dilluns, 13 de febrer de 2017

bLaNc i NegRe




Tras la tempestad, viene la calma. El pollo del jueves fue bastante bien, especialmente teniendo en cuenta que todo estuvo a punto de saltar por los aires a 24 horas de hacerse. Tengo sentimientos algo contradictorios: el día en sí fue muy excitante, y ver la sala llena, las bandas, etc. me provoca orgullo y la alegría que siempre he sentido cuando he liado algo gordo. Adoro echarle caos a la existencia, y mezclar gente, y tener la patilla para tirar adelante ideas más o menos alocadas o atrevidas. Es como tener una hoja en blanco y empezar a añadirle formas y colores, y convertir un día más en algo diferente y, en mayor o menor medida, memorable. Supongo que de esto va la vida. De echarle salsa. De abrirle la puerta a personajes y dejar que fluyan las historias. Por todo ello, valió muy mucho la pena todo el percal y montaje...

...pero por otra parte, también me quedó un lado amargo. Toda la preparación previa fue caótica y estresante al máximo, y destapó muchas de las vergüenzas de un supuesto equipo que no funciona como tal. Ya he manifestado abiertamente en las últimas semanas lo poco que creo en los trabajos en equipo, y ésta es una demostración más de mi teoría y de mi convicción absoluta hacia el individualismo. Al fin y al cabo, si me tengo que currar yo un porcentaje tan grande del trabajo, que no me tenga que comer también las muchas desventajas que conlleva lo colectivo: renuncias, disputas, procesos desesperadamente lentos, decisiones que se alargan y, ante todo, personas que se cuelgan y actúan como rémoras de otras. He decidido que voy a bajar el pistón y que le voy a dedicar mucho menos tiempo a todo esto. Estoy harto de estas dinámicas, y de sentirme siempre cabreado por la falta de implicación ajena. Cuando me meto en algo, me meto hasta el fondo, y no sé hacer cosas a medias o mal. Me enervan la falta de atención y la desidia. Así que no me da la gana ponerme así por gente que no me demuestra que se merece trabajar a mi lado. Quien algo quiere, algo le cuesta, así que ya se lo pueden ir currando...

Lo otro bueno del jueves fue que el viernes me había pedido fiesta, y pude al fin hacer un A Wamba tras meses y meses de que lo quitaran de su sitio original. Y disfruté como un cosaco. Por las copas y conversaciones previas, por los bailes sudorosos con unas cuantas chicas, y por la historia de después que dejó hilos pendientes de los que me da curiosidad tirar. Veremos... antes, un concierto esperpéntico de Pete Doherty. Por primera vez en mi vida, me fui en mitad de un concierto. Fue de vergüenza ajena. Un timo de un yonki que nos estafó a todos los allí presentes. La Chica Con Pelo de Chico también se fue antes, y seguimos prolongando nuestra historia de besos con puntos suspensivos... veremos también hacia donde nos lleva. Fue semana intensa de conciertos, porqué también vi a Nick Waterhouse y a Divine Comedy, que hicieron sendos shows maravillosos. La música en directo me da la vida. Bailar me da la vida. Follar me da la vida. Vivir me da la vida...



4 comentaris:

hiro ha dit...

No em vull imaginar la feinada que va suposar muntar lo de dijous! Molt curro i ganes! però fot molt quan veus que ets l'únic que ho dóna tot mentre altres es deixen arrosegar. Aquestes experiències fan que a la llarga, la gent que té ganes de fer coses, les perdin.
Sigui com sigui, felicitats per la feina i per com va anar. Ets un crac! ;)

Pd: Vaja... sort que no ens vam quedar a veure el Pete Doherty doncs...

dEsoRdeN ha dit...

buff! va ser bastant bèstia, i amb 1000 incendis i contratemps. Per ser just, la feinada ens la vam menjar bàsicament entre dos, tot i que al final sempre acabo pringant més que ningú. I com molt bé dius, aquestes coses desmoralitzen molt i treuen les ganes de fer més coses... :S
merci! Espeo que ho gaudíssiu! I gràcies per la part que us toca, que també hi vau contribuir! ;)

PD: fatalíssim mr. Doherty... grrrrr!!!

Pio ha dit...

Haces eventos musicales ahora?, una pena haberlo visto tarde...

dEsoRdeN ha dit...

Yo monto bombardeos, Pío... XD