diumenge, 18 de novembre de 2018

aLguNAs mOTaS dE PoLVo




Subir a un escenario y comértelo. Dejarte ir, porqué tampoco vale mucho la pena quedarse. Todo da igual, y ya casi nada ni nadie vale la pena ser luchado. La verdadera batalla es la que uno libra consigo mismo, y a partir de ahí, viene todo lo demás. El que espera, desespera. Y ásperas son las arrugas de la realidad. La realidad es la única realidad. Y la mayoría de veces suele ser incomprensible. La gente es indescifrable, y no hay hacker que lo consiga. Lo que antes brillaba ahora tiene polvo encima. El sexo llama, y el cerebro no deja pasar. Y no puedes pretender desencallar algo que no has atascado tú. Como escribía hoy de manera brillante una chica que conozco, "un día descubrí que mi punto fuerte eran mis debilidades, y mi punto débil mis méritos".




4 comentaris:

Pio ha dit...

Esa última frase que escribes, me ronda hace mucho tiempo en mi cabeza. A veces ser simple es el mayor éxito.

Y a veces lo único que queda es salvarte a ti mismo.

Besets

Laura ha dit...

Wow! me has dado una bofetada en la cara así con mucho cariño. Y duele.
Un beso grande

dEsoRdeN ha dit...

Se la leí a una miga, Pio, y la encontré maravillosamente lúcida. Yo ya no sé si es cuestión de simpleza o de sencillez. Pero salvarse a uno mismo debería ser la prioridad.

¿Eso he hecho, Laura? No sé si decirte "lo siento", o "de nada"

petons

Laura ha dit...

de nada, siempre.