dimecres, 23 d’agost de 2017

tHe oNLy QuEeN iN ThE eARth



Hoy he ido a la playa con unos amigos, en las cercanías de la ciudad. Se lo he dicho a la Chica del Ex Novio Imaginario, pero no le iba bien. Una vez en la arena, se me ha encendido la lucecita y le he pegado un toque a L-La-Loca y a Bailarina de Burlesque, que son de allí. La primera no ha podido venir, pero la segunda sí, con una vecina suya. Ha sido agradable hacer una cervecita improvisada mirando el mar y con la brisa, y en un entorno inédito para mi. Me encanta improvisar, y pintar el día con colores que no estaban previstos un rato antes. Quizás por el efecto de un cambio de fondo de pantalla accidental, el día ha seguido por el mismo camino. Siguiendo la conversación de whatsapp que empezamos ayer, he pinchado a La Chica Con Pelo De Chico para que se pillara billetes para Madrid, para un cumpleaños de un amigo suyo que le hacía ilusión. Tenía dudas de si debía ir por todo el tema de la tesis, pero si sólo vivimos una vez y se estaba muriendo de ganas, ¿por qué no hacerlo? Así que para pegarle el empujoncito definitivo, en mitad de un mensaje le he enviado el link de Renfe con un "ups! Se me ha caído...". Minutos después me decía que ya tenía billete y hotel... y que si me quería venir con ella. Reconozco que me he quedado sorprendido. No por el hecho en sí, que ya me había ofrecido previamente unas cuantas veces en los meses en que me insistía y se interesaba abiertamente por mi. Pero sí por el momento. Después de todo lo que hemos pasado, de su bloqueo, de la distancia de las últimas semanas, de mis dudas... me ha pillado en fuera de juego. Le he dicho que me lo miraré, porqué de hecho tendría que pillar fiesta en el trabajo, y ese mismo fin de semana un compañero no está por una boda, con lo que no sé si me lo concederían. Y aunque por una parte me muero de ganas y me encanta el detalle que ha tenido de invitarme, por otra no sé si es buena idea. Al margen de que me gastaría un pastón para un día y medio y tendría que volver el domingo a primera hora casi sin dormir para currar, porqué sólo me queda un día de fiesta. Sí, lo sé, casi cada semana voy un día al curro casi sin haber dormido, pero esta vez hablamos de añadirle un viaje de 600 km, y un fin de semana de estar juntos con nuestras respectivas mochilas y corazas puestas. Instinto y naturalidad me dicen "ves y vive lo que haya que vivir, capullo!", y el cerebro me dice "te vas a volver a pillar los dedos, tontaina". Soy más de hacerle caso a los primeros, pero en este caso dejaré que las circunstancias me indiquen el camino. Si mi jefa me da fiesta, adelante. Y si no, me quedaré con el gesto de la invitación, y el deseo, por qué no, de que volvamos a recuperarnos una y otro.

PD: Y a todo esto, este miércoles, vuelvo a ver a la MUSA. Cuarta vez en los últimos 15 meses...






4 comentaris:

hiro ha dit...

Jo també sóc de fer-li més cas a l'instint que al cap, jeje Ja ens explicaràs com acaba la història ;)

La PJ Harvey segur que et reconeix ja! XD Disfruta moolt del concert, encara que ja sé que ho faràs ;)

Paola Vaggio ha dit...

Mi consejo en frío es que amablemente le digas que no puedes ir. Es bueno marcar un poco... decir algo así como "eh, que conmigo no se juega cuando te apetece". Pero es que desde fuera, todo se ve muy fácil. Yo en tu lugar fijo que me lanzaba de cabeza, pero así tengo yo el corazón, lleno de hostias jajaja Besos friend.

Myowndisaster ha dit...

jeje... qué interesantes son tus historias Desorden. Es como si fuera una novela interactiva en la que puedes hablar con el protagonista, me encanta tu estilo. Te voy a dar mi punto de vista, sabiendo que todo está en tu mano, pero por si te sirve de ayuda: en cierto modo, suscribo las palabras de Paola. Cuando una mujer no está muy convencida de lo que siente (y este parece el caso) da bandazos y giros inesperados ¿por qué? porque está midiendo, tomando el pulso a sus emociones y a las tuyas. Quiere saber que estás cerca, pero con la certeza que tú puedes marcharte en cualquier momento, porque sólo así tendrá la necesidad de hacer algo para que la elijas cada día. Si sabe que ya lo tiene todo ganado, perderá el interés. Como dice Paola, es difícil decir : "no voy" aunque creo que sería lo más efectivo. Incluso: "tengo planes" pero luego llamarla la semana que viene para quedar. Una de cal y otra de arena, ya sabes. Pero es difícil manejar estas situaciones, pensamos "y si en ese viaje sucede eso que llevo tanto tiempo esperando?". Quizá eso no suceda hasta que ella haga ese "clic" que la lleve definitivamente hacia tí, quizá para conseguir que ella se mueva tienes que quedarte quieto tu.Yo la dejaría con las ganas. Si no en esta ocasión, piénsalo para otras veces. El amor es un juego de ajedrez.

dEsoRdeN ha dit...

Gracias a todas por los consejos. Yo suelo ser muy instintivo y transparente, porqué precisamente no soporto convertir algo tan natural como un sentimiento en algo tan asquerosamente racional como una partida de ajedrez. Así que lo dejé todo en manos de las circunstancias... y han dictado no ir. Me parece bien; creo que es lo mejor