dilluns, 25 de gener de 2016

eNRedArmE eN tUs RiZoS




Yo no sé por qué extraña ley las mejores noches suelen ser las más inesperadas; pero por muy extraña que sea, la ley funciona. Llegas a casa cansado de trabajar y con una pereza enorme. Envías un mensaje más por cumplir tu palabra que por ganas reales de salir de casa. O quizás sea por la eterna excitación hacia lo nuevo, hacia la generación de situaciones inéditas e historias por escribir. O quizás sean las ganas que te despertaron la noche anterior los tórridos amantes anónimos del piso de abajo, y sus 3 polvos consecutivos, con sus consiguientes (y nada discretos) gemidos mientras tú intentabas dormir. Sea por lo que sea, se trata de un mensaje conservador, como de alerta hacia tu interlocutora, para advertirla que si salir de casa te da pereza en ese momento, imagínate salir de la ciudad. Trabajando al día siguiente. Y teniendo en cuenta que la banda que quieres ver toca a la 1:30h. Pero la predisposición con la que L-Rizos-Dorados responde se te cuelga en la oreja para gritarte: "que vayas para allí, so perraco! Que sólo se vive una vez!!". Y cualquiera dice que no ante semejante tesitura. Así que ducha, improvisación máxima, caminar+metro+bus, y plantarte en la sala del extrarradio con forma de caja. Cenar en el bar de la sala un par de bocatas, un par de cervezas, y un par de sorprendentes empatías cubriendo lo que parecía timidez. Malditos prejuicios los tuyos. Conversación amena e interesante, muchas sonrisas, música a mansalva (incluso demasiada, con unos teloneros habría sido suficiente), y descubrirle Les Sueques, con aquel nerviosismo y presión que uno se autoinsufla cuando habla muy bien de una banda que le gusta, y que quiere que le guste también a su interlocutora. Y parece que sí, a la espera de su escucha atenta y calmada en disco. La fatiga juega en nuestra contra, pero el paseo posterior parece reavivar las complicidades que nos ha dado por tejer casi sin querer en noche tonta. El autobús aparece tan rápido que casi no tengo tiempo ni de decidir si quiero besarla o no. Como si eso fuera algo que se pudiera decidir. Pero a veces está bien alimentar las ganas con esperas, y el simple contacto de mano con mano y su sonrisa nerviosa de despedida pueden ser indicativos de reciprocidad. Posiblemente el viernes nos veamos en el concierto de Hinds (cómo me gusta su disco!), y veremos si no se da una circunstancia típicamente dEsoRdeNada de concentración máxima de ex-aventuras, futuribles, y/o posibles competencias masculinas. Y La Chica del Tatoo en la Ingle enviándome mensajes afectuosos de madrugada. Y a J-de-las-Afueras que le tengo que llevar 'La Melancólica Muerte del Chico Ostra'. Y la Ex-Cañí que correrá por allí. Y... no se podrían dosificar historias para tenerlas de reserva en épocas de sequía...?




4 comentaris:

Pio ha dit...

Ay Des! Tu vida se compone de mujeres!, disfrútalas :P

dEsoRdeN ha dit...

se intenta, se intenta, pero muchas veces no os dejáis... XD

hiro ha dit...

Al final vas anar a veure a Les Sueques?!! oh!! enveja!! i a més ben acompanyat ;)
Les Sueques ens haurien de pagar comissió; els hi fet propaganda i ara algunes de les meves amigues s'han tornat suequesfans, diuen que al proper concert no falten :D

dEsoRdeN ha dit...

Sí! I vaig veure una noia que se semblava a tu i vaig estar a punt danar a saludar-la... fins que em vaig adonar que no eres tu! XD Ja, jo també he fet fans de les escandinaves; havien de tocar aquest dimecres a l'Heliogàbal... :S