dilluns, 28 d’octubre de 2013

gOodBye, LoU (SuCh aN iMPeRfeCt dAy)





Tiene cojones: llevaba 2 días escuchando a la Velvet. Ironías del destino, o caprichos de la zorra de la vida, ayer era el último día en que Íñigo Tobes y Juanjo Cubero presentaban esa delicia de programa en Radio 3 que es 'Perdóname si no vuelvo a casa esta noche', con el que madrugar los sábados para ir a currar se hace un poco menos duro. Un programa que siempre acaban con una canción de la Velvet que me hizo tener ganas de ponerme sus discos...


...y al poeta huraño del rock le ha dado por cerrar la puerta; un Sunday Morning, ni más ni menos. Me he enterado a media tarde, cuando Colega Malafolla me ha enviado el enlace de Rolling Stone que lo ha hecho público, estando en plena locura laboral. Y me he quedado colapsado por unos segundos. Y he tenido la esperanza de que fuera una muerte fake de ésas de twitter. No recuerdo si he expresado un 'No!', un 'mierda!, o un 'fuck!' (últimamente uso mucho esta expresión), pero era de esas noticias que costaba de creer. Como aquél día de hace 19 años delante de la TV, cuando dijeron que Kurt Cobain se había suicidado. Como si nos pensáramos que determinados personajes son realmente inmortales, fisiológicamente hablando. Una reacción generalizada, cuando lo he comentado en voz alta con los compañeros de curro. No podía ser. 


Y he recordado aquella época de postadolescencia, entre los últimos años del instituto y los primeros de la universidad, cuando descubrí el primer álbum de la Velvet. Seguramente uno de los 10 discos imprescindibles de la historia del rock, a mi entender. Como lo pueda ser el primero de los Doors, o el 'Nevermind The Bollocks' de los Pistols, o el 'Ziggy Stardust' de Bowie, por decir otros clásicos a bote pronto. Sea como sea, ¿qué narices era aquello?, pensaba las primeras veces que lo escuché. Y... ¿qué debían pensar en su época, cuando fue concebido? ¿Y cómo debía ser aquella vida entre freaks, prostitutas, travestis y demás colgados de la Factory? ¿Y cómo han aguantado tanto en vida personajes como Lou, como Bowie, como Iggy... con esa vida que debieron llevar?




También he recordado la vez que le vi en directo; o quizás mejor debería decir le 'intuí' en directo, en aquél concierto en Festes de la Mercè en la Plaça de la Catedral hace un montón de años, donde empezamos detrás de todo de la muchedumbre que había, pero fuimos ganando terreno hasta que las sillas de la zona delantera hicieron imposible seguir avanzando. Aquellos años en que rascaba la guitarra de mi madre (que me acabe quedando cuando me independicé), intentando sacar de oídas, con más o menos fortuna, 'Femme Fatale', 'I'll Be Your Mirror', 'Satellite Of Love' o 'Sweet Jane'.


Y es curioso que la muerte de según qué personajes públicos te puedan dejar tocado. No le conoces personalmente, pero en realidad sí que le conoces bastante, a través de sus letras, sus canciones, sus poemas, sus vicios... o los del personaje


Y el rock tiende a generar sus propios mitos y leyendas, y una de mis preferidas es la del Club de los 27: Jimi Hendrix, Jim Morrison, Janis Joplin, Brian Jones, Kurt Cobain, Robert Johnson, recientemente Amy Winehouse... y sí, Lou Reed superó sobradamente esa edad y se plantó en los 71, pero el calendario también ha querido ser caprichoso al respecto...

Thank you, Lou. And Rest In Peace




10 comentaris:

Pio ha dit...

A veces me das envidia, con todo ese conocimiento musical que tienes :)

Pues si no sé porque cogemos cariño o lo hacemos nuestro, a personas que no conocemos...

A mi madre le pasó este finde viendo a Miguel Ríos y con la muerte de Manolo Escobar, que cosas.

hiro ha dit...

La notícia de la seva mort ahir també em va sorprendre... és curiós com ens pot arribar a afectar la mort d'una persona que no coneixíem personalment...
Vaig a escoltar la selecció de cançons que has fet pel post.

pd: el vídeo d'After Hours, m'ha recordat que tinc la peli de "Factory Girl" pendent.

Cé. ha dit...

Es curioso a la par que bonito todo lo que puede transmitirnos la música, ¿eh?
+1 al comentario de pío.
Muá.

NaoBerlin ha dit...

La verdad es que con la de mierda que se metió en vida es todo un milagro que durara tanto. Bueno, y como él tantos que todavía siguen vivos; son gente de otra pasta, sin duda alguna. Simplemente por lo que hizo con la Velvet ya se merece un monumento, y coincido con una cosa que leí en la jenesaispop (sí de cuando en cuando dice cosas interesantes), él fue un transgresor de verdad, los Beatles a su lado (aun habiéndolo sido también) eran unas hermanitas de la caridad.

begusa ha dit...


pues a mí... ni manolo ni lou... lo siento... la línea sigue igual de horizontal...
(què em pasa?)

dEsoRdeN ha dit...

Que no vaya a ser por la edad, Pío... :P

No he vist aquesta peli, hiro. Era la de la Edie Segwick, oi?

brutal, Cé. La música es sencillamente brutal. Cuando llegues a mi edad a lo mejor sabes más que yo; tienes tiempo... ;D

Muy de acuerdo, NaoBerlin. La Velvet es de esas bandas diferentes a las que le tengo un cariño especial, y que me trae muchos recuerdos

Perdó? ¿Me estás diciendo que no te emocina la música de Lou Reed/Velvet Underground, begusa? A ver si a partir de ahora te empezaré a llamar ameba... XD



begusa ha dit...


ameba??ameba?? uhhhh... qué tortazo tienes ¬¬
me puede emocionar mucho determinada música, pero no significa que llore desconsolada cuando el poseedor de las cuerdas vocales la palma... llámame fría e insensible... dura como una piedra (ameba, no, eh? :P)

dEsoRdeN ha dit...

una ameba fría, insensible... y violenta. uy, uy, uy...!! XD

Cé. ha dit...

Aún no sé la tuya, así que no sé cuánto me queda para llegar a eso...

dEsoRdeN ha dit...

jeje, pues por si acaso vive intensamente, Cé; que pienso en cuando tenía tu edad, y me parece que fue ayer, aunque haya pasado bastante!! :D