dilluns, 28 d’agost de 2017

uNa MiCa dE PoR Sí QuE TiNc



La foto es mía, ladrones...

Los días pasan, y pasan cosas de día y de noche. PJ Harvey estuvo genial, como de costumbre. Aunque fuera la tercera vez que veía este show, siempre consigue sacarte emociones y sorpresa de dentro. Incluso se permite el lujo de casi ni interactuar con el público, ni en circunstancias tan terribles como pueda ser un atentado terrorista sucedido 6 días antes. Me sorprendió que no hiciera ninguna mención, pero quizás esa fuera la postura más inteligente: centrarlo todo en la música y en la vuelta a la normalidad. Esa debe ser la mejor respuesta a la barbarie.

"Felipe, quien quiere la paz no trafica con armas"

En la semana posterior a los atentados han pasado muchísimas cosas de vergüenza ajena. El mundo se está convirtiendo en una auténtica olla de grillos donde parece que haya que gritar más que el de al lado para obtener la razón. Y eso que razón detecto poca, pero sí mucha víscera y mucho odio. Y eso sí que da realmente miedo. Y mira que han habido gestos preciosos y conmovedores estos días, como el abrazo del padre de uno de los niños fallecidos en Les Rambles al Imám de Rubí, o las lágrimas sinceras de la hermana de dos de los terroristas en su parlamento público, absolutamente superada por los acontecimientos. Pero las campañas de propaganda mediática para mezclar churros con merinas, o la nula deontología de muchos han empañado mi percepción global. Y no me gustó nada la absurda guerra de banderas en la manifestación de ayer. Ayer no tocaba, y mearon fuera de tiesto unos y otros. Sí que me parecieron geniales y un acto de valentía y coherencia el abucheo y los silbidos al cínico del rey y a los representantes del estado que vende armas a Arabia Saudí, dictadura que financia el terrorismo. Billetes manchados de sangre, pero luego a salir en la foto del ministerio de propaganda. Asqueroso. Que a estas alturas de la historia de la humanidad sigamos manteniendo a estas alimañas monárquicas dice muy poco a favor de este país de mierda. Porqué somos un país de mierda, de eso no tengo ninguna duda. Ni respetar un duelo sabemos, sin pelearnos ni meter mierda en nuestras pugnas ideológicas cotidianas. De entre toda la pocilga de mierda publicada, siempre quedan artículos que valen la pena, como éste de Jordi Évole. Y buceando en el lodo, también he rescatado uno interesantísimo, pero a la vez tenebroso. Es de un blog, y en todo momento remarca que es un simple ejercicio de especulación a partir de razonamientos lógicos y lo más neutros posibles. Pero las coincidencias con lo que vaticinó un año atrás y los terribles hechos de estos días dan, como mínimo, para reflexionar muy mucho. Te creas más o menos, lo cierto es que la hipótesis de los atentados de falsa bandera podría resultar perfectamente verosímil, parcial o totalmente. Y lo peor de todo es que no nos sorprendería en absoluto que pasaran cosas así. Somos el país del GAL, de las torturas a presos políticos, de la ilegalización de partidos o medios de comunicación, del caso Scala, Antonio Cubillo, de la matanza de Atocha...

Penny Dreadful

Y saliendo de la mierda externa, miro para la interna. Finalmente no iré a Madrid con La Chica Con Pelo De Chico. La logística era muy complicada, y esa me parece una buena señal de que era mejor no ir. Tengo pendiente ir a la Meseta antes de acabar el año, a ser posible. Al final quedamos para cenar el viernes en mi casa. Y fue genial. Lo cierto es que en esta última semana de reaparición, tiene otro tono mucho más próximo y natural. Tengo la sensación de que el hecho de desaparecer unos días y dejarla respirar, sumado a la radiografía que le hice el otro día, la han relajado un poco. Vuelvo a sentirla cerca, y eso ha propiciado que yo me haya vuelto a acercar también. Estuvimos casi 5 horas de charla, música, comer, beber, y esa maravillosa sensación de sentir que algo fluye entre dos personas. Sea lo que sea, y desemboque en lo que acabe desembocando. Cuando apagamos la luz de la azotea y dejamos sólo las velas para poder ver las estrellas la velada llegó a ese punto mágico que tienen algunas noches de verano. Estuve tentado de levantarme y besarla, pero no tenía la certeza de que ella quisiera y preferí no estropearlo. No quiso quedarse a dormir (sigue en la fase de bloqueos y "no puedo"), y aunque hubo 4 besos en la despedida, cuando llegó a su casa me envió un mensaje con un punto de agrio romanticismo: "me sabe muy mal no poder darte lo que quieres. Todo sería mucho más fácil". Me pareció bonito, a pesar de constatar una realidad incómoda. Pero me niego a tomarla como definitiva. Creo que acabará superando esta etapa. Claro que eso no quiere decir que cuando lo haga vaya a querer dar un paso más conmigo, pero para terco y obstinado, dEsoRdeN. Quiero impedir a toda costa caer en mis típicos bucles obsesivos y que tanto daño me hacen (me hago). Ya le dije que me gustaría no perder nunca lo que tenemos, y a partir de ahí ya se verá hacia donde fluye todo. Y así me gustaría tomármelo. La verdad es que el viernes acepté su whatsapp post-cena con bastante serenidad, por mucho que fuera una derrota parcial. Supongo que el colchón de las historias paralelas con las que he puesto parches a las heridas estas últimas semanas también ayuda. Esta semana debería quedar con R-de-Vendetta. Y llevo unos días en que también siento muy cerca a La Chica Del Ex Novio Imaginario. En otro plano no tan profundo, pero también tenemos nuestras conversaciones sobre nuestros respectivos fracasos amorosos, y eso acaba uniendo. Anoche una chica nos preguntó si éramos pareja. Reímos, y ella dijo que no, pero que últimamente casi como si lo fuéramos. Admito mi deseo por ella, pero creo que es algo más puramente carnal. Si hablamos de un deseo más global, íntimo y profundo, tengo muy claro cuál es el único nombre que tengo ahora mismo entre ceja, arteria y testículos.


*La Chica Del Ex Novio Imaginario me ha recomendado esta delicia de disco. Me encanta. El disco también...


4 comentaris:

Desbordamientos Puntuales ha dit...

Impresionante y escalofriante el segundo artículo que has enlazado. Estoy muy en sintonía con él porque soy una persona que tiende a buscar la conspiración frecuentemente y a veces creo que se me va la olla en ese intento, pero es que, en este caso, las pruebas circunstanciales son tantas y tan potentes que cuesta mucho no pasar de la especulación al hecho. De verdad que he sentido más de un escalofrío al leerlo. Muchas gracias por enlazarlo y por tus inteligentes y sugerentes comentarios en esta entrada y en todas las que sueles escribir. Un fuerte abrazo y mucho ánimo con los temas afectivos.

dEsoRdeN ha dit...

Tal cual. Da miedo pensar que pueda ser real... pero lo peor es que todos sabemos que no sería nada sorprendente que así fuera. Este es el país que tenemos, y esta es la confianza que nos genera esta democracia de cartón piedra en manos de herederos del franquismo más rancio y casposo. Me dan mucha rabia y asco las instituciones que tenemos: políticos, medios de comunicación, jueces, o mucha gente que se deja comer la cabeza por pura incultura, miedo o intolerancia. El futuro con este caldo de cultivo me parece aterrador...

Salut!

Paola Vaggio ha dit...

Qué bonita esa velada, Desorden. De la parte política he pasado de largo, lo siento jaja Es un poco de hastío, nada personal.

dEsoRdeN ha dit...

Fue una velada preciosa, Paola. Sólo me faltó que se hubiera desbloqueado y hubiera sido capaz de quedarse a dormir para que fuera redonda del todo. Pero me lo tomé bien y con bastante serenidad, a pesar del regustillo amargo. Qué bonita sería la realidad si no fuera mentira...