dimarts, 8 d’agost de 2017

eL dEsoRdeN CoN La eSPiNa eN eL CoStadO



Estoy volviendo a notar los primeros síntomas del ultraescepticismo emocional. Ese que me viene tras cada decepción, y que me transforma en un cínico robótico cuyo único interés en las mujeres es puramente hedonista y/o sexual. Con cero exposición sentimental, porqué estoy harto de conductas maquiavélicas, caprichosas y/o o ininteligibles. De ellas y mías. Si quieres un juguete, te compras un dildo. Estos días voy de Rusos Blancos y de Smiths. Con eso está dicho todo.

El domingo al salir del curro tuvimos una charla interesante con La Chica del Novio Imaginario en una terracita a la que fuimos a tomar algo. El apodo se lo puse por la broma que le hacíamos al no haber visto nunca a un chico con el que estuvo 16 años. Rompieron hace año y medio, así que quizás habría que añadirle un prefijo 'Ex-' en mitad del apodo. Me atrae un montón. Quiero decir que la encuentro muy sexy, pero aunque me cae bien y conectamos bastante, no creo que pudiéramos llegar a ese nivel de fluidez relacional que deriva en magia. Siendo compañeros de trabajo, y tras la malísima experiencia que me explicó ayer y que desconocía en esos términos, todo es más complicado. Flipo a veces con la gente, y con el tremendo engaño de las apariencias. Supongo que todos tenemos un lado oscuro, más o menos disimulado...

Mañana he quedado con M De Las Culturas. De ella lo que me hace dudar es un carácter quizás un pelín naïve. Supongo que producto de su edad. Tiene el contrapunto positivo de la alegría y la energía contagiosa que desprende, y esa hambre de vida que es siempre tan estimulante. Y es irresistiblemente guapa, todo sea dicho. Y aunque siempre me han atraído las chicas más jóvenes, llega un punto en que necesitas de ese punto de realismo agrio que te da la edad. Por mucho que me esfuerzo, a veces tengo la sensación de que nunca lograré quitarme esta mochila de encima. Aunque llevo días en que, ni que sea por momentos, parezco llevar con cierta serenidad una ausencia que, a la vez, me atormenta, me descoloca y me enoja...


    

3 comentaris:

Paola Vaggio ha dit...

- Yo también escucho a los Smiths estos días. Las ausencias son difíciles de manejar. Los smiths me recuerdan a eso.
- A mi no suelen atraerme las chicas jóvenes, siempre lo veo más como un impedimento que como algo "positivo".
- Insomnio :D en tu casa virtual.

María Perlada ha dit...

He pasado por el otro blog y veo que no has publicado nuevas entradas, por eso hoy me paso por este otro rincón tuyo, siento que te atormente una ausencia y que te descoloque, mucho ánimo.

Besos.

dEsoRdeN ha dit...

Ayer me compré el vinilo de 'The Queen Is Dead', Paola. El día que escriba una sola canción como las suyas, ya podré morirme tranquilo: creo que 'There Is A Light That Never Goes Out' puede ser proclamada perfectamente mi canción preferida de la historia. Odio las ausencias. Odio que la mía no le duela. Me gustaría crearle adicción. A mi las jóvenes me gustan por su energía y la vida que transmiten, además de por su belleza y sus turgencias. Pero para el trato y las conversaciones, suelen ser mucho mejor más creciditas. ¿Entonces vienes a mi casa virtual buscando aburrirte y que te entre el sueño...?

El otro blog lo actualizo de uvas a peras, María. Me va a épocas. Supongo que también el hecho de que ya no haya participantes del blog de las musas hace que me dé más pereza buscar musas más mediáticas. Gracias por los ánimos.

pellizcos