dimecres, 4 d’octubre de 2017

huElgA gENeRaL




Hoy ha habido huelga general en Catalunya, tras la repugnante actuación camorrista de Policía y Guardia Civil del pasado domingo. Esa que la zorra fascista de Soraya calificó como "proporcionada", el subnormal perdido de Mariano consideró "un ejemplo para el mundo", la Fiscalía pepera ha aprobado hoy diciendo que no supuso ningún problema para la convivencia, y el parásito del rey ni tan siquiera ha tenido la decencia de mencionar en su patético discurso en que ha dado carta blanca para aumentar todavía más la represión en Catalunya. Éste es el magnífico estado de derecho en el que vivimos, y en el que sigue siendo ilegal poner unas urnas pero no hay problemas en cantar 'Cara Al Sol' o en masacrar a tu pueblo. El Estado español da asco. Es un nido de ratas franquistas que actúan con toda la impunidad y toda la prepotencia del que sabe que no tiene razón pero la impone a la fuerza. Yo hiervo por dentro, y hoy hasta me he discutido con La Chica Con Pelo De Chico por este tema. 


Alucino gratamente con la respuesta ejemplar de la gente. Te aporrean, te intentan humillar en tu propia casa, mienten como bellacos y te pintan como el malo de la película, te provocan de mil y una maneras (lamentables los polis gritando como fanáticos "que nos dejen actuar!" y "España, España!" como nacionalistas talibanes que son. Ojalá les echen de todos los hoteles de Catalunya y se tengan que volver a su puta casa a pegar a sus abuelos, eso que se les da tan bien)... y a pesar de todo eso, vuelves a hacer una manifestación multitudinaria sin que ocurra ni un solo incidente. Se ha incidido muchísimo en no caer en provocaciones y en avisar si se detectaba algún infiltrado, y la gente ha cumplido al pie de la letra (e incluso se ha detectado y detenido a un grupo de infiltrados que intentaba provocar incidentes a última hora, disfrazados de independentistas). Esas son las artes del maravilloso estado español. Y ni así consiguieron evitar el referéndum que tanto se habían llenado la boca que no se iba a celebrar. Las historias de picaresca para burlar la vigilancia y acoso de Policía y Guardia Civil son surrealistas: urnas o papeletas escondidas en cementerios, en falsos techos, en maleteros de coches, o hasta en ramas de árboles; recuentos de votaciones hechos en mitad de la misa de tarde, cambios de coche en un túnel para que Puigdemont pudiera votar en otro sitio distinto al previsto... es todo de película de mafiosos y pícaros. Pero lo malo es que no es una película. Es la realidad de este patético país de mierda.


Y a pesar de todo esto, la gente se ha vuelto a lanzar a la calle de manera pacífica, cívica, y alegre. Las dos cosas que mas me han llamado la atención del día de hoy han sido: una, el ingenio en los mensajes de las pancartas ("más vale condón en mano que tener un hijo como Mariano", "No hay suficientes porras para tanta dignidad", "800 heridos en Catalunya y un enfermo mental grave en la Moncloa", "Mañana tendremos nuevo código postal", "Esta pancarta es más cutre que vuestra democracia", "Mientras el mundo está en 2017, España en 1936", "Nos falta protección para tanta cara al sol" con un bote de Nivea enganchado en la pancarta...). Y dos, la maravillosa convivencia en la manifestación de banderas catalanas, independentistas, españolas, republicanas... que sí, que os venderán la moto de que la sociedad catalana está fracturada y no sé cuántas mierdas más, como ha hecho esta noche la rémora borbónica a la que no hemos votado ni tú ni yo. Evidentemente, hay posturas diversas respecto al independentismo, y hay discusiones como las puede haber de fútbol, de política o de lo que sea. Pero no nos vamos pegando tiros ni dándonos puñetazos por defender ideas distintas a las nuestras. Y que haya opiniones distintas no quiere decir que una sociedad esté "dividida". Por esa regla de tres, todas las sociedades del mundo están "divididas", porqué no conozco a ninguna donde haya un único pensamiento, más allá de las dictaduras que imponen ese único pensamiento. Eso es lo que querrían los del gobierno franquista, está claro. Pero eso no va a pasar nunca. Porqué por mucho que les joda, España es un país plurinacional. Y a los demás pueblos más allá de la Meseta no nos convencerán nunca. Y menos después de lo del domingo.


Ardo por dentro, lo sé. Me indignan muchísimo las injusticias, las calumnias y la soberbia, y llevo una rabia acumulada encima desde el domingo que no sé por dónde me va a salir. Me he propuesto desconectar un poco y dejar de mirar las noticias o las redes sociales, pero me resulta complicado hacerlo. Como persona tremendamente independiente que soy, me toca mucho las narices que me intenten someter, sea individual o colectivamente. Me noto tenso por dentro, y debería relajarme. Pero es que no puedo con toda esta gentuza que nos gobierna y todos los paletos cazurros que les votan. De verdad que no puedo con la España de la caspa y la naftalina del régimen...

PD: Si el otro día fue Björk la que publicó un mensaje dedicando su canción 'Declare Independence' a Catalunya, ayer fue Morrissey el que hizo un doble homenaje en las canciones 'Ganglord' y 'The Bullfighter Dies Tonight' durante una actuación en la BBC. Siempre nos quedará la música...