divendres, 2 de desembre de 2016

hORiZoNtaL



Madrugar un lunes nunca puede ser buena noticia. Me sorprende mi calma extrema en estos casos extremos. Y la absoluta convicción de que todo irá bien. Porqué, como decía aquél, al final nunca pasa nada. Están más nerviosos mis padres que yo, pero también es verdad que yo he tenido 3 años para ir asumiendo la situación, y ellos, escasos 6 días. Eso que les ahorrado de sufrimientos innecesarios, no tengo ningún arrepentimiento al respecto. Te llevan de arriba a abajo, y todo el mundo te trata súper amable, como si sintieran pena por ti. Sí, tú eres la víctima, pero al fin y al cabo, no te vas a enterar absolutamente de nada. Mi último recuerdo es justo antes de entrar, y el siguiente, estirado con caras y voces indefinidas diciéndote que todo ha ido bien. Te han endiñado un suero y dos vías intravenosas sin darte cuenta, así que quizás también te haya violado un marsupial sin que lo vayas a saber en la vida. Habrá que confiar en la profesionalidad de los profesionales. Voy sin gafas ni calzoncillos, y estoy completamente drogado. Tengo un box para mi solo en 'Larrea', que así le llaman allí. Un lugar donde te prestan mucha atención y te cuidan mucho, pero donde de madrugada ríen a carcajada limpia y hablan a grito pelao, con la empatía de un ladrillo congelado hacia los que estamos allí sin quererlo. Si se creen que por ir drogado o tener la fuerza de un mosquito voy a ser menos dEsoRdeNado, es que no me conocen. Así que apreto el botón para llamar a la enfermera, llamarles la atención y pedirles que usen eso que tienen en la azotea llamado cerebelo. Quiero dormir y descansar, hijos de puta. Me lo he ganado sobradamente.

Por suerte, al día siguiente me subirán a una habitación, y la situación mejorará un poco. Salvo por el puto aire acondicionado que me dejará completamente afónico durante prácticamente una semana. Pero vaya, dentro de todo, no me duele nada, como bien, duermo un montón y, muy importante, consigo superar bastante bien la más grande de mis angustias: mi total imposibilidad a tragar pastillas. Con las minúsculas, lo consigo. Me camelo a las enfermeras para que me traigan todo lo posible efervescente o líquido. Y, en el caso más extremo, les pido que me chafen la puta píldora con un mortero, y me traigan un yogur donde disolver el polvo de pastilla entre toneladas de azúcar. Supero bastante bien las arcadas, y consigo cumplir a rajatabla la medicación. Hay algún breve momento gore digno de la Matanza de Texas, pero en general, todo va a pedir de boca. En 4 días, me envían para casa, y toca reposo absoluto. Mi nariz es una fábrica de mucosas y no puedo mocarme, hago ruido al respirar, y combino momentos de extrema fatiga y sueño con otros en que, a pesar de que mi cuerpo no tira, la cabeza me va a 1000. Me siento fortísimo anímicamente, y tengo una lucidez extrema en mi mente. Creo que nunca me había sentido tan bien por dentro. He decidido que no me voy a callar una mierda nunca más, y que me da igual si lo que digo no gusta. Y que si ya apostaba por la naturalidad y la espontaneidad, ahora lo voy a multiplicar por 10. Y que por menos de 4 horas de quirófano yo ya no me estreso. También estoy descubriendo (a la fuerza, qué remedio), el enorme placer de ir a los sitios con tiempo y con la calma. Te cambia la perspectiva de la vida. Slow life forzada, pero qué bien sienta por dentro.

Hoy me han reconfirmado que todo fue benignamente bien, aunque yo ya lo sabía dentro de mi. Ahora lo único que me importa es no cometer mi típica cagada de pensarme Supermán antes de tiempo. Poco a poco, y mejor pasarme de más que de menos. Si tienen que ser dos semanas más, así será. No hay prisa. Mi única prisa es vivir todavía más fuerte, si es que es posible. Siempre es posible. Y yo ahora estoy más convencido que nunca de mi mismo. Me encanto. Con todas mis muchas mierdas, pero me gusta ser así. Es lo que soy, y así me quiero. Creo que no puede haber mayor triunfo que ese en la vida.



8 comentaris:

NaoBerlin ha dit...

La operación ha sido por tu famoso problema de rodilla? Si es así vete poco a poco como bien dices. Cuídate.

Pio ha dit...

Ay Des!, qué te han quitado de ese cuerpo serrano?!! Me alegro de que todo saliese a pedir de boca, porque nunca es de buen gusto pasar por el hospital.

Vamos que has tenido un subidos de droganía fuerte ajajajajaj. Como dice el refrán mala hierba nunca muere XD

A comerse la vida

Besotes!!!

dEsoRdeN ha dit...

Uy, qué va, NaoBerlin! Lo de la cadera que parecía tan extremadamente urgente pasó a mejor vida y nunca más se supo (bueno, tras ir a rehabilitación no me ha vuelto a molestar en la vida cotidiana, pero a fútbol ya no he vuelto a jugar). Esto de ahora es que me hago viejo... XD Pero todo ha ido bien. Unos días de descanso, y a tope y como nuevo a seguir dándolo todo en conciertos y noches dEsoRdeNadas! :)

Bueno, en relidad me han quitado una mierdecilla microscópica, y el cuerpo serrano por fuera ni se nota :P Sí, sí! Putas drogas! La química es mu' mala! XD

ptns

NaoBerlin ha dit...

Me alegro de que todo vaya bien entonces :) Un abrazo.

hiro ha dit...

Me m'alegro mooolt que tot anés tan bé!!

Quan em van operar em vaig sentir igual. I no entenia com en un hospital, a la nit, quan se suposa que els pacients han de descansar i dormir, el personal es dedicava a riure i parlar fort pels passadissos i entrar a les habitacions com si fossin les 12 del migdia. Els odiava molt fortament!
Però també recordo aquesta sensació d'eufòria, de creure'm indestructible. I les ganes de viure encara més fortes.

Ara a disfrutar encara més de la vida!!
Petons!

dEsoRdeN ha dit...

Merci, Nao! :)

Gràcies, guapa! Oi, que sí? És que em sembla indignant que teòrics professionals del tema puguin tenir tan poca empatia! Odi absolut! Sí, moltes ganes de menjar-me el que se'm posi pel davant! Grrrooaaarrr!!!

ptns

begusa ha dit...

mmmmmmmmmmuaa

(pa qué más?) ;)

dEsoRdeN ha dit...

Mmmmm... :) (pa qué menos...?) ;D