dijous, 4 de febrer de 2016

dEsVaRíoS 80



Cosas pasan, y no pasa nada. Cosas suceden, y algunas no ceden. El misterio de la mente + el misterio del triángulo de amor bizarro. Vuelta al mundo lomo, y opción de exposición. Ondas del espacio interior volando a la velocidad de la luz. Libertinaje de resultado desigual. Frenos de mano, y manos que frenan. Atracción, fricción e incomprensión. Escudos cardíacos, y lanzas de ataque sexual. Preocupaciones maternas por falta de voluntad. Normalidad, normalidad, sólo quiero normalidad. Vivir de noche, dormir de día. Me falta vitamina D. Overbooking de Epstein-Barr. Nos han cambiado el jefe. Perdí la tarjeta, me olvidé el PIN, y mi cabeza se fragmenta en 1000 frentes abiertos. Tengo que ir a las rebajas, pero no encuentro el momento. Quiero dormir; quiero follar; quiero escuchar; quiero vivir. La Chica del Tattoo en el Costado me lo enseña. Rizos que desenredar. Cerebros que descubrir. Creo que ha llegado la hora de irme a dormir. Cosas pasan, y no pasa nada. Y hoy la noche se ha quedado helada...




dilluns, 1 de febrer de 2016

hURriCaNe dESoRdeN




A veces la puerta para que te pasen cosas está entreabierta, y sólo hay que hacer el esfuerzo de empujarla. Y hasta parece fácil, pero eso no es más que un síntoma de que habitualmente somos cobardes o perezosos. A todos nos podrían pasar muchas más cosas si nos diera la gana, pero puede que no nos atrevamos. En la vida, no puede haber nada mas triste que no atreverse a vivir. Y a todos nos pasa en un momento u otro, que nadie chulee de que no es así. El tema es saber aprovechar las rachas de positivismo y melasudismo; esas en que te la bufa si alguien te dice que no, o si duermes sólo 3 horas a cambio de una noche de concierto en que conoces a las Hinds, te dejas sorprender por la demencia de Tall Juan, bailas hasta las 4h, o le das un pico a una chica recién conocida por el simple hecho de que te ha caído genial por su espontaneidad; y ante su cara de sorpresa, le das otro. O le echas cara a la vida para conseguir un programa con amigos, o aceptar la propuesta de una sala para organizar saraos musicales, tras el éxito de la primera fiesta de hace un mes. Y no hay duda de que rodearte de las personas adecuadas hace mucho muchísimo. Porqué si te rodeas de grises, acabarás color ceniza. Pero si te rodeas de inconscientes hambrientos, te saldrá toda tu locura de golpe. Esa en la que te sientes a gusto, como zona de confort y reacción rebelde. A ver cuánto dura el torbellino...

dimecres, 27 de gener de 2016

fUeeeEeEgGggOooo!!!




1000 ideas, 1000 proyectos, 1000 canciones, 1000 mujeres, 1000 whatsapps... mi vida parece haber entrado en una espiral desenfrenada, y ya me gusta esta sensación de excitación y de hervidero mental y emocional. Pura vida, que dirían los ticos. Será por eso que ayer perdí la tarjeta de crédito y no me he dado cuenta hasta 24 horas más tarde. Feliz de mi. Aparentemente, el caos ya está controlado, y ni me han intentado desplumar mi humilde patrimonio monetario, ni han pagado servicios de meretrices sexagenarias a mi costa. Aunque admito que el susto cuando he ido a pagar en el súper y he visto que no tenía mi tarjeta ha sido... bueno, otro elemento más de excitación, dejémoslo así. Nos estamos planteando ir al BBK con unos cuantos, por si el Primavera fuera poco. Puro vicio, lo sé. La Chica del Tattoo en la Ingle me ha enseñado su nueva inscripción cutánea y me ha propuesto cenar la semana que viene. El martes tengo otra cena de cumpleaños que acabará en parranda, viendo la convocatoria. A-Cosas-Claras-Pero-No-Tanto también me dijo de quedar la semana que viene; el viernes tengo el concierto de Hinds más la salida caótica-dEsoRdeNada. Como no me gusta complicarme la vida, a todas las ya citadas en posts anteriores, el viernes también vendrá L-de-Lesbiana, con la que merendé ayer, y a la que he liado también para mi proyecto más excitante de las últimas semanas/últimos meses. Me gustó lo que me dijo: cuando acabó de comer ayer con una conocida común, le dio pereza quedar con una amiga, y prefirió pegarme un toque a mi porqué necesitaba un chute de positividad, creatividad y estímulo (no recuerdo exactamente las palabras, pero el espíritu era éste...). Me encantó que me asociara a todo eso. La verdad es que últimamente me siento muy así, tras una etapa de cierto letargo y rutina vital. Y supongo que es por eso que se generan espontáneamente situaciones a mi alrededor que me abren muchas puertas: laborales/creativas, amistosas, emocionales, sexuales... como ya sabemos todos cómo funcionan estas cosas, y lo caprichoso e incierto de las rachas, tengo muchísimas ganas de aprovecharla, y de vivirlo todo al máximo y dejarme de hostias, convenciones ni inhibiciones; mis pequeñas taras de salud ya me estaban incrementando esas ganas, y ahora más. Parece que mi madre está pelín mejor, y me la pienso llevar a pasear todo lo que se ha aposentado últimamente. Y hoy me he propuesto irme a dormir pronto para poder levantarme mañana a una hora en la que pueda hacerme una analítica pendiente de hace 2 o 3 semanas. Por qué narices sólo las hacen hasta las 11h? Acaso no haría el mismo efecto si me levanto a las 13h y voy a hacérmela sin almorzar? Puta sociedad de mediocres y retrasados, siempre jodiendo lo diferente con la excusa de las aborregadas mayorías...




dilluns, 25 de gener de 2016

eNRedArmE eN tUs RiZoS




Yo no sé por qué extraña ley las mejores noches suelen ser las más inesperadas; pero por muy extraña que sea, la ley funciona. Llegas a casa cansado de trabajar y con una pereza enorme. Envías un mensaje más por cumplir tu palabra que por ganas reales de salir de casa. O quizás sea por la eterna excitación hacia lo nuevo, hacia la generación de situaciones inéditas e historias por escribir. O quizás sean las ganas que te despertaron la noche anterior los tórridos amantes anónimos del piso de abajo, y sus 3 polvos consecutivos, con sus consiguientes (y nada discretos) gemidos mientras tú intentabas dormir. Sea por lo que sea, se trata de un mensaje conservador, como de alerta hacia tu interlocutora, para advertirla que si salir de casa te da pereza en ese momento, imagínate salir de la ciudad. Trabajando al día siguiente. Y teniendo en cuenta que la banda que quieres ver toca a la 1:30h. Pero la predisposición con la que L-Rizos-Dorados responde se te cuelga en la oreja para gritarte: "que vayas para allí, so perraco! Que sólo se vive una vez!!". Y cualquiera dice que no ante semejante tesitura. Así que ducha, improvisación máxima, caminar+metro+bus, y plantarte en la sala del extrarradio con forma de caja. Cenar en el bar de la sala un par de bocatas, un par de cervezas, y un par de sorprendentes empatías cubriendo lo que parecía timidez. Malditos prejuicios los tuyos. Conversación amena e interesante, muchas sonrisas, música a mansalva (incluso demasiada, con unos teloneros habría sido suficiente), y descubrirle Les Sueques, con aquel nerviosismo y presión que uno se autoinsufla cuando habla muy bien de una banda que le gusta, y que quiere que le guste también a su interlocutora. Y parece que sí, a la espera de su escucha atenta y calmada en disco. La fatiga juega en nuestra contra, pero el paseo posterior parece reavivar las complicidades que nos ha dado por tejer casi sin querer en noche tonta. El autobús aparece tan rápido que casi no tengo tiempo ni de decidir si quiero besarla o no. Como si eso fuera algo que se pudiera decidir. Pero a veces está bien alimentar las ganas con esperas, y el simple contacto de mano con mano y su sonrisa nerviosa de despedida pueden ser indicativos de reciprocidad. Posiblemente el viernes nos veamos en el concierto de Hinds (cómo me gusta su disco!), y veremos si no se da una circunstancia típicamente dEsoRdeNada de concentración máxima de ex-aventuras, futuribles, y/o posibles competencias masculinas. Y La Chica del Tatoo en la Ingle enviándome mensajes afectuosos de madrugada. Y a J-de-las-Afueras que le tengo que llevar 'La Melancólica Muerte del Chico Ostra'. Y la Ex-Cañí que correrá por allí. Y... no se podrían dosificar historias para tenerlas de reserva en épocas de sequía...?




dijous, 21 de gener de 2016

pLAceReS y ViCiOs











...y paro, porqué me estaría horas. Más info, aquí.


aNimAL NiGHtrAte




Cómo me gusta escribir de noche. De noche pienso más fuerte. Y más claro. Ni tan siquiera es cosa de las cervezas que hemos compartido mientras pensábamos en nuevas fiestas y proyectos que nos proponen tras el éxito de la primera. Es cosa de biorritmos. Yo nací de madrugada, así que es mi estado natural. La calma que reina fuera también ayuda, si bien la distorsiono con la música que suena en mis auriculares. Sí, soy de los que escucha música con auriculares y pone luces ténues de noche para no molestar a los demás. Es por eso que me cabrea un montón cuando los demás no piensan en mi. Si yo lo hago con ellos, no veo por qué el trato no puede ser recíproco. Sería lo justo. Pero supongo que la justicia no existe en el serrín cerebral de los subnormales. Y el mundo está lleno de ellos. Incluso tú o yo lo somos a veces, aunque no sea algo voluntario. Otra cosa que no entiendo es la gente que lee un blog y no escribe, o a los que no contestan un mensaje. Poca empatía, poca inquietud, mucho ombligo. Lo único malo de este ritmo nocturno es que casi no veo el sol (y así voy, que me dijo mi oftalmóloga favorita que me faltaba vitamina D), por culpa del maldito invierno y de la estúpida (e inútil) manía de cambiar los relojes de hora. Yo gasto más electricidad así, por mucho que me intenten vender la moto de que es al contrario. No os creáis lo que os digan otros, porqué en el 90% de los casos será mentira...

Últimamente estoy muy activo. Serán las compañías estimulantes, el hecho de sentirme mejor conmigo mismo, o las urgencias por vivir que le vienen a uno cuando los problemas de salud (propios o ajenos) revolotean alrededor. Como le decía a no sé quién, creo que lo mejor que podríamos hacer todos es vivir como si nos quedaran 3 meses de vida. Evitaríamos conformismos y rutinas, seríamos más valientes y decididos, y el mundo sería un lugar mejor para vivir. Hoy parece que las faldillas se han calmado, tras la avalancha de ayer. La escucha obsesiva de las Hinds me ha llevado a acordarme y rescatar antiguos discos de otros grupos garajeros femeninos, como Thee Headcoatees, las Delmonas, o Detroit Cobras. Adoro a estos grupos, y estos ritmos, y estos sonidos añejos y grasientos.


Cambiando de sonidos, el viernes salen los discos de Suede y Savages (que ya he escuchado, y me ha vuelto a encantar como el anterior). Hoy los cabrones del Primavera nos han tenido toda la tarde pendientes del puto cohetito que no despegaba ni a tiros (son casi las 4 de la mañana, y ahora mismo hay 175 usuarios conectados). El rumor era que mañana anuncian el cartel, aunque también me decían que podían aguantarlo hasta el lunes. Es innegable que manejan perfectamente el marketing para mantener la expectación, cosa que siempre es más fácil cuando eres un festival mastodóntico que mueve millones de euros. Seguiremos esperando a que se cansen de jugar con nosotros, malditos bastardos...



dimecres, 20 de gener de 2016

pASaNdO eL RatO




La ley del todas o ninguna sigue vigente. Yo sigo siendo igual de feo, pero será la erótica del poder, o que últimamente ando por la vida muy desenfadao, chisposo y melasudista. No suele fallar la tesis del no busques nada y encuéntralo todo; o la del desnúdale el cerebro y la ropa caerá sola (adaptación dEsoRdeNada de una frase que he visto hoy y me ha parecido brillante a ratos, y asquerosamente Paulo Coelho a otros). O aquello de lo importante no es ser guapo, sino desprender follabilidad. Y eso es algo que no se consigue en el gimnasio, sino dándole a la quijotera y al descaro, tras muchas horas de cultivo por vías diversas. Al fin y al cabo, si uno se pone introspectivo y reflexivo, al margen de los (1000) deseos carnales que uno pueda sentir diariamente con gente que ve en la calle, en el metro, en el curro, en un bar, en un anuncio, en una peli... lo que todos buscamos es alguien que nos despierte las ganas de follarle el cerebro. O al menos a mi me pasa. Quiero encontrar a alguien que me estimule y me ponga dura la materia gris. Que con su sola presencia y conversación me haga eyacular 1000 ideas disparatadas y planes que compartir, surgiendo a borbotones. Alguien que me descubra grupos, películas, gusto por aficiones que ni sé que tengo. Que me despierte ganas de enseñarle cosas, y viceversa. Y mientras eso no llegue (si es que llega alguna vez...), me conformo con revolcones de diversión carnal por instinto de supervivencia, que ya me llenan (o vacían, según se mire) lo suficiente como para ir tirando por la vida con cierta felicidad. Y como todo esto lo huelen con ese inquietante Séptimo Sentido femenino, en un solo martes La Chica del Tatoo en la Ingle me dice de ir un día a hacer unas birras, J-De-Las-Afueras que si voy a un concierto, A-Cosas-Claras-O-No-Tanto de vernos en un par de semanas, y una antigua M que me volvió loquito años atrás que si quedamos el jueves en su casa. Y para rematarlo, L-Rizos-Dorados me dijo en la fiesta del otro día que la avisara si iba el viernes al concierto de Les Sueques. Sin olvidar que a final de mes coincidiré en otro concierto con la Ex-Cañí con la que compartimos dulce bienvenida al 2016 en fin de año, y que a estos dos conciertos podría apuntarse también J-de-las-Afueras... parece que 2016 ha empezado caprichosamente juguetón...


PD: Fui a ver la de Tarantino, y me dejo más frío que el que pasan sus protagonistas. Es él, que empieza a repetirse, o soy yo, que me hago viejo...?


dilluns, 18 de gener de 2016

aLL ToMOrRoW pARtieS



Han sido casi 2 meses de preparativos, reuniones, ideas más o menos alocadas, e iniciativas creativas de diseño DIY. El proyecto inicial cambió de fecha, de lugar, y de manera de vestirlo. El trabajo a 4 acabó siendo casi de 2 y medio tirando a 3, siendo generosos. Y admito que he tomado iniciativas por libre cuando veía que la cosa se empantanaba. Y me he sorprendido a mi mismo defendiendo cosas con convicción y persuasión cuando veía que mi opción era la más adecuada de aquí a Lima. Debe ser cosa de la edad. La última semana fue un puto estrés, que se juntó con otras cosas estresantes de curro y salud familiar. El estrés duró hasta el último minuto, porqué casi nos pilla el toro en cosas varias, y de hecho, nos pilló y nos quedamos sin algunos de los elementos básicos previstos. Pero al final, a base de esfuerzos, imaginación, ilusión y horas, nos acabó saliendo una fiesta bastante redondita. Mis sufrimientos porqué la gente acabara contenta y no sintiera que estaban pagando más de lo que era sensato no se hicieron realidad, y la verdad es que todo fueron felicitaciones, sonrisas y euforias etílicas en una noche para recordar. Y la sensación de haber ganado otra familia. De esas que nunca se sabe cuánto durarán, y que seguramente tendrán fecha de caducidad en el 90% de los casos, sin que eso tenga por qué significar necesariamente algo malo. Todo empieza y todo acaba, y creo que es más sensato e inteligente asumirlo y vivirlo con la intensidad que se merece en el momento que sucede, que no quedarse lamentando que no dure más o no vaya a volver. Nuevas caras y caretas, y puertas abiertas a historias por venir, mezclándose con algunas que han pasado ya. La inmensa satisfacción y felicidad por plantarte en una esquina, mirar a la sala llena y ver que decenas de personas se han juntado y lo están pasando bien gracias a todo lo que habéis liado tú y tus cómplices de fechorías. Lo que era nada, ahora es eso que tienes delante de tu retina. Una de mis actividades preferidas es mirar la realidad, coger ingredientes de mi entorno, mezclarlo con anarquía e imaginación, y pasar de la hoja en blanco a un algo creativo y descontrolado; y ver qué pasa. Como cuando jugábamos de pequeños al Quimicefa, o cuando me metía en la cocina y empezaba a mezclar productos aleatoriamente, a ver qué sucedía. Pero con personas. Y con alcohol y/o música, que es lo que acaba quitando las caretas. Descontrol, fuera escudos, dentro instintos. Mierda pa'l cerebro, y adelante el deseo. Quizás porqué estaba demasiado pendiente de unos y otras, y de que todo saliera bien, no pude centrarme demasiado en los míos. Que haberlos húbolos. Pero ya con todo pasado, he empezado a mover fichas, para ver cómo se mueve la partida. Que últimamente parece que vuelvan a pasar cosas, y eso siempre será positivo en el océano de rutinas. Me gusta volver a sacar a pasear al diablillo pícaro, y al tunante de palique inacabable. Cuando más me gusto es cuando menos pienso. Y está claro que la mejor táctica es siempre pensar menos y hacer más. Y encima la fiesta acabó con 'Starman', y un gran abrazo colectivo de comunidad y nostalgia empática...



PD: y éste también fue otro gran momento de muchos...



dilluns, 11 de gener de 2016

pLAneT eARth iS bLUe...



...and there's nothing I can do

D.E.P. BOWIE
:(



divendres, 8 de gener de 2016

dEsoRdeN BaM bOOm!




Canta Billie, se haga el silencio. Los ojos pesan, consecuencia lógica de noches largas y camas cortas. El fin del Balam Bam Boom es un ataque a la linea de flotación del dEsoRdeN, pero resistiremos. El anuncio final ha sido tan precipitado, que ya no importa que a la mañana siguiente tenga que madrugar: la última noche hay que estar allí, sea con o sin compañía. No deja de ser parte de la historia contemporanea dEsoRdeNada, y hay que ponerle un broche a la altura. Dadas las circunstancias, bajo algo antes de lo habitual, pero ya hay bastante gente. Hace un calor horrible, y tampoco hay guardarropa. Parece como si la misma sala fuera la que les hiciera el boicot, por motivos que desconozco. El último cocktail d bienvenida tiene un punto amargo, porqué sólo puede ser así. Saludo a Fotógrafo Enrollao, y me doy cuenta que vengo con el chip sociable y melasudista. Bailo desde el minuto 1, y siento cada canción como si tuviera que impregnarlas bien adentro, para retener víveres espirituales sonoros, como las hormigas que llenan de comida sus guaridas en previsión del crudo invierno por llegar. Dudo con la morena pulpfictionesca, y me pongo a hablar y bailar con L-Porteña, que está 4 o 5 días de visita en la ciudad. Sus amigos han subido a fumar y ya no vuelven, así que aprovechamos el regalo del azar para pasar un buen rato juntos. Se mueve de maravilla y súper sexy, pero como ha ido a clases de baile, me cuesta mucho seguirla porqué hace pasos automáticos, que no concuerdan con mi free-style 100% intuitivo. Prefiero 1000 veces mi manera de hacer. El contacto con sus pechos tersos me pone a 100 y me hace sentir maravillosamente vivo. Un rato después, se va a buscar a sus amigos y su puerta abierta a volver se diluye como la cola en mi vaso de whisky que la camarera rubio pibón ya me pone sin que haga falta decirle qué quiero. Saco a bailar a la catalana morenita de peinado y camiseta irresistiblemente indies, que está un poco p'allá. Eso me encanta, sobra decirlo. Flipa con mis pasos improvisados que vienen del negro que fui en otra vida, y me lleva a la barra a invitarme a una copa. No sueño, me está invitando ella, mandando a tomar por culo todos los roles y tópicos de genero. Eso también me encanta, sobra decirlo. Volvemos a bailar y tengo que proteger a su amiga de un tipo borrachísimo que la acosa, literalmente. Morenita Indie me dice de ir al Jamboree a bailar hip-hop, y quizás otra noche la habría seguido, pero hoy es la última noche del Balam, y tengo que completar mi homenaje. Un capítulo más de mi encantadora e interminable lista de dESoRDeNadas que pudieron ser y no fueron. El día que tenga un killer que remate la cantidad interminable de ocasiones de gol que genero, me hincho a follar como un sátiro.


Bailo con 3 o 4 o 5 o no sé cuántas chicas más, nos medio besamos con una lolita que debe rozar la veintena, nos hacemos fotos con Fotógrafo Enrollao, y a pesar de mi intención de irme a las 4h con una sola copilla de tributo final, sin casi darme cuenta encienden las luces rojas del final, mientras la chica que baila junto a un chico que no parece su novio continúa mirándome de reojo, como si quisiera enviarme pensamientos telepáticos diciéndome: "quiero bailar contigo pero no me atrevo a decirlo". Tristeza y euforia entablan una dura lucha en ese momento, pero hago trampas para que gane la alegría por todo lo vivido allí, hasta el último minuto de todo este tiempo que ha pasado ya. Estar allí era imaginarse británico en los 60s-70s peregrinando al Wigan Casino o al Blackpool Mecca para dejarse piel y sudor bailando Northern Soul toda la noche. Me despido de Fotógrafo Enrollao, y me encamino de vuelta a casa con una sonrisa. Mientras espero sentado en el andén, una chica con una maleta enorme está a mi derecha, y no puedo evitar preguntarme de dónde viene o adónde va a esas horas tan cargada. La respuesta me la da ella misma cuando la ayudo a subir las escaleras de salida a la calle, ya que bajamos en la misma parada. Sí, admito que habría podido bajar también en la siguiente, pero cuando la curiosidad aprieta, vale todo. Le Petite Bordelaise llega de vuelta de su ciudad, en un larguísimo trayecto en autocar. Como vamos en la misma dirección, caminamos juntos mientras nos explicamos rápidamente nuestras vidas, y descubrimos afición común por mrs. Holiday. La dejo en su portal, y nos emplazamos a vernos en bares o conciertos por el barrio. Sí, ya sé que podría haberle pedido un contacto, o haberla invitado a la fiesta de la semana que viene como excusa, pero también tiene su encanto dejar las cosas en manos del azar. En el fondo, era algo joven, aunque nunca se es lo suficiente como para no poder darle color a la vida...


...el madrugón ha sido menos terrorífico de lo que pensaba, al menos en ese momento. Admito que al mediodía he necesitado una coca-cola para darle azúcar al cuerpo y sacarme al zombie de dentro. No sé qué cara debía hacer cuando he ido a ver a mi oftalmóloga preferida. Es encantadora. Desde la sonrisa que me ha dedicado al cruzarnos en la sala de espera, al momento en que ha sacado la cabecita por la puerta para avisarme de que pasara, o cuando se me ha puesto a un palmo de la cara apuntándome con la linterna a las pupilas. He tenido que hacer esfuerzos titánicos por no abalanzarme sobre sus labios y decirle que la adoro, y es posible que me haya visto el deseo a través de la córnea. Su forma de hablar es tan dulce, hipnótica y lisérgica que me relaja ipso-facto, y me hace olvidar incluso de que, en el fondo, si estoy allí es porqué algo de mi salud visual no chuta. Pero al salir de allí, con ese solecito templado asomando, y Tom Waits sonando aleatoriamente en mi Ipod, llevaba una felicidad encima que no me la podía (ni quería) quitar de encima. Por todo lo de anoche, por lo de esta mañana, y porqué en el fondo, me gusto cada vez más y me siento afortunado de ser quién soy. Con todas mis miserias y defectos, que son muchos. Pero dentro de todo, y con los 1000 'peros' que le pueda poner a mi vida, y las 1000 cosas que podrían ser mejores, tampoco he salido tan mal. Podría ser votante del PP o Convergència, o escuchar reguetón y Pablo Alborán, o ser del Madrid, o asesino psicópata (bueno, esto no descarto que lo acabe siendo algún día, cuando extreme todavía más mi misantropía radical). Que sé yo, quizás mañana me pase algo que me haga cagarme en todo, pero hoy me voy a dormir sereno y con hambre voraz por la vida.