dijous, 3 d’agost de 2017

SeXo dE suStiTuCióN



Hace calor, y a mi ya me gusta, pero lo que mata es la puta humedad de esta ciudad y el correspondiente bochorno aplatanador. La resaca no ayuda, pero las cenizas de vida siempre son señal del fuego que ha habido antes. Ayer conseguí engañar a un grupillo de gente para salir en martes, y estuvo divertido. La Chica Con Pelo De Chico también vino, aunque tuvo que marcharse antes de medianoche porqué hoy entraba a currar súper pronto. Normalmente me gusta la complicidad que se genera cuando nadie en un grupo sabe de alguna historia tuya oculta, pero admito que con ella eso pugna con ganas de normalidad. Me gustaría poder mostrar con naturalidad nuestra relación, pero para ello primero tendría que ser normal y firme. Y ahora mismo no cumple ninguno de esos dos requisitos. No tengo ni idea de cómo calificar algo que ni tan siquiera existe técnicamente, aunque la química sigue ahí, condicionada y reprimida por las circunstancias de ambos. Todo es demasiado difícil, y yo sigo en esta espiral de complicarlo todavía más. La fase de orgullo herido creo que la he superado, pero sigo abocado a una promiscuidad que es casi más una autodemostración de capacidad seductora que otra cosa. Precisamente lo hablamos todos ayer en la cena, eso tan típico y a la vez real de que cuando uno seduce, genera inconscientemente una propia seguridad y aplomo que le hace todavía más atractivo a los ojos de los demás. Y es como una bola de nieve que se va haciendo mayor. Al contrario también pasa, claro. Yo ahora estoy en fase seductora, y las puertas se abren de par en par. Y sigo desbocado entrando a todas y cada una de ellas, siempre que me generen algún tipo de interés o deseo, claro.

Ayer la cena de 7 se quedó en 5 al ir a tomar la primera copa; luego nos quedamos 4, y aunque hubo algo de flirteo que viene de lejos con L-La-Loca, al final nos acabamos quedando solos E-Rizada y yo. Optamos por hacer una última copa y bailes, y la tensión sexual que también venía de lejos encontró el contexto perfecto para fluír, previo empujoncillo mío para provocarla un poco. Hedonismo + trabajo de hormiga que recolecta alimento para combatir el crudo invierno cuando llegue. El verano y el calor me sacan el animalillo vitalista, inquieto y hambriento, y no hago nada por evitarlo. Si La Chica Con Pelo De Chico estuviera por la labor, todo sería muy diferente y no necesitaría sacar mi lado 'Novelty Seeking', como ella misma me describió meses atrás. Pero supongo que las circunstancias acaban por generar respuestas autodefensivas de sustitución, tal y como hablábamos luego con E-Rizada mirando al techo en la oscuridad. Fue una conversación sincera y confesional de respectivas historias incompletas, y tras preguntarme si la mía era con L de Lesbiana y decirle yo que no, acabó adivinando de quién se trataba. No sé si debería haber callado para proteger la historia, pero me pareció justo corresponder su confianza. Ella también me transmite confianza, y me parece que es igual de discreta que yo, así que espero que respete el pacto de silencio que hicimos. Es curioso cómo a veces el sexo genera estados de euforia posterior, pero a veces también te deja un regustillo extraño y agridulce. Lo disfrutas, pero inconscientemente sabes que hubieras preferido que hubiera sido con otra persona. Y cuando te vas para tu casa al día siguiente, con la lentilla reseca y la mente nublada por la resaca etílica y emocional,  sólo quieres meterte a dormir. Y al final del día, acabas escribiendo a La Chica Con Pelo de Chico para saber cómo le ha ido la jornada, en un breve chute que busca la química que sólo ella sabe y puede darte...


*Para acabar de dEsoRdeNar mi caótica existencia, R-Ojos-Claros me ha escrito a medianoche desde el centro, donde estaba tomando algo con la exhuberante Stones Song. Mi cansancio y quizás algo de lúcido freno de mano han optado por dejarme en casa y no bajar, que suficiente embrollo tengo ya en esta madeja...


2 comentaris:

María Perlada ha dit...

Parece que la humedad se filtra entre la piel y el deseo despierta.

Un placer leerte, también en wsrw blog.

Besos.

dEsoRdeN ha dit...

Vivo en una ciudad muy húmeda y en un cuerpo muy deseoso, María Perlada...

placer recíproco, que siempre es más pleno

mordiscos