dimarts, 1 de setembre de 2015

sALvaJisMOs CoTidiANoS



Aspecto similar al de mi espalda ahora mismo...

Llevaba cierto tiempo dándole vueltas al tema, pero siempre encontraba alguna excusa para postergarlo. Las razones?  Una mezcla de pereza, y terror al dolor físico extremo que me parecía que iba a ser la experiencia. Tengo ultrasensibilidad en todo mi cuerpo y organismo, así que era imposible que fuera a ser algo inocuo o indoloro. Documentándome sobre el tema, se ve que en la era de las cavernas ya había técnicas con esta finalidad, y a juzgar por mi primera toma de contacto con el tema, veo que hoy en día no ha evolucionado demasiado: sigue siendo una salvajada equivalente al típico gag del dentista que anuda la muela del paciente a un cordel atado a una puerta. No veo ninguna diferencia entre esa atrocidad y aplicar cera ardiendo sobre la piel y arrancar el vello de cuajo con unas tiras pegajosas. Sí, claro, hablo de eso que la mayoría de lectoras conocerán sobradamente: la depilación


El caso es que de un tiempo a esta parte me empezó a salir vello en la espalda. Al principio eran 4 pelillos, pero se ve que corrió la voz entre la comunidad capilar de que mi espalda era un buen lugar para aposentarse y tener descendencia, y al cabo de un tiempo había una densidad que ríete tú de la noche del sábado en el Primavera Sound. En general siempre me ha crecido el pelo con facilidad, y estéticamente me la suda bastante; pero ése era precisamente el problema: el vello en la espalda empezaba a darme unos calores y sudores que resultaban bastante molestos; especialmente en épocas veraniegas, cuando te abrasas en la calle, y te congelas en transportes públicos, cines, restaurantes, oficina y cualquier lugar o espacio público gestionado por los mongolos de los seres humanos. Con esa decisión y prontitud que me caracterizan en estos temas de pereza máxima, apenas habré tardado unos cuantos años en tomar cartas en el asunto. Y hoy ha sido el día D. Ya sé que el inicio del verano habría sido un momento más lógico para hacerlo, pero a estas alturas de la película ya deberíais saber que yo no entiendo de lógicas, y más bien tiendo a orinarme en ellas (en las lógicas, hablo; no me refería a ningún episodio de lluvia dorada...). Así que a eso de la hora de comer, pensando en mi odio hacia las colas y esperas, me ha parecido que era una buen momento para coger el toro por los cuernos sin perder excesivo tiempo...


He ido cerca de mi casa, a un sitio que está abierto hace tiempo y siempre está lleno, lo que me han parecido signos de que la relación calidad/precio debía ser correcta. Había 3 chicas esperando, y unas cuantas más atendiendo. He cogido número y han ido saliendo más chicas que ya habían terminado. Alguna me miraba con extrañeza, una incluso me ha sonreído y saludado, y mi sensación era de "qué cojones hago aquí?", sintiéndome totalmente fuera de contexto. Era como un extraño, un infiltrado que estaba en un sitio que no me correspondía, invadiendo territorio enemigo para robarle secretos de estado y documentos confidenciales. Al cabo de un rato de espera, he empezado a sentirme algo mareado, medio de hambre, medio de ese calor/frío que siento con los putos aires acondicionados que pasan de tropical a siberiano en 0'0003 segundos. Mi impaciencia crónica empezaba a agobiarme bastante, y me ha pasado por la cabeza largarme a casa a comer, que era lo que tocaba. Pero así como a veces soy bastante indeciso, también soy muy cabezón (cosas de Tauro...), y hoy me había levantado convencido de que era el día y quería sacármelo de encima. Las dos chicas que me precedían debían haberse cansado de esperar, así que el 64 y el 65 han pasado de golpe, para llegar al diabólico 66; sí, el mío. Tenía la esperanza de que al menos me tocara la jovencilla rubia que me dio información cuando pasé la semana pasada, pero me ha cogido una señora de unos 50. That's life...


...me ha hecho pasar a una especie de habitación con una camilla, y le he dicho que venía a hacerme la espalda, remarcándole que ERA MI PRIMERA VEZ. He dudado de si era buena idea hacer la apreciación, porqué quizás mi intención de que fuera más cuidadosa se volvía en mi contra: quizás la señora estaba divorciada, o había tenido malas experiencias con los hombres, y su manera de vengarse de manera sádica era trabajando en hacer sufrir a los demás con la cera y las tiras? Ya no había vuelta atrás, así que habría que apechugar con lo que tuviera que ser. Me ha hecho estirarme sin la camiseta boca abajo, y no tenía muy claro tampoco si era mejor esa posición de no ver los instrumentos de tortura e imaginármelos (terror psicológico), o si hubiera sido mejor verlos y tomar conciencia de los que realmente me esperaba. Admito que mi táctica siempre en este tipo de experiencias que pueden comportar dolor físico (léase dentistas, pinchazos y similares) es imaginarme lo peor, para que luego la realidad no sea tan cruda y yo acabe con la sensación de que ha ido bien y no había para tanto. Pero digamos que con el primer contacto con la cera caliente-ardiendo ya he tenido la sensación de ser un pollo a l'ast, y el primer estirón me ha pillado completamente desprevenido y me ha provocado un escozor que ha traído el pánico a mi quijotera: voy a tener que aguantar muchos más como ése, señora...?

Atrapado en un callejón sin salida, he optado por otra táctica psicológica que aplico a veces en casos así: intentar concentrarme en pensamientos totalmente ajenos al dolor que se me está aplicando. Que si cosas del curro, que si hoy haré tal cosa o llamaré a éste o a aquella, que si tengo que comprar tomate y pan... la cosa ha funcionado bastante bien, hasta que la sádica ha llegado a la parte central de la espalda, donde tenía un corredor de pelo más frondoso y regular trazando una linea vertical entre cuello y espalda. Sí, seguramente ése ha sido el peor momento de todos, cuando me he sentido como si me despellejaran vivo, como hago yo con la capa de grasa de la pata de pollo antes de meterla en la plancha con aceite y sal. Joder, qué escozor! Me he imaginado detenido en una comisaría de los Mossos d'Esquadra, e incluso me ha parecido mejor plan una ronda de torturas policiales que seguir con el calvario de la cera y las tiras. Por suerte, la mujer ha ido por faena, y en cosa de 10 minutillos o así ha acabado. Envalentonado, le he dicho que sí cuando me ha dicho de hacer también los hombros, y el momento-cuello ha sido como cuando te hacían pasar por el pasillo de las collejas en el patio del cole. Todo muy normal, civilizado y propio de una sociedad presuntamente avanzada del 2015, vaya. 


El Aloe-Vera que me ha puesto ha aliviado un poco la sensación de quemazón, pero la verdad es que ha sido casi peor lo de después que los 10 minutos de brutalidad aplicada a la piel (no digáis que soy un exagerado, porqué he leído un artículo de una doctora que confirmaba que la depilación masculina es más dolorosa que la femenina, por no sé qué de que tenemos el vello más fuerte...). Al salir de allí ya me sentía extrañísimo, acartonado, y con un gran escozor en la piel. Y al llegar a casa, la visión de la zona ha sido peor que leer artículos de chocheo del Señor X creador del GAL llamándome nazi por querer votar: la espalda estaba totalmente enrojecida y con un sarpullido desbocado por toda la espalda y los hombros que parecía alergia, y la sensación era de quemazón intenso, como si me hubiera quemado en la playa tras estar 4 días seguidos al sol y sin protector solar. Casi que prefería mi espalda de antes, aunque tuviera vello...


Cuando ya han pasado 12 horas, y tras haberme aplicado Aloe-Vera, after-sun y Talco, la espalda sigue pareciéndome papel de lija, y ya me veo que hoy tocará dormir de lado. El quemazón parece haberse reducido un poco, pero no tengo yo muy claro que mañana haya recuperado la normalidad en la zona. Y sí, creo que no queda ni un pelo, pero ahora mismo tengo dudas de que vaya a repetir la experiencia, y ya veremos si me decido por lo de la fotodepilación. De verdad que no sé cómo os dejáis torturar de esta manera, y menos las que lo hagáis por razones puramente estéticas. No quiero ni imaginarme cómo debe ser, en otras zonas del cuerpo incluso más sensibles, el dolor de esta atrocidad impropia de una sociedad avanzada...



5 comentaris:

Pio ha dit...

JAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJJAJAJ! Siento reirme, pero es que leyendote ha debido ser muy cómico. Nos depilamos por imposición estética de los hombres, eso es así, ya ha habido algún conato de campaña de no depilación y las han llamado guarras, luego está que pelo con los temas del sudor es más higiénico no tenerlo. Te acabas acostumbrando te lo aseguro, me hago el láser y aguantas como una mujerona XD
Has cometido un fallo de pardillo, nunca vayas a un sitio recien abierto, siempre a alguien de confianza, es decir, deberías haber pedido consejo alguna de tus amigas para ir a una esteticien con idea, puede que te saliese más caro pero tu piel estaría mejor, tiene toda la pinta de que te han quemado o tienes la piel demasiado sensible y la piel se ha infectado por el sudor y se te llenará de granitos. A mi siempre se me acartonaba y me pasé a la silk-epil por no tener esa sensación, pero en espalda no he probado. Si te sigue durando, ve a la esteticien y comentaselo a ver o pon una queja.
Mientras tanto cremita y paciencia XD

dEsoRdeN ha dit...

Lo he intentado pintar cómico, Pío, pero la verdad es que me sigue pareciendo una práctica atroz. Y siento no comprarte la excusa de la imposición masculina: uno no hace una cosa si no quiere (y menos algo así). Yo si he ido allí es porqué he querido poner fin a un problema de calor y sudoración, no porqué las mujeres me hayan impuesto el cánon de que una espalda peluda es fea, guarra o como quieras llamarla. A quien no le guste, que no mire. Has probado el láser? Duele más, igual, menos...? No he ido a un sitio recién abierto, todo lo contrario, como especifico en el escrito. Pedí consejo a alguna amiga, pero para probar quería algo cerca de casa. Hoy parece que ya casi no está roja y sólo un pelín acartonada y escocida, pero tengo la espalda llena de granos. Si no remite, mañana me paso a ver qué me dicen, porqué no me parece muy normal, la verdad...

Pio ha dit...

No te imponía la idea masculina, porque tú eres muy arreu pero la depilación femenina da para debate ( este es uno de tantos artículos sobre el tema http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/06/150609_china_mujeres_debate_axilas_peludas_ig) también hay que decir que es más cómodo con respecto a la piel. Me hago el láser desde hace tiempo, ¿te has hecho alguna vez la prueba de la alergía? pues es un dolor similar, como pellizco, eso si no digo que no sientas dolor, molesta según que zonas y bastante. Lo del consejo a una amiga no lo había leído, pero te hubiese venido mejor que ir a uno cerca de casa. Lo de los granitos es normal pero lo de escocida creo que no. No desistas de depilarte, la primera vez es mala, pero contra más te depiles, más debilitarás el pelo y no te dolerá tanto...

Anònim ha dit...

Hola Desorden, me llamo María y soy redactora en un nuevo programa de televisión que estamos preparando para una cadena nacional. El programa todavía no se está emitiendo pero y nos encontramos en pleno proceso de casting. Me gustaría, si no te importa, dejarte un mensaje que hemos creado para dar a conocer la emisión y ofrecer la oportunidad de participar a gente anónima. Sigo tu blog, me parece muy interesante y me harías un gran favor si publicaras mi anuncio o explicaras a tus lectores que hay una fan page de Facebook a la que se pueden dirigir para contar sus historias y a través de la cual nosotros podemos ponernos en contacto con ellos. ¿Me harías el favor? Un millón de gracias por adelantado.
Aquí te dejo el mensaje:

"¿Necesitas decirle a tu pareja lo importante que es para ti? ¿Quieres agradecerle a alguien su apoyo en momentos difíciles? ¿Necesitas pedir perdón pero no sabes cómo hacerlo? ¿Quieres ver, por fin, a esa persona que conociste en Internet? SI TE GUSTA LA TELEVISIÓN te ayudamos a dar el paso...
Preparamos un programa en el que LA MAYOR SORPRESA NACE DE TI... ¡ESCRÍBENOS a marialopezgarabato@hotmail.com o llámanos al número 630 207 187
Nuestra fan page en Facebook es la siguiente:
https://www.facebook.com/pages/Esta-es-mi-historia-TV/123631777982966

hiro ha dit...

jajajajajaja i auauauaua!! depilar-se l'esquena ha de fer moooolt mal!!! però també ric perquè m'ha fet molta gràcia com ho explicaves XD
El primer cop que em vaig depilar em va semblar indignant que els cànons estètics "obliguessin" a les dones a patir aquella tortura (les sabates de taló també m'ho semblen, prova de portar-ne unes tot un dia i ja veuràs...). Després d'unes quantes sessions de depilació, el pèl -el de les dones- perd força i ja no fa gaire mal.
Si t'expliqués el mal que fa la depilació d'aixelles o engonals (les ingles) les primeres vegades!! però amb els anys m'ho faig com si res. Ara, com bé dius, el pèl d'un home és molt més fort, així que ha de fer el doble de mal. Però pel que comentes, sembla que t'hagin cremat (que no et posessin la cera massa calenta), potser tens la pell delicada o fins i tot al·lèrgia (l'Id en té a la cera).
També he provat la depilació làser (jo la vaig trobar dolorosa), però prefereixo la silk-epil (per a mi és lo millor).
Jo de tu no repetiria, el segon, tercer, quart cop serà igual de dolorós. Millor prova amb làser, però ves a un lloc bo i de confiança.

Ànims i molta cremeta ;)