dimecres, 24 d’agost de 2016

cOMo La ChiCa dEL eSCapARatE



FOTO: dESoRdeN

Soy como la chica del escaparate. Esperando, o quizás no, contemplando la vida al otro lado del cristal. Vestida adolescente, desafiando al DNI sin complejos ni manías, con mirada inexpresiva, porqué la procesión va por dentro. Provocando movimientos, o intentándolo. Pinchando aquí, mirando allá. Viendo planes que se deshacen a última hora, uno detrás de otro, en cadena/fichas de dominó. Apariencias que engañan. Ignorancias invisibles. Quizás sea esta época deprimente, en que el verano empieza a decrecer, como las horas del día. La nostalgia de ver las calles tranquilas de diSoRderLand, tras días de tantísimo ajetreo. 2 millones y 300 mil ajetreos, y unos cuantos conciertos para recordar. Otro acento italiano en mi vida, y esas dudas que me hacen dudar. De hecho, no las entiendo, pero será porqué siento distinto. Hace unos días que parezco sentir, pero por otra morena de piel extrasuave y sonrisa eterna, y eso hacía mucho que no me pasaba. La verdad es que sí, que tengo ganas de verla fuera del contexto laboral, y voy tirando puyitas, a ver si las recoge. Por momentos parece que sí, por momentos parece que no. Sé que sus circunstancias vitales recientes y actuales han sido y son muy complicadas, pero ese hacernos reír mutuamente y esa cabeza desequilibrada me traen muchos recuerdos. De hecho, me recuerda a un mix de dos dEsoRdeNadas que pudieron ser y no fueron. Una, porqué no hubo manera; y otra, porqué fui un torpe gilipollas lentísimo de reflejos. Una de las diversas historias de rabia-puta-mierda-qué-capullo-soy, aunque no me dé cuenta hasta que es demasiado tarde. Quizás por eso ahora quiera que no me vuelva a pasar. O quizás sea directamente un suicidio en vida, aunque sea algo macabro decirlo en este caso particular. Necesito una chispa, algo que me haga prender. Algo que me haga aprender. Algo que me haga aprehender. No sé el qué ni para qué, pero lo necesito...



dimecres, 10 d’agost de 2016

bRiCodEsoRdeN



Hablaba hace un rato con Disaster de lo poco que escribo últimamente. No sé si es falta de necesidad, falta de hábito, que el día a día no me deja demasiado tiempo para hacerlo, o que mi vida se ha vuelto más aburrida. Esto último va a rachas, pero tampoco creo que sea eso. Siempre hay cosas a las que sacarle punta. Por ejemplo, he tardado escasamente 2 días en colocar una estantería. Digo 2 días contando desde que empecé el operativo de colgarla en la pared, porqué técnicamente, hacía una semana que la tenía. Pero desde que la compré, primero tuve que hacerme con un taladro que yo no tengo (no soy nada manitas, así que para qué iba a necesitar yo un taladro?), luego dejar que pasara mi primer finde de curro post-vacacional (traumático; luego explicaré por qué...), y finalmente decidirme a hacerlo ante la montaña de libros, CDs, DVDs o cintas de VHS (sí, sigo teniendo centenares, porqué sigo teniendo también aparato reproductor) que invadían mi comedor. Admito que cuando la compré la semana pasada en Ikea estuve muy tentado de pagar para que me la instalaran, pero no sé si por aquello de que al volver de vacaciones siempre tienes ese sentimiento de culpa que te hace intentar no gastar (a mi me da al revés, por gastar más, porqué lo cuelo como si fueran gastos vacacionales y ya no viene de aquí), acabé por descartar esa opción. Al fin y al cabo, hacer 4 agujeros en la pared y fijar la estantería no podía ser tan difícil...

...intentando autoconvencerme de ello, lo cierto es que dentro de mí sentía el pánico de a ver si voy a agujerear algo que no debo (una tubería, el horrible bodegón del vecino de al lado...), a ver si no va a aguantar, a ver si me voy a equivocar al medir y la estantería va a quedar torcida... en esa situación, uno intenta concentrarse al máximo, repasando 4 veces los puntos que has marcado con lápiz en la pared para hacer el agujero, mirando las instrucciones 5 veces para no poner el agujerito del tubo del revés, etc. Y lo cierto es que la estructura grande de la estantería fue relativamente fácil de montar, de no ser por el pequeño detalle que calculé mal y me quedó descentrada respecto al cuadro de debajo. Un pequeño detalle que tenía solución gracias las 2 pequeñas que iba a alinear junto a la grande. Y si la estantería grande había sido tan relativamente fácil de poner, las pequeñas seguro que iban a ser coser y cantar...

...y ahí es donde el ser humano la caga: cuando se confía. Pierdes la tensión, te relajas, y todo se empieza a torcer. Bueno, en este caso, lo que se torció fueron las 2 estanterías pequeñas alineadas junto a la grande. Se torcieron hacia debajo, concretamente. De manera que era imposible que cumplieran su función, porqué si ponía libros, DVDs o lo que fuera, se caerían hacia el sofá. ¿Y si esta mierda no aguanta, qué narices hago? Porqué los agujeros ya estaban hechos, y había que taparlos. De hecho, algunos agujeros eran demasiado grandes porqué se me había ido la mano con el taladro, y eso no ayudaba a que el taco y el tornillo que tenían que aguantar la estantería se mantuvieran erguidos y haciendo su función de sujeción. Ante tal panorama, había que bajar a la ferretería y que un experto me aconsejara y me diera una solución....

...la solución fueron masilla para tapar los agujeros demasiado grandes, y unas escuadras metálicas con los que levantar y sujetar las estanterías pequeñas a la pared. Así lo hice con una de ellas, y quedó bastante digna, pero la segunda la tuve que dejar para hoy, ya que había que dejar primero que se secara la masilla antes de volver a atacar la pared. Así que con la estantería mellada me fui a dormir, esperando culminar hoy la faena. Tras otro viaje a la ferretería para cambiar una escuadra defectuosa (le faltaba un agujero; pequeño detalle...), he conseguido poner la segunda estantería pequeña, justo entre la otra pequeña y la grande, completando una alineación no perfecta, pero sí bastante digna. Y sí, admito que en ese momento me he sentido muy orgulloso y le he hecho una fotografía. Al fin y al cabo, un macho-alfa capaz de hacer bricolaje casero siempre es motivo de atracción para el sexo femenino, así que nunca se sabe cuando puede uno sacar la carta (o la foto) de la estantería colgada en la pared. Pero claro, uno no puede cantar victoria demasiado pronto...

...y es que, una vez presuntamente culminada la tarea, uno pretendía irse a una merecidísima tarde de playa y relax, tras los calores y sudores de dos días de darle al taladro, al destornillador y al martillo. Evidentemente, a la que ya me había autoconvencido de estrenar la temporada playera (sí, vivo en una ciudad con playa, es 10 de agosto, y todavía no he ido este verano), el cielo se ha vuelto gris con nubes negras, ha empezado a soplar un fuerte viento, y las previsiones metereológicas han marcado tormenta al caer. Ante ese panorama, he optado por cambiar de planes, y empezar a llenar las estanterías del orgullo dEsoRdeNado. Y en cuanto he cargado la estantería grande con tropecientas cintas de VHS, ha decidido hacer una reverencia y empezar a apuntar al suelo. Rápidamente he intentado quitar todas las cintas con una mano mientras aguantaba la estantería con la otra, y ha empezado un nuevo capítulo de Bricomanía dEsoRdeNada. Y ha sido particularmente duro, porqué la estantería pesaba un huevo, y porqué tras haber dado por acabada la faena al mediodía, ya había limpiado todo concienzudamente: el sofá bajo la estantería, el suelo... todo convenientemente limpiado, barrido, fregado, y espolvoreado. Toda una tarea que no había servido de nada, porqué había que volver a agujerear la pared. Afortunadamente, había comprado escuadras de sobras en previsión, para tenerlas en casa por si acaso, y no ha habido que bajar nuevamente. Eso sí, con la dificultad de tener sólo una mano con la que poder trabajar, he calculado mal con el taladro, he tenido que tapar dos agujeros y volver a hacer otros al lado, y ha sido todo bastante infernal. Cuando por fin he conseguido tenerlo todo aparentemente solucionado, y he vuelto a limpiar el sofá, el suelo, la mesa y me he duchado, y he podido colocar DVDs, libros y VHS sin que, por el momento, se haya caído, he sentido un enorme alivio. Una sensación similar a cuando acababas los exámenes y te sentías libre. O como cuando lograbas solucionar un enorme marrón que te quitaba el sueño.

Admito también que he comprobado unas 28 veces que las estanterías aguanten, y que no acabo de fiarme. Y la verdad es que, viendo el proceso, habría pagado gustoso el coste para que vinieran a montármelas. Ni que sea por quitarme la responsabilidad civil que me tocará si, un día, estando en el sofá, las estanterías caen en la cabeza de alguien y le envían al hospital. Creo que, por si acaso, a partir de ahora me sentare en el sofá con casco, o con uno de los 1000 cojines puesto encima de la cabeza...


PD: Durante las dos primeras semanas post-vacaciones, en el curro me han puesto horario terrorista y entro a las 7h. El primer día, el pánico a dormirme me hizo irme a la cama a las 22h. Creo que no me iba a dormir tan pronto desde que tenía 3 años. El segundo día, estiré un poco y me fui a dormir a las 23h. Y me dormí. Y llegué una hora tarde, con un estrés tal que el zen vacacional se me fue al carajo ipso-facto. Sí, el que me ha puesto este horario es un auténtico irresponsable. Sí, estoy valorando la posibilidad de denunciarlos antes el Tribunal de La Haya por crímenes contra mi humanidad...






dimecres, 13 de juliol de 2016

障害は、日本に行きます




Me he torcido la muñeca calculando mal el peso de la mochila, a pocas horas de cruzar medio mundo. Todo muy dEsoRdeNado. He hecho y deshecho 4 veces la maleta, intentando equilibrar la eterna lucha entre los 'por si acaso' y el exceso de peso. Compras de última hora, billetes a festivales de rock a la falda de la montaña sagrada, y también a conciertos de la musa en un pequeño teatro fiorentino. Me estoy gastando una pasta, pero todo sea por los ahorros de los últimos años. Sólo se vive una vez, o al menos eso creemos, y hay nódulos que invitan a quemarlo todo aquí y ahora, no vaya a ser que mañana sea tarde. Ésa ha sido también la filosofía en estos días en Bilbao, con el comando Kobetamendi. Música en mayúsculas, días de estar 24 horas seguidas despierto, de sobredosis de pintxos y txakolí, de viajar por los Monegros a 40 grados sin aire acondicionado, o de lamentar no tener 15 años menos para enamorarme abiertamente de Quarter Of Century Girl, su desparpajo, sus ojos, sus labios y otras obscenidades que saltaban a la vista. Mi amistad con L-de-Lesbiana pasa por momentos un tanto extraños e indefinidos, como si esa tensión no resuelta estuviera picando a la puerta. Lástima de ese mes y medio que vamos a estar sin vernos, y que los puntos de vuelo que acumula no le sirvan para venirse unos días a compartir templos, shocks culturales y lo que hiciera falta. Tengo la líbido especialmente sensible estos días, y hoy me he enamorado de un precioso escote en el metro. Evidentemente, y como casi todas, la chica que lo llevaba puesto estaba mirando su móvil, absorta y ajena a su propio espectáculo y las reacciones que provocaba. Me tendría que ir a dormir y coger fuerzas para las aventuras orientales que estén por llegar...




dimecres, 6 de juliol de 2016

フライト




Continúo arrastrando el desgaste psicológico que me ha dejado la temporada, y mi cabeza anda algo rara estos primeros días de vacaciones. Mis habituales golpes de genio de lo envío todo a la mierda tienen sus momentos de dudas y frenos de mano, pero ya estoy habituado a convivir conmigo mismo. No es fácil, cierto, aunque le acabas pillando el tranquillo. También mi entorno me deja situaciones de conflicto de las que tanto odio. Creer con el corazón o creer con la cabeza, ése sería el leit motiv, básicamente. Una buena vía de escape ha sido improvisar mis vacaciones. Como cada año, pero quizás algo más a lo bestia. Supongo que montarte, en cuestión de 2-3 días, un viaje de 10.000 km a un país donde casi ni hablan inglés y tienen una cultura completamente distinta es algo dEsoRdeNado. Y más con sólo 10 días de margen. Pero a veces me da por ahí. Y llevaba varios años con esa espina clavada, así que a tomar por viento. Para eso trabajo, hacía 7 años que no salía de Europa, y no sé lo que pasará mañana, así que, adiós muy buenas. Me apetece un montón. Perderme en la otra punta del planeta, perderme de mi entorno, o incluso de mi propia basura. Reencontrarme con una amiga de Canadian-J 8 años después (e intentar convencerla para irnos a un festival de rock en la falda de la montaña sagrada), conocer a otra amiga suya en otra de las ciudades por las que pasaré, e incluso coincidir con una compañera de curro en mis 2 últimos días de viaje. Reflexionar a ratos, no hacerlo en absoluto en otros... olvidarme de la realidad, que aunque no es en absoluto mala, tampoco es ni mucho menos completa ni ideal (que no perfecta; que eso me da igual, y además es imposible). La voluntad de volver a ponerme por delante de mis ideas y proyectos quizás ayude a mejorarla, pero habrá que ver si consigo ponerlo en práctica. Estoy raro y algo aburrido, lo sé. Pero el verano presenta alicientes y estímulos como para empezar a girar la tortilla y comprobar si todavía se puede salvar...


PD: Y antes, un poquito de BBK, y de reencuentros con un montón de bandas a las que, mayormente, ya he visto...



dijous, 30 de juny de 2016

uNa gRaNdE y FaSCistA




A 4 días de pillar vacaciones, he decidido que quiero cambiar muchas cosas de mi vida. Empezando por recuperar libertad. O lo que es lo mismo, tiempo para mi mismo y mi mismidez. Tiempo para perder el tiempo. Para procastinar. Para improvisar planes. Para no tener que decir que no cada vez que me proponen algo. Para descansar la mente y dejar de someterla a una presión constante de cosas por hacer con un cronómetro amenazándome con su maldito tic-tac. Para poder escribir nuevamente. He empezado por eliminar algunas de las muchas cosas que hacía. Colaboraciones y explotaciones varias que hacía por la patilla, y que habían mutado de la excitación inicial hasta convertirse en tediosas rutinas obligatorias. Quiero seguir por cambiar de día otras que me parten por completo mis dEsoRdeNadas semanas. Y culminarlo con un cambio de mentalidad que supondrá un esfuerzo titánico para alguien que no sabe hacer las cosas a medias. Como buen obsesivo tauro, cuando me pongo, me pongo a full. Y sé que me va a costar horrores adquirir esa dosis de pachorrismo que tanto funciona en este país de subnormales votantes de ladrones, conspiradores y corruptos (os advierto que si empezáis a ver el video enlazado vais a sentir furiosa rabia y vergüenza ajena muy fuertes, y probablemente os vengan ganas de lanzar el ordenador por la ventana). Pero tengo que intentarlo, si no quiero acabar con mi ya escasa salud mental.

Otra razón para recuperar tiempo son las dEsoRdeNadas. Estoy cansado de ver pasar las semanas y no poder quedar nunca con ninguna por incompatibilidades horarias. Harto de hacer lo más difícil y no poder disfrutarlo como se merece, y que luego se cansen al ver que no son ni mi primera, ni mi segunda, ni mi tercera, ni mi cuarta prioridad vital. A ver, seamos sinceros, tampoco creo que eso vaya a cambiar mucho de la noche a la mañana, porqué hace siglos que no conozco en diSoRdErLand a ninguna capaz de alterarme lo suficiente la quijotera. Pero añoro aquella sensación de tener una motivación con curvas. Alguien a quien quererle follar también el cerebro, y que no todo se reduzca a pura satisfacción física recíproca (que para salir del paso está bien, pero algo más también tendría su gracia). L de Lesbiana? Sí, pero no. La Chica Con Pelo de Chico? No acabo de verlo claro. La A-Perusina que conocí en la noche de Sant Joan? Habrá que explorar ese terreno... sea como sea, ahora lo que me apetece es disfrutar el verano, encontrar por fin planes vacacionales más allá del BBK de la próxima semana, y evadirme de la triste, patética, lamentable realidad que nos rodea. Celebré apasionadamente la derrota de La Roja, y cada vez tengo más prisa por enviar a tomar por culo este país de lerdos y fascistas sin disimulo que se jactan de destrozar un sistema sanitario y son premiados con el poder. Cuanto antes nos quitemos de encima toda esta mierda, antes podremos ponernos a limpiar nuestros propios excrementos (que también son muchos)...




dilluns, 27 de juny de 2016

eXiLiO, pOr fAVoR



Lo escribí el domingo por la mañana en twitter y conforme pasan las horas estoy más convencido: 

PUCHERAZO*



*Cosa que no quita que, seguro, un montón de cretinos les habrán votado

dilluns, 6 de juny de 2016

dimecres, 1 de juny de 2016

nUNcA SabRé La VeRdaD




No sé si gritar de euforia por lo bien que ha salido todo, llorar de impotencia o quemarlo todo de rabia máxima. La propia crueldad de la derrota no está en el resultado en sí, sino en la manera en que pasan las cosas. Cuando te estás 2 meses de preparativos, dolores de cabeza, mails, llamadas, coordinar esto y lo otro, meterte en fregaos y jardines que no son los tuyos, salirte de la zona de confort, sacrificar viajes y relaciones, y todo sale estupéndamente bien... no debería sentirme así de mal. Lo has hecho todo bien, con sus cosas por pulir y mejorar, pero ha quedado todo rodado. Estructura, dinamismo, sortear imprevistos sobre la marcha y reconducirlo todo, las bandas han sonado maravillosamente bien, la gente ha respondido y ha llenado la sala, hemos disfrutado como monos del primer minuto hasta el último, dejando de banda cuestiones personales pendientes de resolver... todo a pedir de boca, hasta que Murphy aparece en forma de desastre informático que lo envía todo al garete, claro. Y la excitación, la sonrisa eufórica, las conversaciones a 1000 por hora, el saludar a éste y aquella... saltan por los aires. Sale sangre de la pared, el techo se cae a cachos, ves reflejos de explosiones por los ventanales, y todo se desmorona como un edificio flan de vainilla. Aprietas los dientes, se te hincha la vena, los ojos se sonrojan, y te vienen ganas de patear y destrozar todo lo que haya a tu alrededor. La violencia tiene una parte positiva y curativa, por muy mala fama que tenga. El tema es aplicarla contra objetos, por muchas ganas que uno tenga a veces de apalizar homínidos con cerebro Falomir. No sé si en este caso ha sido culpa humana o simple desgracia informática, pero tampoco sería consuelo una respuesta u otra. Por muchos que nos encante buscar culpables sobre los que vomitar nuestras iras y frustraciones, el resultado sigue siendo el mismo: has hecho un gran partido, has jugado de puta madre, has visto brillo en los ojos de la gente... pero has perdido en los penaltis. Sí, ya sé que soy un gran antiresultadista que siempre defiendo la prioridad del CÓMO sobre el QUÉ, pero justo hoy me bastaba con el segundo ítem. Quería el producto. El recuerdo. La demostración. El fruto. Y eso ha volado. Ya no está. Ni volverá. Nos quedarán pequeños retazos audiovisuales, pero no el todo. Habrá sido todo un fugaz paraíso. Una pequeña utopía de una hora y media que ha pasado pero no ha querido dejarte su número de teléfono. Si antes hablo de espirales positivas, antes se giran radicalmente. Puto bocazas. Vaya semanita...




dijous, 26 de maig de 2016

tRiÁNguLo dE aMoR BiZaR...deNadO



carolinajd.com

Me están pasando muchas cosas, y me las estoy tomando con una serenidad que asusta. Como sea la tan temida madurez, estoy jodido. En lo laboral, parece que últimamente estoy que lo peto, y cosa que toco, cosa que funciona (ahora es cuando mañana salta todo por los aires, por bocazas...). Sentir que el muchísimo curro que hay detrás se ve recompensado por la sensación de que hay gente ahí detrás, y que valoran y elogian tu trabajo desde distintos rincones del planeta, es un chute de adrenalina que me excita como un mono. Meterte en fregaos innecesarios e irlos resolviendo con esa mezcla de azar, intuición y mucho, mucho curro y ganas, me empina el alma. Pasar junto a tu madre y tu padre momentos delicados pero con la certeza de que si deseas algo muy fuerte, se acaba resolviendo, no deja de ser otra prueba de fuego. Y dio pie a interesantes conversaciones padre introvertido-hijo introvertido (bueno, sólo a veces...) que deberían repetirse más a menudo. Tengo que ir a verles mañana o el otro. Dos años después de estrenar smartphone (no 'un smartphone', sinó de estrenarme en el mundo de los Sillyphones para yonkis), lo renuevo, harto de la poca capacidad y de estar cada dos por tres hipotecado por la falta de espacio. Otra cosa que me tiene harto es la poca capacidad crítica de la gente, y esas lecturas superficiales y llenas de prejuicios sobre temas como los que están pasando estas últimas noches de batallas callejeras en diSoRdErLand, tras una nueva victoria de lo privado sobre el bien común, explicado en este interesante video. El día que alguien empiece a preguntarse los QUIÉNES y PORQUÉSES, a lo mejor nos pasamos la pantalla del Neanderthal.

Ayer me llegó la pulsera del Mad Cool, y debería empezar a hablar con las dEsoRdeNadas castizas para quedar por allí. Esta noche he quedado con L-Rizos-Dorados, y me he sorprendido gratamente. Digamos que en los últimos días explotó una situación surrealista a múltiples bandas que todavía me hace flipar, y nos acabó salpicando a ella, a mi, y a nuestra historia difuminada de carne y presente imperfecto. La tercera persona del triángulo de amor bizarro es A-Carismático, como mi precisa intuición ya me hacía presagiar desde hacía semanas. Anoche hable con él del tema, también con inédita serenidad. Quizás sería fácil cabrearse porqué haya aparecido ahí en medio en el momento inadecuado, pero es honesto decir que en ningún momento hice nada por marcar terreno por esos rizos, y que ya me estaba bien ese juego de libertades recíprocas. Al fin y al cabo, también yo lo he practicado, porqué no había ningún pacto previo que lo impidiera. Así que toca asumirlo como gages del oficio dEsoRdeNado; cuando apuestas por un estilo de juego desenfadado y de buscar más goles, también puede ser que dejes desguarnecida la defensa y te los metan a ti. Forma parte del juego, y así lo asumo, aunque como le he dicho al despedirnos, me sabe mal, porqué me gusta quedar y conversar con ella, y me sigue despertando deseo. De hecho, detecto en su mirada que eso es algo recíproco, y no puedo evitar preguntarme qué habría pasado si hubiera apostado fuerte por ella, cambiando mi habitual modus operandi amatorio. Al final suelo quedarme con la sensación de que con tanto pasotismo, acabo por no exprimir nunca al máximo las relaciones que establezco. Quizás todo sea una señal para explotar más la historia de La-Chica-Con-Pelo-De-Chico, con la que ha vuelto a haber episodios últimamente. La rueda sigue girando, y habrá que ver dónde me lleva...




divendres, 13 de maig de 2016

hOy eMPieZa tOdO



Claroscuros de realidad. Términos que no entiendo. Una probabilidad microscópica, y no ha sido la lotería. Qué cosas tiene la puta vida, tete. Decidir cosas que se te escapan de las manos. Imaginar nuevas realidades, y decidir disfrutar al máximo todo lo que tienes hoy, porqué mañana nunca se sabe. Mañana nunca existe. Sueño, tos y mocos a mediados de mayo. Cientas volando, y tú mareando la perdiz y llevando el balón de aquí a allá. El público se desespera y grita "chuta! chuta!", pero tú siempre has sido poco de convenciones y sí de hacerlo todo a tu dEsoRdeNada manera. Así también has conseguido tus pequeños grandes logros vitales, y has construído tus pequeños grandes proyectos. El que más te motiva ahora mismo parece seguir creciendo a pasos grandes, y no deja de ser excitante mirar 3 meses atrás y ver todo lo que has generado. Aunque me sigue costando mucho a ratos eso de trabajar en equipo, y hacer sacrificios y renuncias, y notar que el nivel de implicación y esfuerzo no es equitativo. Me cuesta cabrearme si me regalan grandes momentos o cenas de delicioso sushi. Yo debería regalarme más momentos de sushi vital. Y empezar a pensar en las vacaciones y no dejarlo todo para última hora, como últimamente hago cada año. Madrid y Bilbao en mi mente, y luego ya veremos el qué. Que qué me parece el nuevo de Radiohead? Me gusta, y me ha hecho volver a querer escuchar los antiguos...