dimarts, 3 de maig de 2011

nO Le tOquÉiS loS huEvoS a dEsoRdeN (Si nO eS eN aCtiTUd cARiÑosA...)




No tengo Iphone ni Blackberry, ni tengo interés en tenerlo. Al menos, de momento. Me conozco perfectamente a mi y mis debilidades, y sé que el día que cometa el error de comprarme un cacharro de estos, estaré enganchado a internet 24 horas al día. Me niego por completo a esta invasión de mi vida carnal. Y sí, sé que es una herramienta magnífica, y para mi trabajo me iría cojonuda, pero me niego. Mientras pueda. Que puede ser mucho, teniendo en cuenta que soy Tauro Tauro. El tema es que cuando he llegado a casa, tras un par de horitas de desconexión internáutica, tenía decenas de felicitaciones. No, mi cumpleaños no es hasta el lunes que viene (¿oído, cocina? Si me queréis enviar ligueros, picardías o fotos picantes, lo hacéis por el mail, exhibicionistas...). Las felicitaciones no eran por eso, sino por hacer mi trabajo. Sólo por eso. Triste, pero cierto. Por hacer mi trabajo, y por decirle 4 verdades a la marioneta que nos estaba hablando por boca de la empresa a la que representa. Por decirlo claro, se nos estaba meando en la cara y llamándonos gilipollas, con un discurso demagógico de mentiras perversas e interesadas. Y yo, tranquilito como soy, he explotado. Me ha inflado soberanamente los cojones toda aquella farsa, y le he dicho (con mucha correción, eso sí) lo que todos estaban pensando y nadie se atrevía a decir. No suelo ser así, ni me gusta ir de defensor de causas perdidas ni nada por el estilo. Al contrario, yo soy bastante individualista. Pero hoy me ha dado por ahí. Quizás si hubiera dormido 2 horas más me habría callado, pero hoy no me ha dado la gana. ¿Os acordáis lo que os decía hace pocos días de que empiezo a sentirme de vuelta de todo? Pues yo creo que algo de eso tiene que ver. La cuestión es que, después de un montón de años currando desde la discreción, un simple minuto me ha hecho ganarme el respeto de las decenas de personas que estaban allí, y de muchas otras a las que les han ido llegando voces de lo que había pasado. Y, total, me he limitado a hacer mi trabajo. Lo cuál indica en qué estado comatoso se encuentra la profesión, y también la especie humana. Sea como sea, y como ya sabéis que el trabajo me importa una mierda, me he sentido bien como persona. Porqué nunca me han gustado los conflictos ni las situaciones de tensión ni enfrentamiento y solía evitarlas todo lo que podía. Pero me ha molado la sensación de saltarle a la yugular a alguien que nos estaba tratando de subnormales. Y es que, en el fondo, yo siempre he sido punk...




PD: Por cierto, superfeliz con la noticia de Abi, ya sólo queda que la noche del martes sea una gran noche. Esperemos...




6 comentaris:

X ha dit...

Mañana Abidal marca el 2-3 en el 95'.

Pio ha dit...

Momento ola para Desorden!!, siempre se prefiere el papel de espectador, pero cuando lo cambias radicalmente, la gente te descubre de repente. Bueno o malo, no lo sé, según como lo manejes...
Yo también estoy resistiendo a la BB, que me han dicho que mejor que el iPhone, tengo una tendencia también a engancharme que da gusto XD

Besets

PD: Nada está semana compro el ligero para mandartelo, algún color en especial ??? ajajajaj XDDD :P

Sandra ha dit...

Muy bien, de vez en cuando hay que alzar la voz y a las barricadas!, :)

Eres el ídolo de tu empresa :P

Sandra ha dit...

Ah y si quieres ligueros o picardias o lenceria fina, tendrás que venir a por ella :P

Key ha dit...

¡Y además, lo a gusto que te quedas! Ponerse borde no mola, pero si te buscan así las vueltas, sienta bien poner a un imbécil en su sitio :D

Yomisma77 ha dit...

He tenido un "deja vi" y he recordado mi encontronazo con la gerente y con la directora de mi centro... puff..

A veces hay que ponerle "huevos" y decir las cosas claras.

Un besote grande y felicidades por la victoria!! :)

Un besote grande :)

pd: siempre me haces reir con tus sugerencias lúdicoeróticofestivas :)