dijous, 31 d’octubre de 2013

eSpejOs dE CeLuLOidE




Escuchar a Joe Meek es una experiencia tan curiosa como el propio personaje. Una de las cosas que más me gusta del In-Edit es descubrir historias fascinantes sobre tipos extravagantes desbordados por su propia locura; será por empatía hiperbólica. Seguramente son todas estas historias las que acaban convirtiendo el rock (o la música en general) en una especie de nueva mitología contemporánea, donde los protagonistas de hazañas increíbles no son dioses con poderes sobrehumanos, sino personajes montados en guitarras, egos gigantescos y una vida interior alterada. Y si en estos nuevos héroes mitológicos son fascinantes las historias de los grandes triunfadores, casi me resultan todavía más interesantes las de los outsiders; esos que tenían las cualidades, el talento o las habilidades para haberse hecho un nombre en el olimpo musical, pero por una razón u otra, se quedaron en la sombra, condenados al anonimato universal y a la devoción incondicional de una fiel legión de seguidores que les rinden culto como un pequeño tesoro oculto, enamorados por su romántica condición de perdedores. Siempre he sentido especial fascinación por los que no llegan, o los que lo hacen y no duran, o cualquiera envuelto en algún tipo de fatalidad que le impida triunfar o dé pie a historias legendarias como la de Joe Meek. En el fondo, en el mundo hay más perdedores que vencedores, así que estas historias tienen más público potencial que pueda sentirse identificado de una u otra manera. Estos días también he descubierto la historia de Johnny Moped, que seguramente podrían aparecer en la historia del rock al lado de los Pistols, Buzzcocks, The Clash, Damned y demás bandas del punk británico de los '70. Pero no es así...


Y seguramente el documental que más me ha gustado sea 'Mistaken For Strangers'. Y eso que no cuenta propiamente la historia de The National, como en los dos anteriores citados, sino que lo realmente interesante aquí son temas personales y de relaciones humanas. Esas que tantas frustraciones generan y que parecen condenadas al eterno fracaso y a la repetición en bucle de finales desastrosos, desmesurados y/o incomprensibles. Cada vez tengo más claras mis incapacidades en este terreno, reflejadas siempre en patrones similares, donde impaciencia, exigencia, orgullo o temperamento lo envían todo al garete. Soy incapaz de entender y adaptarme a la manera de funcionar de los demás, y eso me está convirtiendo en un tipo cada vez más escéptico, frío, misántropo y solitario. Y cuando intento iniciar nuevas historias, lo hago con el freno de mano y 1000 escudos, porqué ya no me fío de nadie: ni de mi, ni de los demás. Antes o después, siempre acabamos fallando en temas esenciales de manera fatal. Como todos esos personajes que tanto me fascinan, y vuelta a empezar...


Anoche, tras el Apolo y lo que vino después, de vuelta a casa pensaba que quizás mi papel en el mundo en este terreno sea simplemente el de proporcionar y recibir placeres fugaces. De esos intensos, emocionantes, e incluso alguna vez mágicos, pero que caducan como los yogures. De hecho, cada vez que empiezo una aventura me siento como cuando estoy delante de la nevera del súper y miro en la tapa la fecha de caducidad. ¿Cuánto me durará esta vez? ¿Hasta cuando lo podré disfrutar antes de que me duela la barriga? Y a pesar de todo... ¿por qué narices nos estamos dando coba otra vez con la A-Lombarda si sabemos que nos volveremos a pillar los dedos? ¿Por qué narices no puede ser siempre así de encantadora? ¿Por qué soy tan adicto a las complicidades, si al final me acaban dando alergia y dolor de cabeza? ¿Por qué todo es siempre tan difícil? Al final todo acaba reduciéndose a la misma carencia. La misma que afectó a Joe Meek y a Tom Berninger. Por si acaso, hoy ya he pasado por el Decathlon a por ropa para pasar mejor el frío que se nos viene encima...



10 comentaris:

begusa ha dit...


hay gente a la que le gusta complicarse... (no sé si por masoquismo o ignorancia)
pero algun@s simplemente no están preparad@s para la felicidad... tant pis!
;)

NaoBerlin ha dit...

Solamente hay una canción que me parezca más triste que Last Night I dreamt that somebody loves me, y es Tomorrow's Taken de Mojave 3. Yo soy una persona que creo que se ha cansado de flirtear, no sé si es que soy muy exquisito o lo que sea, pero lo cierto es que me canso porque todo me resulta vacío, va por épocas supongo. Es curioso que cuantas más formas de comunicarnos tenemos más aislados nos sentimos... El ser humano es masoca Desorden.

dEsoRdeN ha dit...

yo, ingenuo de mi, begusa, continuo pensando que todo puede y debe ser más sencillo. Y así me va.

Mojave 3, Mazzy Star... sí, la verdad es que son bastante tristes, pero a la vez, terriblemente bellos. 'Last Night I Dreamt...' es de cortarse las venas, ¿pero cuántas veces nos habremos sentido así, no? A mi la verdad es que flirtear siempre me ha encantado: es un terreno en el que me siento a gusto y que me estimula, por todo el juego y el reto que conlleva; donde me sigo sintiendo perdido es en lo que viene después... sí, en eso estoy muy de acuerdo: esa búsqueda desesperada de estar constantemente conectado a la vida virtual es un signo de soledades masivas muy evidente. El ser humano... no da más de sí, creo.

hiro ha dit...

M'ha agradat molt aquest paral·lelisme entre rock i mitologia :D
Ets un pou de saviesa musical, n'aprenc tant llegint-te!
Crec que molts sentim aquesta atracció pels outsiders perquè com dius, de perdedors i inadaptats el món n'és ple.
Viure la vida segons criteris propis i buscant sempre l'autenticitat no és fàcil, però és d'una dignitat i una llibertat humana inigualable.

Ses ha dit...

Cada vez que me paso a visitarte siento que he olvidado el amor por la música y lo recupero contigo.

Raquel ha dit...

(qué descubrimientos en este post)


¿dónde estará la verdad del amor verdadero?

Pez en un Carrousel ha dit...

Qué descubrimientos musicales me has hecho :)

Pio ha dit...

Ains Des, pues no sé que decirte a todas esas preguntas, todos tenemos taras y hay que saber llevarlas lo mejor posible, se resume en tener miedo a dar demasiado y que nos acaben destrozando. Añadiría la última frase de Hiro, muy de acuerdo. Te diría eso de deja las cosas fluir pero es mentira.

Y siempre nos quedará la música, no?, me guardo todos los videos ^^
Los antiheroes, fueron más verdaderos...

Cé. ha dit...

Creo que te gustaría Breaking bad (serie de televisión).
Y no creo en que cada persona tenga una única función en el mundo. Ayer leí una reflexión de un amigo en facebook sobre un pavo real que se encontraron en una estación de autobuses. Decía que el pavo había sido muy simpático con ellos, pero que se dieron cuenta de que no tenía plumas, probablemente porque se las habían cortado para hacer algún abrigo o algo por el estilo, y que aún así el pavo seguía acercándose a la gente. Me di cuenta de que yo no era como ese pavo, sino que también me aferraba a los escudos y a las corazas, y me pregunté qué era lo mejor. La verdad es que no obtuve ninguna respuesta, pero no creo que sea tan importante. A fin de cuentas, todos somos un poco felices y un poco tristes todo el tiempo. Muchas cosas terminan, pero algunas veces el fin se retrasa tanto que nos olvidamos de que puede llegar, o seguimos pensando en ese fin y eso hace que disfrutemos más el presente, por si se acaba, como lo de "vive cada día como si fuera el último".
Besis.

dEsoRdeN ha dit...

I oi que és així, hiro? :) Ja serà menys, jaja! Sempre m'han agradat els perdedors, i els 'raros', els que se surten de la norma... potser perquè em sento una mica així. Molt d'acord amb la teva última frase!

Lo celebro, Ses :) El amor por la música no debería olvidarse nunca, porqué no falla nunca (contrariamente al humano...)

Sí, Raquel? Qué has descubierto que te haya gustado? :) Mmm... ¿en la lavadora, con los calcetines perdidos?

Me alegro, Pez :) ¿Qué te ha gustado?

Eso es cierto, Pio, somos todos unos tarados (literalmente). Y unos cagones (metafóricamente). Suerte de la música, sí señora :)

Por lo que he oído de esa serie, me resulta atractiva, Cé; quizás debería ponerme con ella (aunque tengo otra a medias.. ejem! :P). Sí, creo que tienes razón. Con lo del pavo me has hecho recordar la noticia esa de los estudiantes franceses que robaron una llama de un circo y se la llevaron de fiesta! XD

mordiscos a tutiplén