dimarts, 15 de setembre de 2015

MiNd tHe gaP...




Es curioso cómo, a veces, el azar, te regala momentos o personas que parecen caídas del cielo. Parecen surgidas de la nada, aparecen casi de puntillas, pero llegan justo a tiempo para salvarte. Son la mano que evita que te caigas al abismo de tus propias miserias, o a las de algunas personas tóxicas que te rodean y quieren arrastrarte con ellas al pozo de su mediocridad e ineptitud. Y, salvando distancias culturales, generacionales o de fronteras transoceánicas, te ofrecen, sin pedirte nada a cambio, experiencias diferentes, conversaciones para volver a creer en la humanidad, o en la inocencia, o en la pureza de las personas. Quizás tú también les ofreces algo a cambio de nada sin darte cuenta, e incluso puede que también lo escriban en su blog anónimo sin que tú llegues a saberlo nunca. O quizás no, pero te gusta creer que eso pueda pasar. Metafórica (y literalmente), dibujamos y coloreamos una noche que habría sido otra más, y la convertimos en algo diferente y estimulante. Pero, evidentemente, nada es perfecto, y cualquier parecido de la realidad con una película azucarada de Hollywood es pura coincidencia. Y cuando parece que la conexión puede llegar a germinar en algo realmente interesante, y cuando ya has hecho miles de planes imaginarios en tu mente para compartir las próximas semanas, esa persona te dice en una noche de lunes entre cervezas, vodkas y whisky sours que se va a ir de la ciudad en 2 días a buscarse la vida a Budapest, e intentar conseguir el trabajo que no ha encontrado aquí. Y por mucho que te alegres y le desees lo mejor en su aventura de crecimiento personal, no puedes evitar sentir una pequeña decepción. Un conato de tristeza, una pieza del puzzle que parecía encajar y se pierde, volviendo a dejarte el mismo vacío que había antes. La maldición sigue su curso; mind the gap...



2 comentaris:

Amapola Azzul ha dit...

Pero hay que seguir adelante.
Besos.

dEsoRdeN ha dit...

Creo que hace tiempo que me parece caminar de lado, casi sin moverme de sitio, Amapola Azzul...

bss