dilluns, 22 de setembre de 2014

hAN deSPeRtadO aL MoNStRuO...?




A veces, los cambios de sábanas surgen efecto. Porqué de eso se trata: de intentar escapar de toda lógica y vacilar a la vida. Y de que los cumpleaños sorpresa no lo sean sólo para la homenajeada. Y de que ese pensamiento, verbalizado horas antes, de que este año volverías a salir en fin de semana, se te vaya de las manos. De constatar que cuanto menos busques una cosa, más la encontrarás. De que cuanto menos caso le hagas a alguien, más te vendrá a buscar. De que no hay nada más seductor que ver a alguien que no intente serlo contigo. Fiambreras, duchas exprés, camiseta a rayas, camuflarse mientras otras compinches se encargan de llevar a cabo el plan, sorpresas emocionantes o un video a traición. Caras que imprimiste mentalmente el día de la grabación, comida a punta'pala, bailes y alcohol. Spoilers casuales involuntarios de avance de contenidos en un baño ocupado y sin pestillo justo en el momento preciso. No atacar cuando quedan 3 puertos de montaña y hacer tu etapa. Conocer caras nuevas que son coetáneas y te dan su teléfono. Encontrarte sin comerlo ni beberlo con G-Punk y otra de las amigas de la homenajeada en mitad de la calle, con los demás supervivientes ya en taxis. Que el metro esté abierto y abra las puertas de lo inevitable. Llegar, intentar juntarte con los demás, y que un segurata subnormal diga que te estás colando y te envíe al final de la cola. Hacerle caso porqué es inútil intentar razonar con simios, y que G-Punk compre una cerveza para amenizar la espera. Que otro simio encuentre la excusa perfecta para vacilar de autoridad y pagar los traumas de su atrofia cerebral con los que estamos allí para pasar un buen rato y nada más. Que no entráis, y que claro que no entramos en este garito de mierda. G-Punk se siente culpable y a mi no me da la gana de que pague los platos de la atrofia del otro. Momentos de duda, y optamos por irnos los 3 a bailar a otro local calle arriba a la salud de todos los mongos del mundo y parte del universo. Segurata encantador, porqué eso es (o debería ser) lo normal, y 3 semidesconocidos a darlo todo en suelo resbaladizo. Bailes, risas, y G-Punk saca un billete falso para pagar el garrafón con el que nos quieren envenenar. Quien roba a un ladrón... ir al lavabo y que a la vuelta haya 2 buitres al ataque, como diciendo "quien se va a mear, pierde su plaza para ligar". La amiga que opta por huir del acoso y del lugar, momentos de duda, decirle a G-Punk que me voy, y que ella opte por venirse conmigo para decepción del buitre. Brazo vs. hombro, mano vs. mano y todo lo demás, porqué no hace falta decir nada que ya están gritando dos miradas encadenadas. Que si vengo, que si no. Que si esta noche no duermo y me cagaré en todo mañana, pero quiero cagarme en todo mañana. Cuando todo es tan imperfecto quizás sea incluso más bello, pero habría pagado por quedarme todo el día en ese oasis en forma de sofá. Y por un despertar con esa exacta risa pícara y ese dorado enredado en mis dedos y ese mismo olor, pero con algo más de 50 minutos escasos de relativo descanso, previos a 12 horas de auténtica tortura china. Todo tiene un precio, y quizás sea todo una señal que me esté diciendo que ya está bien de sacrificar según qué cosas y perderse horas de gasolina vital. Y un intento de recordarme que, aunque últimamente he intentado odiarlos con todas mis fuerzas, los viernes siempre me han sentado bien. Miedo me doy volviendo a decir esto...



2 comentaris:

Pio ha dit...

Oiiih, Oiiih, Oiiihh!!! debería haber empezado a comentar por este post, little Des!
Esos giros del destino que no te los cambien nunca :)

dEsoRdeN ha dit...

Ai, destino y azar, cuánto os quiero!! ;P