divendres, 31 d’agost de 2012

bLuE SumMeR





Nada como una escapadita a la Costa Brava para oxigenar la mente y olvidar miserias cotidianas. Este año me estoy resistiendo más que nunca a aceptar que el verano ya haya iniciado su cuenta atrás, y estoy en modo hacer cosas que prolonguen al máximo la sensación de vacaciones, aunque haga un mes que se acabaron. Han sido días divertidos, de olvidarse de relojes o internet, y de rodearse de gente más joven que te contagia sus ansias por vivir. Siempre me ha gustado rodearme de gente más joven. Porque siempre me he sentido más joven de lo que marcaba mi DNI; porque los amigos de mi quinta de toda la vida están más que casados, con hijos, y abocados a esa vida estándar y sedentaria que respeto pero no va conmigo. Y porque no me da la gana de aceptar sumisamente los absurdos roles y estereotipos que se les presupone a cada edad de la vida. Yo hago lo que me apetece, cuando me apetece y con quien me apetece, siempre que sea posible. Pero no soporto hacer las cosas porque toque. También es verdad que salir en determinados sitios con gente muy joven es incómodo. Por las diferencias obvias de comportamiento y madurez emocional, por el ambiente, porque uno ya no está para hostias (y menos con gallitos maleducados), y porqué puede dar pie a situaciones incómodas que te plantean reflexiones morales. Nunca he creído demasiado en eso de la moral, y prefiero regirme simplemente por el sentido común, pero supongo que a todos nos han inculcado determinadas pautas de comportamiento que están en nuestro subconsciente. Me ha gustado volver a la zona donde viví algunos de los veranos de mi adolescencia, y recuperar sensaciones de aquella época, y observar las diferencias con el paso de los años. Ese paso de los años que está tan presente en mi vida últimamente, por mi abuelo, por mis padres y por mí mismo. Muchas cosas han cambiado y ya nada volverá a ser igual, y ese es uno de los mayores conflictos a los que debe hace frente el ser humano a lo largo de su maravillosa y miserable existencia...




*Gracias a hiro por su inspiración musical para este post lleno de melancolía y pollos agridulces...



dilluns, 27 d’agost de 2012

MiSeRiAS dEsoRdeNadas





Una vez acabadas las minivacaciones, vuelta a la cruda realidad. Y he vuelto a tener las asquerosas sensaciones que hace poco más de un año me hicieron renunciar a mi posición laboral privilegiada para recuperar vida personal. La que he vuelto a perder en sólo 3 semanas de nuevas tareas y horarios. Pensar que todavía estamos en agosto y que queda todo un año por delante se me hace una montaña terrible. Vuelvo a estar de mal humor (que se lo digan a los gabachos que están de vacaciones en el piso de abajo y sobre los que descargué toda mi mala hostia la otra noche, cuando estaban de juerga a las 3 de la mañana y no me dejaban dormir). Sólo tengo ganas de dormir, comer y poco más (tampoco puedo hacer mucho más, porqué no tengo tiempo). Salir de noche en fin de semana es una auténtica utopía, y el viernes que tengo fuerzas y ganas para cenar fuera, es horrible tener que largarte para casa cuando todos tus amigos se van de parranda. En estos momentos me resulta inevitable hacerme mala sangre, y volver a pensar en cómo de repugnante me resulta el concepto de trabajo, y el ser consciente de la falacia de la palabra 'libertad', cuando tu vida consiste en prostituir tu tiempo a cambio del dinero que te permita sobrevivir. Siempre he tenido tendencia al dramatismo y a verlo todo negrísimo cuando las cosas no me gustan, y blanquísimo cuando el viento es favorable. No me gustan las medias tintas, qué le vamos a hacer. Para acabarlo de rematar, mis fracasos amorosos de los últimos tiempos aumentan mi sensación de vida gris, y mi única voluntad en este campo es pasar de todas y sacar a pasear los venazos misóginos que me salen en estas ocasiones. No entiendo según qué cosas, y me provocan mucho rechazo. Y cuando entro en estas espirales de negatividad, me refugio en cosas que me permiten airear la mente y aislarme de mis pensamientos funestos. Gracias, Getafe. Gracias, Punsetes...









dijous, 23 d’agost de 2012

iN-cOMuNicAdOs





No tenía intención de escribir, pero dos textos en los blogs de hiro y C me han hecho refrescar las reflexiones que han pasado por la lavadora de mi azotea en las últimas horas, a raíz de varias experiencias. Para resumirlo, sería la suma de: 1) una chica que conocí una noche, me dio su teléfono, y cuando al cabo de una semana le envié un sms para quedar, no se dignó en contestar (¿entonces para qué coño me das tu teléfono? Prefiero 1000 millones de veces que no me lo des a que te comportes como una puta hipócrita cobarde, so gilipollas!); 2) Le dije a L de Lesbiana, con la que se supone que he iniciado en los últimos meses una amistad de ámbito/futuro incierto, de quedar el martes en la última noche de Festes. Me dijo que no porqué "creo que tengo una cena" (puestos a inventarte una excusa, creétela tú misma, porqué si no, difícilmente me la tragaré yo). Y cuando luego supo que A Tiracañas y yo habíamos quedado, todavía se indignó porqué no le habíamos dicho nada y estaba en pijama en el sofá de su casa. Dejando al margen su torpeza para autodelatarse, me jode bastante la falta de confianza y honestidad como para haberme dicho abiertamente que no quería salir conmigo esa noche, y se lo quiero decir la próxima vez que la vea (cosa que, ahora mismo, tampoco me apetece demasiado, todo sea dicho...); 3) Pensar en las relaciones que he ido tejiendo en los últimos años, casi sin quererlo, vía mail (primero), teléfono (después) o incluso en muchos casos cara a cara, a raíz de los blogs dEsoRdeNados...

Curiosamente, estamos en la era de las nuevas tecnologías. Vivimos entre facebook, twitter, sms, whatsapp, mail, teléfono, skype... y hasta a veces incluso con encuentros cara a cara! Tenemos más oportunidades que nunca para conocer a gente de cualquier rincón del mundo. Más ocasiones que ninguna otra generación para viajar aquí y allá a precios más asequibles que nunca, sea para hacer turismo, o hasta para vivir y trabajar fuera de nuestra ciudad. Se supone que estamos más preparados que nunca a nivel de idiomas y conocimientos. Que tenemos más posibilidades que nunca para estimular nuestra mente y cultivar y compartir con los demás multitud de inquietudes... y quizás porqué no somos capaces de asimilar y gestionar tantísimas opciones vitales, nos hemos convertido en la generación de las relaciones fast-food. Las relaciones del zapping y la pereza. Relaciones (sea de amistad, sean sentimentales, sean sexuales...) superficiales, instantáneas, perezosas, impacientes... relaciones donde lo estético predomina sobre lo ético, y si no entras por la vista ya no tendrás oportunidad de enseñar lo que tienes dentro; donde nos cansamos enseguida de los demás; donde el interés por lo que nos muestra el interlocutor que tenemos delante se desvanece ipso-facto por arte de magia caprichosa; donde no hay más interés por esa persona que hacerla encajar en nuestra realidad deseada y prefabricada previamente; donde personas con las que compartes horas y horas cada día no tienen la menor idea de quién eres ni cuáles son tus inquietudes y puntos de vista sobre el mundo; relaciones donde todo lo que falta de empatía sobra de prejuicios; donde se recurre a mentiras o verdades políticamente correctas para salir del paso en situaciones incómodas, antes que afrontar las cosas con confianza, honestidad y valentía; relaciones... de mierda, vamos (y yo soy el primero que peca de muchas de estas cosas...).

También es curioso que, en esta era en la que todos tenemos centenares de 'amigos' virtuales en mil y una redes sociales, seguramente nunca antes había habido tanta gente que se sintiera sola en el mundo como le ha pasado a nuestra generación. ¿Acaso no hay muchos días en que te sientas así? Yo sí. Y se supone que, por mi día a día y por mi manera de ser, conozco a centenares de personas y no me debería de pasar. Pero me pasa. Y en este contexto, hace unos pocos años explotó el fenómeno blogs (que seguramente ha bajado un poco últimamente por la aparición de las microredes sociales tipo twitter y compañía). Y miles de personas nos pusimos a contarle nuestras vidas, nuestras inquietudes, nuestras ocurrencias... a lectores anónimos que vete tú a saber cómo coño llegaban a nuestros blogs. En mi caso personal, de manera completamente anónima, porqué no quería influir para nada ni cohibir todo lo que me viniera a la cabeza. Y con el único propósito de vomitar mis neuras al mundo y desahogarme. Y cuando la gente me empezó a dejar comentarios, empecé a darme cuenta de que sus lecturas sobre mí mismo y mis aventuras y desventuras me enriquecían. Y me releía a mi mismo, y empezaba a conocerme y aceptarme mejor, y a sacar la mejor versión de mí mismo que podía. Y hubo gente que me empezó a escribir también por mail... y sin darme cuenta, empecé a tejer amistades virtuales que conocían muchísimo más sobre mí que el amigo más próximo de mi 'vida real'. Y con algunas de esas personas dimos el paso de conocernos cara a cara. Y en algunos casos no hubo el feeling que había por mail; en otros lo hubo pero desapareció al cabo de un tiempo; y en otros muchos casos, sigo manteniendo esas amistades. Sean más o menos próximas; sean más o menos intensas; sean más o menos frecuentes. Pero sé que a esa gente ya la tengo ahí y los considero mis amigos. Gente con la que hemos labrado nuestras relaciones a base de tiempo, dedicación, esfuerzos, grandes momentos, o incluso también con alguna que otra discusión y roces...

Y esto que diré ahora para acabar muchos ya me lo habréis oído, porqué soy como el abuelo cebolleta que siempre pone el mismo ejemplo (no doy para más, qué se le va a hacer...): esto de los blogs es como una discoteca invertida. Tú en una discoteca conoces a la gente por su físico. Si alguien te entra por la vista, intentas conversar con esa persona con fines puramente carnales, y si después resulta que encima es una persona interesante, pues mejor que mejor, porqué quizás pueda salir algo realmente interesante y duradero de esa historia. Y si no, pues esa alegría pa'l cuerpo que te puedes llevar. En el blog es justo al revés. Primero conoces a la persona sin tener ni la más remota idea de si es un bombón o un cardo borriquero, alta o baja, gorda o flaca, blanca o negra, si le huele el aliento, si le falta un riñón o si tiene granos de pus a punto de explotarle en toda su anatomía. Si te resulta interesante y hay feeling, eso que ya te has llevado y que va a enriquecerte como persona. Y si luego das el paso de conocerte cara a cara y no os gustáis físicamente, pues mala suerte, pero la conexión intelectual ya no os lo quita nadie. Y si esa persona a la que has conocido por pura afinidad personal encima te pone y le pones, esa alegría que también os lleváis pa'l cuerpo y que quizás sea sólo el principio de algo realmente interesante y duradero...



(By the way, qué bueno es el nuevo disco de The XX...)




dimecres, 22 d’agost de 2012

nOStaLgiA dEsoRdeNada






Las calles ya están desmontándose y el barrio recupera poco a poco la normalidad. El día después del final de Festes es siempre bastante deprimente, porqué se acaba el caos y todo vuelve a la asquerosa y aburrida normalidad. Para mi, es el día en que se acaba el verano. Aunque haya la vulgar copia barata de nuestras festes en otro barrio de la ciudad. Aunque de aquí a un mes sean les Festes de la Mercè, y toquen gratis The Kooks, Love Of Lesbian o Los Punsetes. Aunque la semana que viene nos vayamos a la Costa Brava a pasar unos días de playa y fiesta. Se acabaron las noches interminables. Los bailes con suecas, catalanas, madres sexis de 2 hijos, o lolitas que te entran descaradas y a las que tienes que esquivar para evitar tentaciones que te hagan acabar la noche esposado en el cuartelillo. Las orquestillas, los DJ's, las charangas callejeras, els Correfocs, les rues... los miles de invitados que respetan los decorados y el barrio, y también los cientos de guarros que mean por las calles y destrozan lo que tanto ha costado de elaborar durante el último año (os mataría con la mayor crueldad del mundo...). Las invitadas inesperadas al diSoRder's Palace, y las muchas más (tantas y tantas...) que habrías querido llevar y no pudo ser. Caras nuevas para añadir en tu agenda; otras cobardes y mezquinas para borrar inmediatamente, que te dan su móvil y luego ignoran tus mensajes (¿a qué coño te crees que juegas, so hipócrita? A este tipo de chicas-gentuza también las mataría con la mayor crueldad del mundo...); las excusas baratas de L de Lesbiana, que luego se acaba autodelatando, y me vuelve a despertar muchas dudas. Echar de menos a gente que te habría gustado ver por aquí (10 anys, i que encara no hagis vingut a les Festes...). Lamentar cambios de planes completamente dEsoRdeNados. Sudar, beber, sudar, beber... dormir hasta las 3 de la tarde, comer a las 4, y hacer la siesta las horas que haga falta. Escribir en el blog por la tarde en vez de por la noche...





dilluns, 20 d’agost de 2012

dEsVARíoS dE FeStEs






Cansancio acumulado. La música callejera se ha apagado. El balcón habla y ríe en centenares de voces e idiomas distintos y mezclados. Como un cocktail denso, grumoso, de muchos colores, y sabores exóticos. Las calles sudan. Fluye sangre en carne y hueso por venas y arterias de asfalto que huelen a orín. Anticuerpos con gorra, porra y furgón se lo miran todo desde un lado, y son objeto de fotografías extranjeras. Supongo que todos acentuamos nuestra estupidez cuando nos convertimos en guiris. Los hay que se van a dormir; otros, a follar; algunos apuran sus opciones en la única sala abierta; muchos se quedan en las plazas a filosofar debates con puntos de vista alcoholistas; y hasta hay quien lo escribe todo en la pantalla de su portátil. Se mezclan recientes imágenes pasadas. Caras, bailes, barras y deseos. Pasos de mujer subiendo detrás tuyo por la escalera. Muchos frentes abiertos, antiguos y nuevos. Proyectar opciones para la recta final, sabiendo perfectamente que nunca nada coincide con lo que te imagines previamente. Fantasear con realidades que no han pasado. Cambios de planes inesperados. Puertas y más puertas. Laberinto vital, en el que no importa tanto encontrar la salida como disfrutar de todos sus setos, parterres y rincones. Construir un todo con muchos pocos. Sentirte libre sólo cuando rompes las cadenas de la rutina. Daría para reflexionar y seguir desvariando por los siglos de los siglos...





dissabte, 18 d’agost de 2012

dEsoRdeNadamente eNAmORadO...




















...del orgullo por mantener nuestra identidad única e irrepetible; de los que cuando bajan al centro dicen que se van a la ciudad; del trabajo de meses de los vecinos de diSoRderLand por mantener una tradición que viene de siglos; de la hospitalidad y voluntad de acoger a los que vienen a compartir la fiesta con nosotros; de la mezcla de abuelos de toda la vida con jóvenes llegados de todos los rincones del mundo; de la música; de las noches mágicas de verano; de les FESTES; de la VIDA...












dijous, 16 d’agost de 2012

tELegRamA dEsoRdeNado



diSoRderLand está así de sexy estos días...

Entra música callejera por la ventana. Me acabo de pegar un siestorro pero aún así estoy muerto. El martes L de Lesbiana me dijo de hacer cervezas, y en la conversación volvió a fluir algo especial. Cuando estábamos en la plaza, nos piden una silla y era la Chavala de La Peca, con su amiga que habla francés sexy y más gente. L de Lesbiana se fue a cenar con amigas y me dijo de tomar algo después. X-Farrero me llamó para quedar en el centro. L de Lesbiana missing, así que me acabé bajando de madrugada. Y como no podía ser de otra manera, al llegar al centro, sms de L de Lesbiana que acababa de ver el mío. Puto Murphy. Fiestorro rockabilly en el Sidecar, bailes con australianas desfasadas que no guardan las distancias de seguridad, y más dancings con venezolana gafapasta que me dio su teléfono (el número, no el aparato...). Cerrar el Sidecar no es la mejor manera de descansar ante de les Festes de diSoRderLand, pero qué se le va a hacer. Carpe Diem, y mañana ya se verá. 

Dormir hasta las 1000, salvo por las tracas y disparos dels Trabucaires a las 8 de la mañana para inaugurar les Festes. Comer, y tradicional safari fotográfico de primer día de Festes. El calor y bochorno son bien propios de la Sabana. Segunda ducha del día, y para el partido de fútbol del primer día de Festes. Bajar a cenar, y que de 2 pasemos a ser 7. El teléfono echa humo: L de Lesbiana, X-Farrero, Amapola, Colega Malafolla... intentar quedar con todos y nadie a la vez. Bajar de concierto con Colega R, La Chica del Piercing, C-Tensión-Sexual-No-Resuelta, y C-Central-de-cotilleos; encontrarme allí con Amapola y amigas, de casualidad con Antigua Becaria V, y con dos manguis que salen corriendo por sorpresa con bolsos ajenos; que L de Lesbiana al final no se pase a pesar de su insistencia; que se apunte X-Farrero y acabemos hasta las tantas en la única discoteca abierta en la zona; pelea de espadas láser (aka cañas de bebida hiperlargas) con 2 veinteañeras francesas en mitad de la calle... 

Y todavía quedan 6 días; y M-Pop ya me ha dicho de quedar hoy; y también Colega R y La Chica del Piercing; y compañeros de profesión; y L de Lesbiana venía con su hermano; y el fin de semana tendré visitas... esto es un caos agotador, pero adoro vivir en la Ocrasía...












dimarts, 14 d’agost de 2012

TimE tO pARty





Estoy muerto. La intención inicial de Nasty Mondays se ha evaporado desde el momento en que ha habido bajas de última hora y yo me he tirado en el sofá a descansar un rato después de cenar. 38 horas trabajadas desde el viernes tienen gran parte de culpa. En fin, haremos bondad y cogeremos fuerzas para les Festes que empiezan el miércoles. Con un pequeño cambio de turno y 2 días que me cojo, empalmaré 10 días de fiesta. Unas minivacaciones centradas en disfrutar de la magia de diSoRderLand, el caos de gentes de les Festes y despedir al verano como se merece. Cuando digo verano, no me refiero al oficial, sino al que marcan las vacaciones y la vuelta a las rutinas laborales. Lamentablemente no me tocaron los Euromillones del viernes, ni tampoco he tenido la oportunidad desde entonces de encontrar una viuda de buen ver con la que pegar un buen braguetazo. That's life. Me está gustando 'Treme', y me están entrando ganas de visitar New Orleans. Supongo que con la mierda-horario de este año, al menos tendré ocasión de pegarme escapadas entre semana. Por encontrarle algo bueno. El segundo fin de semana se me ha hecho incluso más duro que el primero. No tanto por el trabajo en sí, sino por volver a sentirme el bicho raro que va contra dirección. Mirar a tu alrededor y ver cómo la gente hace su vida normal y tú estás condenado a observarlo desde fuera, sin poder participar, es una mierda. Adoro sentirme distinto por dentro, pero por fuera preferiría ser normal por una vez en la vida. En muchas cosas siempre me he sentido 'rarito'. Ya sé que todo va en función de la actitud con la que te tomes las cosas; pero hay circunstancias a las que no me acostumbro, por mucho que quiera.

Lo mejor de los últimos días es que parece que mi abuelo está remontando el vuelo, dentro de todo. Es curioso, porqué con mis abuelos paternos nunca he tenido la proximidad que tuve con mi abuela materna. Algo normal, porqué con ella compartí muchos veranos y fines de semana, mientras mis padres trabajaban. Pero aun así, mi abuelo paterno me cae particularmente bien. Creo muchísimo en la intuición, y me transmite una química muy positiva, aunque en realidad le conozca poco. Lo cierto es que conozco poco a gran parte de mi familia, porqué nunca he sido muy familiar (salvo cuando era niño y mis padres me llevaban a verles). Y aunque tampoco es algo que eche en falta (supongo que porqué no me he creado ese hábito/necesidad), me doy cuenta que no es lo común. Lo que os decía antes: en muchos ámbitos de mi vida, soy bastante rarito. Y será por eso que me gustan las chicas raritas, las historias raritas, las pelis raritas o las canciones raritas...




*2 pequeños homenajes musicales dEsoRdeNados a 2 tipos en el aniversario de su muerte: