dimarts, 26 de setembre de 2017

pRobLeMaS dE VeCiNOs




Mientras los vecinos del edificio del lado han vuelto a dar por culo esta noche con una nueva fiesta (mañana activo la maquinaria de denuncias. Estoy harto), y los míos me marean con obras e historias que no me interesan lo más mínimo, entramos en la semana del 1-O. Y ya tiemblo con todo lo que se nos viene encima. Ante tanto ruido, tantos acontecimientos surrealistas y/o impropios de una democracia moderna (lo de Zaragoza, o lo de los Guardias Civiles partiendo hacia Catalunya ante un montón de gente gritando "a por ellos, a por ellos!" es puro paletismo inculto, pero da miedo y mucha pena), o ante tanta crispación creciente en según qué foros testosterónicos y patrióticos (sea cual sea el color de la bandera), he encontrado un par de ejercicios periodísticos que me han parecido un oasis de reflexión. Por una parte, esta interesantísima entrevista con el historiador Josep Fontana, en que nos regala una serena mirada reflexiva y contextualizada a todo este pollo, y va mucho más allá de los análisis simplistas que solemos ver y leer habitualmente en los medios de comunicación cotidianos o que consumimos diariamente. Lamentablemente, creo que tiene razón cuando dice que, pase lo que pase, todos acabaremos perdiendo.

Y por otra parte, la entrevista de Jordi Évole en 'Salvados' a Carles Puigdemont. Creo que se le podrían cuestionar algunas cosas de forma y contenido (personalmente me pone muy nervioso cuando corta tanto al entrevistado y no le deja hablar; y probablemente habría estado bien buscar más fondo y los 'por qué' de todo este embrollo, y hacer un poco de pedagogía para que se entiendan mejor algunas posturas muy mal explicadas, deliberadamente, en la prensa genérica propagandística). Pero en general me parece un buen ejercicio de lo que debería ser el periodismo: hacerse preguntas y cuestionar a nuestros representantes que están en el poder su gestión y sus incoherencias, de manera argumentada, precisa y documentada. En diversos momentos se ve a un Puigdemont incómodo y sin respuesta, y creo que eso habla bien del ejercicio periodístico de Évole y todo su equipo. Y mira que no seré yo quien defienda a los convergentes, pero en este caso aplaudo que Puigdemont aceptara dar la cara sabiendo lo que se iba a encontrar, en contraposición con Rajoy y su gobierno, que no se atrevieron a pasar por el programa (a pesar de que fueron invitados). Miedo a hacer el ridículo y a que les dejaran en evidencia, seguramente...

El mejor escape a todo lo que pasará estos días es exiliarse en el humor y la música. Y hoy voy con la banda que vi anoche, Spiral Stairs, con ex miembros de mis adorados Pavement (tocaron 3 canciones de ellos):



2 comentaris:

Desbordamientos Puntuales ha dit...

Buenísima la entrevista a Josep Fontana. Qué enriquecedora su perspectiva y qué interesantes sus planteamientos. Realmente se agradece leer algo que se aleje de los prejuicios imperantes sobre esta cuestión. Yo me niego a dar mi opinión sobre el asunto porque soy plenamente consciente de que ni tengo la suficiente información ni el suficiente criterio como para que mis ideas puedan ser rigurosas. Por eso me cuesta tanto escuchar posicionamientos de gente que piensa más con las tripas que con el intelecto. Lo que sí tengo clarísimo es que la represión y la falta de diálogo no sirven para nada y son profundamente antidemocráticas. En fin, desde Madrid, todo mi apoyo; ojalá todo salga de la mejor forma posible.

dEsoRdeN ha dit...

¿Verdad que sí? La encontré súper lúcida y serena, y muy didáctica! Has dado con una de las palabras claves en todo esto: prejuicios. No hay debate, ni diálogo sereno, ni voluntad de entendimiento, sino tópicos, vísceras y mucho odio (especialmente desde una parte claramente identificable de políticos y prensa). Y así no se va a ninguna parte.. Yo creo que cualquiera con dos dedos de frente puede ver que lo que se reclama es plenamente legítimo y puro sentido común: votar no puede ser nunca un delito. Y si casi dos millones y medio de personas (me baso en la gente que salió a votar el 9N de hace un par de años; fueron algo más de 2.300.000, pero creo sinceramente que ahora serían más) sale a la calle a expresar ese anhelo, es una absoluta irresponsabilidad política ignorarlas y refugiarte en jueces amigos y en esa chapuza histórica que fue la Transición del '78. Así sigue este país de dividido y con heridas no cerradas de casi 80 años atrás... gracias! :) A ver qué pasa el domingo, pero supongo que habrá miles de personas queriendo votar, policías y Guardias Civiles impidiéndolo, y colegios precintados...