dijous, 17 de juliol de 2014

díA 0




"Mama, cómprame unas botas, que las tengo rotas de tanto bailar...". Y eso, exactamente, es lo que le pasa a mis All-Star de calaveras, que empiezan a estar ya tan abiertas que incluso provocan cuchicheos de chismosas en la sala de espera del traumatólogo. Debería aprovechar las rebajas para reponerlas, aunque me va a dar pena prescindir de estas. Siempre he sido muy fetichista para los objetos, cosas, muebles, etc que me acompañan y viven conmigo experiencias vitales intensas o importantes. Es como si traicionaras a alguien que te ha apoyado de cerca y de un día para otro le dieras la espalda sin razón alguna. Me sentí igual de mal cuando tiré los sofás hace unos meses, no puedo evitarlo. Parece que es como si estuvieras tirando también todo lo que te ha pasado con ese objeto, mueble, etc. en cuestión. Quizás mañana podría ser un buen día para retirarlas, aprovechando el cambio de etapa. Dentro sigo teniendo una batalla interna que yo creo que no acabará nunca, porqué si algo tengo es orgullo y tozudería. Y me jode sobremanera caer, casi a empujones, en maneras de vivir que no siento como mías, y hacerles el juego a aquellos en los que no creo. Pero, como me decía hoy comiendo E-Platónica, la vida hay que tomarla según te viene, y ser práctico. Y supongo que, en el fondo, también hay cosas buenas en todo este lío. Ella, positiva como pocas, lo ve como una buena noticia. Hacía meses que no nos veíamos, pero eso da igual, porqué con ella, basta medio segundo para retomar las cosas donde las dejamos. Como me ha dicho en un mensaje posterior, es genial que sigan pasando los años y siga la misma química y las mismas risas. Si esto fuera una peli chorra americana como la que he visto por la tarde, acabaríamos juntos antes o después, pero lamentablemente, esto es la realidad. Que te diga que sale con un chico ya casi no importa porqué llevas la coraza anti-rasguños puesta, y hasta intentas alegrarte por ella, aunque en los fondos abismales de mis entrañas sienta un pequeño gran pellizco ventricular. Pero sigue provocándome ese efecto regenerador y positivo, y hace que todo brille más con un simple encuentro de horita y media compartiendo platos y bebida. Al dejarla en el curro he subido caminando esquivando guiris, y al fin he visto la exposición de los 75 años de EFE. Y también una breve pero interesante sobre el patético culto al cuerpo y la estética de esta sociedad enferma...


...después de que el traumatólogo siga sin encontrarle explicación a mi misteriosa lesión que no me deja jugar a fútbol 15 meses después, he pasado a hacerle una visita fugaz a mi queridísima Amapola. Otro caso similar al de E-Platónica, con la que, pasará más o menos tiempo, pero creo que siempre seguirá corriendo electricidad y la magia de quien se niega a aceptar según qué mediocridades. He vuelto a ir al cine como ayer, aunque estuvo mejor 'Borgman' (ganadora en Sitges el año pasado) que la topiquísima 'Friends With Kids'. 'Cuando menos te lo esperas' y un documental muy chulo de La Chica del Novio Imaginario (todavía no se lo he dicho. Le debo un mensaje...) han completado la cuota de celuloide de las últimas 24 horas. En verano siempre me entra hambre cultural, aunque este año casi no estoy leyendo todavía. Estoy intentando por segunda vez 'La Conjura de los Necios', porqué la primera me habían hablado tantas maravillas, que me decepcionó y lo dejé a medias. Quizás fue una mera cuestión de que no era el momento adecuado, así que veremos si esta segunda vez lo encuentro divertido. Quizás me lo lleve a Madrid el viernes. Me espera Beth Gibbons, y el cálido aire de la meseta, y caras que hace demasiado que no veo, y ganas de meterle un meneo de aire fresco a esta vida que en los últimos meses apestaba demasiado...



3 comentaris:

V.M. ha dit...

A mi siempre me pasa eso de empezar un libro, no engancharme y luego, pasado un buen rato, con otras percepciones, volver a leerlo y encantarme!
Cosas de la vida, todo se cambia, incluso nuestra percepción! Que Dios nos bendiga!

hiro ha dit...

Jo també puc arribar a ser molt fetitxista amb alguns objectes, sobretot amb la roba. És horrible perquè em fa una pena enorme tirar coses.
Quan explicaves el teu dinar amb E-Platónica m'has fet recordat aquella escena tan bona de 500 Days of Summer, la de expectations vs realty , algunes pelis romàntiques han fet tan mal...

Algun cop m'ha passat això d'abandonar un llibre perquè m'avorria i reprendre'l temps després i llavors agradar-me :)

Pd: m'apunto l'expo sobre l'agència EFE
Pd2: aquesta cançó mola, fa estiu

dEsoRdeN ha dit...

eso me ha pasado varias veces con algunos discos, V.M.! Y suerte del cambio, que si no, todo sería aún más monótono! Dios no existe!

Sí, amb la roba també ho sóc, hiro! Jeje, doncs tens raó amb això d'expectations vs reality. L'expo està bé i es veu de seguida, als jardins del Palau Robert. Sí, el disc està prou fresc i entra bé en aquesta època hedonista de l'any!