dimecres, 12 de desembre de 2018

La igNOrANCia eS La FueRZa



Hace días que no escribo por aquí. Conciertos varios (John Parish, The KVB, The Excitements, Hannah Williams & The Affirmations, el festival Secret Vida en el que hubiera matado a la mitad de los asistentes...), noches dEsoRdeNadas, cenas, nuestro primer enfado (bien resuelto en pocas horas; creo que incluso puede servir para unirnos/entendernos más), películas ('Alps', 'Frances Ha', que me ha gustado bastante)... hoy me he reencontrado con E-Platónica, meses después de nuestra última quedada. Me flipa la frescura que desprenden nuestros encuentros. Podríamos estar 10 años sin vernos y todo seguiría igual. Nos comemos a besos y abrazos cada vez que nos vemos, y a veces me cuesta entender que no hayamos acabado juntos, pero la realidad es muy caprichosa. Y el tiempo hace y deshace a su antojo en función de los momentos de cada uno. Es como un tetris, y si no te cae la ficha adecuada en el momento preciso, ya nada encajará más adelante.

Con Morenita Amelie siguen saltando chispas (en el buen sentido) cada vez que nos vemos en el trabajo. El viernes estuve a un microsegundo de besarla en mitad del comedor del curro mientras hablábamos a medio palmo de distancia. Como ya me he cansado de que siempre diga de vernos y luego siempre que se lo propongo no puede y nunca contrapropone alternativas, ya le he dicho que le devolveré todo el equipo fotográfico que me dejó cuando nos veamos fuera del curro. "¡Qué cabrón!", me dijo riendo. Sí, cierto, pero es lo que hay, le respondí con sonrisa pícara. Se muere tanto de ganas como yo, y entiendo perfectamente que su situación es mucho más difícil, pero no haber entrado al juego. Para mi fue mucho más fácil dejarme llevar por la tentación y traicionar mi propia regla sagrada del 'sólo solteras', es obvio, pero una vez cometido el desliz, hay que ser honesto y consecuente o cortar por lo sano.

Estoy enamorado de la chupa de cuero que me compré por cuatro duros hace un par de semanas, y me la pongo casi todos los días, aprovechando que el frío todavía no es extremo. Tengo unas ganas enormes de que llegue primavera, y el otro día hacía sol y subí a la azotea a tomar el sol. Se estaba de maravilla. He acabado el curso de fotografía, pero continuaré en el segundo semestre. La profesora es majísima, y empiezo a entender todas mis lagunas de conocimiento técnico. Me compré un objetivo nuevo, y en los conciertos he empezado a ver resultados. Y también me compré un flash de colores para la lomo, pero todavía no lo he estrenado. La fotografía es ahora mismo mi gran estímulo, con permiso de la música, claro. Ver las estadísticas de resumen del año de Spotify mientras me estoy leyendo '1984' da auténtico pavor. Ver las noticias también. "La ignorancia es la fuerza", dice el capítulo en el que estoy. Y parece que Orwell estuviera visionando España en pleno 2018. Asco de país. Pena de país. Vómito de país.


Esta puta maravilla de canción es sólo uno de los muchos artistas nuevos que sigo descubriendo. No puedo parar. Es como una adicción. El submarinismo musical es uno de mis mayores vicios:








dimecres, 28 de novembre de 2018

eXiT (cOn o Sin AceNtO...)




Es realmente bello sentir que conectamos tanto. Aunque pueda no servir para culminar un deseo que corre el peligro de marchitarse conforme pase el tiempo. Si el tiempo pasa sin que pasen cosas, un manto de rutina puede apagar hasta el metal más brillante. Y debería ser al revés. Porqué el tiempo permite madurar las cosas y las relaciones, sean del tipo que sean. Y aunque tengo la sensación de que es así, y que nos vamos conociendo cada vez más, con más matices, situaciones y conflictos, sigo sintiéndote poco predispuesta a lanzarte a la piscina. No sólo conmigo, sino con el mundo en general. Y siento cierto miedo de caer en esa famosa y temida friendzone de la que luego es tan difícil escapar. Pero no puedo evitar disfrutar cada mensaje; cada audio que me envías o que te grabo; cada risa, que es constante y recíproca; cada cerveza; cada frankfurt preconcierto; cada canción que vivimos juntos; cada camino de vuelta a casa; cada bar que tachamos de nuestra lista de pendientes; cada exposición; cada conversación sobre música, sobre cine, sobre la vida, sobre nuestras miserias cotidianas, o sobre tu apasionante carrera. Te siento terriblemente cerca, casi tanto que no puedo acercarme más. Pero hay un vidrio en medio. Y si me lanzo, me estalla en la cara y sangro. Tampoco me importaría si corrieras a lamerme las heridas, tú que siempre estás preocupándote por los demás. Te explico mi teoría del individualismo positivo frente al egoísmo negativo y no la acabas de ver clara. Y me encanta que no me des la razón porqué sí, y que me la discutas y me pongas a prueba y me hagas razonar y reflexionar. Y que te pase lo mismo. No sé cómo, ni qué debería pasar. Sólo sé que busco 'exit', con o sin acento...





dilluns, 19 de novembre de 2018

eL áRboL VeNenOso




La pregunta recurrente es: "¿En qué me equivoco para que nunca nada me salga como quiero?", y quizás debería ser "¿En qué se equivocan los demás?". O quizás nos equivoquemos todos. O quizás no sea cuestión de errores, sino de desear demasiado alto. O quizás sea que la realidad es demasiado baja. O quizás que sea mucho más inteligente no querer nada. No esperar nada. Pero es imposible no esperar nada. Es incluso inhumano. Robótico. De una insensibilidad impropia de mi. Quizás ahí radique la raíz de todo el problema. Sentir. Pero sentir es vivir. Y, por esa regla de tres, vivir es doloroso. Pero si duele, significa que estás vivo. Y no eres un muerto viviente de esos con rictus serio y a quien parece que no le afecte nada, para bien y para mal. Yo no quiero ser un muerto viviente. Y tampoco quiero ser invisible. Querer, querer, querer... siempre queriendo. Y queriendo ser querido por quien no quiere quererte. ¿Ambición o capricho? ¿Inquietud o utopía? Dejémoslo en frustrante insatisfacción, y que suene una canción...



diumenge, 18 de novembre de 2018

aLguNAs mOTaS dE PoLVo




Subir a un escenario y comértelo. Dejarte ir, porqué tampoco vale mucho la pena quedarse. Todo da igual, y ya casi nada ni nadie vale la pena ser luchado. La verdadera batalla es la que uno libra consigo mismo, y a partir de ahí, viene todo lo demás. El que espera, desespera. Y ásperas son las arrugas de la realidad. La realidad es la única realidad. Y la mayoría de veces suele ser incomprensible. La gente es indescifrable, y no hay hacker que lo consiga. Lo que antes brillaba ahora tiene polvo encima. El sexo llama, y el cerebro no deja pasar. Y no puedes pretender desencallar algo que no has atascado tú. Como escribía hoy de manera brillante una chica que conozco, "un día descubrí que mi punto fuerte eran mis debilidades, y mi punto débil mis méritos".




dimarts, 13 de novembre de 2018

tOTaL cHAoS



Levantarme pronto un lunes como resumen de la espiral de caos y dEsoRdeN de la(s) última(s) semana(s). Ir al banco para corroborar que tienen la tarjeta que se me tragó el cajero y que previamente me habían clonado, con intento de robarme 1.000 euros (intento frustrado, una vez hice la denuncia a los Mossos y la presenté al banco). La misma tarjeta con la que no pude pagar el calefactor del baño que se me estropeó la semana pasada. Justo al día siguiente de que se me inundara el baño por culpa de un atasco del que, una vez más, mi seguro del hogar no quiso hacerse cargo. Inundación por la que tuve que anular la cita para hacer una foto que tenía de deberes para el curso de fotografía y que me motivaba recrear como reto personal. Y dos días después de pegarme una hora de desplazamiento cruzando la ciudad para ir a una exposición a la que no pude acceder porqué habían cerrado a las 17:30h de la tarde (¿qué mierda de horario es ese?). Justo la noche después dejé las bambas aireándose en el balcón y llovió de tal manera que me las dejó empapadas. El sábado me escapé antes del curro para ver a Los Planetas, y el experimento de los 20 años de 'Una Semana En El Motor De Un Autobús' con acompañamiento de cuerda fue un pelín decepcionante. Y a Mrs. Bizarre le dio un jamacuco y no pudimos vernos, y como no me dijo nada, yo rallado sin entender qué narices pasaba... a grandes rasgos, éste podría ser el resumen de mis últimos días. Quien me haya echado el mal de ojo se podría ir un poco a tomar por culo.






dimarts, 6 de novembre de 2018

sLoW dOWn





Mente indomable, látigo anímico. Fuerzas incontrolables que no sabes de donde vienen. Como un huracán que te coge sin previo aviso. Tus miedos, mis impaciencias y un exceso de alcohol mutuo son un triángulo de dEsoRdeN bizarro. Mejor que salgamos de este camino y volvamos por donde veníamos. Allí donde todo es fácil y avanzamos a toda velocidad. Y todo es sereno y fluido, y no aparecen fantasmas en una curva de madrugada. Quizás tampoco sea malo frenar un poco y respirar. O quizás sea autoengaño y querer dar un rodeo para esquivar callejones sin salida. La incerteza da vértigo, y la certeza más.





-->

dimarts, 30 d’octubre de 2018

dESeOs e iNStiNToS




Quiero escribir mi propia canción. Quiero hacer la foto perfecta. Quiero escribir palabras sublimes. Quiero sentir sin parar, aún a riesgo de muerte por sobredosis. Quiero ahostiar a los gilipollas que se cruzan en mi camino. Quiero ignorar a tanto cenutrio. Quiero sonreír como acto de rebeldía. Quiero pensar con sentido común. Quiero decir NO cuando me venga en gana. Quiero ser bueno por defecto. Quiero ser malo por virtud. Quiero prohibir el frío, la lluvia y la oscuridad. Quiero quemar todos los bancos. Quiero ver arder el parlamento. Quiero americanas y corbatas de combustible para hogueras. Quiero mearme en mucha gente. Quiero abrazar a unos pocos. Quiero follar con unas muchas. Quiero escuchar todos los discos que existan. Quiero ver todas las películas que valga la pena ver. Quiero leer libros que no me cansen. Quiero querer a quien lo merezca. Quiero odiar a quien se lo haya ganado. Quiero pse pse a quien ni fu ni fa. Quiero que te interese todo lo que te cuento. Quiero que me expliques con pasión todo lo que te enseñan. Quiero besarte sin pausa hasta morir ahogados.



PD: Escuchadlo, compradlo, disfrutadlo!



dissabte, 27 d’octubre de 2018

ZoNa teMPoRaLMeNte PeRMaNentE




Por momentos me parece estar alcanzando cierta serenidad emocional. Si se me permite, y sé que es demasiado decir para mi dEsoRdeN, incluso algo de equilibrio. En los contrastes uno puede ver la virtud, y valorar los niveles de autoengaño anteriores. Se lo comentaba anoche a R-Ojos-Claros, aunque me dé miedo decirlo muy alto para no cagarla y atraer justo lo contrario: últimamente me siento feliz. Ni que sea más de lo habitual. Hay una gran cómplice en todo ello, y a partir de aquí viene todo lo demás. Y todas las demás. Y la doble pirueta del azar me parece bizarramente extraordinaria. Ese "gracias por existir" es recíproco. Tremendamente recíproco. Ese "no sé com t'ho has fet en tan poc temps, però t'estimo moltíssim" es real, y no sólo hipérbole eufórica por ausencias acumuladas. Por una vez parece que todo cuadre, aunque no todo cuadra. Porque nada es perfecto, y la imperfección es dolorosamente bella. Como bello es observarte mientras cantas al dedillo las canciones de los granadinos. Te brillan los ojos y me encanta como vuela tu pelo panocha a un lado y al otro cuando giras la cabeza al ritmo de la música. Me parece un regalo ese presente y las emociones de incierto futuro que genera. Y me parece casi increíble la sintonía, por muchos fantasmas que haya revoloteando, amenazadores. Algo acabará fallando, seguro, pero mientras tanto, que nos quiten lo bailado. Y lo reído. Y lo charlado. Y lo soñado. Y lo compartido. Me sigue resultando misterioso que pueda haber tanta conexión y complicidad con ciertas personas, y todo lo contrario con la mayoría. Químicas y actitudes, supongo. Ya estoy tachando títulos de la lista de películas que me has recomendado, y he empezado a hacerte la mía. Y casi ni me importa que ahora estés por ahí, con alguien del que percibo claramente que también querría más cosas de ti. Consigues casi arreglarme hasta eso. Y digo "casi", porque uno nunca puede cantar victoria ante sus propios monstruos internos. Yo podría hablar también de quien me ronda últimamente. O sería más exacto decir que nos rondamos mútuamente, no nos engañemos. Pero esta noche quiero palabras puras y monográficas, ni que sea como manera de decirte gracias por ayudarme a sacar mi YO preferido. Ojalá haya venido para quedarse, y también tú. Y que se hunda el Titanic mientras nos tengamos como bote salvavidas.



dilluns, 22 d’octubre de 2018

aWAy




El mes de la sobredosis de conciertos se ha saldado con 5 más en estos últimos 10 días. Desde el gamberrismo punk de los Surfing Sirles (volved para siempre, malditos!), a la delicadeza de Fino Oyonarte o Didirri, la sexualidad desbocada de Anna Calvi, o la maravillosa magia emocional y reivindicativa de Maria Arnal i Marcel Bagés. La música lo marca todo, y es protagonista en una nueva aventura dEsoRdeNada que espero empezar en algo más de un mes, y que ha significado un chute de adrenalina y estímulo que necesitaba. Al menos en este ámbito, porqué en otros sigo con el ánimo alto y jovial. Mrs. Bizarre es la principal culpable, y nos estamos metiendo en dinámicas de normalizarnos el uno en la vida del otro de una manera tan natural, que ahora hasta me parecería imposible que no nos tuviéramos. "Gracias por existir", me dijo el otro día, cosa que sólo pude replicarle con un "gracias por existir tú también". Este miércoles nos vamos a ver a Los Planetas (si no les he visto 20 o 25 veces, no les he visto nunca...), y tenemos muchísimas ganas de compartir este concierto, porqué seguramente signifiquen igual de tantísimo para los dos. Y el jueves comienza el In-Edit, y supongo que también iremos juntos a algún documental.

Paralelamente, Morenita Amelie parece estar bajando la guardia tras nuestro último encuentro, y tengo la sensación de que tiene tantas ganas de repetir como yo. El viernes en el curro, hablando de uno de mis últimos proyectos paralelos, me invitó a su casa para ayudarme, recalcando que no habría nadie más. Y claro que me apetece, pero a la vez me parece un riesgo innecesario, y preferiría quedar en otro sitio. O si tiene que ser en casa de alguien, prefiero la mía, donde seguro que no va a llegar nadie, sea la hora que sea. Sea como sea, tengo la sensación de que la próxima vez que nos veamos fuera del trabajo pasaremos una pantalla más en nuestra relación de amor clandestino y fugaz...


*Ésta me parece una de las canciones más estremecedoras de los últimos meses...


dimecres, 10 d’octubre de 2018

My pSichOcANdy




A veces es tan fuerte el deseo que te hace confundirlo con un recuerdo inexistente de algo que nunca pasó. Y tu mente construye un relato verosímil pero falso, aunque tu Ministerio de la Verdad interno se encarga de adaptarlo y de borrar la historia verdadera, no vaya a aguarte una bonita historia de amor que nunca ocurrió ni ocurrirá. Hay veces también que las dudas o la fatiga intentan hacerte olvidar ese deseo que te desgasta por dentro, echando toneladas de rutina para enterrar el brillo puro de ese amor por explotar y que, por qué no, podría llegar a ocurrir. Y en mitad de toda esta vorágine de trabas, persuasiones y juegos de espejos realidad-ficción, andas tú. Desorientado, nadando contracorriente, dando bandazos, e intentando no perder la cordura o la lucidez que exige cada momento. No es fácil y parece que para ti la dificultad siempre sea doble. O triple. Y el compositor de tus tragicomedias vitales se lo pasa en grande añadiendo personajes que interfieren en la trama. Distorsión, humo, penumbra, mirada al suelo. Un, dos tres... dentro canción!