divendres, 23 de setembre de 2011

1991, eL aÑo qUe eL gRuNGe Lo PetÓ



Tras la tempestad ha venido la calma, pero eso no significa que la borrasca se haya ido del todo. Habrá que tener paciencia, y las garras a punto, por si acaso. Estos días están cumpliendo 20 años un montón de discos míticos de mi adolescencia: 'Nevermind' y 'Blood Sugar Sex Magik' (hoy); 'Trompe Le Monde' y 'Screamadelica' (ayer); y durante todo este año, 'Ten', 'Temple Of The Dog', 'Leisure', 'Gish', 'Pretty On The Inside', 'Loveless', 'Spiderland', 'Out Of Time' (bye & thanks, R.E.M), 'Achtung Baby', 'Little Magnets vs. The Bubble Of Babbles'... cuando pienso que ya han pasado 20 años desde aquellos días, me pongo a temblar. Nunca he sido demasiado consciente del paso del tiempo. Supongo que es una mezcla de despreocupación y clara demostración de que, en el fondo, quizás mi vida no haya cambiado tanto en este tiempo. Sí, claro, ahora ya no vivo con mis padres, tengo mi propio trabajo, y soy una persona muchísimo más formada, fuerte y supuestamente madura (ejem!). Pero mis dinámicas vitales no son tan diferentes: sigo disfrutando como un loco de la música, sigo disfrutando como un loco de las noches, sigo disfrutando como un loco jugando a fútbol, sigo disfrutando como un loco viajando todo lo que puedo y más, sigo disfrutando como un loco mariposeando de flor en flor a la espera de conocer a la dEsoRdeNada que me cambie la vida... y también sigo teniendo un montón de dudas, sigo sin pensar más allá de los próximos 5 minutos, sigo viviendo con bastante despreocupación, y sigo sintiendo una desmesurada rabia interna contra este mundo inmundo y la gran mayoría de las personas que lo habitan. Sí que he cambiado actitudes, modus operandi y puntos de vista, y me gusto infinitamente más ahora que entonces, pero en muchos aspectos de mi vida sigo siendo el mismo. Por eso, aparte de tener más ojeras y (mucho) menos pelo, me sigo viendo casi igual. Y en buena parte eso me pone contento, porqué considero que es bueno mantener recursos de la adolescencia que normalmente a la gente se le van cayendo por el camino: ilusión, rabia, descaro... ingredientes que mezclados con la experiencia y la fortaleza que te dan el paso de los años hacen un buen cóctel.

Tras estos minutos de plasta abuelo cebolleta, una historia con morbo que seguro que os provocará más interés: estaba reescuchando 'Nevermind' y me ha venido a la cabeza la tarde en que cometí conato de incesto. Bueno, supongo que técnicamente podría ser considerado de segundo grado, que siempre podría ser un buen atenuante. Fue una tarde de otoño-invierno en casa de mis tíos. Una casa en medio del bosque, muy auténtica. Muchas veces íbamos allí con mis padres a visitar a la familia, y a mi me gustaba bastante jugar allí con mis 2 primos por en medio del bosque. Aquella tarde, no recuerdo por qué, mis primos no estaban, pero sí que vino la prima de mis primos. Yo debía tener 16-17 años, y ella debía tener 15-16. Yo iba con un walkman, y ella me preguntó qué escuchaba. Con mi respuesta ('Nevermind', de Nirvana), le cambió la cara. Y a mi me pasó lo mismo cuando ella me dijo que era su disco preferido. Estuvimos toda la tarde tonteando con algo de miedo y mucho de timidez, porqué aunque no éramos primos directos, quizás sí que éramos familia lejana y todo aquello tenía algo de prohibido. Mis padres y mis tíos lo notaron y nos hacían broma. No acabó pasando nada, pero a los dos se nos delataba el deseo en los ojos de pardillos adolescentes, mientras Kurt nos cantaba 'Smells like teen spirit', y todas las demás...





8 comentaris:

Sandra ha dit...

Parece que hayas desayunado lengua, que discursito nos has echado :d

Mira, esa sensación de que estas igual, o casi, o mejor dicho que no ha cambiado mucho tu filosofia de vida en todos estos años, la tenemos muchos, no se si es un consuelo, pero bueno....

Tenias que haberte llevao al huerto a tu medio prima, eso que se hubiera llevado tu cuerpo :P

Pio ha dit...

Sii que pasa el tiempo si, bueno es bueno ver que has mantenido la esencia, es como eso de que hay que tener siempre el alma de niño.

OOinsss cotilleoo, cotilleeoo jajaja :P, anda que no eres pillin

NaoBerlin ha dit...

Bueno si es prima de primo no tiene por qué aunque bueno, otra cosa es si es prima segunda...

La verdad es que aquel año fue increíble, hay un montón de discos increíbles y originales. Los grupos de hoy por desgracia eso de la originalidad como que no...

tan solo una cerilla ha dit...

vaya lista de discazos asi en un par de lineas...

Laura ha dit...

jajaja yo si que era pardilla, hace 20 años, no me gustaba esta musica....

Jackie Brown ha dit...

....ohhh!!!!! que grandes. Me permito hacer unas pequeñas puntualizaciones, Soundgarden, Pearl Jam, Stone Temple Pilots....
Nadie es consciente del paso del tiempo hasta que miras atrás y ves que ha pasado. Evolucionar y mantener la esencia de uno mismo no es fácil.

Bss

dEsoRdeN ha dit...

Me gusta mucho comer lenguas, sandra: para desayunar, para merendar, para cenar... ;P (era demasiado pardillo entonces como para llevarme al huerto a nadie XD)

El alma de niño es esencial, Pio. Cuanto más 'adultos' más gilipollas nos volvemos. Y pillín... lo justo... :P

No me había parado a fijarme en los discos de 1991 hasta hace unos días, NaoBerlin, y la verdad es que la lista es alucinante!

¿Verdad que sí, cerilla? :)

jeje, Laura; yo empecé a descubrir la buena música gracias a Nirvana! Y luego vinieron los Pistols, y los Doors, y la Velvet, etc. etc. etc. :P

Que nos pillara toda aquella época del grunge con la etapa de la rebelde adolescencia lo hizo todo mucho más intenso todavía, Jackie! La verdad es que, hasta ahora, nunca me había parado a mirar atrás con algo de conciencia...

caricias

Myowndisaster ha dit...

nevermind....jejeje