dimarts, 24 de novembre de 2015

dEsvARíOs 77




De la ausencia has hecho lo cotidiano, y ya es casi invisible. Todas las que pudieron ser y no fueron descansan a un lado del camino, algo descoloridas por el paso del tiempo. La excitación de las nuevas caras no tiene igual, igual que las historias por imaginar, que imagino son siempre mejores que la realidad. Realmente no entiendo a qué juego, pero nunca nadie me queda a juego. Hay tanta idiota ahí fuera. Si fuera adentro dentro de un rato, me daría cuenta que me estoy metiendo en un jardín. Podría ser el fin que justifica los medios, frase propia de mediocres de colores ocres. ¿O crees que no me doy cuenta? Cuenta hasta tres cada vez que me ves. Cruzo la pared, hago chas, y sale sangre a borbotones. En ocasiones, no oigo canciones. A veces, hasta las toco. Toc-toc, saludos lombardos. Por la noche todos los gatos ladran, o hasta cabalgan. Los días son bailes de máscaras donde está prohibido llorar. A veces me ducho hacia afuera, pero sólo solo, en la intimidad. Y tú, intimas o intimidas? La timidez no es excitante, por mucha ternura que despierte. Mi volcán sigue dormido, esperando quién provoque la erupción. Siga buscando, como en las tapas del yogurt...




2 comentaris:

hiro ha dit...

Sigue buscando... Això vol dir que encara hi ha coses per descobrir, i no hi ha res més excitant que les possibilitats.

dEsoRdeN ha dit...

Ja ho pots ben dir! Jo sempre he estat dels que ha preferit els 'ciento volando' que el 'pájaro en mano', per bé i per malament...