divendres, 28 de juliol de 2017

cOMo tAntaS CoSas



Como ese tomate que compraste reluciente y se pudre en la nevera.
Como esa planta floreada que brillaba en la tienda y se pone mustia en tu balcón.
Como esa camiseta de colores vivos que lucías orgulloso y ha perdido el color en la lavadora.
Como ese disco que parecía iba a cambiarte la vida y ya has aburrido.
Como esa serie con la que todo el mundo ha flipado y tú dejas en el capítulo dos.
Como ese chicle de sabor intenso 3 minutos y que acaba siendo insípido.
Como ese plato que te hacía la boca agua y ahora te repite.

Amarga. Me sabes amarga.
Y ya no tengo claro que esta historia vaya a ser muy larga.*



*Si no es que ya ha salido el cartel de 'The End' mientras miraba la hora bostezando...

dijous, 27 de juliol de 2017

cONjuNtO VaCíO



El torbellino parece perder fuerza. Ayer estuvimos bebiendo y hablando con L de Lesbiana. Hacía 2 o 3 semanas que no nos veíamos, entre vacaciones y demás. Es curioso que prácticamente nunca me pregunta por mis historias. Es cierto que yo tampoco suelo explicarle nada, pero seguramente una cosa es consecuencia de la otra. Hace un año la tenía en la cabeza, y ahora ya no está en ella. Aunque quizás fuera una de las causantes que no me centrara entonces en quien me tenía que centrar y ahora me rechaza. Hace un par de días que no nos escribimos. Me apena sentir que la historia pueda estar enfriándose. Quizás sea el aire que necesitaba. Que necesitábamos. Pero la intuición no me dice cosas buenas, y mi intuición no suele engañarme. Quizás por eso esté tan activo con otras dEsoRdeNadas. Hoy he hablado con R de Vendetta. Y con R-Ojos-Claros. Y con M De Las Culturas. Puede que sean flotadores a los que agarrarse para no sentir el vértigo del vacío de después. Necesito sentir para sentirme vivo. Y no acepto ni asumo todavía haber dejado escapar algo que era tan bello y tan intenso. Los seres humanos somos como el rey Midas, pero al revés. Todo lo convertimos en mierda. No quiero que esto se acabe. No quiero que gane el NO. Y se acaba la película, y los malos van venciendo...


dimarts, 25 de juliol de 2017

eL tRabAJo NoS hACe MiSeRAbLeS




He pasado el primer fin de semana de curro post-vacaciones. Es realmente deprimente. Tras los últimos cambios pre-vacacionales, no soporto mi trabajo oficial y remunerado. Y encima esta temporada me va a tocar sustituír durante unas semanas a un compañero que va a ser padre, y su tarea la soporto todavía menos. El panorama es desolador allí a nivel profesional, y no paran de marchar compañeros. Pero cobro como nunca he cobrado y tengo 4 días libres para hacer las cosas que realmente me motivan, aunque no sean remuneradas. Así que la elección es clarísima: no tengo la menor intención de buscar un cambio de curro. El trabajo ocupa el último lugar en mi lista de prioridades vitales. Lo hago porqué no me queda más remedio, y porqué no hay manera que me toquen los Euromillones (esta semana he conseguido rascar casi 7 euros que, obviamente, reinvertiré). Justo hoy me ha escrito una de las chicas de Almería que conocí en el Azkena para recordarme que había hecho los Euromillones de la semana del 24 de cada mes, tal y como quedamos allí. Me encantan estas historias que surgen de la nada y de manera totalmente aleatoria.

Este fin de semana anuncié que dejaba otro de mis proyectos profesionales que me ha ocupado casi los últimos 5 años. Estaba saturadísimo, y se había convertido en una rutina y una carga. Hago demasiadas cosas, y hay semanas que me parece estar trabajando los 7 días. Ya hacía tiempo que le daba vueltas a la cabeza, y durante el parón por vacaciones lo vi clarísimo: ha llegado el momento de vivir más para mi, y dejar de hacer tantas cosas por la patilla para los demás. Me siento hiper orgulloso de todo el trabajo realizado, y no me arrepiento en absoluto de todo el tiempo y esfuerzos realizados. Pero el ciclo se ha acabado, y mis fuerzas también. La verdad es que ha sido sorprendente y muy gratificante toda la gente que me ha escrito lamentando que lo dejara pero agradeciendo todo el trabajo, y mostrándome su comprensión por la situación y mis sensaciones y deseos ahora mismo. Muchas veces eso llena muchísimo más que el dinero que uno pueda ganar trabajando. En este caso, 0 euros, porqué es algo que quise hacer desde un principio sin más ánimo de lucro que el personal y el colectivo. Eso de servir a la comunidad es algo muy yankee...

Tengo una semana con planes todos los días, aunque creo que será algo más tranquila que la anterior. Hoy me sentía bastante sereno. He hablado con La Chica Con Pelo De Chico por whatsapp, he planeado una salida colectiva para la semana que viene en el sitio donde celebré mi último cumpleaños, he ido a la piscina a darme un chapuzón y tomar el sol, y luego a ver a mis padres y cenar en su casa. Y acabo de recuperar, por casualidad, a una banda que hacía un montón que no escuchaba y que había puesto por aquí durante una época...


dilluns, 24 de juliol de 2017

PeRSpeCtiVaS




No sé si debería haberlo hecho, pero he estado releyendo los whatsapps con La Chica Con Pelo De Chico (sí, es un ejercicio muy femenino, pero yo tengo mi feminidad muy acentuada). Desde la primera noche que nos escribimos en privado (y que fue la primera que nos liamos), en febrero del año pasado. Pensaba que había sido más hacia primavera-verano. Es increíble cómo se van perdiendo detalles y matices, y es increíble cómo se pueden llegar a revivir sensaciones y emociones, a partir de lo que transmiten los textos. Y te da mucha perspectiva. La misma que te va quitando el día a día, con toda su monotonía. Al principio ella no paraba de escribirme, de buscarme, de decirme para quedar, de invitarme a sus viajes o a conciertos, de lanzarme indirectas y elogios... y yo estaba más a mi aire y despreocupado. Pero el rollo que desprendíamos era sensacional. Absolutamente espontáneo, fresco, dinámico... bonito y excitante, podrían ser dos palabras complementarias, en este caso al menos. Y no hace tanto de ello. Pero es cierto que en los últimos meses se ve una involución. A ella se le ve más afectada y cansada por el trabajo, y a mi en esa dinámica de dependencia y obsesión que me cogen a veces cuando alguien consigue atraerme o seducirme. Creo que el punto de inflexión fue una fiesta en La 2, en la noche de los mensajes contradictorios. Recuerdo que esa fue la primera vez en que empecé a notarla algo más esquiva, y yo pensaba que era porqué estaba picada porqué no le había hecho más caso hasta entonces. Pero en realidad ella estaba en mitad de una guerra civil interna que le hacía dudar de muchas cosas, incluyéndonos a nosotros y nuestra relación indefinida. Pero esa noche seguramente empecé a darme cuenta que quizás no tenía la situación tan controlada, y que ella estaba quizás más lejos de mi de lo que yo pensaba. Y supongo que por eso caí de 4 patas y me empecé a focalizar en ella. Creo que ese día abrí los ojos, y ahora me pregunto cómo pude tardar tanto en hacerlo, si releyendo se ve perfectamente todo. Con sus virtudes y sus defectos, es una tía cojonuda y muy interesante, y supongo que era una memez pretender dejar de verla y decirle que no quería ser su amigo, sólo porqué ahora mismo no me quiere en otro papel. Ahora mismo, y no sé si eso cambiará algún día. He visto claro que debería intentar recuperar ese espíritu más despreocupado del principio, y huir del conflicto y la negatividad que he desprendido cuando las cosas se han empezado a torcer y a salir distinto de cómo yo quisiera. Eso tira para atrás, y la entiendo. Supongo que será muy difícil recuperar esos primeros meses, porqué las relaciones evolucionan, pero debería intentarlo. No sé para qué, porqué no sé ella para donde tirará. Pero está claro que necesita aire y yo a veces no he sabido dárselo, por mis impaciencias y mis urgencias. Y seguramente no debería perseguir un objetivo ni pre-reservarle un rol ya decidido previamente, sino que los papeles se acaban decidiendo casi por propia inercia. Creo que a esta historia todavía le quedan alegrías y penas. Ahora me estoy durmiendo y se me caen ojos y cabeza. Y no sé si debería haberlo hecho, pero he estado releyendo los whatsapps con La Chica Con Pelo De Chico, y siento una cierta esperanza dentro de este caos en que se ha convertido todo...



diumenge, 23 de juliol de 2017

dEsQuiTeS dEsoRdeNados



Demencialmente poética, sí...
La semana salvaje se cierra habiendo salido 5 de los últimos 7 días, yendo a dormir de día 4 de esos 5 días, y habiendo besado a 5 chicas distintas. Así, a nivel estadístico rápido. Hoy he dormido escasas 2 horitas antes de que sonara el despertador, y ahora mismo estoy ya que me caigo. Es como una especie de espiral destructora y autodestructora. Como un Atila de la noche, o un Sleepy Hollow haciendo rodar cabezas como venganza. Sí, supongo que es obvio que mi orgullo sigue dolido y que me la suda todo ahora mismo, aunque estoy en proceso de vuelta a los orígenes en mi relación con La Chica Con Pelo De Chico: quiero recuperar distancias y hacer la mía. Y si quiere algo más, ya sabe donde encontrarme. Mucho hablar, pero a ver si luego soy capaz de cumplirlo. Bueno, lo de hacer la mía lo he cumplido al 100% esta semana, y tengo la sensación que ella también contribuirá a coger algo de distancia. Antes pensaba que nuestra relación indefinida que me resulta imposible de catalogar está algo deteriorada. Seguramente por una suma de torpezas de ambos. Pero me resulta obvio que hemos perdido algo de fluidez y de naturalidad. Creo que yo ando demasiado preocupado de no ser demasiado espontáneo para no hacerla sentir presionada, y ella lo mismo para no darme señales equivocadas. No hace tantos meses era yo el que le escribía disculpándome por dar señales ambiguas o contradictorias. Es increíble cómo las relaciones entre las personas evolucionan por sí mismas y pueden ir cambiando tanto. Pero sea como sea, está claro que ya no nos escribimos sí o sí varias veces al día por whatsapp, o tampoco largos mails. Hace pocas semanas era así.

Ayer estuve por les Festes de Poble Sec con un grupo de gente común, aunque ella finalmente no vino. Casi que lo preferí así. Me pude centrar en pasarlo bien con los demás, y en seguir flirteando de manera indiscriminada. Sin que eso quiera decir con la primera que se me ponga por delante. Con filtro y criterio, pero sin manías ni complejos. Es fascinante cómo eso se transmite. Llevo una semana sintiéndome muy seguro en ese papel. Y no digo 'papel' porqué sea falso, sino como sinónimo de 'rol'. Esa seguridad se transmite de una manera increíble: de las 5 chicas a las que me refería antes, 3 me habían rechazado previamente en noches dESoRdeNadas anteriores, tiempo atrás. Y esta vez no. De hecho, una de ellas no paró anoche de ser la que me daba esos besos compulsivos en la cara que denotan tensión sexual, antes de que todo explote y derive en otro tipo de afectos. La actitud es un porcentaje elevadísimo del éxito o fracaso, en cualquier ámbito de la vida. Creo que ya lo había escrito hace pocos días. Y estoy convencido que habría podido seducir a más chicas estos días, de la misma manera que alguna otra me dijo que no. No lo digo en plan chulesco, porqué no lo soy en absoluto. Simplemente intento describirlo con la misma convicción y naturalidad con las que lo viví. No soy ni mucho menos el típico tío bueno, macizorro, guapo, alto, fuerte y que conquiste chicas por su planta. Más bien todo lo contrario. Pero cuando me sale esta vena, palique y descaro no me faltan. Y me encanta bailar, que es un gran recurso. Cualquier día de estos se girará la tortilla por algún motivo indeterminado, y tocará época de vacas flacas. Pero la semana que empezó hace justo 7 noches la inicié con voluntad de desquite, y vaya si me he desquitado...


PD: Y justo en el momento en que acababa estas lineas, me ha escrito La Chica Con Pelo De Chico; no es bello el dEsoRdeN...?


divendres, 21 de juliol de 2017

cRaSh




Si ya es más de medianoche, se me han acabado oficialmente las vacaciones. Eso significa que en una pugna entre depresión y cabreo, ahora mismo no sé quién ganaría. Pero el que pierde soy yo, eso seguro. Me sigue durando la mala hostia por lo del concierto del otro día. Y sigo muy descontrolado a nivel vital. Me noto tenso, rabioso y quisquilloso. Es obvio que no he asumido todavía algunas realidades, y sigo desbocado con mis vendettas vitales. Ayer quedamos con R-Ojos-Claros, la explosiva Stones Song, y una tercera amiga suya muy maja también. Tomamos algo, cenamos, y cuando ya parecía que la noche moría y nos íbamos cada uno para su casa, R-Ojos-Claros saltó con que una copilla en el Sidecar sí que le apetecía. Nunca me había resultado tan fácil engañar a alguien, sin ni siquiera tener que mover un dedo, y Stones Song también se apuntó por propia inercia (y porqué en el fondo también quería, qué narices). Me pone mucho esta chica. Ya no por su atractivo sexual obvio y exhuberante, sino también por su alocado carácter. Yo y las locas... la supuesta copa fueron dos, y aunque hubo un conato de marcha de Stones Song, acabamos los tres bailando en el Karma, prácticamente vacío (al principio había una extraña chica, sola, bailando provocativa, que acabó desapareciendo). Fue apareciendo y desapareciendo gente, mientras seguíamos bailando y bebiendo. Estuve tentado de decirle algo a Stones Song, pero estaba medio pendiente por whatsapp de un tipo que la ronda pero no acaba de dar el paso. Durante la noche me pareció ver un par de gestos de complicidad entre ellas, y al final se fue porqué hoy curraba. Fue un aclarado en toda regla, porqué cuando nos quedamos solos R-Ojos-Claros y yo, acabó pasando lo que parecía que podía pasar desde hacía tiempo. Menuda semanita; menudo descontrol... no quiso venir a casa, y quizás mejor así, porqué ahora mismo se me acumulan los frentes abiertos como consecuencia del rechazo del sábado. Mañana vuelvo a salir, y La Chica Con Pelo De Chico puede que se una más tarde. No sé si prefiero que no venga. No sé cómo narices voy a seguir reaccionando próximamente. No sé cómo narices voy a gestionar toda esta situación. Pero tengo muy claro que quiero ser franco y transparente. La vida se me está dEsoRdeNando mucho últimamente. Suelo moverme bien en el caos, pero tengo la sensación de ir cuesta abajo y sin frenos, y no sé dónde ni cuándo, pero me parece que voy a acabar estrellándome...


dimecres, 19 de juliol de 2017

aPuRaNdO VaCAciONeS




Acabo de llegar del concierto de U2, y estoy muy cabreado. Iba casi más por ver a Noel Gallagher que a ellos, pero no me han dejado entrar, aún estando allí con margen de tiempo para acceder tranquilamente. La brillante solución que ha encontrado la organización a SU PROBLEMA con la reventa (no el mío) es no dejar entrar si no ibas con todas las personas del mismo grupo de entradas. Yo iba con la chica que las había comprado, pero como faltaban por llegar otras dos que trabajaban, no nos han dejado entrar hasta que han llegado. Una puta hora y media de espera en la puerta, y no he podido ver ni una puta canción del hermanito, que ha tocado varios clásicos de Oasis. Mi indignación era tan grande y me he rallado tantísimo de ese sistema tan absurdo e injusto, que he disfrutado 0 el circo de después. Había decidido a última hora comprar una entrada de una chica que no podía ir porqué se ha ido a vivir fuera, y aunque no soy gran fan, me pareció que si había una gira para verles era ésta, porqué tocaban 'The Joshua Tree', que es de los pocos discos que me gustan de ellos. Y lo han tocado entero, pero a mi me han emocionado cero. La Chica Con Pelo De Chico corría por allí con sus amigos, y aunque hemos estado en contacto vía whatsapp, no nos hemos visto. La verdad es que tampoco tenía intención de verla...


...anoche fue mucho más divertido. Quedé con La Chica Del Novio Imaginario para cenar algo rápido, ir a un quiz en un bar de diSoRdErLand, y salir a bailar al Apolo. Nos contamos las respectivas vacaciones, jugamos, bebimos (bastante), nos explicamos nuestras respectivas miserias sentimentales, y acabamos bailándolo todo y más. Tuve algún arranque de efusividad espontánea que ya no había podido reprimir alguna otra vez con ella (nada más allá de algún pico), pero aunque no me siguió el juego, tampoco se incomodó. Es una tía cojonuda, y me gustaría que tuviera algo de suerte en el amor, porqué sale de una relación de 16 años con una ruptura traumática. Hoy hemos hablado por whatsapp. Y también con R de Vendetta, y con M De Las Culturas. Supongo que estoy en esa fase de orgullo herido tras un rechazo (sea temporal o definitivo, que eso todavía no lo puedo saber), en que busco vendettas vitales constantes. Eso, y que se me acaban las vacaciones (bueno, todavía me quedará otra semana en agosto), y quiero aprovechar hasta el último minuto de mi tiempo libre. Mañana otro quiz con R-Ojos-Claros, aunque creo que no podré engañarla para salir porqué curraba. Por probarlo no quedará...



dilluns, 17 de juliol de 2017

pORoMPompERoS




Hace una humedad horrible. Los días siguen raros. Ayer ordené mi casa, tiré mierda, puse entradas de los últimos meses en los álbums donde las recopilo, barrí, fregué... los típicos batallones del orden que me dan cada año cuando vuelvo de vacaciones, sumado a la posibilidad que no se culminó con la persona que pensaba. Nunca nada es como piensas. La imaginación es la mayor de las traidoras...

La cena con La Chica Con Pelo de Chico fue bien. Agradable, fluída, espontanea, divertida por momentos... hasta tal punto que no me apetecía sacarle la mierda. Cuando estábamos haciendo la copa de después, fue ella la que sacó el tema, preguntándome si me había enfadado por lo del Vida. Llegados a ese punto, le dije que claro que sí, y que sinceramente, estuve muy cerca de enviarle a la mierda. Me reconoció que se puso súper tensa cuando nos encontramos en el festival, y que incluso sus amigos se dieron cuenta y le habían dicho que se había pasado conmigo. A pesar del cambio de curro y de lo contenta que se siente por ello, sigue reubicándose personalmente y totalmente cerrada a relaciones "románticas" o que lleven al terreno corporal. La habría matado cuando después me dijo que soy muy guay. ¿De qué narices sirve ser muy guay si no quiere follar conmigo? Admite que mis ataques de espontaneidad le hacen sentir cierta presión y le tiran para atrás. 'Peros', 'peros', 'peros'. Los putos y eternos 'peros'. Siempre hay 'peros'. Estoy hasta los huevos de los 'peros'. Porompomperos...

La acompañé al metro, nos besamos, y pude sentir su piel de gallina. Se lo dije, pero se hizo la loca. Las palabras y el lenguaje corporal a veces son contradictorios. No sé por dónde coño cogerla. Volviendo hacia casa, tuve claro que bajo ningún concepto quería meterme en casa a rallarme dándole vueltas a la cabeza. Eso era lo peor que podía hacer. Probé con La Chica del Novio Imaginario, que me había dicho que corría por diSoRdErLand, pero ya estaba enfilando el camino de la cama y hoy curraba. Probé con R-Ojos-Claros, pero tampoco. Y me largué a hacer una copa a mi aire, con clara predisposición de sacarme de encima la rabia y la frustración que sentía con cualquiera que se me pusiera a tiro. Quizás por la actitud melasudista, quizás por la barbita en su punto justo, quizás por el polo de calaveras, o quizás por puro azar, todo lo de después demuestra que hice lo que tenía que hacer.

La música de la máquina de coser no fue la de otros días, pero yo estaba semiausente. Y con el cinismo subido. Le eché el ojo a una chica rubia y bastante exhuberante que bailaba desacomplejada con un grupo de chicas a mi lado. Al poco, una de sus amigas se me acercó y se puso a bailar conmigo, diciéndome que se había enamorado de mis ojos, y que aunque ella estaba allí con su novio, me iba a presentar a sus amigas. Celestina Descarada abrió las puertas de su catálogo Verano 2017 con sus amigas, y continuó con chicas a las que no conocía de nada, ya en la calle porqué cerraban. Entré al juego con cierto punto de escepticismo y distancia, pero fue divertido hablar con varias chicas. Con la que pareció haber más feeling, tenía el mismo nombre que La Chica Con Pelo De Chico. Coincidencia nº1, tócate las narices...

...caminando arriba y abajo, se nos unieron dos gallegos perdidos que buscaban un garito para hacer la última. La noche entró en ese peligroso tramo en que se encalla y va a la deriva, casi irremediablemente destinada a morir. Pasadas las 4h y sin destino claro, nos despedimos y cada uno se fue hacia su casa, pero cuando pasó un taxi, lo cogí y me fui para el centro. Era mi último sábado de vacaciones, y tenía una vendetta pendiente por cumplir. Cuando se me mete una cosa entre ceja y ceja, no me sacarás de ahí. Había gente pero no era tan agobiante como otras veces. Copas, vueltas estudiando el terreno, bailes y actitud melasudista... la actitud es el 80% del rendimiento en cualquier ámbito de la vida. No recuerdo exactamente cómo pasó, pero de repente estaba bailando con una chica morena que me decía que no tenía ni puta idea de bailar pero bailaba muy bien. Nos entendimos bien enseguida, bailando y charlando esas cosas que luego no recuerdas muy bien. Sí que recuerdo que le dije que fui negro en otra vida, porqué lo fui. Y en esto que me dice que es de la misma ciudad que La Chica Con Pelo de Chico. Era una clara señal. Coincidencia nº2, vuelve a tocarte las narices...

Tampoco recuerdo exactamente cómo fue, pero sí que tuve claro que iba a ser ella, y no dudé ni un instante en besarla. Y ella hizo lo propio. No tardamos mucho en ir a buscar un taxi y largarnos para mi casa. La casa que había ordenado, barrido y fregado para que estuviera presentable para La Chica Con Pelo De Chico, y que ahora lo estaba para otra chica de su misma ciudad metida en organismos municipales. Sí, mis guionistas se lo tienen que estar pasando en grande, hijos de la gran puta. Flipó cuando le enseñé el vaso de las Festes de su ciudad a las que fui semanas atrás con La Chica Con Pelo De Chico. Culminamos la venganza perfecta, y me gustó todo ese afecto que tanto he echado a faltar últimamente. No cuesta tanto, todo es mucho más simple de lo que lo convertimos...

Evidentemente, faltaba un último giro de guión para darle a la historia ese toque genuínamente dEsoRdeNado. R de Vendetta (la llamaremos así...) me había explicado durante la noche que se había caído en la discoteca por el suelo resbaladizo. Y al ir a levantarse esta mañana y apoyar el pie en el suelo... no podía casi ni moverlo. En frío, el dolor se había apoderado de ella y la estaba martirizando terriblemente. La he acompañado a buscar un taxi, y más tarde me ha escrito diciéndome que al final había optado por ir a urgencias, y va a tener para 7 días. Sus pendientes se han quedado aquí, y ha perdido un anillo, pero aún así me dice que se lo pasó muy bien y quiere volver a quedar. Tanta positividad, viniendo de lo que vengo, ahora mismo casi me abruma...

Hace una humedad horrible. El día ha seguido siendo raro. Por ahora, mantengo el orden que era para La Chica Con Pelo De Chico y acabó siendo para su conciudadana R de Vendetta. Nunca nada es como piensas. Sigo odiando a las parejas felices. Y no puedo parar de escuchar en bucle las amargas canciones de Rusos Blancos...


dissabte, 15 de juliol de 2017

ReALidAdeS iMPeRfeCtAs



Viajar siempre es una buena decisión. Abre la mente, ayuda a relativizar problemas, y varía perspectivas. Es fácil creer que lo normal es cómo uno hace las cosas, pero hay 1000 maneras más igual de válidas. Todo es distinto ahí afuera, y también sobreviven. Espero haber vuelto más sereno. Creo que sí, pero tampoco me atrevería a decirlo, porqué a veces soy bastante impredecible. Y también es cierto que las vacaciones generan un estado de cierta euforia vital y burbuja cotidiana que explota en cuanto reaparecen las rutinas. Las odio tanto tantísimo... en esta época me doy cuenta de las pocas cosas que hago en una ciudad que te da 1000 posibilidades diarias. Siempre que vuelvo de un viaje me propongo hacer cosas, porqué los días fuera parecen cundir 10 veces más. También suele ser época de cambiar cosas en casa, ordenar, retocar, redecorar... como queriendo abrir puertas a etapas nuevas y excitantes. Todos queremos que nos pasen cosas, aunque a veces nos acojonamos cuando nos pasan. Pero no hay nada más triste a tener la sensación de que en tu vida no pasa nada. Yo quiero que me pasen cosas. Preferiblemente buenas, claro...

Escandinavia me ha encantado. Copenhague tiene el encanto de las ciudades pequeñas y que te haces tuyas en 2-3 días. Lo primero que escuché en cuanto pisé tierra danesa y ya me había apalancado en el tren del aeropuerto a la ciudad fue rayogirl. Estaba muy melancólico e introspectivo al irme, y era ideal. Me quedo con el carácter aparentemente calmado y cívico que intuí de sus habitantes (en 3 días, no se pueden decir grandes verdades absolutas...), o el espíritu rebelde de Christiania, aunque se haya visto inevitablemente expuesta (y quizás desvirtuada) a ese mal de nuestra sociedad contemporánea que es el turismo desbocado. Que sí, que a todos nos gusta viajar, y acabamos haciendo cosas de guiris por mucho que vayamos a la nuestra, como es mi caso. Pero esa sobreexplotación turística a las que se someten los principales destinos acabará por ser contraproducente. El caso de diSoRdErLand es evidente por el mal que le está haciendo a sus habitantes, y porqué aquí el puto Lazarillo de Tormes hizo mucho daño y nos creemos más listos que el hambre. Especular es especialidad de la casa, y luego nos permitimos dar lecciones de moralidad a los políticos por sus 1000 casos de vergonzosa corrupción. Pero no nos da ninguna vergüenza comprar pisos de 30 m2 para alquilarlos por 950 euros, o por 100 la noche en Airbnb y que le den por culo a los vecinos de toda la vida. Este país da asco. Mucha de su gente da asco, y son vecinos y gente de la calle como tú y como yo.

Otra cosa que me planteaba uno de los pocos días en que fui a hacer una visita de guiri guiri (la Sirenita de Copenhague) es la tremenda estupidez que representaba. Vamos todos como zombies en masa a peregrinar hasta, en este caso, una escultura que no tiene nada de extraordinario pero que nos dicen que hay que visitar si estás en la ciudad. Y el objetivo básico es hacer la foto y demostrar que has estado. A medida que te ibas acercando, en la lejanía veías a un montón de gente apostada enfocando con sus cámaras y móviles a un punto concreto que casi ni se distinguía. Y en ese momento me pregunté qué narices hacía allí. Allí conocí a una chica suiza que me pidió que le hiciera una foto y me preguntó de dónde era. Ella estaba de visita a una amiga en Lund, y estaba pasando el día en Copenhague. Si me hubiera pillado a las 12 de la noche habría sido diferente, pero a esas horas del mediodía no tengo el instinto despierto. Lástima, porqué era agradable y guapa, y podía haber sido el inicio de una historia interesante y/o con viajes de por medio. Me gusta tener gente a la que visitar por el mundo, como fue el caso de La Catalana Con Pinta De Escandinava, que me enseñó Göteborg de arriba a abajo. Antes pasé por Malmö, y me divirtió buscar escenarios de 'Bron', una de las pocas series que he visto (y que me encantó). La noche bailando en el Jolene también fue muy divertida, y conocí dos alemanas, una chica de Londres, otra de Göteborg... 'This is not a fucking cocktail bar'... no hace falta que lo juren.

Y Estocolmo me ha gustado mucho también. Ciudad más grande que Copenhague y con espíritu más cosmopolita, y también con muchas cosas por ver y por vivir. Intenté huir bastante de lo típicamente guiri (aunque al final me dejara caer por los museos de ABBA y del Nobel, aprovechando que no pagaba) y disfruté como un enano en sus tiendas de música (he vuelto cargado de vinilos o libros a precios extrañamente baratos para lo caro que es TODO por allí arriba), en el museo Fotografiska, o viendo a Mando Diao en un programa de TV sueco y charlando después con uno de ellos. Me ha decepcionado un poco la vida nocturna (mucho bar, pero nada decente para ir a bailar como puedes hacer en diSoRdErLand cualquier día de la semana), aunque he vivido grandes momentos en el Cosmopolite (un antro con música electro pop ochentera que molaba mucho), el Debaser (aunque había poquísima gente, pero la música molaba) o sobretodo, anoche en el Pet Sounds Bar. Sin duda, mi local favorito de Estocolmo (de lo poco que he visto en 5 días, vaya): decorado con pósters de Bowie, Stone Roses, Oasis... hacen hamburguesas o ensaladas, tienen cerveza a 35 coronas (unos 3'5 euros; baratísima, para lo que es Suecia o Dinamarca), pude ver un par de conciertos bastante apañaditos en el sótano (recordaba un pelín a mi amadísimo Sidecar), y la sesión de música de después en la parte de arriba fue espectacular. Desde pop británico de los 90, a clasiquísimos como Kinks o The Clash, o grandes del rock'n'roll y del soul de los 60. Suerte que cerraban a la 1h, porqué ayer me hubiera quedado hasta el amanecer y hoy habría perdido el avión. Impagable el momento en que 2 suecas (rubias, por supuesto), se levantaron de la mesa de al lado y se pusieron a bailar junto a mi mesa con Little Richard, intentando liar a una tercera más tímida que se hacía la remolona. Estuve muy tentado de unirme al baile, pero me pudo la parte voyeur. Si los cubatas de Jack Daniels no hubieran costado 11 euros y hubiera bebido un tercero, me habría arrancado seguro. Poco me cuesta...

...y mientras escribo esto, me ha escrito La Chica Con Pelo De Chico, volviendo de una cena. Me ha escrito a media tarde preguntándme si había llegado y diciéndome que había soñado conmigo. He pensado bastante en ella estos días. Sobretodo los primeros. Se me ha pasado el enfado, pero quiero charlar con ella con calma. En principio cenaremos mañana. La verdad es que tengo ganas de verla, aunque una semana atrás estuviera decidido a no decirle nada más hasta que ella no rompiera el hielo. Lo rompió días atrás, y a partir de ahí, ya veremos. Ha habido momentos en que me habría gustado que hubiera estado allí conmigo, pero la realidad es siempre tremendamente imperfecta...


dimecres, 5 de juliol de 2017

MiedO eNSoRdeCeDOr y AbuRRiMiENtO



Recoger coronas danesas y suecas; gestionar marrones de las putas obras, que parecía que habían acabado pero no; comprar la entrada para el Primavera Sound 2018; reservar apartamento para el Vida 2018; quedar con E-Platónica como salvavidas necesario para airearme, recuperar sonrisas y ganas de querer a alguien; intentar no caer en nostalgias de romanticismo absurdo. La realidad es la que es, y el pasado es historia. Quedar con mis padres y L de Lesbiana para ir a ver el concierto de Maria Arnal i Marcel Bagés, en una extraña situación en que mis padres llegan mientras me estoy despidiendo de E-Platónica, y casi al irse ella, llega L de Lesbiana. A cuál más bella, a cuál desearían más mis padres acoger como una más de la familia. Yo sigo deseando que la primera lo hubiera sido, pero ahora mismo es una auténtica utopía que no me planteo ni en la mayor de mis fantasías. La música es la mejor terapia para estos días extraños, amargos y de impass. Ahora mismo necesito tiempo, distancia y falta de contacto, para ponerlo todo en perspectiva, y valorarlo en su justa medida, antes de decidir qué narices quiero hacer. Mensajes contradictorios dentro de mi, y supongo que también esperando ver su reacción. Marcharme el jueves seguramente sea la mejor noticia. Los cambios de aires siempre ayudan a relativizar las cosas y recuperar el equilibrio. La mierda no huele tanto a miles de kilómetros de distancia. Mi madre llora con mi canción preferida de Maria i Marcel, 'Ball del Vetlatori'. Maravillosa exaltación de la tristeza hecha canción, pero hoy prefiero amarrarme a cantos desesperadamente vitalistas para intentar reflotar mi diminuto, frágil y dEsoRdenado mundo...






dilluns, 3 de juliol de 2017

LifE iS liFe




Las cosas que esperas durante tiempo pasan volando. Y todo es siempre distinto a cómo uno se lo imagine. Al final resultará que es malo imaginar, cosa que me niego a creer. ¿Qué sería de nuestras vidas sin la fantasía? Suerte de ella, siempre a punto para sustituír realidades de mierda. No sabría exactamente cómo definir mi primera experiencia en el festival Vida. Es un festival diferente, por un entorno que invita a la calma, a un espíritu reposado, a tomarse las cosas con filosofía. Un entorno mágico por momentos, como en ese increíble concierto de Rosalía & Raúl Refree en mitad del bosque, con una multitud de gente callada e hipnotizada por la voz de una artista que llora cuando canta según qué letras. Un festival en el que puedes escuchar a Devendra Banhart de fondo mientras te pides una chapata, o al que puedes llegar perfectamente a la primera fila de Fleet Foxes con el concierto ya empezado y sin haber tenido que guardar sitio una hora y media. Donde puedes ver a familias con bebés, o a parejas de abuelos de Vilanova que se han dejado caer por allí a chafardear qué se cuece. Disfrutar de un bonito concierto crepuscular de Dr. Dog, o dejarte seducir por unos Warhaus que beben (y mucho) de Nick Cave. O culminar el fin de semana con un concierto sorpresa de Josh Rouse junto al mar y el sol cayendo. Pero a la vez es un festival donde comes polvo hasta la asfixia (como me pasó anoche mientras bailaba disfrutando como un poseso ritmos 60s, soul, garaje o r'n'b, y lo tuve que dejar porqué me ahogaba. Gracias por existir, antihistamínicos), te enguarras bambas y pantalones de polvo, te mocas y sale polvo, o te lavas el pelo y es puro polvo. El tiempo no ha acompañado mucho y hacía fresquito. El apartamento ha salido redondo por precio, ubicación y el piso en sí. Y el grupo ha sido divertido y ha dado pie a momentos para recordar, aunque quizás sin ser tan apoteósico como el BBK del año pasado.

Y luego está La Chica Con Pelo de Chico. Empiezo a sentirme bastante cansado de esta historia. En dos días pasa de un "nos vemos en el Vida" con una sonrisa, a no escribirnos ni una sola vez para hacer una cerveza, compartir un concierto o una conversación en un entorno tan mágico. Respeto que quiera ir con sus amigos, pero no puedo entender su frialdad y que su manera de ser conmigo cambie cuando estamos solos o cuando está con ellos: parca en palabras, en contraste con la efusividad con la que se relaciona con los demás, y haciéndome sentir que sobro (sensación francamente desagradable). Cuando me harté de la incomodidad que me provocaba aquella situación y le dije que me iba a buscar a mis amigos, intento besarla y me aparta la cara. La misma que me besaba dos días atrás tras la expo de Bowie. Todavía espero que me diga algo de la dedicatoria que le escribí en el libro que le regalé ese día: sea bueno o sea malo, pero que me diga algo. Hay momentos en que es increíblemente gélida. Y empiezo a estar harto de tanta indefinición, de tanto doble juego, y de tanto sí pero no. No hace tanto era ella la que me pedía más, y ahora que por fin estoy por la labor, parece hacer todo lo posible para boicotearlo. Y luego me rompe la cintura enviándome un mensaje efusivo este mediodía, como si nada pasara (que todavía no le he respondido, porqué no me apetecía, y porqué no sabía si enviarla a la mierda, o si hacer como que no pasaba nada). Al final ya no sé si pensar que soy yo el que hace montañas de granos de arena, o que ella es bipolar, o que yo no sé querer, o que siempre elijo a la persona equivocada, o qué narices pasa. Pero siempre pasa algo. Siempre hay un 'pero'. Siempre la misma mierda. Estoy muy, muy cansado. Hay momentos en que me gustaría desaparecer y que se joda todo el mundo. Hay momentos en que me encantaría que todos pudieran sentir esta infelicidad y que sepan de verdad a qué sabe la realidad. A ver cuántos tendrían narices de vivir así e intentar seguir sonriendo, a pesar de todo...