dimecres, 4 d’abril de 2018

TeLL mE LieS...




9 de octubre de 2018, Día de la Comunidad Valenciana. Tan sólo 8 días después de la salvaje violencia policial en Catalunya el día del Referéndum por la Independencia, un grupo de ultras nacionalistas españolistas boicotea la Procesión Cívica en Valencia, haciendo el saludo nazi, y cantando 'Sieg Heil', 'Mónica Oltra, hija de puta', 'Puigdemont, al paredón', 'Artur Mas, cámara de gas', 'Metralleta contra el coleta', 'Contra el podemita, dinamita', 'Que sí, que sí, que puta Compromís', el infame 'A por ellos!' y demás tonadillas de coeficiente intelectual subsimiesca. La jornada acaba con agresiones, como siempre que aparecen neonazis por las manifestaciones...


3 de abril de 2018, hoy. Desde hace unos días, los medios de la Caverna Mediática del Régimen han empezado a propagar la falsa noticia (y van 10.000...) de que en Catalunya se viven episodios de violencia callejera similares a la 'kale borroka' que se vivió en Euskadi años atrás. Grita 1000 veces una mentira hasta que se convierta en verdad en el imaginario colectivo. Inventan una imagen dantesca y violenta para justificar futuras acciones represivas (no tengáis ninguna duda de que volverá a haber represión policial violenta), y ahora centran sus miradas en los CDR. Para los que seáis de fuera y no sepáis de qué hablo, los 'Comitè de Defensa del Referèndum' nacieron para defender la celebración del referéndum por la Independencia de Catalunya del pasado 1 de octubre, ante la amenaza de boicot y represión policial de miles de agentes llegados de diferentes partes de España para evitar su celebración, al considerarlo 'ilegal' (Yo mismo me uní a los CDR y a cientos de vecinos más la lluviosa madrugada del 1 de octubre para defender mi colegio electoral y que la gente pudiera votar allí libremente, votaran SÍ, NO o en blanco). Tras esa infame jornada de violencia policial indiscriminada, gratuita e injustificada, los CDR se transformaron en 'Comitè de Defensa de la República', y bajo las mismas premisas: se trata de movimientos populares asamblearios vinculados a otros movimientos sociales, y que se han ido creando en barrios y pueblos con la idea de defender la implementación de la República Catalana y denunciar los ataques a derechos humanos básicos (cierto, ahora mismo esa república es una fantasía irrealizable a corto plazo, pero es una opción política igual de respetable que cualquier otra, y que cuenta con la legitimidad del resultado de las elecciones autonómicas impuestas del 21 de diciembre, y que el Gobierno español se niega a aceptar desde la misma noche del 21. Y es que, mal que le pese a algunos, los partidos pro-independencia siguen contando con mayoría en el Parlament catalán). Sea como sea, estos CDR los forman el vecino del 4º 2ª, el pastelero de la esquina, el frutero del mercado, o activistas de todo tipo o afinidad política. Hay gente joven, abuelos, o de mediana edad, y votantes de izquierdas, de centro o de derechas. En plazas de mi barrio se hacen asambleas abiertas a la participación de todo el que quiera pasarse por allí y aportar ideas o sumarse a actividades reivindicativas o de protesta. Y, un par de datos que me parecen significativos: por su carácter asambleario y popular, no tienen líderes ni cabezas visibles a los que poder meter en la cárcel (como sí hicieron con los activistas pacíficos de ANC y Òmnium Jordi Sánchez y Jordi Cuixart), y propugnan la desobediencia civil y la resistencia activa... y NO VIOLENTA. Fueron parte activa de las huelgas que hubieron en octubre y noviembre en Catalunya, en manifestaciones por la libertad de los presos políticos, y en cortes de carreteras o, el otro día, levantando las barreras de los peajes en las autopistas (las amigas del Gobierno, que no tiene para pensiones pero ya ha rescatado unas cuantas). A mi me recuerdan bastante al ambiente y modus operandi de los días del famoso (y abortado por el sistema) 15-M. Un buen artículo para saber más detalles de los CDR es éste de aquí

Sea como sea, yo la única violencia que he visto hasta ahora en mi tierra en estos últimos 6 años la han protagonizado Policía Nacional, Guardia Civil y Mossos d'Esquadra, neonazis españolistas que han agredido a independentistas y, cierto, hace poco vi un video impresentable de un niñato lamentable con una estelada dándole una bofetada a un chico que ondeaba una pequeña bandera española en una manifestación. Absolutamente denunciable, pero caso aislado hasta ahora, frente a las decenas de agresiones españolistas que ha habido hasta ahora. Sólo entre septiembre y diciembre de 2017, se documentaron 139 casos de violencia (y 86 de ellas eran agresiones físicas) en este estudio exhaustivo del fotoperiodista Jordi Borràs para Media.cat, observatorio crítico de los medios de comunicación en Catalunya... 

Así, y en ausencia de imágenes de violencia callejera de los CDR (porqué no existe)... ¿os habéis fijado con qué foto pretenden ilustrar en La Razón la editorial sobre la supuesta violencia de los CDR...? Pues mentiras así para criminalizar y desprestigiar el independentismo, cada día en el 90% de los medios de comunicación estatales: que si el adoctrinamiento de niños, que si TV3 manipula, que si el castellano está perseguido en la escuela o la vida social catalana... la psicología inversa del psicópata maltratador: pretender hacer ver una 'verdad' contraria a la real para justificar futuros actos represivos o violentos. ¿Os acordáis que ayer hablaba de George Orwell...? 'War is peace, freedom is slavery, ignorance is strength'...



3 comentaris:

hiro ha dit...

La foto portada de La Razón d'ahir era per vomitar. Cada dia sento més fàstic de la guerra bruta, la violència d'Estat i la manipulació mediàtica d'aquest estat neofascista anomenat Espanya.
I el que pretenen fer ara, criminalitzant els CDRs, és vergonyós! Fins i tot el PSOE (que de partit d'esquerra no en té res!) els dona suport!
No sé si has vist aquest vídeo, però te'l recomano:
https://youtu.be/N72UZFFN5HE?list=LLLDZ5KFqarogNa7z8brZpJw

ardid ha dit...

Normalmente no me gusta hablar de política y menos de este tema por lo delicado del asunto. Sólo diré que ojalá todo fuera distinto, la información fuera objetiva tanto de un lado como del otro. Un saludo!

dEsoRdeN ha dit...

Què t'han semblat les detencions i registrs d'avui, hiro...? Estan completament tarats. I com que actuen amb total impunitat i complicitat dels teòrics partits de la oposició i el 95% de la premsa estatal, fan i desfan com volen. És una puta vergonya. Sí, havia vist el vídeo! Tal qual...

Realmente es un tema delicado y muy complejo, ardid. Y es cierto que desde los dos bandos se han hecho cosas muy mal, pero por lo que respecta a información/prensa, me parece totalmente incomparable (y vergonzoso) lo que está haciendo el 95% de la prensa estatal (y sé perfectamente de lo que hablo porque llevo toda mi vida en esto). La objetividad total es imposible, pero como periodista tú tienes que ser preciso y riguroso, contrastar las informaciones, relatar lo que pasa con la mayor verosimilitud posible (independientemente de cuál sea tu pensamiento o ideología) y dar voz a todo el mundo (y en esto, tanto que se la critica, TV3 es, con mucha diferencia, la TV más plural que yo conozco de todo el Estado. Por eso la persiguen y quieren controlarla). El 95% de la prensa estatal es pura propaganda que manipula sin ningún tipo de escrúpulos para dar una imagen falsa de lo que en realidad está pasando en Catalunya y criminalizar todo lo que tenga que ver con el movimiento independentista, que es una idea política tan lícita, legítima y respetable como cualquier otra. Mienten sin ningún tipo de escrúpulos para deshumanizar ese movimiento y vincularlo a una supuesta (e inventada) violencia y justificar así toda acción represora posterior por parte de ese Gobierno ultra del PP. Como hicieron en su día con el 15-M, y como están haciendo con cualquier voz disidente al régimen, sean raperos, titiriteros, escritores, humoristas o viñetistas. Lo que está pasando es gravísimo, y afecta a todos los españoles, no sólo a los catalanes. Y o despertamos todos y plantamos cara, o en 4 días nos han robado todas las libertades. Estos, y los hooligans fanáticos de Ciudadanos, que son igual o peor. El panorama es espeluznante. Da miedo y asco a partes iguales.