divendres, 18 abril de 2014

dE fiNaLeS y pRiNCiPiOs





Madrugar no puede ser una buena manera de iniciar el día, y sólo puede provocar malas sensaciones. Pero la jornada que se presenta por delante ayuda a llevarlo de la manera más digna. Reuniones en un párquing, y carretera y manta. Bromas 1000 sobre los 6 que nos van a caer, porqué, al fin y al cabo, esto sólo debería un divertimento sin mayor transcendencia. Aunque muchos se lo tomen como algo más. O, mejor dicho, lo usen como excusa para mostrarse como lo que son: auténticos despojos miserables de mediocre carne y hueso que proyectan hacia los demás el odio y asco que sienten hacia ellos mismos y no quieren asumir ni reconocer. Hace sol y calorcito, y aparentemente, la crispación provocada por The Irresponsible One ha desaparecido. Pero, lamentablemente, ha sido reemplazada por la de la situación política: y así, que mientras paseas tranquilamente y en armonía con la gran mayoría de los aficionados rivales, te enseñen una estelada con los colores del arco iris y te griten "no sois españoles, sois hijos de puta" o algún "Viva España" cargado de odio o como si fuera a ofenderte, hasta puede tener su gracia, viniendo de quien viene. Lo que no la tiene en absoluto es que esos rapados de ultraderecha sobrehormonados golpeen a alguien en la cabeza por el simple hecho de llevar otra camiseta, y que, cuando el padre de ese alguien, septuagenario, les recrimine su comportamiento, le empujen, le encaren y le amenacen, ante el miedo y la desesperación de su pobre mujer histérica. Entre unos cuantos, intermediamos para intentar separar y llevarse cada uno a los de 'su lado', y que la cosa no pasara a mayores. Tampoco tiene ninguna gracia que la puerta de entrada a la carpa de una de las aficiones esté presidida por una esvástica y la policía no mueva ni un dedo para retirarla. Pero tampoco me extraña, porqué esa misma policía luego es la que agrede a un chaval indefenso camino del lavabo en el descanso del partido por el terrible delito de llevar una estelada colgada al cuello, gritándole "te vas a enterar, catalán de mierda". Libertad de expresión y pensamiento, le llaman. Ya tuve alguna experiencia personal con la policía en Valencia años atrás, y sé perfectamente lo que implica enseñarles el DNI y que vean tu lugar de nacimiento. Eh, pero todos esos guardianes de la raza y el orgullo patrio luego se extrañarán si silbamos con todas nuestras fuerzas un himno, por todo lo que representa como símbolo de un Estado que no me deja expresarme libremente en las urnas y da mil y una muestras de intolerancia y soberbia. Si no me dejan votar, lo menos que haré será silbar ese símbolo y ponerme de espaldas cuando suene. Y aún gracias que no hicimos un calvo multitudinario, que es lo que merecerían un Estado y un Gobierno que no quieren escuchar a la gente de la calle.


Cuando suena el silbato del árbitro, empiezan dos partidos: uno, en la hierba, básicamente futbolístico, en el que acaba ganando quien hace mejor las cosas, le pone más intensidad y hambre, y tiene ese puntito de suerte en los momentos cruciales. Y otro partido, en la grada, en el que proyectamos en los jugadores nuestras luchas y deseos internos, políticos y sociales. Y es curioso, porqué de lo que se trata es de mantener en la hierba el status quo de dominio inapelable de los últimos años, pero a la vez, de intentar cambiar totalmente las cosas en las calles y en las Cortes. Y en algo tan absurdo y superfluo como un balón de cuero de 450 gramos simbolizamos el destino de nuestras batallas. Porqué así son las batallas del siglo XXI en el mundo occidental: un estadio dividido en un fondo de color blanco y rojigualda, y en otro teñido de azulgrana y senyeres y esteladas. Y tanto en uno como en otro se grita a favor de los propios colores, pero casi tanto o más, se insulta a los colores del rival. Y es triste que sea así, es cierto, pero os aseguro que el odio que se respiraba ayer en Mestalla va mucho más allá del fútbol. Y os lo dice alguien que fue el primero que se dejó llevar por el ambiente y se dejó la voz, literalmente, para expresar delante de las presuntas autoridades y todos los que estuvieran viéndolo en vivo y por TV todo lo que no me dejan expresar en una simple y democrática papeleta metida en una urna. Obviamente, no va a servir de nada, pero nadie nos va a quitar el derecho al pataleo y a reclamar lo que es nuestro; el derecho más básico de todos lo que puedan haber: la libre elección de nuestro propio destino.

Al final del partido, el cóctel de sensaciones era extraño: la frustración meramente deportiva duró sólo un rato, porqué como decía al principio, esto no es más que un juego. Y también es una gran experiencia de valor didáctico el perder de vez en cuando. Tengo claro que aquí donde empezó su espectacular trayectoria, hace ya 6 años, este equipo maravilloso que tantas alegrías nos ha dado ha empezado a apagarse. Y toca guardarlo en la memoria, valorarlo y saber afrontar el tremendo reto de regenerarlo como hizo Guardiola con el Barça de Rijkaard. Y hacer la autocrítica que últimamente Xavi no es capaz de expresar públicamente, y felicitar deportivamente al Equipo del Mal por haber ganado. Lo que más me gustó fue la convivencia de las dos aficiones a la salida y en las horas posteriores por las calles, porqué me hizo tener esperanzas de que una gran mayoría de gente es normal y capaz de razonar, coexistir y aceptarse, por muchas diferencias de perspectiva que podamos tener. Y, sinceramente, lo que más preocupado me deja son las muchas cosas intolerables que se dan como normales y pude vivir de primera mano, y ese recíproco odio soterrado que pueda prender algún día en forma de cosas que de ninguna manera deberíamos permitir, pensemos como pensemos, y defendamos lo que defendamos.






dijous, 10 abril de 2014

hAgaN jUeGo




Y la vida gira, y el sol luce, y el calor suda, y el dEsoRdeN aflora. Visitas familiares, safaris fotográficos, miércoles al sol, terracitas, arroces orgásmicos, sobremesas deja vu, planes, reencuentros, partidos de mierda, escapadas imminentes, ojos rojos, antihistamínicos, conciertos lesbianos... y que el ritmo no pare.









dilluns, 7 abril de 2014

pLaNiciE MeNtAL





Agotado es poco. Hoy hacía un solazo espléndido, pero la gente me sigue cansando igual. Hay noticias tristes alrededor que me siguen despertando fantasmas y miedos, y aunque sea absurdo sufrir antes de tiempo, no puedo evitarlo. Me sigue indignando la injusticia, por muchos esfuerzos que haga para que no me afecte. Mi mente pide una tregua, y mi cuerpo pide otras cosas. Debería volver a correr, pero esta semana mi prioridad es reactivar la recuperación. Objetivo: volver a jugar a fútbol. Si sigue haciendo estos días, debería hacer también sesión de fotos. Y la gente... bueno, pues eso, que me cansa. Y me cansa esperar. Y la pasividad. Y las excusas. Y... tantas otras cosas, que ahora no tengo ganas de recordar.



divendres, 4 abril de 2014

hOy hE teNidO ViSitAs dEL sAHaRa








Resulta curioso que te digan que eso que tiñe tu balcón de marrón es polvo venido del Sahara, a unos tres o cuatro mil kilómetros de distancia. ¿Cuánto habrá tardado? ¿Qué ruta habrá cogido? ¿Habrá hecho escalas? Preguntas que uno se hace en uno de esos días protagonizados por algo que odio profundamente (la lluvia, que hoy ha sido tormentón), aunque hoy un poco menos. Básicamente, porqué no me he quitado el pijama en todo el día, y ése es uno de los grandes placeres de la vida. Y encima tenía a mano la cámara que le pedí prestada a mi padre el otro día, internet, y mis centenares de discos. Así que, para qué pedir más, si en el fondo yo soy un tipo sencillo...?

(y sí, ya sé que he puesto esta canción otras veces, pero sigue siendo igual de buena...)



dimarts, 1 abril de 2014

tODo eS cuEStióN dE aCtiTUd



 

Hoy se lo decía a L de Lesbiana. Me encanta descubrir joyitas ocultas. Mirar al rincón en el que nadie se fija. Rascar en superficies más por lo que desprenden que por lo que enseñan. Pisar las modas y nadar como un salmón. Quizás sea un mero gesto rebelde de autoexaltación de la propia individualidad. Aunque, en el fondo, haya otras que hagan lo mismo. Pero ésta es la mía, y es la que quiero vivir. Me ha extrañado la sala prácticamente vacía, en plena Fiesta del Cine. Pero supongo que es lo que tiene no comprar espacios al por mayor en medios de comunicación/propaganda masivos, o gritar en mamparas de bus o metro. Que pasas desapercibido. Y, sin embargo, quien viene a verte, es porqué realmente te encuentra interesante. Eso también me suena. Yo a veces también grito, porqué quizás todos lo hagamos, pero soy más de hacer la mía y pasar discretamente por un lado. Y que quien venga sea porqué me encuentre realmente interesante, y que haya un esfuerzo recíproco. Y es curioso, porqué cuando he gritado, he parecido llamar la atención. Y cuando he susurrado, nadie se fija en mi. Aunque lo de dentro sea exactamente lo mismo. Una demostración como cualquier otra de lo asquerosamente superficial, burguesa y vanidosa que es la gente a la hora de interrelacionarse con los demás. Y, mientras, el mundo se va llenando de millones de soledades y derivas vitales sin más rumbo que el de las urgencias de cada momento. Oh, boy. Oh, girl...



divendres, 28 març de 2014

cANciOneS a CáMARa LeNta



La cocina declarada zona catastrófica, y quizás también trozos de tu vida. La hay, que no es poco, aunque uno siempre querría pintarla en otros colores. Se mezclan tu vida antigua con esa otra nueva que reclama paso como un vendaval de nuevas caras e ilusiones con caducidad caprichosa. Del vermout al baile, en una maratón etílica de vidas, seres errantes, y estares erróneos. Alud de planes producto de la euforia, y esa eterna sensación de caminar sobre el alambre sin red ni colchón. El colchón es culpable, o lugar del crimen. Allí quisieras acabar con unas, y lo acabas haciendo con otras que no son más que víctimas de tu propia inercia y descontrol. Adoro el dESoRdeN, pero no este descontrol puntual. Arreones, parches y carreras, y un máster en derivas más o menos bien llevadas. Darle un meneo a la existencia para que entre el aire, pero también las moscas. Robarle luz al día como quien pide un rescate completamente justo, si es que existe la justicia. Vegetar entre luces y sombras, en una ingrávida jornada de slow motion songs...



dimecres, 26 març de 2014

aNDy'S SeLfiE

'


Mañana haré mi primera cenita en el diSoRdEr'S Palace Rebuilded, tras semanas de traslados, limpiezas y perezas. Y justo unos pocos días antes de tan magno evento, la pared de la entrada de la escalera se ha empezado a caer. Bueno, no entiendo mucho de esto, pero más que la pared, lo que ha empezado a desconcharse como si fueran papel de madalenas es el material que la recubre (yeso? Aislante?), dando lugar a un paisaje tal que así:


Como siempre en la vida, todos los edificios de alrededor de donde uno viva están eternamente en obras, así que quizás eso tenga algo que ver. Pero vamos, que tras meses de sacrificios, mudanzas, permisos, pollos y dolores de cabeza 1000, ahora que por fin puedo disfrutar mi guarida, puede que perezca en el primer intento lúdico-hedonista oficial. Si veis en las noticias que se derrumba una casa y pasan los días y no escribo, ya sabréis por qué. Dentro de lo 'emocionante' de una situación así, lo que me 'tranquiliza' es que el presidente de la escalera es del gremio de construcciones y remiendos, y no nos ha instado a abandonar el edificio ipso-facto. Así que quiero pensar que con una capa de chapa y pintura, el tema se solventará. Por si acaso, antes de barrer la escalera de entrada a la calle (bueno, entrada o salida, según se mire o se camine...), he hecho fotos de las ruinas romanas, no vaya a ser que las necesite para denunciar a alguien por dejarme inválido. Mi vida es así, ni un minuto de tregua, oigan. Yo por si acaso mañana me voy a comer con la pandilla de Cádiz, que al menos si se me cae el edificio encima, me pille contento y chisposo...


...y escuchando el nuevo disco de los Pixies, estaba yo pensando: "pues no está tan mal"... hasta que mi Itunes ha seguido sonando y ha puesto discos como éste, o también este otro...





dilluns, 24 març de 2014

a La MieRdA eL cATeNnaCciO

Hace tiempo que no escribía sobre fútbol. La verdad es que hace tiempo que me siento bastante desencantado con el circo que se monta alrededor,  y la excesiva atención y endiosamiento a los niñatos millonarios protagonistas del espectáculo. Pero hoy nos pillaba el partido en el curro y nos hemos quedado a verlo en grupo (que es como mola ver este tipo de eventos), y admito que he disfrutado como un mono. Y ya no sólo por el resultado y volver a oír llorar a los villanos del Equipo del Mal con los mismos argumentos victimistas acomplejados que tanto habíamos usado tiempo atrás. Que el árbitro ha estado mal está claro, pero sinceramente, creo que ha perjudicado tanto o más al Barça, con el penalty claro no pitado en la 1ª parte y el que le ha regalado a Cristiano en una falta fuera del area. Sí, el de Neymar tampoco me ha parecido penalty, pero lo que me jode soberanamente es que quien recurra a argumentos arbitrales, sólo diga los que presuntamente le perjudican, y tape como una rata los que le benefician. Nada extraño en una sociedad muy dada a echarle toda la culpa de nuestros males a los demás, con una falta de autocrítica de vergüenza ajena. Que un Balón de Oro que no ha aparecido en todo el partido y ha visto como su gran rival le ha pasado la mano por la cara tenga luego los santos cojones de criticar al árbitro "por no estar a la altura", tiene narices (y tú qué, bonito? Has estado a la altura?). Pero bueno, basta ya de hablar de gente con encefalograma plano, y volvamos a lo que iba...

...si he disfrutado como un mono, ha sido porqué ha sido un partido precioso. Con alternativas en el marcador, emoción, intercambio de golpes cada uno con su estilo, y dos equipazos más preocupados de marcarle al rival que de guardar la propia espalda. Un auténtico espectáculo, de esos que se disfrutan seas del Barça, del Madrid o del Racing de Kilimanjaro. Y como lamentablemente estamos acostumbrados en este tipo de encuentros a ver un fútbol mezquino, especulativo y cagón, donde el miedo a perder le puede a las ganas de ganar, ver un partido como el de esta noche te reconcilia un poco con este deporte. Y como el fútbol es una perfecta metáfora de la vida, un partido como el de hoy me reafirma en mi absoluta convicción de que en el día a día también deberíamos salir todos a ganar sin miedos; a jugar con alegría; a preocuparnos sólo de mostrar y compartir nuestras virtudes con soltura y descaro, sin absurdas preocupaciones por enseñar también nuestros defectos. A ver si nos queda claro a todos de una vez que todos tenemos de todo: virtudes cojonudas, y defectos miserables. Pero no por ello tenemos que renunciar a ser nosotros mismos. Y que por muy cojonudas que sean nuestras virtudes, no tenemos derechos a sentirnos más cojonudos que nadie. Y que por muy miserables que sean nuestros defectos, no tenemos que automachacarnos como si todos los demás fueran divinos. Y que el día que empecemos a compartir toda nuestra cojonudez sin preocuparnos de la miserabilidad que quieran vernos los demás, empezaremos a merecer todo el respeto del mundo y a disfrutarnos de verdad. Y que a la mierda el puto catenaccio, en el fútbol y en la vida, joder!






dijous, 20 març de 2014

pAiNt iT bLacK





Podrás cambiarte el color del pelo, pero el brillo seguirá siendo el mismo. Podremos beber más o menos cervezas, pero la conversación fluirá igual. Podrás irte más hacia la electrónica, pero continuaremos encontrando 1000 canciones, videos o conciertos que compartir. Podrás seguir siendo tan enigmáticamente escurridiza, pero tendré tantas o más ganas de cogerte. Podrás llevar cada vez más años viviendo en diSoRdErLand, pero seguirá fascinándome tu acento transalpino. Podrás mantener tus ganas de irte a vivir lejos, y me seguirán dando ganas de largarme contigo. Podrás ganar un aparente equilibrio más menos engañoso, y yo querré creerme que incluso cuela como real. Podrás balancearte en tu columpio, ahora cerca, ahora lejos, pero yo seguiré esperando a que te dejes ir. Podremos habernos causado 1000 heridas y cicatrices, pero sigo teniendo ganas de besarte cada noche que te dejo en el portal...



dimecres, 19 març de 2014

hAy uNa ChicA eN bOLaS cAyeNdO PoR La eSCaLerA



A veces hay trenes que no ves hasta que han pasado, y otros que van tan poco a poco que parece que no quieran avanzar. Los hay que dan rodeos de manera desesperante, y algunos son tan directos que no te da tiempo ni a disfrutar del viaje. Hoy he vuelto a un sitio en el que trabajé hace... 15 años. Joder, qué vértigo da todo cuando uno empieza a ser consciente de su inconsciencia anterior. No sé si será por eso que uno disfruta más de algo tan sencillo como una tarde con su madre y una deliciosa merienda en un local agradable. Como no, no falla que sea justo en ese momento cuando la A-Lombarda te diga de quedar tras 2 meses de intentos abortados, sea por el uno, sea por la otra. Seguiremos intentándolo, buscando esquivar ese halo de fatalidad tragicómica habitual. Hay gente que desmonta su teórica atractiva fachada con una actitud de mandril inepto para las habilidades sociales; quizás sea el riesgo de querer quererse demasiado para disimular la poca autoestima. Ahora que llega la primavera, el buen tiempo, y la luz que estamos a punto de recuperarle al reloj, quiero rescatar las cámaras del armario y encerrar en su lugar la pereza y apatía invernal. He empezado a organizar las primeras cenas en el reformado diSoRdEr's Palace, intentando aprovechar ese arreón de ganas y energías que dan los inicios, hasta que se difuminan por el peso de las asquerosas rutinas. Tengo ganas de ponerle caras nuevas al dEsoRdeN. Mañana me han dicho de ir a un 'brunch', pero difícil rival va a ser el placer morfeico. ¿Para qué avanzar la hora de una pseudocomida, pudiendo dormir un ratito más? O quizás sea una venganza inconsciente por haber ignorado mi propuesta de salir esta noche. Firmaría una vida de veladas como las de anoche, conversaciones etílicas, caras desconocidas, y cualquier tipo de rebelión contra la mediocre vida estándard de la mediocre mayoría...