dimarts, 6 de setembre de 2016

eVoL




Septiembre empieza a oler a vuelta a la rutina, y eso no me gusta. Empezando por el hecho de que se haga de noche a las 20h. Y continuando por la vuelta de los jefes en el curro, y empezar una nueva temporada sin grandes estímulos novedosos. Por suerte sigue haciendo calor para autoengañarme pensando que todavía estamos en pleno verano, así que no descarto ir a la playa esta semana por segunda vez en todo el año. La doble F viajera para estos dos próximos meses también es un buen aliciente (Formentera-Florencia), y nuevas caras alrededor podrían llegar a ser un buen argumento para llenar las lineas de próximas entradas. Hoy he soñado por primera vez con Morenaza Extra-Soft-Skin (no me acaba de gustar el mote; creo que le buscaré otro nuevo...), y no sé si eso será síntoma de algo. Sí, nos besábamos (delante de todos los compañeros de curro; tenía su morbillo). Y sí, me ha gustado la sensación. No sé si se hace la dura (esa sonrisilla cada vez que nos vemos...) o si pasa de mi completamente (por estadística histórica, esta sería la opción más probable...), y estoy en ese punto de duda entre apretarla a saco (con el riesgo de que me perciba como un plasta) o pasar un poco de ella y esperar a ver cómo reacciona (desafiando a mi eterna impaciencia). Hay alternativas de entretenimiento alrededor, pero siempre hay el riesgo de que se enfríe la cercanía de las últimas semanas. Joder, me releeo y empiezo a pensar que por primera vez en muchísimos años me vuelve a gustar de verdad una chica. O eso, o este capricho obsesivo-dEsoRdeNado me ha dao fuerte, que también podría ser...