dilluns, 23 de novembre de 2015

pLAneS dE HibErNAciÓn




Hoy me voy a ir a dormir sin la presión del despertador por primera vez en un mes. Eso me tiene exultante, a pesar del puto frío de mierda que parece que ha llegado ya para quedarse. Admito que cada vez que algún descerebrado dice que le gusta esta época del año, me vienen unos instintos de tortura sádica que ríase usted de Anibal Lecter, señora. Es imposible que alguien con dos dedos de frente pueda desear la llegada de esta época de mierda, en que no se puede salir a la calle sin 48 capas de ropa a riesgo de hipotermia, enfermas durante 6 meses seguidos sí o sí, todo es oscuro y deprimente, y te están dando por culo con la puta navidad desde 5 semanas antes. Si no fuera porqué soy un esclavo más de la dictadura de la sociedad de consumo que me obliga a trabajar, os aseguro que me quedaba 6 meses en la cama y no salía de allí desde noviembre hasta abril. Una cosa que me tiene fascinado/intrigado es la gente que uno se encuentra en el bus/metro, con la calefacción a temperaturas que rondan los 80 grados, y continúan impertérritos sin quitarse chaquetones, ni bufandas, ni gorros... mi teoría es que son robots, o androides, o extraterrestres venidos del más allá que han venido a camuflarse entre nosotros para aniquilar la raza humana. Depende de cómo me pillen ese día, hasta me aliaría con ellos para echarles una mano en tan honorable misión. Anoche, por ejemplo, me sorprendió mi capacidad de autocontrol ante los subnormales que a la una de la madrugada estaban armando un jaleo indecente en el edificio de al lado, cantando a gritos Camela, Estopa y vómitos auditivos/neuronales de calaña similar. A pesar de mis tentaciones de llamar a la Guardia Urbana, respiré profundo, conté hasta 10, me metí en la cama, y conseguí centrarme en el sueño, para evitar convertirme en un ogro (aunque un día de estos no descarto protagonizar un día de furia contra alguno de estos neanderthales incívicos egoístas. Admito que me proporcionaría un gran placer torturarles lentamente, y ya van dos veces que sale el tema en unas pocas lineas...). Ante tanta hostilidad exterior, insisto en mi deseo de hibernación: con mi cama y mi edredón doble, víveres, el portátil con internet y buena música, creo que tendría suficiente para sobrevivir...


4 comentaris:

Amapola Azzul ha dit...

Bueno sobrevivir no està mal si guera existe una catástrofe...
Besos.
Y buena semana hibernal...

Amapola Azzul ha dit...

Perdona. Es afuera o fuera. No guera.

hiro ha dit...

Comparteixo el teu desig d'hivernació! Como odio el fred i l'hivern!! grrr....
Tant o més que els energuments que no respecten als altres i no deixen dormir.
Lo de la gent que no es treu la jaqueta ni la bufanda dins del metro tampoc ho entenc... el tema es mereixeria un programa de Cuarto milenio.

Pd: que tal el concert de Beach House?

dEsoRdeN ha dit...

El tema es que el sobrevivir no se torne acto conformista, Amapola Azzul, sinó en reto con el claro objetivo de, sobretodo, VIVIR

Fuck, fuck, y refuck cóm ha començat el puto hivern, hiro! (bé, per a mi és hivern des que va acabar la calor estiuenca). Beach House molt bé!! :) Tenen una gran capacitat per hipnotitzar-te i endur-te ben lluny d'aquest món decadent