dissabte, 1 d’octubre de 2016

hORMigAs



El nuevo disco de Sidonie me gusta bastante (dicho esto con sólo un día de escuchas), y el de los Pixies ya os lo diré cuando acabe de sonar. La semana que viene me quiero ir a ver a Night Beats, a ver qué tal en directo. La semana acabada ha estado muy bien. Una isla maravillosa con poca gente, buen tiempo, y un hartón de reír, comer y beber. Sí, ha faltado follar, pero no se puede tener todo. Esto es justamente lo que quería cuando decidí hace unos meses abandonar varias movidas: recuperar tiempo para mi, y bajar el pistón. Recolectar buenas energías, por si hiciera falta contrarrestar otras peores. Me debo estar ahormigando, que es un verbo que me acabo de inventar. Si los académicos se pueden follar 150 acentos de golpe, no veo por qué no me iba a poder inventar yo los verbos que me salgan de las cuerdas vocales. Una vez pasada la primera F, ahora toca preparar la segunda, para finales de mes, y con PJ Harvey de por medio. Sí, (casi) todo lo que hago en mi vida está relacionado con la música. Prácticamente es lo único que vale la pena. Creo que vuelvo a estar de un escepticismo cínico elevado con los seres con faldas. Tal recibes, tal das. Creo que este refrán también me lo acabo de inventar. 'Dime cómo muerdes la almohada, y te diré cómo soplas la nuca' podría ser algo equivalente, pero se podría interpretar como algo homófobo. Los que así lo interpretaran será porqué ellos lo son. Yo soy más de meterme con todo y con todos, sin discriminaciones positivas. Me hago responsable de lo que quiero decir, no de lo que los demás quieran entender. Esta frase es una copia de otra que le escuché decir a alguien una vez. No preciso más porqué no recuerdo datos concretos. Ni tan siquiera si era de alguien próximo, o de una estrella del rock, cine o similares. Me gusta cuando me la sopla todo. Si la madurez fuera esto, entonces ya no daría tanto miedo. A todo esto, el disco de los Pixies no me está disgustando como pensaba. También es verdad que juega con una ventaja: los discos escuchados con los cascos son siempre mejores. Todos esos matices y esa potencia metida de lleno en tu oído son como cuando llenas la boca con un plato delicioso, y todos sus sabores explotan en tu boca. Joder, es que casi me atrevería a decir que 'Head Carrier' me está gustando. Será que me pone nostálgico? Perdóname, Kim, sabes que te adoro y no querría ofenderte...



3 comentaris:

Paola Vaggio ha dit...

Hace dos semanas me gustó mucho el directo de Mujeres. A mi amiga L le encanta Sidonie, a mí no demasiado, pero son vecinos...

Tenemos una serie de imposiciones (externas o propias). "hay que follar mucho", "hay que tener a alguien interesado en ti (o bien pareja)", "hay que tener muchos amigos". Ciertamente son "hay" que te alegran el rato... pero a veces no pueden ser.

Pio ha dit...

A mi me gusta mucho Sidonie, tienen algo de sicodélico (aunque en sicodelia me gusta más Havalina) popero que mola, y en concierto suenan muy bien.

No sabemos estar solos ni acompañados porque siempre tenemos perjuicios con todo en general.

Creo que a la que debería pedirle rollo es a PJ Harvey, eres su mejor "groupie" :P jajajaj

dEsoRdeN ha dit...

Me gustan Mujeres, pero todavía no les he visto nunca en directo. Sidonie me hacen gracia, pero no soy un fan que se sepa sus discos. Pero este último entra muy bien, es muy melódico. Yo lo de follar no me lo tomo como una imposición, sino como simple necesidad fisiológica. Igual que necesito comer, respirar o cagar, también necesito follar. Lo de tener más o menos amigos, etc me da bastante lo mismo, porqué soy muy de ir a la mía.

Escuchando el último disco pensaba precisamente en cómo han cambiado de esa psicodelia que tenían al principio al pop puro y duro. Parecen bandas distintas. Ay, mi PJ... la quiero, la adoro, le compro un loro... :P