dimecres, 19 de juny de 2013

y eSo qUe hOy PReteNdíA nO eScRibiR...





Hoy me han picado al timbre de casa a las 12h, pero tampoco he tenido fuerzas ni ganas de ir a abrir. Esta noche al llegar a casa tenía una nota en mi puerta diciéndome que el jueves necesitan entrar a mi casa a instalar el nuevo cableado eléctrico. Mientras sea por la tarde, puertas abiertas. Hoy he leído que Albert Einstein dormía 11 horas para sentir que había descansado, y he entendido por qué la humanidad le considera un genio. Hablando de leer, he visto con mis padres (bueno, con mi padre; mi madre se ha quedado sobadísima en el sofá) un interesante documental: 'Google i el cervell mundial'. Es sobre el proyecto que tenía Google de escanear todos los libros del mundo para crear una especie de 'cerebro mundial' del conocimiento, al más puro estilo del siempre visionario H.G.Wells. De hecho, Google llegó a escanear 10 millones de libros, hasta que se topó con un pequeño problema: había digitalizado por la patilla 6 millones de libros con derechos de autor, sin pedir permiso a nadie. Y el documental me parece muy interesante porqué plantea muchos debates en uno. A mi lo de crear una gran biblioteca universal me parece cojonudo, siempre y cuando seas libre, gratis y para todo el mundo por igual. Es decir, una especie de Spotify, pero con total libertad y gratuidad, y organizada a nivel público, y sin que nadie se lucre de ello. Compartir conocimiento, sin más, y sin que luego nadie quiera sacar pasta a partir de ideas o creaciones tuyas. Yo en ningún momento me he planteado cobrar derechos de autor por las muchas cosas que escribo en la red, porqué no me mueve más inquietud que la de expresarme y compartir ideas, puntos de vista y cultura, y que otros también hagan lo mismo. En cierta manera, es una especie de comunismo bien entendido. Sin ir más lejos, algunas de las cosas que escribo en este blog (no todas, pero alguna que otra sí...) o de las que leo en vuestros blogs tienen tanto o más valor literario o filosófico o vital que muchos libros de mierda que he leído en mi vida, y me parecería ridículo querer cobrar por eso. Básicamente, porqué no entiendo el arte como una profesión, sino como una necesidad vital. El arte no es una posesión, sino un instrumento para crecer. Son los bocadillos del espíritu. Por eso, me jodería mucho que luego viniera un listo y cobrara a otros por creaciones mías. Y ese era un riesgo que podía pasar con esa biblioteca universal que pretendía monopolizar una gran corporación privada como Google. Otro tema era el del control que podían ejercer sobre todo lo que lees, y el suministro de toda esa información personal tuya que pudiera caer en manos de gobiernos, instituciones, corporaciones, etc. Sólo hay que ver las noticias de estos últimos días para darse cuenta de todo lo que se mueve a nivel subterráneo en grandes órganos de poder, a partir de toda la información que generamos y publicamos sobre nosotros mismos en la red y en aplicaciones como Facebook, por ejemplo. ¿Más debates que se desprenden del documental? El de los derechos de autor, y si ese no es un concepto que ha quedado desfasado en la actual sociedad global. Yo tengo un trabajo con un componente creativo, pero a mi me pagan un sueldo fijo, independientemente de la cantidad de 'productos' que genere al mes, o de las veces que la gente haga uso de ellos. Y me considero tan autor como un escritor o un músico, pero ni se me pasa por la cabeza reclamar un porcentaje de dinero por cada vez que la gente consuma mis creaciones. Me parece un debate interesante, por las mil y una aristas que genera.


A todo esto, tras ver el documental, y hablando con mi padre de lo prolífico que ha estado escribiendo últimamente, me ha soltado un "¿y a ti nunca te ha dado por escribir?". Y yo he pensado en el blog, y me he quedado algo bloqueado. Le he dicho que sí, que a veces escribía, pero sin precisar. Y cuando me ha seguido preguntando que si novelas, que si relatos cortos... he respondido con vaguedades, y creo que me debe haber notado incómodo. Y, en el fondo, me gustaría algún día compartir con mis padres todos estos años de escribir anónimamente mil y una reflexiones, y que descubrieran una faceta de mi que seguramente queda escondida (para ellos, pero también para todo mi entorno 'real'). Pero si parí dEsoRdeN de manera totalmente anónima era para vomitarme a mi mismo de manera completamente libre, sin filtros, ni máscaras, ni inhibiciones de sociabilidad cotidiana. En parte como terapia (y joder, cómo me ha ayudado a entenderme y a aceptarme y a quererme mejor!), en parte como ese Lugar Seguro al que siempre recurre Cienfuegos cuando las cosas se tuercen. Este rincón es el "casa!" que soltábamos en el patio cuando alguien estaba a punto de atraparnos al jugar al 'pilla-pilla'; la cama en que nos metemos mientras fuera llueve tras un día de mierda; los brazos (y toda la anatomía colindante) salvavidas a los que acudimos tras otro naufragio sentimental. Mi guarida contra la realidad. Mi refugio antiaéreo ante todo lo demás; ante todos los demás... como al cabrón que me ha tenido una hora esperando para una simple gestión que requería de 30 segundos para llevarse a cabo. El mundo es tan mediocre y mezquino que necesita de estos rincones donde verter la bilis, el odio y el resentimiento que genera. Porqué si no existiera este rincón, resolvería todos estos sentimientos con un Kalashnikov, y seguramente sería peor. Para mi, y para los demás. Y, sin quererlo de inicio, dEsoRdeN ha generado interferencias con mi 'realidad', con el proceso contrario al que quería hacer Google: es decir, 'desdigitalizando' a personajes que vivían sólo en mi pantalla de manera virtual. Y esto también me genera dudas sobre si esta desvirtualización humana ha desvirtuado también la esencia original de dESoRdeN, y si tiene sentido continuar ocultándolo a cal y canto. Pero como tengo sueño y soy así, prefiero buscar la respuesta en otro momento y dejar un ambiguo final abierto de puntos suspensivos. Y así hacéis un poco de gimnasia con vuestro cerebro, holgazanes. ¿Verdad que este punto cabrón me hace poderosamente irresistible...?





7 comentaris:

Ses ha dit...

Qué bueno lo de Einstein. Con el cuerpo descansado seguro que pensamos mejor, no hay duda.

begusa ha dit...


Empiezo por el final.
Jajajajaja... jodidamente irresistible
desdigitalizar a veces es tan dulce como una tarta de chocolate (mmm... ñam)
ese 'casa!' que gritábamos de pequeñ@s no era un lugar, era ese sentimiento al que, tengamos la edad que tengamos, siempre queremos volver (aunque sea por un ratito)
te gustaría compartirlo?? ostras, pues yo creo que no. no sé si se escandalizarían o me llevarían a un psiquiatra...jajaja
el arte no ficha
(me gustó lo de 'bocadillos' del espíritu)
evitemos que la corrupción entre aquí
mmmua

hiro ha dit...

Volia veure el documental i al final me'l vaig perdre! però he vist que està a la web de Tv3, així que me'l miraré. Es complementa amb el que van fer diumenge al 30 minunts, "Penjats@Internet", el vas veure? (també està a la web).

Comparteixo el mateixos sentiments respecte al meu blog, i els mateixos dubtes. Això també em fa "poderosament irresistible?" jajaja
M'encanta lo de "desdigitalitzar" personatges (l'expressió i l'acció) però penso que també ha adulterat una mica l'essència del meu blog. Quan saps que alguna gent que et coneix, et llegeix, t'autocensures encara que el teu objectiu primer era tenir un espai on expressar-te amb llibertat. Però de moment aquestes contraprestacions estant valent la pena ;)

Pio ha dit...

Uff las obras artísticas, no artística y los derechos de autor, son un tema peliagudo. Lo de Google en si no es mala idea, es más con las facilidades de internet, la cultura debería estár más a mano, las bibliotecas son un modo que hasta ahora nos ha dado libertades (mentales y de elección) pero no pueden abarcar todo el conocimiento. Hablando de recursos, muchas unis españolas ofrecen cursos gratis (creo que existe un portal, que no recuerdo ahora) y puedes aprender con los tutoriar que cuelga en la red.

Con respecto a la libertad de uso, a veces se vulnera mucho, los artístas (de todo tipo) están en la linea roja, darse a conocer suponte exponerte y a la vez poder vivir de ello, creo que hay que encontrar el termino medio, no puedes trabajar grátis pero si hacer concesiones, luego está que como músicos y escritores venden sus almas a multinacionales que se llevan el pastel realmente. Siempre he visto el derecho de autor como una protección a algo tuyo para parar a mucho listo pero nose, este tema siempre da mucho de que hablar.

Completamente irresistible! ;P
Me ha gustado esa forma de decribir, lo que significa un blog, un salvavidas de la vida real. Por mi experiencia, conocer a gente ha sido grato, no lo he hecho muy profundamente en persona (cosas express), asi que no pienso en que me pueda afectar, es más cuando eso ha pasado, verlos cara cara, he pensado que al leerlos antes me ha dado la sensación de conocerlos de siempre y nuse también es que me ha salido bien, no he tenido sorpresas jajaPero si te quedas con las ganas de ver tu post en papel, puedes hacerlo en http://blogbooker.com/ y http://blog2book.pothi.com/

Olé mi mega comentario!! Te quejarás de ejercitación de mente XD

NaoBerlin ha dit...

A ver, eso de que el arte no es una profesión y tal no estoy de acuerdo, porque hay mucha gente que se lo curra a fondo. Es decir, yo entiendo que haya que pagar por ciertas cosas, porque así se le da valor, el todo gratis está bien si tienes al estado detrás o algún tipo de sociedad que te ayude, pero en el caso de la música suele ser un hobbie muuuuuuy caro, y entiendo que la gente se busque la vida para poder ganarse unas perras, o cuando menos para que no les salga deficitario el pasatiempo. No estoy de acuerdo con pagar 20 euros como en España, pero si los precios más que asequibles como en Inglaterra. Soy el primero que se descarga música, pero también la compro. Seguramente con el asunto de la publicidad todos podrían salir ganando.

Por otra parte los blogs son vías de escape, el mío comenzó siendo bastante eso, y ahora ya no es tan de cosas mías personales, pero sí de mis inquietudes. Brindo por muchos post desordenados :)

Cé. ha dit...

"El día que dEsoRdeN se planteó hacer público dEsoRdeN".
Yo jamás les enseñaría mi blog a mis padres, me sentiría como muy rara. Y a otras personas, "me da igual", pero con la familia no sé, no tengo ese tipo de vínculos.
Me ha hecho mucha gracia lo de Einstein, y qué casualidad, yo me tengo que quedar el martes en casa porque vienen a mirar no sé qué del gas :S.

dEsoRdeN ha dit...

Llevo toda mi vida defendiendo esa teoría, Ses; pero como no soy Einstein, me toman por loco...

Mmmmm, negusa... ¿tengo que interpretar esa risa previa l 'jodidamente irresistible' como ironía pura y dura? Conozco las desdigitalizaciones, y la mayoría de veces molan. En realidad pienso que muchos 'músicos' no son para nada 'artistas', sino funcionarios del pentagrama. Mejor perversión que corrupción, no hay duda...

Em vaig perdre el que em dius, peòr em va cridar l'atenció quan l'anunciaven els dies previs, hiro. Compartim totes les reflexions sobre el blog i les desdigitalitzacions, noia poderosament irresistible... XD

Sí, la verdad es que es un tema muy complejo, pero creo que los temas económicos nunca deberían estar por encima de la difusión de conocimientos y cultura, Pío. Cómo hacerlo ya es más complicado de decir... normalmente esas multinacionales le hacen más mal que bien a los artistas, porqué sólo les ven como productos a los que explotar económicamente, y el arte no les interesa una mierda. Oye, tiene muy buena pinta eso de 'Blogbooker', lo miraré con calma! Gracias! :)

No digo que los artistas no se lo curren, NaoBerlin, sinó que es una actividad que no funciona como una profesión al uso. Quizás la solución sería que los artistas sean considerados autónomos y pasaran de multinacionales y se lo hicieran todo por su cuenta (con internet, ahora eso es más factible), a precios asequibles, como bien dices. O que los sellos les pagaran de manera mucho más justa y equilibrada (no un raquítico 4% de cada álbum, que era la media hace unos pocos años) por hacer los discos, pero no por algo tan absurdo e intangible como la cantidad de veces que suena su canción en la radio, o en una boda. No sé la mejor fórmula, pero lo que está claro es que el modelo tradicional que saquea a artistas y público para engordar las arcas de la industria ha quedado desfasado

No hacerlo público indiscriminadamente, Cé, sino a personas concretas (en este caso, a mis padres). Ya, como lo dice Einstein, a todo el mundo le hace gracia; pero si lo digo yo (cosa que he hecho toda mi vida) entonces soy un holgazán o cosas similares...

(ojalá caiga una buena tormenta para aguarle la fiesta a los pelmazos de los petardos. Por una vez, la lluvia serviría para algo...)