divendres, 24 d’agost de 2018

i'M On My wAy




Me encantan las noches de verano. Son pura vida en mayúsculas, negrita y cuerpo de letra XXL. Especialmente a mediados de agosto, cuando les Festes de diSoRdErLand le dan un valor añadido a la existencia. Todo el mundo viene, y es una buena oportunidad de ver o reunir a gente, se conozcan o no. Ahora contaba y creo que en esta semana han pasado 26 personas por mi casa, en las distintas cenas o encuentros etílicos que he montado en mi azotea. Pura vida en mayúsculas, negrita y cuerpo de letra XXL. Hay años que te apetece más y otros menos, pero en éste tenía ganas y me ha venido de perlas. Necesitaba socializar, reír, bailar, mirar adelante y eso que tanto me gusta hacer a mi: mezclar gente de aquí y de allí y contemplar a ver qué sale. Han sido días de acercamiento con Tired Nurse (hubo quien creyó que nos habíamos liado en una de las cenas...), de reencuentros con gente que hacía un tiempo que no veía, de comprobar las casualidades de los famosos 6 grados de separación entre personas que no se conocían, de salir, de bailar, de dormir poco y de vivir mucho. De que un compañero de curro que vino el lunes me dijera si es que sólo conozco a chicas, de devolverle ayer la visita por Sants y salir con un tercer compañero de curro y reír un montón, echarle morro para conocer a italianas y a una rubia despampanante en un concierto, y en definitiva, sentirme tremendamente vivo, despreocupado, descarado, alegre, y hedonista. La versión que me gusta de mi, vaya. Aunque no he hecho limpieza completa todavía de mi decepción personal con La Chica Del Ex Novio Imaginario, estoy en el ejercicio de intentar que la energía negativa que me genera no me afecte tanto ni me contagie al resto de relaciones personales de cualquier tipo.

Todos estos días también me han hecho pensar en la suerte que tengo en otros aspectos. Esta noche miraba con mi padre a través de mi banca por internet, y en los 4 años que hace que me vi obligado a comprar mi piso contra mi propia voluntad, su valor ha incrementado sobre un 150%. Es decir, cuesta dos veces y medio lo que me costó. Cualquier especulador eyacularía con esta surrealista y absurda norma de vomitivo mercado, pero yo ahora mismo no cambiaría mi casa por nada del mundo, valga lo que valga. Será pequeña, vieja, y todo lo que quieras, pero está donde quiero estar (que es donde he vivido TODA mi vida), es habitualmente tranquila (y me da pánico decirlo por el típico gafe de decir cosas así), tengo unos vecinos bastante normales, y una azotea que me da media vida en esta época del año. Vamos, que no es una casa, sino un hogar. Y tal y como está el patio ahora mismo, lo siento como una especie de venganza fría contra los hijos de puta que me engañaron en su momento y me metieron en este berenjenal sin yo quererlo. Ojalá se estén dando con un canto en los dientes por habérmelo vendido, y por ese precio. El karma a veces funciona.

Y en unas horas, pereza máxima en el curro. La semana pasada se hizo realidad el rumor y me ofrecieron la tarea de mayor responsabilidad que me temía. Agradecí la oferta, pero les dije que quería ser honesto y transparente y que no me sentía nada estimulado ahora mismo, y que si había alguna alternativa para que lo hiciera otra persona y yo seguir como hasta ahora, lo prefería. Me dijeron que lo consultarían con una superiora y me dirían algo, así que supongo que mañana que es lunes para mi será el día. Deseo con todas mis fuerzas que me digan que han encontrado alternativa y que seguiré haciendo lo mismo, que es la manera de poder continuar teniendo margen para compatibilizarlo con mi vida personal, que es mi prioridad absoluta. Total, el plus que me pagarían no me compensaría en absoluto perder mi libertad. Veremos... hay compañeros que se sorprenden cuando les digo mi postura, y el que deja vacante su puesto se pensaba que yo decía de farol que me iba a negar pero que al final habría dicho que sí. Espero no tener que hacerlo contra mi voluntad, ni encontrarme con represalias. Hay gente que no lleva bien que le digan que no, o que no entiende que para algunos la vida laboral tenga una importancia mínima en nuestro orden de prioridades. Pura supervivencia forzada y nada más...


PD: Conocí de casualidad a esta banda en Festes y me enamoré de su actitud y de sus letras. Potu!!




2 comentaris:

Ses ha dit...

Sobre todo, da prioridad a tu vida personal, que se busquen a otra persona.

dEsoRdeN ha dit...

sin duda, eso intentaré, Ses! Otra cosa será que tenga margen suficiente...