dimecres, 12 de desembre de 2018

La igNOrANCia eS La FueRZa



Hace días que no escribo por aquí. Conciertos varios (John Parish, The KVB, The Excitements, Hannah Williams & The Affirmations, el festival Secret Vida en el que hubiera matado a la mitad de los asistentes...), noches dEsoRdeNadas, cenas, nuestro primer enfado (bien resuelto en pocas horas; creo que incluso puede servir para unirnos/entendernos más), películas ('Alps', 'Frances Ha', que me ha gustado bastante)... hoy me he reencontrado con E-Platónica, meses después de nuestra última quedada. Me flipa la frescura que desprenden nuestros encuentros. Podríamos estar 10 años sin vernos y todo seguiría igual. Nos comemos a besos y abrazos cada vez que nos vemos, y a veces me cuesta entender que no hayamos acabado juntos, pero la realidad es muy caprichosa. Y el tiempo hace y deshace a su antojo en función de los momentos de cada uno. Es como un tetris, y si no te cae la ficha adecuada en el momento preciso, ya nada encajará más adelante.

Con Morenita Amelie siguen saltando chispas (en el buen sentido) cada vez que nos vemos en el trabajo. El viernes estuve a un microsegundo de besarla en mitad del comedor del curro mientras hablábamos a medio palmo de distancia. Como ya me he cansado de que siempre diga de vernos y luego siempre que se lo propongo no puede y nunca contrapropone alternativas, ya le he dicho que le devolveré todo el equipo fotográfico que me dejó cuando nos veamos fuera del curro. "¡Qué cabrón!", me dijo riendo. Sí, cierto, pero es lo que hay, le respondí con sonrisa pícara. Se muere tanto de ganas como yo, y entiendo perfectamente que su situación es mucho más difícil, pero no haber entrado al juego. Para mi fue mucho más fácil dejarme llevar por la tentación y traicionar mi propia regla sagrada del 'sólo solteras', es obvio, pero una vez cometido el desliz, hay que ser honesto y consecuente o cortar por lo sano.

Estoy enamorado de la chupa de cuero que me compré por cuatro duros hace un par de semanas, y me la pongo casi todos los días, aprovechando que el frío todavía no es extremo. Tengo unas ganas enormes de que llegue primavera, y el otro día hacía sol y subí a la azotea a tomar el sol. Se estaba de maravilla. He acabado el curso de fotografía, pero continuaré en el segundo semestre. La profesora es majísima, y empiezo a entender todas mis lagunas de conocimiento técnico. Me compré un objetivo nuevo, y en los conciertos he empezado a ver resultados. Y también me compré un flash de colores para la lomo, pero todavía no lo he estrenado. La fotografía es ahora mismo mi gran estímulo, con permiso de la música, claro. Ver las estadísticas de resumen del año de Spotify mientras me estoy leyendo '1984' da auténtico pavor. Ver las noticias también. "La ignorancia es la fuerza", dice el capítulo en el que estoy. Y parece que Orwell estuviera visionando España en pleno 2018. Asco de país. Pena de país. Vómito de país.


Esta puta maravilla de canción es sólo uno de los muchos artistas nuevos que sigo descubriendo. No puedo parar. Es como una adicción. El submarinismo musical es uno de mis mayores vicios:








2 comentaris:

Laura ha dit...

Muchos días sin publicar, si. Ya te echaba de menos.
Beso enorme.

dEsoRdeN ha dit...

Que te echen de menos nunca está de más. Multiplica autoestimas y divide preocupaciones.
Besazo