dimecres, 20 de juny de 2018

dEsoRdeN gRaY



Agotamiento mental y emocional máximo. Los demás me dan cada vez más pereza. Sus maneras de hacer, de actuar, los continuos roces y conflictos, el mal humor, la amargura generalizada... el mundo es un gran vertedero de frustraciones y vacíos. Estoy bastante asocial. Me he cansado de perseguir a los demás. Quien quiera verme, ya sabe donde estoy. No necesito a nadie más que a mi mismo para pasármelo bien. Como el viernes, cuando salí a tomar el aire y una copa, y acabé durmiendo escasamente un par de horitas, acompañado de una chica bisexual y realmente joven que conocí en Sidecar. Los acontecimientos me van haciendo cada vez más cínico, escéptico y amoral, y supongo que leer a Wilde lo acentúa todo aún más. La belleza y el placer son dos de mis prioridades ahora mismo (bueno, lo han sido toda mi vida; no es nada nuevo), y me interesan bien poco los problemas o las vidas de los demás. De nada sirve interesarte por alguien que al final acabará fallándote y decepcionándote. Estoy harto de decepciones.

Hace semanas que siento también una enorme angustia dentro que no puedo quitarme. Es por la maldita Chica Del Ex Novio Imaginario. Sigue sin entrarme en la cabeza su patético comportamiento, y me siento furioso por su actitud injusta, cobarde e inmadura. Por una parte tengo un montón de cosas que querría decirle a la cara, y por la otra me niego a tomar la iniciativa para intentar desbloquear la situación. Ella es la responsable de haber provocado un terremoto de una tontería que habríamos arreglado en 10 minutos hablando y escuchando, como hacen las personas adultas. Y ella es quien tiene que hacer algo para arreglarlo, y no quiero ser yo quien le saque las castañas del fuego ni quien le solucione el pollo que ha montado. Pero pasan las semanas y no hace nada, y eso me pone todavía más furioso, porque me está demostrando que le importa una mierda arreglarlo, y porque se debe de pensar que el tiempo lo solucionará todo por arte de magia. Poco me conoce. No voy a dejar que su cobardía se salga con la suya. Se lo había puesto muy fácil hasta ahora, pero eso ha cambiado completamente. El trato que me ha dado estas últimas semanas me ha hecho daño. Mucho daño. Y esa herida no se va a cerrar así como así. El respeto es algo que no debe perderse nunca, y ella lo ha hecho.

Y esta tarde hemos tenido una reunión de trabajo para intentar solventar más mierda. Todo es conflicto a mi alrededor otra vez. Estoy harto de atraerlo. Quizás al final el secreto para evitarlo sea convertirse en un hipócrita, mediocre y acrítico. Y hacer como La Chica Del Ex Novio Imaginario, y esquivar el conflicto y los problemas, huir, rodearlo, y no afrontarlo, aunque sea a base de falsedades y cobardías. En el curro también hay mierda, porque la empresa vuelve a hacer la rata y se quiere saltar el convenio, y dos compañeras le están haciendo el juego, sin darse cuenta (o quizás sí se dan cuenta pero les importa una mierda) de que están creando un precedente muy peligroso. De verdad que flipo con el egoísmo de la gente y la poca visión colectiva y la poca dignidad. Lógicamente, se están ganando las antipatías de muchos compañeros, pero ya son mayorcitas para asumir las consecuencias de sus actos.

Al margen de las dos noches de sexo, lo más bonito y excitante que me ha pasado esta última semana es el concierto de anoche de Ronnie Spector. Está mayorcita, claro, pero fue un concierto muy digno y nostálgico. Cantó un montón de versiones (los Stones, Ray Charles, Beach Boys, The Dave Clarke Five, Johnny Thunders, un bonito homenaje a Amy Winehouse...) y también los grandes éxitos de las Ronettes. Y admito que en cuanto sonó la intro de batería de 'Be My Baby', se me puso la piel de pollo y se me enrojecieron los ojos de emoción. El poder de la música no lo tiene nada más en la vida, y es por eso que es lo único en lo que creo en este mundo inmundo:



divendres, 15 de juny de 2018

buSCaNdO a SibYL vANe




Días de aparente serenidad. No sé si será la calma antes de la tempestad. O quizás el influjo de 'El Retrato de Dorian Gray' que por fin me estoy leyendo. No sé por qué no lo había hecho antes. Me está encantando. Fue uno de los 4 libros aleatorios que me compré el otro día pensando en las vacaciones, pero creo que me lo puliré en pocos días. Si sigue así, va a entrar en el Top de mis libros favoritos. Ese que ocupan el 'Ars Amandi', 'El Guardian Entre El Centeno' y, por encima de todos, 'On The Road'. Y alguno otro que ahora no recuerdo, seguro. 'Majareta' de John Waters, por ejemplo...

El otro día fui a ver la exposición de fotografías de Shomei Tomatsu y me encantó, aunque finalmente Morenita Amelie no me pudo acompañar. Hoy he ido a recoger el carrete de fotos que hice en el Primavera, incluidas las que le hice a ella, incluida una en que nos besábamos... y el carrete estaba velado y no ha salido nada. No me había pasado en la vida. Me he quedado desolado. Tenía muchas ganas de ver cómo habían quedado, y de tener un documento gráfico de aquella noche... y al final todo quedará limitado al recuerdo imperfecto de la memoria, siempre frágil y vulnerable. No me explico qué puede haber pasado. En la tienda me aseguran que no ha podido ser el proceso de revelado, porque todos los demás carretes de la misma partida han salido bien. Todo el proceso de hacer las fotos, y de rebobinado del carrete cuando se acabó fueron completamente normales. Y hemos estado mirando con la señora de la tienda que no hubiera alguna rendija en la cámara por donde se hubiera podido colar la luz, y nada de nada. He sentido tantísima rabia. Joder, ¿tenía que ser precisamente este carrete...? Aaaaaaaaggghhhhh!

Siguiendo con las fotografías, estuve en los búnkers del Carmel cuando se ponía el sol. Y pude apreciar nuevamente el proceso de degradación y decadencia que está sufriendo la ciudad. Estaba plagado de guiris, y había pancartas y pintadas contra el turismo masificado. Los guiris bebían alcohol y se hacían fotos estúpidas, y saltaban las vallas de zonas patrimoniales protegidas con carteles de prohibido pasar. Los búnkers que un día intentaron protegernos del fascismo de las tropas franquistas no han podido evitar tampoco esta nueva invasión de nuestra era. El mundo se va a la mierda.

Anoche salí por el centro, y también estaba plagado de guiris. Por una parte ya me gusta, porqué las noches de entre semana de invierno son tristísimas en esta ciudad, y como mínimo ayer había ambiente y gente. Pero por otra, el ambiente era también bastante decadente. Conocí a unas chilenas muy majas que le estaban enseñando la ciudad a un amigo recién llegado, y en el Jamboree bailé con una belga de Amberes, con otra rubia que no sé de donde era, una chica morena de aquí, y con la Chica Con Camiseta de Bowie. Loquísima y muy divertida. Hice reverencias a su camiseta, charlamos, reímos, bailamos, nos besamos, huyó, volvió, la volví a besar, y me dijo que por favor no lo hiciera, que tenía pareja. Parece que últimamente sólo apunto a chicas emparejadas. Tampoco me importa en exceso. Nos lo pasamos muy bien. Llevó en sus brazos a una de sus amigas bailando de punta a punta de la pista, y le dije a su tercera amiga que adoraba a Bowie Girl. Al darle las buenas noches, nos dimos un pico y nos abrazamos, y cerramos nuestra efímera historia de amor imposible. Rambles arriba, esquivando a las prostitutas africanas, cogí el metro y me volví para casa feliz de haber vivido esa noche. Fue otro de esos momentos de coleccionista de pequeñas felicidades que tanto me gusta recolectar. Me renuevan por dentro, me hacen sentir vivo, y me dan energías y ganas para seguir viviendo, a pesar de todas las miserias y decepciones del día a día. Mañana vuelta al trabajo y a esas decepciones personales (que no emocionales) con nombre femenino. Máxima pereza...



dimarts, 12 de juny de 2018

i WaNt To KiSs yOu



He acabado ahora mismo la segunda temporada de 'Peaky Blinders', y es curioso como los guionistas pueden hacer que empatices con personajes que serían odiosos en la vida real. Claro que con banda sonora de PJ Harvey, todo es posible. Estoy de aparente buen humor acrecentado por la música adecuada, o quizás sólo sea fachada para tapar mis tragedias personales. O efectos del estímulo que está ejerciendo en mi Morenita Amelie desde nuestro encuentro en el Primavera Sound. Fue todo tan espontáneo y aparentemente fácil que quizás me esté enganchando a esa fantasía de difícil solución para olvidar toda mi mierda. Este fin de semana hemos vuelto a coincidir en el curro, pero el jueves vuelve a su horario habitual y ya será más difícil. Le he dicho de quedar mañana o miércoles, pero tiene un examen, así que me temo que no habrá manera. Tengo la impresión que los dos sabemos lo que pasaría si volvemos a vernos a solas fuera del ámbito laboral, y también sabemos que no sería lo correcto, teniendo ella pareja. Así que supongo que se está autoprotegiendo, y en parte también a mi. Razón y Deseo suelen ser incompatibles.

El viernes sufrí otro episodio surrealista de subnormalismo cobarde por parte de La Chica Del Ex Novio Imaginario. Volvió a esconderse, ignorarme y esquivarme toda la jornada laboral. Hasta puntos ridículos. Estuve en el balcón casi tres cuartos de hora tras la comida y no salió a fumar como hace cada semana. Fue entrar yo, ver ella que me sentaba en mi sitio, y salir ella a fumar. Un rato después, fui a beber agua y al volver hacia mi asiento ella venía de cara por el pasillo incorporándose de su mesa tras la columna. Al verme venir de frente, se giró rápidamente y salió corriendo de vuelta a su mesa, como si se hubiera dejado algo... que cada uno lo interprete a su manera. El tercer episodio que acabó de ponerme furioso fue a la hora de marchar, cuando se fue por la puerta de atrás para no pasar junto a mi mesa. Me hizo sentirme tan mal y me encendió tanto que en el bus de vuelta a casa le escribí un mensaje bastante duro que venía a decir que era una cobarde inmadura que estaba actuando de manera patética, que me estaba demostrando que le importaba una mierda nuestra amistad ni arreglar las cosas, que me estaba haciendo mucho daño, y que no lo podía estar haciendo peor. Estuve horas dudando si mandárselo o no. Mis vísceras decían que sí, que se merecía leer lo que pensaba de ella y sentir el mismo dolor que me estaba provocando ella a mi con su comportamiento infantil. Mi cerebro me decía que no, seguramente por dos motivos: uno, porque eso acabaría definitivamente con cualquier opción de arreglar las cosas. Y otro, porque sería ponérselo muy fácil, y todo eso tengo que decírselo mirándola a los ojos y que se le caiga la cara de vergüenza. Tras horas de absoluta tensión e indecisión, opté por no enviárselo, y rompí a llorar de rabia, impotencia y absoluta incomprensión. No la entiendo de ninguna manera, y empiezo a pensar que necesita ayuda psicológica... como había una boda de un compañero de curro y ella era una de las invitadas, no nos hemos vuelto a ver en todo el fin de semana. Próximo capítulo, el fin de semana que viene, pero creo que estoy a muy poco de explotar en mitad del trabajo y montarle un pollo. Se lo merecería...

A todo esto, hoy me he montado mis vacaciones que empiezo en 3 semanitas. Tras irme al festival Vida, me largo dos semanas a Malasia y Borneo. Tenía pendiente hace años el sudeste asiático, y me apetece un montón algo lejano, exótico y barato. Y estar conmigo mismo, y olvidarme de todo y de todos. Quererme, dedicarme mis propios antojos, y que le den por culo al mundo. Espero sobrevivir a los mosquitos y a la humedad. Seguro que los orangutanes tiene mucha más humanidad que muchas personas con las que convivo o me cruzo en el día a día...




dimarts, 5 de juny de 2018

dEsóRdeNes pRimAVeRaLeS




8 noches, 8 salidas. 6 de conciertos (decenas), 2 de cenas. Una vida por delante de tamaño indefinido. Una por detrás, de formas irregulares. Una mente clara y rabiosa. Sangre hirviendo, y 1000 razones para ello. Un rostro y un nombre culpable. Incomprensión y mucha rabia. Llevo muy mal las injusticias, y peor aún las cobardías ajenas. Varias explicaciones a terceros y terceras, y un único diagnóstico coincidente: está loca, aléjate de ella. Pero yo no quiero alejarme. Quiero plantarme delante suyo, mirarla a la cara y decirle todo lo que pienso de ella y su estúpido comportamiento. Y también quiero ignorarla y despreciarla, que soy humano e incoherente. Como hice el viernes cuando me la crucé de madrugada por el Primavera Sound. La venganza es inversamente proporcional al daño. Y este daño no es para nada emocional. Es personal. Es decepción profunda, sorprendente para mal, incomprensible. Es ira contra su engaño. Contra esa fachada que esconde lo que hay realmente detrás. Contra ese hacerme creer que éramos amigos. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

Mi venganza vital ha tenido música y nombres de mujeres. Como cada año, ha sido la Semana Grande de los placeres sonoros. El atropello del dios Nick Cave, el mágico homenaje de Jane B a Gainsbourg, la euforia buenrollista de mr. Lee Fields & The Expressions, el teatro shock-rock de Starcrawler, la fiesta cabaretera de Sparks, el concierto sorpresa de Los Planetas, la nostalgia 90s de las Breeders, el viaje space rock de Spiritualized, las melodías infalibles de Belle & Sebastian, el emotivo show de The Twilight Sad, el desmelene gamberro de Mujeres, la contundente belleza de Beach House, la lisergia a dos voces de Slowdive, el karaoke para ingleses de Arctic Monkeys, la locura de Za!, la sorpresa de nuevas bandas como Coals, Kelsey Lu, Kurws, Trupa Trupa... y también la decepción de unos monótonos The National, o las coincidencias horarias que me dejaron sin Charlotte Gainsbourg, Ride, Belly, Mogwai, Maria Arnal i Marcel Bagés, y tantos otros.

Tras meses buscando quedar fuera del trabajo, por fin logramos encontrarnos en el festival con Morenita Amelie. Y todo es sorprendentemente rápido. Un abrazo efusivo, beso efusivo en una mejilla, y quedarnos a medio camino de la segunda mejilla para darnos el segundo beso efusivo en los labios. Fortuito. Creo. O deseo inconsciente acumulado, quizás. Aquello que dicen de las tensiones sexuales no resueltas. Charlamos un rato, y nos vamos para Cigarettes After Sex. Bromeamos sobre nuestros respectivos constipados, y dice riendo "podríamos besarnos y no nos pasaría nada". Lo hago, y no pasa nada. Hablamos, y de fondo Greg González canta "your lips, my lips, apocalypse". Lo canto, mientras vamos a la barra a pedir. No paramos de cogernos las manos, de tocarnos, de abrazarnos. Saltan chispas, pero a pesar de la etapa introspectiva y reflexiva sobre su vida, por ahora sigue con su pareja. Aunque se irá 15 días de viaje sola, porqué así lo quiere y necesita. Yo también. Acaba el concierto, suena Françoise Hardy, y otro compañero de curro nos encuentra por casualidad, aunque en ese momento sólo estamos hablando. Él se va con las dos chicas que le acompañan, y ella dice que se tiene que ir, que trabaja al día siguiente. Yo no, que tengo vacaciones. No puedo contener nuevamente el deseo de besarla, y ella me ha dicho poco antes que también le apetece, pero me pide que por favor no le haga eso, y que hay ojos que pueden estar mirando. La acompaño a la salida, y volvemos a caer en la tentación. Le digo de vernos al día siguiente si viene, u otro día en otro contexto más tranquilo. No sé donde ha quedado ese dEsoRdeN que hasta no hace tanto tenía por ley sagrada no meterse en mitad de relaciones ajenas. Supongo que mis propios fracasos y decepciones me han llevado al ultraescepticismo y al melasudismo extremo. No es algo de lo que me enorgullezca, ni mucho menos. Prefería la ley sagrada, pero estoy en una etapa en que todo me da igual. En la vida, en general. Y en las convenciones sociales y morales, en concreto. Me estoy volviendo un kamikaze insensible. O simplemente estoy asumiendo mi parte egoísta y miserable. Esa que todos tenemos e intentamos reprimir con más o menos voluntad y acierto. O es simplemente que la necesidad continua de nuevos estímulos para sentirme vivo se va acentuando cada vez más, y es más voraz. Como una adicción, en que el yonki hace lo que sea para volver a sentir esa sensación intensa. Sí, me atrevería a decir que es eso.

Minutos después de despedirme de Morenita Amelie, me voy a dar una vuelta y a buscar a gente, y me cruzo con la mejor amiga de La Chica Del Ex Novio Imaginario... y a su lado también va ella. Paso de decirles nada. Ella no me ve, pero no tengo claro si su amiga me ha visto. Me importa bien poco. En ese momento pienso que ojalá nos hubiera visto besándonos con Morenita Amelie. Reacción visceral y vengativa, que es lo que todavía me hace sentir, sólo unos días después de su cobarde comportamiento. Quedo con La Chica Con Pelo De Chico, y paso el resto de la noche con ella y sus amigos. Cuando nos vamos en metro, le llama por video el chico riojano con el que está a distancia. Ya no me duele nuestra historia frustrada, ni tampoco esta llamada, y eso es señal de que está superada hace tiempo.

Durante el festival nos vamos escribiendo con Stones Song, que ha venido unos días a la ciudad desde Londres. Finalmente quedamos para cenar el domingo por la noche. Una velada genial. Fresca, descarada, divertida, sexy y contenta de su vida londinense. La conversación fluye, el vino baja, los cocktails de después también, y por momentos creo que aquellos besos de meses atrás tendrán continuidad esta noche. Lo deseo, pero me equivoco. Aunque le digo de irnos a mi casa, me dice que no puede ser. Una incógnita que me vuelve a hacer pensar en el triángulo de amor bizarro en el que creía estar inmerso, aunque las conversaciones posteriores me asegurasen que no. Hoy R-Ojos-Claros me ha preguntado por nuestra cita de ayer con Stones Song, y no acabo de tener claro si hay historias subterráneas que puedo estarme perdiendo. Sea como sea, no tengo tiempo de aburrirme estos últimos días, y ese es mi único objetivo en la vida ahora mismo.



dimarts, 29 de maig de 2018

fLoReS MueRTaS




Es increíble la capacidad para sorprenderte que tiene la gente. Normalmente para mal. Incluso de quien menos te lo esperarías. Como ya comenté de refilón en el post anterior, hace 8 días salimos con gente del trabajo, La Chica del Ex Novio Imaginario incluida. Como ahora vivimos a 5', volvimos juntos y la acompañé a su casa. En un nuevo impulso de deseo, le dije literalmente "no me invitarás a subir, no?", ella me dijo sonriendo que no, que era hora de irse a dormir, así que nos despedimos, ella subió a su casa y yo me fui para la mía, con un sentimiento de resignación, deja vu y determinación de cambiar de chip, porque estaba más que claro que hay cero opciones de conseguir seducirla. Al día siguiente le escribí preguntándole qué tal la resaca, y ella me contestó con aparente normalidad. Uno o dos días más tarde, en la ducha se me ocurrieron unos versos, y al salir hice un ejercicio catártico de escribir un poema que expresara cómo me sentía ante esa renuncia, y también ante toda la frustración acumulada en estos meses de intentar en vano conquistar a la chica que me ha hecho perder el sueño este tiempo. Supongo que porqué lo escribí desde las vísceras, me pareció que había quedado un texto potente, oscuro y puro, y decidí compartirlo por redes.

Un par de días después, el viernes, llegué al trabajo. Estuve todo el día allí, aunque no coincidí con ella más que un momento en el balcón con más gente. Cuando ya nos íbamos, coincidimos en el pasillo, y le pregunté cómo estaba y si había acabado la mudanza. Y me respondió de manera muy seria y seca, medio nerviosa, y casi sin pararse. Le pregunté si iba para el barrio para ir juntos, y me respondió con un "no" que sonó tan tajante como falso. Volví en bus, y estuve todo el camino rallado, intentando averiguar qué le pasaba. Al llegar a casa le envié un whatsapp preguntándole si estaba bien y diciéndole que la había notado rara, y aunque un rato después lo había visto, no me contestó. Me fui para una fiesta de cumpleaños medio rallado, y empecé a pensar que había leído el poema, se había sentido aludida, y se había cabreado conmigo. Estuve toda la fiesta mirando el tf por si contestaba, pero nada. Volví paseando a casa para intentar aclararme las ideas, y pasé junto a su casa, con cero ganas de encontrármela. Y pensé que quizás no debería haber compartido el poema y me lo tendría que haber guardado para mi. Y así me fui a dormir, dándole vueltas a la cabeza y pensando para mi que la había cagado.

Al despertarme a la mañana siguiente, tenía un breve whatsapp suyo, respondiendo a mi pregunta de si estaba bien: "No, estoy molesta". Le respondí diciéndole que imaginaba el por qué, y le insté a encontrar algún momento durante la jornada laboral para hablarlo con calma. Ignoró el whatsapp todo el día, igual que me ignoró a mi. Buscó una excusa para no bajar a hacer el café junto con otros compañeros como hacemos siempre, y me esquivó en todo momento. Ya súper rallado, le envié otro mensaje pidiéndole que me esperase antes de irse, y me contestó ipso facto diciendo que había quedado y no podía y que en otro momento. Le volví a decir de vernos y hablar al día siguiente, y que dejara de hacerse mala sangre ella sola, que cuanto antes lo habláramos, antes lo arreglaríamos. No hubo respuesta. Me fui a otra fiesta de cumpleaños con ganas de beber, pasármelo bien y olvidar, y así lo hice.

Ya el domingo, ella estuvo fuera toda la mañana y llegó tarde a comer, justo cuando bajábamos a hacer el café. Volvió a quedarse arriba. Tampoco vino a la merienda por el cumpleaños de un compañero, y se quedó en su ordenador mientras los demás celebrábamos el susodicho aniversario. Y minutos antes de tener que irme yo hacia arriba, fui a buscarla a su sitio y le insistí de hacer unas cervezas al salir y hablar. Super nerviosa, con una cara desencajada, me dijo que no, que no tenía nada de qué hablar, y que asumiera de una vez la situación. Le dije que ya la tenía asumida y que charláramos con calma, y siguió con que no quería hablar. Lleno de rabia, le hice un gesto como de mandarla a paseo, y no la envié a la mierda de palabra porqué había más gente allí y nadie sabe nada de nuestra historia. Me fui a hacer mis tareas súper encendido, y pensando en todo lo que le diría vía mail por la noche al llegar a casa. Me parece ultracutre no poder hablar cosas así cara a cara y tener que escribirlo, pero no me dejaba más alternativa, así que de madrugada, después de cenar, le escribí un megamail diciéndole que intuía que suponía que se había cabreado por el poema publicado, le expliqué cómo fue todo y que no pensé que si lo leía le podía afectar o hacer daño, y le pedí disculpas. Asimismo, también le recriminé su actitud durante todo el fin de semana, y su falta de confianza demostrada una vez más por el hecho de no haberme dicho nada y haberse pasado toda la semana rallada sin yo saberlo. Y le dije también que no entendía su negativa a darme la oportunidad de explicarme y de escucharla en persona, como arreglan las cosas las personas adultas, y también que su actitud me parecía injusta, fuera de lugar, e incluso infantil.

Esta mañana tenía respuesta vía whastapp, donde me preguntaba si de verdad pensaba que su cabreo venía por el poema, y me decía que en realidad era por haber tenido que decirme que no una vez más tras haber hablado lo que había por su parte hace ya unos meses. Y yo he flipado. Porque cuando le dije si me invitaba a subir me respondió amablemente y con una sonrisa que no hacía presagiar que le hubiera sentado mal el atrevimiento. Porque le escribí al día siguiente y no me dijo que estuviera molesta. Porque estuvo 5 días rallada y no tuvo suficiente confianza en mi para decirme nada. Porque compartimos espacio todo el viernes y no me dijo nada, y si no es por el encuentro casual a la hora de salir, ni me hubiera dado cuenta de que estaba de morros conmigo. Por su actitud de esquivarme, ignorarme y no querer hablar durante todo el fin de semana. Y porque encima se cabree por pensar que se había enfadado por el poema, como si yo tuviera que adivinar lo que pasa por su cabeza en cada instante.

Indignado, le he contestado precisamente eso: que si no me dice las cosas, yo no puedo adivinarlas. Y le he dicho que todo sería mucho más fácil si hubiera voluntad por su parte de hablar y aclarar las cosas. Y que puede estar tranquila, porqué tengo asumidísima la realidad y no me va a tener que decir que no nunca más. Y que me parecía patético estar haciéndonos reproches vía mail o whatsapp viviendo a 5 minutos. Y ha vuelto a contestar diciendo que si no entendía su cabreo, qué le vamos a hacer. Y que me parezca lo que me parezca, no quiere hablar del tema. Y que lo dejemos aquí.

Y ahí lo he dejado, porque la habría enviado a la mierda por su actitud esquizofrénica y cobarde. No tengo nunca problemas en admitir mis errores y pedir disculpas cuando hace falta si veo que me he equivocado. Pero aquí lo único que veo es alguien que se ha obcecado en una actitud completamente inmóvil, caprichosa e incomprensible. Intento hacer autocrítica y empatizar con su queja, pero no veo por donde entenderla o argumentarla. Intento comprender su actitud durante toda esta semana, y no veo más que un cúmulo de despropósitos y errores. Y ya no sé si es que lo hace expresamente porque quiere que la odie para olvidarme de una vez de ella, o si se ha vuelto tarumba. Hasta dudo de si eran verdad las pestes que me dijo hace meses sobre un compañero del curro con el que tuvo una aventura y con el que aparentemente acabaron fatal (aunque ahora se vuelven a hablar con toda normalidad).

Me siento confuso, ingratamente sorprendido, indignado y cabreado con ella. Y, por supuesto, ahora mismo tengo cero ganas de ir con ella lo dos días que íbamos a ir juntos al Primavera Sound que ha empezado hoy. Cuanto más conozco a las personas más deseo la extinción de la raza humana.



dimecres, 23 de maig de 2018

pRoTeCCiÓN 50





Son curiosos los mecanismos de autoprotección de la mente. Sales 3 noches en una semana con la chica que te hace perder la cabeza, la acompañas las 3 noches a su nueva casa a 5' de la tuya, vuelves solo las 3 noches, pero algo ahí adentro te hace imaginar un final distinto para placar la frustración. Puede que sueñes con ella, o incluso llegar a olerla perfectamente como si estuviera durmiendo junto a ti. Tu quijotera crea un mundo paralelo donde las cosas sí son como tú querrías, y eso ayuda a mitigar el dolor, la impotencia o la rabia, según lo que sientas en cada momento. Y te lleva a prolongar y sentir multiplicado por 1000 el momento en que la coges de la mano camino de la barra, o en que os abrazáis y os dais un beso vigoroso en la mejilla diciendo que os queréis mucho. O a imaginar que si guardáis juntas las chaquetas metidas en tu mochila es porqué lo compartís todo. Al menos, las chaquetas sí que pasan juntas la noche abrazadas la una a la otra. No es locura, sino propia defensa mental ante los ataques de cruda realidad. Cuando no eres capaz de quitártela de la cabeza por mucho que la realidad racional invite a ello, tienes que buscar alternativas para no volverte loco (más).

Tu intento por serenar tu existencia y quitarle las habituales tensiones te lleva a bajar a hablar con el vecino que lleva meses sin dejarte dormir con los ruidos matinales en el patio. Admito que me esperaba otro talante más agresivo e irracional, pero aparentemente se muestra comprensivo y con buena predisposición, y ello me lleva a disculparme por alguna reacción visceral a gritos producto de la desesperación. Quiero ser prudente antes de poder creer que el problema haya acabado, pero hoy no ha habido ruido y espero que esa sea la tónica general de aquí en adelante. Estos últimos meses de no descansar y despertarme por el ruido día sí día también me han generado un estado de nervios y carácter agrio que no me gustan nada. No hay nada que desee más en el mundo ahora mismo que volver a la normalidad y la calma. Bueno, quizás sí que lo hay, y sólo hay que leer el párrafo anterior...

Acabé de ver 'Stranger Things', y la verdad es que me decepcionó un poco. Sí, tiene ese punto nostálgico para los que fuimos niños/adolescentes hace ya un tiempo, pero no acabé de encontrarle la gracia más allá de la repetición de tópicos y guiños a 'E.T.', 'Los Goonies', 'Stand By Me' y compañía. Esta noche he visto el primer capítulo de 'Peaky Blinders' y me ha gustado, así que quizás siga por aquí. Hoy hemos ido con gente del curro a ver la película de 'Borg y McEnroe', y la historia tiene su gracia. 

Y a todo esto, quedan sólo 5 días para el inicio del Primavera Sound. Todavía no lo he asimilado, porqué me parece que fuera ayer que era Fin de Año. Antes, el fin de semana tengo varias celebraciones, para completar un mes de mayo completito. Y como cada año, a 5 semanas de pillar vacaciones todavía no he decidido donde ir. La vida pasa a toda velocidad, a tal punto que empieza a dar miedo y vértigo a partes iguales.



dimecres, 16 de maig de 2018

LoNeLineSs iS A cOLd gUn



Una fiesta de cumpleaños puede hacerte sentir la persona más sola del mundo. Quizás sea el hecho de que nadie haya tenido el gesto de pensar en un regalo comunitario, como esos en los que eres el primero en participar cuando se le hacen a otros. Quizás porque haya gente que no venga, por uno u otro motivo. Quizás porque haya retirada mucho más temprana de lo esperado y que otras veces previas en otras celebraciones idénticas. O algún bostezo que corrobora realidades y desmiente deseos. La capa de la invisibilidad y la indiferencia es mi súperpoder últimamente. Mi vida me resulta angustiosamente aburrida desde hace un tiempo. La soledad y el aislamiento son peligrosos porque se retroalimentan, y te hacen querer estar más solo y más aislado. Y te hacen preguntarte qué narices haces en este rincón del mundo, y qué sentido tiene todo esto. Cuando te faltan estímulos o razones, te dejas llevar a la deriva, allí donde te arrastre la corriente. Como queriendo dejarle al azar la responsabilidad de llevarte donde sea, porque te da igual el camino y te da igual el destino. Seguramente no haya nadie más peligroso e imprevisible que a quien le importa todo una mierda. Y empiezo a sentir que ese soy yo en este momento.



dijous, 10 de maig de 2018

áNgeLeS y dEMoNioS




Redondear ciclos de calendario se puede hacer de muchas formas. Puedes improvisar no hacer nada, y quedarte en casa tomando el sol en la azotea, responder los mensajes más madrugadores, y proponerte tomar con filosofía los obstáculos que se te presenten. Y no descuartizar al vecino subnormal que sigue sudando de tu derecho a descansar en horarios fuera de la mayoría. Y también puedes quedar con La Chica Del Exnovio Imaginario para que te enseñe su piso nuevo a 5' de tu casa, antes de iros a una sesión de hipnosis del alma con Angel Olsen. Y que te regale un vinilo, y que la beses muy fuerte de la ilusión, y que pienses que ojalá el regalo a corto/medio plazo fuera otro inmaterial. Pocas cosas desearía más fuerte, por no decir nada, a día de hoy. A noche de hoy. Durmiendo a 5', tan cerca y tan lejos. What is it you think I need? Everything. It's not true. Give it all up for you. Give it all up for you.


dimecres, 2 de maig de 2018

tRAnSfoRMem La RàbiA eN cReACiÓ




Podría perdonarte que no me quieras, pero no que no lo intentes. Me parece tan injusto como cobarde. A la vida hemos venido a jugar. Puedes hacer lo que quieras con la tuya, pero no esperes que respete actitudes conservadoras. No me da la gana. Cada beso robado de otras bocas en los últimos meses es una venganza. Y han sido unos cuantos y unas cuantas. Prefiero vendettas dulces que sangrientas, aunque me desangre por dentro. Eres mi hemorragia preferida. Aunque me desbordes y no haya torniquete que te contenga. Nado entre leucocitos, vena arriba, vena abajo. Odio tus silencios y tus inacciones. Que no pienses en mi ni me propongas planes juntos. Que estés tirando por la borda tantos días que hubiéramos podido disfrutar juntos tú y yo. Tantas canciones y discos que quisiera compartir contigo y me resisto a enviarte. Pensarte tanto me desgasta. Y también a ti. Empieza a acumularse polvo encima tuyo y ya no pareces brillar tanto. Se te está poniendo color de la ceniza con la que pudres tu organismo de manera exagerada. Lo estás haciendo casi tan mal como yo...



dimarts, 1 de maig de 2018

MuNdO iNFaMe




Exponerte en el aparador quizás sea más rápido y efectivo, pero seguramente menos digno. Es mejor dejar que entren en la tienda y curioseen por sí mismos. Hay gente para todo, y cosas que tendrán su utilidad el día menos pensado. Frenar algunos impulsos no es fácil, y a veces es mejor no hacerlo, y otras conviene ser firme y racional. Encontrar el equilibrio. Esa es la clave imposible. Te lanzas a un abismo con letra de canción de Fidlar porque te resulta liberador. Esconder en la oscuridad nocturna las miserias del día a día y dejarte seducir por los cantos de sirena de felicidades exprés en bocas ajenas. Probarlas, experimentar, jugar, seducir y ser seducido... ese es el escudo ante la mediocridad cotidiana. Todos estamos solos en este mundo cada día más terrorífico. Políticos miserables que mienten sin escrúpulos para llegar al poder pisoteando a sus propios ciudadanos y a sus derechos de izquierdas. Control absoluto de cada individuo. Las redes sociales son nuestros propios grilletes. Esclavos de nuestros propios egos y vanidades. Sociedades que funcionan por méritos superficiales y castigos a las disidencias. No te atrevas a ser diferente. Ni se te ocurra ser tú mismo. Ex responsables políticos que se vanaglorian de haber ejercido el terrorismo de Estado. Y ya están en la calle, por supuesto. Justicias que promueven la injusticia, ante la incredulidad e indignación generalizadas. País de caspa con olor a naftalina que ni se molesta en ponerse caretas ante la 'amenaza' feminista. Bendita amenaza, que ojalá lo haga caer todo. Saquemos tod@s zarpas y colmillos, y acabemos con toda esta ignominia que apesta y lo pudre todo.