diumenge, 7 de gener de 2018

biZaRRe loVe tRiANgLe



Ha sido un inusual sábado festivo para mi. No tan inusual la resaca de otra noche intensa. Días en que la vida parece ralentizarse, entre ducha, cocina, sofá, series, películas, soledad agradable, reflexiones internas, mensajes externos y tranquilas canciones de jazz. Todo está siendo muy intenso últimamente, y eso me gusta, aunque haya momentos de todo. También de pena o soledad. No me gusta la rutina. No me gustan esos ciclos en que parece que no pase nada, y en que parece que la vida se reduzca a cumplir obligaciones laborales y ver cómo pasan los días, sin emociones ni personas que los hagan especiales o mágicos. Cuando la vida pierde el componente emocional deja de ser vida. Y cuando consigues poner la razón al servicio de la búsqueda de esas emociones intensas, entonces quizás estés empezando a encontrar cierta madurez o lucidez vital. Últimamente parece que estoy consiguiendo destellos de eso, aunque me siga resultando complicado controlar mi esencia desbocada a veces. Pero en los momentos que lo logras, es como si consiguieras tomar las riendas de tu propio destino. Aunque haya muchas interferencias externas y cosas que nunca podrás controlar.

Han sido días intensos. He quedado para tomar una copa, para hacer unas tapas y cervezas, para hacer el vermut y comer disfrutando de este extraño paréntesis primaveral en invierno, o para salir de noche. He escrito a gente con la que supongo que nos iremos viendo en las próximas semanas. He intentado salir de mi propia burbuja e interesarme por gente de mi entorno, y también ha pasado justo lo contrario. Será eso que dicen del karma y las energías. Me siento bastante positivo, dentro de todo. Al menos en actitud y voluntad. Quizás sea una manera de autoprotegerme de mis espirales obsesivas de pensar demasiado hacia adentro. O de sentir que aprovecho el tiempo, y que soy capaz de hacer mi vida independientemente de éxitos y fracasos emocionales. Mi propia independencia. Supongo que estoy luchando por ella. Como un tesoro que conquistar para aprender a amar sin dependencias. Uno de mis grandes defectos. Complétate a ti mismo primero, y luego podrás buscar a alguien igual de completo que tú con quien encontrar espacios comunes para compartir vivencias y experiencias. El amor perfecto, si existiera la perfección humana.

Anoche quedé con R-Ojos-Claros y Stones Song. Habían cenado con amigos suyos a 5 minutos de mi casa y me uní cuando acababan. Bajamos al centro a encontrarnos con otros amigos suyos, de aquí y de Estados Unidos. Estuvimos en el Beirut, en el Manchester (sí, voy mucho últimamente) y acabamos otra vez en el Karma. Aunque esta vez tocó pagar. Cosas de los sábados noche que no suelo frecuentar. Conversaciones, bailes, risas... lo de siempre. Una de las amigas nos dijo al Trío Terremoto si no le estábamos dando demasiada caña al alcohol. Le dijimos que lo normal, pero en realidad tenía razón. Anoche bebimos bastante. Me pareció ver caballos salvajes corriendo desbocados por la sala. Y aunque las canciones ya resultaban algo rutinarias, había algo que se salía de toda rutina.

Stones Song había vuelto a caer estos días con el cretino que no le hace ni caso. No le hizo caso, una vez más. Y le volví a decir que ese tipo era un cretino y que no le entendía. Le di un beso en la mejilla de esos que salen de dentro. Firme, expresivo, sincero. Me lo devolvió con uno de esos besos que rozan labios, o incluso los tocan parcialmente. En ese momento todavía no me di cuenta, y no le di mayor importancia. Estaba preciosa anoche. Como siempre, pero resaltada por un bonito escote de tirantes al que fui capaz de sucumbir sin miradas disimuladas de las que roban fotogramas de deseo oculto. Es curioso lo efectivo que resulta no autopresionarte ni obsesionarte cuando deseas a alguien. La teórica tranquilidad, o ese no darle mayor importancia a esa posibilidad, acaba siendo sexy. Me reconoció que estos días ha tenido tentaciones de quedarse y no volver a Londres. Teóricamente se vuelve el martes.

Entre bailes, planes a tres para ir al Vida con el grupo de gente del año pasado, copas, chupitos y cervezas, nos quedamos solos los tres y otro chico que no sé exactamente si era amigo suyo o uno de rebote. Y no recuerdo con precisión cómo fue ni qué canción sonaba en ese momento, pero nos besamos. Uno de esos besos fugaces, instintivos, que esconden muchas noches de deseo recíproco. No tenía del todo claro que lo hubiera por su parte, pero estaba reprimido por este extraño triángulo de amor bizarro. Hace unos días, un mensaje de R-Ojos-Claros me hizo intuir que lo habían hablado entre ellas, como si le hubiera dado vía libre viendo que lo que pasó una noche de hace unos meses no iba a dar más de sí. Y anoche esta intuición cobró más fuerza, cuando Stones Song y yo dimos continuidad a ese primer beso fugaz con otros tantos, en una sala vacía y ante R-Ojos-Claros y el cuarto hombre.

Al cabo de un rato cerraban, salí con Stones Song, y nos reunimos con R-Ojos-Claros y el otro chico, que estaban fuera. Estuvimos hablando un rato, y en un momento dado, R-Ojos-Claros se me acercó sonriendo a unos pocos centímetros de mi cara, y me dijo que yo era una de las mejores cosas que le había pasado últimamente. Lo decía muy sinceramente, como queriendo liberar algo que tenía escondido y no me había verbalizado hasta ahora. La abracé, le di un beso sincero en la mejilla, y le dije que ella también era especial para mi. Las dos han sido un soplo de aire fresco y espontaneidad en una época oscura para mi sentimentalmente hablando. También le expresé algo que pienso desde hace tiempo: le debo una explicación. O quizás nos la debemos mútuamente, porque nunca hemos hablado abiertamente de lo que pasó mese atrás en la noche a la que me refería en el párrafo anterior. Posiblemente quedemos mañana por la noche, cuando yo salga de trabajar.

Aunque todavía hubo algún último beso furtivo, Stones Song prefirió dejarlo allí, y nos fuimos cada uno por su lado, ellas en un taxi y yo caminando hasta el metro. Los mensajes a tres bandas se han sucedido desde anoche. El resumen vendría a ser que R-Ojos-Claros y yo tenemos que hablar, que espero no haberle hecho daño a nadie, que dice que le he hecho más bien que mal, que Stones Song se lo pasó genial pero prefiere dejarlo aquí porque no es el momento, y que me gustaría verla antes de que se vaya. Puro dEsoRdEn. Y aunque todo sea complicado, prefiero que sea así a que no me pase nada. Quiero ser totalmente transparente y sincero con ellas, porque me gusta ir de cara en estos temas en que se mezclan deseos, instintos y sentimientos. Creo que cuando anoche le dije a R-Ojos-Claros que he tenido una doble decepción emocional en los últimos meses me malinterpretó y creyó que me refería a ellas. Pero independientemente de que lo haya hecho mejor o peor, o que desconozco cómo reaccionará cuando sepa la historia completa, no soy de mentir o azucarar historias. Por supuesto que se puede ser delicado y cuidadoso a la hora de contarlo, pero lo que hay es lo que hay. Y creo que es justo ser honesto.

¿El destino ha querido ponerme también a mi al otro lado del tablero justo ahora? El día también ha dado para pensar en La Chica Del Ex-Novio Imaginario. Lo hago cada día. Pero hoy ha sido con más serenidad. De hecho, cuando nos vimos el viernes en el trabajo también lo llevé con buena mano. Esta semana hemos tenido alguna conversación sobre nosotros por whatsapp, y le volví a decir abiertamente todo lo que me hace sentir. No tenía muy claro cómo lo habría asimilado, pero me pareció que lo ha hecho como siempre: con naturalidad, con firmeza, con empatía... no parece afectarle en nuestra relación, ni para bien ni para mal. No la veo incómoda, pero tampoco la veo más predispuesta. La historia con Stones Song me demuestra que las apariencias engañan, y que cuando sientes y transmites seguridad, incluso las montañas que parecen más inaccesibles pueden ser conquistadas. Y supongo que me agarro a eso para seguir convencido de que puedo darle un vuelco a esta historia, si soy capaz de tener paciencia y seguir esforzándome por sacar mi mejor versión. Quizás sea ingenuo, pero estoy harto de "y sis". Quien no se atreve, no merece.

La vida es increíblemente compleja, pero tiene momentos de brillo cuando conseguimos satisfacer nuestros deseos, anhelos y pasiones. Y también es muy oscura y tortuosa cuando no lo conseguimos. Yo sigo dando tumbos entre un lado y otro, disfrutando y sufriendo a partes iguales. Por muchos vacíos, carencias y decepciones, creo que si muriese mañana lo haría con la certeza de que he vivido intensamente, y he experimentado multitud de situaciones, relaciones y emociones. Me gustaría creer que lo mejor está por llegar, porque por momentos tengo la sensación de estar aprendiendo mucho sobre mi y mi manera de relacionarme con mi entorno. Y sería hora de aplicar todas estas experiencias y empezar a combinar con precisión razón y emoción, para tener la sensación de cierto control, dentro de mi dEsoRdEn. La esencia no hay que perderla nunca...




4 comentaris:

Nosu ha dit...

Una vez una persona a la que quyuiero y admiro mucho me preguntó cómo estaba. en lugar de contestarle el típico "bien" o "Tirando", le dije que aburridilla, que había caído un poco en la rutina.

Me dijo que tuviera cuidado, que eso era síntoma de estar perdiendo el tiempo.

No se me ha olvidado eses consejo, y ahora al leerte, lo he vuelto a recordar. Efectivamente, hay que hacer cosas más allá que trabajar y cumplir con las obligaciones, poner un poco de aliciente cada día, aunque a veces parece que sea todo demasiado intenso

dEsoRdeN ha dit...

Bienvenida, Nosu. Tengo claro que nos quieren entretenidos y sin tiempo para pensar, disfrutar o actuar. Sin tiempo para cuestionarnos cosas y funcionamientos. Por ello no se me ocurre mejor manera de rebelarnos que pensando, disfrutando o actuando. Y cuestionándonos cosas y funcionamientos de esta sociedad absurda y enferma. Mi única prioridad es vivir y disfrutar. Todo lo demás es secundario

hiro ha dit...

Acomodar-se a la rutina és el pitjor que ens pot passar, anar vivint en modo 'piloto automàtic' és igual a no viure.

Sí, la honestedat i la sinceritat és la millor manera d'enfrontar situacions emocionalment complexes. No tothom és tan valent i s'arrisca a viure amb la intensitat que ho fas tu.

Pd: com sempre, m'encanta la cançó que acompanya el post ;)

dEsoRdeN ha dit...

Jo torno a sentir-me atrapat per anar a contracorrent. Intento fer coses, però no trobo a ningú amb qui fer-les. I mai he tingut problema per fer-les sol, però estic en una fase que necessito sociabilitzar. És una sensació una mica angoixant, com de hamster que gira a la roda i no avança

Últimament molta gent m'ha dit que sóc valent. Però me n'adono que la valentia és poc efectiva i no té el premi que hauria de tenir, perquè la majoria de gent és molt covard. És com aquells equips que volen jugar bonic i amb 4 davanters i acaben perdent 0-1 amb equips ronyosos amb 6 defenses que et fan el gol a la contra. És frustrant i fa molta ràbia

PD: La vaig descobrir l'altre dia de casualitat i em va cridar l'atenció per la veu tan singular. Però he estat escoltant diversos discos i m'agrada!