dimarts, 25 de desembre de 2012

y QuÉ? La NaVidAd biEn, o eN fAMiLia?





Una noche como hoy, en la casa de los dEsoRdeN se cena normal, en pijama (mis padres; yo vengo vestido de la calle), se bebe agua, y como algo fuera de lo habitual únicamente algo de turroncillo, la decoración hecha a mano por mi madre que es una artista, y 4 regalillos prácticos y/o culturales. Tenemos las mismas conversaciones que cualquier otro día, las mismas penas y alegrías, y vemos igual la TV, arropados bajo la misma manta. Por supuesto, evitamos el discurso del subnormal mayor del reino, que no sé quién coño se ha creído que es para ir soltando mensajitos moralistas y cargados de una doctrina política vergonzosa (por no hablar de la imagen de un pesebre católico detrás, cuando se supone que estamos en un país laico). Vamos, eso es lo que he podido ver en las noticias más tarde. Ha molado ver un documental sobre el 50 aniversario de la gran nevada que hubo en diSoRdErLand, y que tus padres te expliquen cómo lo vivieron siendo críos. Mañana tocará comida familiar. Creo que en los últimos 20 años habré ido... una vez. Pura pereza. No soporto hacer cosas por compromiso, sin que me apetezca. Y mañana lo haré única y exclusivamente por mi abuelo (bueno, y también por mi padre). Le dejan salir del hospital, y se ve que los últimos días está más ilusionado sólo por esta cita. Supongo que ya sólo por eso, valdrá la pena ir, aunque haya altas probabilidades de pollos familiares, con la presencia de alguna persona con la que media familia no se habla por temas que desconozco (tampoco tengo especial interés en saberlo...).

De vuelta a casa, la ciudad estaba bonita. Brillaba en sus mejores galas. Me la sudan estas fiestas, pero me gusta bastante la decoración que han puesto los últimos años por diSoRdErLand, bastante más moderna y estética de lo que era tradicional. Había bastante gente por la calle arriba y abajo, aunque los (ir)responsables de turno hayan decidido un año más dejar la ciudad sin transportes públicos, más allá de los insuficientes autobuses nocturnos. Será que no habría gente dispuesta a trabajar una noche así, si estuviera bien pagado. Una vez más, lo de 'servicio público' es un eufemismo. Todo estaba cerrado, bares incluídos. Hasta en una sauna que hay cerca de casa había un cartel que ponía: "Cerrado. Abrimos a las 2h. Feliz Navidad". La sociedad te obliga a estar en casa, propia o familiar. La dictadura de la Navidad. Por momentos, he creído que no llegaría a mi casa (suerte de Nacho Vegas haciéndome masajes por dentro del pabellón auditivo): el conductor, un quillo que echa por tierra la estúpida teoría de que los hombres no pueden hacer dos cosas a la vez: éste era capaz de conducir un autobús y echarse gotas para las lentillas a la vez, y también de conducir y mirar el maldito Sillyphone en plena rotonda. Un crack. Luego han subido un rebaño de quillo-pijos que pretendían hacer el viejo truco de picar una tarjeta ya gastada y no pagar, pero nuestro héroe conductor no ha permitido que se salieran con la suya. Uno de ellos iba con una bolsa llena de botellas... y atención! Una era de whisky marca... B&J!!! Digno del programa ése de '1000 maneras de morir'... y para acabar de rematar el espectáculo, han subido dos chungos más escuchando música magrebí a todo trapo en otro maldito Sillyphone. La violencia debería estar permitida y admitida socialmente en casos así. Y el tío que inventó los altavoces en estos cacharros debería ser ejecutado por crímenes contra la humanidad. Con todo este panorama, y todavía hay quien pretende convencerme de que la humanidad no merece la extinción. Ya se pueden meter el hipócrita espíritu navideño por el esfínter trasero...







8 comentaris:

X ha dit...

La humanidad merece la extinción, sí, pero no solamente en Navidad. Que pases un buen día mañana dentro de lo posible. :-)

Pio ha dit...

Entonces, has pedido para reyes unos tapones no??

En mi casa la única novedad, hay más entremeses que de normal, y que hacemos la visita a por los postres a casa de la otra parte de la familia. Eso si el código dress siempre es el polar y la bufanda XD

Tequila ha dit...

Me gustó la Navidad los dos años anteriores porque tenía con quien compartirla. Este año me está resultando una mierda. Así de claro. Qué asco y que ganas de que todo vuelva a la normalidad!

Besos!

hiro ha dit...

Tot i ser Nadal, muerte lenta a la gent que escolta música sense auriculars! em provoquen un odi visceral, sobretot als transports públics.
El meu Nadal no ha distat gaire d'un diumenge qualsevol, la tarda ha sigut mortalment ensopida. I demà, repetim!

Que et sigui lleu el dinar familiar de demà! ;)

Petons

Cé. ha dit...

Pues me da envidia la Navidad dEsoRdeNada. La mía es más bien hipócrita y la mesa se llena de comida raruna y asquerosa. Odio las cosas por obligación y compromiso así que tampoco me voy a quejar mucho más.
Espero que hayas disfrutado, cuqui :p
PD. Ya quedan dos fiestas menos bieeeeeeeeeen.

dEsoRdeN ha dit...

ya sabes, X, que defiendo la extinción de la humanidad 365 días al año. Los bisiestos, me permito un día de tregua...

No, Pío; mejor una escopeta... XD Sí, también había polar y bufanda por casa de mis padres!!

A mi siempre me resulta una época bastante deprimente, Tequila. Que pase ya! bienvenida!

Sí, hiro, jo em poso com la sèrie aquella que feien de petit de Hulk: tot verd, i se'm comencen a inflar la vena.. i el que no és la vena! Grrrr!!

A ver, Cé. La navidad con mis padres es sencilla pero sincera. En comidas como la que he ido hoy, también hay algo de hipocresía y compromiso. Que vuelva la normalidad!!

alkaseltzers


tan solo una cerilla ha dit...

Pío, se ha pedido un sillyphone, para poder sufrir con los captchas de su blog
Sublime lo de volver a casa con.vegas de fondo... Asco de dias

dEsoRdeN ha dit...

Otra que cae... (Vegas es un grande. Y muy del Sporting, por cierto...)