dimarts, 28 d’agost de 2018

sLidE aWAy




Professor Longhair dice que mires lo que le estás haciendo, y en parte le entiendo. Me gusta sentirme así. Me gusta gustarme, y sentir que quizás eso pueda trasladarse a los demás. Me gusta que me gusten, cosa no tan usual. Estos días de mensajes, de notas de voz y de vernos, me hacen recordar en todas esas complicidades perdidas por el camino. Un largo y tortuoso camino de curvas y rampas sin un destino claro. Quizás el error sea pensar que lo hay. Disfrutar el camino y ya está, como hablábamos hoy entre cervezas, olivas y un regalo inesperado de cumpleaños. Me has hecho sentir feliz cuando me has dicho que te había hecho feliz. A veces hay muy poca distancia ente la indiferencia y el hacer felices a los demás. Un simple gesto. Una simple llamada. Una simple mirada. Un simple regalo con muchas letras y un trasfondo musical, claro, porqué esa es una de nuestras bisagras. Todo son actos sencillos, humildes y fáciles. Pero nos olvidamos de todo eso en el rugir de la selva. Como dicen las Savages en un texto recurrente por mi parte (porque lo encuentro brillante), el mundo solía ser un sitio silencioso, y ahora tiene tantas voces que el ruido es una distracción constante. Todo es ruido. Todo es interferencia. Todo es ceremonia de la confusión. Todo es un patético espectáculo de perversión, persuasión y manipulación, y hay que tener una gran coraza para protegerse de todo ello y no entrar en batallas absurdas. Son tsunamis de ideas, relatos, debates y polémicas que pretenden arrastrarte sin que puedas resistirte. Y, de paso, entretenerte para que fijes la atención donde no les molestes ni te cuestiones las cosas. Te lo decía también hoy, y cada vez lo tengo más claro. Para sobrevivir son imprescindibles 3 sentidos: sentido común, sentido crítico y sentido del humor. Sentidos y sensibilidad. Tú la tienes. Y también naturalidad. Cómo echaba de menos esa espontaneidad también. Y quiero tomármelo con calma y no pillarme los dedos otra vez. No quiero que me pase como siempre, que acabo odiando a quien antes he querido con obsesión. Quiero aplicar lo que haya podido aprender de todos mis fracasos, que son muchos. Todos. Seguir dejando que las cosas fluyan, veremos hacia donde. Lo que sea me estará bien, o eso espero. Lo que sea, como decían tus admirados hermanos tarados...



4 comentaris:

Ses ha dit...

Aix, el sentido común, que tal como sabemos ya todos, es el menos común de los sentidos.

ardid ha dit...

Qué bonito es escribir con el corazón...Te noto muy ilusionado y me alegro un montón, ¿te acuerdas de que te dije algo así como que lo bueno ocurre cuando menos te lo esperas? Oleee jeje Disfrútalo cada momento y déjate llevar...piano piano pero sin pausa :) Los pequeños gestos son tan importantes, que como tú dices pueden marcar grandes diferencias. Un abrazo Desorden ! De verdad que me de alegría leerte contento e inspirado :)

Laura ha dit...

Sentido critico para ser elocuente y juzgarse a uno mismo, sentido común para hacer lo que se debe y sentido del humor para reirse de los otros dos.... si señor!!!! :)

dEsoRdeN ha dit...

Tal cual, Ses

La verdad es que es excitante cuando encuentras a personas que consiguen iluminarte y sacar tu mejor YO, ardid, y supongo que estoy en ese proceso. No tengo ni idea de hacia adonde va a ir ni en qué derivará, pero esta chica me activa. A ver si es recíproco y dura... admito que tantas decepciones me han vuelto algo escéptico

Exactamente, Laura! Cuesta encontrar el equilibrio entre los tres sentidos, pero ese es el camino, creo yo