dimarts, 18 de setembre de 2018

mAÑaNaS NegRAs cOMo eL CaRbóN



Como una de aquella personas recurrentes que reaparece después de un tiempo y parece que nada haya cambiado, vuelvo una y otra vez a Suede. Y especialmente a su primer disco. El que más veces he escuchado en mi vida. Esta vez el motivo es el primer volumen de la autobiografía de Brett Anderson, que devoré la semana pasada. Me encantó. Y no tiene la necesidad de regodearse con sus años de éxito con la banda, porqué el libro acaba justo cuando van a empezar a tenerlo. La atmósfera decadente de su vida infantil y adolescente en una familia pobre y el tono agridulce del relato lo convierten en algo sincero y emotivo, y te transportan a la perfección a lo que debió ser vivir aquellos días en esas condiciones. Y una vez más, me hace preguntarme por qué narices no aprendí a tocar ni monté una banda cuando mi vida empezaba a florecer.

Precisamente estos días ando enfrascado en actitudes de egocentrismo bien entendido. Ponerme a mi en el centro de mi vida. Cuidarme. Ser mi prioridad. Desde gestos cotidianos como ir al dentista y hacer lo que hace tiempo que tengo pendiente, hasta buscarme cursos entre semana de actividades que me motivan, como la fotografía o la música. Iniciar el día sin planes e ir haciendo conforme me apetece, tomarme las cosas con calma, leer (tras quitarme la espina de 'El Retrato de Dorian Gray', hoy he empezado '1984'), ver películas y documentales... o también ignorar o sacar de mi vida a gente tóxica que no me aporta nada, o a aquellos a los que tienes que perseguir para poder quedar pero luego no tienen ni una puta iniciativa recíproca. Me saca de quicio ese tipo de actitudes...

En parte todo esto es una reacción consciente o inconsciente por las tensiones en el trabajo. El otro día le solté un moco en una reunión de curro a la persona que tengo justo por encima, por todo lo comentado en últimos posts respecto a un puesto de mayor responsabilidad que me quieren obligar a coger contra mi voluntad. De momento he empezado a hacerla, pero contrariamente a lo que me habían dicho, la situación "provisional" es definitiva para la empresa. Aún así, viendo lo tenso que he estado estas últimas semanas, la responsable final de la decisión (con la que no había hablado en mi vida) vino el domingo y se me presentó con dos besos mientras estaba yo en plena tarea, y me dijo de hacer un café el próximo viernes. Yo había hablado esa mañana con el Comité de Empresa para saber hasta qué punto podía forzar la máquina y negarme a hacer esas funciones, y sé perfectamente que no tengo nada que hacer y me las van a colar hasta el fondo, pero no pienso callarme todo lo que tengo dentro. Con buenas palabras, pero quiero que sepan mi punto de vista y mis razones. Por dentro ya he empezado a asumir poco a poco la situación, y estoy intentando ser positivo y buscarle las cosas buenas. Ni que sea por la pasta de más que cobraré, y con la que me financiaré el dentista, y algún viaje.

Y la semana pasada quedé dos noches con Mrs. Bizarre (destierro ya definitivamente el apelativo Tired Nurse, porqué está en proceso de dejar de serlo). En las últimas semanas no paramos de hablar casi cada día y nos estamos metiendo en la cotidianidad del uno y la otra. No sé hasta qué punto es eso bueno, pero está fluyendo todo de manera muy natural, y así me estoy dejando llevar, luchando contra mis habituales ansias e impaciencias. Hay momentos que tengo la sensación de que también le gusto, y otros en que me parece que simplemente me ve como un amigo. Y aunque tengo claro que muchas de las cosas que he conocido de ella me gustan bastante, tampoco sé exactamente qué papel me gustaría darle en mi vida. Quizás por ello lo mejor es no darle papel a nadie, y que sea ella misma la que se lo vaya adjudicando poco a poco y sin forzar...



4 comentaris:

Myowndisaster ha dit...

Se avecinan cambios...e intuyo que para bien ;)

Noto una energía distinta en ti.

Petons

dEsoRdeN ha dit...

El tiempo dirá... sí, creo que yo también la noto. Creo que quitarte el peso de la responsabilidad y la culpa de lo que no depende de ti ayuda a liberarte y aporta cierta serenidad... dentro del dEsoRdeN, claro... ;)

mordiscos

Cé. ha dit...

Lo mejor siempre es que las cosas se vayan desenvolviendo y después ya se verá. Priorizarse a uno mismo termina siendo lo mejor para uno mismo y para los demás.

dEsoRdeN ha dit...

Estoy en fase de aprendizaje al respecto, Cé. Yo y mi dEsoRdeNada impaciencia...