dimarts, 24 març de 2015

UtOPíA MueRTa




Las utopías siempre me han dado cierta rabia, porqué son muy mentirosas. Te hacen creer cosas maravillosas que al final nunca se cumplen, o te ponen la miel en los labios para pegarte la puñalada cuando bajas las defensas. Sean del tipo que sean, las tolero como meta ideal a la que acercarte todo lo que puedas, pero siempre y cuando no cometas nunca la torpeza ingenua de creértelas. Ese fue el pecado de unos cuantos estúpidos, entre los que me incluyo. En la última década, repetíamos una y otra vez que disfrutásemos de todo aquello que estábamos viviendo en repetidas e incontables exhibiciones majestuosas de esplendor en la hierba, porqué un día u otro se acabaría. Era nuestro escudo para no hacernos daño. Nuestro airbag para soportar mejor el hostión de realidad cuando llegara. Nos estábamos poniendo la tirita antes de hacernos la herida. Pero aquel orgasmo artístico pintado con los pies se iba alargando en el tiempo, bajo distintos directores, y con toda una serie de actores en común a los que se iban añadiendo otros de secundarios, pero igualmente importantes. Y parecía que con el paso del tiempo, todo se iba haciendo más perfecto, más excelso, más eterno. Y, claro, inconscientemente bajamos la guardia y cometimos el error de creernos que aquello se había instaurado con unos cimientos tan sólidos que sería imperecedero e inquebrantable. Como el cretino que se enamora y se acaba creyendo que será para siempre. Nos acostumbramos tanto a la excelencia que la convertimos en rutina, y casi ni valorábamos lo que teníamos ante nuestros ojos. Era lo normal, no podía ser de otra forma. Debimos hacer campana el día que el profe explicaba a Heráclito, y acabamos por aplastarnos los dedos con ese libro ignorado con soberbia porqué creíamos que ya nos sabíamos la lección con los ojos cerrados...

Anoche, tuve la alegría de que el Equipo del Mal cayó derrotado, pero yo me sentí triste y vacío. Me di cuenta que el escepticismo y el desafecto que siento hace mucho tiempo por los culpables de la utopía se había convertido ya en absoluto desamor y frigidez extrema. Me dejan absolutamente frío. No hay emoción, no hay excitación, no hay sentimiento, no hay empatía, no hay identificación... no me representan. No son mi YO convertido en equipo de fútbol. Se acabó la valentía, se acabó imponer tu personalidad, se acabó el sometimiento, se acabó la nobleza, se acabó la estética, se acabó la ética, se acabó el respeto, se acabó el arte. Ahora vuelve la mediocridad, la cobardía, que corra el jugador y no el balón, esperar agazapado para salir a la contra como un vulgar equipo sin talento, tirar los dados y a ver qué sale, apelar a la raza y no al talento, reírles las gracias y las vestimentas extravagantes a cretinos millonarios vanidosos, o el adorar a un racista que va por ahí mordiendo rivales. Mientras meta goles, se mira hacia otro lado, se barre y se tapa su mierda debajo de la alfombra, y aquí no pasa nada. Todo vale por un resultado. Los famosos 'valors' pisoteados y mancillados sin escrúpulos. La increíble incoherencia de elogiar todo lo que era vorazmente atacado hasta hace 4 días si lo hacía el bocazas portugués cuando comandaba el Equipo del Mal. Girar la tortilla y que lo que importe sea el QUÉ y no el CÓMO. Me cago y me meo en esa visión de las cosas...

...y me entristece ver que la gran mayoría se apunta al cambio sin ningún tipo de escrúpulos. Llegué a creerme que Pep había conseguido cambiar la mentalidad histórica de este club, y que nos había convertido a todos en inconformistas románticos que no renunciaríamos nunca a un estilo, un espíritu y una personalidad. Llegué a creerme que eso sería sólo un primer paso desde el que cambiar la mentalidad en otros ámbitos de la vida: social, político, personal...  porqué ese equipo para mi representaba un espejo y una metáfora vital brutales. Lo sé, soy un puto ingenuo crédulo. Y encima teníamos la perfecta antítesis en el Equipo del Mal, que nos reafirmaba todavía más, porqué ellos eran todo lo que nunca querríamos ser: soberbia, violencia, excusas, mentiras, falta de autocrítica, mal perder... y resultadismo extremo. Anoche, sobre el campo, en esa fase del partido en que ellos tocaban y nos tenían encerrados, y nos perdonaron la vida una y otra vez, y nosotros nos limitamos a jugar al balonazo largo, me pareció que los de blanco éramos nosotros, y los de blaugrana, ellos. Ojalá hubiera sido así, aunque hubiéramos perdido. Ojalá no ganemos nada este año, y no cometamos el error de dar definitivamente por bueno este disfraz barato a precio de oro...

Afortunadamente, ya hace tiempo que encontré un nuevo amor. Uno que siempre había estado allí, pero al que sólo hacía caso desde la distancia, deslumbrado como estaba por la vedette escandalosa y engreída. Uno mucho más humilde, pero más próximo y humano. Uno que me ha vuelto a hacer sentir emociones y sufrimientos. Que me ha devuelto la humildad del miedo a perder lo que tienes. Que me ha reconciliado con este juego, y con mi papel en él. Que me ha hecho ilusionarme otra vez por las pequeñas cosas, las pequeñas metas, y la grandeza de conseguir objetivos cuando eres mucho más modesto. Esta semana, sin ir más lejos, estamos viviendo sensaciones brutales, con la opción de rememorar antiguos tiempos de gloria de hace un par de décadas, si volvemos a repetir la doble gesta. Toda una utopía, y ya me la estoy volviendo a creer...



dimecres, 18 març de 2015

LiStOs pARa eL dEsPeguE




Comandante a torre de control; comandante a torre de control. Solicito permiso para despegar. Tripulación de cabina, desarmen rampas y crochet. Les saluda el comandante dEsoRdeN. La temperatura exterior es de 20 grados, y hace sol y un cielo azul y claro. Les agradecemos que hayan confiado en nosotros para realizar este vuelo, con destino a tomar por culo. Da igual dónde, mientras sea bien lejos del infierno de estas dos últimas semanas. En el asiento delantero disponen de la revista de vuelo, instrucciones de inseguridad, y un amplio catálogo de comida de plástico y cosas estúpidas que no necesitan, a precios de oro. Si tienen cualquier problema, resuélvanlo ustedes mismos y no toquen las narices con el botoncito de aviso a la azafata. Relájense y disfruten del viaje. Ahora mismo procederemos a realizar el protocolo de seguridad donde exponemos a nuestros trabajadores al más absoluto de los ridículos con todas esas maniobras que todos nos sabemos de memoria y a las que no prestamos la más mínima atención. Que si el salvavidas situado bajo el asiento; que si no lo inflemos dentro del avión; que si nos pongamos primero nuestra máscara de oxígeno y luego ya se las pondremos a los renacuajos que nos acompañen; que si en caso de tirar del cordel y no hincharse, procedamos a soplar por el tubito... pero lo más importante de todo: sea cual sea su destino, y acabe como acabe este viaje, si lo que de verdad quieren ustedes es salvarse, agárrense al salvavidas en forma de vinilo, CD o mp3 más adecuado para cada momento...


dimarts, 10 març de 2015

hURt




Una semana en la cama me ha dejado sin energía. Vivo flotando y en super slow-motion, supongo que todavía por la cantidad de mierda química que llevo en el cuerpo, batallando con los últimos regimientos de virus que se resisten a desocupar mi organismo. Las molestias de visión en mi ojo izquierdo se han incrementado estos días, y me tienen francamente preocupado, por mucho que las 3 veces que he ido a mirármelo me han dicho que el ojo está perfectamente sano (y qué cojones me pasa, entonces?). Mi musculatura está semiatrofiada de tanta inactividad. Y me siento tremendamente cansado, física y anímicamente. Vuelvo a sentir ese cíclico sentimiento de echar en falta la normalidad. Cuando no es una cosa, es otra, pero siempre he tenido la sensación de tener que capear con más dificultades que la gente 'normal', en cuanto a temas de salud. No en cosas de extrema gravedad, es verdad, pero sí montones de cotidianidades que generan disciplinas y molestias múltiples. Alergias, ultra-sensibilidad térmica y de humedades, vista, deshidrataciones o quemaduras de piel al mínimo descuido, mareos o náuseas... que una gripe me deje una semana fuera de combate y haya quien se recupere en un par de días; la maldita lesión estúpida que me tiene sin fútbol desde hace ya 2 años. Una sensación de fragilidad y deficiencias que genera inseguridades y ultra-protecciones. Envidio la despreocupación de los demás. Y la fortaleza. Y echo de menos etapas pasadas sin taras físicas ni estropicios del tiempo. Normalmente, al salir de un proceso gripal, uno tiene ganas de recuperar la normalidad. Y sí, en el fondo tengo esas ganas, pero en la superficie me siento negativo, sin fuerzas. Me provoca mucha frustración ver que no puedo, cuando había empezado 2015 animado y con empuje; que no sé qué narices me pasa, pero no soy yo. Algo me ha anulado por dentro, y me ha robado la fuerza. Suelo ser una persona de muchísima energía, y cuando me quedo sin, me quedo totalmente down, sin ganas de nada. Me molesta que la gente me envíe mensajes. Quiero que me dejen en paz. No tener contacto con el mundo exterior. Hacer vida interna, pausada, autista. Me crispa la música alegre, o los anuncios estúpidos. Estoy de mala leche, por pura impotencia. Sólo quiero dormitar (porqué tengo realmente mucho sueño constantemente), y escuchar música lenta u oscura. Y sentirla en toda su grandeza. Sólo estoy un poco negativo y eso también es parte de mi, eso es todo...



dimarts, 24 febrer de 2015

AutOboMbO




Sí, ya sé que lo tenía olvidado últimamente, porqué uno no sería dEsoRdeNado sin su inconstancia marca de la casa. Pero por aquellas sinrazones de la vida, he estado repasando las decenas de criaturas que han pasado por la cara B del dEsoRdeN en algo más de un lustro, y he recordado con cierta nostalgia toda la vida que ha corrido en comentarios, mails y fotos recibidas. Es una de las cosas que más me fascinan de internet: no sabes cómo, pero dentro de esta enorme jungla de fieras, peligros y alaridos, al final las pequeñas bestiecillas de rarezas afines se acaban encontrando, y consiguen generar pequeños ecosistemas donde sentirse a salvo, ni que sea por un rato. Esos espacios donde es 'casa!', y uno no es tan extraño, ni solitario, y donde incluso se puede dejar el escudo en el guardarropía. Y con el ánimo de reactivarlo que caducará cuando los caprichos del dEsoRdeN así lo quieran, os invito a participar en el desfile voyeur/exhibicionista* de las MuSAs dEsoRdeNadas...




*Si queréis participar de manera activa, tenéis dirección de mail en el blog de las musas


dijous, 19 febrer de 2015

siXtieS giRLs





Las chicas sesenteras han puesto banda sonora a los días post-londinenses. Días de reordenar (sí, lo sé, suena asqueroso) el dEsoRdeN, de recuperar sueño perdido, de visitar a mis padres, de pedir hora definitivamente para la artroscopia de mi pierna con cachitos de tendón y labrum, y de alocadas noches improvisadas de carnaval en la costa, rememorando el viaje a Cádiz de hace un año. Justo hay hace una semana de lo de Polly Jean, y sigo imbuído por el espíritu del episodio, revisionando toda su discografía y escribiendo al respecto. Me he rapado y afeitado, y tenía muchísimas ganas de pasar uno de esos días caseros y sin planes, después de dos semanas de ajetreos, pendoneos y viajes. Lo de la gente educada y cívica que se queda educadamente en el lado derecho de la escalera mecánica queda ya lejos, como en una peli de ciencia ficción. Y el contraste con el entrañable país de los "Excuse me" y de los "Please" para todo es terrible. De hecho, para volver a la cruda realidad del tercer mundo basta con llegar a la puerta de embarque del aeropuerto de Gatwick y reencontrarte con aborígenes hispanos gritando a los hijos y pasándose las colas por el forro. Qué asco me da este país y sus hordas de gente maleducada...


Los 4 días británicos sirvieron para incrementar la leyenda meteorológica dEsoRdeNada (0 gotas de lluvia en pleno mes de febrero, y un frío más suave que en en diSoRderLand la semana anterior). El encanto de Portobello o Camden sigue cediendo terreno a las tentaciones disneylandísticas, pero lo bueno de viajar fuera de temporada es que te evitas invasiones guiris desmesuradas, aunque en el fondo tú seas uno más de ellos (pero uno nunca asumirá ni aceptará ese papel, porqué uno es viajero del mundo o etiquetas similares, no un turista cualquiera...). Bueno, la verdad es que sí que tengo tendencia a salirme un poco del rebaño, y opté por irme a buscar la casa de Amy Winehouse antes que hacer según qué visitas recurrentes en la geografía turista de la capital británica. Entre el día gris y la soledad de aquél parque desangelado, el homenaje fue algo deprimente, aunque la última víctima de la maldición de los 27 me cantara desde el más allá por mis auriculares. Si no hubiera ido pillado de tiempo para mi cita con PJ, quizás habría picado a la casa, a ver si la chica rubia que se veía a través de la ventana explicaba alguna historia interesante o incluso me dejaba ver el interior. Otro punto de atención dEsoRdeNada fueron dos tiendas de Rough Trade: una en Notting Hill, y otra en Brick Lane, donde me colé en un concierto de unos tales Peace, haciéndome el sueco con el segurata y con el chico del guest-list de la entrada. No los conocía, pero me gustaron y me compré el nuevo disco que presentaban. Al final no pude ir a Honeyblood (no quedaban entradas), igual que tampoco a los partidos intersemanales de Arsenal y Chelsea (por el mismo motivo). Pateé kilómetros y kilómetros, me moví como pez en el agua por el metro londinense (qué caro es el puto transporte allí, joder! Qué caro es todo, de hecho...), y fue curioso salir una noche al Borderline, entre post-adolescentes borrachos vibrando con horribles canciones horteras (la única que se salvó fue 'Ain't No Mountain High Enough', que además fue de las pocas que conocí...), el inquietante segurata calvo griego que parecía desconfiar de mi, y la camarera de la camiseta de Soundgarden sirviéndome de memoria los cubatas a 1 libra con un ridículo dedillo de whisky (en vez de coger el puntillo, por cada 'cubata' que bebes te vuelves más sobrio, por el efecto de la cola). El paseo nocturno por la orilla del Támesis estuvo chulo, aunque la decepción fue encontrar que las obras en London Bridge habían taponado la entrada clandestina a las catacumbas del metro de London Bridge donde hace años vi un concierto secreto de Black Rebel Motorcycle Club. También me compré un libro de los Cramps que tiene una pintaza tremebunda, y una lámpara muy chula para mis padres en Covent Garden, donde la chica que cantaba ópera en el mercado me guiñó el ojo cuando le eché 1 pound. También me lo guiñaron las prostitutas que me ofrecían "business" en Sussex Gardens, bien cerquita de mi hogar circunstancial. En las tiendas de masaje oriental de Charing Cross, las chicas también ofrecían entrar a probar sus sospechosos servicios (supongo que con happy end), y afortunadamente, sobreviví en la ciudad gracias a los múltiples restaurantes y locales de comida internacional (los británicos no pueden presumir demasiado de gastronomía propia, la verdad...). Y, en general, esta metrópolis que creo que es la segunda que más veces he visitado en mi vida me sigue seduciendo y atrayendo como para pensar que, llegado el caso, podría vivir allí durante una temporada (con un sueldo londinense, claro está...)








dilluns, 16 febrer de 2015

eL díA QuE mE MoRReÉ cOn Pj hARveY (y 2)



La vida es pura casualidad, y quien no quiera creerlo, posiblemente padezca una peligrosa sobredosis de ultraracionalismo y amargura vital de consecuencias funestas. Casualidad es que a tu artista/musa preferida le dé por grabar un álbum en público, que se agoten las entradas en menos de un día, que en ese momento pienses que quizás podías haber intentado comprar una, que semanas después te dé por ponerte delante del ordenador justo en el momento en que anuncia nuevas sesiones, que te dé el venazo de comprar una y en menos de una hora se agoten, y todo lo que viene después. Como por ejemplo, que cambies de planes para las horas previas a la cita, que tengas la opción de visitar la casa de Amy Winehouse pero renuncies por miedo a llegar tarde al leit motiv de tu viaje, que llegues una hora antes al sitio de la cita, o que te dé por entrar por la puerta que no debías. Y que, entre que miras aquí y allí, vuelves a preguntar al guarda de la entrada, y encuentras el camino adecuado, vas a ir a parar a una pesada doble puerta de vidrio justo en el momento en que sale alguien. Y que, entre el momento que aguantas la puerta amablemente mirando atrás para la gente que sale, y el que vuelves a girar la cabeza para volver a mirar al frente, de un pasillo a tu izquierda bajando el doble escalón aparezca ELLA y os topéis de morros, como en una peli azucarada hollywoodiense de esas que cuando pasa una cosa así tú piensas que eso sólo puede pasar en una peli azucarada hollywoodiense. Y en esa microcentésima de segundo que tu dEsoRdeNada quijotera necesita para reconocer que esa chica bajita es ELLA, se produce un cortocircuito cerebral que te lleve a llamarla "PJ!" como si la conocieras de toda la vida, y a estirar la mano izquierda y situarla delicada y cariñosamente en su brazo derecho en un gesto inconsciente que cualquier estudiante de psicología sabría descifrar como expresión impulsiva de deseo físico, psíquico y cualquier otro ámbito de relación humana posible o por inventar. Y ella se gira, te mira con curiosidad, mientras tú intentas elaborar un discurso mínimamente coherente con la catarata de ideas, imágenes, recuerdos, deseos y palabras que se te vienen encima completamente descontrolados por ese encuentro completamente inesperado y que ha despertado todas tus fantasías y excitaciones. Un discurso en inglés, claro. Al final todo se reduce a un decirle que has venido expresamente hasta aquí para verla grabar el disco en sus sesiones de 'Recording in Progress', y a un pedirle una foto, porqué quieres eternizar ese momento sublime más allá de los límites que tu maltrecha memoria pueda poner en un futuro. Y (hasta para eso es seductora) con total delicadeza, educación y dulzura, te pide que mejor que no, que prefiere no hacerse fotos, pero es que te lo dice de una manera, que a ti te sabe a gloria igual. Quizás le haya dado la sensación de groupie estúpido sin personalidad, y luego con la cabeza fría se me ocurren otras 1000 maneras de haber afrontado la situación, pero en ese momento concreto en que su aparición te cae como si fuera una presencia divina, como si hubieras traspasado la frontera prohibida entre tus deseos y la realidad, la capacidad de reacción es completamente incontrolable.


Ella sigue su camino flanqueada por los dos músicos que la acompañan (uno a cada lado), y tras un momento de duda, tu afán curioso y tu instinto de adoración del azar hacen que la sigas a distancia, para ver hacia adonde va, y como queriendo rebelarte ante la posibilidad de que vuestro cruce de caminos vital haya acabado allí. La realidad es tan mundana que simplemente se dirigen a la cafetería del enorme Somerset House para comer algo antes de continuar con la grabación, ignorando tu presencia paparazzi (mejor que sea así; no quiero que se quede con la imagen de que soy un psicópata acosador de famosos. Yo no soy así; esto es amor puro, y nada más...). Al final, en un ataque de cordura, o de prudencia, o de cobardía, opto por dejar que cojan fuerzas, y me voy para la entrada para coger sitio. Y la experiencia de verla grabando el disco se me pasa volando. Pero es simplemente maravilloso tenerla a unos metros delante tuyo sentada en un sofá blanco y cantando una preciosa nueva balada llamada 'I'll Be Waiting', y sentir que eres uno de los primeros privilegiados de todo el planeta en escucharla. Y mirar muy fuerte aquí y allí, como queriendo dejar bien grabada en tu mente esa escena, con todos los detalles, con el póster con 18 canciones y anotaciones en todas ellas, o el escudo dibujado en la pared, o el embrollo de cables e instrumentos de esa pequeña sala con dos mesas de Ikea como las de mi comedor (pero de color blanco, y no crema como las mías) que es un homenaje al dEsoRdeN y al caos. Y darte cuenta de lo laborioso y elaborado que puede llegar a ser el proceso de grabación de un disco de una artista como ella, que se pasa casi una hora matizando y probando cosas con un pequeño fragmento de una sola canción. Y sentir que eso que está pasando ante tus morros no es más que la culminación de la cadena de sucesos casuales en efecto mariposa; y poder decir así, sin temor a equivocarte, que tras tu encuentro de morros (físico, verbal y espiritual) con ella, has participado e influído decisivamente en el nuevo disco de la musa, PJ Harvey...




divendres, 13 febrer de 2015

eL díA quE Me mORReé cON pJ hARvEy...




Próximamente, en sus pantallas dEsoRdeNadas...



dilluns, 9 febrer de 2015

dimecres, 4 febrer de 2015

diCeN qUe eStA NoChe NieVA...




...pero yo veo sol en la luna llena. Rapado pero no afeitado. Recuperar pounds sobrantes y la Oyster Card de la última vez. Echarle una ojeada a las tarifas del transporte londinense y tener la sensación que necesito 2 másters para entender y recordar cómo narices funcionaba. Pillar guía en la biblio. Buscar el adaptador de los enchufes. Y el pasaporte. Dudar de si en Easyjet podré colar una mochililla en la espalda además de la maleta de mano. Hacer la compra de la semana que viene. Escuchar a PJ para ir ambientándome. Darme cuenta de que hay demasiada gente que vive sin saber quién es, y preguntarme para qué narices viven entonces. Seguir con los Meetup para practicar inglés, y pegarle una ojeada a los de allí, a ver si hay algo interesante esos días. No habrá grandes conciertos, así que probablemente pruebe con unas tal Honeyblood, que suenan bastante bien. En estas últimas semanas he conocido inglesas, ingleses, italianas, australianas, argentinas, israelís, alemanes, holandesas, o incluso gente de aquí. Hoy también una polaca muy guapa, y un italiano. Me encanta escuchar historias de gente que vive de maneras tan distintas, y que se han buscado la vida aquí y allí. Es francamente estimulante. Como un desafío a las paredes que construímos inconscientemente con nuestras propias (y malditas) rutinas de sopor y conformismo. Con la A-Astur hemos descubierto mutuamente nuestro humor sangrante, y ha parecido que caía un muro más. Su "tenéis pareja?" me ha picado la curiosidad como el "bien!" de un par de semanas atrás. I-Cook se va al sudeste asiático, harto de no encontrar nada por aquí. También se nos ha juntado en la mesa un chico singular, de mirada asustada y alma algo contraída. Se le veía que hacía un esfuerzo por sociabilizar, pero me da la sensación que le hemos asustado un poco con nuestros hachazos de humor grupal negruzco. Recuperar la sensación de vida alrededor. Esta semana se me vuelven a acumular los planes. Satisfacción de haber reinventado y rediseñado de la nada una existencia que empezaba a pudrirse en un callejón sin salida. Reafirmación que, al margen de accidentes e imprevistos, cada uno lleva las riendas de sus propios brillos y miserias, aunque a veces nos olvidemos, o nos lo quieran hacer olvidar. Constatación que el principal vacío no tiene forma pero sí curvas, y que pareces haber llegado al punto desde el que superar tus propias perezas...



dilluns, 2 febrer de 2015

diMe qUé hAy eN Tu MeNte




Viento gélido. El invierno enseña la hucha, y tú sólo quieres taparte. La manta oscura amenaza, y te escabulles por las grietas de la rutina. Gritar como gesto de rebelión. Bailar como middlefinger. El paraíso es tu cama. El infierno es la carne y los huesos. Las pantallas son manzanas, y tú sabrás si morder o no. Selvas de caos, y montañas de dEsoRdeN. Paquetes de carne caducada, y un hambre insaciable. Acostumbrado a vivir en los olvidos ajenos. Te da vértigo el vértigo. Te pierde tu descontrol, y te encuentras perdido; y todo es un contrasentido consentido, o sin él. ¿Tienes frío? Quisieras no tenerlo, y te lanzas a la boca del lobo. Eres un poco bobo. Y como decía aquél: "cuántas cosas secretas te caben en una canción?"