dijous, 22 de juny de 2017

cUeRNoS, ChuPas y tAchUeLAs




Parece que las obras ya acaban, y todo empieza a volver a cierta normalidad a mi alrededor. Eso hasta que alguien se vuelva a quejar de que faltan cosas por acabar, o tal cosa está mal hecha, o estos bonitos marrones que siento ajenos pero me tengo que comer yo por esas cosas de la vida formal que tanto detesto. Mañana me voy al Azkena Rock de Vitoria, así que ya me pueden buscar. He quedado allí con mom0, y me hace mucha ilusión verla, porqué hace millones de años que no coincidimos. Quizás en alguno de mis viajes a Madrid, o quizás incluso en aquél lejanísimo concierto de los Arctic Monkeys en Razz (lo acabo de mirar por curiosidad: fue en 2007, y está en Youtube; 10 putos años... uf!). Joder, el tiempo vuela, y da mucho vértigo. Hoy me he pelado de golpe 15 meses de condena con el banco de turno. En 25 añitos más, cuentas arregladas. Otra parte más de este mundo absurdo y estúpido que odio con todas mis fuerzas. Y al que me vi abocado de rebote y de malas maneras contra mi voluntad, hace poco más de 3 años. Aunque con el tiempo y la perspectiva he acabado creyendo que hice bien, siempre me quedará ese escozor de haberme traicionado, ni que sea parcialmente. Pero lo hecho, hecho está...

Ayer estuvimos de terrazas con La Chica Del Novio Imaginario, que así es como llamé en su día a I-No-Me-Acuerdo-Qué-Mote-Le-Puse (y que ahora recupera el original). Se está pensando venir a vivir a diSoRdErLand, porqué tras la ruptura con el que fue su pareja durante 16 años, se muere de asco y aburrimiento en su ciudad. Haría bien, estoy seguro de que le vendría fenomenal. Y yo encantado, porqué me gusta quedar con ella, tener charlas sobre lo humano o lo divino, y es una gran cómplice nocturna. Más tarde vino también su amiga M de Morena, que venía de mala leche por el curro y el tráfico, pero luego se cascó un buen monólogo, una cerveza y una ensalada, y ya pareció haber cambiado de humor. VIVIR es bueno para la salud. Y trabajar no lo es en absoluto. A mi me queda el domingo y pillo vacaciones. Y para después del festival Vida ya estoy planeando una escapada escandinava, que es una de mis muchas espinas clavadas. Necesitaríamos vivir 14 vidas para poder hacer todo los viajes pendientes.

Las conversaciones con La Chica Con Pelo De Chico siguen su curso natural diario. Ver que tengo mensaje suyo en el whatsapp me hace recordar aquella especie de excitación y curiosidad cuando tiempo atrás recibías un email de alguien especial (bueno, con ella también nos escribimos por mail a veces); o mucho más tiempo atrás, una carta. Las cartas eran un puto suplicio y un sufrimiento en esos días/semanas en que no llegaban, pero una excitación máxima cuando aparecían en tu buzón. Debo conservar algunas, no sé donde, de antiguos amores de verano adolescente, o de novietas del colegio. Me ha dicho de ir a ver la semana que viene la expo de Bowie que le regalé para su cumpleaños. Así la podré volver a ver con calma. L de Lesbiana ha ido hoy a la de Björk, y se ve que es una freakada, pero una buena experiencia sensorial. Quizás vaya un día de estos. También están haciendo una de Brian Eno en Sta. Mónica. A veces no valoramos lo suficiente el enorme privilegio de vivir en esta ciudad, por mucho que se haya convertido en un parque temático para guiris y ricos. Y no debería alargar mucho más la noche, que mañana me toca madrugar para coger el tren de las 12h...







dilluns, 19 de juny de 2017

biTteRsWeEt SyMPhoNy




No esperaba gran cosa, y quizás por eso pasó. Hasta última hora no tenía claro si ir o no, y seguramente esa falta de tiempo para pensar también tuvo que ver. Ese quitarse presión, tras semanas intensas y de ser demasiado impulsivo (y obsesivo, cierto) a ratos. Los dos nos la quitamos, y me recordó a meses atrás. Es una mierda que todo vaya como va, y esa desincronía incontrolable. Me sentí muy feliz anoche, y llegué a creerme que sí, que puede ser. Aunque todavía hay cosas que no funcionan. Dudas, miedos, bloqueos que le impiden dejarse ir al 100%. Por no decir al 50%, o menos. Cuando conseguimos enterrar nuestros respectivos cerebros-lavadora y dejamos que corra la vida, siento la VIDA en sus labios. En su cabello. O en cada rincón de su piel. Incluso cuando la observo durmiendo en la oscuridad. A la que se despierta el vecino de arriba, vuelven los fantasmas, las trabas, y el verlo negro. Como la frialdad matinal post noche tórrida, o la conversación cerebral mientras almorzábamos en su balcón. Me he ido de su casa con esa sensación de tristeza y de impotencia que sólo podía ilustrar con Radiohead sonando en el Ipod. Era como haber hecho lo más difícil y que te echaran un cubo de agua helado para matarte la esperanza de golpe. Ha sido un día duro y largo en la oficina; primero, por mi quijotera descontrolada; y luego, por el sueño. Cuando empezamos a intercambiarnos whatsapps día sí y día también y la cosa fluye, vuelvo a creer y a convencerme de que sí, que esto tiene solución, y que mucho más para un tauro. Pero luego hay palabras que son como un corte de digestión, y me entran las dudas. ¿Solución radical y cortar el contacto? No creo que pudiera. Ahora mismo no. La tengo dentro, y creo que la puedo (y quiero) ayudar (si ella quiere que lo haga, claro). A ratos me sale una fuerza mental inhumana y me veo capaz de todo. A ratos se deshincha el globo y me vienen ataques de realidad y desánimo. ¿Por qué narices todo es tan difícil? ¿Por qué cojones siempre llego tarde? ¿Por qué no darnos esta oportunidad?



dissabte, 17 de juny de 2017

a La VidA




Bucéame. Quiero follarte el cerebro. Me desconecto, no vayas a caer en conformismos antipasión. Ahora cedo, ahora no. Hacer la tuya para no hacerte suyo. Caleidoscopio abstracto. Cubismo emocional. Gira que girarás. Ignorar para superar la ausencia. Hacer ver lo que no es. No dejarte atrapar, o al menos oponer resistencia. Guerra cruenta. Muerte lenta (en vida). Buscar el equilibrio en mitad de un terremoto. Temblar por una voz temblorosa. Lo que daría por ser melodía. De noche y de día. Mejor de noche. Me tambaleo por dentro, y todo hace tin-tin-tin-tin. Escóndanse bajo las mesas, o bajo los marcos de las puertas. He sacado el látigo para dominar la bestia. O intentarlo al menos. Frialdad para superar los sudores. Y nada es fácil a 35 grados a la sombra. Tinc regust a res...



dijous, 15 de juny de 2017

45 CeRebrOs y uN cORaZóN dEsoRdeNado




Resaca y agotamiento, físico y mental. Ser yo es muy exigente cerebral y emocionalmente. Extenuante, diría. Supongo que los que me sufren alrededor lo deben notar y sufrir también. Mi lado femenino también es muy acentuado en este sentido. Voy a bandazos, y a impulsos, y a reflexiones posteriores que me hacen ver todo lo que hago mal antes. Vivo una época bastante alterada en este sentido. Quizás me esté saliendo todo lo que no había gastado en mi larga etapa de ultraescepticismo amoroso. Sigo sin creer en el amor, porqué él nunca ha creído en mi. Pero a veces (pocas, todo sea dicho), hay quien consigue que te dejes ir. Como el crío que se aleja del borde de la piscina y se adentra temerario a la zona central, donde ni siquiera hace pie. Yo al final siempre me acabo ahogando, lastrado por las mismas rampas mentales y emocionales. Es un no aprendizaje constante y repetido hasta la extenuación. Porqué es realmente extenuante, y desgasta una barbaridad anímicamente. Justo anoche vi a E-Platónica, cenando en casa de Rubiaza Locuela. Luego nos fuimos ella y yo juntos, y ese breve paseo abrazados y cogidos de la mano me hizo sentir un deja vu de los días (meses/años) más intensos de mi vida. Nos besamos fuerte porqué vivimos fuerte. Te cambio la rutina por un salto al vacío, canta Marc en la nueva canción de Dorian. Se engancha bastante. Pero para enganche, el que tengo yo con el disco de Maria Arnal i Marcel Bagés. Una puta maravilla. De principio a fin. Intensidad emocional proporcional a mi estado dEsoRdeNado vigente...



dimarts, 13 de juny de 2017

dE MaReS y tORtugAs




Hoy he estrenado la temporada dEsoRdeNada de playa 2017. Tren hacia el sur, media horita de trayecto, llegar, poner la toalla, dejar la mochila, desabrocharte la bermuda... y darte cuenta de que te has olvidado el bañador en casa. Sí, amiguitos, éste es dEsoRdeN. Me ha dado por descojonarme de mi estupidez y mi despiste. Y tras un primer momento de bloqueo mental, he recogido los trastos y me he ido a una de las tiendas del paseo a comprarme un bañador cutre de 10 euros. El agua estaba fresquita pero soportable, y a mi lado tres lolitas conspiraban para atraer a una cuarta lolita que corría por allí con un ex de una de ellas. Si con 15 años ya son así de perversas, no me quiero ni imaginar cuando tengan 35. La mente humana puede llegar a ser muy cruel y perversa.

Estos últimos días he tenido que convivir con marrones de las putas obras de la escalera que no me interesan lo más mínimo. Hay gente que se amarga enseguida con temas que no tienen tanta importancia. Qué ganas me dan de enviarle un mail a la administradora diciéndole que renuncio a mi recién estrenada condición de presidente involuntario y coaccionado. Mi otro gran dolor de cabeza es La Chica Con Pelo De Chico. Que sí, que hemos estado muy bien estos días escribiéndonos varias veces al día, y bla, bla, bla... pero hace semanas que tengo la sensación de que me esquiva y busca cualquier excusa para no vernos. Sigue en su etapa de bloqueo y agobio, y por mucho que me reprimo, cada vez que le digo de quedar parece no querer. No sé si es pereza, o directamente miedo. Casi me decantaría por esta segunda opción. Ese síndrome de la tortuguita que me explicó en el Primavera, que cuando intentas tocarla, esconde la cabeza en el caparazón. Me frustra bastante esta sensación, y mañana se lo diré. No soportaría ser alguien que le provoque pereza o miedo. Todo lo contrario. Quiero seguir sintiendo que le estimulo, que le gusto, que tiene ganas de verme. Lo que no me está transmitiendo últimamente cada vez que intento tocarle la cabecita de tortuga, vaya.

Me frustra mucho que todas mis historias sean siempre tan complicadas. Todo debería ser mucho más fácil. Vuelvo a estar en ese punto en que odio a las parejas felices con las que me cruzo por la calle. Su exhibicionismo me parece obsceno e injusto. Es un "míranos qué felices somos, y tú eres un puto amputado de corazón al que se le prohíbe disfrutar todo esto". Esa ha sido una sensación que me ha perseguido toda mi vida. Hay momentos que frustra; hay momentos que duele; y hay momentos en que se te vuelve a hacer un enorme caparazón de hormigón rodeándote el corazón, mientras juras que nunca más volverás a perder ni un solo segundo de preocupación y sufrimiento por ningún ser vivo con tetas. Me gustaría ser más simple e insensible, y no darle tantas vueltas a la puta quijotera...



diumenge, 11 de juny de 2017

i PrOMiSe



Quizás estas obras de la fachada posterior no sean más que una metáfora. Algo fruto de mi imaginación. Un cuestionarme a mi mismo. Desnudar mis miserias y carencias. Quizás mis vecinos tocapelotas sean hologramas que crea mi mente demente. Quizás los paletas groseros sean yo mismo y mi cara más soez. Quizás esta escalera sin barrer sea mi vida. Quizás detrás de todos estos quizases se esconda mi subconsciente, y sus traumas y defectos. Pero de lo que sí que puedo estar seguro y prometo que es real es este hervidero interno e impaciente que no me deja pensar con claridad...



divendres, 9 de juny de 2017

mE hAgO eL diSCo eNCimA




Estoy cayendo de 4 patas, es obvio. Momentos de subidón, momentos de bajón. Optimismo-pesimismo. De verlo claro, y de verlo oscurísimo. De pasar de todo y de querer que no pase. De lanzar la toalla y de que la lance tu puta madre. De preguntarme cómo narices he llegado a este punto, si lo veía todo cómodamente desde fuera. De esta pequeña ansia de querer verla, o hablar, o estar en contacto. Y la verdad es que lo estamos. Cada día. Varias veces al día. Joder, cómo mola esta puta mierda insufrible. Me mata mi impaciencia. Hay veces que quisiera no ser tan yo. Me quema el alma. Me arde el espíritu, y lo que está algo más afuera. ¿Cómo debe de ser eso de vivir en la mesura? ¿Existe el equilibrio? ¿Es posible que alguna vez me salga algo bien? ¿Por qué para todos los demás parece tan fácil? ¿Por qué narices ha tenido que salir esta maravilla de disco precisamente ahora? Me lo estoy haciendo encima...



dimarts, 6 de juny de 2017

AcePtaMoS RetO




El ciclo dEsoRdeNado sigue su curso, y hoy he pasado a la excitación casi eufórica. Como una alegría inmensa por sentirme tan vivo, y por tener la suerte de haber conocido a algunas personas concretas recientemente. Me siento dinámico, estimulado, que es algo que me resulta básico para sentirme en todo mi YO. Me contagian tanto o tan poco las personas que tengo alrededor, que si no tengo una mecha cercana, yo mismo me voy apagando. Y ahora mismo siento el calor de diversos fuegos de distinto índole a mi alrededor. No negaré que este pequeño volcán que se me está despertando tras un tiempo aletargado también tiene mucho que ver. Y el reto que supone que sea más difícil de lo que me llegué a creer por las circunstancias favorables de meses atrás, hace que me esté saliendo fuerza de dentro para superarlo. Por mis narices, y porqué creo que vale la pena la recompensa, si llego a alcanzarla. Por ahora, este contacto diario me sirve, aunque note que me resulta insuficiente y quiero más. Tiene narices cómo se ha girado la tortilla de esta historia. No sé, algo me dice que acabará cediendo y que caerán sus muros de bloqueo de origen y destino incierto. Quizás sea el propio deseo el que me lo haga sentir así, pero ya me sirve para tener ganas de conseguir superar el reto, y de agudizar el ingenio para encontrar la manera.

A todo esto, hoy I-No-Me-Acuerdo-Qué-Mote-Le-Puse me ha propuesto de hacer una escapada a Madrid con ella. Creo que su motivación principal es un fuego que no acaba de prender que tiene allí, pero a mi ya me está bien que vayamos. Me encanta Madrid, y siempre es una buena oportunidad para ver a gente a la que no puedo disfrutar a diario.Y puede ser curioso que hagamos un viaje juntos. Habrá que buscar fechas. De momento, este mes tengo festivales en Vitoria (Azkena) y Vilanova (Vida). Debería empezar a mirarme ya también el tema vacaciones, teniendo en cuenta que las empiezo en menos de un mes. Tampoco creo que haga un macro viaje como el del año pasado a Japón, pero alguna escapada internacional me gustaría hacer.

El momento triste del día ha llegado al tener que cortar las pulseras del Primavera. Siempre me produce gran tristeza el último día del festival y los inmediatos. Como si se cerraran las puertas del paraíso hasta dentro de un año. Lo más curioso que me ha pasado hoy ha sido encontrarme un calcetín ajeno entre mi ropa limpia y seca. Lo normal es que desaparezcan calcetines en la lavadora, pero yo me he encontrado uno que no era mío en la secadora. En la lavandería donde estoy yendo mientras duran las putas obras de la fachada que no me permiten tender la ropa con normalidad. Me inquieta y me provoca curiosidad de quién sería y a qué calcetín habrá dejado viudo. Era un calcetín de chica, diría por el diseño. Lo he dejado en la mesa de allí. Quizás me lo podría haber llevado y haber pedido un rescate en internet. Habría podido ser el curioso inicio de una bella historia...

Hoy le he enviado a La Chica Con Pelo de Chica esta canción que descubrí por azar gracias a amistades de la Blogger-De-Los-1000-Nombres. Le ha encantado. Sí, enviarle canciones a alguien también forma parte del volcán; no encuentro mayor muestra de afecto/cariño/amor/llamadle cómo narices queráis...



dilluns, 5 de juny de 2017

mAQuíLLatE, MaqUíllATe




Creo que tengo las hormonas un poco alteradas. Cosas de la adolescencia mal cerrada. El paso de las horas todo lo enfría y lo relativiza. Suelo ser persona de extremos y montañas rusas, y tras tocar fondo, me sale el orgullo y las ganas de reaccionar y levantar situaciones adversas. He estado releyendo conversaciones de whatsapp recientes. Y quizás no haya motivo para ser tan extremadamente negativo. Mi gran problema es la impaciencia, que a veces me lleva a precipitaciones e impulsos incontrolados e incontrolables. Lo que está claro es que el camino no es el de estos 2-3 últimos días. Recuperar el terreno de lo espontáneo, la despreocupación y el descaro. Ese el único atajo que le veo ahora a esta carretera sin salida. El cerebro, la chispa, y el puntito de acidez y mala leche. Fuera obsesiones. Dentro entretenimientos. Más Make-Up y menos canciones cortavenas...



diumenge, 4 de juny de 2017

dE tEmPoS y mOMeNtoS




Vuelve el vacío. La sensación de derrota eterna. De incapacidad. De que a todos les resulte tan fácil y para ti sea algo prohibido. De haber dejado escapar entre los dedos algo que tenía y no he disfrutado lo suficiente. De minusvalía situacional y emocional. De vuelta al desierto. De bucle infinito. De meter la pata hasta el fondo. De repetir errores. De acciones precipitadas, y de inacciones prolongadas. De que te duela alguien. De pegote donde no toca. De situaciones imperfectas. De contextos incompletos. De no tener claro para donde tirar. De esa tristeza que vuelve una y otra vez para recordarte que eres una ecuación sin resolver, y que posiblemente no tengas solución ni remedio...