dimecres, 5 de juliol de 2017

MiedO eNSoRdeCeDOr y AbuRRiMiENtO



Recoger coronas danesas y suecas; gestionar marrones de las putas obras, que parecía que habían acabado pero no; comprar la entrada para el Primavera Sound 2018; reservar apartamento para el Vida 2018; quedar con E-Platónica como salvavidas necesario para airearme, recuperar sonrisas y ganas de querer a alguien; intentar no caer en nostalgias de romanticismo absurdo. La realidad es la que es, y el pasado es historia. Quedar con mis padres y L de Lesbiana para ir a ver el concierto de Maria Arnal i Marcel Bagés, en una extraña situación en que mis padres llegan mientras me estoy despidiendo de E-Platónica, y casi al irse ella, llega L de Lesbiana. A cuál más bella, a cuál desearían más mis padres acoger como una más de la familia. Yo sigo deseando que la primera lo hubiera sido, pero ahora mismo es una auténtica utopía que no me planteo ni en la mayor de mis fantasías. La música es la mejor terapia para estos días extraños, amargos y de impass. Ahora mismo necesito tiempo, distancia y falta de contacto, para ponerlo todo en perspectiva, y valorarlo en su justa medida, antes de decidir qué narices quiero hacer. Mensajes contradictorios dentro de mi, y supongo que también esperando ver su reacción. Marcharme el jueves seguramente sea la mejor noticia. Los cambios de aires siempre ayudan a relativizar las cosas y recuperar el equilibrio. La mierda no huele tanto a miles de kilómetros de distancia. Mi madre llora con mi canción preferida de Maria i Marcel, 'Ball del Vetlatori'. Maravillosa exaltación de la tristeza hecha canción, pero hoy prefiero amarrarme a cantos desesperadamente vitalistas para intentar reflotar mi diminuto, frágil y dEsoRdenado mundo...






2 comentaris:

hiro ha dit...

Que maques les cançons de Maria Arnal i Marcel Bagés! :)

Sí, la distància ajuda a veure les coses des d'una altra perspectiva.
Bones vacances per terres nòrdiques!
Ens veiem a la tornada!!

dEsoRdeN ha dit...

Una passada aquest disc!