divendres, 23 de setembre de 2016

La múSiCA aMAnSA a LaS fieRaS





Ha sido un día de extremos. Me he despertado al ritmo con el que me fui a dormir:



'Goo' me parece una puta maravilla. Es la mezcla perfecta entre belleza y violencia. Caos, angustia y rabia. Liberación. Explosión. Catarsis. Con el tiempo, se ha ido convirtiendo en mi disco preferido de Sonic Youth, superando a 'Washing Machine'. Nada empatiza más con los sentimientos que la música. Nada. Todo momento tiene sus discos, sus canciones, sus letras que escupir con rabia, deseo, euforia... lo que toque en cada momento. Quizás influído por el disco, y también por mi imposibilidad de dejar de darle vueltas a la quijotera por todos los maltratos sufridos últimamente, he enviado un mail al comité de empresa planteándoles reacciones por mi parte al percal que me tiene encendido desde hace ya unos cuantos días. A esta hora de la noche, no me han contestado. La lucha interna entre vísceras y cerebro continúa, y ahora mismo no sé quién va a ganar. Lo único que quiero es no perder yo...

Seguramente ese mail ha sido el desatascador que necesitaba para liberarme un poco el fuego de estos últimos días. Me he sentido aliviado al soltarlo. Por la tarde hemos vuelto a la rutina ondulada, con alguna novedad. Aunque nos llevará un tiempo acostumbrarnos a los pequeños cambios, me he sentido bien. Me serena. Me gusta. Me siento bien. Me amansa. Al acabar, no tenía ganas de irme a casa, y aunque L de Lesbiana tenía el cumple de su madre, he optado por pegarles un toque a Hermano-Ficticio-R y compañía para irme a ver con ellos a los Jayhawks. Les he visto 1000 veces, ni tan siquiera he escuchado el último disco, y la entrada costaba un pastón, pero me ha dado igual. Era lo que me apetecía, y lo que necesitaba. Nada me sienta tan bien como la música en directo. Esa hora y media de concierto (o ponle dos si llegas a los teloneros), se me pasan todos los males. El mundo que hay fuera de la sala no importa una mierda. No hay corruptos, ni ladrones en la oficina, ni perversas arpías... sólo riffs de guitarra eléctricos, melodías maravillosas y, si las cotorras lo permiten, una comunión mística entre el universo y tú. El único momento en que parece existir la armonía, el equilibrio, la paz. El de hoy ha sido especial, porqué por primera vez Hermano-Ficticio-R llevaba a sus dos críos a un concierto, y lo han pasado genial. No he podido evitar acordarme de los días en la facultad cuando se conocieron y empezaron a salir. Y hoy, dos décadas después, estábamos allí todos juntos, con dos pequeños seres que por entonces ni imaginábamos, y que han absorbido como una esponja el amor por la música de sus padres. Ha sido realmente bonito. Por un momento hasta he llegado a creer que el mundo todavía esconde rincones de ingenua belleza resistiendo a la mugre diaria. Con una canción de los Jayhawks, hasta sería capaz de enamorarme para ponerme nostálgico...



dijous, 22 de setembre de 2016

sORpréNdeME




Había olvidado esta sensación, porqué no tenía tiempo libre para que se diera. Abandoné movidas varias para recuperar tiempo libre, y ahora que lo tengo (algo, tampoco al completo), recupero la cadena de 'no puedos'. La que no tiene una hija, tiene un curso de somelier; la que no trabaja 12 horas, ha quedado para preparar un viaje inminente. Y la que no... no me contesta. Eso sí que es algo que no soporto. Si no puedes o no quieres, lo dices, y no hay problema. Pero sé honesta/valiente y dilo. Lo otro es cobardía y mezquindad. Leía a Paola Vaggio en su blog hablar de faltas de empatía y lo mal que tratamos a los demás, y estoy 200% de acuerdo. Somos los primeros en quejarnos cuando nos lo hacen, y también somos los primeros en hacérselo a los demás. Entre esto y lo del trabajo, llevo días de odiar de más la humanidad, si es que es posible incrementar mi estado natural en ese sentido. He visto la primera parte de 'Nymphomaniac', meses después de comprarla en esa tienda del centro donde venden DVDs a 2 euros. Suelen tener algún pequeño defecto de fábrica y por eso las venden a ese precio, creo. Pero para observar las historias, me sirve. Me ha gustado, pero me queda la incógnita de saber cómo seguirá la 2ª parte. No tenía humor para tragarme dos horas más de peli, o lo que dure. Me ha encantado la exposición de Philippe Halsman. Tanto, que me he acabado comprando un libraco de casi 40 eurazos para poder contemplar con calma en el sofá de casa todas esas fotografías maravillosas. Adoro la fotografía, aunque no tenga ni idea de técnica. Siempre he preferido el autodidactismo, la propia experimentación y el azar. Probablemente vuelva a presentarme al concurso en el que fui finalista el año pasado, aunque tengo la sensación que esta vez no tengo tanta materia prima. Tengo que repasar el material y elegir. Y que no se me pase la fecha de entrega, que ahora mismo no tengo muy clara. He dejado un autorretrato en la exposición que creo que ahora mismo me define bastante. Sí, este sería mi mensaje al mundo ahora mismo...





dimecres, 21 de setembre de 2016

La fOtO No tiENe QuE VeR CoN eL teXtO (o Sí...)




Mientras intento no hacerme demasiada mala sangre con los ladrones de mi curro (que no quiere decir que lo consiga...), la semana recupera elementos hertzianos de rutina. En este caso, rutina no equivale a aburrimiento supino, sino a 'el verano se va a la mierda y recuperamos el ritmo normal del año'. Los que intentamos resistirnos hasta el final a esa idea deprimente estamos ultimando nuestra escapada a Formentera de la próxima semana. Me apetece un montón, y cruzo los dedos para que nos haga buen tiempo, porqué había amenaza de algún día de lluvia (que ya sería mala folla...). Otro elemento de rutina es la dificultad para encontrar gente (preferiblemente mujeres) con quien hacer planes entre semana. Sí, es cierto que mi gusto por la improvisación lo hace aún más difícil, pero hay veces que es un poco frustrante y le hace sentirse a uno bastante solo. A ver, que a mi siempre me ha gustado ir a mi bola y no tengo problema alguno para hacer cosas conmigo, pero hay momentos en que uno querría más vidilla alrededor. También es verdad que paso bastante, porqué en los últimos fines de semana había abierto frentes a los que luego no doy continuidad por pereza, o por el hastío de los malditos roles de género que tanto odio. Si quieren algo, que llamen ellas, que también tienen dedos. Hay veces que me gustaría que no fueran tan mojigatas y pudiéramos actuar con naturalidad: "hola, NOMBRE, todo bien? Te apetece quedar para echar un polvo? - "Ah, pues sí, que he tenido un día horrible en el trabajo, y necesito descargar energía" - "Ok, perfecto, pues vente a mi casa a las 20h. Y si pasas por la farmacia, pilla condones". Y tan sencillo. El nivel de felicidad colectivo aumentaría considerablemente, no tengo ninguna duda. Quizás debería hacerme Tinder... a todo esto, le he dicho a Morenaza Pirómana (a.k.a. Morenaza Extra Soft Skin, a.k.a. Morenaza Light My Fire) de ir mañana a una expo de fotografía que pinta muy bien. Seguro que acabará por no poder, pero no puedo resistirme a intentarlo. Cosas de los tauro. Quiero quedar con ella fuera del trabajo y saber más de ella, pero por ahora se resiste. Me enciende el alma, en el buen sentido. ¿Sabéis de esas personas estimulantes con las que todo parece tan fácil, divertido y luminoso? Pues así. Me pasa con muy poca gente, y suelo ser experto en desaprovechar las ocasiones, o cagarla, o ser desesperadamente torpe y lento cuando alguien me gusta de verdad. Es mucho más cómodo con las relaciones fake, de esas con fecha de caducidad desde el primer día. Creo que eso ya lo dije en el último post. Me repito. Siento ese hastío tan típicamente otoñal. La peor estación del año, porqué es la que deja más lejos al verano siguiente. Buff, qué pereza me da todo...


PD: He ido a ver el nuevo documental de los Beatles. Hay algunas imágenes inéditas, y recupera el concierto en el Shea Stadium de New York. De la historia en sí, no explica gran cosa nueva, pero se deja ver. Siempre resultan divertidos y, aunque no me considero un gran fan, tienen una colección de canciones envidiable... 


diumenge, 18 de setembre de 2016

MiSerAbLeS




Debería estar durmiendo, porqué mañana curro, como cada fin de semana. Pero no me apetece, o no es lo que necesito ahora. Llevo días bastante cabreado con mi empresa, porqué son unos ladrones. Eh, y actualmente no me puedo quejar de mis condiciones, ni de mi sueldo. Durante muchísimos años sí que tuve razones para cabrearme con todo eso. Curiosamente, dEsoRdeNado de mi, fue en los años de esta falsa crisis inventada por El Imperio del Mal, Los Hombres Grises, y todo su aparato mediático de propaganda, cuando logré por fin mejorar mis condiciones y tener un contrato y unas condiciones dignas. Incluso, tal y como está el mercado en mi sector, se puede decir que tengo unas buenas condiciones. En ese sentido me siento un privilegiado, pero tampoco me voy a sentir mal por ello. De trabajo, constancia y sacrificios (muchos), voy sobrado en mi trayectoria profesional. Y que haya gente peor que yo no tiene por qué significar que no pueda denunciar las injusticias que sufro, que también las hay. Le estoy agradecido a mi empresa por muchas cosas y confianzas depositadas, pero cuando te roban económicamente 1 año de tu trabajo, tengo todo el derecho a cabrearme. Mucho. Uno, porqué me jode sobremanera que cuando te piden/exigen una tarea que conlleva una responsabilidad evidente, no vayan por delante con la compensación económica que se merece. No sé vosotros, pero yo no trabajo por gusto. Me gusta mi trabajo, e incluso por momentos lo disfruto, pero si tuviera dinero para vivir toda mi existencia, enviaría a tomar por culo mi empleo y me iría a viajar y vivir la vida. Como cualquier persona normal, vaya. Otro motivo de cabreo que viene ligado a esto es que no soporto tener que ir a mendigar lo que es mío. Si estoy cumpliendo lo que me pediste con total responsabilidad, sobreesfuerzos y sacrificios, desde el primer día hasta el último, no se puede ser tan gitano de mirar para otro lado y no cumplir con tu parte. Insisto, yo trabajo por dinero. Lo de sentirme realizado y todas esas mierdas y filosofía barata del maldito neoliberalismo se lo pueden meter por el esfínter anal y sacarlo por la pituitaria. Pero lo que más me jode de todo no es la pasta que me están rateando. Puedo seguir viviendo sin ella, porqué tampoco me va a convertir en millonario. Lo que más me jode de todo es sentirme estafado y traicionado. Porqué por una parte me admiten que merezco lo que pido (simplemente lo mismo que, por convenio, cobran otros compañeros con responsabilidades similares), pero por otra me dicen que me lo pagarán a partir de ahora. Todo lo del último año, nada de nada. Es tener unos santos cojones y tratarme de imbécil que me indigna. Y aunque me han ayudado en ciertas cosas y les doy las gracias, la resignación con la que se lo toma el comité de empresa también me joroba bastante. Joder, que nos están reconociendo entre lineas que me han rateado un puto año de pluses que me he ganado con un montón de horas de curro, madrugones y sobreesfuerzos. AAAGGGHHHHH, qué puta rabia! Esta semana estuve a punto de plantarme y negarme a hacer una sustitución que me han pedido para cubrir un día de fiesta de un compañero. No me lo recomiendan porqué puede implicar un expediente por indisciplina o no sé qué narices, así que me estoy planteando de qué otra manera devolver la mala jugada sin que suponga una falta o similares. Tengo una en mente, pero tengo que hacer las consultas legales pertinentes. Sí, claro que tengo las dudas de si vale la pena meterme en una guerra así. Puede que sea el más perjudicado. Mi orgullo y mis vísceras me dicen que sí, que tengo que ir a muerte para hacerme valer. Y mi cabeza, que siempre es la parte más conservadora del ser humano, me dice que sea inteligente y evite la confrontación directa, y ya encontraré la manera de irme cobrando lo robado poco a poco con más puterío. No sé cuál de las dos ganará, pero ahora mismo sé que iría encantado con un bidón de gasolina y un pasamontañas a la puerta de la adorable empresa para la que prostituyo mi tiempo...



dijous, 15 de setembre de 2016

LoS díAs RarOS




La primera experiencia pinchando música en un evento público ha sido correcta, sin más. El altavoz que nos han dejado no se escuchaba demasiado, ya que la sala era enorme y con una acústica bastante mala (hueca), así que tampoco nos ha permitido jugar tanto como hubiéramos querido con las canciones elegidas para el concurso. Y hemos tenido que improvisar la preescucha con un segundo portátil y mis cascos de botón nuevos que me compré la semana pasada, me costaron una pasta, se escuchaban de maravilla... y que he acabado perdiendo. Todo bien. Bien dEsoRdeNado, vaya... el acto en sí ha sido divertido, con cerveza gratis, gente creativa, y también con ese punto de postureo y gente súper cool que tienen este tipo de actos. Me la bufa bastante todo ese rollo, pero las chicas son muy monas, como en la canción de Mecano. Hemos hablado con gente y hecho contactos, que nunca vienen mal. Quién sabe cuándo te pueden servir. Y, en general, han sido unas horas agradables en un sitio muy chulo, mientras afuera caía una buena tormenta. Y siempre es una sensación placentera estar resguardado mientras llueve fuera. Ha sido día también de comida de reencuentros, y de cabrearme bastante con ciertas situaciones de mi curro. Hasta el punto de escribirle un mail al comité de empresa. Estoy bastante harto de ciertas situaciones de agravio, y de tener la situación de que hago el primo. La excusa de que hago algo que me gusta ya no me sirve. Si trabajo es por obligación, me guste más o menos lo que hago. Si pudiera permitírmelo, estaría de vacaciones 365 al año. Llevo una semana bastante tonta y extraña en muchos sentidos, y yo estoy igual. He vuelto a cambiarme el fondo de pantalla, a ver si logro dar con el que me traiga equilibrio y buena suerte. Últimamente vuelvo a escribir casi a diario, y no sé si eso es muy buena señal...




dimecres, 14 de setembre de 2016

ToRMentAs iN & oUt



Sopla el viento, oigo truenos e incluso el reflejo de algún relámpago. Está a punto de caer una buena, recordándome un día más que se acaba el verano. Te puedes ir a tomar por culo, otoño, aunque todavía no hayas nacido. Repito una y otra vez el tremendo error de imaginar las cosas como me gustaría que pasaran. Es de ser inútil, ya que todo el mundo sabe que las cosas nunca suceden como uno se las imagina. Lo peor de todo es que yo también lo sé, pero sigo imaginando. Fantasear se me escapa, sin querer. Te vas una noche pensando que mañana harás tal cosa, o llamarás a no sé quién y quedarás con ella, y luego siempre hay 1000 factores que desvían la realidad hacia otros derroteros. 'Derrotero' es un rumbo marítimo marcado en las cartas de navegación de los barcos. No es que sea muy listo, ni un repelente de esos que quiere hacer ver a todos que sabe tal cosa o tal otra. Yo no soy marinero. Ni tan siquiera capitán. Lo acabo de mirar en Google, porqué es de esas palabras que todo el mundo usa sin saber qué quiere decir. Sabemos que se puede usar en ese contexto, o en ese sentido, pero no tenemos ni puta idea de lo que es. Yo tampoco tenía puta idea de qué quería decir 'derrotero'. A la cama no te irás, sin hacerte una paja más. Hay veces que un libro te cae en las manos en el momento justo. Y no es que el título clave exactamente tu situación, pero en el fondo, se acerca bastante. Porqué la que quiero no está. No se deja. Se resiste. Transita por esa cornisa de la incertidumbre, que no te deja ver claro si tirar para aquí o para allá. Esas mujeres son una mierda, porqué te roban la seguridad. Todo es mucho más fácil con las que simplemente te atraen. Ésas suelen ser más fáciles de seducir, porqué como en el fondo cagarla con ellas te da igual, es más sencillo encararlas con aplomo. Pero con las otras el miedo a dar un paso en falso acaba por traicionarte, y nunca sale bien. Luego las acabas viendo con tipos por los que no te cambiarías ni por todo el oro del mundo, y te preguntas qué narices les ven a esos cretinos. Tú eres infinitamente más inquieto, dinámico, interesante, lúcido y chisposo. No hay ninguna duda de eso. Pero por alguna extraña razón que desconoces, están con ellos y no contigo. Es increíble. Tú sigues picoteando aquí y allí, pero no con las que te turban. Quizás sea mejor así. O al menos, es más fácil. Pero ese vacío siempre está ahí. El vacío de los hombres sin mujeres es un tormento eterno que uno va tapando con capas de hedonismo. Pero nunca dan para taparlo del todo. Vuelvo a estar así, y es una mierda. No tengo claro si la herida es profunda o no, pero lo que está claro es que hacía bastante (mucho) tiempo que no se me llevaba la corriente río abajo. Llevo a la impaciencia colgada del cuello, como siempre, y ese es un peso que me hace naufragar más deprisa a la deriva. No sé para qué narices me acerco a la orilla si siempre acaba pasando lo mismo. Esto es una mierda, joder. No hay duda...



dimarts, 13 de setembre de 2016

OdiO eL OtoÑo




La capacidad destructiva del ser humano es increíble. Y la de complicar las cosas más sencillas, todavía más. Supongo que cuando tejes una mentira y la bola se va haciendo más gorda, te acaba arrollando por la pendiente. La putada es que nos salpique a otros y acabe afectando a proyectos comunes. Lo mejor para llegar es no esperar. Esta tarde ha venido L-de-Lesbiana a casa y hemos estado preparando la sesión del miércoles. Me sigue provocando un sí pero no, que nunca acabo de saber para donde ir. Admito que esas preciosas piernas en el sofá a escasos centímetros me han despertado deseo. Pero sigo teniendo en mente y órbita a Morenaza-Extra-Soft-Skin (estaba pensando en rebautizarla a Morenaza Pirómana, o Morenaza Light My Fire... tengo que darle una vuelta más). Mañana le escribiré, a ver cómo le fue el fin de semana de curro por las islas. El otro día tuvimos una interesante conversación con La Chica Con Pelo de Chico sobre nuestros escarceos amorosos y químicas varias. Me gusta poder hablar abiertamente de eso con una chica. Normalmente son (sois) más mojigatas, o también más maquiavélicas, y esa transparencia tan inusual es un auténtico gustazo. Tenemos que vernos esta semana. Y a ver quién viene a la cena del viernes... supongo que tanta actividad es un intento de vendarme los ojos ante la época más deprimente del año que ya llega. La del inicio de cursos y rutinas, y la llegada de la oscuridad. Me resulta terrible esta época del año. Y en nada ya estarán aquí el maldito otoño, y el frío, y la lluvia, y todas esas cosas horribles que tanto odio. Creo que necesito cambiar el fondo de escritorio, o incluso la foto de perfil...

    

PD: Sigo deseando tanto como el primer día la posibilidad de elegir/construír un nuevo país (por puro pragmatismo y dignidad colectiva; las banderas me provocan cada vez más alergia...), pero las celebraciones de la Diada se me hacen cada vez más repetitivas y naïf. Esto empieza a ser un bucle sin solución, y quizás sería el momento de exigirlas. Los derechos no se piden; se llevan a cabo...


dilluns, 12 de setembre de 2016

eL PaíS dEL RocK NaCieNTe



© dEsoRdeN

Nunca he sido un súper fan, pero me está gustando un montón el nuevo disco de Wilco. Precisamente una de las dos amigas que hice en verano en el Fuji Rock me ha escrito hoy diciéndome que ya se lo había pillado. Diría que no he explicado todavía por aquí la experiencia en el festival nipón. El resumen más resumido serían dos palabras: fue divertidísimo. Era caro, sí, pero valió la pena. Había alto riesgo de lluvia y frío, pero mi talismán interno no me abandonó y tuve calor sin ni una gota de agua. Y aunque no logré convencer a mi amiga M-Tokyota, no tuve demasiados problemas para conocer a dos locuelas niponas (casi no había extranjeros...) con las que compartir horas de música y diversión.

© dEsoRdeN

El viaje en tren bala se pasó rápido (sobre hora y media, creo recordar), con problemas gástricos que hacían presagiar un pequeño infierno festivalero. Por suerte lo pude controlar con química antes de llegar a destino. En la estación vendían dos elementos esenciales en todo festival japonés: gorros (los paraguas estaban prohibidos, a pesar de que suele llover en el festival)... y sillitas plegables de esas que usan pescadores y fotógrafos deportivos. Sí, yo también flipé cuando las vi en la estación. Pero todavía más cuando llegué a la estación invernal donde se hacía el festival. Pero antes de eso, volví a flipar como el primer día que llegué al país con las ordenadísimas colas en hilera respetadas escrupulosamente (colarse? Amontonarse? Qué es eso?) para coger los autobuses a la salida de la estación de tren. Adoro a los japos...

© dEsoRdeN
Al llegar al recinto por una bonita y serpenteante carretera de montaña, me fui para el stand dedicado a compradores de entradas/abonos desde el extranjero. Como he dicho, éramos pocos, así que no tuve ni que hacer cola, y me planté en el festival en un plis-plas. El siguiente shock/diferencia con los festivales europeos llegó entonces: al llegar a la esplanada/valle donde estaba el escenario principal, me encontré con un mar de sillas plegables ubicadas en la falda de la montaña y en la llanura de detrás de la mesa de sonido. Sillas que se habían traído de casa los asistentes. Sillas que dejaban para irse a cualquiera de los otros escenarios ubicados a 15-20 minutos de caminatas. Sillas que continuaban estando en su sitio cuando volvían 3 horas después al escenario principal. Igualito que aquí... Otra cosa que me flipó fue la pasión que le ponían los japos a los conciertos. Una pasión exagerada, pero muy naïf, con infantiles bailes o coreografías multitudinarias de brazos alzados y estirados yendo a un lado y a otro, como si fuera un ejercicio de un gimnasio. Los locales Man With A Mission los hicieron enloquecer a base de heavy metal, baladitas ñoñas y máscaras de animales escondiendo las caras. Ah! Y una cosa importante: son tan bajitos que pude ver los conciertos sin los problemas habituales. Ni una torre ni una melena de más que entorpeciera la visión del escenario. Qué golpe de autoestima para el ego...

© dEsoRdeN

Más diferencias? Al igual que cuando caminas por la calle, los japoneses van a los festivales con toallas colgadas del cuello. Toallas del festival, o de grupos, como si fueran bufandas de un equipo de fútbol. Lo de las toallas es algo cultural, para combatir la enorme humedad del país, así que supongo que los estudios de márqueting, con buen criterio, vieron ahí un filón de mercado que explotar. Yo me compré 4 toallas del festival, para mi y para regalar... Las curiosidades te las ibas encontrando a cada rincón: desde té gratis, un stand que alquilaba botas de montaña (adecuadas al medio donde se hace el festival), lámparas de colores y globos gigantes colgando de los árboles, venta de gorros de paja, gente bañándose o durmiendo en el bonito río que cruza el monte donde se hace el festival, montones de contenedores de reciclaje diferentes con voluntarios que te decían dónde tirar cada cosa, puestos de comida de 1000 tipos distintos...

© dEsoRdeN

© dEsoRdeN
...y en lo propiamente musical, nada que envidiar a nuestros festivales: yo pude ver a Tom Odell, Travis, Wilco, Beck, Kula Shaker... a grupos japoneses que me encantaron (especialmente Zainichi Funk, una especie de James Brown japonés con mucho estilo)... y en los otros dos días que no estuve, también tocaron Sigur Ros, Red Hot Chili Peppers, Ben Harper, Jake Bugg, Courtney Barnett, Explosions In The Sky... cosas de celebrar el 20 aniversario. I-Nipona y Y-nipona fueron un gran regalo, desde que nos conocimos en las primeras filas del show de Wilco. Compartimos conciertos, ramen, alcohol, bailes en la carpa, sake, fotos, la manta que cogí en el avión, mails... los japos flipaban con mis bailes, me decían "big eyes, big eyes!", y se hacían fotos conmigo. Y ese final en la carpa con una banda japonesa que tocaba salsa, y yo enseñando a las chicas a bailar esos sonidos latinos que tanto odio... situaciones freakies en Freakland. Fue extenuante estar algo más de 24 horas seguidas despierto, incluyendo viaje de ida y vuelta y no sé cuántas horas de pie en conciertos y paseos por el monte de escenario en escenario, pero valió completamente la pena. Uno de los mejores recuerdos de un viaje lleno de grandes memorias. Mi próximo encuentro con las chicas, en el Primavera Sound. Sería genial que conocieran al fin diSoRdErLand y volver a coincidir con ese par de locuelas...

© dEsoRdeN

Youtube Fuji Rock Festival

dissabte, 10 de setembre de 2016

hANg thE dJ



La rueda de la rutina avanza inexorable, pero siempre habrá escapatorias. Cuando juntas azar con cara dura (en el buen sentido), se te van abriendo puertas, una detrás de otra, casi sin querer. Es como si el destino quisiera premiar imposturas y valentías, más allá del talento real o las cobardías que lo esconden. Quizás debería aplicármelo a mi vida sentimental... el efecto mariposa sigue funcionando. Alguien te habla de cierta web, de casualidad te permite conocer a alguien que te introduce en otro círculo diferente, te da por meterte en la organización de una fiesta con esa gente que sale muy bien, y al margen de otras puertas paralelas, también te abre a que una asistente desconocida piense en ti, meses después, para pinchar en un evento. Algo que siempre había imaginado como una fantasía, sin mover un dedo cae del cielo. Aunque no lo hayamos hecho nunca, L-de-Lesbiana y servidor hemos dicho que sí, por supuesto. Hemos venido a jugar, y tenemos las patillas más largas que nadie. Tampoco parece tan complicado lo que nos piden, y siempre me ha divertido la arqueología musical. Reto + diversión + puertas a otros terrenos... por muchas renuncias que haga para recuperar tiempo personal, no sé cómo me lo hago, pero acaban saliendo otras 1000 historias para perderlo. És increíble. Pero siempre tengo esa mezcla de curiosidad infinita por las novedades y la sensación de que hay que coger los trenes cuando pasan, no vaya a ser que sea la única oportunidad. La experiencia me lo ha enseñado así, y ya he perdido unos cuantos en mi vida. La filosofía del AQUÍ y AHORA es la única que me vale. No creo en el futuro y el pasado es inamovible. Por si fuera poco, a finales de mes empezamos segunda temporada de aventuras hertzianas, y sale un libro en el que colaboro. Mi vida es bastante dinámica ahora mismo, y quiero exprimirla hasta que no quede jugo, por si acaso. Se vislumbran montañas en el camino, y además me sigue faltando una cosa...



dimarts, 6 de setembre de 2016

eVoL




Septiembre empieza a oler a vuelta a la rutina, y eso no me gusta. Empezando por el hecho de que se haga de noche a las 20h. Y continuando por la vuelta de los jefes en el curro, y empezar una nueva temporada sin grandes estímulos novedosos. Por suerte sigue haciendo calor para autoengañarme pensando que todavía estamos en pleno verano, así que no descarto ir a la playa esta semana por segunda vez en todo el año. La doble F viajera para estos dos próximos meses también es un buen aliciente (Formentera-Florencia), y nuevas caras alrededor podrían llegar a ser un buen argumento para llenar las lineas de próximas entradas. Hoy he soñado por primera vez con Morenaza Extra-Soft-Skin (no me acaba de gustar el mote; creo que le buscaré otro nuevo...), y no sé si eso será síntoma de algo. Sí, nos besábamos (delante de todos los compañeros de curro; tenía su morbillo). Y sí, me ha gustado la sensación. No sé si se hace la dura (esa sonrisilla cada vez que nos vemos...) o si pasa de mi completamente (por estadística histórica, esta sería la opción más probable...), y estoy en ese punto de duda entre apretarla a saco (con el riesgo de que me perciba como un plasta) o pasar un poco de ella y esperar a ver cómo reacciona (desafiando a mi eterna impaciencia). Hay alternativas de entretenimiento alrededor, pero siempre hay el riesgo de que se enfríe la cercanía de las últimas semanas. Joder, me releeo y empiezo a pensar que por primera vez en muchísimos años me vuelve a gustar de verdad una chica. O eso, o este capricho obsesivo-dEsoRdeNado me ha dao fuerte, que también podría ser...