divendres, 7 d’abril de 2017

gREeN gUAu




Soy raro, lo sé. En gran parte me gusta ser distinto, o salirme de muchos patrones, o llevar mis propios horarios, o actuar diferente. No es algo buscado, sino que intento actuar siempre a mi manera, por mucho que contradiga hábitos, normas o estúpidos vicios adquiridos generalizados. Soy ultraindividualista, y me gusta hacer las cosas a mi manera, para cometer mis propios errores y disfrutar mis propios aciertos. Y cuando lo hago, suelo tener argumentos ultra racionales para hacerlo. Si mi lógica no encaja con la de los demás, no es mi problema. En muchos casos, son ellos los que están equivocados haciendo cosas automáticamente, sin reflexionar ni plantearse el por qué, o el por qué no hacerlo de otra forma.

Pero a veces esa rareza también tiene cosas más difíciles de llevar. Sobretodo en comportamientos que no acabo de controlar o entender de mi mismo. Como si hubiera algún cable entre deseo, cerebro y acción que no acaba de hacer buena conexión. Después de un día un tanto mierdoso (la verdad es que últimamente tengo bastantes así; vivo una época rodeado de conflictos, y me agobia un poco el tema...), he quedado con La Chica Con Pelo De Chico para ir a un concierto. Me resulta una compañía realmente agradable, porqué desprende pureza, honestidad, transparencia... de aquellas personas con la que te sientes a gusto, puedes hablar de cualquier cosa, y te hace sentir lo suficientemente cómodo como para abrirte como no lo haces con casi nadie, y bucear un poco más más allá de la superficie en que convives el 90% de tu tiempo. Me atrevería a decir que me gusta, y también que me despierta deseo, pero hay días que lo exteriorizo, y otros que no me sale y soy más frío. Ella es receptiva, y ya me hizo saber en su día de manera muy clara cómo vive esta extraña relación nuestra, al dedicarme esta canción que me dijo que le recordaba a mi. Y la verdad es que me gustaría que me salieran de dentro emociones más impetuosas, porqué es una chica interesante, divertida, y nos entendemos bien, pero tengo la sensación de ir con el freno de mano puesto. Quizás porqué ya me he acostumbrado a estar solo, ir a la mía, y hacer y deshacer con quien quiero. O quizás, simplemente, es que me despierta un sentimiento insuficiente. O tal vez que mi inconsciente es plenamente consciente de la incompatibilidad de nuestros horarios tan distintos, y prefiere evitar liarse más de lo necesario en una relación que sería tan complicada.O quizás es que pienso demasiado, cuando en estos temas me ha ido siempre mejor cuando he desconectado al vecino de arriba y he tirado de entrañas. Soy raro, lo sé. Pero no más que tú...



PD: Ya tengo entrada para el concierto de PJ Harvey. He madrugado para pillarla. Después, evidentemente, me he vuelto a la cama...

3 comentaris:

hiro ha dit...

A vegades em costa més entendrem a mi mateixa que als altres...

Jo vaig estar molt temps sense parella i al final em feia fins i tot mandra, perquè sola també estava molt bé. Però en temes de cor i emocions estic d'acord amb tu, millor desconnectar del veí de dalt (com bé dius).

M'encanta la foto del gos verd! jajaja

Pd: al final vas anar a St. Feliu?

dEsoRdeN ha dit...

Hòstia, és que fa molta mandra tenir parella... XD I això de la monogàmia és molt avorrit per algú que es cansa de les coses i necessita constantment nous estímuls. Novelty seeking, you know...

Al final em va fer molta mandra, i em vaig quedar per Barna. Les vas veure dissabte?

hiro ha dit...

No, al final dissabte vaig fer un cangur i no vam anar al concert. Igualment em feia mandra (tenia l'altre massa recent). I el de la sala BeGood també el veig complicat per tema curro...