diumenge, 18 de març de 2012

nO Me bACiLeS...




Parece mentira que un ser microscópico pueda anular por completo a una persona y dejarla pa'l arrastre, pero esta semana he podido comprobarlo en mis propias carnes. Sin duda el vómito estaría en mi Top 3 de sensaciones fisiológicas más asquerosamente desagradables (sobretodo cuando ya no queda elemento sólido en tu estómago para vomitar...), junto a la rampa en el gemelo y el sutil golpe de un balón en la entrepierna, aunque sea muy flojito (de hecho, si es flojito es casi peor, porqué de la nada te surge un desproporcionado dolor difícilmente descriptible ni equiparable a cualquier otro tipo de dolor). La cuestión es que, tras un par de días de la cama a la taza del WC y entre arroces, Primperanes y manzanitas, vuelvo a ser persona, si es que alguna vez he merecido esa categoría (para bien o para mal). Y quizás como efecto secundario, veo que puede haberme dejado un uso abusivo de frases subordinadas que complican la lectura...

Sigo, ahora que acabo de volver de la cocina para coger la bolsa de crussancitos de chocolate con la que me pienso pegar un buen atracón (estoy en mi pleno derecho, después de la friolera de 2 o 3 días sin probar el chocolate. Debe estar también en mi Top3 del récord de días de abstinencia chocolatera en toda mi vida). Nótese que aquí el texto puede perder algo de fluidez, puesto que he parado a coger un crussancito detrás de otro, con esa gula ansiosa que provoca la abstinencia, sea del tipo que sea. De hecho, ahora mismo no tengo claro que este texto tuviera un hilo argumental claro, más allá del deseo de escribir algo tras unos días de abstinencia. Y es que ya podéis ver que un maldito ser microscópico comporta también una fuente inagotable de abstinencias, que tampoco me pondré ahora a detallar...

En cualquier caso, ayer fue un buen día. Al margen de que al salir de casa sentía que las piernas me temblaban un poco tras haber perdido algo de masa muscular estos días (cosas de la deshidratación, y el ciclo continuado de ingestión-desingestión automática...). Pero el cumpleaños estuvo bien, y el concierto también. No podía ser de otra forma, tratándose de uno de los grupos fetiche dEsoRdeNados: The Jon Spencer Blues Explosion. Aunque están algo más yayetes (hacía... ¿9 o 10 años que no les veía?), mantienen actitud y energía sobre el escenario, y se curraron una hora y media casi sin tiempo para respirar. Como me suele pasar en estos casos, habría asesinado varias veces a esa gente a la que nunca entenderé, cuya función en estos casos parece ser ir a este tipo de conciertos a joder a los demás, quedándose absolutamente hiératicos como si estuvieran en la ópera. A veces me pregunto si son robots o maniquís de plástico, absolutamente desposeídos de emociones ni empatía con lo que está pasando a su alrededor. Que hay 3 tipos aquí que se están dejando el alma con una música cojonuda para que te retuerzas, bailes, saltes, grites, cantes y te contorsiones, capullo!!! ¿Hay vida ahí adentro? Grandes misterios de la humanidad...

En fin, efectos colaterales de la noche: la amiga de la novia de uno de los compañeros del equipo con los que fui, que apareció de la nada, me empezó a dar bola de la nada, y aprovechó la mínima ocasión para establecer contacto físico de la nada (no seáis malpensados: fueron sólo unos golpes en el pecho para aprobar algo que le dije, pero de aquellos que no le darías a un tipo al que has conocido 20 minutos antes...). Luego yo me encontré a otros amigos, no fuimos a la fiesta en la que nos teníamos que reencontrar, y la cosa se perdió ahí, pero ese punto de locura tan absolutamente ilógica y fuera de lo común en su comportamiento me pareció atractivo. En fin, nada nuevo, siempre me llaman la atención las dEsoRdeNadas. Es algo natural.

Efecto colateral 2: me encantó reencontrarme con Hermano Ficticio R, y con H, y demás partenaires de conciertos. Hermano Ficticio R dijo una gran verdad, y es que nuestra relación es de aquellas en que podemos estar 6 meses sin vernos, pero cuando volvemos a hacerlo, es como si fuera al día siguiente de la última vez. De esas personas que sabes que van a estar ahí, aunque no tengas la necesidad de verlas cada día. Me parece un concepto muy puro y francamente bonito de la amistad, porqué implica naturalidad, y no hacer las cosas por compromiso ni de manera forzada. Y en este caso, su mote no es tampoco nada ficticio: y es que, en muchos aspectos, ha sido como un hermano mayor del que he aprendido un montón de cosas y me ha hecho una persona infinitamente mejor.

Uno de los campos en que más me ha aportado, por ejemplo, es la música. Oh, eterna y adorada música, de aquí o bastante antes a la eternidad. En esto ya hace tiempo que camino por mi propio pie, pero él es una de las personas que me cogió la mano con más criterio a la hora de criar mis oídos. Igual que está haciendo ya con sus 2 monstruítos. Y ya sólo por eso se merece un lugar de honor en el podium dEsoRdeNado. Y ya que en esas estamos, acabaré con algunos de mis últimos cómplices del dEsoRdeN. Ya sé que os he vomitado un buen rollo esta noche, pero quizás serán los últimos resquicios de ese susodicho maldito ser microscópico. El que ha acabado tejiendo el hilo argumental que algunos incrédulos con paciencia para llegar hasta aquí no creían que existiera...







6 comentaris:

Laura Colored ha dit...

los efectos colaterales de salir son siempre lo mejor de salir. aunque nos arrepintamos de muchos de ellos, cuando miramos atrás siempre nos hacen sonreír.

C. ha dit...

La verdad es que el bicho en cuestión es bastante feo. Malditos virus. Yo es que suelo ser de esas chicas que se ponen malas del estómago cada vez que comen fuera de casa, así que aunque sea a días, estoy acostumbrada.
Oh. Me encanta mucho ese grupo. Y podría hacerte también una lista de gente que odio en los conciertos. Pero en otra ocasión.
Los efectos colaterales hacen la noche diferente aunque sean simples anécdotas para recordar.
Y sí. Demasiadas ganas tengo yo de un poco más de LOL :)

tan solo una cerilla ha dit...

madre mia!! que crac!! una semana echando las rabas y el finde de fiesta! a sus pies REY DEL DESORDEN

dEsoRdeN ha dit...

Sin duda, Laura Colored. Sin efectos colaterales, la vida sería una mierda sin gusto ni olor

¿Cuál, C.? ¿la Blues Explosion, o alguno de los de los videos? Y sí, que nos den ya un chute nuevo lesbiano, por favor!!

Para concretar, el viernes me daban el alta y el sábado por la tarde estaba de whiskys, Cerilla... y porqué el viernes noche me dio un venazo responsable y rechazé oferta lúdico-festiva!! XD

lametones

Pio ha dit...

Los bichete que jodios que son, yo pasé unos días así y toco madera para que no vuelva a suceder, y como dice Cerilla, que manera de recuperarse jajaja XD

dEsoRdeN ha dit...

Profesional que es uno, Pio... jeje