dimarts, 18 de juny de 2013

aNothEr cLoUdY dAy





El día ha empezado a las 9:30h cuando ha sonado el timbre de la puerta. No hace falta decir que he pasado de levantarme a abrir: primero, porqué no son horas de ir tocando las narices (sí, al principio había puesto 'cojones', pero lo he cambiado para parecer más fino y elegante) a los demás; y segundo, porqué me he imaginado que serían los operarios que están cambiando la instalación eléctrica en la escalera. Al levantarme 4 horas más tarde, he comprobado que eran ellos, porqué habían cortado la luz durante un tiempo indeterminado y debían venir a avisar. La verdad es que tampoco suelo contestar al interfono o al teléfono si no espero a nadie, a no ser que tenga un día de ultrasociabilidad. Pero si suena el interfono o el teléfono, en el 90% de los casos quieren venderte motos que no me interesan para nada. Y, total, mi teléfono de casa no lo tiene casi nadie (de hecho, yo seguramente no lo tendría si no me obligaran para tener internet), y quien quiera contactar conmigo ya tiene el móvil o internet.

Por la tarde he estrenado la temporada de playa, pero ni tan siquiera he llegado a pisar la arena: he salido de casa con sol y calorcito, y al llegar, se había nublado y hacía un aire fresquito muy tocanarices (sí, había puesto otra cosa, pero recordad que hoy soy fino y elegante...). Así que, para coger un resfriado, he preferido pasear un rato por allí. Aunque por ahora parece que tengo mi líbido bastante bajo control, hay un par de episodios de hoy que merecen la pena ser recordados: volviendo hacia el metro, una lolita llevaba unos shorts (todas llevan shorts; es la prenda de moda); y la particularidad es que eran 4 tallas más pequeños de la que le tocaba, con lo que se le salían por debajo dos medias nalgas que desafiaban las leyes de la gravedad, y que iban provocando esguinces de cuello a su paso. Yo por suerte venía por detrás, así que no he tenido que lesionar ninguna parte de mi anatomía para disfrutar del espectá-CULO. Y en el metro atiborrado de gente, se me ha puesto justo delante, pero puesta de perfil, una chica con un precioso balcón de vértigo. De esos tan naturales, sugerentes y de forma y volumen precisos, maravillosos... como un tobogán donde deslizar fantasías y deseos. Y por mucho que quizás alguien lo quiera leer como algo sucio, es de esas cosas de la naturaleza tan bellas que merecía ser contemplado con toda la atención y adoración.

También me ha dado por leer, que es una actividad que siempre asocio al verano. Por la razón que sea, me apetece mucho más leer en verano que en invierno; y todos los libros que haya podido acumular los meses anteriores pueden ser devorados con la llegada del BUEN TIEMPO. Mi balcón (ahora sí que hablo de un balcón literalmente) es mi rincón preferido para la lectura, pero la verdad es que hoy hacía ese maldito aire fresquete que me ha acabado llevando al sofá. Y me ha hecho mucha gracia la historia de Cienfuegos y la E de 'Bienvenidos a Barclona', y me ha hecho pensar en E-Platónica... y luego la he visto en las noticias! Al principio pensaba que estaba flipando, pero me lo ha confirmado después. ¿Por qué narices nos emocionará tanto ver a gente que conocemos en la TV, como si fuera algo sobrenatural, o que te otorga una condición semidivina? En fin... también en el sofá, he visto una película chilena que trata sobre una blogger (parece que basada en hechos reales), y me ha hecho gracia por la temática. También he pensado si algún día alguien podría plantearse si mi vida da para hacer una película (a veces creo que sí; a veces creo que no). Si os apetece verla un día (la peli chilena; la de mi vida todavía no está rodada...), es ésta (ya os advierto que hay momentos que cuesta entender algunas palabras):


Y ya hace días que quería explicar la historia de mis calzoncillos azules. Resulta que tienen poderes; concretamente, el poder de cambiar los planes. Creo que todavía no ha habido ni una sola vez que me los haya puesto y se hayan completado los planes previstos antes de ponérmelos. En el caso de hoy, había quedado para hacer unas cañas por mi barrio esta noche. Me he duchado, me he puesto mis calzoncillos azules aguafiestas (admito que como un desafío, para acabar de una vez con la maldición que empezó cuando me los compré meses atrás), y al cabo de un rato, mensaje deshaciendo el plan. Son absolutamente infalibles, los muy cabrones (de hecho, me pregunto por qué, siendo una prenda de una sola pieza, tienen un nombre en plural). Así que si algún día tenéis uno de esos plan-marrón que no os apetece ni jartos de vino, no tenéis más que avisar y os envío mis calzoncillos azules. Profesionales; muy profesionales...




6 comentaris:

Ses ha dit...

Con calzoncillos así, lo tienes todo superado. ya me gustaría poder cambiar algunos planes.

hiro ha dit...

jajaja com he rigut amb lo dels calçotets blaus! jo en canvi, tinc unes calces de la sort, te les deixaria però millor no, right? XD
Ai, les noies amb shorts i escots suggerents..! t'entenc ^^'

Gràcies pel link de la peli! feia temps que la volia veure! I una peli sobre la teva vida també, jaja

El nou disc de Camera Obscura no m'acaba de convèncer, "Do it again" però, és la que més m'agrada :)

Pd: vaja merda de dia! espero que el temps es recuperi per St. Joan!
Pd2: la foto està feta amb una SuperSampler de lomography?

Pio ha dit...

Jajajaj y porqué te los pones alma de cántaro??? Las ropa suele traer buena suerte de normal. Hay shorts que tela marinera, que son cinturones, eso si, si estás lozana lo que se lleven los gusanos que lo disfruten los humanos, no??. Como disfrutas del calor!! :). Acabo de comprarme Rayuela y tengo como 4 libros sin leer y las ganas aumentando de acabar de exámenes para disfrutar de la lectura y la peli me la guardo a ver que tal y Una peli sobre tu vida debe ser la repera :D

begusa ha dit...


mira que yo soy pro-palabrotas... pero hoy, hoy me gustas fino y elegante :P
jajajajaja
leer una actividad de verano?? :O
(tranquilo... creo que no te han oído los malos)

p.d. los calzoncillos azules quieren enseñarte que hacer planes es trabajar de más... o igual le gusta tocarte las narices ^^

Cé. ha dit...

Cuando tengo alguna prenda de ropa que me trae mala suerte (Ya sea cambio de planes, decepciones o simplemente un mal día) termino por dejar de utilizarla. Creo que deberías plantearte seriamente dejar de utilizar tus calzoncillos azules (deberías habernos puesto una foto ilustrativa, cari).
Yo con la lectura voy por rachas, pero creo que es independiente de que sea verano o invierno. A partir de ahora me fijaré más.
Me hacen gracia tus comentarios sobre las chicas en verano. Las hormonas masculinas por estas fechas son lo peor (los shorts enseñando el culo es que se llevan así, que no te enteras).
Yo tampoco suelo abrir la puerta, y el cartero tiene la maldita manía de picarme (palabra asturiana equivalente a llamar) todas las putas mañanas (nótese por el número de tacos que no me hace ni puta gracia).
Y sí, te comento al revés porque total, a ti te van las cosas desordenadas :p

V.M. ha dit...

Deja ya de desafiar a los calzoncillos!! Guardálos para una ocasión que realmente quiera cambiar os planes!
En mi caso, yo tendría que comprarme otros! Jajaja