dimecres, 31 de maig de 2017

dEcALajeS




Tumbos, siempre dando tumbos. Emociones adictas a ascensores: ahora aprieto un botón, ahora aprieto el contrario. Cumpleaños de R-Ojos-Claros y un montón de amigos suyos a los que no conocía de nada. Salvo a Stones Song... japonés, Psycho, La 2... conversaciones, risas, juegos, bailes sin guardar distancia de seguridad... y me dice que llego tarde. La Chica Con Pelo de Chico escribiéndome desde el Karma. Paso por delante antes de irme a dormir, que al día siguiente curro. Me escribe al cabo de unos minutos, que se va para casa, y que lástima que no hayamos coincidido. Pues la verdad es que sí. Malditos minutos de decalaje. Quedamos para ir el lunes a recoger las pulseras del Primavera. Llego tarde por la huelga del metro, y me escribe diciendo que no se puede quedar, y que se tiene que ir. Le digo que llevaba algo para ella. Se queda un rato comprando un regalo de cumpleaños mientras voy a por mi pulsera. Finalmente nos vemos. Cerveza rápida. Le doy su regalo de cumpleaños. Le encanta. Se nos va el tiempo entre los dedos. Tiene que irse pitando, porqué ahora es ella la que llega tarde. Nos vamos juntos. Me despide efusiva y cariñosamente. Más que con sus besos, me quedo con su mirada que sonríe.

Nos reencontramos hoy en los conciertos de Les Sueques, Let's Eat Grandma y Cigarettes After Sex. Más tarde llega un amigo suyo muy alto, y L de Lesbiana. No paro de encontrarme gente. Ella le da conversación a su amigo. Yo a L de Lesbiana. En mitad de la oscuridad y la melancolía de Cigarettes, alargo el cuello hacia atrás e intento besarla. Me sonríe y me dice que no con la cabeza. Las canciones se intensifican, y ahora incluso escuecen. ¿Qué narices le pasa? Acaba el concierto, se abren las luces, y me encuentro a la mejor amiga de la A Lombarda. Mientras hablamos, casi sin darme opción a reaccionar, La Chica Con Pelo De Chica me dice que se tiene que ir pitando. Y se va. Y el amigo muy alto detrás. Acabo inmediatamente la conversación con la amiga de la A-Lombarda ya casi sin escuchar lo que me dice. Tengo tentaciones de enviarle un mensaje borde, pero estoy con L de Lesbiana, y tampoco sería inteligente ni prudente dejarme llevar por un calentón. Pero me quedo con la incógnita de a qué viene tanta prisa, si nos íbamos a ir todos en 2', y queda más de una hora para que cierren el metro. ¿Huye de mi? ¿Madruga mucho mañana? ¿Por qué narices es todo tan complicado cuando doy el paso e intento involucrarme un poco más emocionalmente con alguien? ¿Por qué nunca entiendo a los (las) demás? Quizás todo tenga una explicación estúpida y que no sé ver por el estupor, pero sinceramente, ahora mismo, que le den por culo...



dijous, 25 de maig de 2017

dEsVaRíoS 81




Un amante llora una ausencia mientras otro se corre en las antípodas. That's how the world goes. Piezas incompletas en un mundo que exige integridades. O postverdades, que es lo que se lleva. Estúpidos eufemismos de una raza que es un eufemismo de por sí. Hay tristeza en el rayo diagonal, porqué todos los genios la sienten. Y los demás aspiramos a que el rayo nos ilumine la cara y alguna chispa nos encienda el alma. Lo que sea para huir de tanta mediocridad. La incredulidad lleva al melasudismo, que es la corriente filosófica más inteligente. Al final nunca pasa nada. Y justo eso es lo peor que le pude pasar a tu vida. ¿Haces todo lo que puedes para ser feliz? ¿Haces todo lo que está en tu mano para llevar la vida que realmente quieres? ¿O eres de los que se boicotea a sí mismo? Creo que yo también. Hay muchas cosas que no entiendo. Y me enciende no entender. Como cualquier otra incerteza, vaya. Me revienta haber perdido el control de la situación. Estoy por bajarme a dar una vuelta y a buscar oportunidades. Nada es más excitante que una nueva historia. Bueno, sí, una cosa: la historia aún por inventar. Shhhhhh! Que no se enteren Los Hombres Grises del valor de la fantasía, o nos harán pagar por ella. Allen, William, Jack y Lucien han pasado por casa esta noche. Me encantan estos tipos. Son como David. Haz lo que quieras. Haz lo que sientas. Méate en la cara de la realidad y cágate en sus normas, convenciones y morales. Los hipócritas merecen eso y más. Quiero una noche de absenta, carcajadas y movimientos pélvicos. Quiero sentirme cierto. Busco almas puras. Lo colgaría en el tablón de anuncios, si todavía existieran tablones de anuncios. Si no está en internet, no existe. Si no estás en internet, no existes. Quizás esa sería la solución. Un suicidio virtual. Desaparecer, sin dejar rastro. De un día para otro. No hay mejor farmacia que una tienda de discos...


dimarts, 23 de maig de 2017

rObeRtAs y hUeSos dE CéfiRo




A esta hora de la noche, el horror vuelve a ser noticia de portada con lo que ha pasado en el Manchester Arena. Los ataques terroristas empiezan a formar parte de una cierta cotidianidad, aunque no tengan nada de normal. Cuando pasó lo del Bataclán, sentí cierta inquietud un tanto paranoica en los siguientes conciertos a los que fui (recuerdo justo una semana después en Apolo, viendo a Beach House, que aquél día tocaron con una rabia y una intensidad mucho más visceral que de costumbre). ¿Si había pasado en París, porqué no podía pasar aquí? Yo mismo había visto a los Eagles Of Death Metal, también en Apolo, en 2008. Con el tiempo y los conciertos se me pasó, pero a una semana vista del Primavera Sound, uno no puede evitar pensar que sería un objetivo potencial. En fin, mejor ni pensarlo...

Justo esta noche he ido de concierto. Como si eso fuera algo extraordinario, me podríais decir... La Blogger de Los 1000 Nombres me había hablado tiempo atrás de los Zephyr Bones, así que nos hemos dejado caer por allí con un par de amigas suyas. Lo típico de un lunes tonto que acaba con un par de cervezas, Jaggers, dos descubrimientos y un vinilo firmado. Adoro descubrir bandas, conocer gente, y no tener expectativas, para que me sorprendan. Y tanto los huesos de Céfiro como Las Robertas me han encantado.

Sigo bastante asqueado y rebotado en el curro, y ese es motivo de rabia y frustración. En la vida siempre me jode un montón depender de otros, pero si encima son ineptos y no valoran tu trabajo, ya me subo por las paredes. También el egoísmo incívico y el cretinismo me provocan grandes dosis de bilis, como esta tarde, cuando el subnormal del niñato que tengo por vecino en el edificio de al lado se ha puesto a fregar cacharros con la música a todo trapo invadiendo la tranquilidad comunitaria. Le he pegado un grito tan visceral y profundo que la ha bajado de golpe, aunque le he oído refunfuñando por lo bajini. No soporto que la gente sea tan egoísta y se piense que vive sola y puede hacer lo que le dé la gana, ignorando por completo el sentido común. Son comportamientos que me ponen ultra violento.

Esta mañana han montado ya la bastida de las obras en la fachada posterior. Me esperan semanas de paciencia máxima, porqué ya me veo que me van a estar despertando cada día de madrugada con el ruido de las obras. Me han roto las cuerdas del tendedero, que espero repongan cuando acaben. No voy a poder tender ropa mientras la tengan montada, así que me va a tocar ir a la lavandería a secar la ropa. Y la verdad es que no me hace puta gracia tener a gente por ahí afuera, y una estructura con la que es relativamente fácil acceder hasta mi balcón, aunque sea por un patio interior. Qué ganas de que acaben ya las putas obras...

Y hoy me he pillado ya tren para ir a Vitoria al Azkena Rock. Será mi segunda vez en el festival. Un amigo que al final no puede ir me ha pasado la reserva de hotel que había hecho. Ya he quedado con Momo para verla por allí. Hace un montón de años que no nos vemos. Tendré que anular una visita a la oftalmóloga. Y quizás debería pedir hora a mi doctora de cabecera. Llevo un par de días con una molestia en la barriga que no es muy normal. Un dolor físico, como muscular, interno y muy localizado en un punto muy concreto. No me impide hacer nada, pero me tiene algo mosca. Y no voy a cometer el error de mirar nada en Google. Quiero disfrutar de la música, y nada más...



divendres, 19 de maig de 2017

d.E.p. ChRiS cORneLL




Ha sido un día algo triste. Me he despertado con la chocante noticia de la muerte de Chris Cornell. Siempre digo lo mismo, pero es increíble cómo nos puede afectar la muerte de alguien a quien no conocemos personalmente, pero sí emocionalmente. Hablo de artistas, en general. Sean músicos, actores, directores, escritores... en mi caso, me pasa especialmente con los músicos. Me he acordado de aquél concierto de Soundgarden de hace 2 décadas al que no pude ir porqué era en fin de semana y estaba trabajando. Y de la maravillosa velada con Cornell en el Casino de L'Aliança, con aquél fantástico debut en solitario que era 'Euphoria Morning'. Aquella noche de 1999 fue la única vez que le vi en directo. Siempre me quedará la espina clavada de Soundgarden. He buscado el cassette en el que tengo grabado el disco de Temple Of The Dog, que el año pasado cumplió 25. Allí cantaba con Eddie Vedder, mi otra voz masculina preferida de la música contemporánea, con el permiso del gran Tom Waits, claro. Joder, qué pena, y más por las escabrosas circunstancias de la muerte, pocas horas después de dar un último concierto en Detroit. Descansa en paz, Chris...




No he podido evitar pensar en la diferencia de cómo me afectó la muerte de mi primo, un par de semanas atrás. Justo ayer pasé por delante del cementerio. Sí, quizás sea algo macabro pensar en estas cosas ahora. No sé. Además, el contexto de ayer era muy distinto, feliz, contento por desvirtualizar a personas que son de carne y hueso. Añadir cuerpo, volumen, tono, voz... a alguien siempre te da una dimensión mucho más ajustada de la realidad que la que puedas tener con una pantalla de distancia. Nunca fue mi intención inicial al empezar a escribir en blogs, hará cosa de... 12 o 13 años ya? Pero celebro que esta especie de autoterapia haya traído consigo también muchas experiencias reales y tangibles. Y gente interesante. Justo ayer también hablé con otra de ellas, para quedar cuando vaya al Azkena Rock de aquí a un mes. Supongo que es inevitable a veces preguntarse qué habría pasado si no hubieras hecho tal cosa, cómo habría sido tu vida si ese día no hubieras ido a tal sitio en el que conociste a tal persona... y eso también se podría aplicar a cosas tan triviales como haberte comprado una chaqueta determinada o no la otra, o haber descubierto tal disco y no tal otro. Todo son hipótesis. Algunos tenemos tendencia a desviarnos hacia fantasías e imaginaciones diversas, antes que quedarnos con la realidad. Supongo que eso pasa porqué la realidad suele ser mediocre, vulgar, hostil... y es más interesante construírnos nuestros propios mundos. Yo tengo momentos de todo, pero en general soy bastante feliz en el mío, con sus momentos de euforia y sus momentos de bajones, odios y repulsas. Pero mientras tenga delicias como el nuevo disco de Aldous Harding que acaba de publicarse a medianoche, creo que podré soportar las miserias propias y ajenas (y os prometo que ahora mismo tengo la piel de gallina escuchando esta maravilla)...



dimarts, 16 de maig de 2017

diSoRdEred bOyS JuSt WanNa hAVe fuN




Me molesta un montón que llamen cuando estoy durmiendo. Me molestan, ya de por sí, las llamadas telefónicas, tan entrometidas e invasivas. Si no fuera porqué duermo con el móvil apagado, desconectaría también el fijo. Hoy ya ha hecho calor de verano, y me encanta. Me entran ganas de hacer cosas, aunque hoy no haya hecho casi nada. Bueno, sí que he hecho cosas, pero de interior. El otro día compré un par de plantas nuevas para darle color al balcón. Las puse en la ventana de mi habitación, y ahora quiero comprar un par más para la parte del comedor. Hay épocas en que me da por retocar cosas de mi casa. Detalles en los que ni me fijo durante gran parte del año. Pero es casi verano, y quiero que el diSoRdEr's Palace luzca radiante. Yo también quiero irradiar brillo y calor. Disfrutar de canciones luminosas, y saltar por dentro y por fuera. Esta medianoche ha salido canción nueva de Cigarettes After Sex. Sí, ya sé que son todo lo contrario, pero es oscuridad brillante como pocas. También ha salido primer avance del nuevo disco de The Pains Of Being Pure At Heart. Me he pedido fiesta en el curro para poder ir al Azkena Rock. Quedan dos semanas para el banquete pantagruélico del Primavera Sound. También iré al Vida. La vida es eso que pasa entre concierto y concierto. El miércoles veré antes que nadie la expo de Bowie. Quizás me revenda las entradas que compré hace meses. Creo que hoy han intentado comprar con mi tarjeta de manera fraudulenta. He avisado al banco por si acaso. Quizás sea el ciberataque mundial éste del que no me he enterado muy bien. Vivo en mi propia burbuja, y el mundo exterior me interesa cada vez menos. Podría vivir sin el 90% de las gilipolleces que tanto importan a los demás...


PD: La Chica Con Pelo De Chico me ha pasado este delicioso artículo con el que me he sentido tmuy identificado: 'El Placer De Odiar'. La jodida empieza a conocerme...

dilluns, 15 de maig de 2017

iMagiNa qUe ImAgiNaRáS




Por fin es lunes. Qué alegría, qué alboroto. Los domingos por la noche son el mejor momento de la semana. El día en que falta más para volver al trabajo. Ese momento en que ves la semana como un montón de oportunidades por vivir. Un montón de tiempo que rellenar, cosas por hacer, gente a la que ver... aunque luego vuelvas la realidad de gente que no se deja ver entre semana porqué trabajan, perezas o espirales de cosas por hacer y que se te comen el tiempo y hacen volar el calendario. Tengo la teoría de que alguien en la sombra acorta los días y por eso se nos pasan tan extremadamente rápidos. Ayer era fin de año, y ya estamos en el quinto mes. No es posible, pero pasa. Es una locura. Deberíamos procastinar más. Vivir más. Follar más. Preocuparnos menos...

Aunque nos cuesta coincidir, la relación con La Chica Con Pelo De Chico está recuperando intensidades y frecuencias. Complicidades y cercanías. Confesiones y transparencias. Honestidades y empatías. Sigue en el cascarón, pero creo haber encontrado el camino para abrirlo. El que mejor se me da. Cada uno tiene que saber sus armas y limitaciones y jugar con eso. A mi me encanta jugar. Es el estado natural del ser humano, por mucho que nos intenten domesticar y meternos en la cabeza estúpidas idea sobre falsa madurez y responsabilidades de cartón piedra. Gilipolleces. Si algo no sale de manera natural, es impostado. Como lo del despertador. Invenciones de los Hombres Grises para tenernos ocupados o preocupados. Preocuparse, como su nombre indica es pre-ocuparse. Antes de. Por tanto, absurdo. Por mucho que puedas preveer o imaginar una realidad, nunca coincidirá con tus pensamientos. Por tanto, absurdo. No tengo ni idea de hacia donde va a ir esto. Y me da igual y me caga por igual. Sólo me apetece vivirlo. Le doy demasiado a la quijotera, y no quiero que esta vez intervenga. Toca y me apetece otra cosa. Creo que me lo merezco. Nos lo merecemos. Quedan 2 semanas para el Primavera, y sigo descubriendo maravillas para ver allí. Esta neozelandesa me reblandece como un flan de gelatina... buff...



dijous, 11 de maig de 2017

tAcoNeS eN eL teChO




Un año más, un año menos. Madrugar para quedar con tus padres a mediodía. Volver a estar juntos en diSoRdErLand y desear que pudieran volver de manera definitiva. Euromillones, no vaya a ser que... aunque estaría bien luego comprobarlos, no como me olvido siempre. Burocracias pendientes que dan una pereza terrible. Reuniones de celebración improvisadas un día antes. Un bar kitsch con zapatos de mujer clavados en el techo y fotos de Las Grecas. Gente variopinta, y amigos de distintos ámbitos. Buscar el caos es una de mis actividades preferidas. Como el Quimicefa, pero con gente. Sidecar completamente vacío de inicio, y lleno un rato después. Controlar impulsos, o impulsar controles. Hambre voraz, un amigo muy pasado y dos mujeres de bandera. Paseos Rambla amunt, taxi a tres, y un final dulce. Mensajes de La Chica Con Pelo de Chico antes y después de dormir. Quizás deberíamos recuperar los mails. Y nos queda celebrarlo juntos, cuando los respectivos horarios de salmón nos lo permitan. Día de pereza máxima y catatonia leve. Pijama-ducha-pijama. Contestar las decenas de mensajes de ayer. Escribir. Hacer el perro. Fútbol, sofá y peli. Luego he recordado que ya había visto 'Happy' antes. Me gustó el otro día 'Blue Jasmine'. No me ha gustado el corto posterior. Quizás me compre una tejana. O a lo mejor opto por más vinilos. Tengo sueño. Tengo sueños. La importancia de una S más o menos bien puesta...



diumenge, 7 de maig de 2017

I LiKe tO MoVe iT mOvE It...




La semana extraña sigue extraña. Acabé más tarde de lo previsto unas pruebas y visita médicas que esperaba desde hacía semanas, y al final no llegué a tiempo al funeral de mi primo. Acabé llamando a mi prima, y charlé un rato con ella. Anoche cené con La Chica Con Pelo De Chico y luego nos fuimos a hacer una copilla, en una divertida y agradable noche que necesitaba y me fue muy bien. Tal y como ya me había chivado mi intuición (que casi nunca falla), ha habido una reciente reaparición de un ex que se le presentó en su casa, y una dolorosa constatación de que por mucho que él quiera, ella ya no. Otras historias y presiones laborales y la presentación de una tesis doctoral la tienen descentrada e insegura últimamente, y aunque no pierda su buen humor y su chispa espontánea, se le nota frágil y algo perdida. Las respuestas a mis estímulos y provocaciones me dicen que a esta historia todavía le faltan capítulos por vivir. Un beso dice más que 1000 palabras. Y unos cuantos... me pierdo, yo soy de letras.

Ante el inmovilismo orgulloso y/o inepto de Hombres Grises que rigen ciertas actividades de mi vida laboral, he optado por pasar a la acción. De manera sibilina, y tirando de contactos y buenas relaciones labradas en los últimos años. No sé si tendrá consecuencias, sean buenas o malas, pero el ruido siempre provoca movimientos de fichas. Y cuando una situación está estancada, puede desatascarla. Estoy gratamente sorprendido de la respuesta de la gente. Más de la que esperaba. El efecto dominó de la sociedad del siglo XXI. Tan pésima para muchas cosas, pero a la vez tan útil para otras tantas. No sé lo que pasará, pero ahora al menos veo una pequeña luz de esperanza en lo que hasta ayer parecía negra negrura. Y me siento bien conmigo mismo, por haber metido mano en la situación y por sentir que estoy luchando por lo que llevo tiempo trabajando. Me niego a que todo se vaya al garete por la inutilidad, la prepotencia, la falta de palabra o la ingenua ineptitud de unos y otros. Y menos de que todo se volatice de la noche a la mañana, y sin que nadie dé explicaciones de nada. A lo mejor me sale el tiro por la culata, vete a saber. Pero no me quedaré con la duda ni con la sensación de no haberlo intentado. Y no me da la gana de que me roben la ilusión así como así. Los Hombres Grises sólo quieren decolorarnos para aumentar el tamaño de sus tropas. Y es nuestra propia responsabilidad seguir coloreando nuestros contextos e interiores...



dimarts, 2 de maig de 2017

dOLoReS e iNCoMPetEnCiaS




El día se ha girado con una llamada de mi madre a media tarde. Estaba llorando, y me ha dicho que había ocurrido una desgracia familiar. Uno de mis primos, menor que yo, había fallecido. Al principio, te quedas como congelado, sin capacidad de reacción. Además, yo soy pésimo expresando este tipo de emociones, o diciendo las palabras adecuadas a los demás. Automáticamente, me sale una capa de hielo que lo cubre todo. Con el paso de las horas, no he podido quitarme esa especie de nudo en el estómago. Pero no es dolor. En todo caso, la parte de dolor que pueda sentir es porqué mis padres lo estén pasando mal. Por supuesto que no tengo ningún mal deseo hacia nadie, y desearía que nada de esto hubiera pasado, y que nadie de mi familia sufra. Pero, analizada de la manera más fría que se pueda analizar una situación así de terrible, lo cierto es que no tengo demasiados vínculos emocionales con mi familia, en la concepción más extensa y tradicional del término. Para mi, mi familia acaba en mis padres, y poco más (y no lo digo con rencor, es una verdad natural). Quizás algún tío o primo con el que haya podido tener un poco de relación (poca recientemente, la verdad). Y, sobretodo, mi abuela materna, que falleció hace un montón de años. Aquella muerte sí que me dejó roto. Yo era adolescente, y era una de mis primeras experiencias con la muerte. Y la quería un montón, porqué había pasado muchos momentos de mi infancia con ella. Me dolió muchísimo ese adiós. También me dolió, no hace muchos años, la muerte de mi abuelo paterno, porqué empatizaba bastante con él, aunque no hubiéramos tenido tanta relación. Pero la verdad es que, como ya he dicho otras veces en este blog, la relación con mi familia es prácticamente inexistente desde la adolescencia. Una vez que dejé de ir a la reunión anual navideña, casi no he tenido contacto con nadie. Supongo que por desinterés recíproco. Cada uno vive mundos muy diferentes, y la vida te va alejando de manera natural. Claro que puedo sentir cariño o una cierta nostalgia, pero si las relaciones no se cuidan, se acaban marchitando. Y en este caso, ni los demás se han interesado por mi, ni yo me he interesado por ellos, y supongo que es normal esta sensación tan extraña que me ha generado esta tragedia. Quizás alguno me vea como un monstruo inhumano o algo así. O quizás en el funeral me rompa y saque cosas que ahora parecen no estar ahí adentro. O quizás el concepto de familia es otra de las grandes mentiras sobre la que se sustenta esta sociedad tan terriblemente hipócrita. Por el simple hecho de ser hijo de tal y de cuál, ya es obligatorio tener que relacionarte o querer a sus hermanos, a las parejas de sus hermanos, a sus hijos... tengas o no tengas relación; tengas o no tengas cosas en común. Sean excelentes personas, o unos hijos de la gran perra. Es bastante absurdo. En mi cabeza asocio 'familia' a cosas negativas: muertes, enfermedades, cosas por compromiso que tanto detesto... (hablo de 'familia' en el sentido extenso; ya digo que para mi, familia son mis padres, o incluso algunos amigos).

Todo esto me ha generado dudas. Primero, de si llamar a mi tía o no hacerlo. Siempre he pensado que, en un caso así, me agobiaría que la gente me llamara. Suficiente dolor, rabia, o incomprensión te genera una situación así de desagradable y traumática como para tener que estar atendiendo y explicando y llorando 1000 veces lo mismo (tiene narices, porqué justo este mediodía, pensaba en lo intrusivas que llegan a ser las llamadas telefónicas en cualquier contexto cotidiano). Ya sé que la intención de la gente es buena en estos casos, y que quieren arroparte y hacerte sentir que no estás solo. Y que te desahogues y lo saques para que no te consuma dentro. Pero, aún así, estoy seguro que no querría hablar con nadie en un momento así. Me da pánico un momento así. Me da pánico cuál sería mi reacción. Sea como sea, no la he llamado. La verdad es que tampoco tengo su teléfono, y no he querido pedírselo a mi madre. Sentía que si la llamaba, molestaba. Y que sería algo hipócrita, cuando hace años que no hablamos. Y que hacer cosas por compromiso es muy deshonesto. Prefiero que se cague en mi por no haber llamado, que en el fondo, será más justo. Tampoco casi nadie me llamó a mi cuando me operaron hace unos meses, pero no me importó. Lo vi como algo normal, coherente, y fue casi un alivio evitar conversaciones por compromiso. Prefiero que lo que tenga que expresarle cuando la vea en el funeral, sea cara a cara, y de manera natural. No con el escudo de un teléfono de por medio. Y si tengo que llorar, llorar juntos. Y abrazarla. Y a mis primas. Y lo que me salga en ese momento. Hay una especie de sexto sentido que acaba aflorando en estos momentos, como guiándote los gestos adecuados. Porqué si ya soy de pocas palabras en algunos casos, en estos me quedo casi mudo.

A veces me pregunto de donde me sale esta frialdad extrema que gasto en determinados momentos, cuando, en el fondo, soy una persona extremadamente pasional y sensible. No bromeo; lo soy. En parte creo que es, precisamente, por eso. Es un escudo protector para que el dolor no me haga daño. Y, en parte, también pienso que soy un absoluto incompetente en el terreno emocional. Siempre me ha costado horrores expresar el amor que le tengo a mis padres. O expresar abiertamente lo que me hace sentir una chica que me gusta. Suelo expresarlo de manera más o menos sutil, o con gestos, o grabándole música que me gusta. Pero lo de las palabras no se me da muy bien. Como si hubiera una desconexión, una interferencia, entre mi mundo interior y mi mundo exterior. He perdido a chicas fantásticas con las que estaba por esto. Si el otro día escribía que hay cosas de mi que me encantan, también sigue habiendo cosas de mi que detesto. O que no controlo. O que no entiendo. En días como hoy, la vida es una puta mierda.