dilluns, 13 de desembre de 2010

dESoRdeN, C'èSt mOi




La ciudad de la luz te hace brillar, pero también te enseña tus sombras. Casi tan eternas como la propia París. Ciudad de un amor en diferido, que ha perdido el rojo intenso hacia un blanco puro. Uno siempre se pregunta si gana o pierde cuando cambia a una amante por una amiga. Al corazón le sabe a poco, aunque el cerebro le intente convencer de lo contrario. Y como a ése nunca le hemos hecho demasiado caso, hay momentos que cuesta dejarse engatusar. Y es que levantarse en buena compañía en una vieja buhardilla del 11eme arrondissement viendo la nieve a través de la ventana no tiene precio. Ni compartir paseos, charlas, escapadas a Versalles, o conciertos de jazz en Le Baiser Salé. O que, después de todo, te diga que tu visita ha significado mucho, tampoco. Aunque sepas que nada volverá a ser como hace 2 años, y que pareces condenado a seguir coleccionando historias incompletas. Y tú mismo tienes culpa de muchos de esos 'peros'. La misteriosa mecánica de un corazón encallado. Y de un cable suelto y mal conectado entre el estresante bullicio interior y la opaca coraza externa. Sería importante dejar que corra el aire y que salga la luz. La misma que le ha dado su fama a esta ciudad encantadora...




13 comentaris:

Pio ha dit...

Oh, que bien te lo has pasado! leyendote me han entrado gnas de conocer Paris.
Y hay que dejarse llevar, la historia ya la tienes, solo falta decidir el final. No creo que tengas el corazón encallado, sino muchas historias y muchas ganas de vivirlas todas :)

Besets

Sandra ha dit...

No se si decirte que segundas partes nunca fueron buenas, o que las cosas que se retoman cuando no estaban acabadas no suelen funcionar, o decirte que nunca se sabe las vueltas que da la vida!!.... sea como sea, que me alegro que hayas pasado unos días de romanticismo idílico en la ciudad del oh la la ;)

Bienvenido a España :D

Amapola Domingo ha dit...

pobres sentimientos encarcelados... aj... maldita vida! esto lo tenemos que animar con unos dancings sexys!

Bienvenue!

Bellota ha dit...

Oye hoy estabas inspirado, eh? Te tengo que decir que a mí París no me gustó nunca demasiado. Supongo que me faltan buenas experiencias allí.

Beso.

Helenaconh ha dit...

tengo tantas ganas de volver a Paris...de lo cambiar amantes por amigos no sé, no sé si me vale, lo que vale es que si hay peros no sirven para nada, los amantes esos, digo

Chocolat Soul ha dit...

Welcome back desorden! Me alegra que hayas estado tan agusto aunque noto en tus palabras un cierto regusto amargo, por eso de que las historias no lleguen a completarse... Estoy segura que hay una señorita desorden deseando levantarse contigo cada mañana. :)

NaoBerlin ha dit...

Nunca me ha pasado eso, pero en fin lo entiendo perfectamente, aunque dicen que lo mejor siempre es tirar p'alante, que lo pasado pasado ya está y esas cosas... Carpe Diem

dEsoRdeN ha dit...

París es una ciudad preciosa a pesar de los parisinos, Pio. Como decía el gran Jimmo, lo quiero TODO y lo quiero AHORA!

Show must go on, sandra! Y nos quedan todavía muchos capítulos por escribir!! ;)

Uy, yo es que a mi no me gusta salir de noche, amapola... ;P

Más pirado que inspirado, bellota. La próxima vez a París vamos juntos! ;D

O si los 'peros' son tuyos, quizás el que no sirva eres tú mismo, Helenaconh. La ciudad estaba preciosa toda nevada! :)

Thanks, chocolat! Y si encuentras a esa señorita que se quiere venir al catre conmigo cada día, dale mi móvil! XD

Carpe Diem siempre, NaoBerlin!! Y a superar todos los esguinces anímicos!

abrazos

NaoBerlin ha dit...

p'alante siempre.

moonlight ha dit...

recoi, que bé que escrius... i quines ganes d'anar a parís m'han entrat

dEsoRdeN ha dit...

always always!! :)

gràcies, moon. Doncs a mi no m'importaria tornar... ;)

Helenaconh ha dit...

claro que los peros son míos, claro que soy yo la que no sirvo. Nunca he visto Paris nevada.

dEsoRdeN ha dit...

Deberías, Helenaconh...