 pasos sin ir a ritmo de procesión. Colega Malafolla y Gran J se toman las primeras en mi casa, y bajamos a por más gente del curro. Encuentros familiares que me provocan sentimientos contradictorios. Lo que iba a ser un paseo corto en plan perro acaba siendo otro día de conciertos y cerrando festes...

Día 3. He quedado con otra gente del curro, de talante más nocturno. Danger, danger. Ritmo de ingesta alto, risas, paseo arriba y abajo, llamadas a becarias que resultan ser vecinas, y conciertos funk. Conversaciones que ni recuerdo con gente que no veré en la vida. Escapadas hacia una de las pocas discotecas que quedan abiertas. Brasileñas que quieren una foto mientras desbebo en un Polyklyn. Que si vamos al centro, que si quedémonos aquí aunque la sala esté medio vacía y nos quieran cascar 14 eurazos. La gente se agolpa en la puerta pero nos sigue quedando un mínimo de lucidez para no aceptar el chantaje. Las chicas del grupo de la punki con la que hablamos lo intentan con el portero pero no cuela. Dejo al último superviviente y me voy a dormir. Todavía queden muchas Festes por delante...


El cuarto día tengo mensaje de L de Lesbiana. La desvirgo en el mundo Rocky Horror Picture Show, y flipa bastante, aunque la performance en cuestión sea un tanto desvirtuada por las condiciones de la calle en cuestión. Aparece su amiga Griega Natural, y nos vamos a buscar noche. Tras un par de conciertos frustrados, encontramos nuestro sitio en la plaza más soul a esa hora de la noche. Cuando caen las caretas y la noche se dispara todo tiene otro color. Bailo con la Griega Natural y me encanta su espontaneidad. Contrasta con esa miedosa tensión de L de Lesbiana, a la que nunca sé por donde coger. Y ya sé que esto, leído por un argentino, tendría otro sentido. Cuando la noche se deshace, salvo la vida a una adolescente con un simple chicle de frutas tropicales, y sus dos amigas me lo agradecen. Una de las miles historias extrañas que ocurren en las noches de diSoRdErLand...



El día 5 tengo sentimientos contradictorios: necesito noche de descanso, pero toca Pony Bravo. A media tarde, en la playa con dos amigos, mensajes de Amapola y de M de Mamá. Se me complica la noche, y yo no quería. Tras ducha y cena, M de Mamá se raja y con Amapola quedamos para el día siguiente. Le envío un mensaje a la A-Lombarda por si va al concierto, pero como tantas otras veces no contesta hasta la mañana siguiente. Debe ser el destino, que hoy no quiere que salga...


Día 6, y cuarto con las mismas lentillas diarias. Cambiarme a éstas fue la mejor decisión que he tomado en semanas; qué bien veo y qué poco me molestan. Kebab clásico con Amapola y pariente. Con las cervezas aparece M-Zurda-Pelirroja y su caos etílico-nocturno. diSoRdErLand parece extrañamente tranquila y nos apalancamos en un bar, hasta que una orquesta nos llama como las sirenas a Ulises. Pero la orquesta es un DJ super-chungo, y nos vamos a buscar a un colega del curro más al norte. Allí el DJ es un clásico de cada año que pone la misma música cada año pero acaba consiguiendo el mismo éxito cada año. Bailes inéditos con M-Zurda-Pelirroja, que me otorga el galardón de 'Hombre Heterosexual que Mejor Baila Del Mundo'. Todo un honor. Cuando encuentro a mi colega, el resto se va. Asalto a una rubia muy guapa con la que reímos un rato, y resulta ser de la TV, cosa en la que caigo después. La noche está desbocada, y las conversaciones fluyen aquí y allá. Me encuentro a una ex-compañera de curro, y a otras que van más perdidas que un pepero en una democracia. Nos vamos para el centro, y acabamos en mi adorado Sidecar. Buena música, pero pocas bailongas. El día que la gente aprenda a ser más espontánea y natural y se olviden de postureos estúpidos, el planeta implosionará... 


El día 7 siempre es el más triste, porqué no soporto los finales. En cuanto oigo las explosiones a media tarde desde el balcón, me lanzo a la calle con la cámara. Adoro robarle imágenes a la realidad, y mirarla como yo quiero. Adoro esta explosión de energía por las calles, como si la gente fueran leucocitos que lo llena todo de vida. Adoro que los mayores les inculquen a los menores el amor por este lugar tan mágico y sus tradiciones, porqué ellos serán el futuro que ha de mantener viva toda esta expresión de cultura y hedonismo. Adoro las imágenes tan estéticas que deja este infierno de fuego, que es sólo un anticipo de la realidad que vuelve en cuanto suenan las tracas finales, se apagan las luces, y las calles quedan solitarias y silenciosas...





dijous, 14 agost de 2014

gUSaNoS y áNgEleS




Me dueles, porqué no existes. O te escondes, mientras te dibujo caras y cuerpos anónimos en la calle, en el metro o en un bar. Ahí afuera todo parece normal, y todos parecen señalarte con el dedo y dejarte fuera del juego. Sigues sin saber por qué. Y te preguntas si el espejo miente para no darte un disgusto, o si es tu maltrecha vista. Robas miradas furtivas, pero siempre son fuera del contexto adecuado. Saber lo que sienten los demás sería un gran superpoder. Y siempre me habría gustado poder traspasar a los demás mis propios sentimientos, emociones o dolores, para conseguir más empatía. Dime cómo te ves por dentro y te diré cómo te miran por fuera. Yo siempre seré el rarito, el distinto, el que no hace las cosas que tocan como toca y cuando toca. Y eso me encanta y me jode a la vez. A veces me gustaría más normalidad en mi vida y a veces adoro no tenerla. Te vienen todos los coches de cara en dirección equivocada, pero no parecen darse cuenta ni hacer nada por evitarlo...



dimecres, 13 agost de 2014

d.E.p. LauReN bAcaLL :(



O cómo una mujer puede resultar gélida y tórrida a la vez...



goOd MoRniNg, diSoRderLand




Picor de ojos. Tras una árdua tarea de investigador, conseguí mis datos oftalmológicos, y ya tengo nueva óptica (de establecimiento, y de profesional de la visión sexy que me guiña el ojo y con la que nos tocamos instintivamente al despedirnos; bueno, eso ha sido hoy, cuando he vuelto con la excusa de que me ajustara la patilla de la gafa que me apretaba. Esto último, aparte de excusa, era cierto). Y he cambiado a lentillas diarias para intentar solucionar el engorro de la sequedad excesiva. Se me hizo extrañísimo ir a la playa con las lentillas de prueba que me regaló La Niña De Mis Ojos y verlo todo todo tan nítido y claro. Y, claro, justo el día que llevaba lentillas y debía llevar más cuidado, me pilló una ola que casi me ahoga. Si resistieron eso sin salirse del ojo, deben de ser buenas. Ah! Y sólo a mi me puede pasar llegar a la playa y darme cuenta de que me he dejado la crema en casa. Por suerte, no me quemé porqué me había puesto antes de salir de casa y dejármela en el baño muerta de asco. Pero sí que me hice una pequeña contractura en el brazo. El día que me pasen cosas normales, mi vida dejará de tener sentido. Además de guiris, la ciudad está llena de osos musculosos cortados por el mismo patrón (y el mismo bolsillo adinerado). Cualquier ser vivo que tenga (mucha) pasta tendrá más cuidados que los habitantes de esta ciudad abierta de piernas al crujir de los billetes y que patea el culo de los lugareños. En diSoRderLand todos son prisas y últimos preparativos para les Festes, a 3 días de que empiecen. Y, como siempre, se preveen lluvias para inaugurarlas como es tradición (aunque los últimos años la cosa parecía que había cambiado). Llegan la noches más mágicas del año, aunque a veces la realidad sea decepcionante. Las obras de mi baño empiezan a parecer la Sagrada Familia, y habrá que esperar 2 semanas más. Había olvidado el coñazo que supone tener que afeitarse, sobretodo cuando tienes una barba de aspecto tan sucio como la mía (y que no me gusta, todo sea dicho). Un pastón indecente gastado en repatriar a alguien que se iba a morir sí o sí. Esto del Ébola da miedito, todo hay que decirlo. Ah! Y a mi 'El Club De Los Poetas Muertos' me gustó, sí, pero mi personaje favorito de mr. Williams era otro...



dilluns, 11 agost de 2014

QuÉ SuPeRLunA Ni qUé LechEs?




Entra un airecillo maravilloso, con la ventana y la puerta del balcón abiertas invitando a la brisa nocturna a venir a acariciarte. Se han inventado lo de la 'Superluna' hasta que se acuñe un nuevo término mediático de moda, de estos que todo el mundo se pone a repetir como loros, como si lo hubieran utilizado toda la vida. Como en su día 'catenaria', 'prima de riesgo' o tantas y tantas otras. "Quien obvia el detalle, se ahoga en la rutina", leo en la red. Y espero que estos próximos 11 días de fiesta sirven justo para lo contrario: esquivar rutinas es una de mis actividades preferidas, aunque a veces sea tan difícil de conseguir. diSoRderLand se prepara para las Festes, y parece que este año no tendré a tanta gente de vacaciones como en otros anteriores. Dormir y bailar son mis dos grandes objetivos vitales estos días que se aproximan. Y si se condimentan con otras cosas divertidas y/o picantes, mejor que mejor. Parece que por fin me van a arreglar el desaguisado del baño (hasta que no lo vea, no lo creeré), mientras sigo buscando el rastro de mi óptica de toda la vida que cerró de un día para otro y a la francesa. Tengo a medias un reportaje fotográfico sobre la invasión guiri, y el viernes tocará el tradicional safari fotográfico de inicio de Festes. Noto que he recuperado chispita, y no hay duda que eso es cosa del calor. Y que dure...


PD: Y tratándose de la noche que es, una de cuando Mando Diao eran grandes...



dijous, 7 agost de 2014

oN ThE ciNemA: eL áRBoL MagNétiCo




"Hay que hacer cosas. Y hay que hacer que pasen cosas". Una gran verdad que he escuchado hoy en 'El árbol magnético'. Y en eso estoy, en su doble vertiente, aunque a veces sea difícil por inmovilismos ajenos. A veces resulta difícil luchar contra los elementos, pero cuando uno hace todo lo que puede, no está obligado a más. Uno siempre será responsable de lo que haga (o de lo que no haga), pero no de lo que hagan (o no) los demás. Sigo ávido de magia, pero parece que no exista o que se oculte tras miedos y traumas externos. El manto de mediocridad y ridículas fachadas sigue cubriendo un mundo absurdo. Y el mundo no es más que un reflejo de las mentes que lo viven. Dan un documental en TV sobre el ascenso de Hitler y da miedo pensar en lo frágiles y manipulables que pueden llegar a ser las masas, sobretodo las menos cultivadas. Y es curioso ver cómo en su día nombres como Henry Ford, Hugo Boss o la Lufthansa dieron su apoyo al monstruo fascista. La historia es un libro que olvidamos con demasiada frecuencia. Y si no, que se lo digan a Israel. O incluso a nosotros mismos, y a los que siguen apoyando a los herederos del franquismo. Y a todo esto, Marianne Faithfull ha confesado que la muerte de Jim Morrison fue culpa de su novio de entonces, el traficante Jean de Breuteuil, quien le dio al cantante de los Doors "caballo demasiado fuerte". Sigo pensando que casi no queda gente normal...



dimecres, 6 agost de 2014

eNRedAdOS




Pones 'Blogger' en Google, y lo primero que te sale es la noticia de una bloguera que se ha desnudado en Interviú. Por suerte, a mi todavía no me han llamado, que la tentación del verde crujir de los billetes sería grande. Incursiones en las redes sociales, entre chonis, acores/actrices porno frustrad@s, tristes desesperadas y poca gente normal. En las de temas musicales ya me siento más cómodo, y empatizo con fascinación con otras para misántropos como AvoidHumans o Cloak. La primera funciona a partir de un geolocalizador que concreta tu posición, y te permite evitar las zonas cercanas susceptibles de estar masificadas de gente. Ideal si estás viajando o si vives en ciudades con overbooking de invasión guiri, como sería mi caso. La segunda aplicación me parece incluso más brillante y útil: también funciona a partir de geolocalización, y hace que puedas esquivar encuentros casuales en la calle con tus contactos cuando no tienes ningunas ganas de ver a nadie. Se ve que incluso tienes la opción de ponerte una alerta a la que la aplicación localice a uno de tus contactos a menos de la distancia que hayas programado previamente. Supongo que también la puedes utilizar en modo inverso, y provocar encuentros nada casuales con contactos a los que sí quieras ver, cosa que me hace reflexionar sobre lo perverso, maquiavélico y antinatural que se está convirtiendo el mundo con tanta aplicación, red social y posibilidad de control sobre los demás. Yo cada vez tiendo más a publicar el mínimo de información posible sobre mi en la red, pero la verdad es que asusta pensar en lo expuestos que estamos ante ese Gran Hermano que profetizaba Orwell hace casi 70 años. Y me sigue flipando (en negativo, claro) que el exhibicionismo vanidoso generalizado supere con creces a la prudencia y la humildad en la red. Definitivamente, el ser humano continua superando su infinita capacidad de cretinismo ilustrado...



dilluns, 4 agost de 2014

nO ReCueRdO Ni uNa PutA CoNtrASeÑa



Reto superado. La vuelta de vacaciones siempre es un trauma, pero este año lo ha sido menos. Buena predisposición, el buen humor todavía de resaca vacacional, y... qué narices, que me lo he montado bien (si no me lo digo yo, quién me lo va a decir?): de los próximos 18 días, trabajaré 3, así que estas semi-vacaciones son un buen colchón para afrontarlo todo con otro ánimo. Además, las Festes de diSoRderLand están al caer, y eso siempre es otro motivo de alegría y alboroto. Y en agosto siempre se está más tranquilo: menos gente en el curro, menos gente en la ciudad (bueno, menos aborígenes, porqué está lleno de guiris)... aunque eso también conlleve menos servicios y transportes públicos. Porqué si los que curramos en fin de semana ya somos normalmente apestados y tenemos menos servicios que la gente 'normal' (aunque pagamos lo mismo, eso sí...), imaginaos si encima trabajamos en agosto: somos menos que un boñigo de cabra, vamos. Maravilloso todo, ciertamente. Pero bueno, que tal y como está el mundo, son pequeñas gilipolleces que le hacen a uno indignarse un rato y ya está. El volver a la pequeña esclavitud del fin de semana te hace plantearte cosas, y más después de haber disfrutado enormemente los últimos de libertad, pero aún así, la balanza sigue decantándose del lado actual. Quién sabe si de aquí a un tiempo seguiré pensando lo mismo, pero las circunstancias mandarán. Como siempre. Que todo es relativo es una obviedad tan grande que casi da vergüenza pensarlo. Sólo espero que este chute de vida que han sido las últimas semanas dure el máximo posible, antes de que el apestoso invierno empiece a teñirlo todo de asquerosa rutina, apatía y mediocridad. Ojalá fuera siempre verano, qué narices...



dijous, 31 juliol de 2014

dO yOu WaNnA dANcE (uNdeR ThE MoONLigHt)...?




Se puede uno enamorar de alguien por cómo baila? O mejor dicho, se puede uno enamorar de alguien por cómo baila contigo? Por pura conexión espontánea entre dos personas que viven a 500 km y coinciden por puro azar en el mismo local y la misma noche de vacaciones, aunque hubiera la opción de ir a otro? Por la pura casualidad de colocarte a bailar en una zona de la pista donde acabarán poniéndose luego ella y sus amigas? Por un afortunado cruce de miradas y el instinto de buscar su mano y que todo arranque como por arte de magia? Por esa química que parece transmitirse con total naturalidad de brazo en brazo como si fuéramos extensiones el uno del otro? Por la extraña fortuna de que estén alojadas a 10 minutos de tu casa y eso favorezca un camino de vuelta juntos? Por esa confesión a cau d'orella (me encanta esta expresión, y nunca he sabido encontrar una equivalencia exacta en castellano y que funcione igual de bien) cuando la luna está a punto de marcharse? Por esa torpeza de olvidar pedirle un teléfono, un contacto, un algo con el que seguir conectados? Por esa esperanza de que el azar te hiciera otro regalo antes de su marcha? Por ese agridulce dramatismo de todos mis desastres amorosos? Por esa idealización de mis torpes fatalismos...?

La única certeza de todo esto es que pocas cosas me hacen tan feliz como bailar desbocado en mitad de la noche, haciendo caer caretas y escudos al suelo, siguiendo únicamente al instinto y al deseo, sudando como un cerdo, y compartiendo momentos de salvaje desenfreno con otras inconformistas almas perdidas. Y si algo sé sin dudarlo es que yo en otra vida fui negro...