dimarts, 29 de maig de 2018

fLoReS MueRTaS




Es increíble la capacidad para sorprenderte que tiene la gente. Normalmente para mal. Incluso de quien menos te lo esperarías. Como ya comenté de refilón en el post anterior, hace 8 días salimos con gente del trabajo, La Chica del Ex Novio Imaginario incluida. Como ahora vivimos a 5', volvimos juntos y la acompañé a su casa. En un nuevo impulso de deseo, le dije literalmente "no me invitarás a subir, no?", ella me dijo sonriendo que no, que era hora de irse a dormir, así que nos despedimos, ella subió a su casa y yo me fui para la mía, con un sentimiento de resignación, deja vu y determinación de cambiar de chip, porque estaba más que claro que hay cero opciones de conseguir seducirla. Al día siguiente le escribí preguntándole qué tal la resaca, y ella me contestó con aparente normalidad. Uno o dos días más tarde, en la ducha se me ocurrieron unos versos, y al salir hice un ejercicio catártico de escribir un poema que expresara cómo me sentía ante esa renuncia, y también ante toda la frustración acumulada en estos meses de intentar en vano conquistar a la chica que me ha hecho perder el sueño este tiempo. Supongo que porqué lo escribí desde las vísceras, me pareció que había quedado un texto potente, oscuro y puro, y decidí compartirlo por redes.

Un par de días después, el viernes, llegué al trabajo. Estuve todo el día allí, aunque no coincidí con ella más que un momento en el balcón con más gente. Cuando ya nos íbamos, coincidimos en el pasillo, y le pregunté cómo estaba y si había acabado la mudanza. Y me respondió de manera muy seria y seca, medio nerviosa, y casi sin pararse. Le pregunté si iba para el barrio para ir juntos, y me respondió con un "no" que sonó tan tajante como falso. Volví en bus, y estuve todo el camino rallado, intentando averiguar qué le pasaba. Al llegar a casa le envié un whatsapp preguntándole si estaba bien y diciéndole que la había notado rara, y aunque un rato después lo había visto, no me contestó. Me fui para una fiesta de cumpleaños medio rallado, y empecé a pensar que había leído el poema, se había sentido aludida, y se había cabreado conmigo. Estuve toda la fiesta mirando el tf por si contestaba, pero nada. Volví paseando a casa para intentar aclararme las ideas, y pasé junto a su casa, con cero ganas de encontrármela. Y pensé que quizás no debería haber compartido el poema y me lo tendría que haber guardado para mi. Y así me fui a dormir, dándole vueltas a la cabeza y pensando para mi que la había cagado.

Al despertarme a la mañana siguiente, tenía un breve whatsapp suyo, respondiendo a mi pregunta de si estaba bien: "No, estoy molesta". Le respondí diciéndole que imaginaba el por qué, y le insté a encontrar algún momento durante la jornada laboral para hablarlo con calma. Ignoró el whatsapp todo el día, igual que me ignoró a mi. Buscó una excusa para no bajar a hacer el café junto con otros compañeros como hacemos siempre, y me esquivó en todo momento. Ya súper rallado, le envié otro mensaje pidiéndole que me esperase antes de irse, y me contestó ipso facto diciendo que había quedado y no podía y que en otro momento. Le volví a decir de vernos y hablar al día siguiente, y que dejara de hacerse mala sangre ella sola, que cuanto antes lo habláramos, antes lo arreglaríamos. No hubo respuesta. Me fui a otra fiesta de cumpleaños con ganas de beber, pasármelo bien y olvidar, y así lo hice.

Ya el domingo, ella estuvo fuera toda la mañana y llegó tarde a comer, justo cuando bajábamos a hacer el café. Volvió a quedarse arriba. Tampoco vino a la merienda por el cumpleaños de un compañero, y se quedó en su ordenador mientras los demás celebrábamos el susodicho aniversario. Y minutos antes de tener que irme yo hacia arriba, fui a buscarla a su sitio y le insistí de hacer unas cervezas al salir y hablar. Super nerviosa, con una cara desencajada, me dijo que no, que no tenía nada de qué hablar, y que asumiera de una vez la situación. Le dije que ya la tenía asumida y que charláramos con calma, y siguió con que no quería hablar. Lleno de rabia, le hice un gesto como de mandarla a paseo, y no la envié a la mierda de palabra porqué había más gente allí y nadie sabe nada de nuestra historia. Me fui a hacer mis tareas súper encendido, y pensando en todo lo que le diría vía mail por la noche al llegar a casa. Me parece ultracutre no poder hablar cosas así cara a cara y tener que escribirlo, pero no me dejaba más alternativa, así que de madrugada, después de cenar, le escribí un megamail diciéndole que intuía que suponía que se había cabreado por el poema publicado, le expliqué cómo fue todo y que no pensé que si lo leía le podía afectar o hacer daño, y le pedí disculpas. Asimismo, también le recriminé su actitud durante todo el fin de semana, y su falta de confianza demostrada una vez más por el hecho de no haberme dicho nada y haberse pasado toda la semana rallada sin yo saberlo. Y le dije también que no entendía su negativa a darme la oportunidad de explicarme y de escucharla en persona, como arreglan las cosas las personas adultas, y también que su actitud me parecía injusta, fuera de lugar, e incluso infantil.

Esta mañana tenía respuesta vía whastapp, donde me preguntaba si de verdad pensaba que su cabreo venía por el poema, y me decía que en realidad era por haber tenido que decirme que no una vez más tras haber hablado lo que había por su parte hace ya unos meses. Y yo he flipado. Porque cuando le dije si me invitaba a subir me respondió amablemente y con una sonrisa que no hacía presagiar que le hubiera sentado mal el atrevimiento. Porque le escribí al día siguiente y no me dijo que estuviera molesta. Porque estuvo 5 días rallada y no tuvo suficiente confianza en mi para decirme nada. Porque compartimos espacio todo el viernes y no me dijo nada, y si no es por el encuentro casual a la hora de salir, ni me hubiera dado cuenta de que estaba de morros conmigo. Por su actitud de esquivarme, ignorarme y no querer hablar durante todo el fin de semana. Y porque encima se cabree por pensar que se había enfadado por el poema, como si yo tuviera que adivinar lo que pasa por su cabeza en cada instante.

Indignado, le he contestado precisamente eso: que si no me dice las cosas, yo no puedo adivinarlas. Y le he dicho que todo sería mucho más fácil si hubiera voluntad por su parte de hablar y aclarar las cosas. Y que puede estar tranquila, porqué tengo asumidísima la realidad y no me va a tener que decir que no nunca más. Y que me parecía patético estar haciéndonos reproches vía mail o whatsapp viviendo a 5 minutos. Y ha vuelto a contestar diciendo que si no entendía su cabreo, qué le vamos a hacer. Y que me parezca lo que me parezca, no quiere hablar del tema. Y que lo dejemos aquí.

Y ahí lo he dejado, porque la habría enviado a la mierda por su actitud esquizofrénica y cobarde. No tengo nunca problemas en admitir mis errores y pedir disculpas cuando hace falta si veo que me he equivocado. Pero aquí lo único que veo es alguien que se ha obcecado en una actitud completamente inmóvil, caprichosa e incomprensible. Intento hacer autocrítica y empatizar con su queja, pero no veo por donde entenderla o argumentarla. Intento comprender su actitud durante toda esta semana, y no veo más que un cúmulo de despropósitos y errores. Y ya no sé si es que lo hace expresamente porque quiere que la odie para olvidarme de una vez de ella, o si se ha vuelto tarumba. Hasta dudo de si eran verdad las pestes que me dijo hace meses sobre un compañero del curro con el que tuvo una aventura y con el que aparentemente acabaron fatal (aunque ahora se vuelven a hablar con toda normalidad).

Me siento confuso, ingratamente sorprendido, indignado y cabreado con ella. Y, por supuesto, ahora mismo tengo cero ganas de ir con ella lo dos días que íbamos a ir juntos al Primavera Sound que ha empezado hoy. Cuanto más conozco a las personas más deseo la extinción de la raza humana.



7 comentaris:

hiro ha dit...

Flipant amb el comportament d'aquesta noia! hi ha gent que no madura mai. Enlloc de parlar i dir les coses a la cara prefereixen fer posturetes i cara de pomes agres.
Que res t'impedeixi gaudir de la música i el festival!

Una abraçada enorme!

Pio ha dit...

Ay Des, no conozco la historia desde el principio pero la tipa esta es de aupa. Coincido plenamente con Hiro, yo de ti aunque te cueste errores ignórala todo lo que puedas aunque duela porque no es nada sana esa relación.

Te robo la canción que me ha flipado.

Petonets i a ballaaaaar!!

Nosu ha dit...

¿Y sabes qué es lo peor? Que has perdido una semana pendiente de una actitud infantil. sí, ya sé que es difícil, pero cuando la gente se pone en modo "no quiero hablar contigo", habría que mandarlos a paseo. Que somos adultos coño!

Y perdemos energía escribiendo mails y wats eternos, para rallarnos todavía más. Que yo lo he hecho y espero no volverme a ver en esa situación para controlarme y no escribir.

Una persona que te marea así no vale la pena tenerla en tu vida, como pareja, menos. bye bye butterfly

NaoBerlin ha dit...

Mi consejo es que si quieres que pase algo... contacto 0, y si no quieres que te toquen las pelotas pues también. Sin más.

ALOMA69 ha dit...

Es duro el aceptar que los demás no quieran saber de ti. Pero a veces la situación es al revés, somos nosotros los que queremos que alguien nos deje tranquilos.

Encuentros y desencuentros, así es la vida.

Cuando algo tiene que suceder es fácil, si cuesta tanto es que no tiene que ser, el problema es que nos empeñamos en conseguir lo imposible.

Espérame en Siberia ha dit...

Entiendo perfecto la decepción que sientes. Los seres humanos a veces actuamos de maneras muy egoístas e inexplicables.

Ojalá en algún momento ella reflexione y puedan solucionar las cosas, de la forma que bien dijiste tú: como lo hacen las personas adultas que es hablando.

Te mando un abrazo fuerte, Desorden.

dEsoRdeN ha dit...

Per més que m'esforço, no l'entenc, hiro. I sento una ràbia infinita. Però he gaudit del festival, això no m'ho impedirà ella ni 10.000 boges.

Sí, en ello estoy, Pio. Roba, roba!!

Y ella también ha perdido esa semana, más la siguiente, y además me va a perder a mi si no rectifica rápido. Aunque me parece que le importa bien poco la supuesta amistad que yo pensaba que teníamos. Se lo dije por mail (triste, pero fue la única manera que me dejó): si no hubiéramos estado en mitad del curro con más gente, la había enviado a la mierda. Ganas y razones no me faltaban. Toda la gente a la que se lo he explicado, hombres y mujeres, me dicen lo mismo: "está loca, huye de ella".

No pasará nada, lo tengo más que asumid hace tiempo a pesar de mi cabezonería, NaoBerlin. Pero sí, eso que dices estoy haciendo.

Yo no tengo problema en reconocer que pueda haber buscado lo imposible, Aloma69, pero se supone que somos amigos y que debería tener confianza en mi para decirme las cosas. De eso me quejo, y así se lo he dicho. Yo puedo haberme equivocado insistiendo, pero su comportamiento es infantil y cobarde, no hay más. Puedo asumir perfectamente unas calabazas, pero no que me pierdan el respeto y que me ignoren, me esquiven como a un apestado o me traten como a una mierda. Eso no se lo permito a nadie, por muy enchochado que haya podido estar de ella.

Hablar y escuchar, es que ra tan fácil como eso, Siberiana. Yo siempre le he sido ultra transparente (quizás demasiado), y pensaba que ella también lo estaba siendo. Pero ya veo que me equivocaba, y ahí la decepción. Es una decepción únicamente personal. Lo emocional va por otro lado, y está más que asumido, por mucho que ella crea que no.

Salut! gracias a todos por las perspectivas y consejos.