dilluns, 22 d’octubre de 2018

aWAy




El mes de la sobredosis de conciertos se ha saldado con 5 más en estos últimos 10 días. Desde el gamberrismo punk de los Surfing Sirles (volved para siempre, malditos!), a la delicadeza de Fino Oyonarte o Didirri, la sexualidad desbocada de Anna Calvi, o la maravillosa magia emocional y reivindicativa de Maria Arnal i Marcel Bagés. La música lo marca todo, y es protagonista en una nueva aventura dEsoRdeNada que espero empezar en algo más de un mes, y que ha significado un chute de adrenalina y estímulo que necesitaba. Al menos en este ámbito, porqué en otros sigo con el ánimo alto y jovial. Mrs. Bizarre es la principal culpable, y nos estamos metiendo en dinámicas de normalizarnos el uno en la vida del otro de una manera tan natural, que ahora hasta me parecería imposible que no nos tuviéramos. "Gracias por existir", me dijo el otro día, cosa que sólo pude replicarle con un "gracias por existir tú también". Este miércoles nos vamos a ver a Los Planetas (si no les he visto 20 o 25 veces, no les he visto nunca...), y tenemos muchísimas ganas de compartir este concierto, porqué seguramente signifiquen igual de tantísimo para los dos. Y el jueves comienza el In-Edit, y supongo que también iremos juntos a algún documental.

Paralelamente, Morenita Amelie parece estar bajando la guardia tras nuestro último encuentro, y tengo la sensación de que tiene tantas ganas de repetir como yo. El viernes en el curro, hablando de uno de mis últimos proyectos paralelos, me invitó a su casa para ayudarme, recalcando que no habría nadie más. Y claro que me apetece, pero a la vez me parece un riesgo innecesario, y preferiría quedar en otro sitio. O si tiene que ser en casa de alguien, prefiero la mía, donde seguro que no va a llegar nadie, sea la hora que sea. Sea como sea, tengo la sensación de que la próxima vez que nos veamos fuera del trabajo pasaremos una pantalla más en nuestra relación de amor clandestino y fugaz...


*Ésta me parece una de las canciones más estremecedoras de los últimos meses...


dimecres, 10 d’octubre de 2018

My pSichOcANdy




A veces es tan fuerte el deseo que te hace confundirlo con un recuerdo inexistente de algo que nunca pasó. Y tu mente construye un relato verosímil pero falso, aunque tu Ministerio de la Verdad interno se encarga de adaptarlo y de borrar la historia verdadera, no vaya a aguarte una bonita historia de amor que nunca ocurrió ni ocurrirá. Hay veces también que las dudas o la fatiga intentan hacerte olvidar ese deseo que te desgasta por dentro, echando toneladas de rutina para enterrar el brillo puro de ese amor por explotar y que, por qué no, podría llegar a ocurrir. Y en mitad de toda esta vorágine de trabas, persuasiones y juegos de espejos realidad-ficción, andas tú. Desorientado, nadando contracorriente, dando bandazos, e intentando no perder la cordura o la lucidez que exige cada momento. No es fácil y parece que para ti la dificultad siempre sea doble. O triple. Y el compositor de tus tragicomedias vitales se lo pasa en grande añadiendo personajes que interfieren en la trama. Distorsión, humo, penumbra, mirada al suelo. Un, dos tres... dentro canción!



dimarts, 9 d’octubre de 2018

cONtRAdiCciONeS




Supongo que una de las razones de mis impaciencias es el miedo a convertirme en rutina para alguien que quiero que me perciba como un ser excitante. Y es curiosa la tranquilidad con que me tomo el deseo de alguien que podría parecer inalcanzable y ya me ha demostrado que está en la yema de mis dedos, y en cambio me aprietan las ganas de la que podría parecer más asequible, por cercanía emocional en estos últimos meses. Es complejo el funcionamiento de la mente. Y la mía más (algo que debe pensar el 99'9% de los mortales). Hay momentos que Mrs. Bizarre me aporta mucha serenidad, y otros cierta ansiedad. El miedo a perder lo que realmente no tienes es realmente absurdo. Me gustaría ser capaz de sentir y gestionar la letra de 'Bird Sounds', pero no es fácil. El amor es egoísta y no debería. O quizás no es amor, sino un fake barato. Asumir tus propios defectos y trabajarlos ya es un primer paso, pero hay mochilas que pesan y generan inseguridades poco recomendables y muy poco sexys. Justo lo contrario que me pasa con Morenita Amelie. Contradicciones producto de los roles y químicas que se establecen entre dos personas, y que pueden ser tan distintas respecto a los que se generan con otra persona diferente. Y quizás sería mejor y más bello decirlo de otra manera más poética, pero a veces me sale el alien racional que comparte cuerpo con mi YO más puro e instintivo. Seguramente porqué necesito verme en letras para intentar leerme mejor. Lo de entenderme, ya, si eso, en otra vida...



dilluns, 8 d’octubre de 2018

tRiÁNguLoS biZaRRoS dE aMOr (o SeXo)




Otoño ahí fuera, verano ardiente y frenético aquí dentro. Parece que no pueda estar en equilibrio con lo que marca el mundo exterior. Seguramente porque mi mundo interior es lo único que me importa, y suele estar en máxima ebullición. Los últimos días han sido intensos en muchos sentidos, y todo se dEsoRdeNa cuando parecía estar entrando en un cierto equilibrio, dentro de mis posibilidades. Con la llegada de otoño y del maldito putísimo frío vuelve la cálida y frenética primavera musical, con montones de conciertos y festivales en vistas. En 7 días he ido a Beach House, José González y Rayland Baxter, y esta semana tengo citas con Els Surfing Sirles, Didirri, y Anna Calvi. Y todo lo que viene en las próximas semanas...

Mrs. Bizarre y yo seguimos en contacto permanente. Los whatsapps y notas de voz varias veces al día ya son casi como una costumbre, y no sé si eso es bueno o es malo. Esta semana nos vimos una noche que vino a mi casa a imprimirse un trabajo de la facultad a la que acaba de volver años después, pero esta vez para estudiar Humanidades por gusto. Al día siguiente fuimos al cine a ver 'Caras y Lugares' aprovechando la fiesta del cine. Y el viernes al bolo de Rayland Baxter. Sigo sin tener claro si me ve como un amigo o como algo más, pero tampoco quiero forzar la máquina, porque hasta ahora todo ha sido súper natural y espontáneo, y así quiero que siga. Por mucho que las ganas quieran apretar el acelerador por momentos. Pero ya ha dejado caer en más de una ocasión que no le gusta que le vengan detrás, así que intento hacer la mía y prestarle la atención suficiente, en un difícil equilibrio de man on the wire.

Y como no podía ser de otra manera, (re)aparecen otros personajes en la historia para complicar más la trama. El jueves fui con L-De-Lesbiana a ver a José González al Auditori (sorprendente y fantástico concierto!), y como sabía que iba a ir, le comenté a Morenita Amelie de hacer una cerveza después. Morenita Amelie es la chica del curro (sí, vuelvo a caer, mongolo de mi...) con la que hace años hay una atracción bastante evidente que no se concretó hasta este último Primavera Sound. Desde entonces, había intentado volver a quedar con ella varias veces, pero era evidente que ella prefería evitar la tentación para que no volviéramos a caer... cosa que volvió a pasar este jueves. Hicimos una cerveza junto a L-De-Lesbiana, pero cuando ella se fue para casa, nos fuimos los dos a hacer otra copa en una bar cutre de allí cerca. Me admitió sin pedírselo que me había evitado para no encontrarnos nuevamente en esa situación, pero el lenguaje de gestos, miradas, contacto constante con las manos... indicaba claramente lo que iba a acabar pasando. Y pasó, claro. Mientras nos besábamos apasionadamente en mitad de la calle me pidió que por favor parase, y me dijo que lo mejor era irse cada uno por su lado, pero la escena duró todavía un rato más de falsas despedidas cortadas por impulsos y tensiones imparables. El deseo recíproco es evidente, y aunque sigue dudando muchísimo sobre su relación de pareja, ésta es un handicap que no facilita las cosas. Y sinceramente, yo ahora quería estar tranquilo para centrarme en Mrs. Bizarre. Lo de siempre, o dos piedras o todo de golpe, y cabeza, corazón y testículos hechos un lío de dimensiones dEsoRdeNadas...




dimarts, 2 d’octubre de 2018

Ni oLVidO Ni pERdóN




Una ex-compañera de clase ha puesto hoy en FB que hace 20 años empezamos a estudiar juntos en la facultad. Por aquellos caprichos de la vida, hoy he empezado un curso de fotografía, y que yo recuerde, no había vuelto a las aulas desde entonces. La profesora es una chilena muy maja y con la que ha habido feeling. Como deberes nos ha puesto una fotografía para la semana que viene acorde a lo que cada uno le ha dicho que es el tipo de foto en el que más cómodo se encuentre. Justo al salir de clase me he ido a la manifestación del primer aniversario de la ignominia policial del 1 de octubre del año pasado, y creo que ya tengo la imagen que nos ha encargado. Esperaré a enviársela todavía porqué esta semana voy a un par de conciertos, no vaya a ser que me guste más alguna otra foto que pueda hacer allí.

El jueves fuimos con Mrs. Bizarre (aka Tired Nurse) a ver un documental sobre el turismo masificado en diSoRdErLand que ha hecho una compañera de curro. Sin saberlo, nos encontramos allí con La Chica Del Ex Novio Imaginario, que fue con su mejor amiga (a la que también conozco). Admito que tuvo algo de dulce vendetta, aunque suene estúpido y algo infantil. Pero vaya, que si fue una gran noche fue por la compañía, la conversación y toda ella (mrs. Bizarre). Me pone de muy buen humor y me saca lo mejor de mi mismo, y ya sólo por eso merece la pena esta relación espontánea e indeterminada que hemos ido tejiendo en los últimos meses (y sobretodo, en las últimas semanas). No hay día que no hablemos, y el hecho de vivir a 3 minutos también ayuda a que quedemos bastante. Al día siguiente nos fuimos a ver a Beach House (muy bien también los teloneros, Sound Of Ceres), y le presenté a Hermano Ficticio-R. Se cayeron muy bien, cosa que ya sabía que pasaría. En un momento que ella fue al baño, él me dijo que menuda diferencia con La Chica Del Ex Novio Imaginario, y le reconocí que estoy dándome cuenta de muchas cosas ahora, por contraste. Luego nos fuimos ella y yo a ver a un colega suyo que tocaba también esa noche, y después nos fuimos para casa. No pude resistirme más y la besé dos veces, y aunque no me evitó y sonrió, sigue admitiendo que está "asexuada" y que mejor no forzar la máquina, que "es muy rara y sería peor". No tengo prisa. O sí que la tengo, pero puedo esperar. Aunque pueda parecer contradictorio, también puede ser complementario. Al día siguiente volvió a decirme de quedar, pero no conseguimos cuadrar agendas ni tempos. Hemos seguido hablando cada día, y espero que este viernes vayamos juntos al bolo de Rayland Baxter. Concierto al que, por cierto, La Chica Del Ex Novio Imaginario me dijo que tenía entrada...




dijous, 27 de setembre de 2018

mE cALmaS




Qué fácil es arreglar las cosas cuando hay voluntad de hacerlo. Y cuando hay suficiente humildad y honestidad para admitir un error, y generosidad y empatía para entender al otro y perdonar. Menudo contraste con otras situaciones recientes. También para crecer uno mismo es necesario tener a la persona adecuada al lado, y eso ayuda a entender la complejidad de las relaciones humanas, y a detectar y elegir bien a quién quieres tener alrededor. Y a quién es mejor tener bien lejos. A veces es más fácil empezar a elegir mediante descartes. Y a veces no los necesitas, porqué lo ves todo clarísimo desde el principio. ¿Es posible la excitación equilibrada? ¿El deseo armonioso? ¿Existe el amor sereno? ¿O eso es pura contradicción? ¿Es mejor no enamorarse para que el amor dure más? ¿Que todo parezca encajar es el camino más corto a la frustración? ¿Puede haber orden en el dEsoRdeN? Esa es una pregunta metafísica demasiado difícil de responder...



dimecres, 26 de setembre de 2018

aSk mE, AsK Me, asK Me




Aprender a gestionarse a uno mismo. Con tus propios errores, tus propias neuras, tus propios impulsos. Ser consciente que no dejamos la escuela cuando salimos por la puerta del colegio el último día de clase del último curso, ni tampoco de la universidad. Todo lo que hacíamos entonces entre 4 paredes es sólo la base para edificar lo que tenemos en algún lugar abstracto entre carnes y huesos. Alimentarlo con canciones, libros, películas, experiencias o conversaciones. Con aciertos, y sobretodo con desaciertos. El error es virtud, aunque siempre nos lo hayan vendido como defecto o fracaso. Nos han enseñado tantas mentiras en nuestra vida que alguien debería pagar por ello. O quizás deberíamos cobrárnoslo directamente sin preguntar. Tal y como nos preguntábamos hoy: ¿es lícita la violencia contra los que intentan imponerte su verdad desde posiciones y actitudes de abuso? Yo cada día estoy más convencido que sí. Porqué el abuso en sí ya es violencia, y resulta difícil contrarrestarlo de otro modo. Las cuestiones morales serían otro tema, pero desde el mismo momento en que luchas contra algo que carece de moralidad, ¿tiene sentido serlo? Preguntas y más preguntas. Tan o más importantes para crecer que las consiguientes respuestas...



dimarts, 25 de setembre de 2018

eL RoCe hACe eL CaRiÑo




Te metes en mi vida y yo me dejo. Me gusta que estés y que seas. Y conforme las risas dan paso a las cervezas o viceversa, se me caen besos de la boca que también quieren ser y estar. Pero cierro los labios para que no salgan al exterior. No sé por qué, pero es instinto tinto. Caminar de noche juntos minimiza las presiones del reloj. Al día siguiente noto el cansancio y celebro que se anule una reunión, pero vuelvo a salir igual y al día siguiente he dormido incluso menos. Ceno con R-Ojos-Claros, nos encontramos a La Chica Del Ex Novio Imaginario en Sidecar, y la saludo y cruzamos 4 palabras congeladas antes de ignorarla por completo. La reunión acaba siendo el sábado, y mezclo la resaca con todo lo que tengo que decir. No me callo nada, pero con una sonrisa incluso no parecen reproches. Sé que me lo voy a comer aunque no quiera, así que ya no tengo nada que perder. El domingo saco el hígado por la boca. Me esperan meses así y siento mucha rabia e impotencia.

Cuando voy a salir, me escribes desde los conciertos del BAM, me preguntas si voy, y me dices que a ver si nos vemos. Estoy agotado y quiero dormir, pero recojo tu rayo de luz y me subo a él. Merezco un final de día mejor, y ahora mismo me pareces la mejor de las metas. Me voy hacia allí con mi mochila y mi cansancio, y te digo que ceno algo rápido y te pego un toque para ver dónde estás. Me apetece mucho verte. Me dices que ok, ceno algo rápido y te pego un toque para ver dónde estás... cri, cri, cri... no has visto el mensaje, debes andar de parloteo etílico. Me pillo una cerveza y me voy a ver a The Monochrome Set. Cri, cri, cri... el bolo acaba. No has visto el mensaje, debes seguir de parloteo etílico. Me pillo una copa y me voy a ver a Warmduscher. Me encuentro a una Pinpilinpussy y nos fundimos en un abrazo eterno. Hablamos un buen rato. El bolo acaba. Cri, cri, cri... no has visto el mensaje, debes... no sé qué cojones estás haciendo, pero se me están empezando a hinchar. Nos vamos hacia Findlay, los amigos de Pinpilinpussy la reclaman, nos despedimos, y me voy a dar una vuelta a ver si te veo. Me encuentro a una fotógrafa y estoy un rato con ella y su amiga. Cri, cri, cri... no has visto el mensaje, y ya estoy oficialmente molesto. No te entiendo. No comprendo para qué narices me has dicho de vernos y me has acabado ignorando por completo. No consigo captar qué pasa por vuestras cabezas. Pillo el metro y al fin ves el mensaje, pero no contestas ni das señales de vida. Me voy a dormir pensando en lo que te diré cuando te decidas a decirme algo.

Me levanto al mediodía y sigues muda. Sigo sin entender nada. Me ducho, como, hago una minisiesta en el sofá, y le pego un toque a L-de-Lesbiana y a R-Ojos-Claros para ir a los conciertos de hoy. Necesito aire fresco, zumo de cebada y parloteo etílico. Vamos para allí. Me encuentro a ciento y la madre, como siempre en estos casos. Vemos a La Bien Querida de canto, y a La Plata más centrados. Mientras estoy por allí hablando con ésta y con aquella, por fin me escribes. Estoy ocupado, y paso de mirar qué dices. Cuando todo acaba, nos vamos a hacer una cerveza, y vuelvo para casa caminando. Hace una noche espléndida de luna llena, y Maria me canta al oído 45 cerebros y un corazón. Como algo, veo una película griega, y me pongo a escribir. Sigo sin mirar tu mensaje porque no me apetece. Mañana será otro día, y ya decidiré si te digo todo lo que te quería decir, o si vuelvo a cerrar los labios para que tampoco se me caigan sapos y culebras.





dijous, 20 de setembre de 2018

dESvaRíOs 83




Dolor de yemas de la mano izquierda. Afina tu vida para que suene armónica, o incluso harmónica. La H es muda, y ojalá lo fueran algunas personas que más que hablar, rebuznan. Los contratiempos te ponen contra las cuerdas y te roban tiempo, y por esa regla de tres, también podrían llamarse robacuerdas. Tres es mal número si uno no quiere. Y querer no siempre es poder, por muy optimista que sea el refrán. Me estoy ralentizando locamenti. No hay prisa. Take it easy. ¿Y si hiciéramos ver que no tenemos dudas y nos lanzáramos al abismo de bizarro dEsoRdeN? No lo sabes, y yo tampoco. Tras la tempestad, viene la aparente calma. Vamos a la calma, que hay que descansar. Aunque mañana no pienso madrugar. Intento evitarlo siempre que puedo, y eso suele ser 4 veces por semana. Hay muchas cosas de mi vida que son una mierda, pero otras son impagables. La playa estaba muy tranquila esta tarde, y el agua muy agradable. El verano se acaba, y eso me provoca melancolía. Todo el año esperándolo, y vuela. Y casi no te das cuenta, y vuelve a estar aquí para volver a volar. Vértigo temporal. Por mucho que intentes pararte, hay una fuerza que te empuja hacia adelante. Quien controla el presente, controla el pasado. Y quien controla el pasado, controla el futuro. Policía del Pensamiento. No queda tanto para llegar a eso, porque ahora somos todos bocazas incontenibles que pensamos en público y 280 caracteres. Decadencia vendida como progreso. Todo se vende, todo se compra. Habrá que lanzar una opa hostil contra todos nuestros exhibicionismos. O quizás debería decir exhiVICIOnismos...



dimarts, 18 de setembre de 2018

mAÑaNaS NegRAs cOMo eL CaRbóN



Como una de aquella personas recurrentes que reaparece después de un tiempo y parece que nada haya cambiado, vuelvo una y otra vez a Suede. Y especialmente a su primer disco. El que más veces he escuchado en mi vida. Esta vez el motivo es el primer volumen de la autobiografía de Brett Anderson, que devoré la semana pasada. Me encantó. Y no tiene la necesidad de regodearse con sus años de éxito con la banda, porqué el libro acaba justo cuando van a empezar a tenerlo. La atmósfera decadente de su vida infantil y adolescente en una familia pobre y el tono agridulce del relato lo convierten en algo sincero y emotivo, y te transportan a la perfección a lo que debió ser vivir aquellos días en esas condiciones. Y una vez más, me hace preguntarme por qué narices no aprendí a tocar ni monté una banda cuando mi vida empezaba a florecer.

Precisamente estos días ando enfrascado en actitudes de egocentrismo bien entendido. Ponerme a mi en el centro de mi vida. Cuidarme. Ser mi prioridad. Desde gestos cotidianos como ir al dentista y hacer lo que hace tiempo que tengo pendiente, hasta buscarme cursos entre semana de actividades que me motivan, como la fotografía o la música. Iniciar el día sin planes e ir haciendo conforme me apetece, tomarme las cosas con calma, leer (tras quitarme la espina de 'El Retrato de Dorian Gray', hoy he empezado '1984'), ver películas y documentales... o también ignorar o sacar de mi vida a gente tóxica que no me aporta nada, o a aquellos a los que tienes que perseguir para poder quedar pero luego no tienen ni una puta iniciativa recíproca. Me saca de quicio ese tipo de actitudes...

En parte todo esto es una reacción consciente o inconsciente por las tensiones en el trabajo. El otro día le solté un moco en una reunión de curro a la persona que tengo justo por encima, por todo lo comentado en últimos posts respecto a un puesto de mayor responsabilidad que me quieren obligar a coger contra mi voluntad. De momento he empezado a hacerla, pero contrariamente a lo que me habían dicho, la situación "provisional" es definitiva para la empresa. Aún así, viendo lo tenso que he estado estas últimas semanas, la responsable final de la decisión (con la que no había hablado en mi vida) vino el domingo y se me presentó con dos besos mientras estaba yo en plena tarea, y me dijo de hacer un café el próximo viernes. Yo había hablado esa mañana con el Comité de Empresa para saber hasta qué punto podía forzar la máquina y negarme a hacer esas funciones, y sé perfectamente que no tengo nada que hacer y me las van a colar hasta el fondo, pero no pienso callarme todo lo que tengo dentro. Con buenas palabras, pero quiero que sepan mi punto de vista y mis razones. Por dentro ya he empezado a asumir poco a poco la situación, y estoy intentando ser positivo y buscarle las cosas buenas. Ni que sea por la pasta de más que cobraré, y con la que me financiaré el dentista, y algún viaje.

Y la semana pasada quedé dos noches con Mrs. Bizarre (destierro ya definitivamente el apelativo Tired Nurse, porqué está en proceso de dejar de serlo). En las últimas semanas no paramos de hablar casi cada día y nos estamos metiendo en la cotidianidad del uno y la otra. No sé hasta qué punto es eso bueno, pero está fluyendo todo de manera muy natural, y así me estoy dejando llevar, luchando contra mis habituales ansias e impaciencias. Hay momentos que tengo la sensación de que también le gusto, y otros en que me parece que simplemente me ve como un amigo. Y aunque tengo claro que muchas de las cosas que he conocido de ella me gustan bastante, tampoco sé exactamente qué papel me gustaría darle en mi vida. Quizás por ello lo mejor es no darle papel a nadie, y que sea ella misma la que se lo vaya adjudicando poco a poco y sin forzar...