dimecres, 6 de setembre de 2017

cASeRo




Son casi las 4 de la mañana. He estado escaneando trabajos antiguos, y me ocupan tanto que el ordenador me va lentísimo. Más de lo habitual, vaya. Echar la vista atrás es un peligroso ejercicio de melancolía que te puede llevar a la tentación de volver donde te llevaron tus pasos en años pretéritos, o incluso recuperar hábitos y personajes. No está mal, por el hecho de que te da perspectiva, pero también te hace tomar conciencia del paso del tiempo. No hay nada más aterrador.

Hoy ha sido otro día post-noche, de esos que no sales de casa. Tu cabeza va a ritmo atenuado, y tus músculos notan las agujetas de la actividad nocturna del día anterior. Así que no hay mejor opción que quedarte en tu guarida, haciendo cosas que no impliquen desplazamiento ni desgaste físico. El contacto humano reducido a las ventanas virtuales es una buena oportunidad para mirarte hacia adentro. Siempre es un ejercicio interesante, aunque hacerlo en demasía puede ser peligroso. El exceso de reflexión puede ser tan malo como la falta de ella. El equilibrio, además de imposible, también es la base de todo.

Finalmente iré a Interpol el viernes. La Chica Con Pelo De Chico se ha puesto contenta al decírselo. Eso me gusta, pero tampoco seré tan ingenuo como para pensar que algo vaya a cambiar de manera inmediata. Antes pensaba que quizás estemos llegando a un punto de habernos convertido en parte de nuestras respectivas rutinas. Y no creo que eso juegue a mi favor ni a la de mis deseos. Hay momentos en que me parece que sería fácil olvidarla. Pero cuando reaparece en forma de mensaje, o cada vez que nos vemos, mi deseo vuelve a encenderse. Como me dijo ella misma hace unos días, todo sería tan fácil si fuera capaz de sentir de manera recíproca ese deseo... pero eso nunca pasa. Por alguna razón que desconozco, no se me permite poder vivir algo así. Hay días que me genera frustración y rabia; otros, ultraescepticismo, cinismo y màxima desidia. La raíz de mis promiscuidades arranca de ahí...

He felicitado a M-De-Las-Culturas por su cumpleaños y le he regalado virtualmente un par de discos de Them. La Chica Del Ex Novio Imaginario se va sola unos días a Cantabria, apurando su última semana de vacaciones, y los demonios internos de su soltería. R-Ojos-Claros apura sus últimos días por Italia, y diría que también venía a Interpol. Desconozco si con Stones Song, aunque no me cuadra con su estilo de música. Puede darse confluencia de diversas dEsoRdeNadas de distinto grado en ese concierto. R de Vendetta no ha dado señales de vida, y tengo claro que no la llamaré si ella no lo hace. Ya le he mostrado sobradamente mi interés por volver a vernos, y ella me dijo que también quería, así que le toca mover ficha a ella. Con E-Rizada no hemos vuelto a decirnos nada, y creo que ambos supimos tras la noche en su casa que la historia, de manera natural, iba a limitarse a un único encuentro. Y mañana seguramente escriba a A&Bigua, porqué le debía una respuesta de la conversación que quedó a medias hace un par de noches. Diría que el estado de cuentas dEsoRdeNadas es éste ahora mismo...

Tengo hambre otra vez. Hoy se ha sabido el cartel del Primavera Club y sólo conozco a 3 bandas. Pero una de ellas es uno de mis últimos descubrimientos azarosos que ya colgué aquí, Girl Ray. También viene otra de ellas de aquí a un par de lunes, Molly Burch. No puedo parar de escuchar música. Me molesta entrar en un blog y que me salte automáticamente música, porqué interfiere la que ya estoy escuchando yo. Cuando eso me pasa, dejo de visitar el blog en cuestión. Los lectores deberíamos tener siempre la oportunidad de elegir si queremos darle al play o no, sin que nadie nos imponga lo que tenemos que escuchar...