dijous, 23 octubre de 2014

LeS hÒStiEs dE La iAiA



Medio cegato perdido, y estoy por mirarme una cadera nueva en eBay. Todo lo bonito que me lo habían pintado resulta que tendría un coste (de mi bolsillo, claro; sobre el riñón y medio, aproximadamente), y en la pública ya hace 9 meses que espero hora para el traumatólogo. Cuando he salido de allí con una decepción del tamaño del agujero de una Black Card, me han venido ganas de irme a la Conselleria de Sanitat a quemarla con el conseller en cap el primero y sus amiguitos de la privada después. Y más cuando he llegado a casa y el puto helicóptero de 5000 euros la hora sobrevolaba diSoRderLand para tortura de los vecinos, porqué para pegar mamporros y controlar a la gente no hay recortes. Tal y como nos decía ayer la yaya que ahostia las cocas, "cuando lo hago pienso en todos los que nos recortan". Y os aseguro que le pega con mala leche, la abuela. El sábado cierran el restaurante, y es una lástima que desaparezcan locales tan singulares y con tanta solera y tradición. Aprovechamos el viaje para comprar embutidos, que es zona porcina, y es una pasada volver a probar productos que saben realmente a lo que son, y no esos fakes que compramos cada semana en el súper.

Me ofrecen cosas interesantes pero creo que no quiero seguir regalando mi tiempo ni dejándome la vista en pantallas que me están friendo la retina. Y lo llaman progreso... veo en un programa de reportajes que hay quien quiere adaptar los horarios al sistema europeo y me indigno de tanto cretinismo. Que a mi no me vais a vender la moto de que descansaré más si tengo que levantarme antes, cenutrios! Todo lo contrario: haced que me levante más tarde, y estaré más activo, creativo y productivo en mis horas buenas de tarde-noche. Pero bueno, es lo que siempre he dicho: el trabajo envilece al hombre. Y es lo que permite a los poderosos tenernos controlados, ocupados y preocupados. Tener algo que perder nos convierte en seres conservadores y miedosos; y, por tanto, fácilmente domesticables y controlables. Tendríamos que volvernos todos locos y recuperar elementos históricos tradicionales europeos: como la guillotina. Ahora mismo lo veo como la única posibilidad real de regeneración democrática. Dicen que una vez, hace ya muchos años, en una galaxia lejana hicieron un telediario en que no salía ningun caso de corrupción; pero yo no me lo creo...



dilluns, 20 octubre de 2014

cOnfeSioNeS íNTiMAs dE uN (dESoRdeNado) SaNTo PeCadoR



Algunas cuentas de twitter o leer libros sobre determinados personajes me hacen creer en la existencia de vida inteligente, que es eso que suele quedar sepultado por toneladas de excrementos de vacía rutina, nimiedades varias, los falsos dramas que algunos se montan (nos montamos) para darle algo de supuesta transcendencia a su (nuestra) vida de mierda, y todas esas absurdas capas de idiotez que aplicamos en nuestra cotidianidad, por imitación o pereza. Todos somos cómplices de que el ser humano ejercite un 1% de sus capacidades reales, sobretodo por lo que a actividad cerebral se refiere. Si uno se para a pensar, el 99% de las conversaciones que uno mantiene a diario son totalmente intranscendentes, superficiales o escasas de interés real o profundidad humana. Conocemos bien poco los unos de los otros, de nuestra manera real de pensar, sentir, percibir el mundo, expresarnos sin represiones... porqué nuestra esencia permanece escondida tras más puertas que una prisión de alta seguridad, o que el cuartel general del Superagente 86. Todo es puro miedo, claro. Una prudencia extrema por no resultar frágiles, expuestos a cualquier agresión externa y al dolor que nos pueda comportar, o a los juicios de valor que hagan los demás sobre nuestra persona. La cuestión de fondo para intentar solucionarlo, me parece a mi, es asumir nuestra propia condición de seres patéticos, miserables, imperfectos, incoherentes y, en definitiva, humanos. Resta mucha presión saberse lejos de todos esos cánones ideales de estética y ética con los que nos intentan engañar a diario en anuncios, películas y demás píldoras aleccionadoras edulcoradas. Y también hay que saber mirar a los demás con el mismo rasero: por mucho que alguien nos pueda impresionar, es igual de patéticamente humano (entendido este adjetivo en el sentido más peyorativo) que tú y que yo. Las apariencias son mierda, y no hay más. Anoche sentí deseos violentos REALES de bajar con un bate de béisbol y apalear la cabeza del vecino subnormal que a la una de la mañana llega borracho y armando jaleo con otros borrachos que gritan y ríen. Obviamente, no lo haré, porqué la sociedad nos educa para saber reprimir estos instintos salvajes y evitar el caos y la anarquía universal, pero tampoco creo que tenga que sentirme avergonzado por mis instintos. Me parecen una reacción lógica y muy humana, y una expresión de enorme rabia contenida (que sentí físicamente en mi estómago, con una sensación de tensión extrema que hoy todavía notaba de manera 'resacosa'...) ante el sentimiento de injusticia que me provocan estos seres egoístas y que desprecian a los demás, con total falta de respeto y empatía. Que me insulten tras haberles gritado reclamando que se callaran me da exactamente lo mismo, porqué no ofende quien quiere sino quien puede. Y, lógicamente, ante sus repetidas exhibiciones de cretinismo y egoísmo, no le respeto en absoluto, porqué me parece lo más justo. Ya he decidido que si se repite algo similar, lo grabaré y llamaré a la patrulla, y que les den por culo. Preferiría no llegar a este extremo, pero cuando alguien no te respeta y rompe la convivencia sin venir a cuento, tú no tienes por qué respetarlo.

Todo esto venía también porqué hoy cumple años una de las dos personas a las que más quiero en este mundo. Y aunque los 3 siempre hemos tenido una gran relación, es cierto que nunca hemos conseguido llegar a ciertas profundidades relacionales (quizás me esté inventando la palabra, pero me da igual, y creo que se entiende el concepto). Y aunque me encantaría lograrlo, admito que no me sale. Es curiosa la lógica de los roles adquiridos, y lo difícil que resulta romper determinadas rutinas, barreras o autocensuras inconscientes. Muchas de las cosas que publico aquí sin ningún tipo de complejos ante ojos completamente desconocidos, no sabría ni cómo intentar expresarlas con ellos. Y es verdaderamente triste que eso pase, pero supongo que también es humano (entendido este adjetivo en el sentido más peyorativo). Es como cuando intentas hablar con alguien en otra lengua a la que estáis acostumbrados: es imposible, no sale de manera natural. Supongo que por eso siempre he pensado que me encantaría que algún día leyeran este blog, aunque yo no lo supiera, para conocerme mejor, y que supieran las cosas de mi que yo no he sabido transmitirles ni explicarles. Porqué todo esto también soy yo, y quizás no lo sepan (o quizás sí lo saben, y aquí el que no se entera de la película soy yo). 

Y a todo esto, no quiere que gastemos ni un céntimo en comprarle nada, pero a mi no me sale tanta frialdad. Y aquí me tenéis, buceando en internet y saltándome las barreras de la supuesta legalidad que les interesa a unos pocos con mucho dinero y poder, para llevarle el último disco de una de sus bandas favoritas, aunque sea en versión mp3, dadas las dificultades para encontrarlo en diSoRderLand de manera física. Va por ti, papi...




dijous, 16 octubre de 2014

sE VeNde CeRebRO (RaZóN, aQuí)




Quizás sea porqué últimamente he escuchado y tocado canciones de adolescencia que hacía años que se habían sumergido en las profundidades, aunque con el tiempo te des cuenta de que, aunque simples, eran realmente buenas, y la intuición era certera. Es curioso, porqué ahora esas ausencias ya no duelen, y las obsesiones son en voz baja, y casi añoras aquellos pinchazos ventriculares que lo hacían todo tan melodramáticamente intenso. Ahora incluso te puede parecer que eres capaz de domarte a ti y a tus deseos, aunque cada mensaje que te llega por medios inimaginables en aquellos años te sube un poco la adrenalina, por aquella eterna curiosidad que no se te irá ni con lejía, por muchos años que pasen. A ver qué me dirá, a ver si entra al trapo, a ver cómo responde a mi pinchazo, a ver si tiene sangre u horchata... el pragmatismo puede restar magia pero es más llevadero. Aunque una vocecilla ahí dentro te diga a gritos que ojalá alguien te lo trastoque todo de arriba a abajo. Las candidatas se van sucediendo en un carrusel de pegas cada vez más monótono, porqué nunca nada es como uno querría. Y hay actitudes y miedos ajenos que no podré llegar a entender en la vida, y que acaban derivando en pequeñas gotas malayas de frustración. Hay veces que ser un polvo y ya está es liberador, pero otras veces ser un polvo y ya está te sabe a poco. O incluso a muy poco. Hay veces que la vida cansa, y por mucho que te esfuerces no hay manera de cambiar determinadas dinámicas, y lo que hace unas pocas semanas se te presentó como una novedad excitante empieza a cansar, por falta de iniciativa y ambiguo interés. Que el día oscurezca cada vez más pronto no ayuda, y encima empieza a hacer fresco, y querrías huir de este callejón sin aparente salida y aparecer en la otra punta del mundo, con una vida por estrenar, nuevas caras, nuevas historias, nuevas oportunidades... o qué sé yo. No he perdido el humor, pero me aburro. Me cuesta horrores encontrar estímulos humanos, conexiones químicas y complicidades sin fecha de caducidad. Me canso y me cansáis por igual. Y si no fuera porqué existen cosas como Los Punsetes, creo que un día de estos se me empezaría atrofiar el cerebelo, de tan poca actividad que me exige el mundo exterior...




dimecres, 15 octubre de 2014

oN th CiNemA: 'bOyhOod'



La vida se acelera de día, pero se frena de noche. Preferiría que fuera al revés, la verdad. Coges el peso de iniciativas para algunos amigos, y te cuelgas en otras para otros. Supongo que no das para todo. Siempre me ha gustado hacer regalos, y buscarles un por qué, el vínculo cómico y también la complicidad. Vuelvo a tener estadísticas de visitas a médicos más propias de un sexagenario, y al final ya me lío de si estas pruebas eran para el tema de tal o para el de pascual. Comidas en terrazas con barril de cerveza y hamburguesas a tutiplén. Cenas con pasteles, plumas, preparativos de bodas, y malas noticias. Me reafirmo en mi convicción de que no sabemos apreciar el enorme valor de la supuesta normalidad, eso que no echas a faltar hasta que te falta. Noticias políticas que no sorprenden en absoluto, ni tampoco variarán la voluntad popular, que ha sido en todo momento el motor de todo este proceso. Conversaciones con G-Punk, pero no acaba de reaccionar, porqué las cosas nunca acaban siendo como uno quisiera. Eterna condena a la que uno se acaba acostumbrando. Siempre nos quedarán  las realidades paralelas y el vivir otras vidas de papel o celuloide. 'Boyhood' es muy recomendable, por algunos diálogos brillantes, por la manera en que se rodó, y también por la banda sonora...



dilluns, 13 octubre de 2014

dESeO NoRMaLidAd (La JuSTa, VayA...)




Siempre he sido bastante frágil de salud, pero últimamente estoy hecho un auténtico pupas: cuando no son catarros, son gripes intestinales; cuando no, mareos y náuseas aleatorios; que si demasiadas plaquetas en sangre, que si una muela cascada... o, lo último, que una salsa agridulce del chino te provoque una reacción alérgica y un herpes labial. Mi primer herpes labial en toda una vida. Precioso todo, oigan. A todo esto, al final me operan de la cadera para evitar males mayores a medio-largo plazo, pero lo bueno es que, con muchas probabilidades, debería poder volver a jugar a fútbol en 3 meses tras la operación. No hay mal que por bien no venga, y lo mejor de todo es tener un diagnóstico claro tras año y medio de dudas, incertezas y mareos médicos, y también una solución. Hasta que no me vea jugando con normalidad y sin molestias no me lo creeré, pero por primera vez en 18 meses, empiezo a ver la luz al final del túnel. Mientras, G-Punk sigue sin dar señales de vida y dudo de si darle un toque o si pasar de ella completamente. Y a todo esto, la Chica del Novio Imaginario dejó de serlo en el concierto de Morrissey del viernes, cuando apareció con el susodicho entredicho. El bolo estuvo correcto, y celebro haber podido ver por fin a uno de los grandes iconos del pop de finales del siglo XX, aunque admito que me decepcionó un poco por ritmo y repertorio. Y aunque Mozzer conserva de maravilla la voz, el sarcasmo y el carisma, lo cierto es que se le ve algo cascadete, y por lo que dijo en una entrevista en El Mundo, mucho me temo que cualquier día de estos nos dé un disgusto... lo peor de todo fue encontrarme atrapado de pleno con la marabunta choni que salía del concierto de Malú, justo a la misma hora. Y es que mientras Morrissey no llena ni un Sant Jordi Club, Malú toca en el Sant Jordi. Éste es el nivel del país en el que vivimos...



dimecres, 8 octubre de 2014

qUe mAdRuguE Tu AbuELa




La tiranía madrugadora es algo contra lo que deberíamos rebelarnos con virulencia revolucionaria. Ok, acepto que para hacerme unas analíticas tenga que ir en ayunas, pero qué más da ir a las 8h que a las 12h, mientras no haya comido nada en las últimas 6, 8, 12 o las horas que haga falta? Si me levanto a las 11h puedo aguantar perfectamente en ayunas hasta las 12h, y es exactamente lo mismo que si me levanto contranatura a las 7h para que me peguen el pinchazo a las 8h. Pero no, todo en esta vida está abocado hacia la gran falacia de que madrugar es algo bueno, o la soberana gilipollez de que "aprovechas más el día". Y UNA MIERDA! No es cuestión de levantarse antes, sino de las horas que luego estés despierto y activo, y del rendimiento que les saques. Y yo ya os digo que si me hacéis despertarme con un despertador, voy a estar zombie hasta media tarde y no voy a rendir una mierda, y malgastaré completamente el día en cuestión. Y por un tema de biorritmos, me siento infinitamente más activo y creativo de tarde-noche, así que ya os digo yo que levantándome de manera natural a las 11h. y yéndome a dormir a las 3h aprovecho infinitamente más el día que si me despierto por medios artificiales a las 8h o incluso en horas más inmorales impuestas por la burguesía que explota a la masa asalariada por un salario indigno. Me sulfura muchísimo que la gente acepte como 'normales' estos hábitos insalubres y antinaturales. Pero por suerte, mientras el mundo malgasta su tiempo durmiendo a estas horas de la noche, yo lo aprovecho pegándome unos bailes en el salón a ritmo de la rompecinturas Mary Wells...




dilluns, 6 octubre de 2014

o TodAs O niNgunA





Los radares femeninos se han activado. Huelen la sangre fresca a distancia, como pasa siempre por esas extrañas leyes intangibles que, no sabes por qué, pero funcionan de manera infalible. Mientras G-Punk esconde la cabeza debajo del ala a mi pesar, la A-Coetanea recibe con ilusión mis mensajes, me dice de volver a vernos y me invita a su cumpleaños. Y es de aquí a 6 meses. Y el azar me bacila, y hace que me encuentre por la calle a I-Gafapasta, a quien hacía un montón que no veía. Charlamos un rato, y su cara y sus gestos delatan cierto nerviosismo, 3 años después de un par de encuentros a medias con cosas pendientes. Nos despedimos, y cuando llego a casa me digo a mi mismo "qué narices; a esta vida hemos venido a jugar". Y juego, y entra en el juego, y un cuarto de hora después estamos sentados en un bar, y luego en otro, y está clarísimo que el tercero será mi sofá, y que será el tercer viernes seguido de despendule hedonista. Ya no hay quien pare este dEsoRdeN, porqué dEsoRdeN llama a más dEsoRdeN, como un efecto mariposa de consecuencias inimaginables. Y es mejor no imaginar nada, y dejar que sea la realidad quien imagine mundos mejores donde nada importe: ni trabajar mañana, ni que te contagie un catarro, ni que vayas a dormir poco otro viernes más. Todo minucias que quedan borradas por roces, sabores y batallas de carne y deseo. Y, claro, así todos los grandes pequeños dramas de la cotidiana humanidad son más livianos: que un puto autobús tarde mucho en venir; que se te venga una montaña de trabajo encima, o que G-Punk siga con la cabeza escondida debajo del ala, mientras te cuestionas si apretarla, o si es mejor pasar de ella, que suele ser el mejor método para que dejen de pasar de ti. Ahora lo más importante de todo es que estos primeros síntomas de catarro se queden ahí, porqué el viernes tengo mi primera cita con alguien a quien quiero ver sí o sí; y no tanto por su presente, sino por su maravilloso pasado de trágico romanticismo exagerado...



dimarts, 30 setembre de 2014

oS OdiO (pEro fLoJitO)



Por mucho que cumpla 50 años, sigue siendo tremendamente actual, verdad?

Y mientras los estamentos de este estado Timocrático que nos toca padecer activan todo su arsenal de demagogia y represión, la vida por fuera se tiñe de gris, y de lluvia, y de primeros fríos, y de oscuridad, y de esta mierda de época de depresión cortavenas que está a punto de empezar, para desgracia de la humanidad. Pero por dentro me siento de un seguro que da más vértigo que los mareos que vuelvo a sentir últimamente, y me niego a caer, y estos días tan intensos han sido los mejores cómplices. Visitas de pelo negro con inexplicables complejos de patito feo que hacen brillar la noche, y me atiborran de galletas deliciosas, de divertidas aventuras de Romcom, y de situaciones de vida en un sofá que uno no quisiera que se acabaran nunca. Reencuentros de éxitos futboleros con pulpo a la gallega y lechal de por medio. Bodas donde recordar amistades sepultadas por los grilletes de la rutina, y donde pasarlo en grande sin necesidad de más droga que la buena música y la gran compañía. Aunque un trágico episodio haya teñido de luto lo que tenía que ser únicamente una gran celebración de amor y vida. Me sentí muy orgulloso de que me vinieran dos personas que no conocía de nada a decirme que se habían reído con mis caras y mis gestos de indignación y reprobación hacia el sermón de un cura de insoportable afectación y tono de voz terriblemente artificial. Sí, amiguitos, no sólo me cago por dentro en todas las putas religiones del mundo, sino que se ve que no lo sé disimular por fuera. Botas, camisa y americana formaron parte del disfraz del día (no, listillos; no me he puesto una corbata en mi vida, ni pienso hacerlo mientras pueda evitarlo), pero todo muy informal, así que tampoco me sentí especialmente disfrazado. G-Punk dice no sentirse muy animada y que, aunque se lo pasó muy bien conmigo, ahora le da cosa volver a quedar. Yo le he dicho abiertamente lo que pienso y lo que me apetece, y le ha encantado. No sé qué pasará, pero sea lo que sea, me sigo cagando en esta maldita manía que tiene mucha gente (y especialmente, muchas mujeres) de sobrepensar. De verdad, el día que se os quite la gilipollez de la cabeza y os dediquéis simplemente a disfrutar con espontaneidad y vivir tal como viene la vida, quizás logréis ser un poco felices...



dimarts, 23 setembre de 2014

uN pOSt CoMo cuALQuieR OtRo




Por mucho que odie la lluvia, hoy no me ha importado. No he salido de casa en todo el día, y ha sido una excusa como cualquier otra. Que a las 20h ya sea de noche sí que es un mazazo de los grandes, porqué es un aviso de que el otoño ya está aquí. La vuelta a los reinos de Mordor no puede ser otra cosa que una pésima noticia para la vida, así en general. Igual que la existencia impune de terroristas de la palabra como Rosa Díez, Miguel Ángel Rodríguez y demás cromagnones de la piel de toro y olé. Leer otros artículos deliciosos ya daría gusto de por sí, pero el contraste con la caverna los hace brillar todavía más. Aunque no esté de acuerdo con el título, porqué no se trata de que nos admiren, sino simplemente de que nos escuchen para podernos entender unos y otros. Tan fácil como eso. Construir o destruir es una mera cuestión de actitud y talante, supongo. Otra cosa que he leído hoy y me ha encantado ha sido el discurso de la actriz Emma Watson en la ONU sobre feminismo. Siempre he sido muy escéptico con ese concepto, porqué nunca he creído en las tesis más extremistas del movimiento. Al fin y al cabo, hacer lo mismo que el machismo pero al revés no solucionaría nada. Pero me ha encantado el enorme sentido común del texto, la mesura y la voluntad de empatía que propugna entre ambos sexos. Y hablando de sexos, me ha llamado la atención la noticia de los Erasmus: se ve que un 27% de los estudiantes de este programa han conocido a su pareja estable durante su estancia en el extranjero, y desde 1987, han nacido un millón de niños fruto de estas relaciones. Lo del Erasmus siempre fue una cosa que me quedó por hacer en la vida, aunque no precisamente por lo de los bebés...



dilluns, 22 setembre de 2014

hAN deSPeRtadO aL MoNStRuO...?




A veces, los cambios de sábanas surgen efecto. Porqué de eso se trata: de intentar escapar de toda lógica y vacilar a la vida. Y de que los cumpleaños sorpresa no lo sean sólo para la homenajeada. Y de que ese pensamiento, verbalizado horas antes, de que este año volverías a salir en fin de semana, se te vaya de las manos. De constatar que cuanto menos busques una cosa, más la encontrarás. De que cuanto menos caso le hagas a alguien, más te vendrá a buscar. De que no hay nada más seductor que ver a alguien que no intente serlo contigo. Fiambreras, duchas exprés, camiseta a rayas, camuflarse mientras otras compinches se encargan de llevar a cabo el plan, sorpresas emocionantes o un video a traición. Caras que imprimiste mentalmente el día de la grabación, comida a punta'pala, bailes y alcohol. Spoilers casuales involuntarios de avance de contenidos en un baño ocupado y sin pestillo justo en el momento preciso. No atacar cuando quedan 3 puertos de montaña y hacer tu etapa. Conocer caras nuevas que son coetáneas y te dan su teléfono. Encontrarte sin comerlo ni beberlo con G-Punk y otra de las amigas de la homenajeada en mitad de la calle, con los demás supervivientes ya en taxis. Que el metro esté abierto y abra las puertas de lo inevitable. Llegar, intentar juntarte con los demás, y que un segurata subnormal diga que te estás colando y te envíe al final de la cola. Hacerle caso porqué es inútil intentar razonar con simios, y que G-Punk compre una cerveza para amenizar la espera. Que otro simio encuentre la excusa perfecta para vacilar de autoridad y pagar los traumas de su atrofia cerebral con los que estamos allí para pasar un buen rato y nada más. Que no entráis, y que claro que no entramos en este garito de mierda. G-Punk se siente culpable y a mi no me da la gana de que pague los platos de la atrofia del otro. Momentos de duda, y optamos por irnos los 3 a bailar a otro local calle arriba a la salud de todos los mongos del mundo y parte del universo. Segurata encantador, porqué eso es (o debería ser) lo normal, y 3 semidesconocidos a darlo todo en suelo resbaladizo. Bailes, risas, y G-Punk saca un billete falso para pagar el garrafón con el que nos quieren envenenar. Quien roba a un ladrón... ir al lavabo y que a la vuelta haya 2 buitres al ataque, como diciendo "quien se va a mear, pierde su plaza para ligar". La amiga que opta por huir del acoso y del lugar, momentos de duda, decirle a G-Punk que me voy, y que ella opte por venirse conmigo para decepción del buitre. Brazo vs. hombro, mano vs. mano y todo lo demás, porqué no hace falta decir nada que ya están gritando dos miradas encadenadas. Que si vengo, que si no. Que si esta noche no duermo y me cagaré en todo mañana, pero quiero cagarme en todo mañana. Cuando todo es tan imperfecto quizás sea incluso más bello, pero habría pagado por quedarme todo el día en ese oasis en forma de sofá. Y por un despertar con esa exacta risa pícara y ese dorado enredado en mis dedos y ese mismo olor, pero con algo más de 50 minutos escasos de relativo descanso, previos a 12 horas de auténtica tortura china. Todo tiene un precio, y quizás sea todo una señal que me esté diciendo que ya está bien de sacrificar según qué cosas y perderse horas de gasolina vital. Y un intento de recordarme que, aunque últimamente he intentado odiarlos con todas mis fuerzas, los viernes siempre me han sentado bien. Miedo me doy volviendo a decir esto...