dilluns, 19 de juny de 2017

biTteRsWeEt SyMPhoNy




No esperaba gran cosa, y quizás por eso pasó. Hasta última hora no tenía claro si ir o no, y seguramente esa falta de tiempo para pensar también tuvo que ver. Ese quitarse presión, tras semanas intensas y de ser demasiado impulsivo (y obsesivo, cierto) a ratos. Los dos nos la quitamos, y me recordó a meses atrás. Es una mierda que todo vaya como va, y esa desincronía incontrolable. Me sentí muy feliz anoche, y llegué a creerme que sí, que puede ser. Aunque todavía hay cosas que no funcionan. Dudas, miedos, bloqueos que le impiden dejarse ir al 100%. Por no decir al 50%, o menos. Cuando conseguimos enterrar nuestros respectivos cerebros-lavadora y dejamos que corra la vida, siento la VIDA en sus labios. En su cabello. O en cada rincón de su piel. Incluso cuando la observo durmiendo en la oscuridad. A la que se despierta el vecino de arriba, vuelven los fantasmas, las trabas, y el verlo negro. Como la frialdad matinal post noche tórrida, o la conversación cerebral mientras almorzábamos en su balcón. Me he ido de su casa con esa sensación de tristeza y de impotencia que sólo podía ilustrar con Radiohead sonando en el Ipod. Era como haber hecho lo más difícil y que te echaran un cubo de agua helado para matarte la esperanza de golpe. Ha sido un día duro y largo en la oficina; primero, por mi quijotera descontrolada; y luego, por el sueño. Cuando empezamos a intercambiarnos whatsapps día sí y día también y la cosa fluye, vuelvo a creer y a convencerme de que sí, que esto tiene solución, y que mucho más para un tauro. Pero luego hay palabras que son como un corte de digestión, y me entran las dudas. ¿Solución radical y cortar el contacto? No creo que pudiera. Ahora mismo no. La tengo dentro, y creo que la puedo (y quiero) ayudar (si ella quiere que lo haga, claro). A ratos me sale una fuerza mental inhumana y me veo capaz de todo. A ratos se deshincha el globo y me vienen ataques de realidad y desánimo. ¿Por qué narices todo es tan difícil? ¿Por qué cojones siempre llego tarde? ¿Por qué no darnos esta oportunidad?



5 comentaris:

Paola Vaggio ha dit...

Te comprendo... perfectamente. Yo ayer un día rarito, la verdad. Domingo de reflexión.

dEsoRdeN ha dit...

No soporto cuando todo parece encajar pero no encaja. Todo debería ser mucho más simple... reflexionar siempre está bien, pero sin pasarse de la raya. El cerebro es un puto traidor aguafiestas

hiro ha dit...

Donar-li massa al tarro a vegades és destructiu i fa que les pors ens segrestin la vida.
Els moments vitals desincrònics són una put* merda!

Ànims!!

begusa ha dit...


A veces algun@s llegamos tarde una y otra vez.ea
A veces todo debería ser mucho más simple
A veces (bastantes) todo es mucho más simple (sólo que no queremos (no sabemos?) ver la realidad sin nuestras gafas de traumas/deseos/expectativas/dudas, etc.
No se puede cuadrar un puzzle a martillazos ;)
Te deseo suerte :*

dEsoRdeN ha dit...

Totalment, hiro. Mira que moltes vegades trobo a faltar que els altres facin servir el cervell, però jo moltes vegades voldria no tenir-ne... putos moments vitals desincrònics...

Me ha gustado la frase del puzzle a martillazos, begusa. Gracias :)