dilluns, 1 de gener de 2018

cOLoUR Me gOOd




2018, que se dice pronto. Es increíble cómo se acelera el paso del tiempo conforme pasan los años. Como si alguien le hubiera dado al botón de Fast Forward, o le hubiera aumentado el pitch. Ya hace tiempo que dejó de hacerme ilusión la noche de Fin de Año, o los supuestos cambios que iba a comportar el cambio de dígito. Hubo un tiempo en que era una noche mágica. Parecía que ibas a conocer a la persona de tu vida y que todos tus vacíos iban a desaparecer esa noche. Que todo iba a cambiar, por arte de magia. Pero con el tiempo aprendes que nada pasa porque sí, y que si quieres cambios, te los tienes que cocinar tú mismo. En cualquier fecha y a cualquier hora. Internos o externos. Transcendentes o triviales. La capacidad de cambiar es inherente a uno mismo. Y hay quien se atreve a usarla, y hay quien no. Yo tengo muchos miedos, pero ya no me da vértigo ese vértigo. 

2017 acabó intenso y 2018 ha empezado aparentemente bien. El jueves salí con R-Ojos Claros y Stones Song, que ha vuelto unos días de Londres. En principio la idea era sólo ir a cenar, pero hicimos una primera copa que llevó a todas las demás. Manchester, Sidecar, Marula y Karma. Me divertí mucho. Es curiosa la energía que se genera cuando nos juntamos los tres. Liante llama a liante, y la noche se acelera. Me encanta esa sensación, y esa bruma que difumina la realidad y te hace entrar en otra dimensión, donde todo es caos, libertad e instintos primarios. Soy realmente feliz en ese momento. Una chica colocadísima se me puso a bailar, casi me muerde, y me pegó un arañazo en el brazo que me hizo herida y sangre. Al cabo de un rato se pegó un hostión y quedó un momento en el suelo, pero se pudo levantar. Muy loco.

El viernes mi idea era quedarme en casa perreando en el sofá y viendo una serie, pero me engañaron para hacer una cerveza en diSoRdErLand. La idea era algo tranquilo cerca de casa y a dormir. Pero la primera copa llevó a todas las demás, y casi sin darme cuenta, estábamos en un taxi camino del centro. Quizás por ese sexto sentido femenino que capta tu mayor o menor actividad sexual reciente, o quizás porque me sentía realmente liberado, tenía el sex-appeal subido. Bailé y hablé con una chica morena de pelo rizado, y luego con una muy mona con gafas que bailaba dando saltos de una manera muy graciosa y enérgica. Curiosamente también estaba pasando unos días por aquí aunque vive en Londres, y cuando sonó la canción de los Pixies que sus amigos querían escuchar, me dijo que se tenía que ir. Me dio varios picos, y me dijo que lo sentía, y que tenía novio y amante. Tengo un imán para las locas, pero me encantan. Un rato después, se me cruzó en el camino otra chica morena mayor que yo, y nos pusimos a bailar. También casi sin darme cuenta, nos estábamos besando apasionadamente mientras bailábamos. Perdí completamente la noción del tiempo disfrutando del momento, y cuando ya casi cerraban la sala, vino la morena rizada del inicio a darnos las buenas noches y a decirle a D-Fogosa que si en la cama yo era como bailaba, se lo iba a pasar bien. Reí y flipé a partes iguales. El amigo de D-Fogosa iba fatal y ella optó por acompañarlo. Nos dimos los teléfonos, y al día siguiente me escribió. Supongo que nos veremos esta semana.

El sábado volvió el día de la marmota. Intención de no hacer nada más que sofá y serie, el mismo colega me dijo de repetir cerveza en el mismo local del barrio, y yo me envalentoné y empecé a liar a más gente. Volvimos al mismo sitio, bebimos, bailamos, reímos, me encontré con compañeros de profesión y conocimos a unas chicas que se nos acoplaron. Me cambié el teléfono con una rubia que atraía bastante la atención masculina, pero la verdad es que fue más un acto reflejo que un interés real. A veces hago cosas instintivamente cuando estoy desbocado y espontáneo. Volvimos al mismo local del centro de la noche anterior, bailé muy arrambado con una chica preciosa que luego resultó que tenía novio allí, luego con otra loquísima mayor que yo, pero la verdad es que noté el cansancio acumulado. Aunque acabamos volviendo a casa caminando.

Ayer estaba destrozado, y ni la siesta ni las duchas lograron recuperarme. Cené e hice las campanadas con mis padres, y luego improvisé una salida con intención tranquila. Cuando iba hacia casa de mis padres me entró la nostalgia típica de esa noche, y pensé que me gustaría pasarla con La Chica Del Ex-Novio Imaginario. Por la tarde le escribí felicitándole el año a mi manera, y no me había respondido. Lo hizo poco antes de las campanadas, y me dijo que había venido a la ciudad con una amiga suya que también conozco, y quedamos en hablar más tarde. Quedé con A-Cocinero y con L la Loca y unos amigos suyos mexicanos en el Manchester. Ella y sus amigos se fueron, y nosotros fuimos a una fiesta secreta que había justo al lado, en un local escondido donde había que dar una contraseña. El local era muy profundo por dentro y estaba lleno, pero era música electrónica. Estando en el Manchester, me escribió La Chica Del Ex-Novio Imaginario diciéndome que estaban en el Sidecar, así que a eso de las 4h nos fuimos para allí. Tras buscarla abajo, me dijo que estaban arriba, y al fin nos encontramos. A veces cuando deseas una cosa muy fuerte acaba sucediendo. Y mientras hablábamos hoy por whatsapp he decidido que voy a seguir deseando muy fuerte, porque tengo clarísimo que es lo que quiero y con quién. Estuvimos charlando, haciendo una copa, y me reconoció que había tenido un chof anímico el día anterior. La soledad que yo ya había percibido y pronosticado. Vi clarísimo que estamos en el mismo punto vital, y que podemos ser la solución recíproca a nuestros vacíos. Sé perfectamente que ella no me mira como la miro yo a ella, pero me vino un subidón de energía y ganas de seguir luchando para cambiar la situación. No depende sólo de mi, claro. Pero lo que dependa de mi, voy a lucharlo a mordiscos. Le he dicho de buscar un día para cenar esta semana. Siento muchas cosas que quiero decirle y que se me caen de la boca. Yo y mi impaciencia apasionada.

Y a todo esto, ayer escribí a La Chica Con Pelo De Chico tras muchas semanas sin hacerlo. Le deseé buen año, y le dije abiertamente que había estado evitándola porque necesitaba tiempo y espacio. Me dijo que ya lo había notado y que había optado por respetarlo y no decirme ella nada tampoco, y se disculpó por haber hecho mal algunas cosas. Me insistió que sigo siendo una persona especial para ella y que no quiere perderme, y hoy le he contestado que eso es algo recíproco y que seguramente en un futuro no muy lejano podremos reencontrarnos. Ahora prefiero no hacerlo. Necesito seguir digeriendo nuestra historia de amargo final, y no quiero interferencias negativas en esta espiral de energía positiva y estímulo que me genera La Chica Del Ex-Novio Imaginario. 

2018 ha empezado con un día cálido y soleado, y yo sintiéndome sereno, positivo y decidido. Pero no voy a desear que eso sea señal de nada. Por muchas cosas que no podamos controlar, el timón de nuestras vidas y la actitud y predisposición para cambiar las cosas depende de nosotros mismos. Sólo hay que atreverse a cogerlo, y a decidir por uno mismo. Si quieres el respeto de los demás, primero gánate el propio sin dependencias externas.


PD: Aparte de este grupazo que descubrí el penúltimo día del año, hay unas cuantas canciones más que quería compartir, como cada año. Las dejo aquí debajo, o justo en la columna de la derecha --------------------------------->



2 comentaris:

hiro ha dit...

No m'ha agradat mai gaire la nit de Cap d'Any... sóc més de celebrar Sant Joan :D
A més, aquest any no estava gens motiva i vam anar a dormir relativament aviat. Suposo que el cansament acumulat que arrossego de la feina no ajuda.

En canvi, et llegeixo i no sé com t'ho fas per tenir tanta energia jaja

Tampoc sóc de grans propòsits d'any nou, però espero i desitjo que el 2018 et porti moltes alegries, ballaruques i amor ;)

dEsoRdeN ha dit...

Igualment, hiro! La veritat és que ha començat molt intens, però el meu gran objectiu continua resistint-se. Estic intentant prendre-m'ho amb més calma, però ja veurem... keep in touch!