dijous, 18 de juliol de 2013

a VeCeS sE gANa, A vEceS Se PieRdE





Cae una de esas tormentas de verano de truenos, rayos y una agradable brisa que entra por la ventana. De esas que te sabe mal ponerte música en los cascos, pero que te hace sentirte tremendamente bien, resguardado bajo techo. La naturaleza te regala estos momentos de belleza hostil, y en el fondo hay que sentirse feliz de sentirlos y disfrutarlos. Hay preocupaciones que, en el fondo, no son tan graves como puedan parecer, aunque te provoquen ese pinchacito de dolor, como el de tu cadera en los últimos 3 meses. Al fin y al cabo, si hay cosas que se enquistan es en gran parte por tu propia culpa, así que como  tal hay que sumirlas y apechugar con ello. Aunque tu imaginación te juegue bonitas malas pasadas, cuando vais cogidos de la mano con tu brazo sobre su hombro, como si fuérais lo que no sois, y seguramente nunca seréis. Claro que jode no encontrarle el punto G de su alma, pero es lo que hay. Y en 12 años has tenido tiempo de sobras, y ahora ya no hay novios que usar como excusa. Habrá que quedarse con esos grandes momentos de risas compartidas, la deliciosa cena que te ha preparado esta noche, o el agradable paseo nocturno que ha acabado en el metro, como acaba siempre: con 1000 planes por hacer, con fuertes abrazos, y con fuertes besos desviados a la dirección no deseada. Por muy testarudo que seas, hay veces que no basta con desear mucho y muy fuerte para que algo se cumpla. Hay veces, simplemente, en que los deseos no se hacen realidad. Y en ese momento lo más inteligente es levar anclas y dirigir la nave hacia todos esos puertos por explorar a los que has renunciado en todo este tiempo, pensando, iluso de ti, que ya habías encontrado tu destino final...




6 comentaris:

Cé. ha dit...

Aunque suene pedante, también depende de qué se considere ganar. Ojalá perder siempre sonara tan positivo como lo que has descrito en el texto. Quizás sería mejor decir que es otro tipo de victoria.
Por cierto, diría que nunca basta con desear mucho y muy fuerte.
Besi, besi.

begusa ha dit...


jode mucho no encontrar el punto G (propio o ajeno). sobre todo cuando hablamos de sentimientos.
joooo... qué ñoña me estoy volviendo (y tú no ayudas! :P)
jajajaja

Pio ha dit...

Esa chica te lleva por la calle de la amargura xiquet, y me da a mi que acabarás con ella :P

hiro ha dit...

Tens bon perdre... a mi aquest tipus de derrotes em deixaven molt k.o.
Però fas bé d'assumir-ho d'aquesta manera encara que dolgui.

pd: la foto és brutal i molt gràfica.

NaoBerlin ha dit...

El que mas el que menos a sufrido eso en sus carnes, pero estoy de acuerdo contigo que cuando piensas que algo es imposible pues es mejor pasar página y a otra cosa, aunque no es para nada fácil. Tambien te puede pasar como el que te escribe que cuando ya das algo x imposible de pronto... pero mejor no pienses en eso. Haz lo que sea mejor para ti. Un abrazo.

dEsoRdeN ha dit...

Está bien visto, Cé. A veces funciona, pero no siempre...

Ah, sí, no encontrar el de los sentimientos también jode, begusa... XD doña ñoña!

Pues mira que a mi me da que no, Pio; y cada vez me la suda más... (dEsoRdeN y su orgullo incorregible)

No, hiro, crec que no el tinc, però aquesta derrota ja fa massa temps que es cou, i ja m'ha fet perdre el tren de massa altres títols. (gran foto, eh? :D)

Ya he pasado varias veces esta página, NaoBerlin, y espero que esta vez sea ya la definitiva, porqué a veces parezco gilipollas de tanta tozudez sin sentido.

se les quiere